Sunteți pe pagina 1din 7
Tredimensioni 4(2007) 292-301 Cuando quien se enamora es un sacerdote o una hermana' Alessandro Manenti? Samuela Rigon® En este articulo se agregan ulteriores consideraciones a lo ya sugeride por Paola Magna en su arficulo publicade en este mismo néimero, dado que aqui la experiencia de enamoramiento es vivid por una persona que ya hizo una eleccién de consagracién que va en otra direccién. Por lo tanto, se tendré que considerar la experiencia en curso teniendo en cuenta Ia eleccién hecha (0 que se esd por hacer como ocutre en el caso de quien esté atin en formacién). La confusion de Mario “Mario es tn joven religioso de 30 afios que se encuentra en el cuarto afio de profesion temporal. Esté estudiando teologta y como experiencia apostélica desarrolla actividades con Jos ancianos. El equipo ~ cn el que todos trabajan muy bien juntos - est formado por religiosos, religiosas, sacerdotes y Taicos jévenes y adultos. Poco a poco, Mario se da cuenta que su colaboracién con una muchacha con la que trabaja se esti volviendo mucho mas que una relacién fratema de apostolado. El deseo de encontrar a Francisca - asi bautizamos a la ‘muchacha - se vuelve mas intenso cada dia, y Mario empieza a esperar con creciente ansicdad ynerviosismo el dia en el que el equipo se retne. Después de un tiempo de malestar y pudor Mario se confiesa a si mismo que esti enamorado de Francisca. Siente gran desconcierto y confusién, y reacciona ~ més por el apuro de salir de la tensién y del malestar que por la conviccién — diciendo que se enamoré y entonces el camino religioso no puede ser el suyo. En el pasado, durante la experiencia Vocacional, Mario se habia dado cuenta que alimentaba sentimientos especiales hacia una muchacha de la parroquia. El director espiritual Je aconsejé cortar inmediatamente los contactos con ella. Mario lo hizo con cierto orgullo pero también mucha rebelién interna, Cuando, ain ‘con el pasar del tiempo, recuerda la atraccién por esta muchacha habla de ello como de una enfermedad. MANENTI, Alessandro & RIGON, Samuela, «Quando ad innamorarsi @ un prete o una suoray en Thedimensioni 4(2007) 292-301. Traduccién: Fatima Goditto. Montevideo, 2012. Psicdlogo y psicoterapeuta, Reggio Emilia (Italia). Psicéloga y formadora de las Hermanas Franciscanas de la Dolorosa, Asis (Italia). 1 La conviccién de Daniela ‘Queridisima hermana Maria. Decidi escribirte aunque sé que nos hemos encontrado hace pocos dias... Cudintas pequetias eruces, cuntos sufrimientos, quizés insignificantes, pero no para quien los earga en sus propias espaldas. Como te dije, decidi no huir, no buscar el camino més comodo. Comparto tus preocupaciones y preguntas, encuentro importante lo que me has dicho, tus recomendaciones, ponerme en guardia continuamente (debes hacerlo por tw posicién de formadora de junioras!), pero estoy segura de la bondad de lo que estoy viviendo. Carlos es verdaderamente una persona especial, un don del Seffor para mi camino; él me ha ayudado a profundizar el sentido de mi vocacién consagtada, a abrir el corazén a Ia misericordia de Dios. En la comunidad en la que estaba antes habian demasiadas personas dificiles, todas metidas cn el trabajo pero ninguna que te diera un abrazo; jams ninguna tenia tiempo para mi cuando regresaba de las clases de la universidad. La tristeza de aquellos dias me hacia llorar mucho escondida, pero no me parecia justo dejar ver todo aquello a las otras, en particular a la superiora; se hubiera preocupado mucho y también hubiera comenzado a preguntarme continuamente dénde iba y cuando regresaba, Ahora ni siquiera tengo necesidad de tomar los medicamentos que me dio el doctor para el ‘cansancio, no tener apetito y dormir poco. Actualmente tengo claro que quiero seguir al Seiior y no veo estos encuentros con Carlos como un obstéculo 0 un peligro, sino como una bendicién. Es maravilloso sentirse entendida, estimada, apoyada por esta persona de gran fe... rezo con mas entusiasmo y alegria, el pensamiento de él me lleva a Dios. Como ti sabes, te estimo y te quicro... Uitimamente evité hablarte de estas cosas, creo que tengo que hacerlo sola... Te saludo esperando aquel abrazo afeetuoso que nunca me das, Tuya, hermana Daniela, 2Y ahora? Dos episodios de enamoramiento, dos historias diversas. Por una parte la duda de Mario sobre la verdad de la propia vocacién, el apuro y Ia ansiedad de salir de una vivencia emotivamente incémoda e interiormente cansadora, una historia pasada mal resuelta, Por a otra parte, la conviccién (quizés excesiva) de continuar en el compromiso vecacional, eludiendo Ia confrontacién més directa con Ia propia interioridad y creyendo haber elegido mientras, de hecho, queda el riesgo de seguir los sentimientos del momento. Entonces, gqué hacer con Mario? gSacorle el encargo de Ia pastoral diocesana? Y Daniela, sdebe cambiar de universidad 0 de comunidad? Es mejor ser més fmes y Vigilantes en relacién a ellos, 0 quizds sea mas oporiuno dejarlos hacer otras elecciones y aconsejarles seguir el corazdn, visto que, en el fondo, atin no han dado pasos definitivos en el compromiso vocacional? Son todas posibilidades concretas, son todos caminos transitables, pero gcudl camino lleva a una mayor promesa de bien y de verdad, y puede revelarse mds respetuosos de las personas en cuestin? Ciertamente ser vigilantes es una cosa util; preguntarse si el Sefior esté abriendo otros comines y proyectos diversos es una buena pregunta, pero gno seré necesario acoso recorrer otros senderos. quizs mas largos y empinados? 2No serd necesario despertar otras preguntas, quizés més exigentes y provocativas, pero que implican mayor autenticidad? Cémo plantear el problema? El educador a menudo no se encuentra preparado para acompahar con una presencia que sea empética y capoz de provocar pasos que sean verdaderamenie maduros y que ayuden a madurer, Es mds facil caer en las posiciones esponténeas de aceptacion o de demonizacién de la situacién + Reaecisnide’pénica {rechazo indiscriminado) «stds viviende un momento de tentacién; Ia came quiere salir con la suya. Huye: al diablo no hay que mirario nunca a ta caran. Te estés eludiendo: en esta vida nadie puede satistacer plenamente los deseos del corazén. Séio Dios lo puede hacen. + SREGSciSMeMpaHICA (aceptacién inciscriminada): «Gi, entiendo.... es muy bello lo que estas viviendo: tu enamoramiento habla de la belleza y del don sublime del amor reciprocon. «La intensidad de lo que experimentas revela la profundidad de tu corazén y te hace tocar con mano propia Ia fuerza irresistible y maravillosa de tu deseo de aman. + GReaecién=sensatae (asumir la situacién sin culpa pero también sin suftir pasivamente ia influencia): «la primera cosa para hacer es no sacar conclusiones apresuradas sino darse cuenta de lo que realmente te esté pasando». «ho que estas experimentando puede tener muchos y diversos significados y deberas entender dénde esté tu mayor bien», Las dos primeras reacciones estén equivocadas porque realizan un juicio sobre el estado de Ia situacién, oponen enamoramiento a eleccién vocacional, obligan a tomar una decision drdstica y apurada que sera en la linea del sentimiento {si se abandona) 0 en la linea del deber (si se continda). La tercera modalidad de intervencién encuadia los dos datos (eleccién vocacional y encmoramiento} en la complejidad de Ia vida (si la vida sigue siendo vida, prevee varias experiencias que son diversas y también contradictorias) e invita a entender Ia informacion (datos) con su mensaje profundo para llegar después a un modo de gobernar el propio fuluro (cualquiera sea la forma que éste tome) sin reducise a seguir decisiones de cimplosi6ni (si se sigue adelante) o de «explosiém» (si se abandona). EI objetivo no es «safan y liberarse de todo lo ante posible sino dejarse guiar por el maximo bien en Ia eleccién de