Sunteți pe pagina 1din 4

CARACTERÍSTICAS DE LA EVALUACIÓN EN MI INSTITUCIÓN

1. ¿Qué ámbitos tienen las prácticas evaluativas en el aula, que propendan porque de
manera absoluta todos sus estudiantes alcancen de manera exitosa los fines
propuestos?
El proceso de evaluación es coherente con la misión y la estrategia de desarrollo integral de
la institución, por lo tanto, nuestro Sistema Institucional de Evaluación Educativa (SIEE) se
fundamenta en los siguientes principios:
 Formación integral
 Respeto a la persona
 La virtud
 El sentido de la presencia
 El aprendizaje autónomo
 El amor como principio fundamental de la educación

Así mismo, la Institución Educativa Alberto Pumarejo adopta el Sistema Institucional de


Evaluación de Estudiantes, teniendo como referentes los artículos 3 y 4 del decreto 1290 del
16 de abril de 2009, que manifiestan:

Artículo 3. Son propósitos de la evaluación de los estudiantes en el ámbito institucional:


1. Identificar las características personales, intereses, ritmos de desarrollo y estilos de
aprendizaje del estudiante para valorar sus avances.
2. Proporcionar información básica para consolidar o reorientar los procesos educativos
relacionados con el desarrollo integral del estudiante.
3. Suministrar información que permita implementar estrategias pedagógicas para
apoyar a los estudiantes que presenten debilidades y desempeños superiores en su
proceso formativo.
4. Determinar la promoción de estudiantes.
5. Aportar información para el ajuste e implementación del plan de mejoramiento
institucional.

Artículo 4. Definición del sistema institucional de evaluación de los estudiantes. Para


definición del SIE, es importante establecer las condiciones que permitan su desarrollo y
aplicación en el ámbito institucional así:

1. El SIE hace parte del Proyecto Educativo Institucional y se rige por los criterios
establecidos en su horizonte institucional y las normas estipuladas en la ley 115 de 1994
donde se determinan las áreas obligatorias y fundamentales así:
a. Ciencias Naturales
b. Ciencias Sociales
c. Educación Artística
d. Educación Ética
e. Educación Física
f. Educación Religiosa
g. Humanidades y Lenguaje
h. Matemáticas
i. Filosofía, Ciencias Políticas y Económicas.
A nivel institucional las áreas de Lengua Castellana e Inglés se desarrollan y evalúan de
forma independiente según Acuerdo del Consejo Directivo número 004 del 30 de junio de
2005.

2. La evaluación del desempeño se fundamenta en el trabajo integrado de los tres saberes


constitutivos:
Saber Conocer: procesos cognitivos, contenidos conceptuales, estrategias cognitivas.
Saber Hacer: procesos psicomotores, contenidos procedimentales, estrategias
metodológicas.
Saber Ser: procesos socioafectivos, contenidos actitudinales, estrategias motivacionales.

2. ¿Cómo se encuentra definida la evaluación, sobre qué postulados teóricos se


fundamenta?
La Institución Educativa Alberto Pumarejo de Soledad parte de la concepción de evaluación
como un Proceso Integral, relacionado con los principios que orientan la actividad
pedagógica en esta institución: Equidad, Convivencia, Responsabilidad Social y
Racionalidad¸ además de los cuatro pilares que propone la UNESCO en su informe de la
Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI, presidida por Jacques Delors,
tomado de: “La educación encierra un tesoro” de 1998: Aprender a Conocer, Aprender a
Hacer, Aprender a Ser, y Aprender a Convivir.

Fuente: Informe UNESCO para la educación S. XXI

De allí la importancia que los estudiantes se involucren y comprendan el objetivo de la


formación y construcción de una sociedad en la que se puedan desarrollar, desde un espíritu
de liderazgo y de solidaridad con los otros, con la intención de fomentar valores humanos. Se
parte de la concepción en la cual la construcción y formación del hombre y la mujer de hoy
requiere de una cultura de trabajo en equipo, del posicionamiento de valores y principios, del
conocimiento y el interés por la ciencia y la tecnología, los cuales son aspectos que
fundamentan la estructura del ser humano.

3. ¿Cómo se vivencian los procesos de evaluación, autoevaluación y coevaluación?


Teniendo en cuenta que “El proceso de evaluación cualitativa...es de carácter diverso,
amplio, flexible y adaptable tanto a las características de la población estudiantil atendida
como a las características de los entornos sociales y culturales que le sirven de contexto”, en
las actividades correspondientes a los contenidos curriculares de las asignaturas y áreas,
conjuntos de áreas y proyectos pedagógicos, el educador o grupo de los educadores,
adoptan otros mecanismos diferentes al de las libretas y libros de calificaciones para dar
cuenta del desarrollo formativo y cognitivo de los alumnos.

La directriz ministerial 016 de febrero 20 de 1995 enumera los siguientes procesos


fundamentales del desarrollo integral del educando, que se propician en la institución
educativa y que son objeto de evaluación:

1. Los procesos de desarrollo cognitivo, como el pensamiento lógico formal, la capacidad


para tratar problemas y la creatividad.
2. Los procesos de competencia comunicativa que involucra las capacidades de expresión
oral y escrita de comprensión, de argumentación, de ética y en general de comunicación.
3. Los procesos biológicos y físicos que incluyan al desarrollo de competencias físicas y su
relación o influencia en el desarrollo social y psicológico.
4. Los procesos valorativos y actitudinales que hacen referencia a la construcción de un
ambiente para el comportamiento recto y justo, la capacidad de valoración, de interacción y
de anuncio responsable de posiciones.
5. Los procesos de expresión y experiencia estética que permiten el desarrollo de la
sensibilidad, la emotividad, la contemplación, la comprensión, el disfrute y el uso del lenguaje
simbólico.

De igual forma, las estrategias institucionales de valoración se fundamentan en lo establecido


por la UNESCO en su informe de 1998, sobre cuáles deben ser los cuatro pilares de la
educación actual, tal y como se hizo referencia en el marco teórico y la concepción
pedagógica de este documento.

Finalmente, los docentes planean su proceso de evaluación para cada uno de los períodos
académicos a través de la elaboración de una matriz de evaluación en la cual se establecen
los desempeños y niveles de desempeño de cada asignatura, que se entregarán al
estudiante con el fin de dar a conocer el proceso de evaluación.

En relación al proceso de autoevaluación en la institución, se busca estimular la reflexión del


estudiante sobre sus fortalezas, desempeños y posibilidades de avance, que lo lleve a
aumentar su sentido de responsabilidad, afianzar su autonomía y ejercitar su capacidad para
discernir; esto mediante la valoración del rendimiento alcanzado, con base en criterios
orientados por los docentes desde sus respectivas áreas. Las actividades pedagógicas para
esta actividad han de partir del grado de madurez del estudiante.

De igual forma, la autoevaluación se tendrá en cuenta en la valoración del aspecto actitudinal


y convivencial, es decir, en el SABER SER y SABER CONVIVIR, que será justificada por los
estudiantes. Los docentes establecerán los criterios para su aplicación y valoración durante
el proceso.

4. ¿Cuáles son los criterios de evaluación que demuestran la integralidad del proceso?
La evaluación de los estudiantes en nuestra institución se fundamenta en los siguientes
criterios:
a. Permanente: los procesos y actividades que la conforman deben estar distribuidos a lo
largo de todo el período académico, con la periodicidad que la estrategia pedagógica
elegida aconseje.
b. Sistemática: cada proceso y actividad que la conforman responden a una concepción
global de la misma.
c. Acumulativa: produce, al término del período académico, una valoración definitiva en la
que se reflejan, según la ponderación contemplada en la programación, todos los
procesos y actividades realizadas ordinariamente durante el período y año lectivo.
d. Objetiva: esto es, compuesta por procedimientos que tienden a valorar el real desempeño
del estudiante.
e. Formativa: en cuanto debe retroalimentar el proceso de formación del estudiante y
reforzar la estrategia de aprender a aprender. En este sentido, deben evitarse las pruebas
basadas principalmente en la memoria. La valoración deberá, en todo caso, respetar la
libertad de pensamiento y de opinión del estudiante y apreciará positivamente su
capacidad de formarse un criterio propio fundamentado y racional.
f. Consecuente: en cuanto responde a los objetivos, a la estrategia pedagógica y a los
contenidos.
g. Cualitativa: que permita mirar al ser humano como sujeto que aprende y que siente.
h. Visionaria: pues en lo posible siempre deben existir criterios previos para la evaluación, o
si no pierde todo punto de referencia.