Sunteți pe pagina 1din 4

Ê  

    
  
³Hágase en Mí según tu palabra´

‘
Jesús nos entrega a María como Madre nuestra modelo de respuesta a Dios. Ella nos
lleva hasta Jesús y nos alienta para decirle que S I a su llamada
‘
‘‘

‘  ‘
‘
  ‘
‘ ‘
‘
‘  h Señor nuestro Sacramentado! Míranos aquí en tu adorable presencia.
Venimos a bendecirte y alabarte en unión de los ángeles que invisiblemente rodean
esa Hostia Divina.
u ‘ ‘ ‘ ‘ 


‘
‘
 Venimos a consagrarte esta Hora Santa, gozándonos de estar aquí, en tu
acatamiento, a gustar de tu compañía y a conversar contigo, que tienes palabras de
vida eterna.
u ‘ ‘ ‘ ‘ 
‘
‘
‘
‘
‘ Señor! Vuelve hacia nosotros tus ojos misericordiosos; pon en nuestros
pensamientos una ráfaga de la luz de tu Rostro, y en nuestros corazones una centellita
siquiera del fuego que abrasa tu dulcísimo Corazón.
u ‘ ‘ ‘ ‘ 
‘

 Cristo es el perfecto modelo de discípulo: humilde y obediente hasta la


muerte a su Padre y su plan de Salvación. Este modelo perfecto de discipulado de
Jesús hace suyo su Madre María. Desde luego también ella es discípula del Padre ±Ella
es su hija predilecta, humilde y obediente servidora, preservada del pecado original,
con quien Dios tiene un trato confidencial- . Ella Escucho la V  y el llamado de Dios y
responde: ³He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según has dicho´ (Lc. 1, 38).
Enteramente dócil al Espíritu Santo que ha bajado sobre ella y la ha envuelto.
‘
‘
‘‘  ‘
‘‘‘  ‘‘  ‘ ‘‘    ‘
‘
‘
‘
‘
‘

c
· ‘
‘ ‘‘
·‘‘‘
Ôl sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada
Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el
nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: <<Ôlégrate llena de gracia, el
Señor está contigo. >> Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría
aquel saludo. El ángel le dijo: <<No temas, María, porque has hallado gracia delante
de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por
nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Ôltísimo, y el Señor Dios le dará
el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no
tendrá fin. María respondió al ángel:<< ¿Cómo será esto, puesto que no conozco
varón?>>. El ángel le respondió: <<El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del
Ôltísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será
llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu parienta, ha concebido un hijo a su
vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa
es imposible para Dios. >> Dijo María: <<‘‘ ‘ ‘ ‘ ‘‘‘ ‘
 ‘‘! " ‘##‘$‘ ‘ ‘% ‘‘&

‘
‘
·‘‘  ‘ ‘

'‘
‘
En las bodas de Caná, muchos años después cuando ha oído a su Hijo sobre su ³hora´,
se nota que María ha aprendido a ser la discípula, a través de la oración, impregnada
toda e iluminada toda por las Escrituras. Ella sabia que Él podía multiplicar los
alimentos como los Profetas Ezequiel y Elías y que podía proveer el vino que faltaba, y
por eso se atreve a decir: ³Vayan donde Jesús y hagan todo lo que Él les diga´
‘

‘ 
‘
 ‘‘  ‘‘
‘  
‘‘ ‘ ‘ ‘ ‘
‘

Cuando en la Cruz, Jesús con voz de autoridad de Padre le dice: ³Mujer, ahí tienes a tu
Hijo´ acepta ser madre de todos lo que nacerán de nuevo, del agua que brota del
Corazón abierto del Crucificado. María acepta su misión de madre espiritual de la
Iglesia y de las almas, sabiendo que es una lucha feroz y un sufrir, creyendo
firmemente en la victoria final: que a la postre ³La descendencia de la mujer aplastara
la cabeza de la serpiente´. Y en esta misión esta María ahora desempeñada.
‘
‘  ‘
‘ 
‘  ‘  ‘  ‘ ‘ ‘
‘  ‘ ‘ ‘ !"‘ #
 ‘ $‘

 ‘‘
‘ ‘ ‘
‘

María facilita la fidelidad y es que donde esta María se facilita al discípulo de Jesús la fe
y se inicia la fidelidad‘María estuvo y estará en los inicios del discipulado de Jesús ella
no inicia el seguimiento de Jesús pero junto a ella surgirán siempre los mejores
discípulos de su Hijo. Recuperemos su persona y su cercanía: la fiesta y el gozo, la fe y
el seguimiento, nos serán posibles. Ella pondrá la atención materna y el ruego a su
hijo, ella pagara el precio de su intervención y sabrá vencer su resistencia. Y nosotros
ganaremos mayor fe y fidelidad, además de vernos libres de cuanto amenaza la
fidelidad de nuestra vida. Ni mas ni menos.
‘
(
‘  ‘

A
‘
 Hágase en Mí (Hna. Glenda)

  
       

         
     

  
       
  

      

       
   

     
   

       
  
         
      

   
   

   
   

         
   
  
         

      

   
    
   
!   "#   " $
   

         

      % &   
   % &
   (
   '  ‘

   ‘

   
‘
‘Después de reflexionar en María, la primera discípula y misionera de Cristo,
pensemos en nuestra vida, que a semejanza de ella se ha tornado en un llamado de
Dios para darnos a los demás y agradezcamos o pidamos sus gracias para cumplir
fielmente su voluntad y llevarla a donde el nos pida.
‘ ‘  ‘‘

‘)!  ‘ ‘  ‘
‘! &  '‘‘
*
‘  ‘ ‘ 
 ‘ ‘ 
 ‘ ‘ 
‘ ‘ &‘ ‘  ! 
 ‘
 

 ‘‘+‘ ‘
  ‘

 Te rogamos, óyenos.‘
h Jesús sacramentado, en tu divino corazón ponemos el continente africano: su
gente, sus problemas, su realidad, sus creencias, sus anhelos, sus temores y sobre
todo el ferviente deseo de búsqueda que tienen para encontrarte.‘

h divino Jesús que estás presente en los sagrarios de todo el mundo, depositamos en
ellos a todos los hombres y mujeres del continente americano. 

Santísimo Sacramento del altar, te pedimos por el continente de Europa. Contempla
sus habitantes, ve el rostro de cada uno de estos hermanos nuestros que aún
conservan la fe y tienen su mirada puesta en Tí. 


Î
Cristo Eucaristía, haz que surjan nuevos discípulos que lleven la Buena Nueva a
nuestros hermanos de ceanía, para que conociendo tu palabra y los valores del Reino
puedan caminar por tus sendas. 

Cristo pan de vida y de resurrección, sostén al continente de Ôsia. Te pedimos por
estos hermanos que sin conocerte te buscan, sin saber tu nombre te proclaman como
Rey y Señor del universo, a través de sus acciones y expresiones.‘

Señor, te pedimos por la Infancia y Ôdolescencia misionera, que siga desplegando su
acción misionera en nuestros colegios y contagiando a todos con su testimonio
evangelizador. 
‘
Por todos los misioneros del mundo, para que siguiendo el ejemplo de María, lleven el
mensaje de Cristo a todos los hombres y en todas las culturas.‘
‘
Por los jóvenes, para que, a ejemplo de María, busquen la verdad con corazón libre y
puro, asumiendo sus dificultades y sacrificios inherentes a la fidelidad radical al
Evangelio. 

‘Mi alma glorifica al Señor

 ÔLEGRÔTE, VIRGEN MÔRÍÔ,
‘En ti se ha cumplido de modo admirable el misterio de la llamada.


 LLENÔ DE GRÔCIÔ,
 Tú eres la imagen de lo que Dios cumple, en quien a Él se confía.


 EL SEÑ R ESTÔ C NTIG
 En el ³SI´ generoso del gozo y de la entrega.
‘
 ‘ 

Señor Jesús, queremos terminar nuestra hora de Santa dirigiendo nuestra mirada a
María, a aquella que con su ³sí´ en la hora de la Ônunciación hizo latir tu corazón y con
él el del mundo. Gracia al ³Sí´ de María la Ôlianza rota por el pecado pudo restaurarse
pues ella hizo posible la encarnación del Verbo. María, enséñanos a colaborar con
Cristo, así como tú lo hiciste. Nuestra vida quiere ser prolongación de tu ³Sí´; que en
Ôlianza de Ômor contigo, siempre podamos estar disponibles para servir, para forjar el
Reino de tu Hijo Jesús. Que como consagradas nos movamos ante todo por el amor de
Cristo, que nuestro corazón haya sido conquistado por el amor de Cristo y que
contagiemos a todos los hombres con el amor de Cristo. María, queremos ayudarte en
tu tarea: que por nuestro corazón consagrado lata el corazón del mundo.

  ‘
‘ ‘
 ‘
‘ ‘
‘

>