Sunteți pe pagina 1din 5

¿Qué riesgos hay en la adolescencia?

¿Qué es la adolescencia?

Es el periodo de transición entre la infancia y la edad adulta. Sus límites se sitúan desde los 15-
16 años a los 19-20 años. Es la evolución normal e inevitable de la niñez hacia la edad adulta.

La adolescencia no es, por tanto, una etapa tormentosa, rebelde o conflictiva, sino de cambios o
transformaciones que pueden llegar a ser problemáticos si no se le facilita al adolescente la
posibilidad de realización de esos cambios o transformaciones*.

¿Qué ocurre en ella?


Se producen diferentes transformaciones que llevarán al niño hacia el adulto. Estas
transformaciones van a estar influidas por factores sociales, culturales, familiares y personales
que propician el desarrollo de conductas propias de la etapa adulta.

Transformaciones físicas
Desarrollo de los órganos genitales y su preparación para la fertilidad:

 Crecimiento de los senos en la mujer.


 Aparición del vello pubiano y axilar.
 Aumento rápido de la estatura.

Transformaciones psicológicas
El adolescente ya no es un niño, pero tampoco es un adulto. En esta ambigüedad tiene que
buscarse un concepto de sí mismo. Esta búsqueda se caracteriza por:

a. El rechazo aparente de los modelos que le eran válidos en la infancia: los padres.

b. La búsqueda de nuevos modelos (héroes, ídolos) o compañeros (grupo, banda, etc.).

En esta búsqueda de la imagen de sí mismo, de la afirmación de la personalidad, juegan un


importante papel los siguientes elementos:

1. La autoestima*, ‘juicio sobre sí mismo’.


2. La imagen del propio cuerpo*, ‘aceptarse’.
3. El apoyo familiar*, ‘ayudarles a creer en sí mismos’.
4. El ambiente social*, ‘recetar y valorar su crecimiento’.

Transformaciones sociales y afectivas


Los estudios que realizan los jóvenes tienen varios objetivos: por una parte se orientan hacia la
propia formación social y psicológica del individuo, y por otra, hacia la adquisición de habilidades
que permitan el logro y desempeño de un trabajo profesional.

En el aspecto afectivo pueden darse cambios en el joven que le hagan replegarse sobre sí
mismo. Pueden aparecer manifestaciones tales como:

 Inseguridad en sí mismo.
 Repliegue sobre sí mismo hasta el extremo de romper los contactos con los demás (e incluso con la
familia).
 No se comprende a sí mismo y se siente incomprendido.
 Oposición a los adultos.

El consumo prolongado de drogas que modifican y perturban la conducta actúa de forma


negativa. Son estas las transformaciones del adolescente las que pueden dar lugar a
perturbaciones, tanto en los aspectos psicológicos como en los sociales y afectivos.

Los riegos de la sexualidad en adolescentes

Las estadísticas muestran que los riesgos son altos y confirman que nuestros hijos
no suelen ir bien preparados. Entre los riesgos más destacados:

 Embarazo.
 Enfermedades de transmisión sexual (SIDA, etc.).
 Experiencias adversas que conllevan actitudes negativas hacia su autoestima,
seguridad, confianza, e incluso, hacia su futura vida sexual. Algunas de estas
experiencias se realizan sin preparación alguna, bajo los los efectos del alcohol,
drogas, etc. acentuando los efectos negativos.

Consejos para prevenir los riesgos

Los padres y educadores deben potenciar la formación y toma de conciencia de


los adolescentes en relación con los riesgos que llevan consigo sus relaciones
sexuales. Hay que insistirles en que el sexo no es un juego y que comportarse
como adultos exige sentido de la responsabilidad. He aquí algunas cosas que
hemos elaborado para tratar de ayudarles en estas tareas:

 ¿Estás preparada /o?. Diez preguntas que debe hacerse todo adolescente antes de
dar el paso de su primera experiencia.
 Saber decir no. Algunos jóvenes adolescentes tratan de presionar a otros para que
se inicien en sus primeras relaciones sin estar preparados; para evitar estas
presiones hay que aprender a decir “no”.
 Consejos primera relación. Un resumen de temas importantes que hay que tener
presentes de cara a las relaciones sexuales.
Los adolescentes pueden estar comprometidos en varias formas con el alcohol y las drogas
legales o ilegales. Es común el experimentar con el alcohol y las drogas durante las adolescencia.
Desgraciadamente, con frecuencia los adolescentes no ven la relación entre sus acciones en el
presente y las consecuencias del mañana. Ellos tienen la tendencia a sentirse indestructibles e
inmunes hacia los problemas que otros experimentan. El uso del alcohol o del tabaco a una
temprana edad aumenta el riesgo del uso de otras drogas más tarde. Algunos adolescentes
experimentan un poco y dejan de usarlas o continúan usándolas ocasionalmente sin tener
problemas significativos. Otros desarrollarán una dependencia, usarán luego drogas más
peligrosas y se causarán daños significativos a ellos mismos y posiblemente a otros.

La adolescencia es el tiempo de probar cosas nuevas. Los adolescentes usan el alcohol y las otras
drogas por varias razones, incluyendo la curiosidad, para sientirse bien, para reducir el estrés, para
sentirse personas adultas o para pertenecer a un grupo. Es difícil el poder determinar cuáles de los
adolescentes van a experimentar y parar ahí, y cuáles van a desarrollar problemas serios. Los
adolescentes que corren el riesgo de desarrollar problemas serios con el alcohol y las drogas
incluyen aquellos:

 con un historial familiar de abuso de substancias


 que están deprimidos
 que sienten poco amor propio o autoestima
 que sienten que no pertenecen y que están fuera de la corriente

Los adolescentes abusan de una variedad de drogas, tanto legales como ilegales. Las drogas
legales disponibles incluyen las bebidas alcohólicas, las medicinas por receta médica, los
inhalantes (vapores de las pegas, aerosoles y solventes) y medicinas de venta libre para la tos, la
gripe, el insomnio y para adelgazar. Las drogas ilegales de mayor uso común son la marijuana
(pot), los estimulantes (cocaína, "crack" y "speed"), LSD, PCP, los derivados del opio, la heroína y
las drogas diseñadas (éxtasis). El uso de las drogas ilegales está en aumento, especialmente entre
los jóvenes o adolescentes. Primero el uso de la marijuana ocurre en la escuela intermedia (middle
school) y el uso del alcohol puede comenzar antes de los 12 años. El uso de la marijuana y el
alcohol en la escuela superior (high school) se ha convertido en algo común.

El uso de las drogas y el alcohol está asociado con una variedad de consecuencias negativas, que
incluyen el aumento en el riesgo del uso serio de drogas más tarde en la vida, el fracaso escolar, el
mal juicio que puede exponer a los adolescentes al riesgo de accidentes, violencia, relaciones
sexuales no planificadas y arriesgadas y el suicidio.

Las señales principales del uso de alcohol y del abuso de drogas por los adolescentes pueden
incluir:

 Físicas: fatiga, problemas al dormir, quejas continuas acerca de su salud, ojos enrojecidos
y sin brillo y una tos persistente.
 Emocionales: cambios en la personalidad, cambios rápidos de humor, irritabilidad,
comportamiento irresponsable, poco amor propio o autoestima, carencia de juicio,
depresión, retraimiento y una falta general de interés.
 De Familia: el comenzar argumentos, desobedecer las reglas, el retraerse o dejar de
comunicarse con la familia.
 En la Escuela: interés decreciente, actitud negativa, calificaciones bajas, ausencias
frecuentes, faltas al deber y problemas de disciplina.
 Problemas Sociales: amigos o pares envueltos con drogas y alcohol, problemas con la ley
y el cambio dramático en el vestir y apariencia.

Algunas de estas señales de aviso pueden también ser señales indicativas de otros problemas
emocionales. Cuando los padres se preocupan deben de tomar el primer paso y consultar con el
médico de familia del adolescente. Si se sospecha el uso/abuso de drogas o alcohol, entonces al
adolescente se le debe de hacer una evaluación comprensiva llevada a cabo por un siquiatra de
niños y adolescentes o por otro profesional de la salud mental capacitado.

Los padres pueden ayudar a su hijo proveyéndole la educación a temprana edad acerca de las
drogas y el alcohol, estableciendo comunicación, siendo ejemplo modelo positivo y reconociendo y
tratando desde el comienzo los problemas que surjan.

Decimos que hay dependencia o abuso de sustancias nocivas para la salud, cuando a
pesar de los efectos negativos que éstas desencadenan, la persona sigue
consumiéndolas constantemente, ya que no puede (o no quiere) dejar de consumirlas.

La adicción a las drogas en adolescentes a veces se queda en el consumo de cannabis,


lo cual es más importante de lo que ellos y generalmente los padres piensan. Otras
veces la adicción es a la cocaina y a las drogas de diseño. Cualquier tipo de adicción a
drogas debería ser tratada con terapias específicas y por psicólogos expertos en
jóvenes con este tipo de problemas.

En la adolescencia, algunas de las causas por


las que se abusa de sustancias son:

- Características de personalidad. Una


persona curiosa siente más tentaciones por
probar la droga.

- Como vía de escape a los problemas


escolares, familiares (divorcios mal llevados, por
ejemplo), sociales (problemas de adaptación,
bulling, exclusión social)...

- Presiones sociales (integración dentro de un


grupo de amigos).

- Vulnerabilidad genética. Los padres


consumidores tienen hijos que están más
predispuestos a consumir.

- Estrés, ansiedad. En época de exámenes consumir droga para estudiar toda la noche.

En la siguiente tabla, aparecen las sustancias más consumidas por los adolescentes, los
síntomas y sus posibles consecuencias.

Los estudios realizados presentan unas cifras alarmantes. El consumo parece que se inicia cada
vez a más temprana edad. Ahora bien, existe gran diferencia entre los que consumen sustancias
habitualmente y los que lo hacen de una manera esporádica.
SUSTANCIA SÍNTOMAS CONSECUENCIAS
Marihuana (porros) - Cambios de humor, sueño o excitación. - Paranoia y alucinaciones.
- Afecta a la coordinación, memoria y - Tos, efectos nocivos en los pulmones y
concentración. respiración.
Éxtasis (Drogas de - Estimula y desinhibe. - Depresión, paranoia, ansiedad y confusión.
síntesis) - Mayor frecuencia cardíaca. - Riesgo de shock.
- Sequedad de boca, calambres, sudoración,
náuseas, etc.
Tabaco (nicotina) - Aumento del ritmo cardíaco y presión - Enfermedad pulmonar y cardíaca.
arterial. - Cáncer de boca, cuello, pulmón, etc.
- Sensación de relajación.
Alucinógenos (LSD) - Trastorno de la realidad, alterando sonidos, - Alucinaciones y alteraciones mentales.
colores, formas, etc.
Cocaína - Sensación de poder y energía. - Infecciones.
- Aumento del ritmo cardiaco, la respiración, - Ataques cardiacos o incapacidad de
presión arterial y calor corporal. respirar con normalidad.
Anfetaminas/ Pastillas - Sentimiento de poder y energía. - Alucinaciones y paranoia.
- Aumento del ritmo cardiaco, la respiración - Agresión y ansiedad.
y la presión arterial.
- Insomnio, temblores, jaquecas,
sudoración, etc.

Es importante que los padres reciban claras orientaciones porque pueden ser un arma muy potente para
ayudar a sus hijos. En ocasiones que desconocen cómo actuar, también pueden generar más conflicto
y hacer que sus hijos pierdan el control sobre las sustancias. Por otro lado, es importante que los padres
aprendan a identificar cuáles son los indicios o síntomas que se manifiestan en los hijos cuando hay un
abuso de sustancias. Estamos a su disposición en nuestro centro de psicología en Bilbao para asesorarles
como padres, así como para intervenir con los jóvenes que lo requieran.

¿Cuáles son los trastornos de conducta más habituales en la


adolescencia?
El trastorno de conducta es una alteración del comportamiento, que a veces es diagnosticada en
la infancia. Éste se caracterizada por un comportamiento antisocial que viola las normas y reglas
adecuadas para la edad.

Entre los comportamientos antisociales podemos citar: la irresponsabilidad, el comportamiento


trasgresor (como las ausencias escolares o el escaparse), la violación de los derechos ajenos
(robo, por ejemplo) y, o la agresión física hacia otros (asalto o violación).

Estos comportamientos a veces se presentan juntos; pero puede suceder que aparezca uno o
varios de ellos sin estar acompañados por ninguno de los demás.