Sunteți pe pagina 1din 2

Jesús Alberto Sánchez Paquera

Peces ¡No, plásticos!

Introducción

¿Mares con peces o mares con plásticos? Cada año, temporada de verano o no, los mares
se llenan más y más de plásticos. Un problema a nivel mundial que pone en peligro
nuestro planeta.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) prevé que para el 2050 habrá más
plásticos que peces en los océanos de todo el mundo. Pensemos algo simple pero a la vez
complejo, “todo lo que arrojemos al mar tarde o temprano regresará a nosotros”.

Pensar en el mar es sinónimo de playa, trabajo, diversión, comida, etc. Pero, rara vez
reconocemos la importancia y su función. Un claro ejemplo es, saber reconocer que más
de la mitad del oxígeno que respiramos se genera en el mar, gracias a la fotosíntesis y la
infinidad de pequeños organismos. Así mismo, el mar es el principal regulador natural
del planeta, es el encargado de absorber y recibir gran parte del calor proporcionado por
el sol, como también almacenar la mayor parte del calentamiento global que es
ocasionado por el cambio climático.

Tesis

Según datos del Ministerio del Ambiente (MINAM) menos del 0.3% del plástico
desechado se recicla, tiene un equivalente para afirmar que de cada 100 botellas echadas
a la basura se llega a reciclar la tapita de una de ellas. Un cambio más que reciclar y
posible solución al problema es, reducir de manera significativa nuestro consumo
individual de plásticos.

Un artículo en The New York Times, en el océano Pacífico navegan unas 87 mil toneladas
de basura. Últimos estudios arrojan que el 90% de esa cifra es plástico. Los peces y otras
especies comen plástico. Nosotros comemos peces, peces con plástico. Grandes y niños
comemos peces contaminados.

No olvidemos que los océanos son el principal sistema de soporte vital del planeta. Así
como en ellos se originó la vida, nuestro destino está íntimamente ligado a su salud y
normal funcionamiento. Empecemos a tratarlo mejor, por nuestro propio bienestar
Jesús Alberto Sánchez Paquera

El sorbete qué se pide en la tienda, la bolsa que no es biodegradable que nos dan en los
supermercados, tiendas o centros comerciales, más las botellas que no son arrojadas al
tacho de basura debidamente, lamentablemente terminan en el mar.

Mares, playas y la cadena alimentaria marina han sido ya contaminados de manera grave
e irreversible. En la mayoría de los grandes océanos hay más plástico en suspensión que
plancton, flotando a la deriva, formando, islas gigantescas de este mal. La basura en el
océano Pacífico es una isla que es más grande que todo el Perú

La única manera eficaz de evitar la basura plástica es, reducir el uso de plástico en nuestra
vida diaria.

El plástico es tan común en nuestro mundo de hoy que es casi imposible imaginar la vida
sin él. Sin embargo, la lucha por una vida sin plástico, sigue siendo un objetivo noble que
vale la pena alcanzar, cada vez más demandado por la sociedad.

Conclusión

Recicla, reutiliza y reduce. El plástico tarda cientos de años en degradarse, contiene


aditivos y es un derivado del petróleo, adsorbe metales pesados, pesticidas y demás
componentes tóxicos que son nocivos para la vida marina y los seres humanos.

Gran mayoría del plástico que hemos fabricado aún está con nosotros y seguirá
acompañándonos. Reducir la producción y consumo de plásticos es fundamental, de
reusarnos a esta situación estaríamos condenando a nuestros descendientes a vivir un
futuro no solo más contaminado y caliente, sino, además tóxico y peligroso.