Sunteți pe pagina 1din 5

MIRADA ÉTICA DE LA INVESTIGACIÓN DOCTORAL EN ARQUITECTURA

INDISCIPLINA PROYECTUAL

Yván Paúl Guerrero Samamé 1

“…en el momento de establecer ideas que


ayuden a transmitir de manera comprensible
lo que supone enfrentarse al proceso de
proyectar, habrá que referirse en primer lugar
a la voluntad de hacer, a la necesidad de
sentir satisfacción ante los acontecimientos
que puedan surgir de las manos en los
dibujos y lo que pueda llegar a definirse
como realidad…”

PALOMA GIL.2

Planteamiento del problema

Existe diversidad de polémicas y debates sobre la relación entre investigación y arquitectura


dicha posturas van desde la no adecuación de un método científico a una disciplina de carácter
humanista, ligados a explicaciones complejas en los procesos creativos vinculados al proyecto

Sin embargo están los planteamientos de aquellos que trabajan principalmente con
problemas de carácter técnico relacionados con la arquitectura, para los cuales la construcción
de un método constituido por una pregunta, una hipótesis y unos determinados objetivos
resulta sumamente útil para desarrollar respuestas a problemas complejos, producir nuevo
conocimiento y comunicar dichos resultados a la comunidad científica y a la sociedad.

En arquitectura conviven en constante equilibrio la dimensión artística vinculada a la belleza


y lo inefable convive con la dimensión técnica vinculada a lo tangible y, por lo tanto, a lo
medible y cuantificable.

1
Doctorante en Arquitectura. Escuela de posgrado Universidad Cesar Vallejo, Trujillo.2018
2
Paloma Gil. El proyecto arquitectónico. Guía instrumental.2011

1
La mirada tecnológica revisa el desarrollo tecnológico, el uso de nuevos materiales o el
desarrollo de software al servicio de la arquitectura. Un desequilibrio que nos sugiere
plantearnos la siguiente pregunta ¿dónde está la arquitectura aquí? , simplemente se suelta
con énfasis la idea en la diversidad, la riqueza y la complementariedad de tópicos que atañen
a la arquitectura.

Discusión de hipótesis

Tras el proceso del hombre que se refugia en la cueva, construye la cabaña y concibe la casa,
han aparecido nuevos factores que han vuelto a producir cambios cualitativos en esa casa
creada por él: factores sociológicos y factores tecnológicos3

• Sociológicamente, la relacionen ter los habitantes sea abierto. La desaparición


del servicio, o su entendimiento como un miembro más de la familia, hace que se
abran áreas de espacio habitable. La relación entre los miembros de la familia ha
cambiado hace mucho, aumentando la confianza en detrimento de la jerarquía. y
también la relación con los miembros del exterior, que no tienen ya áreas cerradas
en el espacio de la casa. Todo ello lleva en definitiva a una reducción de la privacidad
y a una mayor apertura también del espacio. A todo ello se une o es precisamente el
factor el factor que lo provoca, la reducción de la superficie de las viviendas. Hasta
legar a los limites, ridículo e imposibles de lo que ahora se llama vivienda mínima.

• Tecnológicamente, el cambio y sus consecuencias han sido enormes. El acero y


el hormigón armado han otorgado a la estructura la libertad en horizontal y en
vertical, antes impensable. El ascensor hace posible el acceso a esa superposición de
planos en vertical. El vidrio plano otorga la transparencia, la continuidad la luz total.
Y el aire acondicionado acude allá donde haga falta. En definitiva es posible casi todo.
O sea que encontramos hoy al hombre creador de la casa, al arquitecto con casi todas
las posibilidades en sus manos. Y paradójicamente es en este momento crucial, de las
relaciones abiertas y tecnología eficaz, cuando a la hora de concebir y de usar los

3
Alberto Campo Baeza. La idea construida. sobre arquitectura. 2009.P57

2
espacios habitables, volvemos a sacar a la luz lo más primitivo de nuestro ser, en el
sentido más peyorativo del término “primitivo”.
Es a partir de ésta idea que se lanza como hipótesis frente a dos aspectos contundentes que
aproxima a la construcción de un proyecto arquitectónico, entonces vamos a interrelacionar
ideas que aproximen a un discurso de afectación practica al momento de afrontar soluciones
proyectuales.

Es verdad que aunque vestimos como hombres de nuestro tiempo y nuestros autos son los
más modernos seguimos pensando con nostalgia en otros estilos de vida del pasado y
tratamos de regresar a ellos a través de nuestras viviendas:

¿Podemos hablar de anacronismo o simplemente de la insatisfacción del hombre por la casa


en la que vive en definitiva, por la arquitectura moderna?

Dice también Campo Baeza que muchas veces esto no sólo es culpa de quien habita sino
también del arquitecto. Arquitectos que se han olvidado de las palabras. Hemos despojado a
la vivienda de sus espacios entre comilla, inútiles. Hemos perdido los rincones compartidos,
los espacios de la sonoridad y la domesticidad, los lugares de conexión, de charla y café en pro
de la conexión a internet.

Términos perdidos como: zaguán mirador balcón pérgola, esta falta de vocabulario solo refleja
lo que ocurre en la vivienda actual, casa vulgares, repetitivas, aburridas y además caras se
pone en crisis la casa del hombre, no una crisis económica, que también, sino una crisis en el
habitar.

Esta sensación perdida de la casa del hombre comienza poco antes de los años 50 cuando la
cultura arquitectónica del momento se da cuenta de que la vivienda no es una “máquina de
habitar” sino “la concha el cascaron, del hombre” como propondrá el arquitecto Elien Grey.4

Es a partir de esta época que se investiga en torno al habitar humano no solo desde l
arquitectura sino también desde lo filosófico o el arte. Todas estas iniciativas entenderán que
es necesario retomar la habitación para construir la casa y para devolver al hombre el origen

4
Arquitecta irlandesa. La exploración autónoma de lo funcional y abstracto.2017 Archdayli.

3
del habitar. El hombre se mueve, y sus acciones como pensamientos se transforman en
hábitos. La necesidad de habitar se asocia a la tradición de tener hábitos, entonces habito y
habitación como lugares para hábitos prolongados ya sea dentro de espacios que los espera.

Habitar es construir un lugar, prolongarse uno mismo sobre el lugar de modo que éste
responda como un eco a nuestras acciones y pensamientos, ya lo había mencionado el filósofo
alemán Martin Heidegger “construir habitar y pensar en 1951, “habitar es construir” en cuanto
a la propia etimología de la palabra, y que además de habitar se encuentra en la esencia del
ser “ser luego habito”, habitar es cuidar, luego “habitar es cuidar de la cuaternidad”, y éste se
concreta en 4 elementos: la tierra, el cielo, lo divino y los mortales”. Ahora para habitar el
hombre debe hacerlo en las cosas mediante la construcción de modo que alberga y respeta
posee la esencia del habitar.5

Conclusiones

1. En arquitectura se trata de aprender a construir lo sueños, de crear casas tipo que


respondan al modo de vida y a la tecnología pero sobre todo que tengan al hombre y
su habitar como tema central, considerando el amplio espectro en el que se
desenvuelve el arquitecto.
2. “El arquitecto ético” está dirigido a fomentar los valores morales, en este caso, entre
los arquitectos, basándose en un marco ético, lo que se ha ido perdiendo ante la
presión de lo económico que ha cambiado todos estos valores de la obra
arquitectónica y urbana y que ha venido a desbaratar aquellos valores que existían
desde que se formaron los estudios de arquitectura.
3. El arquitecto deberá respetar siempre el contexto urbano, físico o cultural del lugar
donde esté trabajando, comprometiéndose al desarrollo positivo de la sociedad que
se verá afectada por sus acciones.
4. Ahora nos encontramos con Multifamiliares con nichos como apartamentos donde los
aspectos de espacios habitables han dejado de cumplir con su función, requisito
indispensable para un buen “hábitat”, que es aquello que reúne las condiciones

5
Alvaro Gonzales Quijano. El sitio, el cielo las afueras tradición y modernidad 2001. P120.

4
adecuadas para que la especie humana pueda residir y reproducirse. Además, sin
reglas de urbanismo en el uso de las proporciones de su entorno que obvian las reglas
de espacio, forma y función.
5. El arquitecto ético tiene una serie de valores morales que tiene que cumplir, que son
indispensables para su desarrollo profesional dentro de nuestra sociedad y que tienen
su fundamento en la teoría ética, al tratar a los hombres como hombres y a las cosas
como cosas. 6
6. Dentro de la posible actividad comercial, el arquitecto debe diferenciar dos
actividades: la especulativa y la comercial. La actividad especulativa es una actividad
comercial indeseable que solo busca lucrar y que es dañina a la economía y a la
sociedad, y crea una mala distribución de la riqueza.

6
Alfonso Yurrita. Prensa libre 2018.