Sunteți pe pagina 1din 3

¿QUÉ SIGNIFICA SER CRISTIANO?

(Gálatas 3:26-28)

INTRODUCCIÓN:

Somos de diversos trasfondos de iglesia. Algunos de ustedes pueden haber sido creyentes durante años,
algunos son nuevos creyentes, algunos todavía están en el borde. Usted continúa considerando las
demandas de Cristo. Una de las cosas que harems como parte de este estudio bíblico es rápidamente
revisar lo que exactamente significa ser un Cristiano y que son los símbolos de la salvación--el bautismo y la
Cena del Señor.

En Galatas 3:26-28, encontramos que no es a través de la iglesia, ni a través del bautismo, ni a través de
obras buenas; dice que, a través de la fe en Cristo Jesús nos volvemos hijos de Dios. También nos dice,
que cuando usted se vuelve un creyente y se convierte en parte de la familia de Dios, en los ojos de Dios
todas las distinciones se borran, la iglesia es una familia unida. No hay lugar para la discriminación. No hay
lugar para el racismo. Aun, no hay lugar para las diferencias del género. Dice que todos somos iguales en
los ojos de Dios. En la familia de Dios todos somos igualmente valiosos a Él.

¿Qué nos hace una parte de esa familia? ¿Qué significa ser un cristiano?

I. ¿CUÁL ES EL SIGNIFICADO DE LA VIDA?


1. Todos queremos ser felices. Las personas intentan serlo, principalmente, de tres maneras diferentes.
a. Algunas personas buscan la felicidad adquiriendo posesiones. ¡Consiga, consiga! ¡Consiga todo lo
que pueda, enlate todo lo que consiga, siéntese en la lata y estropee el resto! Ésa es la filosofía de
muchas personas. "Yo seré feliz si consigo más cosas."
b. Algunas personas buscan la felicidad en el placer. Ellos prueban esta droga o esa píldora o esa experiencia
o ese viaje--buscando placer para darle significado a la vida.
c. Algunas personas buscan la felicidad ganando prestigio y poder. Ellos piensan, "Simplemente me
gustaría, si sólo fuera famoso, si yo fuera popular, entonces sería feliz en la vida."
2. Pero la realidad es, que la verdadera felicidad viene cuando se comprende que no es el placer, o las
posesiones o el poder. Sino en comprender mi propósito. Allí es cuando llega la verdadera felicidad.
Entendiendo tu propósito en la vida. ¿Por qué está usted aquí?

II. ¿POR QUÉ ESTOY AQUÍ?: La Biblia enseña muy claramente que usted está en esta tierra por dos
razones:
1. Dios me hizo para amarme (Jer 31:3; Ef 1:4-5): Usted fue creado para ser amado por Dios.
2. Nosotros fuimos creados para disfrutar una relación personal con Dios y para administrar todo el
resto de la creación de Dios. Esto nos hace especiales. (Gn 1:28-29; 1 Tim 6:17):
a. Dios dijo, estoy poniendo a los seres humanos sobre todo el resto de la creación para administrar el
resto del mundo. Él dio esa responsabilidad a Adán y a Eva y entonces a nosotros. El beneficio es, que
cuando administramos como representantes de Dios entonces logramos disfrutarlo.
b. Jesús dijo Juan 10:10, "Yo he venido para que usted tenga vida, la vida en toda su plenitud." Si Jesús
vino a darnos vida, eso significa que realmente no estamos viviendo hasta que conozcamos a Jesús.
De hecho, usted no está viviendo. Simplemente está existiendo hasta que conozca a Cristo porque
usted fue hecho para amar a Dios y ser amado por Él, para conocerlo y ser conocido por Él.
3. Cuando conocemos y amamos a Dios esto produce toda clase de beneficios positivos en nuestras
vidas.
a. Proporciona una conciencia clara. Proporciona propósito en la vida, poder y fuerza, vida y paz,
confianza, plenitud. Él nos da ayuda en nuestras debilidades. Él nos da seguridad. Él nos da libertad.
Todos éstos son los beneficios de tener una relación con Cristo. No estoy hablando sobre una religión.
Estoy hablando sobre una relación personal con Cristo.
b. Éste es el tipo de estilo de vida que Dios quiere que nosotros vivamos. Entonces ¿Por qué no es la
mayoría de las personas realmente feliz?
III. ¿CUÁL ES EL PROBLEMA?
1. El Hombre tiene un deseo natural para ser jefe e ignorar los principios de Dios para vivir:
a. Usted puede ver esto todo el tiempo en nuestra sociedad alrededor de nosotros. Usted oye frases
como, "Procura ser número uno... Haz lo que quieras... Si se siente bien, hágalo sin importar lo que Dios
dice."
b. En otras palabras, "Es mi vida y haré lo que me agrade" o como el gran teólogo Frank Sinatra cantó, "Yo
lo hice a mi manera."
c. Nosotros queremos ser nuestro propio jefe. No queremos que Dios sea nuestro jefe. Queremos ser
nuestros propios jefes.
d. La Biblia llama a esta actitud, pecado. (Is 53:6; 1 Jn 1:8)
2. El pecado rompe nuestra relación íntima con Dios y nos hace tenerle miedo a Dios intentando vivir
nuestras vidas fuera de Su voluntad.
a. La mayoría de las personas tienen miedo de Dios. Si usted está de pie platicando con un grupo de
amigos en el trabajo y trae a la conversación a Dios, de repente todos se congelan. Se ponen
nerviosos. Es porque las personas tienen miedo de Dios. ¿Por qué? Porque ellos quieren ser sus
propios jefes y saben que la relación entre ellos y Dios está rota. Ellos no pueden entenderlo pero lo
sienten. (Is 59:2; Rom 3:23).
b. Todos nosotros hemos pecado. No hay ninguna persona perfecta en el mundo.
3. Cuando las personas tienen problemas, a menudo prueban muchas maneras diferentes de muletilla
antes de volverse a Dios. (Pr 16:25) Cuando tenemos esta relación, que es lo que Dios quiere de
nosotros y está rota, cuando sentimos este gran vacío, no siempre sabemos que lo que anhelamos es
a Dios. Así que, en lugar de buscar a Dios para llenar este vacío, probamos todo tipo de cosas.
Alcohol, drogas, sexo, terapia, emociones... Están intentando llenar el vacío en su corazón, cuando
realmente lo que anhelan y no lo saben es una relación con Dios. Porque usted fue hecho así, ninguna
cosa le dará satisfacción excepto una relación con Dios.
4. Incluso, cuando sabemos que nuestra necesidad más profunda es Dios, probamos a menudo las
maneras incorrectas para lograr conocerlo:
a. "Mi madre era Cristiana, así que yo debo ser Cristiana." Eso es lo que yo llamo salvación por
herencia. Eso no es muy lógico. Por ejemplo... que si yo dijera, "Mi madre esta casada por
consiguiente yo estoy casada." No estoy automáticamente casada simplemente porque mi madre
esta casada. Solamente soy casada si yo decido casarme, si mi madre es casada o no. Así que usted
no es salvado a través de la herencia.
b. "No importa lo que usted cree, solamente sea sincero." El problema es que usted puede estar
sinceramente equivocado. Yo podría pensar sinceramente que algo es agua, pero es arsénico y yo
estaría sinceramente muerto. Leí acerca de una persona que sinceramente voló en un avión hacia una
montaña y se mató. Él era sincero. Él pensó que él volaba más alto pero no era así. Usted puede
estar sinceramente equivocado. Se necesita más que sinceridad para lograr el cielo.
c. "Cuando deje todos mis hábitos malos." Éso es lo que llamo salvación por substracción. "Yo no hago
esto y yo no hago aquello... Yo no bebo, yo no fumo, yo no digo maldiciones, yo no mastico, yo no
ando alrededor con muchachas que hacen..." Supongo que ser cristiano es asunto de no hacer y que
todos los muertos califican como cristianos, porque ellos no hacen nada. No, la vida Cristiana
involucra mucho más que simplemente un conjunto de, no hagas.
d. "Yo trabajaré realmente duro y la ganaré." Ésa es salvación por servicio.
e. "Yo seré religioso e iré a la iglesia."
f. “Hare buenas obras” Aquí está el mito que la mayoría de las personas tiene. Ellos piensan en su
mente, que Dios tiene una balanza y en un lado mis obras malas, todas las cosas malas que he hecho,
y en el otro lado están todas las obras buenas. Si de algún modo procuro hacer lo bueno y no lo
malo en mi vida, entonces Dios va a permitirme entrar en el cielo. Justamente, eso no es verdad. En
primer lugar, la Biblia dice que el cielo es un lugar perfecto. Sólo las personas perfectas logran ir allí.
Si Dios permitiera a las personas imperfectas en el cielo, entonces no sería ya más perfecto. Usted
dice, "Si, solamente las personas perfectas logran ir al cielo, entonces yo no tengo más oportunidad."
Usted tiene razón. Ni usted, ni yo tampoco. Así que Dios tuvo que proporcionarnos con el Plan B
para que podamos entrar con el boleto de alguien más que es perfecto. Su nombre es Jesucristo.
IV. ¿CUÁL ES LA SOLUCIÓN? … El Plan B (Jn 14:6)
1. La solución es Jesucristo:
a. Era Dios diciendo, “Yo vendré en la forma de un ser humano y me llamaré Cristo Jesús. Y viviré una vida
perfecta y permitiré a la gente ver lo que Dios es realmente en forma humana. Entonces moriré en la
cruz y pagaré así por tus pecados, si confías en mí, puedes entrar en el cielo en Mi boleto." Parece un
trato bueno.
b. Jesús no dijo, "Yo podría ser el camino... Yo señalo el camino... Yo enseño el camino... Yo estoy buscando
el camino." Él dijo, "¡Yo soy él!"
c. Entonces Él dijo, "Yo soy la Verdad." No, "Yo apunto a la... Yo enseño la... " Pero "Yo soy la Verdad."
Él es lo que Él dice que es o Él es el mentiroso más grande que vivió en esta vida.
d. Él dijo, "Yo soy la Verdad. Yo soy el Camino. Yo soy el único camino al cielo." Dios, Él mismo, vino a la
tierra como un ser humano para traernos a El mismo. Si hubiera otra manera de hacerlo, Jesucristo no
habría tenido que venir. El Camino no es una religión, El Camino no es una senda, El Camino es una
persona. Dios quiere que usted lo conozca personalmente.
2. Jesús ha resuelto el problema de tu pecado (Rm 6:23; 5:8; 1 Tm 2:5): Dios, ya ha hecho su parte para
restaurar nuestra relación con Él. Ahora Él espera que cada uno individualmente acepte lo que Él ha
hecho por nosotros.

V. ¿QUÉ QUIERE DIOS QUE YO HAGA? Cuatro cosas:


1. Admitir: He aquí lo que significa ser un Cristiano. Usted puede ser miembro de la iglesia. Puede haber
sabido de Dios toda su vida. Se puede haber preguntado, "¿Soy realmente Cristiano?" Quizá has
tenido dudas sobre eso. Usted puede saber con seguridad esta noche. No puedes salir de aquí esta
noche sin saber con seguridad que ha resuelto ese problema. Primero admite. Yo admito que Dios no
ha tenido el primer lugar en mi vida y le pido que perdone mis pecados. (1 Jn 1:9)
2. Creer que Jesucristo murió para pagar por mis pecados y Él resucitó y está vivo hoy. (Rm 10:9; Hch 4:12)
a. Muchos Cristianos pasan toda su vida preguntándose, "¿Realmente tengo que darle mi vida a Cristo?
¿Realmente voy a ir al cielo?" Ellos dudan de su salvación vez tras vez.
b. Usted necesita establecerlo esta noche. Si usted invoca el nombre del Señor Él dice, "Yo lo haré." Dios
no miente. No importa cómo usted se siente. Los sentimientos vienen y van.
c. Hay algunos días que no me siento que soy salvo. ¿Pasa eso en la vida de usted? Hay algunos días que
no me siento como un Cristiano. Los sentimientos vienen y van. Lo que importa es lo que Dios dice, "Yo
lo salvaré si hace lo que digo y me invita que entre en su corazón."
3. Aceptar el regalo gratis de Dios, la salvación. No intente ganarla. (Ef 2:8-9)
a. Si usted pudiera ganar su camino al cielo, todos estarían presumiendo cómo fue que llegaron allí. "¡Yo
estoy aquí porque ayudé a una señora anciana a cruzar la calle!" "Estoy aquí porque yo era como la
Madre Teresa." No, usted no llega allí por su propio esfuerzo. Usted llega allí aceptando la dádiva
gratis de Dios.
b. Nuestra relación con Cristo no es restaurada por nada que nosotros hacemos, sino en base a lo que
Jesucristo ya hizo por nosotros en el Calvario.
4. Invitar a Jesucristo para que entre en mi vida y sea el director o Señor de mi vida (Jn 1:12; Apc 3:20).
a. ¿Ha visto usted esas tiendas que dicen, "Bajo nueva administración?" Yo pienso que cada nuevo
Cristiano debe llevar ese rótulo durante un mes. Eso es lo que significa ser un Cristiano. Estoy bajo una
nueva administración. Ya no soy yo quien da órdenes en mi vida. Jesucristo es el gerente de mi vida. Él
es el Jefe Ejecutivo, lo máximo. Él es el Presidente, el patrón. Él es el director de mi vida.
b. ¿Qué significa ser un Cristiano? Significa poner su fe en Cristo. Usted debe creer y debe recibir. Digamos
que, sin Jesucristo va dirigiéndose al infierno. Aquí, usted es un hijo de Dios dirigiéndose al cielo. Cómo
se llega de uno al otro. Usted camina por un puente. ¿Y quién es el puente que está encima del abismo?
Jesucristo. ¿Cómo cruza el puente? Usted debe creer y recibir.

En resumen: El Cielo es un lugar perfecto. Nosotros somos imperfectos. No hay una oportunidad en un
trillón que usted va lograr entrar por sus propias obras buenas. Usted nunca será bastante bueno. Así que
Dios vino a tierra en la forma de Jesucristo--por esa razón nosotros celebramos Navidad y la Pascua. Él
murió en la cruz para pagar por mis pecados y Él dice, "Si usted me acepta, puede entrar en el cielo en Mi
boleto. No sólo eso, usted puede empezar a experimentar la vida real ahora mismo aquí en la tierra."