Sunteți pe pagina 1din 10

LECCION 4

EL CAMINO DEL HOMBRE Y EL


CAMINO DE DIOS
(Segunda parte)

“No que seamos competentes por nosotros mismos para

pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra

competencia proviene de Dios, el cual asimismo nos hizo

ministro competentes de un nuevo pacto, no de la letra,

sino del espíritu; porque la letra mata,

mas el espíritu vivifica”

II Corintios 3.5-6
LECCION 4

EL MODELO BÍBLICO DEL FRACASO DEL HOMBRE


La Palabra de Dios es la única fuente verdadera de autoridad para la vida (basado en Salmo 19:7-17; II Timoteo 3:16-17).
Revela el fracaso del hombre, las consecuencias subsiguientes y el efecto que tiene en el mundo de hoy su pecado original
(basado en Génesis 1:26-27; 3:1 4:12; 5:1-3; Romanos 5:12).
-

I. La humanidad fue creada a la imagen de Dios. Génesis 1:26-2 7


(Singular en su género, creada en rectitud, llena de bendiciones y responsabilidades)

II. La humanidad pecó y ha llevado las muchas consecuencias de ese pecado hasta el día de hoy. Romanos 5:12

A. Espiritualmente (advertencia de “el día que de él comieres, ciertamente Génesis 2:77


separación de Dios) morirás.”

Cedieron a los deseos de autosatisfacción y


B. Físicamente (enfoque en sí mismo) autoexaltación, se percataron que estaban Génesis 3:6-7
desnudos; cosieron hojas de higuera y se
cubrieron.

C. Mentalmente (temor, Se escondieron tuvieron miedo.


— Génesis 3:8-10
preocupación, ansiedad, engaño)

D. Socialmente
-el hombre (transfiriendo la culpa; “La mujer que me diste... me dio, y yo comí.” Génesis 3:12
descontento con el matrimonio)
-la mujer (transfiriendo la culpa;
tratando de justificar el pecado) “La serpiente me engañó, y comí.” Génesis 3:13

E. Ambientalmente (sufre el reino “maldita será la tierra por tu causa; Génesis 3:17-1 9
natural)

F. lnterpersonalmente (ira) Es aceptada la ofrenda de Abel. Es rechazada la Génesis 4:4; Génesis


ofrenda de Caín; Caín se ensañó y decayó su 4:5;
semblante.

(La exhortación y “Si bien hicieras, ¿no serás enaltecido? si no Génesis 4:7
solución de Dios hicieras bien, el pecado está a la puerta; con
para la depresión) todo esto, a ti será su deseo, y tu te enseñorearás
de el.”

Caín rechazó la solución de Dios y asesinó a Génesis 4:8


(Se rechaza el camino de Dios)
Abel.

G. Personalmente Caín no se arrepentió, fue maldecido y fue Génesis 4:9, 12


(fugitivo) vagabundo y errante.

“Grande es mi castigo para ser soportado.” Génesis 4:13


(autoconmiseración)

H. Perpetuamente Adán engendró un hijo a su semejanza, Génesis 5:3


conforme a su imagen...
“Por tanto, como el pecado Romanos 5:12 entró
I. Universalmente (nacido en en el mundo por un hombre, y por el pecado la Romanos 5.12
pecado) muerte, así la muerte pasó a todos los hombres,
por cuanto todos pecaron.

III. La necesidad más importante del hombre es la de ser justificado (declarado justo) por Dios y reconciliado por la
fe en el Señor Jesucristo (Romanos capítulo 5).

IV. Una persona regenerada es llamada a la santidad (pureza, sin culpa) y santificación (apartada para Dios) (1
Corintios 6:9-20; 1 Tesalonicenses 4:7, 5:23; Tito 2:11-14; 1 Pedro 1:16, 2:9).

LA PERSPECTIVA BÍBLICA DEL YO

La sabiduría de este mundo enseña engañosamente que creer que uno mismo es intrínsecamente bueno, es fundamental para
vivir una vida realizada. Sin embargo, este punto de vista equivocado pasa por alto los resultados devastadores del fracaso de
Adán y Eva al no obedecer a Dios. La Escritura enseña que una vida abundante no depende de tener una “buena autoimagen”
o “más autoestima”. En cambio, la satisfacción en la vida depende de nuestra relación con Dios y en una respuesta bíblica al
problema del “yo” (basado en Proverbios 14:12; Mateo 10:38-39; Lucas 9:23-24; Romanos 5:6-21, 7:15-25, 14:7-8; 1
Corintios 1 :26-31; II Corintios 10:17-18; Efesios 2:1-9; Tito 3:3-7; Santiago 4:14-17).

I. Del hombre sin pecado, al hombre pecador (la caída de la humanidad)

A. Adán y Eva:
1. Fueron creados a la imagen de Dios (Génesis 1:27, 5:1),
2. Vivieron en un mundo sin pecado (Romanos 5:12),
3. Fueron bendecidos por Dios (Génesis 1:28),
4. Fueron una sola carne (Génesis 2:22-25),
5. Tenían que gobernar la tierra (Génesis 1:2 8), y
6. Estaban en comunicación personal con Dios, su Creador (Génesis 1 :28-30, 2:16-17).

B. Dios puso una sola restricción sobre Adán y Eva, que requería la simple obediencia a Sus órdenes
sin importar los deseos o sentimientos de ellos (Génesis 3:3). Ellos perdieron su lugar de privilegio
con Dios cuando cayeron en la tentación al fijarse en sí mismos (es decir, codiciando, llenándose
de orgullo en su sabiduría y satisfaciendo los deseos de la carne que es todo lo que el mundo ofrece
—1 Juan 2:16). Ellos entonces, desobedecieron el claro mandato de Dios al decidir comer del fruto
prohibido (Génesis 3:1-7). Cuando decidieron enfocarse en sí mismos, pecaron, trayendo las
consecuencias del pecado sobre ellos mismos (Génesis 3:16-24) y sobre cada generación
subsiguiente (Romanos 5:12-21).

II. La Escritura habla de la autoimportancia del hombre natural

A. Ya que nada ni nadie en este mundo se puede comparar con Dios (Exodo 15:11; II Crónicas
6:14; Salmos 40:5, 89:6-8; Jeremías 10:6-7), y solo Él ha de ser exaltado (Salmos 5 7:11, 9 7:9),
en ninguna manera has de exaltarte a ti mismo (Proverbios 30:32). En comparación con Dios el
Creador, el hombre natural es:
1. Como el polvo (Salmos 90:3, 1 03:14);
2. Como un mero aliento y una sombra que pasa, con un período de vida que no es nada a la
vista del Señor (Salmos 39:4-5, 62:9, 144:4);
3. Como hierba (Isaías 40:6-8, 51:12; 1 Pedro 1:24);
4. Como una flor en el campo que florece y luego pasa (Salmo 1 03:15-16; Isaías
40:6-8; 1 Pedro 1:24);
5. Como un vapor que aparece por un momento y luego se desvanece (Santiago 4:14);
6. Insensato y sin conocimiento (Jeremías 51:17a);
7. Como nada y sin importancia (Isaías 40:17; Daniel 4:35); y
8. Como un gusano y no un hombre (Job 25:6; Salino 22:6).

B. Si rechazas responder bíblicamente al plan de salvación de Dios, revelado solamente a través del
Señor Jesucristo, a los ojos de Dios:
1. Estás sin esperanza (depravado, no aprobado), eres detestable (Jeremías 13:10; Tito 1:16),
rechazado en cuanto a la fe (II Timoteo 3:1-8) y mereces la muerte (Romanos 1:28-32, 6:2
3);
2. Eres corrupto, injusto e inútil (Salmos 14:1-3, 53:1-3, 143:2; Eclesiastes 7:20; Romanos
3:10-18); y
3. Estás muerto en tus pecados (Efesios 2:1, 5; Colosenses 2:13).

C. Confiar en ti mismo es inútil ya que:


1. No mora nada inherentemente bueno en tu corazón o carne (Jeremías 17:9; Romanos 7:18);

2. No puedes hacer nada fructífero separado de Jesús (Juan 15:5);


3. Separado de Jesucristo, eres un esclavo del pecado (Romanos 6:16-18; Hebreos
2:14-15); y

4. Tu sabiduría natural es inadecuada para dirigir tus pasos (Salmo 94:11; Proverbios 14:12; Jeremías
10:23).

III. La imagen de Dios en cada persona se echó a perder por el pecado (efectos de la caída de la humanidad)

A. La inclinación natural de cada persona es hacia el pecado (Eclesiastés 7:20, 29;


Romanos 3:10-18) aun cuando el hombre:
1. Es capaz de conocer la diferencia entre el bien y el mal (Génesis 3:22),
2. Está divinamente capacitado para tener dominio sobre la tierra (Salmo 8:6-8),
3. Fue hecho un poco inferior a los seres celestiales (Salmo 8:4-5), y
4. Hecho a la semejanza de Dios (Santiago 3:9).

B. No se puede ver la imagen de Dios en ti, en su perfección absoluta, como se podía ver en Adán, ya que tú llevas
la imagen de Adán después de su caída (Génesis 5:3; 1 Corintios 15:47-50).

C. El Señor te formó maravillosamente y de un modo digno de admiración en el vientre de tu madre (Salmo 139:13-
15; Isaías 44:24). Antes de tu nacimiento, Dios ordenó el número de los días de tu vida (Salmo 139:16) con el
fin de que respondieras a la verdad como está revelada en el Señor Jesucristo (1 Timoteo 2:3-6; II Pedro 3:9).

IV. Solamente Dios puede hacer que una persona vuelva a tener la imagen perfecta de Él (restauración después de
la caída de la humanidad)

A. El Señor Jesucristo es totalmente divino (Juan 1:1, 18; Tito 2:13) y vino a la tierra siendo la imagen del Dios
invisible (II Corintios 4:4; Colosenses 1:15). Coronado con la gloria y honor de Dios por Su muerte y
resurrección (Hebreos 2:9; 1 Pedro 1:20-21), Él es el resplandor de la gloria de Dios y la representación idéntica
de la naturaleza de Dios (Juan 12:45, 14:9; Hebreos 1:3).

B. A través de tu nuevo nacimiento espiritual (Juan 3:3; 1 Pedro 1:3-5), participas de la naturaleza divina (II Pedro
1:4) y eres una nueva creación en Cristo (II Corintios 5:17). Tu cuerno llega a ser un templo del Espfritu Santo
(1 Corintios 3:16, 6:19), quien mora en ti (Juan 14:16-1 7; Romanos 8:9; Gálatas 4:6; II Timoteo 1:14).

1. Corno una nueva creación en Cri~to, el viejo honibre, éorrupto, ha sido crucificado con Él (Romanos 6:6)
y despojado (Efesios 4:22). Se ha revestido con el nuevo yo, el cual ha sido creado en justicia y santidad
de la verdad (Efesios 4:2 4). Ahora puedes ser transformado a la imagen de Jesucristo (Romanos 8:2 9; II
Corintios 3:18; Colosenses 3:10).

2. Como una nueva creación en Cristo (II Corintios 5:17; Gálatas 2:2 0), tienes que dejar de hacer las
prácticas del viejo hombre (Romanos 6:12-13; Colosenses 3:3-9) y revestir al nuevo hombre con
características como las de Cristo (Romanos 6:17-18; Colosenses 3:10-24; II Pedro 1:5-10), mientras
estás siendo renovado en el espíritu de tu mente (Romanos 12:2; Efesios 4:23; Colosenses 3:10).

3. Para seguir a Jesús tienes que negarte a ti mismo (Lucas 9:23-24). Debes:
a. Llegar a ser un siervo como el Señor Jesucristo (Mateo 20:26-28, 23:11-12; Juan 13:12-1 7;
Romanos 15:1-3; Filipenses 2:3-8),
b. Agradar a Dios en todo, caminando de una manera digna de Él (11 Corintios 5:9; Colosenses 1:10),
y
c. Dar gloria a Dios en todo lo que haces (Mateo 5:16; Juan 15:8; 1 Corintios 6:20, 10:31; IPedro
2:12, 4:10-11), como lo hizo Jesús (Juan 17:4).
V. Puedes ser más que un vencedor en Cristo al morir a ti mismo (viviendo victoriosamente después de la caída de
la humanidad)

A. Dios te ha provisto gratuitamente para que puedas darle, a Él, la gloria y exaltación, y no a ti mismo (Salmo
115:1; Romanos 1:19-21; 5:1-2, 6-11; Efesios 2:8-9). Jesús, quien no buscó su propia gloria, es tu
ejemplo para dar la gloria a Dios y para no glorificarte a ti mismo (Juan 7:17-18; 8:50, 54; Hebreos 5:5); más
bien, Jesús vivió para hacer la voluntad del Padre (Juan 4:34, 5:30, 6:38) como siervo que aprendió la obediencia
por las cosas que sufrió (Hebreos 5:8), permaneciendo obediente aún hasta la muerte (Mateo 20:26-28;
Filipenses 2:5-8).

1. El error del camino del hombre con respecto al “valor de sí mismo —

Aunque eres de más valor que los otros seres de la creación de Dios (Mateo 6:26, 10:29-31, 12:12; Lucas
12:7, 24) y Dios te conoce íntimamente (1 Samuel 16:7; Salmo 13 9:13-16; Mateo 10:30; Lucas 16:15),
aun mereces la muerte por tu pecaminosidad inherente (Romanos 1 :18-32, 5:12, 6:23).
El ser adoptado en la familia de Dios, debe provocar que le alabes y le agradezcas por la gloria de Su
gracia (Efesios 1:5-6). Es erróneo pensar que eres digno en alguna manera de recibir Su inmerecido favor
(Romanos 5:8; 1 Corintios 1 :26-31).
2. El error del camino del hombre con relación a la “seguridad en sí mismo
— Hasta los hijos de Dios pueden pensar equivocadamente que ellos son la mente de bendiciones
materiales, las cuales, en realidad, son provistas solamente por Dios (Deuteronomio 8:11-18). El orgullo
(el depender de ti mismo o de tus “posesiones” en vez de depender de Dios) te llevará a una caída
(Proverbios 11:28, 16:18; 1 Corintios 10:12); ya que no puedes hacer nada fructífero separado de Jesús
(Juan 15:5), debes vivir en total dependencia de Él, quien es el poder y la sabiduría de Dios (Proverbios
3:5-6; 1 Corintios 1:2 4; Gálatas 2:20; Filipenses 4:13). -

3. El error del camino del hombre en cuanto a “amarse a si mismo Debes amar a Dios (Deuteronomio 6:5;

Mateo 22:37-38), pero en ninguna parte de la Escritura se te dice que debes amarte a ti mismo. Un mandato
para amarte a ti mismo es innecesario ya que ya lo haces; de hecho, se te ordena amar a los demás en la
misma manera en que ya te amas (Mateo 22:39; Gálatas 5:14; Efesios 5:28-29). Nota que una de las
características de aquellos que rechazan la fe en los últimos días, es “amarse a sí mismos” (II Timoteo 3:1-
2).
4. El error del camino del hombre en su afán de “reivindicarse a sí mismo
— A través de Jesucristo, eres más que un vencedor en cualquier situación de la vida (Romanos 8:35-39),
y el Señor no te ha dado un espíritu de timidez (temor) sino de poder, amor y disciplina (11 Timoteo 1:7).
Sin embargo, la Escritura nunca dice que insistas en reivindicarte a ti mismo; en vez de esto se te manda
a confiar completamente en el plan de Dios para tu vida (Mateo 6:33-34; Romanos 8:28-29; Filipenses
4:19) mientras ministras a los demás como un siervo (Mateo 20:26-2 8), estimándolos como más
importantes que a ti mismo (Filipenses 2:3-4).
5. El error del camino del hombre tocante a la “confianza en sí mismo” No debes confiar en ti mismo, sino

solamente en el Señor (Salmos 60:11-12, 73:2 6; Proverbios 3:5-7; Jeremías 9:23-24, 17:5-8; 1 Corintios
1 :26-31). El Señor es tu confianza (Proverbios 3:2 6), y no debes confiar en tu carne (Filipenses 3:3). No
eres competente por ti mismo como para pensar algo como de ti mismo, sino que tu competencia proviene
de Dios (II Corintios 3:5). Como ministro del nuevo pacto (II Corintios 3:6), puedes ser un vencedor solo
a través de tu fe en Cristo Jesús (Filipenses 4:13; 1 Juan 5:4-5) y no debido a tu propia fuerza (Juan 15:5;
Romanos 7:14-8:8).
6. El error del camino del hombre con relación a la “autoestima” Separado de Jesucristo, no tienes ningún

valor inherente en ti mismo (referirte a numeral


II. La Escritura habla de la autoimportancia del hombre natural); aun así, Dios en su misericordioso amor
te cuida (Salmo 8:4). Después de recibir a Jesucristo en tu vida, tu valor se encuentra en estar en Él (Efesios
2:4-7, 19-22) y en conocerle (Filipenses 3:7-11).
7. El error del camino del hombre con relación a la “justicia de sí mismo No eres justo en ti mismo (Salmo

14:2-3; Eclesiastés 7:20; Romanos 3:10-12, 7:18), y es imposible para ti ganar una posición de justicia
ante Dios (Lucas 18:9-14; Tito 3:5). Lo mejor que podrías hacer en tus propias fuerzas o mérito es
considerado como un trapo de inmundicia a los ojos de Dios (Isaías 64:6) y no tiene valor cuando se
compara con la fe en Cristo Jesús (Filipenses 3:7-11, especialmente el versículo 9). Tu justicia verdadera
se basa únicamente en el Señor Jesucristo (Romanos 10:8-10; II Corintios 5:2 1) y es un regalo gratuito
de la gracia de Dios (Romanos 5:17).
8. El error del camino del hombre con respecto a la “exaltación de sí mismo”
— Alabarte a ti mismo no tiene ningún valor (II Corintios 10:18) y demuestra tu falta de entendimiento
bíblico (II Corintios 10:12). Enaltecerse a sí mismo, es característico de una persona rebelde (Salmo 66:7)
o de una que realmente no conoce al Señor (Salmos 10:4, 83:2, 94:4). Aquellos que se ensalzan a sí mismos
serán humillados (Mateo 23:12; Lucas 18:9-14, especialmente el versículo 14). La persona centrada en sí
misma, que se caracteriza por la autoexaltación, es rechazada en cuanto a la fe en los tiempos difíciles de
los postreros días (II Timoteo 3:1-9, especial mente versículos 2 y 8).
Exaltar el yo en cualquier dimensión, es olvidar o negar que tu alabanza debe ser para gloria de la gracia
de Dios (Efesios 1:5-6). Sólo el Señor ha de ser enaltecido (Salmo 148:13). Gloríate: -

a. En el Señor (Salmos 2 0:7, 34:1-3, 44:8; Jeremías 9:24; 1 Corintios 1:3 1;


II Corintios 10:17),
b. En la cruz de Jesucristo (Gálatas 6:14), y
c. En tus debilidades (II Corintios 11:30, 12:9).

Si te exaltas a ti mismo, serás humillado; sin embargo, si te humillas a ti mismo, bajo la mano poderosa
de Dios, Él te exaltará a su debido tiempo (Mateo 23:12; IPedro 5:6).

B. Recuerda tu identidad en Cristo.

VI. Conclusión

A. Desde los tiempos de Adán y Eva hasta el día de hoy, la humanidad pecaminosamente ha exaltado al yo. Morir
al yo solamente puede ocurrir a través de Jesucristo (Romanos 5:12-21). Al no acatar el camino de Dios, el
hombre en forma habitual regresa a su propia sabiduría inadecuada para tratar con los problemas (Proverbios
14:12; Isaías 55:8-9) y desarrolla soluciones no bíblicas que se enfocan en el yo en vez de enfocarse en Dios.

B. Ya que las filosofías del hombre rechazan la solución redentora de Dios, éstas colocan al hombre en el trono.
Establecen un enfoque autoorientado, como el fundamento y la solución a los fracasos y éxitos de la vida. Ya que
ésta es la esencia del humanismo materialista, la inte~ración del camino del hombre y el camino de Dios es
imposible

C. La solución de Dios al problema del “yo” es una transformación (Romanos 6:3-6, 12:2; II Corintios 5:17; Efesios
4:22-24), que te permite morir al. yo y vivir para Jesucristo (Mateo 10:38-39; Lucas 9:23-24; Gálatas 2:20).

D. Aun los llamados problemas “difíciles” de la vida (p. ej.: depresión crónica, el abuso infantil, violencia conyugal,
abuso de alcohol o drogas, homosexualidad) se resuelven efectivamente sólo desde la perspectiva bíblica de
agradar a Dios (Colosenses 1:10) y confiando en la Palabra de Dios (Salmo 19:7-11; II Timoteo 3:16-17; II Pedro
1:3-4) en vez de agradar al yo (Lucas 9:23-24; II Corintios 5:15; Gálatas 5:16-1 7) y confiar en la sabiduría
humana (Proverbios 16:9, 25; 1 Corintios 3:18-20). Recuerda que Dios te ha equipado completamente para
enfrentar y tratar los problemas a Su manera.

E. Jesús, en El Sermón del Monte: Las Bienaventuranzas (Mateo 5:3-12), le da el tiro de gracia a las filosofias de
la autoexaltación o autodependencia.
EJEMPLOS DEL CAMINO DEL HOMBRE COMPARADO
CON EL CAMINO DE DIOS

DIOS DICE: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.
Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos
más que vuestros pensamientos.” (Isaías 55:8-9).

EJEMPLOS EL CAMINO DEL HOMBRE EL CAMINO DE DIOS


(Proverbios 14:12; 1 Corintios 2:14) (Proverbios 30:5-6; Colosenses 2:8;
Hebreos 4:12)
El corazón es desesperadamente perverso,
¿quién lo conocerá? (Jeremías 17:9).
La gente dice: “Básicamente la humano Todos han pecado (Romanos 3:23).
El corazón humano humanidad es buena”. Oímos: “Yo estoy bien, tu Confía en el Señor completamente; nunca
estás bien.” confíes en ti mismo (Proverbios 3:5,
28:26).

Dios dice que si primero buscas Su reino


Algunos dicen: “Si no me cuido nadie y Su justicia, Él se hará cargo de tus
Confianza/ dependencia lo hará”. Supone que la necesidades (Mateo 6:33). No dependas
Dependencia autosuficiencia de tu propio entendimiento; en cambio,
es una meta para la vida. busca el camino de Dios (Proverbios 3:5-
6).

Separado de Dios, eres esclavo del pecado


(Romanos 6:16). Aquél que se enfoca en
Se nos dice que todos tienen que proteger y salvar su propia vida la perderá; pero si
guardar sus propios derechos y que cada persona estás dispuesto a perder tu propia vida por
Libertad ha nacido para ser libre (es decir, libertad de Su causa, Dios promete que tu vida será
expresión). Se dice que sólo vivimos bajo salvada (Lucas 9:23-24). Sujétate a
autoridad por nuestro “contrato social” común. aquellos que están en autoridad sobre ti
(Romanos 13:1; Hebreos 13:17).

Tus problemas son comunes para la


A veces pensamos “Nadie puede realmente humanidad. Dios promete ayudarte a
entender mis problemas”; y podemos pensar que través de ellos, para que no tengas que
Mis problemas cada problema y conjunto de circunstancias son pecar o perder tu paz y gozo, si escoges
únicas. vivir la vida a Su manera (1 Corintios
10:13).

Tu enfoque en el matrimonio es poner los


El matrimonio se ve a menudo como una intereses de tu cónyuge sobre los tuyos, y
conveniencia social. Las personas tratan de reflejar a Cristo en la relación de tu
Amor encontrar un cónyuge que pueda satisfacer sus matrimonio (Efesios 5:22-33; Filipenses
propias necesidades. Amar a otro depende de un 2:3-4). El amor bíblico es dar, no
amor recíproco de parte de esa persona. conseguir (Juan 3:16; 1 Corintios 13:4-
8a).

Regocíjate en cualquier situación


Los enemigos deben ser odiados y su tiene éxito (Romanos 12:14-15; 1 Tesalonicenses
Mi enemigo tiene éxito envidiado. Tratamos de desacreditar a 5:16). Ama y ora por aquellos que se ven
exito nuestros adversarios y tratamos de vencerlos. a sí mismos como tus enemigos (Mateo
5:44).

Tratamos de justificar nuestras acciones y de dar Ir hacia él, pedir perdón, y reconciliarse
Herí a alguien excusas por nuestro comportamiento. Algunos (Mateo 5:23-24; Romanos 12:18;
hasta gozan hiriendo a los demás. Santiago 5:16).

Los conflictos y problemas son para tu


Evitamos los problemas y hacemos todo lo que bien y para tu crecimiento espiritual. Te
Problemas/ podemos para salir de ellos. Buscamos excusas o ayudan a ver lo que hay dentro de ti
conflictos le echamos la culpa a los demás. Fallamos en mismo (Mateo 15:18-20). Regocíjate de
admitir que tenemos problemas o decimos que que Dios los usa para que madures
son culpa de otro. (Romanos 5:3-5; Santiago 1:2-4).

Estar dispuesto a ser un siervo. El mejor


Se nos dice que nos reivindiquemos. Aprender a lider es el que sirve. Dios da más gracia a
Liderazgo tomar el mando y dar órdenes; estas son las claves los humildes (Mateo
del éxito. 2 0:26-28).

Tú y tu cónyuge pertenecen al Señor;


Buscamos amantes que nos satisfagan. Decimos tienes que buscar satisfacer los mejores
que es responsabilidad del cónyuge satisfacer intereses de tu cónyuge y bendecirlo. El
Sexo nuestros deseos; “Después de todo, mi cónyuge sexo se reserva solo para el matrimonio (1
me pertenece”. Corintios 7:4; 1 Tesalonicenses 4:3;
Hebreos 13:4).

Tu reacción frénte a las dificultades es en


Nos desquitamos con tal de quedar a mano. cambio quitar el enojo, perdonar y
Enojo: derechos Protegemos nuestros derechos y no dejamos que bendecir (Romanos 12:14; Efesios 4:31-
sean violados. 32). Estar dispuesto a dejar tus libertades
o “derechos” por el bienestar de los demás
(Mateo 5:43-48; Romanos 14:15-21).

Examinarte (Mateo 7:5). Morir al yo


(Lucas 9:23-24). No juzgar a los demás
“La mejor defensa es el ataque”. Todos debemos por tus normas, pero, en cambio, sé una
Me han ofendido! defendernos. Se nos dice que no debemos dejar bendición (Lucas 6:2 7:28, 36-38; Juan
lastimado que nuestra “autoestima” sea destruida al dejar 7:24; Romanos 14:1-13; Santiago 4:11-
que otros nos desacrediten. 12; 1 Pedro 3:8-9). Considera a los demás
como más importantes que a ti mismo
(Filipenses 2:3-4).

Decimos que nuestro enemigo lo merece cuando Ama a tus enemigos y llena sus
se mete en difictiltades. Mostramos poca necesidades (Mateo 5:43-48; Lucas 6:35).
Mi enemigo paciencia hacia la incompetencia y queremos De hecho, ve más allá de lo que se espera
necesita ayuda decir: “Deshagámonos de esa gente”. (Mateo 5:38-42).

Fija tu esperanza en Dios, no en las


riquezas (1 Timoteo 6:17). Todas las
Aprendemos que no podemos tener demasiado riquezas son de Dios; dáselas a Él y a
Riquezas dinero. “Obténlo siempre y cuando sea en buena aquellos que se encuentran en necesidad
lid”. (Salmo 24:1; Proverbios 3:9-10; Lucas
12:33; II Corintios 9:6-12).

Sé obediente a la Palabra de Dios y haz tus


responsabilidades de todo corazón como
La gente dice: “Si te sientes bien, hazlo”. “No te para el Señor, sin importar tus
Responsabilidades preocupes por esas cosas; se resolverán sentimientos; Dios bendice la obediencia
eventualmente”. Hallamos buenas excusas para (Génesis 4:6-7; 1 Samuel 15:22; Juan
no cumplir con nuestras responsabilidades. 14:15; Santiago
1:22, 4:17).

CONOCIENDO LA DIFERENCIA ENTRE EL CAMINO DEL


HOMBRE Y EL CAMINO DE DIOS
Tienes que estar firmemente arraigado, sobreedificado y establecido en el Señor. Solo en esta forma puedes evitar el engaño
vacio, la filosofía y los principios elementales del mundo (Basado en Colosenses 2.6-10)

I. Lo fundamental de conocer el camino de Dios


A. Prueba los espíritus para determinar si son de Dios y si crecen genuinamente en el Señor Jesucristo de todo
corazón (I Juan 4.1-3)
B. Verifica el fundamento/premisas básicas )I Corintios 3.10-11; Colosenses 2.8)
C. Identifica la fuente de autoridad que tiene que ser la Palabra de Dios (II Timoteo 3.16-17; Hebreos 4.12)

II. La importancia de seguir el camino de Dios


A. Habra un juicio por lo que has hecho (Mateo 16.27; Romanos 14.10; I Corintios 3.10-15; II Corintios 5.10)
B. Solamente la norma de Dios es eterna (Salmos 119.89, 160; I Pedro 1.24-25), aceptable y valida (Deuteronomio
11.26-28; Salmo 119.118; Isaias 55.8-11, Hebreos 4.12)

III. La esperanza de ir por el camino de Dios


A. Eres libertado del pecado (Romanos 6.6-7, 14, 18; Galatas 2.20)
B. Dios te promete la victoria para vencer el pecado en cualquier tentación o prueba )Romanos 8.31-39; I Corintios
10.13)
C. El Señor Jesucristo es tu abogado en cada fracaso y en cada necesidad )Hebreos 4.15-16; I Juan 2.1)
D. Dios controla las circunstancias para tu bien mientras el te conforma a la imagen del Señor Jesucristo (Romanos
8.28-29; Santiago 1.2-4)
E. La paz y el gozo que Dios te da no depende de las circunstancias, personas o cosas (Juan 14-17; Romanos 14.17)
F. Unicamente Dios (ni tu, ni otro) es responsable de producir el cambio en los demás (Ezequiel 18.20; II Corintios
3.18; Filipense 1.16)
G. Dios perdona tus pecados (Salmo 103.12; Colosenses 1.13-14; Hebreos 10.17; I Juan 1.9)
H. Dios te da una vida abundante que comienza ahora (Juan 5.24, 10.10)