Sunteți pe pagina 1din 20

RESUMEN CAPITULO 1

ANGELA YADIRA GUZMAN DE LUNA 502


LA CÉLULA COMO UNIDAD DE SALUD Y ENFERMEDAD

GENOMA

El proyecto multinacional ENCODE (Encyclopedia ofDNA Elements), que se puso


en marcha en 2007 con el fin de identificar todas las regiones del genoma a las que
pudiera adscribirse alguna función. La sorprendente conclusión es que, hasta el 80%
del genoma humano o se une a proteínas; lo que significa que participa en la
regulación de la expresión génica, o bien se le puede asignar cierta actividad funcional,
en su mayoría relacionada con la regulación de la expresión génica, a menudo de una
forma específica para el tipo celular. De esto resulta que las regiones no codificantes
del genoma son las que proporcionan la «planificación arquitectónica» esencial.

Las clases principales de secuencias funcionales no codificantes de proteínas


presentes en el genoma humano son las
siguientes:
 Regiones promotoras e intensificadoras que constituyen lugares de unión para los
factores de transcripción.
 Lugares de unión de factores que organizan y mantienen las estructuras
cromatínicas de orden superior.
 ARN reguladores no codificantes.
 Elementos genéticos móviles. Participan en la regulación génica y organización de
la cromatina, pero su función aún no está bien establecida.
 Regiones estructurales especiales del ADN, especialmente telómeros y
centrómeros.

Las 2 formas más frecuentes de variación del ADN en el genoma humano son
polimorfismos de un solo nucleótido (PNU) y variaciones del numero de copias (VNC).
Los PNU casi siempre son bialelicos, se distribuyen por todo el genoma, dentro de
exones, intrones, regiones intergénicas y regiones codificantes, cerca del 1% de los
PNU está en regiones codificantes.

Los PNU situados en regiones no codificantes pueden estar en elementos


reguladores alterando la expresión de los genes; y es posible que tengan una influencia
directa sobre la susceptibilidad a la enfermedad. Grupos de PNU pueden servir como
marcadores de enfermedades multigénicas como la hipertensión arterias y la diabetes
de tipo II.

Las VNC son una forma de variación genética, consiste en distintos números de
largas tiras contiguas de ADN, desde 1.000 a millones pb. Son responsables de
diferencias de secuencia de 5 a 24 millones de pb entre 2 personas cualesquiera, 50%
afectan a secuencias codificantes de genes, de forma que podrían explicar la
diversidad fenotípica humana.
EPIGENETICA: cambios heredables en la expresión del gen extrínsecos a la
secuencia del ADN.

ORGANIZACIÓN DE LAS HISTONAS


Los diferentes tipos celulares se distinguen por programas de expresión génica
específicos del linaje. Estas diferencias especificas del tipo celular en la transcripción y
traducción del ADN dependen de factores epigeneticos.
 Histonas y factores modificadores de histonas: Los nucleosomas son segmentos de
ADN de 147 pb envueltos alrededor de una estructura central de proteínas llamadas
histonas. El complejo ADN-histona resultante se denomina cromatina. El ADN
desnudo de una célula alcanza 1.8m de longitud, pero enrollado alrededor de las
histonas como un carrete solo mide 7-8 micrómetros de diámetro.
1)heterocromatina: densa e inactiva 2)Eucromatina: dispersa y activa
Complejos remodeladores de la cromatina: recolocan los nucleosomas en el ADN,
exponiendo u ocultando elementos reguladores génicos.
Complejos escritores de cromatina: llevan a cabo más de 70 modificaciones distintas
de las histonas conocidas como marcas.

MICRO ARN Y ARN LARGO NO CODIFICANTE


Otro mecanismo de regulación génica depende las funciones de ARN no codificantes.
Están codificados por genes que se transcriben, pero no son traducidos.

Micro-ARN (miARN)

Los miARN no codifican proteínas, su función principal consiste en modular la


traducción de ciertos ARNm a sus proteínas correspondientes. El silenciamiento
postranscripcional de la expresión génica que realizan los miARN es un mecanismo de
regulación génica fundamental y bien conservado presente en todos los eucariotas
(plantas y animales). el genoma humano codifica cerca de 1.000 genes de miARN, 20
veces menos que los genes codificantes de proteínas. La transcripción de los genes de
miARN produce un miARN primario, que se procesa progresivamente. Esto genera
miARN maduros monocatenarios de 21 a 30 nucleótidos que se asocian a un agregado
multiproteínico denominado complejo silenciador inducido por ARN. El emparejamiento
consiguiente de bases entre la cadena de miARN y su ARNm objetivo dirige al RISC a
inducir la escisión del ARNm o reprimir su traducción. Todos los ARNm contienen la
denominada secuencia semilla en su región 3' no traducida (UTR), que determina la
especificidad de la unión del miARN y el silenciamiento génico. De esta forma se
silencia postranscripcionalmente el ARNm en cuestión.

Los ARN pequeños de interferencia (ARNsi) son secuencias cortas de ARN que
pueden introducirse experimentalmente en las células.

Los ARNInc modulan la expresión génica de muchas formas ; por ejemplo, pueden
unirse a regiones de cromatina, restringiendo al acceso de la ARN polimerasa a genes
codificantes de esa región.
MANTENIMIENTO CELULAR
La viabilidad y la actividad normal de las células dependen de un conjunto de
funciones de mantenimiento fundamentales que todas las células diferenciadas tienen
que realizar. Estas funciones son protección frente al entorno, obtención de nutrientes,
comunicación, movimiento, renovación de moléculas envejecidas, catabolismo
molecular y generación de energía.

Muchas funciones de mantenimiento normales están compartimentalizadas


dentro de orgánulos intracelulares rodeados de membrana. Al aislar ciertas funciones
celulares dentro de compartimentos distintos posible concentrar o almacenar en altas
concentraciones enzimas destructoras potencialmente lesivas o metabolitos reactivos
sin el riesgo de dañar otros componentes celulares, permite crear entornos
intracelulares exclusivos (p. ej., de pH bajo o calcio elevado) que pueden entonces
regular selectivamente la función de enzimas o vías metabólicas.

 Lisosomas; orgánulos intracelulares que contienen enzimas destructoras


destinadas a la digestión de un amplio grupo de macromoléculas, incluidos
polisacáridos, proteínas, lípidos y ácidos nucleicos.
 Proteosomas; destruyen selectivamente las proteínas desnaturalizadas,
liberando sus péptidos.
 Peroxisomas; especializados en la degradación de ácidos grasos, generando
peróxido de hidrógeno en el proceso.
 Vesículas endosómicas; transportan el material interiorizado a las zonas
intracelulares apropiadas o dirigen materiales recién sintetizados a la superficie
celular o el orgánulo diana.

El movimiento celular se realiza gracias al citoesqueleto.


La mayoría del ATP que alimenta la célula se produce mediante fosforilación oxidativa
en las mitocondrias

Membrana plasmática: protección y obtención de nutrientes

Las membranas plasmáticas (y las membranas de todos los demás orgánulos)


constituyen bicapas fluidas de fosfolípidos anfipáticos con cabezas hidrófilas
enfrentadas al entorno acuoso y colas lipídicas hidrófobas que interaccionan entre sí
para formar una barrera a la difusión pasiva de moléculas grandes o con carga.

La bicapa está compuesta por distintos fosfolípidos, distribuidos de forma


asimétrica: por ejemplo, ciertos lípidos de membrana se asocian preferencialmente a la
cara extracelular o la citosólica.

La organización correcta de los fosfolípidos es importante para la salud celular.


Además, la distribución asimétrica de los fosfolípidos resulta esencial en otros procesos
celulares:
 Fosfatidilinositol: situado en la hoja interna de la membrana, puede ser fosforilado
y servir así como andamio electrostático para las proteínas intracelulares.
 Fosfatidilserina: normalmente está restringida a la cara interna, a la que confiere
una carga negativa implicada en las interacciones proteínicas electrostáticas; sin
embargo, cuando se gira a la cara extracelular, como sucede en las células que van
a sufrir apoptosis, se convierte en una señal de «cómeme» para los fagocitos.
 Glucolípidos y esfingomielina: expresados mayoritariamente en la cara extracelular;
los glucolípidos son importantes para las interacciones intercelulares y entre célula
y matriz, incluidos el reclutamiento de células inflamatorias y las interacciones
espermatozoide-óvulo.

La distribución aleatoria de lípidos y proteínas de membrana ejerce efecto en las


interacciones intercelulares y entre células y matriz, así como en las señales
intracelulares y la generación de regiones especializadas de membrana implicadas en
vías de secretoras o endocíticas.

En la membrana plasmática insertan proteínas y glucoproteínas implicadas en:


1) Transporte de iones y metabolitos
2) Captación de macromoléculas en fase liquida y mediada por receptores
3) interacciones entre células y los ligandos, la matriz u otras células
Las proteínas se asocian a la bicapa lipídica mediante uno de cuatro engranajes
globales:
● Proteínas integrales o transmembrana, contienen aminoácidos con carga positiva (en
su dominio citoplasmático) que anclan las proteínas a los fosfolípidos de la membrana
cargados negativamente
● Proteínas sintetizadas en el citosol y unidas (después de la transcripción)a grupos
prenilo o ácidos graso que se insertan en la cara citosólica de la membrana plasmática.
● Anclajes de glucosilfosfatidilinositol (GPI) en la cara extracelular de la mambrana.
● Proteínas de membrana periféricas asociadas de forma no covalente con auténticas
proteínas transmembrana.

Los componentes de la membrana también pueden estar confinados en dominios


definidos mediante: su localización en balsas lipídicas, las interacciones intercelulares
entre proteínas, estrategia mantiene la polaridad celula; y mediante la interacción de
proteínas con moléculas con el citoesqueleto y a matriz extracelular.

Glucocáliz; funciona como barrera química y mecánica y participa en interacciones


intercelulares célula-matriz.
Difusión pasiva a través de la membrana
Moléculas no polares: (O2, CO2) disuelven fácil y difunden rápido en las bicapas
lipídicas.
Moléculas hidrófobas: (vitamina D, estradiol) atraviesan con relativa impunidad.
Moléculas polares masa inferior a 75Da: (agua, urea etanol) cruzan sin problemas
Acuoporinas: proteínas integrales de membrana especiales, potencian el transporte
pasivo de agua.
Moléculas polares masa superior a 75 Da: la bicapa lipídica constituye una barrera
eficaz para estas moléculas.
Iones: debido a su carga y alto grado de hidratación, la bicapa lipídica es impermeable
a estos.

Transportadores y canales.
Para cada una de las moléculas polares más grandes es necesaria una proteína de
membrana plasmática.
La sustancias de bajo peso molecular (iones y moléculas de 1.000 Da máximo) puede
utilizar proteínas canal y proteínas transportadoras.
● Proteínas canal: crean poros hidrófilos que al abrirse permiten desplazamiento
rápido de solutos.
● proteínas transportadoras: se unen a un soluto específico y experimentan cambios
de conformación para transferir el ligando a otro lado de la membrana, transporte
relativamente lento.
Un gradiente de concentración y/o eléctrico entre el interior y el exterior de la célula
impulsa el desplazamiento de solutos mediante transporte pasivo.
El transporte activo de solutos en contra de su gradiente de concentración se realiza
mediante moléculas transportadoras, empleando energía generada por la hidrolisis
de ATP o un gradiente iónico acoplado.

Las membranas plasmáticas son permeables al agua, esta entra y sale por osmosis
dependiendo a la concentración de solutos.
• Hipertonía: salida neta de agua de las células, si la sal extracelular supera a la
del citosol
• Hipotonía: entrada neta de agua al interior de las células.

Captación de la fase liquida y mediada por receptores

Endocitosis: Captación de fluidos o macromoléculas por parte de la célula.


producida por 2 mecanismos:
• Moléculas pequeñas: captadas por invaginaciones de la membrana plasmática no
recubiertas; caveolas.
Caveolina: proteína estructural principal de las caveolas
• Moléculas más grandes: captadas tras unirse a receptores específicos de la
superficie celular.
La fosita revestida por clatrina es una región especializada de la membrana
plasmática que se invagina y se desprende para formar una vesícula revestida por
clatrina.
Clatrina: Hexámero proteico que se ensambla para llevar a cabo el proceso de
invaginación.
Exocitosis: Proceso por el que se secretan grandes moléculas de las células
Transcitosis: movimiento de vesículas captadas por endocitosis, utilizado para
transportar grandes cantidades de proteínas intactas o el movimiento rápido de
grandes cantidades de soluto.
Pinocitosis: “bebida celular” proceso de fase liquida, donde la membrana plasmática
se invagina y desprende para formar una vesícula citoplasmática
Una célula típicamente ingiere por pinocitosis el 10-20% de su propio volumen cada
hora o del 1-2% de su membrana plasmática cada minuto.
Endocitosis mediada por receptor: mecanismo de captación principal para ciertas
macromoléculas (transferrina, LDL), estas se unen a receptores localizados en las
fositas revestidas por clatrina y son captadas por endocitosis en vesículas que se
fusionan con los lisosomas. En el ambiente acido del lisosoma la macromolécula libera
su carga (hierro, colesterol) y pasa al citoplasma.

Interacciones intercelulares y citoesqueleto

La forma y polaridad celulares, el tráfico intercelular y la motilidad dependen de las


proteínas del citoesqueleto intracelular, hay 3 clases principales de proteínas
citoesqueléticas:
 Microfilamentos de actina: Son fibrillas de 5-9 nm de diámetro, formadas a partir
de la proteína globular actina (G-actina), proteína citosólica más abundante. En las
células musculares, la proteína filamentosa miosina se une a la actina y se desplaza
a lo largo de ella. En las no musculares, la F-actina se ensambla mediante una
colección de proteínas de unión a actina en haces y redes bien organizados que
controlan la forma de la célula y su movimiento.
 Filamentos intermedios: Son fibrillas de 10 nm de diámetro, que componen una
familia numerosa y heterogénea. Cada tipo celular tiene patrones de expresión
característicos, específicos de tejido, que resultan útiles para asignar una célula de
origen a los tumores poco diferenciados.

• Láminas A, B y C: láminas nucleares de todas las células.


• Vimentina:Células mesenquimatosas (fibroblastos, endotelio).
• Desmina: Células musculares; forman el andamiaje sobre el cual se contraen la actina
y la miosina.
• Neurofilamentos: Axones de neuronas; aportan fuerza y rigidez.
• Proteína ácida fibrilar de la glía: células gliales que rodean las neuronas.
• Citoqueratinas: Hay al menos 30 variedades distintas, de tipo ácido y neutro/básico.
Los filamentos intermedios presentan una forma polimerizada predominante y no se
reorganizan activamente, corno la actina. Son fibras· robustas que soportan tensión
mecánica y constituyen las principales proteínas estructurales de la piel y el pelo. Las
láminas nucleares mantienen la morfología y regulan la transcripción nuclear.
 Microtúbulos: Son fibrillas de 25 nm de grosor, compuestas por dímeros
polimerizados no covalentemente de tubulina α y β. Los microtúbulos son tubos
huecos, en cambio dinámico y con polaridad definida. Sus extremos se designan
como«+» o «-». El extremo«-» encaja en un centro organizador de microtúbulos
(COM, o centrosoma) próximo al núcleo asociado a centríolos emparejados,
mientras que el «+» se alarga o se retrae, añadiendo o eliminando dímeros de
tubulina. Los microtúbulos hacen las veces de cables de conexión sobre los que
«caminan» las proteínas motoras para desplazar las vesículas y orgánulos por las
células: las cinesinas son proteínas motoras destinadas al transporte anterógrado
( de - a + ), mientras que las dineínas se encargan del transporte retrógrado (de+ a -
). Los microtúbulos también participan en la separación de cromátidas hermanas
durante la mitosis y se han adaptado para formar cilios móviles (p. ej., en el epitelio
bronquial) o flagelos (en espermatozoides).

Interacciones intercelulares; Las células interactúan y se comunican por medio de


complejos de unión:
• Las uniones oclusivas (uniones herméticas) sellan células adyacentes entre sí,
creando una barrera continua que limita el movimiento paracelular (entre células) de
iones y otras moléculas. Las uniones están formadas por múltiples proteínas
transmembrana, como ocludina, claudina, zonulina y catenina. Además de ser una
barrera altamente resistente al movimiento de los solutos, esta zona señala el límite
entre los dominios apical y basolateral, ayudando a mantener la polaridad celular. Las
uniones herméticas son estructuras dinámicas que se disocian y reforman según sea
necesario, a fin de facilitar la proliferación epitelial o la migración de células
inflamatorias.
• Las uniones de anclaje (desmosomas): Unen mecánicamente las células (y sus
citoesqueletos intracelulares) a otras células o a la MEC.
• Los desmosomas puntiformes: (máculas adherentes) son pequeñas adherencias,
similares a remaches, presentes entre las células; las estructuras parecidas unidas a la
MEC se denominan hemidesmosomas, mientras que los dominios de adherencias
intercelulares anchos se llaman desmosomas en cinturón.
• Los desmosomas están formados por asociación homotípica de glucoproteínas
transmembrana llamadas cadherinas. En los desmosomas puntiformes, las cadherinas
están unidas a filamentos intermedios intracelulares para distribuir las fuerzas
extracelulares entre múltiples células. En cambio, en los desmosomas en cinturón
están asociados a microfilarnentos de actina intracelulares, que pueden determinar la
forma y la motilidad.
• En los hemidesmosomas, las proteínas de conexión transmembrana, denominadas
integrinas, se unen a filamentos intermedios intracelulares y, en consecuencia, vinculan
funcionalmente el citoesqueleto a la MEC.
• Los complejos de adhesión focal son grandes complejos rnacromoleculares ( > 100
proteínas) localizados en los hemidesrnosornas e incluyen proteínas que generan
señales intracelulares cuando las células están expuestas a fuerzas mecánicas (p. ej.,
el endotelio en el torrente circulatorio o los miocitos cardíacos en un corazón con
insuficiencia).
• Las uniones comunicantes (uniones en hendidura) median el paso de señales
químicas o eléctricas entre las células. Estas uniones son estructuras planas y densas,
constituidas por poros de 1,5-2 nrn (llamados conexones), formadas por hexámeros de
proteínas transmembrana denominadas conexinas. La permeabilidad de las uniones
comunicantes es reducida por el pH ácido o el aumento del calcio intracelular y su
función es esencial en la comunicación intercelular. En los miocitos cardíacos, el calcio
que fluye de célula a célula a través de las uniones comunicantes permite que el
miocardio actúe corno un sincitio funcional.

Maquinaria Biosintética: Retículo Endoplásmico Y Aparato De Golgi


Las proteínas estructurales y las enzimas de la célula se renuevan constantemente
mediante una síntesis continúa equilibrada con su degradación intracelular.
En el retículo endoplásmico se lleva a cabo el inicio de la síntesis de todas las
proteínas transmembrana, los lípidos de la membrana plasmática y orgánulos
celulares, se organiza en un laberinto interconectado a modo de malla de tubos
ramificantes y láminas aplanadas que forman una hoja continua, compuesto por la
presencia (RE rugoso) o ausencia (RE liso) de ribosomas.

Los ribosomas traducen el ARNm en proteínas que se extruyen a la luz del RE o bien
se integran en su membrana, es un proceso dirigido por secuencias señal específicas
en el extremo N-terminal de las proteínas nacientes, pero en las proteínas que carecen
de una secuencia señal, la traducción ocurre en los ribosomas libres del citosol. Los
transcritos son leídos por polirribosomas y la mayoría de esas proteínas se queda en
el citoplasma. Las proteínas insertadas en el RE se pliegan y pueden formar complejos
polipeptídicos (oligomerización), enlaces disulfuro y se añaden oligosacáridos unidos a
N (restos glucídicos asociados a residuos de asparagina). Las moléculas de
chaperonas son las que retienen las proteínas en el RE hasta que dichas
modificaciones están completadas y tienen la conformación correcta. Si una proteína
no se oligomeriza o pliega adecuadamente, queda retenida y es degradada dentro del
RE. Pero la acumulación en exceso de proteínas mal plegadas conduce a la respuesta
al estrés del RE (respuesta a proteínas no plegadas o RPNP), que desencadena la
muerte celular por apoptosis.

Desde el RER, las proteínas y los lípidos destinados a otros orgánulos o secreción
extracelular se transportan al aparato de Golgi, que está constituido por cisternas
apiladas que modifican las proteínas de una forma ordenada desde la cara cis (próxima
al RE) a la trans (próxima a la membrana plasmática); las macromoléculas son
transportadas entre las distintas cisternas en vesículas rodeadas por membrana,
durante este desplazamiento, los oligosacáridos unidos a N añadidos a las proteínas en
el RE son podados y modificados nuevamente paso a paso, se añaden oligosacáridos
unidos a O (moléculas de glúcidos unidos a serina o treonina). Esta glucosilación es
importante para dirigir las moléculas a los lisosomas a través del receptor de manosa-
6-fosfato, para las interacciones intercelulares y entre las células y la matriz, o bien
para eliminar las células envejecidas (plaquetas y eritrocitos). La red Golgi cis puede
reciclar proteínas al RE; la red Golgi trans clasifica proteínas y lípidos y los envía a
otros orgánulos o a vesículas secretoras destinadas a la liberación extracelular. El
complejo Golgi es prominente en células especializadas en la secreción, como las
células caliciformes del intestino, el epitelio bronquial y las células plasmáticas

El REL es escaso en la mayoría de las células y existe básicamente como zona de


transición del RER a las vesículas de transporte desplazándose hacia el Golgi. Sin
embargo, en células que sintetizan hormonas esteroideas (gónadas o suprarrenales), o
que catabolizan moléculas liposolubles, el REL puede ser especialmente visible. Sin
duda, la exposición repetida a compuestos metabolizados por el REL puede provocar
una hiperplasia reactiva del REL. Este es también el responsable del secuestro de
calcio intracelular; la liberación posterior del REL al citosol mediante distintas
respuestas a las señales extracelulares. En las células musculares, un REL
especializado es llamado retículo sarcoplásmico y es responsable de la liberación y el
secuestro cíclicos de iones calcio que regulan la contracción y relajación muscular,
respectivamente.

Eliminación de desechos: lisosomas y proteosomas.


La eliminación de desechos depende de lisosomas y proteosomas. Los lisosomas
contienen 40 hidrolasas acidas diferentes (funcionan mejor con Ph acido <5) entre ellas
proteasas, nucleasas, lipasas, glucosidasas, fosfatasas y sulfatasas. Estas se sintetizan
en el RE y se marcan después con M6P en el Golgi, después pasan a lisosomas a
través de vesículas trans por tres formas diferentes: 1.- Por pinocitosis de fase liquida o
endocitosis mediada por receptor pasa de la membrana plasmática al endosoma inicial
hasta el endosoma final y al lisosoma. 2.-Por autofagia, los orgánulos obsoletos
rodeados por una doble membrana derivada del RE se expanden y forman un
autofagosoma, para después fusionarse con lisosomas y catabolizar su contenido. 3.-
Por fagocitosis de microorganismos o grandes fragmentos de matriz o desechos que
forma un fagosoma el cual se fusiona después con un lisosoma.
Los proteosomas degradan proteínas citosólicas. Las proteínas que serán destruidas
se unen a ubicuitina covalentemente después los proteosomas digieren las proteínas y
forman fragmentos (6-12 a.a.) que pueden ser degradados y reciclados.

METABOLISMO CÉLULAR Y FUNCIÓN MITOCONDRIAL

Lynn Margulis postula en 1967 que las mitocondrias deben su origen a una célula
procariota quien fue engullida por una célula eucariota primitiva logrando una simbiosis
hace unos 1500 millones de años. Dicho postulado nos ayuda a entender porque las
mitocondrias contienen su propio ADN (correspondiente al 1% del ADN celular total)
que codifica el 1% de las proteínas celulares y el 20% de las proteínas involucradas en
la Fosforilación Oxidativa; la replicación, transcripción y traducción de su ADN.
En cuanto a la reproducción humana, las mitocondrias se heredan por vía
materna, sin embargo, como los constituyentes proteicos de la mitocondria derivan de
la transcripción de los genes nucleares y mitocondriales, los transtornos en este
orgánulo pueden ser ligados a X, autosómicos o de herencia materna.
Las mitocondrias son necesarias para la Fosforilación oxidativa ya que aportan el
material enzimático necesario para dicho proceso, obteniendo como resultado la
generación de energía; Además de ser importantes en el metabolismo anabólico y
regulación de la apoptosis.
Generación de energía: Las mitocondrias contienen dos membranas distintas, una
externa y otra interna, esta última hallada en forma de crestas, las cuales rodean a la
matriz central, donde se localizan una gran parte de enzimas metabólicas. Entre las
membranas se haya el espacio intermembrana, lugar de síntesis del ATP, cabe
mencionar que en la membrana externa cuenta se encuentran proteínas insertadas
llamadas Porinas (Proteínas en forma de barril) que permiten el paso de moléculas
pequeñas (<5,000 Da.)
La fuente principal de energía para alimentar todas las funciones celulares
básicas proviene del metabolismo oxidativo. Las mitocondrias oxidan sustratos a CO2
transfiriendo un par de electrones (por cada molécula) de alta energía a complejos
proteicos localizados en la membrana interna, estos electrones atraerán un par de
iones H+ los cuales por medio de los complejos los electrones pasaran los pares de
iones H+ al espacio intermembrana. Una vez los electrones hayan pasado los iones,
regresaran a la matriz por otro complejo adyacente en donde recogerán otro par de
iones H+ y los pasaran al espacio intermembrana por la coenzima Q. al terminar
regresaran a la matriz por otro complejo en el cual pasaran un último par de iones. Los
electrones serán recogidos por un átomo produciendo la atracción de dos iones de H+
para formar agua. Al existir un desequilibrio homeostático por la presencia de más
iones en el espacio intermembrana que en la matriz, los iones pasan por la enzima ATP
sintasa ubicada en la membrana interna, donde por cada par de iones de H+ se
formara un ATP a partir de un ADP. Al sumar esta producción de ATP y los formados en
la glucolisis tendremos un aproximado de 36 Mol de ATP por cada 1Mol de Glucosa.
Existe el caso en que en vez de generar ATP se produzca calor gracias a la
Termogenina (una proteína de la membrana interna presente en el tejido adiposo
pardo).
Las mitocondrias son una fuente importante de especies reactivas al oxígeno. El
estrés significativo intracelular aumenta en presencia de hipoxia, daño toxico o
envejecimiento mitocondrial. Las mitocondrias se recambian continuamente con
semividas estimadas en 1 a 10 dias.
Metabolismo intermediario: La Fosforilación oxidativa pura produce mucho ATP
oxidando la glucosa a CO2 y H2O, gastando fracciones de carbono apropiadas para
emplearse en lípidos y proteínas. Por ese motivo las células en crecimiento rápido
regulan al alza la recaptación de glucosa y glutamina reduciendo su producción de ATP
por molécula de la glucosa (Efecto Warburg). La glucosa y la glutamina proporcionan
moléculas de carbono que alimentan el ciclo mitocondrial de los Ácidos Tricarboxilicos,
desviándose los intermediarios para producir lípidos, ácidos nucleicos y proteínas.
Estas decisiones metabólicas dependen de los factores de crecimiento de las reservas
de nutrientes y oxígeno, y de las vías de transmisión de señales y los sensores
celulares que responden a estos factores exógenos.
Muerte celular: Las mitocondrias regulan el equilibrio entre supervivencia y muerte de
la célula.
 Necrosis: Un daño celular externo lesiona las mitocondrias induciendo la formación
de poros en la membrana externa de la mitocondria permitiendo disipar el potencial
de protones, haciendo que la producción de ATP falle y la célula muera.
 Apoptosis: O muerte celular programada puede desencadenarse por señales
extrinsecas (Linfocitos T citotoxicos y las citosinas inflamatorias) o intrínsecas (Daño
del ADN y el estrés intracelular). Las mitocondrias son elemento clave en la via
intrínseca de la apoptosis. Sí estos orgánulos resultan dañados, o la celula es
incapaz de sintetizar las cantidades adecuadas de proteínas de supervivencia, las
mitocondrias se hacen permeables. El citocromo C (ubicado en la matriz
mitocondrial) sale al citosol formando un complejo con otras proteínas activando las
caspasas, enzimas que inducen la apoptosis. Una apoptosis insuficiente puede
contribuir a la aparición de neoplasias malignas, mientras que la excesiva provoca
la muerte celular prematura.

ACTIVACIÓN CELULAR
La comunicación celular es esencial en los organismos celulares. Las señales
extracelulares determinan si la célula vive o muere, permanece en reposo o realiza
alguna reacción específica. Por otra parte, las señales intracelulares, importantes en el
embrión en desarrollo y mantenimiento de la organización celular; aseguran que los
tejidos respondan de forma adaptativa y eficaz a distinta amenazas, como
traumatismos tisulares o infecciones sistémicas.
Trasmisión de señales celulares
Una célula está expuesta de forma crónica a una notable variedad de señales, algunas
señales inducen a una célula determinada a diferenciarse, otras estimulan la
proliferación o una función especializada.
Las señales a las que responden la mayoría de las células se clasifican en varios
grupos:
 Daño de células próximas y patógenos. Muchas células tienen una capacidad
innata de percibir y responder a células dañadas, también a invasores ajenos, como
los microbios.
 Contacto con células próximas, mediado por células de adhesión y uniones
comunicantes.
 Contacto con la MEC, medida por integrinas.
 Moléculas secretadas. Las moléculas más importantes son los factores de
crecimiento, las citosinas y las hormonas
Las vías de transmisión de señales extracelulares entre las células se clasifican en
distintos tipos, según la distancia a la que funciona la señal:
 Señales paracrinas. Afecta células muy próximas. Para llevarla acabo la difusión
solo puede ser mínima y la señal se degrada rápidamente, siendo captada por
otras células o atrapada en la MEC
 Señales autocrinas. Las moléculas secretadas por una célula afectan a la misma.
 Señales sinápticas. Las neuronas activadas secretan neurotransmisores en unas
uniones especializadas a las células diana.
 Señales endocrinas. Se libera un mediador al torrente sanguíneo que actúa a
distancia sobre determinadas células.
Independientemente de la naturaleza del estímulo extracelular, la señal que transporta
se transmite a la célula mediante una proteína receptora específica. Los receptores
pueden estar ubicados tanto dentro como en la superficie de la célula:
 Receptores intracelulares: factores de transcripción activados por ligamentos
liposolubles que pasan fácilmente la membrana plasmática. Rara vez el ligando
señal difunde a las células adyacente.
 Receptores de superficie celular: por lo general, se trata de proteínas
transmembrana con dominios extracelulares que se unen a ligandos secretados
liposolubles. Dependiendo del receptor, la unión del ligando desencadena: 1) la
apertura de los canales iónicos, 2) la activación de una proteína reguladora
asociada que se une al GTP (proteína G), 3) activación de una enzima endógena
que estará asociada a la tirosina cinasa, 4) iniciará una proteólisis o cambio en la
unión o estabilidad de una proteína que activa un factor de transcripción latente.
VÍAS DE TRANSDUCCIÓN.

La unión de los ligandos a los receptores de superficie, media las señales al inducir el
agrupamiento del receptor o de otros tipos de perturbaciones físicas. Su característica
común es que todas las perturbaciones causan una modificación en el estado físico de
los dominios intracelulares del receptor, desencadenando otros procesos bioquímicos
que culminan con una transducción de la señal.
Estos receptores se clasifican en varios tipos, según los mecanismos señalizadores
que utilicen y las vías bioquímicas que activen. Abordaremos estos receptores
dividiéndolos en 4 principales grupos:
1) Receptores asociados a la actividad cinasa: la fosforilación anterógrada es una
frecuente vía de transcripción, pero no la única. Es así como las alteraciones en la
geometría del receptor consiguen una actividad proteína-cinasa intrínseca del
receptor o promueven actividad enzimática de cinasas intracelulares reclutadas,
resultando en la adición de residuos fosfato cargados de moléculas Diana.
Podemos diferenciales de la siguiente manera:
 Las tirosina cinasas fosforilan residuos de tirosina específicos.
 La serina\ treonina cinasa añade fosfatos a residuos de serina o treonina.
 Los lípido cinasas fosforilan sustancias lipídicas.

Las fosfatasas son inhibidoras en la transducción de la señal, gracias a su capacidad


de retirar el residuo fosfato y por ende, modular la señal.
2) Receptores tiroxina cinasa (RTK): son proteínas integrales de membranas como
los receptores de insulina y factor de crecimiento epidérmico. Varias clases de
receptores también carecen de actividades catalíticas intrínsecas, por lo que una
proteína celular distinta, conocida como tiroxina cinasa no receptora, es quien
fosforila estos residuos específicos del receptor o incluso otras proteínas. También
son ocupados dominios de receptor. Por ejemplo:
A. SH2: se une a receptores fosforilados por otra cinasa permitiendo la agregación de
múltiples enzimas.
B. SH3: Media otras interacciones entre proteínas en las que suelen participar
dominios ricos en prolina.
3) Receptores acoplados a proteínas G: estos polipéptidos atraviesan la membrana
7 veces y se han identificado más de 1.500. Éstos, tras la unión del ligando, se
asocian a una proteína de unión al trifosfato de guanosina. La interacción de la
proteína G con el complejo receptor-ligando, condiciona su activación mediante los
intercambios de GDP por GTP.
4) Receptores nucleares: los encontramos a través de la interacción de ligados
liposolubles que pueden difundirse por el interior de las células, con proteínas
intracelulares, para formar un complejo receptor ligando que se une directamente al
ADN nuclear. Sus resultados pueden ser la activación o represión de la transcripción
génica, según sea el caso.
5) Otras clases de receptores: otros son considerados importantes para el desarrollo
embrionario y la determinación del destino celular, aunque también participan en las
funciones de las células maduras, como las del sistema inmune. Entre ellas
encontramos:
 Las proteínas de la familia Notch: la unión del ligando a los receptores Notch,
conduce a escisiones proteolíticas del receptor y posterior traslocación nuclear de la
porción citoplásmica , para formar un complejo de transcripción.
 Los ligandos de la proteína Wnt: También pueden influir en el desarrollo celular a
través de una vía en que participan receptores de la familia Frizzled, los cuales
regulan concentraciones intracelulares B-Catenina.
Proteínas, conectores y nodos modulares de transcripción de señales.
Cualquier señal inicial resulta en múltiples eventos divergentes, donde cada uno
contribuye al resultado final. Por ejemplo, la fosforilación específica de una proteína
determinada, permite su asociación con otras moléculas, creando múltiples efectos,
como:
 Activación e inactivación de enzimas
 Localización nuclear ó citoplasmica de factores de transcripción
 Activación e inactivación de factores de transcripción
 Polimerización de Activa
 Degradación ó estabilización de proteínas
 Activación de circuitos de retroalimentación inhibidores ó estimuladores.
Las proteínas adaptadoras son esenciales en la organización de las vías de señales
intracelulares. Éstas funcionan como conectores moleculares que enlazan físicamente
distintas enzimas y promueven el ensamblaje de complejos. Pueden ser integrales de
membrana ó citosólicas. Un adaptador prototípico puede tener unos cuantos dominios
específicos (SH2, SH3) que median interacciones entre las proteínas.
Factores de transcripción.
La mayoría de las vías de transcripción afectan a la función celular, modulando la
transcripción génica a través de la activación y localización nuclear de los factores de
transcripción.
Los cambios de conformación de factores de trascripción permiten su traslado al núcleo
ó exponen dominios específicos de unión al ADN o proteínas, además pueden impulsar
la expresión de un grupo limitado de genes ó ejercer efectos más amplios sobre la
expresión génica. MYC y JUN son 2 de los factores de transcripción que regulan la
expresión de los genes necesarios para el crecimiento, mientras que p53 es un factor
de transcripción que desencadena la expresión de los genes causantes de la
detención del crecimiento.
El dominio de unión al ADN: permite la unión especifica a secuencias del ADN cortas.
Por mucho tiempo el centro de atención estuvo en la unión de los factores de
transcripción a promotores de genes. Ahora sabemos que la mayoría se une
ampliamente por todo el genoma y tiene lugar en elementos reguladores de largo
alcance, como los intensificadores, quienes suelen estar en estrecha vecindad con los
genes, pero en ocasiones se encuentran muy alejados, destacando así la importancia
de la organización de la cromatina en la regulación de la expresión génica, normal y
patológica.
Para que un factor de transcripción induzca la transcripción: también debe poseer
dominios de interacción proteína-proteína, que reclutan directa o indirectamente
enzimas modificadoras de histona, complejos remodeladores de cromátina y ARN
polimerasa, responsable de la síntesis del ARN.

FACTORES DE CRECIMIENTO Y RECEPTORES

Los factores de crecimiento son señales bioquímicas capaces de modificar las


respuestas de las células del organismo. Están involucrados en el control del
crecimiento y diferenciación celular. Existen muchísimos tipos de factores de
crecimiento diferentes.
Muchos de estos factores se encuentran en la sangre y especialmente en las
plaquetas.
Se trata habitualmente de proteínas solubles que actúan de mediadores biológicos
naturales siendo responsables de distintos eventos celulares como la mitosis, la
quimiotaxis (desplazamiento de las células en el medio líquido), la citodiferenciación y
la síntesis de la matriz entre otros.
Los factores de crecimiento ejercen varios efectos sobre los procesos de reparación y
regeneración, y por ejemplo son considerados iniciadores de los procesos de
cicatrización. La síntesis de los factores de crecimiento se encuentra mediada por
receptores de membrana específicos en la superficie celular, sobre los cuales a su vez
ellas actúan, promoviendo una proliferación o una inhibición en diferentes situaciones.
Se puede clasificar los factores de crecimiento según sea su especialidad: amplia o
reducida. Los de especialidad amplia como el factor de crecimiento derivado de las
plaquetas (PDGF) y el factor de crecimiento epitelial (EGF) actúan sobre muchas
clases de células, entre ellas tenemos: fibroblastos, fibras musculares lisas, células
neurogliales y sobre células epiteliales y no epiteliales.
Por contraposición, los factores de crecimiento de especificidad reducida solo actúan
sobre un tipo de células. Como ejemplo la eritropoyetina, que tan solo induce la
proliferación de los precursores de los hematíes. Los factores de crecimiento actúan de
manera local. La estimulación celular se realiza bien por un sistema autocrino, es decir,
las células producen y responden al mediador biológico, o por un sistema paracrino en
el que la célula que produce el factor que se encuentra próxima a las células a las que
afecta.
Su mecanismo de acción siempre comienza al unirse a receptores específicos de
membrana. Para cada clase de factor de crecimiento existe un receptor o conjunto de
receptores específicos de tal forma que las células responden a un factor de
crecimiento sólo si disponen de la proteína receptora apropiada. Los factores son el
estímulo necesario para iniciar una cadena de eventos celulares.
El proceso está mediado por un sistema de segundos mensajeros que hace que la
acción de los factores en el lugar de la lesión continúe, aunque hayan desaparecido.

Factor de crecimiento endotelial vascular.


Los VEGF (A,B,C, D y factor de crecimiento placentario) forman una familia de
proteínas homodiméricas.
VEGF-A o simplemente VEGF: Principal facto angiógeno tras una lesión y en los
tumores, hay anticuerpos aprobados contra éste en el tratamiento de varios tumores y
en enfermedades oftálmicas
VEGF-B y PIGF: Desarrollo de vasos embrionarios
VEGF-C y D: Estimulan la angiogenia y desarrollo linfático
También provocan dilatación vascular y aumento de la permeabilidad de vasos, la
hipoxia es el inductor mas importante para la producción de VEGF, a través del factor
intracelular inducible por hipoxia. Se unen a una familia de receptores tirosina cinasa
(VEGFR-1, 2 y 3).
El VEGFR-2 se expresa abundantemente en el endotelio y es el más importante para la
angiogenia, mientras que cuando existe un aumento de VEGFR-1 en mujeres
gestantes, podría causar preemclampsia.
Factor de crecimiento de fibroblastos
Compone una familia de factores de crecimiento con más de 20 miembros, los mejor
conocidos son FGF ácido (aFGF o FGF-1) y FGF básico; y el FGF-7. Contribuyen a la
cicatrización de heridas, la hematopoyesis y el desarrollo, el bFGF posee, además,
todas las actividades necesarias para la angiogenia
Factor de crecimiento transformante B
El TGF-B, tiene tres isoformas (1, 2 y 3). El TGF-B1 tiene una distribución mas amplia,
es producida por múltiples tipos celulares y se secreta en forma de precursor que
requiere proteólisis para dar lugar a la proteína biológicamente activa.
Hay dos receptores de TGF-B( tipo I y II), que inducen a la fosforilación de varios
factores de transcripción citoplasmáticos anterógrados llamados Smads, los cuáles,
fosforilados forman heterodímeros con Smad4, permitiendo su traslado al núcleo y
asociación a otras proteínas del ADN para activar o inhibir la transcripción génica.
El TGF-B principalmente impulsa la formación de cicatrices y frena la inflamación que
acompaña la cicatrización de heridas, también estimula la producción de colágeno,
fibronectina y proteoglucanos, e inhibe la degradación del colágeno, además de
producir fibrosis en pulmón, hígado y riñón en la inflamación crónica
El TGF-B es una citocina antiinflamatoria que sirve para limitar y poner fin a reacciones
inflamatorias, inhibiendo la proliferación de linfocitos y la actividad de otros leucocitos

INTERACCIÓN CON LA MATRIZ EXTRACELULAR


La MEC es una red de proteínas intersticiales que constituye una proporción importante
de cualquier tejido. Las interacciones entre células y MEC son esenciales para el
desarrollo y la cicatrización, así como el mantenimiento de la arquitectura tisular
normal, realiza varias funciones clave:
 Soporte mecánico
 Control de la proliferación celular
 Andamiaje para la renovación tisular
 Establecimiento de microambientes tisulares
La MEC se remodela continuamente, su síntesis y degradación acompañan a la
morfogenia, la regeneración y reparación de tejidos, la fibrosis crónica y la invasión y
metástasis de tumores.
La MEC existe en dos formas básicas: matriz intersticial y membrana basal
Matriz intersticial. Está presente en los espacios entre células en el tejido conjuntivo,
entre el epitelio parenquimatoso y las estructuras de soporte subyacentes vasculares y
de músculo liso. Sus componentes principales son colágenos fibrilares y no fibrilares,
además de fibronectina, elastina, proteoglucanos, hialuronato y otros elementos
Membrana basal: Su disposición es altamente organizada alrededor de las células
epiteliales, endoteliales y de músculo liso. Sus elementos principales son colágeno de
tipo IV no fibrilar amorfo y laminina.
 Componentes de la MEC. Sus compenentes pertenecen a tres grupos de proteínas:
 Proteínas estructurales fibrosas: Colágenos, elastinas que dan tensión y elasticidad
 Geles hidratados en agua: Hialuronato y proteoglucanos, que aportan resistencia y
lubricación
 Glucoproteíinas adhesivas, que concectan los elementos de la MEC entre sí

Colágenos
Los colágenos están compuestos por tres cadenas polipeptídicas distintas trenzadas en
una triple hélice a modo de cuerda.
Los tipos de colágeno I, II, III, V forman fibrillas lineales estabilizadas por enlaces de
hidrógeno entre las cadenas, estos colágenos fibrilares constituyen una proporción
significativa del tejido conjuntivo en los huesos, tendones, cartílago, vasos sanguíneos
y piel, así como en heridas en curación y cicatrices. La fuerza de tensión de los
colágenos fibrilares deriva de los enlaces cruzados laterales entre las hélices triples,
formados por enlaces covalentes facilitados por la lisilo oxidasa. Este proceso depende
de la vitamina C por lo que las personas con carencia de esta presentan deformidades
esqueléticas y sangran fácilmente. Los defectos genéticos de los colágenos son causa
de enfermedades como osteogenia imperfecta y algunas formas del síndrome de
Ehlers-Danlos.
Los colágenos no fibrilares contribuyen a la estructura de las membranas basales
planas (colágeno tipo IV), regulan los diámetros de las fibrillas de colágeno o las
interacciones entre colágenos (FACIT, colágeno tipo IX); o proporcionan fibrillas de
anclaje a la membrana basal por debajo del epitelio escamoso estratificado (colágeno
tipo VII).

Elastina
La elastina determina la capacidad de los tejidos de recomponerse y recuperar su
forma tras una deformación física. (válvulas cardíacas, grandes vasos sanguíneos,
útero, piel y ligamentos). Las fibras elásticas están constituidas por un núcleo central de
elastina con una red de tipo malla asociada compuesta por fibrilina.
Hialuronano y proteoglucanos
Los proteoglucanos forman geles muy hidratados que confieren resistencia ante las
fuerzas de compresión; en el cartílago articular, estos también constituyen una capa de
lubricación entre las superficies óseas adyacentes. Los proteoglucanos constan de
largos polisacáridos llamados glucosaminoglucanos (GAG), unidos a una proteína
central, enlazados a continuación a un polímero largo de ácido hialurónico denominado
hialuronano. Los azúcares sulfatados con carga negativa de los GAG atraen cationes
(mayoritariamente de sodio) que a su vez atraen agua por ósmosis. El resultado de ello
es una matriz viscosa y gelatinosa. Además de aportar compresibilidad a los tejidos, los
proteoglucanos sirven como depósitos de factores de crecimiento secretados a la MEC
(FGF y HGF).
Glucoproteínas adhesivas y los receptores de adhesión
Son moléculas estructuralmente diversas implicadas en las interacciones de adhesión
intercelular, célula-MEC y MEC-MEC.
Fibronectina. Heterodimero grande con puentes disulfuro presente en formas
tisular y plasmática; es sintetizado por diversas células. Tiene dominios específicos
que se unen a diferentes componentes de la MEC (colágeno, fibrina, heparina y
proteoglucanos), así como a integrinas. En las heridas en cicatrización, la
fibronectina tisular y plasmática aporta una base estructural para el posterior
depósito de MEC, la angiogenia y la reepitelización.
Laminina. Esta glucoproteína, la más abundante en la membrana basal, es un
heterotrímero en forma de cruz, que conecta las células a los componentes de la
MEC subyacente, como el colágeno de tipo IV y el sulfato de heparano; también
modula la proliferación, diferenciación y motilidad celulares.
Integrinas. Constituyen una extensa familia de glucoproteínas transmembrana
heterodiméricas (compuestas por subunidades α y β) que permiten a las células
unirse a los elementos de la MEC, como laminina y fibronectina, vinculando
funcional y estructuralmente el citoesqueleto intracelular a la MEC. Las integrinas de
la superficie de los leucocitos median la adhesión firme y la transmigración a través
del endotelio en los lugares que presentan inflamación y desempeñan un papel
crucial en la agregación plaquetaria. Las integrinas se unen a los componentes de
la MEC mediante una unidad tripeptídica arginina-glicina-ácido aspártico (RGD). La
unión a receptores de integrinas también activa cascadas de señalización.

Proliferación y ciclo celular


Los elementos clave de la proliferación celular son replicación exacta del ADN
acompañada de la síntesis coordinada de los demás componentes celulares, seguida
por el reparto equitativo del ADN y otros elementos celulares a las células hijas
mediante la mitosis y citocinesis.
La secuencia de procesos qué culmina en la división celular se denomina ciclo celular;
está compuesto por las fases G1, S, G2 y M
La progresión en el ciclo celular está compuesto por proteínas llamadas colinas, y
enzimas asociadas a ciclinas llamadas cinasas dependientes de ciclinas (CDK)
En el ciclo celular existen mecanismos de vigilancia preparados para detectar daño del
ADN o los cromosomas. Estos puntos de control de calidad aseguran qué las células
con imperfecciones genéticas no completen la replicación.
Si la alteración genética es demasiado grave para repararse, la célula sufrirá apoptosis;
otra posibilidad es qué entré en un estado de no replicación llamado senescencia.
El refuerzo de los puntos de control del ciclo celular es la misión de los inhibidores CDK
Lo consiguen modulando la actividad del complejo CDK-ciclina

CÉLULAS MADRE
Durante el desarrollo, las células madre dan lugar a todos los tejidos diferenciados, en
el organismo adulto, Las células madre reemplazan a las células dañadas y mantienen
las poblaciones tisulares, mientras que las células individuales que las componen
pasan ala senescencia replicativa debido al desgaste de telomeros.
Las células madre Se caracterizan por dos propiedades importantes:
 autorrenovación, Que permite a las células madre mantener su número
 División simétrica, por la que una célula hija entrará en una vía de diferenciación ida
lugar a células maduras, mientras que la otra permanece indiferenciada y conserva
su capacidad de autorrenovación.
Las Células madre tienden a a ser divididos en varios grupos, pero básicamente se
divide en dos y son:
Células madre embrionarias (cel. ES): son las mas diferenciadas y se
encuentran presentes en el blastocito, tienen una capacidad de renovación celular
prácticamente infinita y pueden originar todas la células del organismo, por lo tanto
son totipotenciales.
Células madre tisulares (Cel. Madre adultas): se encuentran en intima relación
a las células diferenciadas de un tejido determinado. Normalmente están protegidas
en el interior de microambientes tisulares especializados llamados nichos de células
madre. Una serie de factores solubles y otras células de los nichos mantienen a las
células madre quiescentes hasta que es necesaria la expansión y la diferenciación
de la reserva de precursores.
Las células madres adultas tienen un repertorio limitado de las células diferenciadas
que pueden generar.
Las células madre más estudiadas son las hematopoyéticas, estas reponen
continuamente todos los elementos celulares de la sangre a medida que se consumen.
Además, estas células pueden aislarse directamente en la medula ósea o en la sangre
periférica debido a la administración de ciertos factores estimulantes de colonias (csf),
que inducen su liberación de los nichos de medula ósea. Clínicamente estas células
madre se usan para repoblar medulas oseas agotadas por quimioterapia, o aportar
precursores normales con el fin de corregir distintas alteraciones de las células
sanguíneas.
MEDICINA REGENERATIVA
La progenie diferenciada de las células madre adultas o ES pueden utilizarse para
repoblar tejidos dañados o construir órganos completos con vistas a la sustitución.
Esto suscita mucho interés en las oportunidades para restaurar tejido dañado con baja
capacidad regenerativa intrínseca, pero por desgracia se han encontrado dificultades
con la introducción e integración funcional de las células de reemplazo en las zonas
dañadas. Otro problema podría ser la inmunogenicidad de las células madre debido a
que la mayoría de las células expresan moléculas de histocompatibilidad lo que
provoca rechazo inmunológico por parte del receptor, por lo que se ha dedicado un
gran trabajo al generar que las células sean totipotenciales como las células ES, pero
que deriven del paciente en el que serán implantadas.