Sunteți pe pagina 1din 2

LUNAS DE JÚPITER

Júpiter, el mayor planeta de nuestro sistema solar está rodeado por más de 60 lunas. Las lunas de
Júpiter fueron descubiertos por primera vez en 1610. Galileo Galilei descubrió en ese momento los
cuatro mayores satélites de Sistema de Júpiter, Io, Europa, Ganímedes y Calisto. Estas lunas
galileanas, fueron los primeras en ser observadas, con excepción de la Tierra. Hoy, gracias a las
sondas espaciales, tenemos una visión más completa del sistema joviano.

Esta serie de Voyager ha levantado el velo sobre el sistema joviano (1979: Metis, Adrastea y Tebe).
Antes de la era espacial, los astrónomos han descubierto: Amaltea (1892), Himalia (1904), Elara
(1905), Pasifae (1908), Sinope (1914), Carme y Lisitea (1938), Ananké (1951), Leda ( 1974) y Temisto
(1975. Entre 1979 y 1999, ningún nuevo satélite de Júpiter fue descubierto y no fue hasta

Las observaciones en 2000 reveló diez nuevas lunas, con lo que el número de satélites a 28 tras el
redescubrimiento de Temisto, Kalyke, Yocasta, Erínome, Harpalyke, Isonoé, Praxídice, Megaclite,
Táigete, Caldona y S/2000 J 11. Al año siguiente, once otras lunas fueron descubiertas, llevando el
total a 39, Hermipé, Eurídome, Spondé, Calé, Autónoe, Tione, Pasítea, Euante, Euporiay, Eupora.

En 2002, una luna, Arce, fue descubierto. En 2003 es el descubrimiento de 23 nuevos satélites,
Eukélade, S/2003 J 2, J 3 S/2003 S/2003 J 4, S/2003 J 5, Hélice, Aedea, Hegémone, S/2003 J 9, S /
2003 J 10, Kallichore, S/2003 J 12, Cilene, S/2003 J 14 J 15 S/2003 S/2003 J 16 J 17 S/2003 S/2003 J
18 S/2003 J 19 , Carpo, Mnemea, Telxínoe y S/2003 J 23. La mayoría de los 47 satélites descubiertos
después de la década de 2000 son lunas pequeñas de unos pocos kilómetros de diámetro, más
grande el que llega a sólo 9 km. En 2006, el 63 lunas conocidas de Júpiter, el registro del sistema
solar.

Ganímedes es la luna más grande de Júpiter, sino también el sistema solar. Es más grande que
Mercurio. Ganimedes tiene aproximadamente la mitad de la masa de Mercurio. Fue descubierto en
1610 por Galileo Galilei y Simon Marius, quien lo nombró en honor de Ganímedes, el príncipe de
Troya de gran belleza, secuestrada por Zeus, un águila, mientras que él estaba cuidando su rebaño
en el monte Ida de Tróade. Ganimedes está compuesto de silicato y el hielo de agua sobre la base
de un manto líquido podría contener agua líquida. Al igual que nuestra Luna, Ganímedes presenta
siempre la misma cara hacia el planeta Júpiter.

Imagen: Ganimedes tiene una superficie salpicada de cráteres brillantes. En este mosaico detallado
tomadas por la nave espacial Galileo alrededor de Júpiter desde 1995 hasta 2003, los colores de la
luna eran muy diferentes

Calisto ha sido descubierto en 1610 por Galilea y Simón Mario. Este último la nombró así en honor
de Calisto, una ninfa de una belleza muy grande, una siguiente de Artémis y conquista amorosa de
Zeus, del que tuvo Arcas. Calisto tiene una superficie intensamente marcada de cráteres. Su talla de
hecho tercero la luna más gruesa del sistema solar y comparable a Mercurio. Calisto una banquisa
enorme de varios kilómetros de espesor bajo la cual probablemente existe un océano líquido.

Io es una de cuatro lunas galileas de Júpiter, el más próximo del planeta. Tira su nombre de Io,
conquista enamorada de Zeus perseguida por la esposa de este último, Hera, del que había sido
sacerdotisa. Io es sobre todo notable para su volcanismo activo, observado que sobre la Tierra, El
tritón y Encélado.
La energía necesario para esta actividad probablemente proviene de interacciones de marea entre
Io, Europa, Ganímedes y Júpiter. Aunque Io presenta siempre lo mismo frente a Júpiter, la presencia
de Europa y de Ganímedes hace vacilar un poco. Esta interacción deforma la superficie de Io que
levanta y desciende hasta 100 metros y produce del calor por frotamiento interno.

Europa es una de cuatro lunas galileas, descubiertas por Galilea y Simón Mario que lo nombró así
en el honor Europa, princesa fenicia, arrebatada sobre una playa de Sidón por Zeus
metamorfoseado en toro blanco. De su unión nacieron Minos, Rhadamanthe y Sarpédon.

Europa está sometida a las fuerzas fuertes gravitacionales de Júpiter.

La sonda Galileo reveló la presencia a su superficie de cristales de sulfato de magnesio, que sobre
Tierra se encuentran en los lagos desecados.

El hielo de superficie de varios kilómetros de espesor a un océano mantenido líquido por el


calentamiento producido por las fuerzas de marea debidas la proximidad con Júpiter.

Amaltea fue descubierta en 1892 por el astrónomo norteamericano Edward Emerson Barnard
utilizando el telescopio de 91 cm en el Observatorio Lick.

Este es el primer satélite de Júpiter descubierto desde los satélites galileanos en 1610.

La superficie de Amaltea es muy rojo, su reflectividad aumenta con la longitud de onda del verde
hasta el infrarrojo. El período de la revolución de Amaltea es de 12 días. La rotación alrededor de su
eje es sincrónico, es decir, 12 días.

Su superficie está llena de cráteres. Sus cráteres son muy grandes en comparación con el tamaño
de Amaltea. Amaltea está hecho de hielo y escombros muy porosa. El cráter Pan, el más grande, de
100 km de diámetro y profundidad de al menos 8 km. El cráter, Gaea, que mide 80 km, que es
aproximadamente el doble de profundidad que Pan. Amaltea tiene dos montañas, Mons Ida y Mons
Lyctas. Amaltea orbita a Júpiter a una distancia de 181.000 km. La órbita de Amaltea se encuentra
muy cerca del borde exterior del anillo Gossamer. Este anillo está compuesto por polvo expulsado
por el satélite. Amaltea no debe ser confundido con el asteroide Amaltea. El nombre proviene de
Amaltea de Júpiter ninfa se alimenta.

Himalia es un satélite irregular de Júpiter que gravita a 11 443 000 km del planeta. Fue descubierta
en 1904 por Charles Dillon Perrine al observatorio Lick en California. Es la luna más gruesa del grupo
Himalia.

Himalia era una ninfa que llevó a tres hijos de Zeus (Júpiter) en la mitología griega.

Tebe es la luna de 100 km de diámetro por término medio. Gravita sobre una órbita a 222000 km
de Júpiter.

Fueron descubiertos por Stephen Synott a partir de los datos de Voyager 1 en 1980.