Sunteți pe pagina 1din 5

Colegio Presbiteriano “David Trumbull” Sector de Lenguaje y comunicación.

4to año
Medio 2011.

“La última canción, que hoy sonará”


Directora de nuestro colegio: Señora Cecilia Covarrubias Urbano, Administrador de
finanzas: Don Ricardo Vásquez Ulloa, Inspector General y nuestro querido profesor
Jefe: Don Roberto Arrué, Autoridades, queridos Profesores presentes, Padres y
Apoderados, compañeros, familiares y amigos que nos acompañan:

(...)Y al despedirme de ti, siempre irás dentro de mí, oh colegio de mi juventud,


luz de verdad, recuerdos de un tiempo feliz.(...)
La etapa que ahora sin darnos cuenta llega a su fin, ¿es ésta el final de una
canción, o solamente el comienzo de una etapa nueva? Hace mucho tiempo soñaba con
pronunciar estas palabras, pensando que nunca llegaría el momento en que les diría
un adiós, o un hasta pronto. Mis palabras no son más, que de agradecimiento y
gratitud hacia ustedes. Todavía me veo hace trece años atrás, cuando recién llegué
a éste, mi segundo hogar. Éramos solamente siete pollitos, que iban corriendo donde
las tías: Tía Jessica y Tía Hilda. Cada vez que corríamos en el patio, nos ayudaban
a pararnos, cada vez que llorábamos por cualquier cosa, siempre nos consolaban,
eran como nuestras segundas madres. Nunca nos olvidaremos de nuestras primeras
inquietudes, en que decíamos: “¿qué pasaría de aquí en adelante? ¿Volveríamos a
jugar con nuestras muñecas, o nuestros autitos de carreras? ¿Seríamos niños para
siempre?” Lamentablemente, teníamos que crecer. No nos dimos cuenta, y nos
graduamos. Pasamos a primero básico. Ahora nuestro colegio pasaba a formar parte
entera de nuestra vida, como siempre nos decía nuestra querida Miss Astrid Q.E.P.D:
“el colegio ahora, es su segundo hogar”. Ahora ella, sin pensarlo quizás, nos dejó.
Pero no nos dejó para siempre. Todavía está ese recuerdo innato cuando recién
empezamos a aprender nuestras primeras letras, cuando nos hablaba de este camino
hermoso y nos presentó el evangelio. Ella fue una de esas personas que son
difíciles de olvidar. Era una persona excepcional. Nunca nos olvidaremos de sus
infaltables charlas y consejos; de su alegría de vivir. Haciendo memoria, hoy
recuerdo cuando empezamos a crecer, y empezaron a llegar nuestros nuevos
compañeros. En ese entonces éramos veintiún pollitos más grandecitos. A algunos les
gustaba pelear, a otros caminar solos, y a otros simplemente correr y correr. Nos
creíamos grandes cuando llegamos a cuarto básico, y entre nosotros pensábamos: “ya
no tendremos que hacer más formación”, queríamos ser grandes y nos sentíamos como
tal. Agradecemos también en este momento a Miss Patricia, quien fue nuestra
profesora jefe en cuarto básico. Usted nos ayudó a desligarnos de nuestro “lápiz
mina”. Gracias también por los conocimientos que nos entregó: esos conocimientos de
fé y de responsabilidad.
Bueno… Luego pasamos al “colegio grande”, en donde estábamos súper emocionados por
usar por primera vez, nuestro lápiz pasta, además de obviamente tener que usar capa
blanca. El famoso “cuarto oscuro”, pasó a ser nuestro lugar de junta. En ese
entonces, despedimos a muchos de nuestros amigos, muchos de nuestros hermanos que
venían con nosotros desde kinder, pero nos tuvimos que superar, tuvimos que
avanzar. Ahora ellos siguen otros rumbos, quizás licenciándose también al igual que
nosotros, pero son amistades que nunca se olvidan. También recuerdo las anécdotas
que ocurrieron con el transcurrir de los años, junto a nuestra profesora jefe de
ese entonces, Miss Andrea Zamorano, como por ejemplo, los enlaces amorosos de
nuestros compañeros y compañeras, cuando se encerraron en el cuarto oscuro, que
hasta el momento nadie sabe, quién fue la persona que cerró el candado. Y así,
muchos recuerdos lindos. Por fin llegó el gran día. Salimos de básica. Queríamos
solo pasar a media y sentirnos aún más grandes, pero lo que no sabíamos, era lo
corto que se nos iban a hacer estos últimos cuatro años. Pasamos grandes
dificultades, con nuestras últimas pruebas a fines de cada semestre por ejemplo.
Experiencias que aprendimos de nuestros profesores y de nuestros amigos. Y cómo
olvidar lo sentimentalistas que nos pusimos estos dos últimos años, aunque esto
igual no unió más como curso. Teníamos que trabajar para las alianzas, aunque todos
dijeran que les daba lo mismo ganar o perder, la mayoría quería ganar. Recuerdo las
tardes que nos quedábamos pasadas las siete de la noche, en que ensayábamos para
las coreografías, nos estresábamos por los vestuarios, nos movíamos de aquí, para
allá. Recuerdos que siempre quedarán en nuestra memoria. Cabe destacar también, los
bailes de Fiestas Patrias. Todos se producían, todos queríamos dar una buena
presentación. ¿Qué más importante también, que nuestro “Viaje de Estudio”? En
realidad nos estudiamos a nosotros mismos, nos conocimos más interiormente, en un
sentido espiritual obviamente. Llegó el momento de vivir cuarto medio, nuestro
último primer día de clases, usar nuestro preciado polerón, tener un asiento
privilegiado en el casino del colegio, desfilar como brigadieres en nuestro último
desfile, presentarnos en el último baile de septiembre, la despedida de tercero
medio hacia nosotros, el último timbre, tener que elegir qué estudiar, y cuántas
otras problemáticas más, que se nos presentaron en este último año. Quiero hacer
énfasis en las nuevos lazos que formamos, en las nuevas capacidades que
desarrollamos, y que por lo mismo nos cuesta mucho desprendernos de algo tan
auténtico, de algo tan genial como lo fue 4to Medio Generación 2011 CDT: nuestros
últimos momentos juntos, de nuestras quedadas hasta tarde en los computadores, de
nuestras conversaciones por chat, de las caras que al otro día de una prueba o un
trabajo teníamos que presenciar; caras que quizás nunca volveremos a ver todos los
días, caras que nos alegraban cada instante de nuestra quehacer diario, expresiones
que nos hacían reír y personalidades que nos cautivaban momento tras momento.
Quiero destacar a mi amigo nacho, quien nos transmitía su nerviosismo con sus “por
la chicha”; las tallas que decía el Harald y los comentarios del Omar, nuestro
Guaripolo; las ternuras del Hains junto con los comentarios sin sentido del Gonzalo
fueron algo que marcó mucho en mí;
los “juan pablo” del Daniel y el Seunyun; los “ñee” de la Javiera y la Daniela; y
tantos momentos que nunca olvidaré, momentos que me hicieron enojar, momentos que
me hicieron reír, momentos que siempre estarán presentes, porque aunque no lo crean
, la falta de estos momentos que nunca volverán, es la tristeza que en este momento
siento, pero a la vez me embarga una felicidad enorme, de haber tenido estos
momentos y de haberlos compartido con personas que realmente son importantes para
mí. Dejemos de lado las cosas dramáticas, y pensemos un poco a futuro. No sé
ustedes, pero a mí me encantaría ver cómo el romano se convierte en un gran
científico y descubre algo que ninguno de nosotros podría haber esperado, o como a
la Tati con 80 años, sigue asistiendo a los partidos del Wander. Cómo el Dani se
convierte en un deportista aún más seco de lo que ya es, o cómo será el matrimonio
de la Ani con el Seba y toda la comida que habrá. Cómo el Fonoaudiólogo JP
examinará a sus pacientes cuidadosamente, al igual que el Antonio (mi futuro
colega) se vuelve por fin doctor, y deja el estrés de lado. El queso dejará de ser
irritable y los profesores no le harán más bullying, cómo la pancha acompañará a la
Betsy, en su y travesía de diseñadoras. Cómo el Harry, amarrará a sus alumnos a la
silla y se pondrá a darles lecciones de cómo se hace “música”, o cómo la Mariana se
seguirá peleando con el XanXi. Cómo la Consu será Historiadora-Abogada-Actriz, o
cómo el Estebi se irá por el mundo tocando la guitarra y quién sabe….a lo mejor se
convierte en un escritor famoso. Cómo la Niki se vuelve aún más famosa y se
convierte en una de las mejores bailarinas. Cómo la Fer y la Isa se escapan por el
mundo en un circo, o cómo la Dani con el Hains, se convierten en grandes Chefs
profesionales. Cómo la Leiva se convierte en Nutricionista, pero no deja de lado su
arte. Cómo el Michael nunca dejará de hacer reír a los demás con sus sonidos
especiales y será el próximo Mister Juan. Cómo la javi nunca dejará de ñoñear, o
cómo la Marti se va a estudiar a la Santa María arquitectura y me diseña mi casa.
Cómo el Iván de una vez por todas, se deja de molestar y se vuelve un hombre serio
(aunque eso es imposible), Cómo el Gonzalo (según la betsy) sigue desarrollando su
musculatura, cómo el Nacho es un gran sicólogo, cómo la Mila se decide entre música
y nutri, cómo la Auro se vuelve una gran actriz y consigue éxito. Y Por fin, el Sen
se vuelve emperador del mundo y se casa con la Fer. En fin…Cabe destacar ésta,
nuestra última instancia en que podemos congregarnos de manera sana, de manera en
la cual, podamos sentirnos unidos, como una sola potencia; somos nosotros mismos,
los que siempre hemos sido y seguiremos siendo. No quiero decirles en este momento
un adiós, tampoco quiero despedirme, porque ese no es mi deseo. Los abrazaría, iría
donde ustedes, pero la situación no me lo permite, pero les quiero hacer saber, que
en mi corazón siempre tendrán un lugar, un lugar privilegiado, un lugar para mis
amigos, compañeros y principalmente hermanos. Ésta en nuestra última despedida, le
quiero agradecer a Dios primeramente por haber guiado a mis Padres en matricularme
aquí en este colegio, y haber conocido a personas tan gratas como ustedes.
Mis Padres: quiero agradecerles especialmente en este momento por estar aquí parada
en este lugar, por ser lo que soy y por entregarme cualidades que nunca se irán de
mí, por estar siempre allí conmigo, por retarme, por alegrarme, por darme la vida.
Sé que Dios lo hizo, pero ustedes fueron en el medio por donde Dios actúo en mí.
Sin ustedes y sin su perseverancia, no sería capaz de seguir adelante. Ustedes son
el respaldo que Dios me dio en esta vida, y sé que el amor que me han entregado,
siempre estará allí para mí. Agradecer también a nuestro segundo hogar y profesores
y ayudantes que lo componen. Ustedes fueron los que nos entregaron ese
conocimiento, que hoy día nos marcará de aquí en adelante. Nuestra Miss Pancha,
Miss Gaby, Missesita Ayleen, Miss Karen, Miss Alejandra, Nuestra Miss Adriana y
Mister Alberto, entre otros muy importantes, como Mister Arrué quien nos retaba
todos los días y nos motivaba a seguir adelante cuando más frágiles estábamos.
Agradecer también a las personas que nos alegraban todos los días con el típico
discurso: “váyase derechito pa´ la casa”, nuestro tío Jaimito, las palabras de fe
que nos entregaban cada mañana, nuestro Pastor Caleb y entre otros como Miss Erika
y Miss Andrea Quezada. Nos faltarían mucho por enumerar, mucho por describir,
demasiado por señalar. No quiero alargarme más, ni tampoco hacerlos llorar, aunque
quizás algunos ya lo estemos haciendo, porque es difícil desprenderse de estos
momentos, que marcan etapas en nuestra vida, que nos dan ánimo para seguir
adelante. Por esta razón le pido a Dios que les bendiga cada día y les acompañe en
todo lo que hagan y emprendan. Tengan éxito, salgan adelante, no aflojen cuando
estén tristes o una dificultad se les presente, porque cuando más débiles estamos,
más fuertes somos. ¿Es un adiós? ¿Un hasta pronto? Queda a merced de ustedes.
Muchas gracias y Buenas tardes.