Sunteți pe pagina 1din 9

PÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR


UNIVERSIDAD DE FALCÓN
PRÁCTYICAS CIVILES.

LIBELO.

BACHILLERES:
Adrian Colina; C.I 27.166.034
Roger Colina; C.I 25.402.202
Oskarlys Lugo; C.I 26.058.445
Esmiler Sangronis; C.I 15.016.476
CIUDADANO:
JUEZ DE DISTRIBUCIÓN DEL JUZGADO DE MUNICIPIO
ORDINARIO Y EJECUCIÓN DEL MUNICIPIO CARIRUBANA DE LA
CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO FALCÓN, CON SEDE
EN LA CIUDAD DE PUNTO FIJO.
SU DESPACHO.

Yo, Adrián Ramon Colina Navas, titular de la cedula de identidad V-27.166.034, de


Registro de Información Fiscal (R.I.F) V27166034-5, Venezolano, estado civil casado,
mayor de edad, de nacionalidad venezolana, con domicilio procesal en la Urbanización
Campo Maraven, Sector la Puerta Maraven, calle intermedia número 23-A de esta Ciudad de
Punto Fijo, Jurisdicción del Municipio Autónomo Carirubana del Estado Falcón,
debidamente asistido en este acto por la abogado Oskarlys del Valle Lugo González, titular
de la cedula de identidad V-26.058.445, de Registro de Información Fiscal (R.I.F)
V26058445-2, Inscrito en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo los
números:124.115, de Nacionalidad Venezolana, mayor de edad, casada, con domicilio
procesal en el Centro Comercial Caribe, Edificio Caribe, piso 2, oficina 215 de la Ciudad de
Punto Fijo, Municipio Carirubana, Estado Falcón, con la venia de estilo el debido respeto y
acatamiento, ante usted ocurro para exponer: Muy formal y respetuosamente acudo a su
competente autoridad para demandar como en efecto hago al Ciudadano Roger Alexander
Colina Ávila, titular de la Cédula de Identidad Nro. V-25.402.202 de Registro de
Información Fiscal (R.I.F) V254022020, venezolano, de profesión comerciante, casado,
mayor de edad, domiciliado en el Sector Antiguo Aeropuerto, calle principal, vereda 09, de
esta Ciudad de Punto Fijo, Municipio Carirubana del Estado Falcón. Quien en lo sucesivo se
denominará “LA DEMANDADA” por la acción de DESALOJO de un bien inmueble de
mi propiedad, exclusivo para el uso de local comercial ubicado en la Avenida Colombia entre
calles Garcés y Libertad, de la Ciudad de Punto Fijo, Municipio Carirubana del Estado
Falcón, donde funciona una “CARPINTERIA Y TALLER DE PINTURA”, signado con
el Nº 210-A”, lo cual hago en los siguientes términos:

CAPITULO I
DEL OBJETO DE LA PRETENSIÓN
El objeto de la presente demanda es la de accionar por desalojo, por varias casuales, como
son la falta de pago de canon de arrendamiento, de un (01) año vencidos como es desde el 15
del mes de Octubre del año 2017 hasta el 15 del mes de Octubre del 2018, de un (01) local
comercial por la cantidad de TRES MIL BOLIVARES SOBERANOS (3000,00 Bs.S),
mensuales por el local, y lo cual sería un total de TREINTA Y SEIS MIL BOLIVARES
SOBERANOS (36000,00 Bs.S) de los doce (12) meses que me adeuda la Ciudadano Roger
Alexander Colina Ávila, Segundo, por hacerles modificaciones al local sin previa
autorización, y Tercero, por haber cambiado la naturaleza jurídica de la relación arrendataria
en el sentido que; está operando una empresa llamada INVERSIONES COLINA ÁVILA,
C.A, en la cual no se hizo ninguna negociación con esta, acción esta de desalojo que intentaré
en ejercicio del derecho que me establece en el Artículo 40 Literal A, C y F del Decreto
con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Regulación del Arrendamiento Inmobiliario para
el Uso comercial y por el procedimiento breve previsto en el Libro IV, Titulo XII, del Código
de Procedimiento Civil.

CAPITULO II
RELACION DE LOS HECHOS
En fecha 15 de octubre del año 2017, actuando siempre bajo el concepto de la buena fé,
celebre un contrato privado de comodato con el ciudadana Roger Alexander Colina Ávila,
civil y jurídicamente hábil, titular de la Cédula de Identidad Nro. V-25.402.202 de Registro
de Información Fiscal (R.I.F) V254022020, venezolano, de profesión comerciante, casado,
mayor de edad, domiciliado en la Sector Antiguo Aeropuerto, calle principal, vereda 09, de
esta Ciudad de Punto Fijo, Municipio Carirubana del Estado Falcón, por medio de mi
mandante el ciudadano Esmiler Ramon Sangronis Rojas, titular de la cedula de identidad
V-15.016.476, de Registro de Información Fiscal (R.I.F) V-15016476-0, abogado de oficio,
Inscrito en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo los números: 254.369, de
Nacionalidad Venezolana, mayor de edad, soltero, con domicilio procesal en la Urbanización
Campo Maraven, Sector la Puerta Maraven, calle intermedia número 22-C, según poder
autenticado por ante la Notaría Pública de Pueblo Nuevo, Municipio Falcón, Estado Falcón,
en fecha 25 de Agosto de 2010, bajo el Nº.50, tomo 6 de los libros de autenticaciones, sobre
un inmueble de mi propiedad constitutivo de una estructura edificada, para uso exclusivo de
“PAPELERIA Y LITOGRAFIA” construidas con bloques de cemento, frisada y
empastada las paredes con cemento, piso de cemento con porcelanato y techo de concreto
con protección de cielo raso, alinderada así; NORTE, en Treinta y Seis Metros con Cincuenta
Centímetros (36,50mts.) con Av. Garcés; SUR, en Treinta y Seis Metros con Cincuenta
Centímetros (36,50mts) con propiedad de Panadería y Pastelería la Española, ESTE, en
Cuarenta y Dos Metros (42mts) con propiedad de Tiendas El Regalón y OESTE, en Cuarenta
y Dos Metros (42mts) con la Avenida Colombia, ubicado en la Avenida Colombia entre
calles Garcés y Libertad, de la Ciudad de Punto Fijo, Municipio Carirubana del Estado
Falcón. Tal como consta en documento a mi favor debidamente registrado por ante la Oficina
Subalterna de Registro Público del Municipio Carirubana del Estado Falcón, de Fecha 29 de
Julio del año 2000, anotado Bajo el Nº 14, Folios 40 al 44, del Protocolo Primero, Tomo 6
Principal, Tercer Trimestre del citado año, cuyo documento consigno en Copia Certificada a
los efectos legales marcado con la letra “A”.
Posteriormente alquile al ciudadano Roger Alexander Colina Ávila, ya identificado de
forma verbal, el inmueble antes mencionado, asignado con los números 210-A, para el uso
comercial y se convino a funcionar una CARPINTERIA Y TALLER DE PINTURA, de
carácter intuito personae, donde los acuerdos y aumentos de los cánones de arrendamiento se
venían celebrando de forma verbal sin ningún tipo de problemas, gracias a su puntualidad y
responsabilidad durante los años transcurridos de la relación arrendaticia.
Es el caso ciudadano(a), Juez(a), que el ciudadano Roger Alexander Colina Ávila,
suficientemente identificado ha incumplido con los acuerdos realizados, porque Primero: en
el mes de mayo del año 2016 contrate los servicios de un albañil para realizar unas medidas
a los inmuebles con el objeto de comenzar los trámites necesarios para regularizar la situación
del inmueble ya que es una estructura edificada en virtud del Decreto con Rango, Valor y
Fuerza de Ley de Regulación del Arrendamiento Inmobiliario para el Uso comercial.
Segundo: negándose a cancelar los cánones de arrendamientos a los que se acordó en su
debida oportunidad motivada a que actualmente hay otras personas ocupando el inmueble
que son su responsabilidad y de los cuales no reconozco relación alguna porque nunca he
cruzado palabra con ellos y por lo tanto no les di ni les daré en alquiler dicho inmueble.
Tercero: buscando la forma de dar solución a dicha controversia me vi en la necesidad de
contratar los servicios de un abogado para tratar de mediar con las personas que ocupan mi
inmueble pero no hubo resultados satisfactorios ya que tanto el ciudadano Roger Alexander
Colina Ávila, y los actuales ocupantes del inmueble están cerrados a reconocer que el
propietario soy yo, están actuando de forma inadecuada incurriendo en falta de pago, sub
arrendamiento y realizando constantemente modificaciones a mi inmueble sin ni siquiera
notificarme o buscar llegar a un acuerdo conmigo como propietario que soy, constituyendo
causales suficientes para solicitar el desalojo de mi local como en efecto lo solicito, porque
quiero evitar cualquier perjuicio en mi contra que pueda sobrevenir de esta situación.

CAPÍTULO III: DEL DERECHO:


FUNDAMENTOS DE DERECHO:
En primer término, motivo mi solicitud con base al artículo 26 de la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela que dispone: “Toda persona tiene derecho de acceso
a los órganos de administración de justicia para hacer valer sus derechos e intereses, incluso
los colectivos y difusos; a la tutela efectiva de los mismos y a obtener con prontitud la
decisión correspondiente. El Estado garantizará una justicia gratuita, accesible, imparcial,
idónea, transparente, autónoma, independiente, responsable, equitativa y expedita, sin
dilataciones indebidas, sin formalismos o reposiciones inútiles”.
El artículo 51 constitucional que reza: “Toda persona tiene el derecho de representar o
dirigir peticiones ante cualquier autoridad, funcionario público o funcionaria pública sobre
los asuntos que sean de la competencia de éstos o éstas, y de obtener oportuna y adecuada
respuesta. Quienes violen este derecho serán sancionados o sancionadas conforme a la ley,
pudiendo ser destituidos o destituidas del cargo respectivo”.
En este orden de ideas y siguiendo con la Norma Suprema, esgrimo el artículo 257
constitucional que dispone: “El proceso constituye un instrumento fundamental para la
realización de la justicia. Las leyes procesales establecerán la simplificación, uniformidad y
eficacia de los trámites y adoptarán un procedimiento breve, oral y público. No se sacrificará
la justicia por la omisión de formalidades no esenciales”, en concordancia con lo dispuesto
en su artículo 253, que señala: “La potestad de administrar justicia emana de los ciudadanos
y ciudadanas y se imparte en nombre de la República por autoridad de la ley”.
Corresponde a los órganos del Poder Judicial conocer las causas y asuntos de su competencia
mediante los procedimientos que determinen las leyes, y ejecutar o hacer ejecutar sus
sentencias…”
El Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Regulación del Arrendamiento
Inmobiliario Para el Uso Comercial, publicado en la Gaceta Oficial No. 40.418 del 23 de
mayo de 2014 es la ley especial que rige esta materia de arrendamiento de locales de uso
comercial. Su artículo 40 dispone que: “Son causales de desalojo en su ordinal: a) Que el
arrendatario haya dejado de pagar dos (02) cánones de arrendamiento y/o dos cuotas de
condominio o gastos comunes consecutivos.” c) Que el arrendatario haya ocasionado al
inmueble deterioros mayores que los provenientes del uso normal, o efectuado reformas no
autorizadas por el arrendador y; f) Que el arrendatario haya cedido el contrato de
arrendamiento o subarrendado total o parcialmente el inmueble, salvo en los casos
previamente acordados con el propietario y/o arrendador en el contrato respectivo, y su
artículo 43 señala en su primer aparte que: “El conocimiento de los demás procedimientos
jurisdiccionales en materia de arrendamientos comerciales, de servicios y afines será
competencia de la Jurisdicción Civil ordinaria, por vía del procedimiento oral establecido en
el Código de Procedimiento Civil hasta su definitiva conclusión”.
El procedimiento oral está contemplado en el Título IX del Código de Procedimiento Civil
vigente, en sus artículos 859 al 880 al cual expresamente remite el Decreto Ley antes citado,
como norma especial en este tipo de casos.

CAPITULO IV
FUNDAMENTO DE LA PRETENSIÓN (CAUSA PETITUM)
Con fundamento en lo anteriormente expuesto y actuando en este acto debidamente asistido,
por la abogado en ejercicio identificado es por lo que ocurro por ante este Tribunal para
demandar como en efecto formalmente demando al ciudadano Roger Alexander Colina
Ávila, titular de la Cédula de Identidad Nro. V-25.402.202 de Registro de Información Fiscal
(R.I.F) V254022020, venezolano, de profesión comerciante, casado, mayor de edad,
domiciliado en la Sector Antiguo Aeropuerto, calle principal, vereda 09, de esta Ciudad de
Punto Fijo, Municipio Carirubana del Estado Falcón, para que convenga o a ello sea
condenado por este Tribunal en lo siguiente:
Primero: Declare CON LUGAR la presente acción de desalojo intentada contra EL
DEMANDADO; acuerde su desalojo del local comercial antes identificado, para que se lo
entregue a mi representado libre de bienes y personas, así como en perfecto estado de
mantenimiento y de conservación. Segundo: Condene a EL DEMANDADO a pagarle a mi
representado la suma de: TREINTA Y SEIS MIL BOLIVARES SOBERANOS (36000,00
Bs.S) cuya conversión en unidades tributarias es de Dos Mil Ciento Dieciséis con Sesenta y
Cuatro céntimos (2116,64) Bs.S, calculado a la tasa actual de diecisiete Bolívares Soberanos
(17,00) Bs.S por (U.T) unidad tributaria, por concepto de cánones de arrendamiento vencidos
y por los que se sigan venciendo hasta la conclusión definitiva de este procedimiento, según
el monto mensual del canon de arrendamiento arriba indicado en el Capítulo I de este libelo.
Tercero: Condene en costas a la parte DEMANDADA por haber obligado a mi representado
a litigar y a defender sus derechos, visto su total separación de la ley vigente. Pido al Tribunal
que calcule las costas de la presente acción, de conformidad con lo establecido en el artículo
286 del Código de Procedimiento Civil recién nombrado y señale su monto en el decreto de
intimación de EL DEMANDADO.

CAPITULO V
ESTIMACIÓN DE LA DEMANDA
Con fundamento en lo dispuesto en el artículo 38 del Código de Procedimiento Civil, estimo
la presente demanda en la cantidad de bolívares NOVECIENTOS OCHENTA MIL
BOLIVARES SOBERANOS (980.000,00 Bs.S), cuya conversión en unidades tributarias
es de cincuenta y siete mil seiscientos cuarenta y siete con cinco céntimos (57647,05) UT,
calculado a la tasa actual de diecisiete Bolívares Soberanos (17,00) Bs.S por (U.T) unidad
tributaria, que es el valor que se le atribuye actualmente a él bien objeto de la compraventa
impugnada, tomando en cuenta las ventas que se han realizado y frecuentemente se celebran
sobre las propiedad colindantes ubicados, en la jurisdicción del Municipio Carirubana del
Estado Falcón.
CAPITULO VI
DE LA INDEXACIÓN
Solicito del Tribunal se sirva ordenar la corrección monetaria, y/o indexación de la suma de
dinero que se ordene cancelar, tomando como base para el cálculo, el índice inflacionario del
Área Metropolitana de Caracas fijado por el Banco Central de Venezuela.

CAPITULO VII
DOMICILIO PROCESAL
A los fines previstos en el Artículo 174 del Código de Procedimiento Civil, en
concordancia con el Ordinal 9º del Artículo 340 adjetivo, constituyo como Domicilio
Procesal del Demandante la siguiente dirección: Urbanización Campo Maraven, Sector la
Puerta Maraven, calle intermedia número 23-A de esta Ciudad de Punto Fijo, Jurisdicción
del Municipio Autónomo Carirubana del Estado Falcón; y el Domicilio Procesal del
Demandado el ciudadano Roger Alexander Colina Ávila, arriba plenamente identificado,
es en el Sector Antiguo Aeropuerto, calle principal, vereda 09, de esta Ciudad de Punto Fijo,
Municipio Carirubana del Estado Falcón.

CAPITULO VIII
ADMISIÓN DE LA DEMANDA
Finalmente jurando la urgencia del caso, solicitamos que la presente demanda sea admitida,
sustanciada conforme a derecho, y declarada con lugar en la definitiva, con todos los
pronunciamientos que le sean accesorios, inclusive la expresa condenatoria en costas y los
intereses de mora de la estimación de la demanda.
Es Justicia, que espero en la ciudad de Punto Fijo, Jurisdicción Municipio Carirubana del
Estado Falcón, en la fecha de su presentación.

DEMANDANTE ABG. ASISTENTE

CIUDADANO:
JUEZ DE DISTRIBUCIÓN DEL JUZGADO DE MUNICIPIO
ORDINARIO Y EJECUCIÓN DEL MUNICIPIO CARIRUBANA DE LA
CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO FALCÓN, CON SEDE
EN LA CIUDAD DE PUNTO FIJO.
SU DESPACHO.
Yo, Adrián Ramón Colina Navas, venezolano mayor de edad, titular de la cédula de
Identidad V-27.166.034 y de este domicilio, debidamente asistido por el Abogado en
ejercicio Oskarlys del Valle Lugo González Inscrito en el Instituto de Previsión Social del
Abogado bajo los números: 124.115 de este domicilio, ante su competente autoridad ocurro,
siendo la oportunidad legal para contestar la presente demanda que por DESALOJO de un
bien inmueble.
Vista la anterior demanda introducida por el ciudadano Adrian Ramón Colina Navas,
plenamente identificado en autos, siendo propietario de un inmueble constituido un local
comercial, ubicado en Avenida Colombia entre calles Garcés y Libertad, de la Ciudad de
Punto Fijo, Municipio Carirubana del Estado Falcón, el cual tiene un área de construcción
con bloques de cemento, frisada y empastada las paredes con cemento, piso de cemento con
porcelanato y techo de concreto con protección de cielo raso, alinderada así; NORTE, en
Treinta y Seis Metros con Cincuenta Centímetros (36,50mts.) con Av. Garcés; SUR, en
Treinta y Seis Metros con Cincuenta Centímetros (36,50mts) con propiedad de Panadería y
Pastelería la Española, ESTE, en Cuarenta y Dos Metros (42mts) con propiedad de Tiendas
El Regalón y OESTE, en Cuarenta y Dos Metros (42mts), la misma hace mención que el
primer contrato suscrito fue en fecha 29 de Julio del año 2000. El artículo 38, literal “b” de
la Ley de Regularización de Arrendamiento Inmobiliario para el Uso Comercial. Que por
cuanto ha sido infructuosas las gestiones judiciales y extrajudiciales para obtener la entrega
del inmueble, demanda al ciudadano Roger Alexander Colina Ávila para que desocupe el
mencionado inmueble, entregue el mismo, libre de bienes y personas, aso como todo tipo de
impuestos, el pago de honorarios profesionales, así como la indemnización diaria establecida
en el contrato, equivalente a TRES MIL BOLIVARES SOBERANOS (3000,00 Bs.S),
mensuales por el local.
Por lo expuesto anteriormente comparezco ante su competente autoridad, para rechazar,
negar y contradecir en todo, la demanda indicada en contra de mi representado, debido a que
estas personas no están diciendo la verdad, es cierto que mi representado, suscribió los
contratos de arrendamientos sobre el local comercial descrito en el libelo de la demanda.
Ahora bien, no es hasta el día 15 del mes de Octubre del 2018 que nos llegó citación por
Carteles de la demanda en la cual solicitan el desalojo del inmueble. Se puede evidenciar que
el arrendador tardó un año para demandar el mal demandado desalojo después de vencida la
supuesta prorroga legal, a pesar de que no existe en la Ley ningún plazo para demandar el
desalojo una vez que nazca la obligación de cumplir el contrato, por la falta de pago de canon
de arrendamiento, llama la atención que se haya demorado tanto tiempo en demandar el
desalojo, cosa que pudiera en algún momento interpretarse como una aceptación tácita de la
permanencia del arrendatario dentro del inmueble; que quedaría como un indicio una demora
prolongada del arrendador en demandar el desalojo después de vencida la prórroga legal, que
debería adminicularse con otros indicios para presumir consentimiento tácito del arrendador
por no hacer oposición a la estadía del arrendatario en el inmueble, de conformidad con el
artículo 1.399 del Código Civil, que exige pluralidad de indicios para fundamentar la
presunción homine; que el artículo 40 del Decreto con Rango, Valor y Fuerzas de Ley de
Regularización de Arrendamiento Inmobiliario para el Uso Comercial establece que solo
podrá demandas el desalojo de un inmueble bajo contrato de arrendamiento si es tiempo
indeterminado y cuando la pretensión del actor se fundamente en cualquiera de las causales
establecidas en el referido artículo, y en el caso de autos se constata que se demanda el
desalojo por vencimiento de contrato y de la prórroga legal, por lo que no se subsume dentro
de la causales para la procedencia del desalojo por la falta de pago de canon de
arrendamiento, por lo que la misma no debió ser admitida en razón de la naturaleza del
contrato, pues lo que debió demandarse fue el incumplimiento de contrato de arrendamiento
y no un desalojo, por lo que es falso que lo indicado por el demandante que le ha resultado
inútil e infructuoso las gestiones judiciales tendiente a la entrega del inmueble.
También le exponemos ciudadano Juez que referente al pago de los costos judiciales y
honorarios profesionales de abogados que los demandantes hacen mención en el libelo de la
demanda es en todo sentido falso que mi representado tenga que cancelarlos, por cuanto no
los ha generado como para cancelar lo que no le corresponde.
Por todo lo anterior expuesto, solicito que el presente escrito de la contestación de la demanda
sea admitido conforme a derecho y declarado con lugar en la definitiva con los
pronunciamientos de ley.
Es Justicia a la fecha de su presentación.