Sunteți pe pagina 1din 2

c 


 

Un trastorno genético hereditario. Ocasiona una deficiencia en los niveles de la
actividad de la enzima glucocerebrosidasa (glucoproteína de 497 aminoácidos), la
cual ayuda a que el cuerpo deseche las células envejecidas.
En dependencia de la presencia, o ausencia de afectación neurológica y su
gravedad, la EG se clasifica en la actualidad en tres tipos. El tipo 1, no
neuropático, compatible con una supervivencia prolongada, es el má s frecuente y,
en él, no existen trastornos del sistema nervioso. En el tipo 2, la afectación
neurológica es extraordinariamente grave y precoz y desencadena la muerte de
los niños afectos antes de los dos años de vida. El tipo 3, intermedio entre ambos,
conjunta la afectación visceral, con trastornos neurológicos precoces, pero menos
graves. La forma más frecuente es la denominada tipo 1 extraordinariamente
heterogénea en su presentación y evolución, pues se diagnostican casos desde la
primera infancia hasta edades muy avanzadas. Cuando se produce
sintomatología, esta depende de las citopenias sanguíneas por mieloptisis, o
secuestro esplénico, o bien de las molestias ó seas, a veces graves. Los casos
asintomáticos no son raros.

 
Dentro de los lisosomas se realiza un proceso de reciclaje de fragmentos
celulares, degradados por los macrófagos. La enzima glucocerebrosidasa se
encuentra en los lisosomas y es responsable de desintegrar el glucocerebrósido
en un azúcar llamada glucosa y en una grasa llamada ceramida. Cuando la
actividad de la enzima está comprometida, hay un almacenamiento excesivo y los
macrófagos se agrandan y evita que funcionen adecuadamente, cuando esto
sucede se les conoce como células de Gaucher.
Los signos y síntomas de la enfermedad de Gaucher son el resultado de la
acumulación de las células de Gaucher en el cuerpo. Estas células se acumulan
con mayor frecuencia en el bazo, en el hígado y en la médula ósea. También
pueden acumularse en el sistema linfático, los pulmones, la piel, los ojos, los
riñones, el corazón y el sistema nervioso.


 
La cadena de ADN sufre una mutación génica de cambio de fase, por una adición
de 24 pares de bases. La mutación se localizaen ambos alelos del gen de la
glucocerebrosidasa localizadoen el cromosoma 1 (1q21). Se han identificado
300mutaciones. De las mutaciones en el gen de la glucocerebrosidasaasociadas
con la enfermedad de Gaucher, cuatroson las más frecuentes en todas las
poblaciones: N370S,L444P, 84GG Y IVS2+1 en un 96% de los judíos y en el75%
de los no judíos. Siguen en frecuencia las mutaciones R463c, D409H Y G377S.
En pacientes de origen judío las mutaciones N370S y 84GC representan el 72 y el
11% de los alelos mutantes, respectivamente y sólo 2% de las mutaciones IVS2+1
y V394L.
En poblaciones no judías, las mutaciones más frecuentes del gen de la
glucocerebrosidasa son la N37OS, L444P, R463C. Las más frecuentes son la
L444P con un 38% y la N37OS con un 33%. La mutación N370S es la más común
en pacientes con enfermedad de Gaucher tipo 1 y es la presentación menos
severa. La mutación IVS2(+1) se ha descrito en pacientes con Gaucher tipo 1.
Cuando ésta se combina con N370S, la enfermedad puede ser moderada a
severa. No se han descrito homocigotos con IVS2(+1). Se supone que los
individuos con este genotipo podrían tener una enfermedad letal. La mutación
c.1226A> G es la menos frecuente (menos de 1%) en homocigotos; se acompaña
de manifestaciones clínicas en la edad adulta. Hay hepatomegalia en 70 a 80% de
los casos ya que los macrófagos especializados del hígado acumulan mayor
cantidad de glicofosfolípidos por la alta velocidad de regeneración celular.

 

El diagnóstico acertado y definitivo de la enfermedad de Gaucher se realiza con
una prueba de sangre que mide la actividad de la enzima. En individuos sanos, la
prueba muestra glóbulos blancos normales; en individuos con enfermedad de
Gaucher, la actividad enzimática es mucho menor.
Además de los procedimientos diagnósticos:
‡ Pruebas sanguíneas
‡ Rayos X
‡ Resonancia magnética o tomografía computarizada para medir con precisión
‡ Valoraciones de calidad de vida
Cada cadena de la enzima quitotriosidasa tiene 75 pares de bases al añadirse las
24 extras da un total de 99 pares de bases como se aprecia en el gel.

 
Las copias del gen de la glucocerebrosidasa están localizadas en un cromosoma
que no interviene en la determinación del sexo de un individuo. El gen para la
enzima glucocerebrosidasa se encuentra en uno de los pares de cromosomas
autosómicos. Por lo tanto, la enfermedad de Gaucher es un trastorno autosómico
recesivo; para desarrollar la enfermedad, un individuo debe heredar dos copias
mutadas del gen, una de cada progenitor.
Una persona con sólo un gen defectuoso de la glucocerebrosidasa y un gen
normal es portador de la enfermedad de Gaucher. Los portadores no desarrollan
la enfermedad porque uno de los dos genes de la glucocerebrosidasa es normal,
de esta forma se produce una cantidad de enzima suficiente para evitar la
acumulación del glucocerebrósido. Aunque los portadores de Gaucher no tienen
síntomas de la enfermedad, la probabilidad de transmitir a cada uno de sus hijos el
gen de Gaucher es de 50:50.


 

   ! "