Sunteți pe pagina 1din 3

Orujo: bebida alcohólica típica del Noroeste de España, que se obtiene de la destilación

del bagazo de uva. Todavía se destila en forma artesanal en muchos lugares.

Horchata de chufa: bebida vegetal de la región de Valencia. Se toma bien fría en


verano. Se hace con chufas (pequeños tubérculos), agua y azúcar.

Sidra: bebida de baja graduación alcohólica, probablemente proveniente de los


romanos. Es típica de Asturias y se fabrica con zumo fermentado de manzana.

Sangría: ponche de vino que tiene variantes en todo el país. La preparación de esta
bebida típica de España tiene vino tinto, fruta en trozos pequeños, miel para endulzar y
un poco de algún licor. Se debe reposar varias horas en frío antes de beberla.

Risol: bebida típica de Jaén que se prepara con café, azúcar, canela, pétalos de rosa y
aguardiente.

Granizado: bebida dulce, que se toma helada. Se prepara con café y jugo de naranja o
limón, con hielo machacado.

Cava: vino espumoso de origen catalán, aunque se toma en todo el país. Las
variedades dependen de la cantidad de azúcar en la preparación.

Vino: bebida alcohólica tradicional de toda España, que se fabrica a partir de la


fermentación del mosto o zumo de uva. Cada región de España tiene su vino
característico, debido a la variedad de las condiciones climáticas

La cerveza es la bebida preferida por la mayoría de los españoles que beben alcohol
cuando salen de casa, según los datos que ofrece un estudio de Kantar Worldpanel
que analiza los hábitos de consumo de alcohol fuera del hogar en España. El análisis
detallado de los datos, sin embargo, ofrece diferencias significativas en las costumbres
alcohólicas de los españoles, dependiendo de la zona geográfica que habitan, su edad,
su sexo, el momento del día en el que consumen alcohol y en lugar en el que lo hacen.

Así, Andalucía es, con una notable diferencia, la región de España más cervecera. Más
de la mitad de los andaluces que beben alcohol fuera de su casa (54,4%) se decantan
por la cerveza. Este porcentaje se sitúa casi ocho puntos por encima de la media
española (46,5%). Andalucía también lidera el consumo de ron (8,7%) y whisky (7,0%),
mientras que en Levante, el 11,1% de las bebidas alcohólicas que se consumen
contienen ginebra (la media española es del 7, 4%).

El alcohol se elabora por la fermentación de una fuente natural de azúcares mediante un


catalizador; en la mayoría de los casos, se trata de levaduras. A medida que se produce la
fermentación, los carbohidratos (el almidón y los azúcares) de la fuente principal se
transforman en dióxido de carbono y alcohol etílico, que es la base de todas las bebidas
alcohólicas.

Numerosas marcas guardan la receta exacta de sus bebidas como un secreto que solo conocen
sus destiladores, fabricantes de cerveza y vinateros. Sin embargo, todos los tipos de bebidas
alcohólicas siguen este proceso básico.

La cerveza se elabora con cereales, como cebada y trigo, y suele saborizarse con
lúpulo. Cuando los cereales y los azúcares se han malteado y fermentado durante un tiempo
determinado, se agregan cereales adicionales y otros ingredientes para dar color, sabor o
transparencia.

Sabías que…
Si destilas cerveza, puedes elaborar whisky (o whiskey), ya que se elaboran a partir de los
mismos ingredientes. Si eliminas parte del agua de la cerveza calentándola hasta que se
convierta en vapor y condensas luego ese vapor hasta obtener líquido nuevamente, el alcohol
concentrado que queda es el whisky.

Por lo general, el vino se elabora a partir de la uva, pero se pueden usar otras frutas o
vegetales. Cuando los azúcares de la fruta o los vegetales fermentan, el líquido que se obtiene
es el vino.

: Los licores destilados se pueden elaborar a partir de la variedad más amplia de


ingredientes. Entre ellos, se encuentran los cereales para el whisk(e)y, la miel de caña de azúcar
y la melaza para el ron, y una gran variedad de frutas y otros vegetales para el vodka y la
ginebra.