Sunteți pe pagina 1din 5

SAFENECTOMÍA

La safenectomía es un procedimiento quirúrgico en el cual se liga y extirpa la


vena safena magna.

Várices de la safena magna


By FerIndigo97 [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)], from Wikimedia
Commons

Esta gran vena cruza todo el miembro inferior por su cara anterior e interna, desde
el dorso del pie hasta la ingle donde termina drenando en la vena femoral.
Se utiliza con el propósito de tratar la enfermedad varicosa y como procedimiento
en el autotrasplante para la revascularización coronaria, uno de los procedimientos
más realizados en cirugía cardíaca (tomar segmentos de la vena safena para
hacer bypass o puentes en las arterias coronarias obstruidas).
La enfermedad varicosa (o várices) es una alteración en la cual las venas de los
miembros inferiores se inflaman y dilatan. Es causada principalmente por
incompetencia valvular secundaria a enfermedad venosa.
Para solucionar esta situación existen varios tipos de intervenciones y
procedimientos; sin embargo, la safenectomía continúa siendo el estándar de oro
en el tratamiento.

¿En qué consiste?


Consiste en extirpar por completo las venas safenas, tanto internas como
externas.
De las venas del miembro inferior, las safenas son las más propensas a formar
várices por estar muy superficiales.

Indicaciones
Varias causas conducen a la decisión de realizar este procedimiento:
 Trombosis de las várices. Que sucede cuando se forman coágulos en el
interior de éstas, lo que impide el flujo normal de la sangre.
 Flebitis. Inflamación de las venas debido a los coágulos y trombos.
 Hemorragias. Debido a la alta probabilidad de que las venas dilatadas e
inflamadas se rompan.
 Úlceras venosas. La várice rota tarda mucho en cicatrizar y puede conducir a
la formación de úlceras, más frecuentemente en personas con diabetes.
 Pigmentaciones y trastornos cutáneos. Lo cual es la única indicación estética
de safenectomía.

La Técnica
El procedimiento fue descrito inicialmente por Babcock en 1907 y luego modificado
por Myers en 1947, al idear el fleboextractor elástico.
Debe realizarse en quirófano por parte de un cirujano general, cardiovascular,
angiólogo o flebólogo.
Se coloca anestesia local o raquídea al paciente (o general, según la indicación
del anestesiólogo) y el cirujano procede a realizar una incisión en el pliegue
inguinal y a ligar la vena a nivel de su desembocadura en la vena femoral.
Luego se realiza un procedimiento similar cerca de su nacimiento en el dorso del
pie (generalmente a nivel del tobillo).
Posteriormente, se diseca todo el trayecto de la vena con ayuda del fleboextractor
(que permite seguir el trayecto de la vena desde el pie hasta el muslo) y finalmente
a su extirpación. Este es el procedimiento clásico.
Finalizada la exéresis, se procede a suturar la piel y se coloca un vendaje
compresivo que se mantendrá durante 1 a 2 semanas.
El procedimiento quirúrgico tiene una duración promedio de alrededor de 90
minutos.
Regularmente el paciente es egresado a las 24-48 horas después de la
intervención, dependiendo de la existencia o no de comorbilidades (diabetes,
cardiopatías, etc.).
En algunos centros es un procedimiento ambulatorio y el paciente egresa el
mismo día.
Existen muchas técnicas alternativas que se han desarrollado a lo largo del tiempo
en virtud de los avances médicos y tecnológicos.
Aún así, la safenectomía continúa siendo el procedimiento estándar para el
tratamiento de las várices, de preferencia con la modificación 3S, en la cual se
combina la safenectomía clásica con escleroterapia.

La figura A muestra una vena normal con una válvula que funciona bien y una circulación normal.
La figura B muestra una várice con una válvula deformada, una circulación anormal y unas paredes
delgadas y estiradas. La ilustración de la mitad muestra dónde podrían aparecer várices en la
pierna
By National Heart Lung and Blood Institute (NIH) (National Heart Lung and Blood Institute (NIH))
[Public domain], via Wikimedia Commons
Complicaciones
La mayoría de las complicaciones están asociadas a inmunosupresión secundaria
a diabetes, edad avanzada, insuficiencia de otros órganos (hígado y riñón), uso de
esteroides inhalados o sistémicos, desnutrición y disminución del riego sanguíneo
local.
Las complicaciones de la safenectomía impactan en la estancia hospitalaria
prolongada, aumento de los costos, reintervenciones e incluso pérdida de la
extremidad.
Se pueden clasificar según el momento de aparición de las complicaciones
(inmediatas, mediatas y tardías) o según el sistema comprometido, que es la que
funcionalmente nos parece más adecuada.

Cutáneas
 Infección postoperatoria del área de la safenectomía hasta en un 25% de los
pacientes en algunos estudios.
 Pigmentación transitoria del trayecto quirúrgico.
 Induración de la zona, producto de la manipulación y como repuesta
inflamatoria quizá al talco de los guantes.
 Rechazo y/o fuga del material de sutura.
 Necrosis por anestesia local.
 Cicatriz patológica (queloides).
 Seromas.

Vasculares
 Varices residuales y microvárices (telangiectasias y várices reticulares).
 Hematomas, por el uso de heparina durante el procedimiento.
 Hemorragia postoperatoria por vendaje incorrecto.
 Flebitis superficial.
 Edema del miembro inferior.
 Pseudoquiste linfático (raro).

Neurológicas
 Parestesias y/o disestesias. Duración promedio: 1 año.
 Dolor neurógeno intenso, brusco o lacerante en la pierna y/o del dorso del pie
refractario al tratamiento analgésico. Duración promedio: 1 año.
 Anestesia a nervios profundos por anestesia local mal administrada.
 Sensación de defecto.

Otros
 Embolismo pulmonar.
De la misma forma, no son frecuentes las recidivas (o reaparición) a los 5 años,
por lo que es un tratamiento realmente efectivo.

Recuperación
Durante el proceso de recuperación de la safenectomía, una vez retirado el
vendaje, el paciente deberá realizar caminatas de 15 minutos cada hora.
Se sugiere el uso de medias de compresión elásticas que vayan desde la raíz de
los dedos hasta la ingle durante al menos 4 semanas posterior al retiro del
vendaje. Éstas se pondrán durante el día y se retirarán en la noche.
Adicionalmente, se mantendrá acostado al paciente descansando los miembros en
alto.
Se indica analgesia convencional (paracetamol, o cualquier analgésico
antiinflamatorio), además de medicamentos flebotónicos y anticoagulantes
subcutáneos.
El manejo específico de las diferentes complicaciones escapa de la cobertura de
este artículo.

Referencias
1. Ortiz Tarín, Inmaculada. Evolución a doce años de la técnica 3-S
Safenectomía: Estudio de la recidiva varicosa. Tesis Doctoral. Valencia,
España. 2014.
2. Córdova-Quintal P et al. Eficacia del manejo en la enfermedad venosa crónica
con escleroterapia guiada por USG y crosectomía comparadas con
safenectomía convencional en el Servicio de Angiología y Cirugía Vascular, en
el Hospital Regional Lic. Adolfo López Mateos. Rev Mex Angiol 2013;41(1):25-
29.
3. Sánchez-Beorlegui J, Arribas-Cerezo A. et al. Tratamiento quirúrgico de la
insuficiencia venosa en el territorio de la vena safena externa. Rev Mex Angiol
2018;46(2):68-75.
4. Sánchez-Beorlegui J, Arribas A. et al. Safenectomía corta versus larga en el
tratamiento de las várices primarias de los miembros inferiores. Rev Colomb
Cir. 2018;33:181-8.
5. Rodríguez, Carlos. La enfermedad varicosa: técnicas de tratamiento. Rev
Colomb Cir. 1998;13(2):114-120.
6. Selles R, Arenas J et al. Flebectomías o esclerosis con espuma para el
tratamiento del segmento venoso distal en la técnica 3-S safenectomía. Cir
Esp 2008;84(2):92-99.
7. Silva L, Buitrago A, Maldonado J et al. Tasa de infección en el sitio operatorio
en cirugía de revascularización miocárdica en la Fundación Santa Fe de
Bogotá. Rev Colomb Cardiol 2011;18:158-161.
8. Payró LE, Carmona GA et al. Complicaciones de safenectomía en pacientes
sometidos a cirugía de revascularización miocárdica. Cir Gen 2012;34(2):125-
129.