Sunteți pe pagina 1din 2

Jorge Otero Martínez

Diego Santamaría García

Microplasticos y sus aplicaciones en farmacia y cosmética


Los plásticos son polímeros orgánicos sintéticos, derivados de procesos de
polimerización de monómeros extraídos a partir de gas o petróleo. En el año 2010 su
producción mundial, sobrepasó los 300 millones de toneladas (Halden, 2010). De esta
cantidad alrededor de un 8 %, es destinada para la producción de poliolefinas, como el
polipropileno (PP) y el polietileno (PE) (www.plasticseurope.org. 2010; APME, 2006),
un 37% es empleado exclusivamente en la fabricación de empaques desechables. La
producción de grandes cantidades de este material, con escasa degradabilidad,
conlleva a problemas debido a su acumulación y persistencia en el medio ambiente.
Según su tamaño, podemos definir un microplástico, según U.S. National Oceanic &
Atmospheric Administration como todo aquel plástico que tiene una longitud menor a 5
mm. Por su densidad, este tipo de plásticos suelen encontrarse en la superficie marina,
sin embargo, la acción de microorganismos (ej. biofouling) puede hacer que vayan
descendiendo a lo largo de la columna de agua imaginaria que existe desde la
superficie hasta el fondo marino.

Podemos distinguir dos tipos de microplásticos: primarios y secundarios. Los primarios


son aquellos que se generan con una finalidad, normalmente para ser utilizados como
abrasivos (exfoliantes, dentífricos, productos de limpieza de fachadas, etc.).
Entre los secundarios encontramos aquellos que se degradan o se separan de otro
material. En esta tipología estarían tanto aquellas microfibras que se desprenden de
ciertas prendas en el momento de lavarlas y que por su tamaño no pueden ser filtradas
en las depuradoras, llegando al mar. Pero la mayor parte de los microplásticos que
encontramos en el mar son el resultado de la fragmentación (causada por la radiación
solar) de los desechos marinos.
Estos microplasticos, han tenido muchos usos durante estos años, pero nosotros nos
centraremos en sus usos en farmacia y cosmetica.
 Usos en cosmética: Las microesferas en cosmética son diminutas esferas de
plástico de menos de 1 mm de diámetro que se añaden a los productos
cosméticos. Se fabrican con polietileno (PE), polipropileno (PP), tereftalato de
polietileno (PET), polimetacrilato de metilo (PMMA), y nylon, y los fabricantes
las añaden a los cosméticos para que actúen como exfoliantes. Las podemos
encontrar en exfoliantes faciales y corporales, limpiadores, y jabones. Algunos
fabricantes incluso han conseguido meterlas en la pasta de dientes, donde
tienen una función poco más allá de la adición de color, y muchos dentistas ya
han advertido de que pueden dañar las encías y provocar infecciones
bacterianas.
Hay muchas alternativas naturales para exfoliar la piel, como pueden ser los
cristales de azúcar o sal, granos de cacao o cáscaras de nuez molidas, pero las
microesferas son, con mucho, la opción más barata.

 Usos en farmacia: Sus usos en la industria farmaceútica han sido bastante


reducidos, mayoritariamente se intentaron usar como funda protectora para
ciertos comprimidos, pero sin llegar a extenderse su uso y sin provocar nada
reseñable.