Sunteți pe pagina 1din 6

UNIVERSIDAD FERMIN TORO

VICE-RECTORADO ACADÉMICO

DECANATO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO

MAESTRÍA EN GERENCIA EMPRESARIAL

Ensayo sobre

Importancia de las estrategias, las tácticas de mercadeo y su


evolución

Facilitadora: Fany Soto

Estudiante: Beatriz Doliner


Así como el mundo va cambiando a la par de la evolución, las
organizaciones también deben hacerlo, a fin de dar solución a las diferentes
situaciones puedan irse presentando y seguir garantizando el éxito de la
misma, en este sentido, surge la estrategia empresarial.

En relación a esto, a través de los años los gerentes han asumido que
la estrategia de la empresa debe ser una de las piezas fundamentales para
la organización, puesto que a través del uso de las estrategias es que se
puede lograr un negocio que genere rentabilidad; Fernández A. (2012) en
su libro titulado Conceptos de estrategia empresarial la define como
“Forma en la que la empresa o institución, en interacción con su entorno,
despliega sus principales recursos y esfuerzos para alcanzar sus objetivos”,
es decir, que es la manera de cómo se genera el plan de acción para
mantener ventajas competitivas a fin de alcanzar los objetivos planteados
por una organización.

De este modo, se puede evidenciar que la estrategia se conforma de


dos tipos de factores que son los internos y los externos; Los internos son
todos aquellos compuestos por la empresa como el talento humano, los
departamentos, las actividades entre otros y los externos son los clientes,
la competencia, los cambios de la economía entre otros, siendo todos ellos
factores determinantes en la obtención de la ventaja competitiva.

Ahora bien, antes de los años 70 la planificación estratégica estaba


basada en conceptos meramente financieros, pero luego, con la creciente
influencia del marketing los gerentes avistaron que además de los
conceptos financieros era necesario presentar productos que calidad que
satisfagan las necesidades de los consumidores, demostrándose así, que
una gestión de empresa orientada hacia el marketing sería muy distinta y
más productiva a largo plazo, que una orientada solo a las inversiones ya
que el marketing apunta siempre hacia la satisfacción del cliente
identificando sus necesidades a fin de satisfacerlas.

En este sentido surgen las estrategias de marketing, Fernández A.


(2006) afirma:
La estrategia de marketing es un tipo de estrategia con el que
cada unidad de negocios espera lograr sus objetivos de
marketing mediante: 1) La selección del mercado meta al que
desea llegar, 2) la definición del posicionamiento que intentará
conseguir en la mente de los clientes meta, 3) la elección de la
combinación o mezcla de marketing (producto, plaza, precio y
promoción) con el que pretenderá satisfacer las necesidades o
deseos del mercado meta y 4) la determinación de los niveles de
gastos en marketing.

Lo anterior engloba los cuatro aspectos a tener en cuenta para plantear


la estrategia de marketing, el primero de ellos el mercado meta o también
conocido como targert, que es ese segmento de mercado al que está
dirigido el producto, bien o servicio; Kotler P. (2016) lo define como “la parte
del mercado disponible calificado que la empresa decide captar”, es
importarte mencionar que según Kotler este mercado disponible calificado
“es el conjunto de consumidores que tiene interés, ingresos, acceso y
cualidades que concuerden con la oferta del mercado particular”. El
mercado meta está comprendido por tres etapas que son: La segmentación
de mercado, la selección del mercado meta y el posicionamiento en el
mercado.

En este sentido, es importante tener en cuenta algunos criterios para


seleccionar el mercado meta, esto se conoce como segmentación de
mercado, estos criterios son: Edad, sexo, ubicación geográfica, nivel de
instrucción, capacidad de compra, estilo de vida, condiciones físicas,
hábitos de consumo, todos ellos generan hábitos comunes que lo convierte
en un mercado meta.

Entonces, ¿Por qué es necesario tener un mercado meta? Porque las


organizaciones obtienen mejores resultados debido que reducen los
requisitos para satisfacer a los consumidores, ya que las empresas no
tendrían que conquistar a todos los compradores del mercado, sino que,
solo estarían enfocadas en conseguir mayor cantidad de compradores en
un sector específico, es decir, su mercado meta.
También es necesario tener un mercado meta porque permite
concentrar los esfuerzos de mercadotecnia en un grupo bien delimitado,
con necesidades y hábitos de compra muy parecidos, además, cada
producto está hecho para un tipo particular de consumidor.

Ahora bien, con el crecimiento de consumidores se ha generado cada


día mayor cantidad de empresas que buscan satisfacer sus necesidades y
en este sentido las organizaciones se encuentran cada vez en un campo
más competitivo en el cual deben idear diferentes estrategias para alcanzar
sus metas.

En tal sentido, Porter plantea el diseño de una planificación estratégica


basado en cinco fuerzas que dan forma a la competencia y que ayudarán
a las empresas a sobrevivir en el mundo de los negocios y alcanzar los
objetivos deseados, de manera tal que se puedan maximizar los recursos
y superar a sus rivales.

Estas cinco fuerzas están integradas por: Amenaza de nuevos entrantes


o también conocido como nuevos ingresos que son la llegada de nuevos
competidores al mercado, el poder de negociación de los compradores que
es la capacidad de los clientes en obtener mejores precios por los
productos o servicios ofertados, el poder de negociación de los
compradores, que es la capacidad que tienen los proveedores de imponer
sus condiciones, la amenaza de los productos sustitutos que es la cabida
que entren productos alternos al mercado y por último, la rivalidad entre
los competidores existentes que es toda la competitividad que se genera
entre las empresas que comparten un mercado, es prudente entender que
cada una de estas cinco fuerzas plantea diversos factores determinantes.

Ahora bien, todas estas fuerzas giran alrededor de la rivalidad entre los
competidores existentes puesto que cuando aumenta la competencia se
limita la rentabilidad del sector, siendo necesario avistar la intensidad con
la cual están compitiendo las organizaciones y la base sobre la cual están
compitiendo.
En tal sentido, para estas fuerzas competitivas se deben implementar
diversas estrategias genéricas a fin de contrarrestar las consecuencias
negativas que puedan generar a la empresa; La primera estrategia genérica
es el liderazgo total de costos que consiste en mantener costos más bajos
que los de la competencia; Bujan A. (2014) indica que “El reto de esta
estrategia consiste en obtener un beneficio adecuado para la empresa, en
lugar de operar con pérdidas, y drenar la rentabilidad de todos los actores
del mercado”, apoyando una estrategia de fabricación en masa para que
las ganancias sean percibida en base a volúmenes de venta.

Otras de las estrategias genéricas para afrontar las cinco fuerzas


competitivas es la Diferenciación que consiste en ofrecer una variedad de
productos o servicios a los consumidores, con atributos únicos, que los
competidores aún no están brindando o no son capaces de generar, esto
le da a la empresa una gran ventaja frente a sus competidores ya que el
producto que comercializan no tiene rival, lo cual beneficia a la empresa
porque crea valor, genera una competencia que no está basada en precios
y que concibe en los clientes una lealtad hacia la marca.

La tercera estrategia es el enfoque o segmentación de mercado que


busca dividir el mercado en grupos con características y necesidades
semejantes para poder ofrecer una oferta diferenciada y adaptada a cada
uno de los grupos objetivo. Esto permite optimizar recursos y utilizar
eficazmente todos los esfuerzos de marketing.

En conclusión, todas estas estrategias genéricas son una guía para


ayudar a enfrentar a los diferentes retos que supone la competencia en el
mercado; Y es a través de las diferentes tácticas que se genera la acción,
también es importante tener en cuenta que el mercado es dinámico y
cambiante lo cual obliga a los gerentes a replantearse las tácticas de
acción para enfrentar la competencia.
Referencias bibliográficas

Fernández Alfredo, (2012). Conceptos de estrategia empresarial.


Escuela de organización industrial.

Hill Charles y Jones Gareth, (2008). Fundamentos de la Gestión


Estratégica. Tercera Edición.
Kotler y Armstrong (2006). Dirección de Marketing. Duodécima Edición.
Editorial Pearson Prentice Hall. México.
Kotler, Philip y Armstrong, Gary (2000). Fundamentos del Marketing.
Prentice Hall. México.
Porter, Michael (1991). Estrategia Competitiva. Cia editorial Continental.
México.
Thompson Ivan (2006). Estrategia del marketing. Tercera Edición.
México.