Sunteți pe pagina 1din 42

Clasificación de

Sistemas de Juego
en Fútbol

(6 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)


Por Iván Sotelo Besada

Índice de Contenidos [ocultar]


1 Los Sistemas de Juego en Fútbol
2 Componentes de los Sistemas de
Juego
3 Clasificación de los Sistemas de Juego
3.1 Sistemas de Juego basados en la
Amplitud del Espacio
3.1.1 Los Sistemas de Juego
denominados de Posición
3.1.2 Los denominados Sistemas de
Ocupación e Incorporación
3.1.3 Los Sistemas de Juego Mixtos
3.2 Sistemas de Juego basados en la
Ocupación Racional del Terreno
3.2.1 Los Sistemas de Juego que
inciden en el Plano Transversal
3.2.2 Los Sistemas de Juego que
inciden en el Plano Longitudinal
4 Análisis de los Sistemas de Juego
4.1 El Sistema 1-4-3-3
4.1.1 Características del 1-4-3-3
4.1.2 Variantes del 1-4-3-3
4.1.3 Aspectos Desfavorables del 1-
4-3-3
4.1.4 Demandas Físicas del 1-4-3-3
4.2  El Sistema 1-4-4-2
4.2.1 Características del 1-4-4-2
4.2.2 Variantes del 1-4-4-2
4.2.3 Aspectos Desfavorables del 1-
4-4-2
4.2.4 Demandas Físicas del 1-4-4-2
4.3 El Sistema 1-4-2-3-1
4.3.1 Características del 1-4-2-3-1
4.3.2 Variantes del 1-4-2-3-1
4.3.3 Aspectos Desfavorables del 1-
4-2-3-1
4.3.4 Demandas Físicas del 1-4-2-
3-1
5 Conclusiones
6 Bibliografía

En este artículo se van a analizar los


Sistemas de juego como parte de un
deporte el cual es un ir y venir
constante. Dentro del Fútbol existen y se
identifican unas Dinámicas (fase
ofensiva, fase defensiva, transición
ataque-defensa y transición defensa-
ataque) contextualizadas dentro de los
Sistemas de Juego.

Los Sistemas de Juego


en Fútbol
Los sistemas de juego en fútbol “son el
conjunto de normas que rigen las
acciones individuales, grupales y
colectivas con el objetivo de obtener
el máximo rendimiento de todo el
equipo y jugadores” (1). Para Espar y
Gerona (2004) citados en Lago-Peñas
(1), un sistema de juego debe regular:

La situación de los jugadores en el


terreno de juego.
Lo que deben hacer desde un punto de
vista individual.
Lo que deben hacer desde un punto de
vista colectivo.

El sistema de juego nunca hay que


considerarlo un fin en sí mismo, que se
muestre como única opción, rígido e
inamovible (2). Por el contrario, debe ser
y mostrarse como algo flexible y que
esté al servicio del equipo y no al revés,
esclavizando al colectivo, y limitando en
exceso el juego de muchos jugadores
(2).

Por otro lado, la dimensión estática


entendida como el sistema de juego o
dispositivo táctico que representa el
modo de situarse de los jugadores sobre
el terreno de juego (2). Concretamente,
definen la ocupación del espacio de
juego por parte de los componentes de
un equipo en ataque y en defensa en el
espacio de fuera del centro de juego o
espacio de fase (1).

Por último, y teniendo como referencia


las definiciones expuestas en Sánchez
(2), se pueden establecer las siguientes
características para los sistemas de
juego:
Disposición de partida observando las
diferentes disposiciones y estructuras
simples, líneas, triángulos, cuadrados,
rombos…
Interacción y funcionamiento entre los
jugadores a partir de la disposición
inicial.
Agrupaciones en sub-estructuras donde
los jugadores se responsabilizan de
unas misiones concretas y definidas por
el entrenador.
Ocupación racional de unas zonas o
lugares determinados en la fase
defensiva (repliegue) y ofensiva
(despliegue).

Componentes de los
Sistemas de Juego
Todo sistema de juego a la hora de
ponerlo en práctica, debe
caracterizarse por poseer una serie de
elementos tales como (2):

Los medios técnico-tácticos


individuales.
Los medios tácticos de grupo.
Las relaciones entre jugadores.
Los puestos específicos.
Los roles.
La relación puesto específico y rol.
La relación-espacio.
Las características de los jugadores.

Clasificación de los
Sistemas de Juego
Sistemas de Juego basados
en la Amplitud del Espacio
Las características de estos sistemas
de juego están cimentadas desde la
perspectiva estratégico-táctica,
creando amplitud ofensiva cuando el
equipo tiene la posesión del balón y
profundidad defensiva cuando el
equipo contrario tiene la posesión del
balón (2). Específicamente, su
intencionalidad es ocupar de forma
correcta el terreno de juego para
apoderarse del balón, y con
posterioridad, crear situaciones de
incertidumbre en el equipo adversario
con las incorporaciones de jugadores
desde líneas atrasadas hacia las más
avanzadas (2).
Los Sistemas de Juego
denominados de Posición

Estos sistemas basan su estrategia en


buscar y poseer una máxima amplitud
sobre el terreno de juego, para de esta
manera ofrecer un mayor número de
posibilidades y opciones al poseedor
del balón (2). Las fórmulas más
utilizadas para estos sistemas de
posición son el 1-3-4-3 y el 1-4-3-3.

Los denominados Sistemas de


Ocupación e Incorporación

En primer lugar, desde el punto de vista


táctico, estos sistemas buscan la
profundidad ofensiva, incorporando
jugadores de líneas más atrasadas
sobre líneas más adelantadas para así
poder ocupar de forma correcta los
espacios que se generan por detrás de
las líneas del equipo adversario (la
búsqueda constante de las zonas
débiles del rival) (2). Como resultado,
estos sistemas también se podrían
denominar como, “aquellos sistemas de
juego basados en una perfecta
ocupación racional del terreno de juego,
y una perfecta transición Defensa-
Ataque (Contraataque)” (2).

En resumen, se consigue que la posesión


del balón y por consiguiente, que la
iniciativa del juego, la posea el
adversario y el peso del juego recaiga
sobre él (2). Posteriormente, tras
recuperación del balón, el objetivo es
claro, dirigir el juego buscando los
espacios libres que ha generado el
adversario como consecuencia del
adelantamiento de sus líneas (2). De
entre estos sistemas los más
destacados son: 1-4-3-2-1, 1-4-2-3-1 y
1-5-4-1.

Los Sistemas de Juego Mixtos

El objetivo principal de estos sistemas es


buscar y realizar un juego más
equilibrado y menos definido, lo que le
hace tener más ventaja en zonas del
campo (2). Siempre dependiendo del
uso y posicionamiento de sus jugadores
pueden perseguir objetivos distintos, ya
sean de incorporación y/o de posición
(2). Los más destacados e interesantes
son: 1-3-5-2 y el 1-4-5-1.
Sistemas de Juego basados
en la Ocupación Racional del
Terreno
Estos sistemas se caracterizan por tener
un perfecto ordenamiento,
estableciendo líneas horizontales
donde los jugadores juegan muy
arropados, y líneas verticales, donde se
busca profundidad defensiva (2). La
ocupación racional del terreno de juego
se produce por dos vías (2):

Reorganización tras finalización de la


jugada ante la portería adversaria.
Reestructuración tras pérdida de balón,
tras la cual, se produce un rápido
reordenamiento de líneas.
Los Sistemas de Juego que
inciden en el Plano Transversal

Los sistemas de ocupación transversal


tales como el 1-4-3-3 y el 1-4-4-2 se
caracterizan por (2):

Distribución de los jugadores en líneas


horizontales muy pobladas.
Aumento de la protección (ayudas) de
los jugadores durante el juego.
Disminución de las distancias recorridas
por jugador.
Solidez durante el juego.
Prioridad de la posesión frente a la
profundidad.

Sin embargo, estos sistemas tienen una


serie de inconvenientes que se deberán
tener en cuenta (2):
Carencias de profundidad durante el
juego.
Peligro de desequilibrio (carencia de
jugadores de enganche que enlacen
unas líneas con otras).
Dificultad para neutralizar el juego entre
líneas del adversario.
Sobre-utilización del recurso “fuera de
juego”.
Problemas para recoger los rechaces en
el plano longitudinal.

Los Sistemas de Juego que


inciden en el Plano Longitudinal

Estos sistemas se definen a través de


aquellos procedimientos que muestran
una distribución en la que posiciona a
sus jugadores de tal manera que
enlazan las posiciones de una línea con
la otra (2). Además, los entrenadores
deberán tener muy claro dos cuestiones
a la hora de poner en práctica este tipo
de sistemas (2):
¿TE GUSTARÍA ME
FORMA FÍSIC
AUTOESTIMA Y T

El prog
cambiará
Disposición de jugadores con un alto
nivel técnico-táctico (transición
ataque-defensa).
Poseer jugadores con gran compromiso
en el esfuerzo.

Los sistemas de juego en el plano


transversal más comunes son el 1-3-2-5
o W-M, el 1-4-2-4 y el 1-3-4-3 en rombo
(2). El sistema prototipo que mayor
longitud da es el 1-3-4-3 en rombo, cuya
principal virtud consiste en facilitar el
juego entre líneas (prioridad de la
profundidad frente a la posesión), lo que
da una mayor profundidad (2). A la hora
de defender presentan mayor
capacidad de neutralizar el juego entre
líneas del contrario, sin necesidad de
provocar achique de espacios,
basándose en ayudas y coberturas
continúas entre jugadores (2).

Análisis de los Sistemas


de Juego

El Sistema 1-4-3-3

Características del 1-4-3-3

Las principales características de este


sistema se basan en (2):
Sistema de juego ideal para desarrollar
una buena fase de ataque.
Respeta los principios de la táctica
ofensiva.
Garantiza mucho espacio sobre el
frente ofensivo (inserciones y
penetraciones por parte de los laterales,
interiores, extremos y delanteros).
Promoción de transiciones defensa-
ataque rápidos, buscando portería
contraria.
Momentos defensivos que empiezan por
el delantero centro, y continúan con los
respectivos comportamientos
defensivos de la 1ª y 2ª línea de juego.
Importancia del portero y su relación
con la línea defensiva.

Variantes del 1-4-3-3


Una variante no modifica un sistema
siempre y cuando la alteración de un
jugador o línea no altere la composición
de dicha línea (2). Con respecto a lo
anterior, nos encontramos con las
siguientes variantes del 1-4-3-3 (2):

1-3-1-3-3
1-4-3-1-2

Aspectos Desfavorables del 1-4-3-


3

Los principales aspectos desfavorables


de este sistema son (2):
En ausencia de amplitud ofensiva se
produce una gran densidad de
jugadores por el centro favoreciendo la
labor defensiva rival.
Si los laterales se incorporan al ataque y
no se producen los desdoblamientos
adecuados facilitaremos el
contraataque del contrario al dejar
espacios libres por afán ofensivo
descoordinado.
Cuando el centro del campo no sea
apoyado por los puntas o carezcan de
capacidad para recuperar balones.
No contar con un defensa libre que
asuma funciones ofensivas.
Si los delanteros no colaboran en el
juego defensivo.

Demandas Físicas del 1-4-3-3


Con respecto a la demandas físicas
(carga externa) que implica este
sistema de juego (Figura 1), se podría
comentar lo siguiente, teniendo como
referencia a Tierney, Young, Clarke y
Dunkan (3):
Altas demandas en Distancia Total
recorrida (10,284 ± 879) en comparación
a los sistemas 1-4-2-3-1 (10,044 ± 538), 1-
4-4-2 (10,131 ± 583) y 1-3-4-3 (10,168 ±
449).
Reducidas distancias a Alta Intensidad
de carrera (514 ± 204) en comparación
a           1-4-2-3-1 (538 ± 174), el 1-3-4-3
(551 ± 171) y 1-3-5-2 (642 ± 215).
Bajos requerimientos en distancias a
Alta Carga Metabólica (1828 ± 518) en
comparación a 1-3-4-3 (1855 ±301), 1-4-
2-3-1 (1849 ± 301) y 1-3-5-2 (2025 ± 304).
Escaso número de Aceleraciones (32 ±
8) y Deceleraciones (50 ± 14) en
comparación al 1-4-2-3-1 (38 ± 8 y 61 ±
12).
Los Delanteros alcanzan altas distancias
a Alta Intensidad (802 ± 129) en
comparación al 1-4-2-3-1 (353 ± 143), 1-
4-4-2 (539 ± 256) y 1-3-4-3 (675 ± 222).
Los Delanteros alcanzan altas distancias
a Alta Carga Metabólica (2177 ± 107) en
comparación al 1-4-2-3-1 (1452 ± 380), 1-
4-4-2 (1816 ± 439) y 1-3-4-3 (2045 ± 425).
Los laterales presentan largas
distancias a Alta Carga Metabólica
(1958 ± 426) en comparación al 1-4-4-2
(1788 ± 399) y el 1-3-4-3 (1815 ± 174).

Figura 1. Demandas Físicas del 1-4-3-3. Fuente: Tierney,


Young, Clarke y Dunkan (2016). LT: Lateral CT: Central
INT/EXT: Interior/Extremo MC: Medio centro DC: Delantero
centro
 El Sistema 1-4-4-2

Características del 1-4-4-2


Tiene su origen en el sistema 1-4-3-3
(surge al retrasar a un delantero hacia
la zona del centro del campo).
Aumenta la capacidad de repartir mejor
el espacio y los esfuerzos (equilibra las
acciones defensivas y ofensivas).
Polivalencia en las funciones de ciertos
jugadores.
Diferentes posicionamientos sobre el
terreno de juego por parte de los
delanteros:
Los dos como delanteros centro.
Abiertos como extremos.
Formando un ala.
Uno como delantero centro y otro
extremo.

Aumento del control del juego en medio


campo.
Importancia del portero y su relación
con la línea defensiva.

Variantes del 1-4-4-2

Este ha sido un sistema que ha sido


interpretado de diferentes maneras (2):

1-4-4-1-1
1-4-4-2 en rombo
1-4-2-2-2

Aspectos Desfavorables del 1-4-4-


2

Los aspectos desfavorables del sistema


1-4-4-2 son (2):
De jugar con las líneas muy separadas,
favorecerá la labor de construcción
ofensiva del contrario.
De jugar con el equipo adelantado:
El fallo o la falta de decisión del
portero en las salidas hacia balones
largos crearán serios problemas.
Cuando el adversario juega con
balones largos a la espalda de la
defensa.
Si el contrario combate con eficacia
el fuera de juego mediante paredes.
Si el contrario combate con eficacia
el fuera de juego mediante habilidad
individual.

Demandas Físicas del 1-4-4-2

Los requerimientos condicionales


(Figura 2) que demanda este sistema
son (3):

Bajas demandas en Distancia Total


recorrida (10,131 ± 583) en comparación
al 1-3-4-3 (10,168 ± 449), 1-4-3-3 (10,284 ±
879) y 1-3-5-2 (10,528 ± 565).
Sistema de juego con el menor número
de metros recorridos a Alta Intensidad
(497 ± 175) y a Alta Carga Metabólica
(1568 ± 257).
Pertenece al grupo de los sistemas de
juego con un reducido número de
Aceleraciones (33 ± 10), y es el sistema
con el menor número de
Deceleraciones (49 ± 14).
Bajas demandas condicionales externas
por posición de juego.
Figura 2. Demandas Físicas del 1-4-4-2. Fuente: Tierney,
Young, Clarke y Dunkan (2016). LT: Lateral CT: Central
INT/EXT: Interior/Extremo MC: Medio centro DC: Delantero
centro

El Sistema 1-4-2-3-1

Características del 1-4-2-3-1


Este sistema se origina en el 1-4-1-4-1.
Es el sistema más empleado en el fútbol
profesional español.
Sistema de juego diseñado para que los
hombres de tercera línea puedan
finalizar la fase ofensiva partiendo
desde posiciones atrasadas para llegar
como segunda oleada (tanto en
acciones de ataque como de claro
contra-ataque).
Distribución racional del espacio de
juego, permitiendo un mejor
escalonamiento defensivo de los
jugadores y reforzando la zona central.
Complica el juego entre líneas de los
rivales.
Grandes posibilidades de recuperar el
balón en campo adversario (presión
con hasta 4 jugadores).
Mejora de las posibilidades del juego en
ataque al escalonar las posiciones
ofensivas del centro y de banda.
Mayores posibilidades de aprovechar
los espacios al jugar al contra-ataque.

Variantes del 1-4-2-3-1

Este sistema presenta diversas


disposiciones, siendo las más comunes
(2):

1-4-3-1-2
1-4-1-3-2

Aspectos Desfavorables del 1-4-2-


3-1
Excesivo espacio para defender, si no
son ayudados por la línea de 3
mediocampistas o por defensas
laterales.
Al reforzar la zona central, se dejan
espacios vacíos en banda cuando se
defiende, por lo que debe estar claro
qué jugadores han de ocuparlos y en
que momentos.
En ataque, se corre el riesgo de dividir al
equipo, quedando un bloque de 6
jugadores y el portero para defender.

Demandas Físicas del 1-4-2-3-1

Las exigencias condicionales externas


(Figura 3) que demanda este sistema
de juego son (3):
Sistema de juego con el menor número
de metros recorridos totales ((10,044 ±
538).
Recorridos intermedios a Alta Intensidad
(538 ± 174) y a Alta Carga
Metabólica (1849 ± 301).
Alto número de Aceleraciones (38 ± 8) y
Deceleraciones  (61 ± 12).
Los Delanteros abarcan pocos metros
recorridos totales (8644 ± 984).
Los Delanteros generan muy pocos
metros a Alta Intensidad (353 ± 143).
Los Laterales y los Interiores/Extremos
generan altos recorridos a Alta Carga
Metabólica (2049 ± 344 y 2024 ± 282).
Figura 3. Demandas Físicas del 1-4-2-3-1. Fuente: Tierney,
Young, Clarke y Dunkan (2016). LT: Lateral CT: Central
INT/EXT: Interior/Extremo MC: Medio centro DC: Delantero
centro

Conclusiones
En primer lugar, se podrían definir los
Sistemas de Juego como el modo de
situarse los jugadores sobre el terreno
de juego, tanto en ataque como en
defensa. Al mismo tiempo, este sistema
deberá regular la situación de los
jugadores sobre el terreno de juego, y lo
que deben hacer desde el punto de
vista individual y colectivo.

Los Sistemas de Juego se clasifican en


aquellos basados en la Amplitud del
Espacio (Juegos de Posición como el 1-
3-4-3 y 1-4-3-3, Juegos de Ocupación e
Incorporación como el 1-4-3-2-1, 1-4-2-
3-1 y el 1-5-4-1 y Juegos Mixtos como el
1-3-5-2 y 1-4-5-1) y aquellos
fundamentados en la Ocupación
Racional del Terreno (Juegos en el
plano Transversal como 1-4-3-3 y 1-4-4-
2 y Juegos en el plano Longitudinal
como 1-3-2-5, el 1-4-2-4 y el 1-3-4-3 en
rombo).

Por otro lado, desde el punto de vista de


las demandas físicas (carga externa
exclusivamente), se podría concluir que
el 1-4-3-3 es un sistema que a pesar de
requerir altas distancias totales exige
bajos recorridos a Alta Intensidad, Alta
Carga Metabólica y Aceleraciones-
Deceleraciones.
Con respecto al sistema 1-4-4-2, se
establece como un sistema de juego
con bajas demandas en Distancia Total,
siendo el sistema con menor número de
metros recorridos a Alta Intensidad y
Alta Carga Metabólica. También está
presente en el grupo de aquellos
sistemas que presentan el menor
número de Aceleraciones y
Deceleraciones.

Para finalizar, el sistema 1-4-2-3-1 es una


modalidad de juego que se presenta
con un menor número de metros
recorridos totales y demandas
intermedias de distancia a Alta
Intensidad y Alta Carga Metabólica. Sin
embargo, es el sistema que  más solicita
las altas Aceleraciones y
Deceleraciones.
Bibliografía
1. Lago-Peñas, C. (2013). El diseño de tareas
de entrenamiento. Orientaciones
metodológicas (Universidad de Vigo).
Facultad de Ciencias de la Educación y
del Deporte.
2. Sánchez, F. (2015). ¿Que esconde tu
rival?. Fútbol de Libro.
3. Tierney, P. J., Young, A., Clarke, N. D. y
Dunkan, M. J. (2016). Match play
demands of 11 versus 11 professional
football using Global Positioning System
tracking: Variations across common
playing formations. Human Movement
Science, 49(1-8).

IVÁN SOTELO BESADA


Graduado en Ciencias de la Actividad
Física y del Deporte (Uvigo).
Especialista en Prevención y
Readaptación Físico-Deportiva de
Lesiones (UCLM-RFEF).