Sunteți pe pagina 1din 5

Sacramentos, sacramentales y signos

LA LITURGIA
“Es el conjunto de signos y símbolos con los que la Iglesia rinde culto
a Dios y se santifica”

Es el modo como la Iglesia se pone en contacto y comunicación con


Dios, a través de gestos, palabras, ritos, acciones busca entrar en esa
vida íntima de Dios.

Catecismo: “En la liturgia, Cristo nuestro Redentor y Sumo


Sacerdote, hace presente en su Iglesia, con ella y por ella, la obra de
nuestra Redención (n. 1069).
"La Liturgia es el ejercicio del sacerdocio de Jesucristo. En ella, los
signos sensibles significan y cada uno a su manera realizan la
santificación del hombre, y así el Cuerpo Místico de Jesucristo, es
decir, la Cabeza y sus miembros, ejerce el culto público íntegro. En
consecuencia, toda celebración litúrgica, por ser obra de Cristo
sacerdote y de su Cuerpo, que es la Iglesia, es acción sagrada por
excelencia, cuya eficacia, con el mismo título y en el mismo grado, no
la iguala ninguna otra acción de la Iglesia" (SC 7).

SIGNOS Y SIMBOLOS
«El signo es una realidad que, más allá de la imagen de sí mismo que
imprime en los sentidos, lleva al conocimiento de otra cosa que esta
presente pero no vemos directamente".
Es un instrumento que hace presente esa otra cosa
Signos naturales, convencionales, mixtos

simbolos
El agua, que significa vida, nuevo nacimiento, Espíritu Santo. Se usa
en el bautismo, en las aspersiones, exequias y en la Eucaristía.

La luz, símbolo de la presencia divina y de fiesta, se usa en el


bautismo y en la Vigilia pascual.

El fuego, como resurrección de Cristo y Espíritu Santo, se emplea en


la Vigilia pascual y en la dedicación del altar.
El incienso, como honor y alabanza, se usa en las exequias,
procesiones, Eucaristía, culto eucarístico y dedicación del altar.

El cirio simboliza a Cristo resucitado, la luz sin ocaso. Su empleo es


propio en la Vigilia pascual, tiempo pascual, bautismo y exequias.

La fuente bautismal, que es la Iglesia y su seno, está dispuesta para


el bautismo. (útero de la iglesia)

¿Qué aporta todo esto a nuestra fe, a nuestras celebraciones?

Nuestra fe nos lleva a entrar en contacto con Dios, un Dios que es


misterio, y en cuanto tal es inaccesible, trascendente, inefable.

Es precisamente el signo, o los simbolos el que nos facilita este


acceso y este encuentro con el misterio de Dios.

A través de una serie de símbolos Dios se expresa y nosotros nos


expresamos, y se produce el encuentro.

Lo importante en los signos es nuestra relación con Dios

El símbolo nos ayuda a acortar las distancias. Lo visible ayuda a


captar y experimentar lo invisible, abriéndonos a la presencia
misteriosa de Dios. O sea, que el símbolo es mediador del misterio,
vínculo de unidad

Todo signo liturgico nos tiene que llevar al encuentro.

El símbolo, como su misma etimología nos indica, tiene una


característica muy importante: crea unidad. (en griego es volver a
unir: un contrato rompían un objeto y cada uno se llevaba su parte y
el símbolo era volver a unir esos objetos)

La liturgia, ya tiene esos signos que nos ayudan a la unión con Dios.
Signos bien definidos y concretos

Dios quiere que todos lleguen al conocimiento de la verdad y


se salven.
Sacramentos
Los sacramentos son los canales ordinarios a través de los cuales
Dios nos ofrece la salvación de su Hijo Jesucristo, a través de la
Iglesia.
Se les ha llamado sacramentos. Son signos y gestos que dan al
hombre la oportunidad de encontrarse con Jesucristo, desde el
nacimiento hasta su muerte.

Los siete sacramentos aparecen en siete momentos que representan


la totalidad de la vida humana; y en esos momentos es cuando Jesús
quiere entrar en el hombre a través de los siete sacramentos.
Santo Tomás de Aquino resume así la necesidad de que sean siete los
sacramentos por analogía de la vida sobrenatural del alma con la
vida natural del cuerpo: por el bautismo se nace a la vida espiritual;
por la confirmación crece y se fortifica esa vida; por la eucaristía se
alimenta; por la penitencia se curan sus enfermedades; la unción de
los enfermos prepara a la muerte, y por medio de los dos
sacramentos sociales –orden sagrado y santo matrimonio-
Así definiríamos los sacramentos: son signos sensibles y eficaces de
la gracia, instituidos por Nuestro Señor Jesucristo para santificar
nuestras almas, y confiados a la Iglesia para su administración.

Signos sensibles: Cuando Jesucristo instituyó cada sacramento no


eligió una realidad material cualquiera, sino aquella que ya en el
plano natural sirve para un fin similar al que Dios quiere producir
sobrenaturalmente.

Por ejemplo, el agua está relacionada con la vida, y sirve para


limpiar. Por esto escogió el agua para el bautismo, porque en el
bautismo recibimos la vida divina y se nos limpia la mancha del
pecado original.

En la Eucaristía El quiso dársenos como alimento espiritual para


nuestra alma, por eso escogió el pan.

Y eficaces. En cada sacramento nos da una gracia distinta y que


tiene una eficacia especial (“gracia sacramental”): Uno es el efecto
del bautismo (borrar el pecado original, hacernos hijos de Dios y
miembros de la Iglesia); otra de la penitencia (devolvernos la gracia
o aumentárnosla); otra de la eucaristía (ser alimento espiritual,
unirnos a Cristo), otra de la confirmación (darnos la plenitud del
Espíritu Santo); otra del matrimonio (capacitar a los esposos para
amarse y cumplir su misión); otra la del orden sacerdotal (hacer del
ordenado “otro Cristo” y capacitarle para su misión); otra de la
unción de los enfermos (asistir al enfermo en el duro paso de la
enfermedad y perdonarle los pecados). Dios nos asiste en cada
momento importante de la vida con la gracia de un sacramento.

Los siete sacramentos han sido instituidos por Jesucristo.


Pertenecen a las cosas esenciales de la fe cristiana (no como el agua
bendita, las apariciones o las medallas) y no se puede prescindir de
ellos. Ninguno ha sido instituido por la Iglesia, pero están bajo su
control. Sólo ella puede establecer normas sobre cómo se han de
administrar.

Sacramentales

Los sacramentales son signos sagrados, por medio de los cuales se


reciben efectos espirituales(Cfr. CIC. no.1166).

Nos contesta el concilio Vaticano II en su constitución sobre la


Sagrada Liturgia en el número 60: “La Santa Madre Iglesia instituyó,
además, los sacramentales. Estos son signos sagrados creados según
el modelo de los sacramentos, por medio de los cuales se significan
efectos, sobre todo de carácter espiritual, obtenidos por la
intercesión de la Iglesia. Por ellos, los hombres se disponen a recibir
el efecto principal de los sacramentos y se santifican las diversas
circunstancias de la vida”.

El nombre de “sacramentales” nos trae a la memoria el de


“sacramentos” y manifiesta una íntima relación entre unos y otros.
Los sacramentales ayudan a los hombres para que se dispongan a
recibir mejor los efectos de los sacramentos, efectos que el Concilio
llama principales

Ex opere operato, ex opere operantis

Recordemos que los sacramentales se diferencian claramente de los


sacramentos

1. Los sacramentos producen efecto por su propia virtud (ex


opere operato)… los sacramentales, sólo por la devoción del
que los recibe (ex opere operantis).

2. Sólo Cristo puede instituir e instituyó de hecho los


sacramentos… los sacramentales, en cambio, han sido
instituidos por la Iglesia.

3. Los sacramentos son necesarios para la salvación… los


sacramentales, no.

4. Los sacramentos son siete y nada más que siete, como definió
el Concilio de Trento: bautismo, confirmación, penitencia,
eucaristía, unción de enfermos, orden sacerdotal y matrimonio.
Los sacramentales son muchísimos. Ejemplo: letanías,
aspersión con agua bendita, bendiciones, medallitas, etc.

5. Los sacramentos son signos de la gracia, los sacramentales son


signos de la oración de la Iglesia.

6. Los sacramentos tienen como fin producir la gracia que


significan, los sacramentales sólo disponen para recibir la
gracia

Error posible: multiplicar los signos y perder de vista lo


esencial

Adoracion: llenar de imágenes, de velas

Misa: hacer todo lo que hace el sacerdote y mas, querer introducir


mas oraciones