Sunteți pe pagina 1din 2

“Año del Diálogo y la Reconciliación Nacional”

CARRETERAS SOLARES

CIDOV (Circulo De Investigación De Obras Viales)

RESUMEN: Vamos a conocer mejor una impresionante propuesta de instalación fotovoltaica que podría representar

un avance tremendo en la tecnología de transporte por carretera. Las carreteras del futuro próximo podrían

abandonar el asfalto a favor de paneles que captaran la energía solar limpia y permitir la recarga en marcha de

vehículos eléctricos.

Solar Roadway

La propuesta se inició el 2014 en Estados Unidos, y se debe principalmente a Julie y Scott Brusaw,

una pareja de ingenieros que proponen una “loseta fotovoltaica” en forma hexagonal que se fabrica

con el mayor contenido posible de materiales sostenibles.

Fuente: diario el País – Francia

¿Cómo funcionaría el sistema?

Básicamente, de lo que se trata es de crear un nuevo panel solar fotovoltaico que, para ser efectivo,

resistente, pero, también, fácilmente instalable. Así, esta aproximación consiste en azulejos de

vidrio de 8×8 centímetros, con celdas solares integradas e incorporados a una red. Estas pequeñas

piezas, de alrededor de 5 milímetros de ancho, se colocan sobre la superficie que se quiera cubrir

como si de una alfombra se tratase.

CIDOV – HUÁNUCO 27 DE NOVIEMBRE DEL 2018


“Año del Diálogo y la Reconciliación Nacional”
las carreteras no necesitarían grandes cambios para convertirse en

solares, sino que solamente habría que desplegar sobre ellas este sistema. Su uso, dicen los

impulsores, “tiene mucho más potencial que la instalación de paneles en tejados”. Lo aseguran con

una idea muy clara en mente: que estos sistemas permitan que los vehículos eléctricos puedan

recargarse en movimiento mediante bucles de inducción.

Francia inaugura la primera carretera solar del mundo

En el 2016 el Gobierno francés ha inaugurado el primer tramo de carretera solar del mundo, unos

1.000 kilómetros cubiertos por casi 3.000 placas fotovoltaicas capaces de producir la energía

suficiente para cubrir la iluminación de los espacios públicos de una ciudad de 5.000 habitantes.

La operación ha contado con una inversión de cinco millones de euros, aportados por una

subvención del Estado. Los promotores de esta proeza tecnológica esperan poder abaratar su

elevado coste, su principal problema actual, a medida que aumente su producción. De momento,

el Ejecutivo prevé extender el experimento a cerca de 1.000 kilómetros de vías en todo el país en

los próximos cinco años.

Fuente: revista ecoinventos

CIDOV – HUÁNUCO 27 DE NOVIEMBRE DEL 2018