Sunteți pe pagina 1din 3

Articulación (anatomía)

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Articulación (anatomía)

Ilustración de una articulación sinovial (diartrosis).

Cráneo de un recién nacido. Son visibles las suturas entre los


huesos del cráneo que corresponden a una articulación de tipo
sinartrosis con nula movilidad.

Latín [TA]: Junctura

TA A03.0.00.001

Enlaces externos
Gray pág.285

FMA 7490

[editar datos en Wikidata]

Para otros usos de este término, véase Articulación.


Se llama articulación a la estructura anatómica que permite la unión entre dos huesos o entre
un hueso y un cartílago. Las articulaciones se estabilizan mediante ligamentos que unen los
extremos óseos y tienen movilidad gracias a los músculos que se insertan en sus
proximidades. La parte de la anatomía que se encarga del estudio de las articulaciones es
la artrología.1
Las funciones más importantes de las articulaciones son constituir puntos de unión entre los
componentes del sistema óseo (hueso, cartílagos), y facilitar movimientos mecánicos,
proporcionándole elasticidad y plasticidad al cuerpo. Algunas articulaciones no son móviles,
como las que se establecen entre los huesos del cráneo, sin embargo son de gran importancia
pues permiten la protección del encéfalo y hacen posible al mismo tiempo su crecimiento
durante la infancia.

Índice

 1Introducción
o 1.1Líquido sinovial
o 1.2Membrana sinovial
o 1.3Cavidad articular
o 1.4Cartílago articular
o 1.5Hueso subcondral
o 1.6Cápsula articular
 2Clasificación
o 2.1Clasificación por estructura
 2.1.1Sinoviales
 2.1.2Fibrosas
 2.1.3Cartilaginosas
o 2.2Clasificación por función [8]
 2.2.1Diartrosis
 2.2.2Anfiartrosis
 2.2.3Sinartrosis
 3Enfermedades de las articulaciones
 4Véase también
 5Referencias
 6Bibliografía
Introducción[editar]

El hombro es una articulación sinovial.

El cuerpo del adulto humano está formado por 206 huesos aproximadamente, los cuales son
rígidos y contienen gran cantidad de sales de calcio que le proporcionan su dureza. Tienen
cinco funciones principales: sostén, protección, movimiento, reservorio de calcio
y hematopoyesis (formación de las células de la sangre).
Los huesos forman el esqueleto, el cual se divide en dos:

 Esqueleto axial: formado por cabeza, cuello y huesos del tronco (cráneo, costillas,
esternón, vértebras y el sacro).
 Esqueleto apendicular: formado por huesos de los miembros incluidos los que forman
las cinturas pectoral y la pélvica.
Los huesos se enlazan mediante articulaciones que permiten el movimiento, existen diferentes
tipos de articulaciones, pero una de las más importantes son las articulaciones sinoviales,
representada entre otras por la cadera, rodilla, hombro y articulaciones interfalángicas de
manos y pies. Tienen gran movilidad y están formadas por una cavidad llena de líquido
sinovial y tapizada por la membrana sinovial. Los extremos de los huesos que la forman están
recubiertos por cartílago articular. Todo el conjunto se refuerza exteriormente mediante
una cápsula articular fibrosa que le da mayor estabilidad.1