Sunteți pe pagina 1din 26

EL NOMBRE CONSEGUIDO DE LOS NOMBRES EL CORAZÓN ROBADO

Si yo, por ti, he creado un mundo para ti, Mi triste corazón babea a popa,
dios, tú tenías seguro que venir a él, mi corazón lleno de tabaco:
y tú has venido a él, a mí seguro, sobre él arrojan escupitajos,
porque mi mundo todo era mi esperanza. mi triste corazón babea a popa:
bajo las burlas de la tropa
Yo he acumulado mi esperanza que suelta una risotada general,
en lengua, en nombre hablado, en nombre escrito; mi triste corazón babea a popa,
a todo yo le había puesto nombre ¡mi corazón lleno de tabaco!
y tú has tomado el puesto
de toda esta nombradía. ¡Itifálicos y sorchescos
sus insultos lo han depravado!
Ahora puedo yo detener ya mi movimiento, En la velada narran relatos
como la llama se detiene en ascua roja itifálicos y sorchescos.
con resplandor de aire inflamado azul, ¡Oleajes abracadabrantescos,
en el ascua de mi perpetuo estar y ser; tomad mi corazón, salvadlo!
ahora yo soy ya mi mar paralizado, ¡Itifálicos y sorchescos
el mar que yo decía, mas no duro, sus insultos lo han depravado!
paralizado en olas de conciencia en luz
y vivas hacia arriba todas, hacia arriba. Cuando sus chicotes hayan cesado,
¿cómo actuar, oh corazón robado?
Todos los nombres que yo puse Se oirán estribillos báquicos
al universo que por ti me recreaba yo, cuando sus chicotes hayan cesado:
se me están convirtiendo en uno y en un tendré sobresaltos estomáquicos
dios. si degradan mi triste corazón.
Cuando sus chicotes hayan cesado,
El dios que es siempre al fin,
¿cómo actuar, oh corazón robado?
el dios creado y recreado y recreado
por gracia y sin esfuerzo.
El Dios. El nombre conseguido de los nombres.
SONETOS DE LA MUERTE (I) LAS PERSONAS CURVAS,
black swan the film in hd
Del nicho helado en que los hombres te pusieron, watch full speed-dating movie in hd
te bajaré a la tierra humilde y soleada. Mi madre decía: a mí me gustan las personas rectas
Que he de dormirme en ella los hombres no supieron,
y que hemos de soñar sobre la misma almohada. A mí me gustan las personas curvas,
las ideas curvas, los caminos curvos,
Te acostaré en la tierra soleada con una porque el mundo es curvo y la tierra es curva
dulcedumbre de madre para el hijo dormido, y el movimiento es curvo; y me gustan las curvas y los pechos
y la tierra ha de hacerse suavidades de cuna curvosy los culos curvos, los sentimientos curvos;
al recibir tu cuerpo de niño dolorido. la ebriedad: es curva; las palabras curvas: el amor es curvo;
¡el vientre es curvo!; lo diverso es curvo.
Luego iré espolvoreando tierra y polvo de rosas, A mí me gustan los mundos curvos;
y en la azulada y leve polvareda de luna, el mar es curvo, la risa es curva, la alegría es curva, el dolor es
los despojos livianos irán quedando presos. curvo; las uvas: curvas;
las naranjas: curvas; los labios: curvos;
Me alejaré cantando mis venganzas hermosas, y los sueños; curvos;
¡porque a ese hondor recóndito la mano de ninguna los paraísos, curvos (no hay otros paraísos);
bajará a disputarme tu puñado de huesos! a mí me gusta la anarquía curva.
El día es curvo
y la noche es curva; ¡la aventura es curva!
Gabriela Mistral Y no me gustan las personas rectas, el mundo recto,
las ideas rectas; a mí me gustan las manos curvas,
los poemas curvos, las horas curvas:
¡contemplar es curvo!; (en las que puedes contemplar las curvas y
conocer la tierra);
los instrumentos curvos, no los cuchillos, no las leyes:
no me gustan las leyes porque son rectas,
no me gustan las cosas rectas; los suspiros: curvos; los besos:
curvos; las caricias: curvas.
Y la paciencia es curva.
El pan es curvo y la metralla recta.
No me gustan las cosas rectas
ni la línea recta: se pierden
todas las líneas rectas;no me gusta la muerte porque es recta,
es la cosa más recta, lo escondido
detrás de las cosas rectas;
ni los maestros rectos ni las maestras rectas:
a mí me gustan los maestros curvos,
las maestras curvas. No los dioses rectos:
¡libérennos los dioses curvos de los dioses rectos!
El baño es curvo,
la verdad es curva,
TENEBRAE NO A LA TRANSMIGRACIÓN EN OTRA ESPECIE

Cerca estamos, Señor, No a la transmigración en otra especie.


cercanos y asibles. No a la post vida, ni en cielo ni en infierno.
No a que me absorba cualquier divinidad.
Asidos ya, Señor, No a un más allá, ni aun siendo el paraíso
unos en otros incrustados, como si fuera reservado a islamitas, con beldades
el cuerpo de cada uno de nosotros que un libro garantiza siempre vírgenes.
tu cuerpo, Señor.

Reza, Señor, Porque esos son los juegos para ingenuos


rézanos, en que mi agnosticismo nunca apuesta.
estamos cerca. Mi envite es al no ser. A lo seguro.
Torcidos íbamos, íbamos a inclinarnos Rechaza otro existir, tras consumida
sobre la hondonada y la laguna. mi ración de este guiso indigerible.
Otra vez, no. Una vez ya es demasiado.
Al abrevadero íbamos, Señor.

Era sangre, era,


lo que derramabas, Señor.

Brillaba.

Nos arrojó tu imagen a los ojos, Señor,


ojos y boca tan abiertos y vacíos, Señor.

Hemos bebido, Señor.


La sangre y la imagen que había en la sangre, Señor.
Reza, Señor.
Estamos cerca.
Paul Celan
(Versión de Daniel Nahmías y Juan Navarro).
MÁS VERDAD TARDE
El horizonte tiene insectos y fragatas;
su piel de pez de río, con sus cinco colores,
Sí, más verdad, empalizada pone al mar Mediterráneo,
que, espumas renovando,
Objeto de mi gana.
con sus encajes borra
Jamás, jamás engaños escogidos. las pisadas gemelas que dejas en la playa.
Algas del viento son las cañas litorales,
¿Yo escojo? Yo recojo cuyo sonido se une al de las caracolas.
La verdad impaciente, Como habichuela abierta;
mostrando su semilla,
Esa verdad que espera a mi palabra. la jábega te enseña
sus tuertes remadores.
¿Cumbre? Sí, cumbre
Si tus trenzas crecieran, rubias y horizontales,
Dulcemente continua hasta los valles: qué buen faro serías sobre el peñón del Cuervo,
cuando, enlutado el mundo por la muerte del día,
Un rugoso relieve entre relieves. el capitán del barco
Todo me asombra junto. una luz necesite.
Acariciando arenas
Y la verdad con tus pies y tu sombra, esperas al marino
Hacia mí se abalanza, me atropella. que, en bandeja con remos, el mar ha de ofrecerte,
sin saber que tu amante
Más sol, vive ya en otro mundo,
gozando la luz verde
Venga ese mundo soleado,
del fondo de los mares.
Superior al deseo
Del fuerte,
Venga más sol feroz.
¡Más, más verdad!
CERRÉ MI PUERTA AL MUNDO COMO UN SOL

Cerré mi puerta al mundo; Como un sol de las doce,


se me perdió la carne por el sueño... su presencia clarísima
Me quedé, interno, mágico, invisible, fue recogiendo todos
desnudo como un ciego. mis recuerdos tendidos.

Lleno hasta el mismo borde de los ojos, Todos fueron entrando


me iluminé por dentro. bajo mis pies inmóviles,
como cartas alegres
Trémulo, transparente, por rendijas de puertas.
me quedé sobre el viento, ¡Oh, sombra de mi alma!
igual que un vaso limpio
de agua pura, Mientras que deslumbrante,
como un ángel de vidrio recortados sus brillos,
en un espejo. sobre mí iluminaba
intensamente el mundo.
¡Blanco sol de mi alma!
APARENTE QUIETUD ¿CÓMO ERA?

Aparente quietud ante tus ojos, La puerta, franca.


aquí, esta herida -no hay ajenos límites-, Vino queda y suave.
hoy es el fiel de tu equilibrio estable. Ni materia ni espíritu. Traía
La herida es tuya, el cuerpo en que está abierta una ligera inclinación de nave
es tuyo, aun yerto y lívido. Ven, toca, y una luz matinal de claro día.
baja, más cerca. ¿Acaso ves tu origen
entrando por tus ojos a esta parte No era de ritmo, no era de armonía
contraria de la vida? ¿Qué has hallado? ni de color. El corazón la sabe,
¿Algo que no sea tuyo en permanencia? pero decir cómo era no podría
Tira tu daga. Tira tus sentidos. porque no es forma, ni en la forma cabe.
Dentro de ti te engendra lo que has dado,
fue tuyo y siempre es acción continua. Lengua, barro mortal, cincel inepto,
Esta herida es testigo: nadie ha muerto. deja la flor intacta del concepto
en esta clara noche de mi boda,

y canta mansamente, humildemente,


la sensación, la sombra, el accidente,
mientras Ella me llena el alma toda!
SUEÑO DENTRO DE TI

Te llamé. Me llamaste. ¡Qué jardín visiones


Brotamos como ríos. intangibles, mi cuarto!
Alzáronse en el cielo ¡Qué delicada y fácil
los nombres confundidos. la imagen de tu alma!
¡Qué parado mi cuerpo
Te llamé. Me llamaste. por no enturbiar el aire!
Brotamos como ríos.
Nuestros cuerpos quedaron Porque mucho te quise,
frente a frente, vacíos. ahora te tengo clara
entre tantos confusos
Te llamé. Me llamaste. sueños que te navegan.
Brotamos como ríos.
Entre nuestros dos cuerpos, Igual que a mi conciencia
¡qué inolvidable abismo! la traspasan mis actos,
te surcan los recuerdos
gloriosos de tu vida.

Contigo, a veces, antes


—¿te acuerdas?—admiraba
en la vida tus bellos
límites exteriores.

Ahora dentro de ti
como en un cielo estoy,
en un cielo infinito,
con los que te quisieron.
LO QUE DEJÉ POR TI SABES TANTO DE MÍ, QUE YO MISMO QUISIERA...

Dejé por ti mis bosques, mi perdida Sabes tanto de mí, que yo mismo quisiera
arboleda, mis perros desvelados, repetir con tus labios mi propia poesía,
mis capitales años desterrados elegir un pasaje de mi vida primera:
hasta casi el invierno de la vida. un cometa en la playa, peinado por Sofía.

Dejé un temblor, dejé una sacudida, No tengo que esperar ni que decirte espera
un resplandor de fuegos no apagados, a ver en la memoria de la melancolía,
dejé mi sombra en los desesperados los pinares de Ibiza, la escondida trinchera,
ojos sangrantes de la despedida. el lento amanecer sin que llegara el día.

Dejé palomas tristes junto a un río, Y luego amor, y luego, ver que la vida avanza
caballos sobre el sol de las arenas, plena de abiertos años y plena de colores,
dejé de oler la mar, dejé de verte. sin final, no cerrada al sol por ningún muro.

Dejé por ti todo lo que era mío. Tú sabes bien que en mí no muere la esperanza,
Dame tú, Roma, a cambio de mis penas, que los años en mí no son hojas, son flores,
tanto como dejé para tenerte. que nunca soy pasado, sino siempre futuro.
AMOR ADOLESCENCIA

Vinieras y te fueras dulcemente,


Amor, sólo te muestras
de otro camino
por lo que de mí arrancas,
a otro camino. Verte,
aire invisible eres
y ya otra vez no verte.
que despojas mi alma
Pasar por un puente a otro puente.
manchando el limpio cielo
—El pie breve,
con suspiros y lágrimas.
la luz vencida alegre—.
Al pasar me has dejado
Muchacho que sería yo mirando
erizado de ramas,
aguas abajo la corriente,
defendido del frío
y en el espejo tu pasaje
por espinas que arañan,
fluir, desvanecerse.
cerradas mis raíces
al paso de las aguas,
ciega y sin hojas la desnuda frente
que atesoró verdores y esperanzas.
TODO ESTO POR AMOR ES VERDAD

Derriban gigantes de los bosques para hacer un durmiente, ¡Ay qué trabajo me cuesta
derriban los instintos como flores, quererte como te quiero!
deseos como estrellas
para hacer sólo un hombre con su estigma de hombre. Por tu amor me duele el aire,
el corazón
Que derriben también imperios de una noche, y el sombrero.
monarquías de un beso,
no significa nada; ¿Quién me compraría a mí
que derriben los ojos, que derriben las manos como estatuas vacías. este cintillo que tengo
y esta tristeza de hilo
Mas este amor cerrado por ver sólo su forma, blanco, para hacer pañuelos?
su forma entre las brumas escarlata,
quiere imponer la vida, como otoño ascendiendo tantas hojas ¡Ay qué trabajo me cuesta
hacia el último cielo, quererte como te quiero!
donde estrellas
sus labios dan otras estrellas,
donde mis ojos, estos ojos,
se despiertan en otro.
SUCESIVA ADOLESCENTE FUI...

Déjame acariciarte lentamente Adolescente fui en días idénticos a nubes,


déjame lentamente comprobarte, cosa grácil, visible por penumbra y reflejo,
ver que eres de verdad, un continuarte y extraño es, si ese recuerdo busco,
de ti misma a ti misma extensamente. que tanto, tanto duela sobre el cuerpo de hoy.

Onda tras onda irradian de tu frente Perder placer es triste


y mansamente, apenas sin rizarte, como la dulce lámpara sobre el lento nocturno;
rompen sus diez espumas al besarte aquel fui, aquel fui, aquel he sido...
de tus pies en playa adolescente. era la ignorancia mi sombra.

Así te quiero, fluida y sucesiva, Ni gozo ni pena; fui niño


manantial tú de ti, agua furtiva, prisionero entre muros cambiantes;
música para el tacto perezosa. historias como cuerpos, cristales como cielos,
sueño luego, un sueño más alto que la vida.
Así te quiero, en límites pequeños,
aquí y allá, fragmentos, lirio, rosa, Cuando la muerte quiera
y tu unidad después, luz de mis sueños. una verdad quitar de entre mis manos,
las hallará vacías, como en la adolescencia,
ardientes de deseo, tendidas hacia el aire.
RETORNOS DEL ÁNGEL DE SOMBRA MI VIDA

A veces, amor mío, soy tu ángel de sombra. ¡Roca maternal, te olvido


Me levanto de no sé qué guaridas, buscando el mar de la muerte,
fulmíneo, entre los dientes dibujando un largo río
una espada de filos amargos, una triste de recuerdos transparentes.
espada que tú bien, mi pobre amor, conoces.
Son los días oscuros de la furia, las horas Agua primera de vida,
del despiadado despertar, queriéndote voy con un blanco torrente
en medio de las lágrimas subidas detrás, que me empuja y brama
del más injusto y dulce desconsuelo. vida de nubes y nieves.
Yo sé, mi amor, de dónde esas tinieblas
vienen a mí, ciñéndote, apretándome Mi vida riega los campos,
hasta hacerlas caer sobre tus hombros mi vida vuela celeste,
y doblarlos, deshechos como un río. mi vida se queda blanca
¿Qué quieres tú, si a veces, amor mío, así soy, sobre las cumbres, perenne.
cuando en las imborrables piedras pasadas, ciego,
me destrozo y batallo por romperlas, Quienes se vieron en mí
por verte libre y sola en la luz mía? me llegan por tal corriente,
Vencido siempre, aniquilado siempre, asaltan mi corazón
vuelvo a la calma, amor, a la serena como legiones de peces
felicidad, hasta ese oscuro instante y forman espumas blancas
en que de nuevo bajo a mis guaridas que se agolpan en mis sienes.
para erguirme otra vez tu ángel de sombra.
La vejez irá delante,
hacia el mar, sin detenerse.
Mi vida está enamorada,
su prometida es la muerte.
SECRETO EL VIENTO Y EL ALMA

Recorre el amor mi verso, Con tal vehemencia el viento


baja y sube por sus hilos; viene del mar, que sus sones
el corazón que lo impulsa elementales contagian
nunca lo dejo tranquilo, el silencio de la noche.
que quiere vivir y late,
corazón propio, escondido Solo en tu cama le escuchas
entre palabras que corren insistente en los cristales
por venas que son suspiros. tocar, llorando y llamando
Mujer desnuda, el poema como perdido sin nadie.
guarda su secreto ritmo.
Quiero matarte, quisiera Mas no es él quien en desvelo
que tu amor se hiciese río, te tiene, sino otra fuerza
que tu voz se desangrara, de que tu cuerpo es hoy cárcel,
que perdiera ese continuo fue viento libre, y recuerda.
ir y venir por un rostro
de rubores indecisos.
Nadie sabe lo que dice
el pensamiento escondido;
quiero que te desemboques,
que seas madre de ti mismo.
LA NIÑA ROSA, SENTADA... PAÍS

La niña rosa, sentada. Tus ojos son de donde


Sobre su falda, la nieve no ha manchado
como una flor, la luz, y entre las palmas
abierto, un atlas. el aire
¡Cómo la miraba yo invisible es de claro.
viajar, desde mi balcón!
Su dedo, blanco velero, Tu deseo es de donde
desde las islas Canarias a los cuerpos se alía
iba a morir al mar Negro. lo animal con la gracia
¡Cómo la miraba yo secreta
morir, desde mi balcón!. de mirada y sonrisa.
La niña, rosa sentada.
Sobre su falda, Tu existir es de donde
como una flor, percibe el pensamiento,
cerrado, un atlas. por la arena de mares
Por el mar de la tarde amigos,
van las nubes llorando la eternidad en tiempo.
rojas islas de sangre.
LA SOMBRA ESTOY PERDIDO

Al despertar de un sueño, buscas Profeta de mis fines no dudaba


Tu juventud, como si fuera el cuerpo del mundo que pintó mi fantasía
Del camarada que durmiese en los grandes desiertos invisibles.
A tu lado y que al alba no encuentras.
Reconcentrado y penetrante, solo,
Ausencia conocida, nueva siempre, mudo, predestinado, esclarecido,
Con la cual no te hallas. Y aunque acaso mi aislamiento profundo, mi hondo centro,
Hoy tú seas más de lo que era mi sueño errante y soledad hundida,
El mozo ido, todavía se dilataban por lo inexistente,
hasta que vacilé cuando la duda
Sin voz le llamas, cuántas veces; oscureció por dentro mi ceguera.
Olvidado que de su mocedad se alimentaba
Aquella pena aguda, la conciencia Un tacto oscuro entre mi ser y el mundo,
De tu vivir de ayer. Ahora, entre las dos tinieblas, definía
una ignorada juventud ardiente.
Ida también, es sólo Encuéntrame en la noche. Estoy perdido.
Un vago malestar, una inconsciencia
Acallando el pasado, dejando indiferente
Al otro que tú eres, sin pena, sin alivio.
REPOSO OLVIDO

Una tristeza del tamaño de un pájaro. Ahora la luz no existe


Un aro limpio, una oquedad, un siglo. ni vemos ya la rosa,
Este pasar despacio sin sonido, ni el niño, el hombre, el árbol,
esperando el gemido de lo oscuro. ni la nube, ni el sol.
Oh tú, mármol de carne soberana. Dios mío, estoy
Resplandor que traspasas los encantos, en tu Voz sin espacio ni tiempo,
partiendo en dos la piedra derribada. entre otras voces tuyas creadoras.
Oh sangre, oh sangre, oh ese reloj que pulsa
los cardos cuando crecen, cuando arañan ¡Qué amor aquí, Dios mío!
las gargantas partidas por el beso. ¡Que posesión eterna de todo Tú!
Ahora me burlo de mi cuerpo,
Oh esa luz sin espinas que acaricia de mi sensible cuerpo que cogía
la postrer ignorancia que es la muerte. líneas, perfumes, roces y sonidos,
queriendo despertarme
cuando yo desvelado vislumbraba,
más allá de la forma, tu reinado.
MUJER EN CAMISA EL PADRE

Te amo así, sentada, Vera faltó a la escuela. Se quedó todo el día encerrada en casa. Al
con los senos cortados y clavados en el filo, anochecer, escribió una carta a su padre. El padre de Vera estaba
como una transparencia, muy enfermo, en el hospital. Ella escribió:
del espaldar de la butaca rosa,
con media cara en ángulo, —Te digo que te quieras, que te cuides, que te protejas, que te
el cabello entubado de colores, mimes, que te sientas, que te ames, que te disfrutes. Te digo que te
la camisa caída quiero, te cuido, te protejo, te mimo, te siento, te amo, te disfruto.
bajo el atornillado botón saliente del ombligo,
y las piernas, Héctor Carnevale duró unos días más. Después, con la carta de su
las piernas confundidas con las patas hija bajo la almohada, se fue en el sueño.
que sostienen tu cuerpo
en apariencia dislocado,
adherido al journal que espera la lectura.
Divinamente ancha, precisa, aunque dispersa,
la belleza real
que uno quisiera componer cada noche.
LAS CAMPANAS SOLO DE PIANO

Yo las amo, yo las oigo, Ya que la vida del hombre no es sino una acción a distancia,
cual oigo el rumor del viento, Un poco de espuma que brilla en el interior de un vaso;
el murmurar de la fuente Ya que los árboles no son sino muebles que se agitan:
o el balido del cordero. No son sino sillas y mesas en movimiento perpetuo;
Ya que nosotros mismos no somos más que seres
Como los pájaros, ellas, (Como el dios mismo no es otra cosa que dios)
tan pronto asoma en los cielos Ya que no hablamos para ser escuchados
el primer rayo del alba, Sino que para que los demás hablen
le saludan con sus ecos. Y el eco es anterior a las voces que lo producen,
Ya que ni siquiera tenemos el consuelo de un caos
Y en sus notas, que van prolongándose En el jardín que bosteza y que se llena de aire,
por los llanos y los cerros, Un rompecabezas que es preciso resolver antes de morir
hay algo de candoroso, Para poder resucitar después tranquilamente
de apacible y de halagüeño. Cuando se ha usado en exceso de la mujer;
Ya que también existe un cielo en el infierno,
Si por siempre enmudecieran, Dejad que yo también haga algunas cosas:
¡qué tristeza en el aire y el cielo!
¡Qué silencio en la iglesia! Yo quiero hacer un ruido con los pies
¡Qué extrañeza entre los muertos! Y quiero que mi alma encuentre su cuerpo.
EL ATLAS ESTA MUJER ES UNA URNA

Se alejaban los barcos cargados de tesoros Esta mujer es una urna


y el niño señalaba con mano desvaída llena de místico perfume,
las regiones lejanas de nombres eufónicos, como Annabel, como Ulalume...
suaves como versos de cadencia elegíaca:
Esta mujer es una urna.
Alejandría, Córcega, Tornea, mar de Banda,
Majach-Kala, Karat, Bengasi, Esmirna. Y para mi alma taciturna
por el dolor que la consume,
Regiones de las brumas y las tinieblas albas, esta mujer es una urna
ciudades de los altos minaretes de oro llena de místico perfume...!
que en la imaginación entonces relumbraban
como gemas caídas de un cielo melancólico:

Trípoli, Yeros, Kemen, Bagdad, Adalia, Córdoba….


Detrás de aquellos nombres, ¿qué vida se ocultaba?
perdidos en la bruma glacial de la memoria
los barcos que zarparon duermen bajo las aguas

De Botnia, de Madrás, de la azul Etiopía.


INVOCACIÓN APOLOGÍA

Que no crezca jamás en mis entrañas ¿Es tu voluntad que yo crezca y decline?
esa calma aparente llamada escepticismo. Trueca mi paño de oro por la gris estameña
y teje a tu antojo esa tela de angustia
Huya yo del resabio, cuya hebra más brillante es día malgastado.
del cinismo,
de la imparcialidad de hombros encogidos. ¿Es tu voluntad - Amor que tanto amo -
que la Casa de mi Alma sea lugar atormentado
Crea yo siempre en la vida donde deban morar, cual malvados amantes,
crea yo siempre la llama inextinguible y el gusano inmortal?
en las mil infinitas posibilidades.
Si tal es tu voluntad la he de sobrellevar
Engáñenme los cantos de sirenas, y venderé ambición en el mercado,
tenga mi alma siempre un pellizco de ingenua. y dejaré que el gris fracaso sea mi pelaje
y que en mi corazón cave el dolor su tumba.
Que nunca se parezca mi epidermis
a la piel de un paquidermo inconmovible, Tal vez sea mejor así - al menos
helado. no hice de mi corazón algo de piedra,
ni privé a mi juventud de su pródigo festín,
Llore yo todavía ni caminé donde lo Bello es ignorado.
por sueños imposibles
por amores prohibidos
por fantasías de niña hechas añicos.

Huya yo del realismo encorsetado.

Consérvense en mis labios las canciones,


muchas y muy ruidosas y con muchos acordes.

Por si vinieran tiempos de silencio.


ELLA ESTA SOLA SOLA EN UN... INTUICIÓN DEL FRÍO

Ella esta sola No es el de la niñez,


sola en un rincón, aquellas mañanas de diciembre,
los demás ven como se hiere a lo largo del río,
su pobre corazón. hacia el colegio.

Su mente se inunda Ni se trata tampoco de aquel otro


de una tristeza profunda, que te sorprendería
que atraviesa su alma años después
arrebatando la calma. más de una madrugada
dando tumbos.
Solo quiere compañía
compañía de su amor, No, este es distinto, este
aquel que volvería da miedo:
viene
del futuro.
YA LO SÉ, LA MEMORIA LAS MAÑANAS TRANSCURREN CLARAS

Ya lo sé, la memoria Las mañanas transcurren claras


no es un lugar seguro. y desiertas. Así se abrían tus ojos
Está llena de trampas, en otro tiempo. La mañana
consuelos, desconsuelos, fluía lentamente, era una gorga
atajos, emboscadas, de luz inmóvil. Callaba.
pistas falsas, canciones Tú callabas, viva. Las cosas
lacrimógenas, torpes existían bajo tus ojos
maneras de quedar (sin pena, sin fiebre, sin sombra)
bien, como un claro mar en la mañana.
traiciones, heroísmos, Luz, donde estás tú está la mañana.
fotos trucadas siempre Tú eras la vida y las cosas.
con el fotoshop tonto Despiertos en ti respirábamos
de la melancolía. bajo el cielo que perdura en nosotros.
Sin pena, sin fiebre entonces,
Ya lo sé, es lo que somos: sin esta pesada sombra del día,
nostalgia y cirugía. poblado y distinto. Oh luz,
¿Recuerdas lo felices claridad lejana, aliento
que fuimos el verano vehemente: vuelve tus ojos
de la inmortalidad? inmóviles, claros, hacia nosotros.
La mañana que pasa es oscura
sin la luz de tus ojos.
DESPÉDIDA EL CORAZÓN ATORMENTADO

Una noche me dijiste, que dejaste Mi triste corazón babea en la popa,


de quererme, aún sabiendo Mi corazón está lleno de tabaco de hebra:
que mentías, me amabas en silencio Ellos le arrojan chorros de sopa,
más allá del final de la vida. Mi triste corazón babea en la popa:
No comprendí tu decisión Ante las chirigotas de la tropa
el amor te lo llevabas tú, Que suelta una risotada general,
arrancado de mi alma, Mi triste corazón babea en la popa,
sin explicación, y yo pensé; ¡Mi corazón está lleno de tabaco de hierba!
que el amor nos unió ¡Itifálicos y sorcheros
y hoy nos separa, Sus insultos lo han pervertido!
será la muerte En el gobernalle pintan frescos
de mi corazón enamorado, Itifálicos y sorcheros.
entonces dejaré de quererte, Oh olas abracadabrantescas,
y puedas comprender Tomad mi cuerpo para que se salve:
que fue la despedida, ¡Itifálicos y sorcheros
que me fuí esa noche, sus insultos lo han pervertido!
y cerré los ojos para siempre. Cuando, al final, se les seque el tabaco,
¿Cómo actuar, oh corazón robado?
Habrá cantilenas báquicas
Cuando, al final, se les seque el tabaco:
Me darán bascas estomacales
Si el triste corazón me lo reprimen:
Cuando, al final, se les seque el tabaco
¿Cómo actuar, oh corazón robado?
MI CORAZÓN MARACAIBO MÍA

Cae la tarde que refleja en el lago


Es mentira
matices naranjas y pálidos rojizos,
que mi corazón porque palpita
se abre la noche y el sol muere
esté despierto.
por el poniente en descanso obligado,
Sus latidos son tan sólo
¡es Maracaibo! que al anochecer imponente atrae
el goteo
cálida brisa lacustre que salpica el rostro,
de su llanto glacial
y contrasta las luces del espejo de agua
como el que llora al fundirse
cual arco iris nocturno allende de la costa.
el témpano de hielo.
Maracaibo mía, que me viste nacer
Es mentira
a orillas del Coquivacoa hoy lejos de ti,
que mi corazón porque palpita
de los marullos que mueren en el malecón,
esté despierto.
te añoro en la distancia y mi pecho
Su misión se reduce
reclama la algarabía en San Juan de Dios
a mantener de pie
en velada del día de La Chinita.
a un muerto
¡Así es mi Maracaibo!
que esperanzado
que a lo lejos es nostálgica y romántica.
aún persigue sus sueños.
ESC. PRIM. JOSÉ EDUARDO
DE CÁRDENAS

ANTOLOGÍA DE POEMAS

Alumno:
Héctor Emmanuel Peralta
Collado
Maestra:
Fátima de Jesús Cerino
Santos
Grado: 3ro Grupo: A
PRISIONERO AMANECER
Fue amaneciendo con débiles rayos de luz
Me gustaría encender un puro, que apenas asomaban su claridad entre nubes
encerrado, sólo y triste, sin apuro, grises y tonos opacos de azul de esperanza,
iluminando la oscuridad de mi vida, un nuevo despertar, un nuevo día que fluye
si eres prisionero es la única salida. que emerge como canto del ave que mañanea.
Prisionero por cometer un pecado,
Despertando los sentidos poéticos como voz del amor,
culpable de amar sin ser amado,
aquí estoy pensando cada día, del alma que enhebra los recuerdos y palabras
en ti y en el amor que te daría. cargadas de ternura borrando dolores del pasado,
enterrados en la senda del olvido.
Condenado a mil años de tristeza,
no de pena ni amargura ni pobreza, Es primavera con olor a flores, a rosas,
porque pena tengo de mucho antes, somos poesía, somos la rima, somos parte del tiempo
cuando vi por vez última los Andes. del presente, del futuro, del hoy, del mañana.

Ahora no veo a nadie, ni a mi sombra, Y no somos nada sin la palabra alentadora


todos se han ido y no me asombra, que nos da vida, que nos llena de amor
así es la vida que me toca, desolado, que transcurre por la vida como río encantado.
ingenuamente pensé sería a tu lado.

Por eso prendo este puro a fuego lento,


disfrutando al máximo este momento,
intentando acabar con mi sufrimiento,
comparando esta acción con el amor,
porque se prende con una pizca de ardor,
hasta consumirse en cenizas mi dolor.