Sunteți pe pagina 1din 9

PREVENCION Y MITIGACION

DE DESASTRES NATURALES

2018
TEMA:
RESUMEN DEL TERREMOTO DE YUNGAY 1970

DOCENTE:
ING. KATTIA SUSAN TORRES PEREZ

ALUMNA:
 ROJAS RIVERA THALIA MERCEDES
CICLO:
X
GRUPO:
“A”
TERREMOTO DE YUNGAY 1970
Los Yungainos ancestrales vieron florecer, desaparecer y reconstruir sus ciudad,
La fertilidad de la tierra, el clima benévolo y la belleza natural del territorio hizo
que sus habitantes enfrentaran a los terremotos y aludes que destruyeron una y
otra vez a los pueblos de la provincia, pero los Yungainos siempre estuvieron
allí, desafiantes ante los desastres naturales, orgullosos por haber nacido en ésta
fértil y hermosa tierra, reconstruyendo sus ciudades con la frente alta mirando
siempre a los montes nevados sus eternos compañeros. Son mudos testigos de
lo que fue YUNGAY EN EL PASADO, los vestigios de pueblos en Queushu
(Huarca), Marccayoc, Huansakay, Humancayan, Etzahuain, Orqotunan,
Uchuscoto, Jato Viejo, Kisuar, Collo—Jirca y otros (todos con antigüedad mayor
de 1,500 años)
No existe datos históricos acerca de cuantas veces la ciudad de Yungay fue
destruida por aludes en el pasado prehispánico, pero se presume que la
penúltima vez habría sido 700 años antes de 1970. con un alud causado por un
terremoto y/o el paso de un cometa sobre suelo yungaino (Durante el reinado
del Inca Pachacutec- Desde 1349 a 1408, *), existiendo de este hecho
importantes vestigios de antiguos pueblos destruidos y/o enterrados, es por ello
que el sabio Antonio Raimondi, escribe:“Yungay, ha sido fundada sobre las
ruinas de otro pueblo antiguo, observándose importantes restos de construcción,
anteriores a la conquista(española), en el cerrito llamado Huansakay, situado
cerca del panteón”.
La historia de la provincia de Yungay registra diversos hechos después de la
llegada de los españoles en el año 1533, siendo los más dolorosos los siguientes
aludes:
• 06 de Enero de 1725: Violento terremoto que produjo el deslizamiento de nieve
desde el Monte Huandoy, lo que se convirtió en Alud, arrasando el pueblo de
Ancash, que era una población de 1,500 habitantes localizada a cuatro
kilómetros al norte de la actual ciudad de Yungay. Aquel día celebraban con
grandes festejos la Epifanía del Señor y el cumpleaños del alcalde de la
localidad, don Melchor Punyan, cuando a las 2 de la tarde se desbordó una
laguna glaciar, la que con millares de toneladas de lodo y piedras arrasó al
pueblo.
• 10 de Enero de 1962: Se produjo un alud a las 06:05 p.m., por desprendimiento
de una enorme cornisa de hielo desde el pico norte del Monte Huascarán. La
masa de hielo recorrió 16 Km. a la velocidad de 120 Km. por hora.
Desaparecieron 4,000 habitantes y fueron borrados del mapa los pueblos de
Ranrahirca, Shacsha, Huarascucho, Yanama Chico, Armapampa y Uchucoto. En
esa oportunidad el alud pasó a un kilómetro y medio al sur de la antigua ciudad
de Yungay y a un Km. al norte de la Ciudad de Mancos.
Antes de éste alud la Ciudad de Yungay era ya una metrópoli conformada por
los Distritos de Mancos (al sur), Ranrahirca (al centro) y Yungay (al norte), unidos
físicamente por una sola avenida de extremo a extremo, es decir se podía
caminar por una calle desde el extremo sur de Mancos hasta el extremo Norte
de Yungay, confluyendo a este eje, en forma transversal. los Distritos de
Yanama, Quillo, Matacoto, Cascapara y Shupluy. Este cordón umbilical también
unía a su gente y sus costumbres desarrollando en ellos, a través de cientos de
años, un ideal común. Según el Censo de 1961 la Provincia tenía 36,063
habitantes, registrándose en Yungay 15,210 habitantes, Ranrahirca 2,456
habitantes y Mancos 4,500 habitantes.

Después del alud de 1962 unas olas de cientos de inmigrantes llegaron a Yungay
desde distintos pueblos y provincias cercanas porque lo consideraban "La ciudad
mas segura del Callejón de Huaylas". La Provincia realizo un enorme esfuerzo
autofinanciando la ampliación de la infraestructura y servicios para los nuevos
vecinos y cuando recién se reponía del alud del 1962, sucedió el sismo alud del
1970.
• 31 de Mayo de 1970: A las 3: 23 p.m. un violento sismo, sacudió el Monte
Huascarán, provocando el desprendimiento de gigantescas cornisas de hielo
que cayeron inicialmente en ángulo de 70 a 80 grados hacia lagunas glaciares
causando un aluvión de 50 a 100 millones de m3 de masa morrénica lo que
ocasionó la muerte de 22,000 Yungainos, borrando del mapa, la Ciudad capital
de Yungay, sus distritos y barrios tales como Hongo, Aira, Armapampa, Nuevo
l.lShacsha, Nuevo Ranrahirca, Huarascucho, Chuquibamba, Caya, Utcush y
Tullpa. Toda la avalancha viajo a través de 16 Km. bajando verticalmente entre
3,000 a 4,100 mts con una velocidad promedio de 280 Km. por hora.
Su epicentro fue localizado a 44 kilómetros al suroeste de la ciudad de Chimbote,
en el Océano Pacífico, a una profundidad de 64 kilómetros. Su magnitud fue de
7,9 en la escala sismológica de magnitud de momento, según el Instituto
Geofísico del Perú, y alcanzó una intensidad máxima de grado VIII en la escala
de Mercalli Modificada entre Chimbote, Casma y el Callejón de Huaylas. Produjo
además un violento alud en las ciudades de Yungay y Ranrahirca.
Aquel terrible día, el Científico Ing. Mateo Casaverde acompañado del geofísico
francés G. Patzelt y su esposa se encontraban en Yungay, describiendo la
catástrofe como sigue.

“Nos dirigíamos de Yungay a Caraz, cuando a la altura del cementerio de Yungay


se inició el terremoto. Se podía advertir con mucha claridad la componente
vertical de las ondas sísmicas, produciendo ligeramente grietas sobre el asfalto
de la carretera. Abandonamos nuestro vehículo prácticamente cuando el
terremoto estaba terminado. Escuchamos un ruido de baja frecuencia, algo
distinto, aunque no muy diferente, del ruido producido por un terremoto. El ruido
procedía de la dirección del Huascarán y observamos entre Yungay y el nevado,
una nube gigante de polvo, casi color arcilla. Se había producido el aluvión; parte
del Huascarán Norte se venía abajo. Eran aproximadamente las 15:24 horas. En
la vecindad donde nos encontrábamos, el último lugar que nos ofrecía una
relativa seguridad contra la avalancha era el cementerio, construido sobre una
colina artificial, una huaca pre-incaica. Corrimos unos 100 mts de carretera antes
de ingresar al cementerio, que también había sufrido los efectos del terremoto.
Ya en éste, atiné a voltear la vista a Yungay. En ese momento; se podía observar
claramente una onda gigantesca de lodo gris claro, de unos 60 metros de alto,
que empezaba a romperse en cresta y con ligera inclinación e iba a golpear el
costado izquierdo de la ciudad. Esta ola no tenía polvo. En nuestra carrera sobre
las escalinatas, logramos alcanzar la tercera terraza y encontramos la vía a la
tercera terraza, más obstruida, y con un hombre, una mujer y tres niños tratando
de alcanzarla. Nos desviamos a la derecha, sobre la tercera terraza, cuando un
golpe seco de látigo, una porción de la avalancha alcanzo el cementerio en su
parte frontal, prácticamente a nivel de la tercera terraza. El lodo pasó a unos
cinco metros de nuestros pies. Se oscureció el cielo por la gran cantidad de
polvo, posiblemente originado de las casas destruidas de Yungay. Volteamos la
mirada: Yungay con sus varios miles de habitantes había desaparecido”.

Iglesia de chacas luego del terremoto.


Aquí se encuentra la réplica de la torre de la catedral ubicada aproximadamente
donde fue el jardín de niños, ahí al frente se encuentra lo que queda de torre de
la catedral dos muros de ladrillo de adobe uno a pie el otro derribado esto
posiblemente por el impacto de la roca que se desvía al costado de la plaza
haciendo que la roca se desvié de esta manera fue que la catedral sirvió de
protección para las cuatro palmeras al punto que la palmera que está al frente
de la catedral esta verde, y las otras están secas pero aun en pie.
Por lo que la fachada de la catedral esta por las piedras negras, el en el lado
norte que nos conducen al altar mayor, la réplica se encuentra al este como la
original mirando hacia la cordillera negra.
¿Qué queda de la catedral? tenemos inicialmente los pilancos o pie parados
como lo llamaban esto queda en el primer piso, luego se puede apreciar el marco
de la puerta para subir al campanario, más adelante dos esculturas con molduras
de yeso que son parte del segundo piso, el socado con ocre de color rojo. Solo
las columnas eran de material noble el resto era de adobes grandes de acuerdo
a las columnas se aproximó la medida de la catedral para determinar el altar
mayor existente.
Iglesia del pueblo de Ocros.

Cementerio de Yungay.

Ruinas de la catedral de Yungay


Los mausuleos que se encuentran en el lugar uno es del consejo previncial de
huaylas al hermano pueblo de yungay en el primer aniversario de la catastrofe,
estos mausuleos se clocaron cuando aun no estaban bien establesidas las
dimenciones de la plaza.
Ruinas de la catedral de Yungay
Encontramos en un arco otro grifo los Ángeles, finalizando encontramos una
placa que nos recuerda un avión militar argentino joker veintisiete, eso no fue
todo las personas se fueron movilizando para apoyar a nivel nacional e
internacional formando cadenas de solidaridad, por otro lado nuestro homenaje
a los veintitrés tripulantes rusos que venían de su patria trayendo consigo
sesenta toneladas de ayuda, este accidente se produjo el 18 de julio, así también
las fuerzas aéreas del Perú donde un helicóptero se estrelló el 10 de junio en las
cercanías de Cajacay pereciendo sus tres tripulantes, ese mismo día el enfoque
27 que volaba a Caraz el cual fallecieron cuatro oficiales argentinos y uno
peruano; en ese día también se destrozaron dos helicópteros de estados unidos
aunque sus tripulantes salieron ilesos.

Santo Domingo de Yungay (2500 m.), visto desde la colina del cementerio. El
área resaltada muestra la ubicación y dirección del alud. Yungay Nuevo está
detrás de la zona resaltada en el centro.
Si a la fecha nos hemos podido levantar de las catástrofes ha sido por ustedes
que han apoyado de incontables maneras, ya que el turismo es una entrada de
ingresos y crecimiento para la población, así mismo contaos con compañías
mineras que operan en estas zonas y que vienen explotando recursos y
apoyándonos en economía con todo este problema, como también esperamos
que nuestras autoridades sepan aprovechar estos recursos y apoyen la defensa
del medio ambiente y así también generar empleo para las personas campesinas
de esas zonas.
Que apoyen a destacar nuestros recursos naturales y culturales Y que estas se
vallan constituyendo en atractivos que nos permitan diversificar nuestra oferta
turística, ya que el departamento de Ancash es una zona sumamente privilegiada
para el desarrollo de áreas turísticas es sus diferentes áreas, teniendo como
compromiso con cada una de las personas a brindar mejor servicio, para que se
constituya en nuestro primer promotor turístico.
CONCLUSIONES
En el video se ve claramente cómo es que sucedieron las cosas se ve y se
explica la causas y cómo sucedieron los hechos, como en un par de segundos
la naturaleza puede ocasionar grandes desastres y con ello se perdió infinitas
vidas y muchos niños se quedaron en la nada, como un pueblo entero
desapareció en un instante. Esto nos llama a la conciencia y reflexión que si no
prevenimos vamos estamos expuestos a cualquier otro suceso semejante en
nuestro Perú.

Interese conexe