Sunteți pe pagina 1din 89

DERECHO ADMINISTRATIVO

Baltazar Morales Espinoza


Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales.
Universidad de Concepción.
2015

RUDIMENTOS
1
2
DERECHO ADMINISTRATIVO
BASES GENERALES DE LA ADMINISTRACION

VERSION ESTUDIANTES

BALTAZAR MORALES ESPINOZA


Profesor Derecho Administrativo

3
Universidad de Concepción

COLABORACION
MARIA CISTERNAS VASQUEZ
Licenciada en Derecho
Universidad de Concepción

4
ABREVIATURAS

art. arts. ………………………………………………………………. artículo, artículos


CPR. …………………………………………......Constitución Política de la República
CGR. ……………………………………………….Contraloría General de la República
DFL. ………………………………………………………….Decreto con Fuerza de Ley
DL. ………………………………………………………………………………Decreto Ley
DO. ……………………………………………………………………………Diario Oficial
DS. ………………………………………………………………………Decreto Supremo
EA. ………………………………………………………………..Estatuto Administrativo
inc. incs. ……………………………………………………………………..inciso, incisos
LBGAE. …………………………………Ley Bases Generales Administración Estado
Regl. ……………………………………………………………………………Reglamento
v. ………………………………………………………………………………… ver, véase
s. ss………………………………………………………………........siguiente, siguientes

5
6
PRIMERA PARTE
CONCEPTO, FUNDAMENTOS Y FUENTES

1.- IDEAS GENERALES.

Modernamente al interior del Estado se distinguen la función constitucional, legislativa,


control, consultiva, jurisdiccional, gubernativa, y administrativa.
La función administrativa es aquella encargada de materializar, de concretar las
metas, objetivos y programas dados o fijados por la función gubernativa, de modo que
la función administrativa, en la práctica, propende a cumplir con la satisfacción de las
necesidades públicas que considera o determina el ámbito gubernativo en su tarea de
impulsar el Estado.
En la línea expuesta, la función administrativa, adscribe a la concepción de
Servicialidad que recoge nuestra CPR, en su art. 1 inc. cuarto al declarar que, el
Estado está al servicio de la persona humana y su finalidad es promover el bien
común. El art. 3 de la LBGAE, reitera el concepto al señalar que, la Administración del
Estado está al servicio de la persona humana; su finalidad es promover el bien común
atendiendo las necesidades públicas en forma continua y permanente y fomentando el
desarrollo del país a través del ejercicio de las atribuciones que le confiere la
Constitución y la ley, y de la aprobación, ejecución y control de políticas, planes,
programas y acciones de alcance nacional, regional y comunal.
La referida función administrativa, se materializa en la práctica, en la realidad, en la
llamada Administración Pública, que corresponde al conjunto de órganos integrantes
de la Administración del Estado, conforme la descripción que hace la LBGAE en su
art. 1, y que se examinará más adelante.
Así entonces, la mencionada función administrativa, se concretiza en los órganos que
integran la Administración del Estado, y estos a su vez, tanto en lo interno, como en
sus relaciones con otros órganos de la misma administración, y especialmente con los
particulares, regulados por el Derecho Administrativo.

7
2.-ANTECEDENTES.

El Estado Moderno y el Derecho Administrativo adquieren existencia incipiente con la


noción de Estado Absoluto, Estado Policía que se desarrolla en forma previa al siglo
XVIII, alcanzando mayor estructuración con posterioridad a la Revolución Francesa
de 1789 junto con los grandes movimientos liberales de finales de ese mismo siglo y
de comienzos del siglo XIX, época esta última, en donde claramente se forma la
idea de Estado y se marca también de forma nítida la existencia del Derecho
Administrativo.
Se menciona como certificado de nacimiento de nuestra asignatura la ley francesa de
18 de febrero de 1800, que regula en forma básica a la Administración francesa de la
época.
La evolución culmina para el Derecho Administrativo, con la existencia del Estado
Moderno y la formación del concepto “Estado de derecho”. Hoy, con la expresión de
“Estado Constitucional y Democrático de Derecho”.

3.-CONCEPTO DE DERECHO ADMINISTRATIVO.

Como cuestión preliminar, debemos decir que nuestra asignatura, pertenece al ámbito
de lo público, junto a otras asignaturas como el derecho penal, laboral, económico,
entre otras.
Dentro del espectro indicado, orientado a la regulación de las relaciones entre el poder
público y los particulares.

-Bielsa, Rafael: “conjunto de normas positivas y de principios de Derecho Público de


aplicación concreta a la institución y funcionamiento de los Servicios Públicos y al
consiguiente contralor jurisdiccional de la Administración Pública”.

-Silva, Enrique: “aquel que tiene por objeto la creación, organización, funcionamiento y
supresión de los Servicios Públicos, la regulación de la actividad jurídica de la

8
Administración del Estado y la determinación de las atribuciones y deberes de éste
para con sus habitantes”.

-Caldera Delgado, Hugo: “ Es un sistema jurídico de carácter autónomo que está


integrado por principios, normas positivas, jurisprudencia y prácticas administrativas
que se ocupan del ejercicio de las prerrogativas del poder público y de los medios de
control de tales prerrogativas especialmente de los recursos jurisdiccionales y de la
realización concreta de la misión pública que le compete, a objeto de velar por un
adecuado equilibrio ente las prerrogativas de los órganos y los derechos de las
personas y así promover el desarrollo económico, cultural y social de la comunidad”.

Aspectos a destacar de la definición dada:

• Nuestro Derecho Administrativo es un derecho autónomo, que forma un


sistema jurídico independiente y que se traduce en una herramienta, en un medio,
tanto para la acción de la Administración cuanto para los derechos de los particulares.

• Reconocimiento de las potestades de los órganos para cumplir con su


finalidad de satisfacción de necesidades públicas; como también a las garantías y
derechos de los particulares, que son naturales y preexistentes al Estado.

• Existencia de mecanismos de control para el ejercicio de las potestades públicas


y derechos de particulares.

• Equilibrio entre las potestades de los órganos y los derechos de las personas.

4.- CARACTERÍSTICAS DEL DERECHO ADMINISTRATIVO.

Sin perjuicio de presentar caracteres comunes con el Derecho Público al cual


adscribe, presenta particularidades a saber y que son:
9
1. Derecho de Especialidad. Significa la naturaleza independiente que tienen
las normas jurídicas y principios que integran esta rama del derecho, y que se
manifiesta de diferentes maneras. Se expresa también en la facultad que tiene el
órgano administrativo de actuar con autonomía de otros órganos del Estado.

2. Derecho Formalista. El Estado y sus órganos deben actuar cumpliendo con


las formas, solemnidades y procedimientos que la ley contempla, no siendo válida una
forma de actuación que no cumpla dichas exigencias.

3. Derecho con atributos de Ejecutividad y Ejecutoriedad. La ejecutividad


supone la facultad del Estado y sus órganos de tomar decisiones o realizar
actuaciones de manera propia, por sí solos, sin considerar la voluntad del
administrado o de algún otro órgano. La ejecutoriedad se refiere a la potestad del
Estado y sus órganos de aplicar de manera forzada las decisiones o actuaciones que
disponga o realice.

4. Derecho no codificado.

5. Derecho jurisprudencial.

5.- DIFERENCIAS ENTRE EL DERECHO COMÚN Y EL DERECHO


ADMINISTRATIVO.

1. En el derecho común hay un interés particular o privado.


En el Derecho Administrativo el interés es de carácter público.

10
2. El derecho común regula la relación de las personas entre sí o de éstas con el
Estado actuando este último como particular.
El Derecho Administrativo regula las relaciones del Estado en su calidad de ente
público.

3. En el derecho común rige el principio de autonomía de las partes.


En el Derecho Administrativo rige el principio de legalidad o juridicidad.-

4. En el derecho común la regla es la delegación.


En el Derecho Administrativo la delegación es la excepción.

5. En el derecho común la capacidad se presume.


En el Derecho Administrativo la capacidad es calificada.

6. En el derecho común la regla es que se puede prescindir de las formalidades.


En el Derecho Administrativo, una de sus características es precisamente la
formalidad.

7.- En el derecho común, la regla es la renunciabilidad.


En el Derecho Administrativo, la renunciabilidad es la excepción.-

6.-FUENTES DEL DERECHO ADMINISTRATIVO.

Positivas:
• Constitución Política.-
• Ley en sentido amplio. Todas las categorías.-
• Reglamentos, decretos, ordenanzas, e instrucciones.-

Racionales:
• Jurisprudencia. Administrativa y judicial.
11
• Doctrina.
• Costumbre.

7.- INTERPRETACION EN EL DERECHO ADMINISTRATIVO.

En relación a este tópico, encontramos dos posturas a considerar. Por un


lado, quienes plantean que deben considerarse, todas las reglas y principios
existentes sobre la materia, tanto aquellas que sean propias del ámbito público, como
aquellas que existen en la esfera de lo común, con las complementaciones y
adecuaciones pertinentes.
Otros, en cambio postulan, la aplicación de reglas y principios que son propios
de lo público; excluyendo lo existente en el derecho común.

SEGUNDA PARTE
BASES ORGANICAS DE LA ADMINISTRACION DEL ESTADO

12
I.- ANTECEDENTES.

El art. 38 inc. primero de la CPR dispone en lo esencial que, una ley orgánica
constitucional determinará la organización básica de la Administración Pública,
garantizará la carrera funcionaria y los principios de carácter técnico y profesional en
que deba fundarse, y asegurará tanto la igualdad de oportunidades de ingreso a ella
como la capacitación y el perfeccionamiento de sus integrantes.
La ley referida es la N. 18.575 orgánica constitucional que establece las Bases
Generales de la Administración del Estado que se publicó en el DO. de fecha 5
diciembre de 1986.
Esta ley ha sufrido diversas modificaciones, y actualmente se encuentra refundida en
el DFL Nº1-19653, publicada en el DO. de 17 de noviembre de 2001, que fue el DFL
que efectivamente refundió toda la legislación original con la complementaria posterior.
Con anterioridad al año 1986, la Administración del Estado presentaba una regulación
muy dispersa, no existía un texto básico, - como el que tenemos ahora - , surgían
permanentes conflictos, generando en definitiva, un régimen jurídico inorgánico en la
Administración del Estado.
Ante este panorama, la intención del legislador fue crear una normativa legal básica y
fundamental, que no sólo solucionara los defectos ya indicados, sino que también le
otorgara a la Administración nuevos aportes, como son, entre otros; el establecimiento
de criterios modernos de administración, un carácter funcional con relación al ámbito
gubernativo; el reconocimiento de que la Administración es un fenómeno complejo, por
las múltiples necesidades públicas a satisfacer y que, en definitiva, se requería una
administración cada vez más moderna, eficiente, y tecnológica, de acuerdo a los
requerimientos de un Estado moderno.
No es la única ley que rige la Administración del Estado, pero es la que se aplica
mayoritariamente, ya que establece el orden jurídico básico aplicable a todo el Estado
Administrador, el cual precisamente se estudiará a continuación por medio de Bases.

13
II.- DESARROLLO DE LAS BASES ORGÁNICAS.

1ª. Sujeción a la Constitución Política y a la ley por parte de la Administración.


2ª. La competencia y unidad administrativa.
3ª. Dotación de personal para el cumplimiento de funciones.
4ª. Jerarquía administrativa.
5ª. División de las funciones públicas.
6ª. Recursos para el funcionamiento del órgano.
7ª. El control de la Administración.
8ª. Probidad administrativa.
9ª. Transparencia y acceso a la información.-
10ª.Responsabilidad del Estado Administrador.-
11ª Participación ciudadana en la gestión pública.-

1.- SUJECIÓN A LA CONSTITUCIÓN Y LEY POR LA ADMINISTRACIÓN.

El fundamento normativo de esta base lo encontramos en los arts. 6 y 7 de la CPR, y


art. 2 de la LBGAE.
El art. 6 expresa que los órganos del Estado deben someter su acción a la
Constitución y a las normas dictadas conforme a ella. Agrega luego que, los preceptos
de esta Constitución obligan tanto a los titulares o integrantes de dichos órganos como
a toda persona, institución o grupo.
El art. 7 por su parte indica en lo que interesa que los órganos del Estado actúan
válidamente previa investidura regular de sus integrantes, dentro de su competencia y
en la forma que prescriba la ley.
Finalmente, el art. 2 mencionado, reiterando y aterrizando conceptos expresa que, los
órganos de la Administración del Estado someterán su acción a la Constitución y a las
leyes. Deberán actuar dentro de su competencia y no tendrán más atribuciones que
las que expresamente les haya conferido el ordenamiento jurídico. Todo abuso o

14
exceso en el ejercicio de sus potestades dará lugar a las acciones y recursos
correspondientes.
La CPR y la ley, indican los órganos que integran la Administración del Estado en
particular; señalando respecto de cada uno de ellos, su organización, estructura,
atribuciones, funciones.
La importancia de ello radica en que, precisamente, tales órganos podrán actuar sólo
en sujeción o en función de lo que indique la Constitución y la ley. Sólo las
actuaciones que respeten la norma serán válidas, ya que las actuaciones contrarias a
ellas son susceptibles de ser dejadas sin efecto.
El respeto a los principios de la supremacía constitucional y legal es una obligación
que le asiste a todo órgano del Estado en general, y de tipo administrativo en
particular cualquiera que sea su naturaleza o atribuciones.

1.1.- Los Órganos que integran la Administración del Estado.

El Estado Administrador es dirigido por el Presidente de la República, conforme lo


indica el art. 1 de la LBGAE, y art. 24 de la CPR.
El art. 1 mencionado señala que, El Presidente de la República ejerce el gobierno y la
administración del Estado con la colaboración de los órganos que establezcan la
Constitución y las leyes. Luego en el inciso segundo agrega que, La Administración
del Estado estará constituida por los Ministerios, las Intendencias, las Gobernaciones
y los órganos y servicios públicos creados para el cumplimiento de la función
administrativa, incluidos la Contraloría General de la República, el Banco Central, las
Fuerzas Armadas y las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública, los Gobiernos
Regionales, las Municipalidades y las empresas públicas creadas por ley.

1.2.- Análisis de la norma.

1. corresponde la iniciativa legislativa exclusiva al Pdte. de la Rep. para la


creación de nuevos órganos administrativos en general. Art. 65 N. 2 CPR.

15
2. Todos los órganos descritos forman parte del Estado Administrador.

3. La numeración del art. 1º inc. 2 no es cerrada, pues existen entidades que no


estando descritas expresamente, también forman parte de la Administración
Estatal, sea total o parcialmente. Por ejemplo, el Consejo para la
Transparencia, las Universidades estatales, la Defensoría Penal Pública, entre
otros.

4. A su turno también, destacar que existen entes públicos, que no obstante


estar insertos en el art. 1 descrito, terminan con una aplicación parcial de la
normativa sectorial. Por ejemplo, el Banco Central, Codelco, entre otros.

5. Las empresas del Estado, tendrán la calidad de entes públicos


administrativos, en la medida en que sean creadas por ley de quórum
calificado y además se encuentren sometidas a un régimen de derecho
público. (la sola normativa de ley de quórum calificado no es suficiente pues
también podría ser del ámbito privado. Art. 19 N. 21 CPR.) Por ejemplo.
Empresas de las F.F. A.A. Banco Estado, Ferrocarriles, Enap, Televisión
Nacional, Enami.

6. Las sociedades del Estado, a su turno, no nacen directamente de la ley. La


ley de quórum calificado faculta a determinado órgano u órganos estatales
para crearlas a partir de una escritura social, bajo la fórmula de sociedades
privadas, y sometidas al régimen de derecho privado. Dictamen N. 39.562 del
año 1997 de la Contraloría. Por ejemplo Sociedad de Servicios Sanitarios,
Esval, Emos.

1.3.- Sujeción a la Constitución y a la Ley.

16
El sometimiento a la Constitución y a la ley, por parte de los órganos de la
Administración del Estado, se orienta fundamentalmente al bloque de juridicidad o
conformidad a derecho, como se ha explicado con anterioridad; y también a la noción
de jerarquía normativa encabezada por la ley fundamental. Así las cosas, la conducta
en sentido amplio de la Administración Estatal, debe enmarcarse en un derecho de
estructura piramidal y con base constitucional.

1.4.- Conclusión.

1.- los órganos del art. 1 de la LBGAE forman del Estado Administrador.

2.- Se sujetan completamente al principio de legalidad o juridicidad.

3.- Se les aplica íntegramente el título primero de la LBGAE (arts. 1 a 20).

4.-En tanto integrantes del Estado Administrador, se les aplica adicionalmente otra
normativa sectorial, como lo contenido en la ley N. 19.880, 20.285 entre otros.

2.- LA COMPETENCIA Y UNIDAD ADMINISTRATIVA.

2.1.- La competencia.

El art. 7 de la CPR consagra este elemento. El art. 2 de la LBGAE ya citado lo


desarrolla.
La “Competencia” es la potestad que la ley le ha otorgado a un órgano de la
Administración del Estado en orden a satisfacer las necesidades públicas
encomendadas.

17
De acuerdo a lo expuesto, la competencia de un órgano de la Administración sólo
puede ser dada por ley.
El número de órganos, que sólo puede tener creación legal, depende en cada
momento y lugar de las concepciones políticas, económicas, sociales que se puedan
tener de un Estado y de las funciones que a éste corresponde. Así, si se considera
que la presencia estatal debe ser relevante, el número órganos será importante, en
caso contrario, la cantidad será solo la suficiente.

Lo importante, en definitiva, es que más allá del número de órganos, la ley que los
crea sea lo suficientemente clara y precisa en las atribuciones que entrega a cada
órgano para el cumplimiento de sus fines específicos.

Una delimitación clara de competencia presenta ventajas:


1) Disminuye los conflictos de competencia.
2) Existe mayor eficacia y expedición en el ejercicio de la función pública.
3) Disminuye la burocracia.
4) Brinda mayor servicio a los administrados.
5) Facilita el control a los órganos de la Administración.
La competencia para los órganos equivale a la capacidad de las personas en el
ámbito privado. Así como las personas no pueden actuar válidamente sin tener
capacidad; en el ámbito público, los órganos de la Administración no pueden actuar
válidamente sin tener previamente la competencia dada por la ley, en la forma,
términos y condiciones en que la misma ha sido conferida a cada órgano.

2.1.1.- Elementos de la competencia.


• Territorio.
• Materia.
• Atribuciones o poderes jurídicos.
• Grado jerárquico.

18
Territorio: Corresponde al ámbito geográfico o espacial en el cual un órgano va a
desarrollar o ejercer sus atribuciones.
Este elemento tiene importancia para el estudio de las formas de organización
administrativa que se distinguen al interior de un Estado. Así, los órganos
centralizados son aquellos que ejercen atribuciones en todo el territorio de la
República. Los órganos descentralizados de tipo territorial son aquellos que ejercen
atribuciones en un lugar determinado del territorio de la República.

Materia. Es el conjunto de tareas o funciones que el ordenamiento jurídico le encarga


a un órgano de la Administración. Es el contenido de la competencia, lo sustantivo de
ella. En definitiva, la materia indica aquella parte de las necesidades públicas que a un
órgano específico le va a corresponder satisfacer.

Atribuciones o poderes jurídicos. Medios, potestades que el ordenamiento jurídico


confiere a cada uno de los órganos administrativos para que cumpla su función. Este
elemento se refiere a las atribuciones que la ley le otorga al órgano para desarrollar
las funciones que le ha encomendado, ya que sin aquellas, éstas no pueden ser
asumidas.

Grado jerárquico. Se refiere a la posición que un órgano ocupa dentro del


ordenamiento administrativo.
Este elemento permite determinar si un órgano de la Administración actuará en única,
primera o segunda instancia administrativa. De manera de conocer de antemano el
carácter firme o definitivo de lo que resuelva un órgano en un momento determinado.

2.1.2.- Improrrogabilidad de la competencia.-

Gran característica de la competencia es su improrrogabilidad. Significa que no es


posible traspasar o transferir la competencia que la ley ha conferido. Sin embargo,
ello admite dos figuras excepcionales:
• Avocación.

19
• Delegación.

2.1.2.1.- La avocación es una figura de excepción que permite a un funcionario


jerárquicamente superior atraer para sí, el ejercicio de la competencia de un asunto
que de manera normal, es de competencia del inferior. Es decir, la avocación significa
la posibilidad de que el superior conozca y resuelva materias que normalmente no le
corresponden.

Elementos que se requieren para que opere la avocación:


1. Que exista una relación de jerarquía entre el agente superior y el inferior.-
2. Que el inferior no tenga competencia exclusiva en el asunto o materia de que
se trata.
3. Que no exista ley que prohíba la figura de la avocación.
4. Actuación oficiosa o a requerimiento de interesado. No requiere la
interposición de recurso.

No tiene regulación legal en nuestro medio y en la práctica esta figura es de consulta


teórica.

2.1.2.2.- La delegación está tratada en el art. 41 de la LBGAE. En esta figura es el


superior jerárquico en virtud de un acto administrativo el que se desprende de una
parte del ejercicio de su competencia y la traslada al inferior.

Elementos que se requieren para que opere la delegación.

1. La delegación debe ser parcial y recaer en materias específicas.

2. Los delegados deben ser de la dependencia del delegante.

3. El acto administrativo de delegación debe ser publicado o notificado, según el


caso, conforme a los arts. 45 y ss. de la Ley N. 19.880.-

20
4. El acto delegatorio o la delegación es esencialmente revocable. En cualquier
momento el superior podrá poner término a la delegación realizada a favor del inferior.
En este caso, el acto revocatorio de la delegación debe cumplir con las mismas
formalidades del acto que revoca, es decir, debe publicarse o notificarse, según el
caso.

5. La responsabilidad por las actuaciones o decisiones que se practiquen son de


cargo del delegado. Esta responsabilidad del delegado es sin perjuicio de la
responsabilidad que le corresponde al delegante por sus obligaciones de jefatura, que
son de supervigilancia, supervisión y control.

2.1.2.2.1.- Delegación de firma. Dentro de la figura de la delegación se encuentra la


modalidad de la delegación de la facultad de firmar. En este caso se indica
expresamente el nombre de la autoridad respectiva y la materia específica sobre la
cual se delega la facultad de firmar.

La responsabilidad que pueda hacerse efectiva es la del delegante, sin perjuicio de la


responsabilidad del delegado por el mal uso de la firma.

Aquí no hay delegación del ejercicio de ninguna atribución, sino que tan solo el inferior
ha sido autorizado a firmar por el superior. Esta figura es más común. Por ejemplo,
art. 35 inciso segundo CPR. “por orden de…”

2.2.- Unidad administrativa.

El art. 3 de la CPR. expresa que, el Estado de Chile es unitario, y que su


administración será funcional y territorialmente descentralizada, o desconcentrada en
su caso, de conformidad a la ley. Agrega que los órganos del Estado deben promover

21
el fortalecimiento de la regionalización del país y el desarrollo equitativo y solidario
entre las regiones, provincias, y comunas del territorio nacional.
El art. 5 de la LBGAE. en su inciso segundo, agrega que los órganos de la
Administración del Estado deberán cumplir sus cometidos coordinadamente y
propender a la unidad de acción, evitando la duplicación o interferencia de funciones.
En el desarrollo de lo expuesto, y en la concreción de la unidad administrativa, el art.
22 de la LBGAE. expresa que, los Ministerios son los órganos superiores de
colaboración del Presidente de la República en las funciones de gobierno y
administración de sus respectivos sectores, los cuales corresponden a los campos
específicos de actividades en que deben ejercer dichas funciones.
El art. 28 del texto legal mencionado, explica que los servicios públicos, son órganos
administrativos encargados de satisfacer necesidades colectivas, de manera regular y
continua, estando sometidos a la dependencia o supervigilancia del Presidente de la
República a través de los respectivos Ministerios.
El precepto siguiente informa que los servicios públicos, serán centralizados o
descentralizados. Los servicios centralizados actuarán bajo la personalidad jurídica y
con los bienes y recursos del Fisco y estarán sometidos a la dependencia del
Presidente de la República, a través del Ministerio correspondiente.
Los servicios descentralizados actuarán con la personalidad jurídica y el patrimonio
propios que la ley les asigne y estarán sometidos a la supervigilancia del Presidente
de la República a través del Ministerio respectivo. La descentralización podrá ser
funcional o territorial.
La unidad administrativa se logra a través de las dos formas de organización
administrativa indicadas:
• Centralización, y su variante la Desconcentración.
• Descentralización.

2.2.1.- Centralización administrativa.

22
Es aquel sistema administrativo que establece la concentración de atribuciones en el
nivel central para satisfacer las necesidades públicas, sean éstas de carácter
nacional, regional, comunal o local.

En esta forma de organización administrativa centralizada, la estructura de la


Administración tiene su cabeza o culminación en el jefe máximo de la Administración,
el Presidente de la República, que en nuestra forma de gobierno es Jefe de Estado y
Jefe de Gobierno, por aplicación del art. 24 de la CPR.
En términos generales, y a partir de la normativa ya indicada, los entes centralizados
de administración, son aquellos que se caracterizan por una estructura centralizada,
piramidal, jerárquica, en una relación de superior a inferior en una cadena que de
manera vinculada conecta toda la estructura y la puede recorrer íntegramente desde
la base o grados inferiores hasta la cúspide, cabeza o grado superior.
Por ejemplo, los Ministerios, Contraloría General de la República, S.I.I., entre otros.

2.2.1.1.- Características.

1. Está organizada piramidalmente de superior a inferior.

2. Existe una relación jerárquica al interior de esta estructura.

3. Los órganos carecen de personalidad jurídica propia y, en consecuencia,


actúan con la personalidad jurídica del Estado, siendo representado judicialmente por
el Consejo de Defensa del Estado.

4. Carecen de patrimonio propio, actuando con el patrimonio del Estado de


acuerdo a lo que se les asigne en la Ley de Presupuesto.

5. Los funcionarios que en ellos prestan labores, están sujetos a la potestad de


nombramiento del superior.

23
6. Los funcionarios de esta estructura están sujetos a la potestad de mando del
superior.

7. Los funcionarios de esta estructura están sujetos a la potestad de vigilancia y


control del superior.

8. Los funcionarios de esta estructura están sujetos a la potestad disciplinaria


del superior. La potestad disciplinaria es aquella facultad de los órganos superiores
para hacer efectiva la responsabilidad administrativa que a los funcionarios les
corresponde en el ejercicio de sus funciones, y que se traduce en la aplicación de
sanciones administrativas de la misma naturaleza.

9. Facultad de revisión de que goza el superior jerárquico. Esta facultad de


revisión puede darse en dos sentidos:

a) Destinada a revisar el mérito de las actuaciones del inferior. Tratándose de la


actividad discrecional del inferior, el superior puede revisar ésta, y si lo estima,
dejarla sin efecto; esto es, revocarla en los casos en que lo actuado por el
inferior no satisface los intereses del órgano.

b) Destinada a revisar la legalidad de la actuación. Estimando que la actuación


es ilegal o contraria a derecho, el superior debe dejarla sin efecto mediante un
acto de invalidación.

10. Potestad de resolver conflictos que se produzcan entre los distintos


funcionarios de éste órgano.

Nota: Las características 2ª, 3ª y 4ª son las más importantes, toda vez que son los
elementos diferenciadores entre las estructuras centralizadas y las descentralizadas.

2.2.1.2.- Ventajas y desventajas.

24
Ventajas.

 El ciudadano siempre podrá contar con la posibilidad de interponer un recurso


jerárquico.
 Mayor o mejor planificación en la actuación del servicio.
 Mayor disponibilidad de recursos, ya que se actúa con el patrimonio del
Estado.
 Mejor aprovechamiento de los recursos humanos y materiales que posee.

Críticas.
 Existe mayor burocracia, ya que la toma de decisiones debe recorrer una serie
de instancias.
 No hay una disposición a atender los problemas específicos que existen en
las regiones.
 Uso ineficiente de los recursos humanos y materiales que existen en las
regiones.

2.2.2.- Desconcentración. Art. 33 y ss. LBGAE.

No se trata de una forma propiamente tal de organización administrativa, como sí lo


son la centralización y la descentralización. La desconcentración es una variante que
se da al interior de una organización centralizada.

Sin embargo, hay quiénes han dicho que constituye una estructura administrativa
propia, autónoma. El argumento es el carácter autónomo o independiente que la
unidad desconcentrado adopta respecto de sus potestades exclusivas, que por ley
le son otorgadas.

25
No obstante, la mayoría de la doctrina, de manera muy general, afirma lo contrario,
esto es, que no hay una nueva estructura, sino que simplemente una variante al
interior de una estructura centralizada.

La particularidad de que un órgano específico tenga atribuciones exclusivas por ley,


no obsta a la naturaleza centralizada que la entidad general tiene; sino que por el
contrario, esta peculiaridad, en definitiva, lo único que hace es darle un sello especial
a la variante, pero en ningún caso alcanza a una nueva forma de organización.

En definitiva, en la desconcentración, el órgano, dispone de competencias


exclusivas dadas por una ley especial al efecto; y también de competencias genéricas
derivadas a su vez de la calidad de integrante de una estructura centralizada a la
cual pertenece.

2.2.2.1.- Concepto: “es una variante organizacional de la administración en cuya


virtud un órgano que forma parte de una estructura centralizada dispone de ciertas
atribuciones o potestades de manera exclusiva que la ley le ha otorgado
expresamente” `Por ejemplo, las Secretarías Generales Ministeriales,
Gobernaciones.-

2.2.2.2.- Elementos.
1. Existencia de un órgano que forme parte de una estructura centralizada.
2. Existencia de una ley que a dicho órgano le otorgue competencia de
manera exclusiva en materias de orden técnico.
3. Que la entrega de competencia por ley al órgano de manera exclusiva
sea parcial.
4. Relación jerárquica entre el superior e inferior, con exclusión de las
potestades exclusivas.
5. Pertenencia del órgano desconcentrado a la estructura centralizada, a la
cual se integra en materia de personalidad jurídica y patrimonio.

26
2.2.2.3.- Efectos.
Atendiendo a los órganos que intervienen, la desconcentración implica una limitación a
las potestades de revisión o fiscalización de parte del superior con relación a las
facultades exclusivas del órgano desconcentrado.

Atendiendo al punto de vista del órgano desconcentrado, éste ve agilizada su gestión


en lo que se refiere a las competencias exclusivas, ya que respecto de ellas actúa
como órgano de única instancia.

2.2.3.- Descentralización administrativa.

Es otra forma de organización administrativa que es contrapuesta a la estructura


centralizada. Los órganos que tienen esta naturaleza no están vinculados
jerárquicamente al nivel central. No existe una relación de jerarquía, de subordinación.
La relación jerárquica se da sólo al interior del órgano y no fuera de éste.

Los órganos descentralizados gozan de autonomía, de independencia respecto del


nivel central, lo que no significa que estén desvinculados de éste, sino sólo que la
vinculación es distinta. El nexo de estos órganos con el nivel central está dado por una
relación de supervigilancia, de tutela, de colaboración, y no de tipo jerárquico. En este
sentido, un órgano descentralizado tiene sólo la limitación en su actuación de
sujetarse a las directrices generales que emanan del nivel central, teniendo en lo
demás plena autonomía para dedicarse a la satisfacción del interés público que a
cada uno de ellos corresponde.

2.2.3.1.- Formas de descentralización.


Cualquiera sea la forma que la descentralización adopte, las características generales,
y que son la esencia de esta estructura administrativa, se mantienen, es decir, siempre
concurren.
Las formas de descentralización son de dos tipos:

27
• Territorial.
• Funcional.

a) Descentralización Territorial.

Es aquella que se hace atendiendo al factor geográfico o espacial de un territorio


determinado. En este caso, lo que se persigue es que el órgano descentralizado, que
es creado por ley conforme a este criterio, satisfaga las necesidades públicas que
existan al interior de la zona geográfica en que le corresponderá actuar.

Como en este caso el criterio es territorial y no funcional o de materia, el órgano


tendrá que asumir la satisfacción de distintas necesidades públicas, todas las que
existan en ese ámbito territorial. Por ejemplo. Municipalidades.

b) Descentralización Funcional.
Es aquella que se hace conforme a criterios de especialidad, entregándole al órgano
la competencia para satisfacer necesidades específicas o en materias determinadas.
Por ejemplo, Servicios de Salud, Universidad de Chile.

La diferencia entre ambas es fundamentalmente atendiendo a los criterios que el


legislador tuvo a la vista, para crear los órganos; por cuanto las características son las
mismas, partiendo de la base que ambas formas son descentralizadas.
En el caso de un órgano descentralizado territorialmente, la competencia es amplia.
En cambio, en el caso de un órgano descentralizado funcionalmente, la competencia
es mucho más limitada, porque el órgano fue creado para desempeñar una tarea
específica.

2.2.3.2.- Características.

1. Gozan de personalidad jurídica propia.

28
2. Tienen patrimonio propio.

3. Tienen potestades propias.

4. El nombramiento de las autoridades de estos órganos puede ser vía elección


o designación.

5. Los funcionarios de estos órganos descentralizados son nombrados por la


autoridad máxima del órgano, al cual se le reconoce la potestad de
nombramiento para servir en un órgano de esta naturaleza.

6. Existencia de mecanismos de supervigilancia o tutela administrativa por el


nivel central, no obstante su autonomía o independencia, a efectos de lograr
y alcanzar la Unidad Administrativa.

7. Estos órganos son creados por ley. En este sentido se hace presente la
facultad presidencial del art. 65 Nº 2 de la Constitución, en cuanto a que el
Presidente de la República le corresponde la iniciativa exclusiva en la creación
de nuevos servicios públicos.

8. Potestad de la autoridad máxima del órgano de resolver los conflictos que se


produzcan al interior del mismo.

9. Potestad disciplinaria a favor de la autoridad máxima respecto de las faltas


administrativas que se produzcan al interior del órgano.

2.2.3.3.- Ventajas y Críticas.


Ventajas.
a) Menor burocracia.
29
b) Mayor eficiencia en la solución de necesidades públicas.
c) Mejor uso de los recursos humanos y materiales de las regiones.
d) La población queda en mejor posición para evaluar y ponderar el
desempeño.

Críticas
e) Limitación de recursos, por el hecho de tener patrimonio propio.
f) Las alternativas de reclamo están más limitadas, no existe la posibilidad
de recursos jerárquicos, no hay doble instancia.

2.2.4.- Servicios Públicos, contratos y convenios.-

Los arts. 37 y 38 de la LBGAE, contemplan respectivamente que, los servicios


públicos podrán encomendar la ejecución de acciones y entregar la administración de
establecimientos o bienes de su propiedad, a las Municipalidades o a entidades de
derecho privado, previa autorización otorgada por ley mediante la celebración de
contratos, en los cuales deberá asegurarse el cumplimiento de los objetivos del
servicio y el debido resguardo del patrimonio del Estado; y que en los lugares donde
no exista un determinado servicio público, las funciones de éste podrán ser asumidas
por otro, debiendo para al efecto, celebrarse un convenio entre los jefes superiores de
los servicios involucrados, el cual debe ser aprobado por decreto supremo suscrito por
los Ministros correspondientes.

3.- DOTACIÓN DE PERSONAL.

El art. 15 de la LBGAE señala que, el personal de la Administración del Estado se


regirá por las normas estatutarias que establezca la ley, en las cuales se regulará el
ingreso, los deberes y derechos, la responsabilidad administrativa y la cesación de
30
funciones; y el art. 20 de la misma ley agrega que la misma Administración asegurará
la capacitación y el perfeccionamiento de su personal, conducentes a obtener la
formación y los conocimientos necesarios para el desempeño de la función pública.

Esta base implica que el personal de la Administración sea el adecuado y el necesario


para desarrollar la satisfacción de las necesidades públicas que a los órganos
compete.

En este sentido, se indica que todo el régimen jurídico que regula al personal de la
Administración, esto es, a los funcionarios, es de carácter legal o estatutario. Significa
que el personal de los órganos del Estado se encuentra regulado por las leyes del
sector, fundamentalmente la LBGAE., los EA. permanentes, y no hay en consecuencia
regulación vía contrato.

En el Estatuto Administrativo general de la ley N. 18834, se distinguen cuatro clases


de funcionarios:
• Titulares.
• A contrata.
• A prueba.
• Exclusiva confianza.
(El personal a honorarios no son funcionarios públicos).

Del mismo modo se consigna que, de acuerdo a la CPR. art. 65 N. 2 y en materia


legal, sólo el Presidente de la República tiene iniciativa para la creación de nuevos
servicios públicos o empleos rentados. Esto significa, en consecuencia, que está en el
ámbito de la facultad presidencial el consiguiente aumento de la dotación de personal
de la Administración o de funcionarios públicos.

4.- JERARQUÍA ADMINISTRATIVA.

31
Conforme lo indica el art. 27 de la LBGAE, en la organización de los Ministerios,
además de las Subsecretarías y de las Secretarías Regionales Ministeriales, podrán
existir sólo los niveles jerárquicos de División, Departamento, Sección y Oficina,
considerando la importancia relativa y el volumen de trabajo que signifique la
respectiva función.
No obstante lo dispuesto en el inciso anterior, en circunstancias excepcionales la ley
podrá establecer niveles jerárquicos distintos o adicionales, así como denominaciones
diferentes. Por su parte el art. 31 incs. primero y segundo del mismo texto señala
que, los servicios públicos estarán a cargo de un jefe superior denominado Director,
quien será el funcionario de más alta jerarquía dentro del respectivo organismo. Sin
embargo, la ley podrá en casos excepcionales, otorgar a los jefes superiores una
denominación distinta.
A los jefes de servicio les corresponderá dirigir, organizar y administrar el
correspondiente servicio; controlarlo y velar por el cumplimiento de sus objetivos;
responder de su gestión, y desempeñar las demás funciones que la ley les asigne.
Coincidentemente, el art. 11 de la LBGAE, reitera conceptos, al sostener que, las
autoridades y jefaturas, dentro del ámbito de su competencia y en los niveles que
corresponda, ejercerán un control jerárquico permanente del funcionamiento de los
organismos y de la actuación del personal de su dependencia. Agregando que, el
referido control se extenderá tanto a la eficiencia y eficacia en el cumplimiento de los
fines y objetivos establecidos, como a la legalidad y oportunidad de las actuaciones.

4.1.- Concepto: “Es aquella relación de carácter jurídico y administrativo en virtud de


la cual se vinculan órganos y funcionarios en relación de superior a inferior con el fin
de realizar sus cometidos coordinadamente”.

Distinguimos dos tipos de jerarquía:


a) Orgánica.
b) Funcional.

32
4.2.- La jerarquía orgánica es aquella que se da entre los órganos del Estado,
principalmente al interior de las estructuras centralizadas y en que los órganos
confluyen a un superior común en virtud de la estructura piramidal.

4.3.- La jerarquía funcional es aquella que dice relación con la dependencia existente
entre distintos funcionarios o agentes que sirven en un órgano determinado. Por lo
expuesto, queda claro que la jerarquía funcional puede presentarse en cualquier
estructura, centralizada o descentralizada.

4.4.- Efectos jerarquía funcional:


Los efectos se analizan desde dos puntos de vista:
 Desde autoridad del superior.
 Desde subordinación del inferior.

4.4.1.- Desde la autoridad del superior: Desde este punto de vista se distingue a
favor del superior las siguientes potestades o atribuciones:

1- Potestad de mando. Art. 7 de la LBGAE. El superior está habilitado para


impartir órdenes a sus subalternos a través de circulares, instructivos,
resoluciones, etcétera. Tales órdenes deben ajustarse al marco legal.
En caso de infracción, al subordinado le asiste la representación, que consiste en la
facultad del inferior de representar por escrito la orden del superior. En tal caso el
superior puede:
a. Persistir en la orden impartida tal cual fue dictada, en este caso el
inferior no tiene más opción que cumplirla en los términos emitidos,
quedando, sin embargo, exento de toda responsabilidad
(administrativa) al efecto.
b. Retirar la orden, dejándola sin efecto sin que se produzca
responsabilidad alguna.
c. Mantener la orden dictada, pero adecuándola al ordenamiento jurídico
para que sea legal.

33
Si el inferior cumple órdenes ilegales sin haber mediado representación quedará
sujeto a las responsabilidades que tal evento genere.

2. Potestad de dirección y control. Art. 11 de la LBGAE. Esta atribución permite a la


autoridad superior adoptar decisiones que dicen relación con el buen funcionamiento
del órgano de la Administración y que el funcionario queda obligado a seguir. El
cumplimiento o no por parte del funcionario se revisa en virtud de las facultades de
fiscalización que le corresponden al superior.

3. Potestad disciplinaria. La reconoce el art. 18 de la LBGAE. Y se refiere a la potestad


que se le reconoce al superior de aplicar sanciones de carácter administrativo a
aquellos funcionarios que han infringido las prohibiciones, obligaciones o deberes que
permanentemente les asisten y que son establecidas por la ley.
Estas sanciones administrativas son aplicables por la autoridad del órgano solamente
como una consecuencia de un procedimiento administrativo previo en que se hayan
determinado las responsabilidades administrativas. No es posible que una autoridad
aplique una sanción si no hay procedimiento administrativo previo.

Las sanciones que se apliquen sólo pueden ser aquellas que la ley establece al
efecto, las cuales son:
 censura
 Multa.
 Suspensión.
 Destitución.
La responsabilidad administrativa descrita, es sin perjuicio, de la
responsabilidad civil y penal que pudiera concurrir en un caso dado.

4. Potestad de jurisdicción retenida. El art. 10 de la LBGAE explica que, los actos


administrativos serán impugnables mediante los recursos que establezca la ley. Se
podrá siempre interponer el de reposición ante el mismo órgano del que hubiere

34
emanado el acto respectivo y, cuando proceda, el recurso jerárquico, ante el superior
correspondiente, sin perjuicio de las acciones jurisdiccionales a que haya lugar.

Así, el precepto expresa que el superior, de oficio o por interposición de recurso,


queda habilitado para ejercer la potestad de dejar sin efecto o de modificar las
actuaciones del inferior, salvo en el caso que estos últimos actúen en virtud de
atribuciones exclusivas.

Respecto de ambos recursos, todas aquellas actuaciones administrativas que


adolezcan de ilegalidad o de problemas de mérito, podrán ser susceptibles de
impugnación por medio de los recursos en estudio. En el caso de un problema de
mérito, lo que se pedirá con el recurso es la revocación de la actuación; y, en las
situaciones de ilegalidad, la invalidación del acto.

5. Potestad de resolver conflictos de competencia administrativa. La LBGAE, en su art.


39 informa que, las contiendas de competencia, que pueden ser positivos o negativos,
y que surjan entre diversas autoridades administrativas serán resueltas por el
superior jerárquico del cual dependan o con el cual se relacionen. Tratándose de
autoridades dependientes o vinculadas con distintos Ministerios, decidirán en conjunto
los Ministros correspondientes, y si hubiere desacuerdo, resolverá el Presidente de la
República.

4.4.2.- Desde la subordinación del inferior: Significa que el funcionario está bajo el
deber de obediencia, esto es, de acatar y de someterse a las normas o instrucciones
que emanen del superior.

Este deber de obediencia puede ser de 2 tipos:


- Obediencia absoluta.
- Obediencia reflexiva.

35
Obediencia reflexiva. Es aquella en que el inferior, al momento de recibir la orden tiene
la facultad de analizar la misma con el derecho y, en la medida que exista
contradicción entre una y otra, representarla al superior. En el evento que, a pesar de
la representación, el superior persista en la orden, el inferior queda obligado a
cumplirla, quedando exento de responsabilidad por las consecuencias que se generen
según lo ya explicado.

Obediencia absoluta. Es aquella en que el inferior que recibe una orden del superior
no está facultado para analizarla o ponderarla en su merito, debiendo cumplirla lisa y
llanamente.
En Chile se consagra el sistema de la obediencia reflexiva.

5.- DIVISIÓN DE LAS FUNCIONES PÚBLICAS.


En la actualidad, - como ya hemos señalado- por desarrollo de la doctrina, se
distingue:
• Función constituyente.
• Función legislativa.
• Función de gobierno.
• Función administrativa.
• Función jurisdiccional.
• Función de control.
• Función consultiva.

Función administrativa.

Se descompone en tres partes:


• Administración activa.
• Administración fiscalizadora.
• Administración contenciosa.

36
5.1.- Administración activa.
Tiene por finalidad la satisfacción de las necesidades públicas que el ordenamiento
jurídico le ha entregado a los distintos órganos del Estado. Es decir, esta
administración se refiere a la forma de cómo atender el interés general.
Dentro de esta administración se admite una subclasificación:
- Función ejecutiva.
- Función deliberante.
- Función consultiva.

a) Función ejecutiva: Aquella que tiene como contenido cumplir , materializar las
decisiones destinadas a producir los efectos o consecuencias jurídicas que el órgano
estima como adecuadas para satisfacer las necesidades públicas. En la práctica esto
se hace por dos vías:
 Actos administrativos.
 Contratos administrativos.

b) Función deliberante: Aquella que permite a cada órgano adoptar decisiones de


acuerdo con la ley y que más adelante se van a concretar a través de la función
ejecutiva.

c) Función consultiva: Aquella que tiene por objeto asesorar a la administración


activa, es decir, a quien ejerce la función deliberante, en particular, y la función
ejecutiva, en general, y que se materializa principalmente, a través de opiniones e
informes jurídicos, dictámenes.

Dictámenes o informes jurídicos. Dentro de la función consultiva se destacan de


manera principal los dictámenes de la Contraloría General de La República o los
informes jurídicos de las direcciones al interior de la Administración del Estado.

5.2.- Administración fiscalizadora.

37
Tiene un doble aspecto:
• Fiscalizar la legalidad de la actuación.
• Fiscalizar el mérito de la actuación.

Fiscalizar la legalidad de la actuación: Se refiere a examinar que todas las


actuaciones del órgano se hagan conforme a la ley, más aún, que se hagan conforme
a derecho.
La fiscalización en este ámbito se materializa tanto por órganos de control interno o
externo; como por los órganos que clásicamente atienden estas materias, como lo son
los Tribunales de Justicia.

Fiscalizar el mérito de la actuación: A la función fiscalizadora no sólo le interesa


controlar la legalidad, sino también controlar la eficiencia de la actuación
administrativa.

Tradicionalmente se decía que sólo la autoridad superior del órgano podía fiscalizar el
mérito de la actuación, excluyéndose de esta tarea a la Contraloría y a los Tribunales
de Justicia. Sin embargo, hoy en día, la propia Contraloría, - y no obstante su ley
orgánica- en el contexto de la regulación de la probidad por la ley de bases,
específicamente en lo relacionado a los deberes de eficiencia y eficacia que se debe
observar al desempeñar cargos públicos, queda facultada para fiscalizar el mérito
referido. Por otro lado, los tribunales vía recurso de protección, también pueden
pronunciarse respecto al mérito de la función administrativa (fundados en la
arbitrariedad).

5.3.-Administración contenciosa.
Es aquella que busca resolver los conflictos de los particulares con el Estado o
sus órganos o de estos últimos entre sí.
Lo normal es que esta tarea la asuman los tribunales.

38
En nuestra realidad son los Tribunales Ordinarios de Justicia, sin perjuicio de señalar
que lo más adecuado son estos tribunales especializados llamados “Tribunales
Contenciosos Administrativos”.

6.- RECURSOS PARA EL FUNCIONAMIENTO DEL


ORGANO.

En el ámbito de la Administración Pública, la regla muy general es que los recursos


sean los necesarios y suficientes para poder satisfacer de una manera adecuada el
interés general que a cada órgano corresponde.
Así los recursos del Estado deben invertirse dentro de lo que la ley autoriza y
dispone, esto es lo que se conoce como el “Principio de legalidad del gasto”. En
cumplimiento de este principio es que los recursos son entregados a los distintos
órganos del Estado vía asignación por la ley anual de presupuesto.
Como correlato al principio esbozado, y de acuerdo al art. 100 de la CPR, está
prohibido que cualquier autoridad disponga o autorice pagos que no estén
contemplados en el respectivo presupuesto del órgano o servicio de que se trate,
impidiéndose así los giros discrecionales. En este sentido, la función de Tesorería es
bastante clara, pues no se podrá efectuar ningún pago sino en virtud de un decreto o
resolución expedido por autoridad competente, en que se expresé la ley o la parte del
presupuesto que autorice aquel gasto.
Sin perjuicio de lo expuesto, valga mencionar la potestad que le asiste al Presidente
de la República, referida a la iniciativa legislativa exclusiva en materias relativas a la
administración financiera del Estado, conforme al art. 65 de la CPR.
A propósito de las atribuciones presidenciales, es muy importante destacar lo
preceptuado en el art. 32 numeral 20 de la CPR., que le permite al Presidente de la
República excepcional y calificadamente dictar un “Decreto De Emergencia
Económica”, el cual con la firma de todos sus ministros, le permite a la autoridad
presidencial decretar pagos no autorizados por ley, y para atender necesidades
impostergables derivadas de calamidades públicas, agresión exterior, conmoción
39
interior, de grave daño o peligro para la seguridad nacional o de agotamiento de
recursos destinados a mantener servicios que no pueden paralizarse sin serio
perjuicio para el país. Este decreto no puede exceder del 2% de los gastos que
autorice la ley anual de presupuesto correspondiente.
Finalmente consignar, que la fiscalización del ingreso, de la inversión de los fondos
fiscales, como de otros organismos y servicios, corresponde a la CGR, que es la
entidad que controla el buen manejo y uso de los recursos públicos, conforme lo
indican los arts. 98 y ss. CPR.

Respecto de los funcionarios que en materia administración de recursos públicos no


hayan actuado conforme a las normas pertinentes procede el Juicio De Cuentas.
Procedimiento contencioso que se sigue ante la entidad contralora, ya mencionada, y
en el cual se busca hacer efectiva la responsabilidad civil del funcionario por el
inadecuado manejo de los recursos públicos.

7.- CONTROL DE LA ADMINISTRACIÓN.

El art. 11 de la LBGAE, señala que, Las autoridades y jefaturas, dentro del ámbito de
su competencia y en los niveles que corresponda, ejercerán un control jerárquico
permanente del funcionamiento de los organismos y de la actuación del personal de
su dependencia. Este control se extenderá tanto a la eficiencia y eficacia en el
cumplimiento de los fines y objetivos establecidos, como a la legalidad y oportunidad
de las actuaciones.
Así, la Administración y sus funcionarios, están permanentemente llamados a actuar
conforme a derecho. No obstante, en la práctica, no siempre cumplen con el marco
de la legalidad. Por ello es que existen controles que buscan corregir estas
actuaciones ilegales.

7.1.- Tipos de control:

40
a) Control político: realizado por la Cámara de Diputados (función de fiscalizar
los actos de gobierno: actos políticos o de gobierno y actos administrativos).
Art. 52, N. 1 CPR.
b) Control contable: ejercido por la CGR. Art. 98 CPR.
c) Control jurídico- administrativo: es realizado por órganos de la Administración
del Estado. Ya sea realizado por el mismo órgano o por la CGR. Art. 98 CPR.
d) Control de opinión pública.
e) Control jurídico-judicial: practicado por los Tribunales de Justicia (art. 76 CPR),
tanto ordinarios, como especiales.

El que interesa al curso es el control jurídico, que tiene por finalidad ajustar la
conducta administrativa conforme a los mandatos de la Constitución y de la ley.

Hay quienes sostienen que dicho control debe ser a posteriori a la actuación
administrativa, ya que si es a priori, ello afectaría la agilidad, oportunidad y eficiencia
del órgano.

No obstante reconocer que esto es efectivo, también es cierto que no es posible que
toda la actuación de control quede entregada a ejercerse después de realizada la
actividad administrativa, precisamente por los peligros que ella encierra para el propio
administrado afectado, como por posibles interesados.

7.2.- Clasificación del Control.

1. Atendiendo al objeto.
Control de mérito: Se refiere a controlar la actuación del órgano conforme a criterios
de conveniencia, oportunidad, eficiencia, eficacia.
Control de legalidad: Se refiere a controlar que las actuaciones del órgano sean
ajustadas a la Constitución y a la ley, en definitiva conforme a derecho.

2. En cuanto a la oportunidad:

41
Control a priori: Aquel que se practica antes de que el acto administrativo produzca
consecuencias o efectos jurídicos. Es ejercido por la autoridad superior del órgano de
forma permanente, y vía toma de razón por la CGR.
Control Coetáneo: algunos distinguen este tipo de control de los demás indicándolo
como aquel que se realiza simultáneamente con la emisión misma del acto
administrativo. Ejemplo, la Formalidad o doble acuerdo de voluntad administrativa.
Como lo es el alcalde con acuerdo del consejo, o el Presidente de la República con
sus ministros.

Control a posteriori: Aquel que se ejercita con posterioridad a que el acto de la


administración produzca sus efectos o consecuencias jurídicas. Este último control
puede ser ejercido por la CGR y los Tribunales.

3. En cuanto al órgano que ejerce el control:


Control interno: Aquel que se realiza al interior del órgano, normalmente por la
autoridad superior o por los órganos o unidades de control interno. Ejemplo, las
Unidades de controles de la municipalidades.
Control externo: Aquel que se realiza desde fuera del órgano que actúa, normalmente
este control lo realiza la CGR o los Tribunales.

La clasificación del control expuesta es flexible, pudiendo relacionarse los diversos


criterios utilizados.

7.3.- CONTRALORIA GENERAL DE LA REPUBLICA.

Como se ha expresado, el control jurídico administrativo es el realizado por la


administración para la Administración. Se refiere a los órganos que forman parte del
Estado Administrador, indicados en el art. 1 de la LBGAE.

Dentro del control administrativo, la CGR se alza como el principal órgano encargado
de velar por la legalidad de los actos de la Administración del Estado, sin perjuicio
por cierto, del control externo a la administración que corresponde al poder judicial.

42
La CGR tiene un régimen jurídico, de base constitucional, establecido en los arts. 98 y
ss de la CPR, además de lo contenido en la Ley 10336 cuyo texto esta refundido en
el Decreto 2421 del año 1964. Sin perjuicio de las demás leyes que regulan la
administración pública.

7.3.1.- Organización y Estructura de la Contraloría.

Está a cargo del Contralor General de la República que debe tener como requisitos
para acceder a este cargo el ser abogado y tener a lo menos 10 años de título, haber
cumplido 40 años de edad, poseer las calidades necesarias para ser ciudadano con
derecho a sufragio. Esta persona es designada por el Presidente de la República con
acuerdo del Senado, adoptado por los tres quintos de los miembros en ejercicio. Es
nombrado por 8 años, y no puede postular al periodo siguiente, está sujeto a juicio
político y en todo caso debe cesar en el cargo al cumplir 75 años de edad.

La CGR. es un órgano centralizado de la Administración del Estado, de estructura


compleja a través de contralorías regionales, que son órganos desconcentrados
territorialmente y que presentan como particularidad en cuanto a su personal que toda
la planta es de exclusiva confianza del Contralor General, salvo el cargo de
Subcontralor.

7.3.2.- Funciones.

a) Velar por el respeto al principio de legalidad o juridicidad por parte de la


Administración del Estado.
b) Velar por el patrimonio público.
c) Juzgamiento de cuentas por parte de quienes administran recursos públicos.
d) Materialización del trámite de toma de razón.
e) Emitir dictámenes o instrucciones. Son obligatorios para la administración y
constituyen precisamente la jurisprudencia administrativa.
f) Llevar la contabilidad general de la nación.
g) Fiscalización tanto de normas orgánicas, estatutarias, y financieras.
h) Persecución de la responsabilidad administrativa y civil de los funcionarios
públicos en los casos que corresponda.

Con la finalidad de cumplir dichas funciones la CGR está facultada para ejercer un
control de legalidad o juridicidad de las actuaciones administrativas a través de

43
diversos medios que le otorga la ley: fiscalizaciones, auditorias, denuncias,
conocimiento de presentaciones de particulares, emisión de informes, trámite de
registro. Todos válidos o idóneos para controlar los actos de la administración. Sin
embargo, destaca una de ellas como es el trámite de toma de razón por las
consecuencias jurídicas que tiene en la validez y eficacia de los actos administrativos.

7.3.3.- Toma de razón.

Como se ha explicado es una de las vías o herramientas que tiene la contraloría para
examinar la legalidad de los actos y se define como la comprobación de
constitucionalidad y legalidad que realiza el órgano de control de un acto
administrativo concreto con el ordenamiento jurídico aplicable a dicho acto.

7.3.3.1.- Fuentes: El trámite de toma de razón puede encontrar su origen o fuente en


tres cuerpos normativos distintos.

El primero es la CPR. en los casos en que ella dijera expresamente que un


determinado acto está sujeto a su trámite.

La segunda fuente son los casos en que la ley (sentido amplio) sujete a un acto
administrativo a dicho trámite.

Y en tercer lugar, los casos en que la CGR. Así lo indique en virtud de la facultad que
le otorga el art. 10 de su ley orgánica, en su inc. quinto. En este precepto, se faculta
al Contralor General para establecer de manera excepcional y atendiendo al carácter
de “esencial” aquellos actos administrativos, que estarán sujetos a dicho trámite de
toma de razón. En la actualidad el Contralor General de la República ha hecho uso de
esta facultad y el año 2008 dicto la resolución 1600 en virtud de la cual estableció
determinados actos administrativos que quedan sujetos a este trámite de toma de
razón.

La redacción del artículo indica que la regla general es la exención y lo excepcional la


toma de razón. Pero la resolución 1600 contiene la regla invertida, pues indica una
gran cantidad de actos sujeto a la toma de razón.
44
7.3.3.2.- Actitudes de la Contraloría.

a) Estimar que el acto se encuentra conforme a derecho: En este caso la CGR.


toma razón y el acto queda en condiciones de producir sus efectos jurídicos.
No basta con que el documento este en estudio, ni con la firma del contralor, que
se haya despachado o que tenga el timbre, producirá efectos jurídicos para el
órgano emisor del acto, desde que dicho acto con todas sus formalidades haya
sido recibido en la oficina de partes del órgano que lo remitió.

b) toma de razón con alcance: la contraloría estima o considera que el acto está
conforme a derecho y por tanto toma razón del mismo, pero le señala al
órgano ciertas observaciones que son formales, no sustantivas, y que deben
ser por el órgano subsanadas con posterioridad. No está regulada en la ley.

c) representar el acto: en este caso la contraloría representa el acto por estimar


que es contrario a derecho, que en el fondo infringe la constitución o la ley.

Efectuada la representación, el órgano emisor del acto tiene tres alternativas:


1) adecuar el acto al ordenamiento jurídico.
2) Retirar el acto o dejarlo sin efecto. Conformarse con la representación e
iniciar un nuevo proceso de formación del acto administrativo.
3) En el caso de la autoridad presidencial, acudir al decreto de insistencia
que se consagra en el art. 99 de la CPR. que indica, que No obstante
representación de por medio; la CGR. deberá dar curso a un acto
representado en los casos en que el Presidente de la República con la
firma de todos sus ministros, presente decreto de insistencia para dar
curso a los actos cuestionados. En este caso la contraloría deberá
tramitar los actos cuestionados y enviar copias de ellos a la Cámara de
Diputados para la fiscalización de este órgano político.

Para el caso de que, la representación tuviere lugar respecto de un


decreto con fuerza de ley, a un decreto promulgatorio de una ley o de una
reforma constitucional por apartarse del texto aprobado o un decreto o
resolución por ser contrario a la constitución, el Presidente de la

45
República no tendrá la facultad de insistir, y en caso de no conformarse
con la representación, deberá remitir los antecedentes al Tribunal
Constitucional dentro del plazo de 10 días para que resuelva la respectiva
controversia.

7.3.3.3.-Naturaleza jurídica. La toma de razón tiene una naturaleza certificatoria,


mediante dicho trámite se busca confirmar o ratificar que dicho acto está conforme a
Derecho.

Dicha certificación en los casos en que ocurre, en ningún caso impide u obsta
respecto del acto tomado de razón la impugnación judicial que se estime pertinente.
En efecto el acto administrativo goza de una presunción de legalidad o legitimidad que
se ve afianzada por la toma de razón del acto respectivo, pero que en ningún caso
muta o significa una presunción de Derecho derivado de la toma de razón, por lo que
el acto igualmente quedará susceptible de impugnación judicial.

7.3.3.4.- Plazo. Conforme a contraloría la regla general es que el plazo para tomar
razón es de 15 días, prorrogable por 15 días más, haciendo presente en todo caso
que este plazo es no fatal.

7.3.3.5.- Efectos:

1) Eficacia del acto administrativo: esto significa que la toma de razón le confiere
al respectivo acto el poder jurídico de producir consecuencias jurídicas en el
campo del Derecho. en este sentido el acto adquiere el carácter de acto
perfecto. Se van a cumplir todas las finalidades contenidas en el acto.
2) Afianzamiento del acto administrativo: es decir, la ratificación de la presunción
de legalidad de la que goza el acto administrativo, en virtud de ella el acto se
ve ratificado en cuanto a su conformidad con el Derecho, sin perjuicio de la
opción de revisión del referido acto ante los tribunales de justicia.

46
8.- PROBIDAD ADMINISTRATIVA.

8.1.- Antecedentes generales.-

En el texto original de la LBGAE de 1986 sólo el art. 7 se refería a la probidad en


términos de considerarlo un principio en el ámbito de la administración, y dar un
concepto legal que se mantiene en la actualidad.

Luego en la segunda mitad de la década de los años noventa, se generan algunas


iniciativas en materia de probidad referidas fundamentalmente a la elaboración de
pautas o recomendaciones en el ámbito de la actuación o ética pública, sin avanzar en
el plano legal. Es en el año 1999, con la dictación de la Ley N. 19.653 (conocida como
Ley de Probidad) publicada en el D. O. con fecha 14 de diciembre del mismo año, que
se genera toda una institucionalidad para la probidad administrativa, pues dicho
cuerpo legal incorporo a la LBGAE una completa regulación en la materia,
incorporando, el actual Título III, arts. 52 y ss. y que constituye la base normativa en
la actualidad.

Finalmente en los años siguientes, se han ido incorporando al ordenamiento jurídico


nuevas regulaciones referidas a la probidad, y es así como se mencionan en el
ámbito penal, nuevos delitos y aumento de penas, instrumentos internacionales en la
materia con incorporación de nuestro país, mayores regulaciones en probidad, como
la Ley 19.863 sobre Remuneraciones de las Autoridades y cargos de la
Administración, Ley 19.880 sobre Procedimientos Administrativos, Ley 19.882 sobre
Nueva Política de Personal a Funcionarios Públicos y Dirección Nacional de Servicio
Civil, Ley 19.886 sobre Contratos de Suministro Y Prestación de Servicios, Ley
20.088 sobre Declaración de Patrimonio, Ley 20.205 sobre Denuncias por infracción a
la probidad, Ley 20.285 sobre Transparencia, Ley 20.050 que elevo a rango
constitucional a la probidad y publicidad en la actuaciones públicas, entre otras
reformas y figuras legales.
47
8.2.- Marco jurídico.-
El art. 8 inc. primero de la CPR. señala que, el ejercicio de las funciones públicas
obliga a sus titulares a dar estricto cumplimiento al principio de probidad en todas sus
actuaciones.
Luego el art. 13 de la LBGAE, concretando la declaración anterior, agrega que los
funcionarios de la Administración del Estado deberán observar el principio de probidad
administrativa y en particular, las normas legales generales y especiales que lo
regulan.

8.3.- Desarrollo normativo.-


Art. 52 y ss. LBGAE.

8.3.1.- Ámbito de aplicación. La probidad se aplica a todas las autoridades de la


Administración del Estado, cualquiera que sea la denominación con que las designen
la Constitución y las leyes , y los funcionarios de la Administración Pública, sean de
planta o a contrata, deberán dar estricto cumplimiento al principio de probidad
administrativa.

8.3.2.- Concepto. El principio de la probidad administrativa consiste en observar una


conducta funcionaria intachable y un desempeño honesto y leal de la función o cargo,
con preeminencia del interés general sobre el particular.
De esta definición se desprenden los siguientes elementos:
a. Conducta funcionaria intachable.
b. Desempeño honesto y leal.
c. Prevalencia del interés general por sobre el particular. El art. 53 d la LBGAE,
expresa que, el interés general exige el empleo de medios idóneos de
diagnóstico, decisión y control, para concretar, dentro del orden jurídico, una
gestión eficiente y eficaz. Se expresa en el recto y correcto ejercicio del poder
público por parte de las autoridades administrativas; en lo razonable e

48
imparcial de sus decisiones; en la rectitud de ejecución de las normas, planes,
programas y acciones; en la integridad ética y profesional de la administración
de los recursos públicos que se gestionan; en la expedición en el
cumplimiento de sus funciones legales, y en el acceso ciudadano a la
información administrativa, en conformidad a la ley.

8.3.3.- Tipos constitutivos de infracción a la probidad. Art. 62

1. Usar en beneficio propio o de terceros la información reservada o privilegiada


a que se tuviere acceso en razón de la función pública que se desempeña;
2. Hacer valer indebidamente la posición funcionaria para influir sobre una
persona con el objeto de conseguir un beneficio directo o indirecto para sí o
para un tercero;
3. Emplear, bajo cualquier forma, dinero o bienes de la institución, en provecho
propio o de terceros;
4. Ejecutar actividades, ocupar tiempo de la jornada de trabajo o utilizar personal
o recursos del organismo en beneficio propio o para fines ajenos a los
institucionales;
5. Solicitar, hacerse prometer o aceptar, en razón del cargo o función, para sí o
para terceros, donativos, ventajas o privilegios de cualquier naturaleza.
Exceptúanse de esta prohibición los donativos oficiales y protocolares, u
aquellos que autoriza la costumbre como manifestaciones de cortesía y buena
educación;
El millaje u otro beneficio similar que otorguen las líneas aéreas por vuelos
nacionales o internacionales a los que viajen como autoridades o funcionarios,
y que sean financiados con recursos públicos, no podrán ser utilizados en
actividades o viajes particulares;
6. Intervenir en razón de las funciones, en asuntos en que se tenga interés
personal o en que lo tengan el cónyuge, hijos, adoptados o parientes hasta el
tercer grado de consanguinidad y segundo de afinidad inclusive.

49
Asimismo, participar en decisiones en que exista cualquier circunstancia que
le reste imparcialidad.
Las autoridades y funcionarios deberán abstenerse de participar en estos
asuntos, debiendo poner en conocimiento de su superior jerárquico la
implicancia que les afecta;
7. Omitir o eludir la propuesta pública en los casos que la ley la disponga;
8. Contravenir los deberes de eficiencia, eficacia y legalidad que rigen el
desempeño de los cargos públicos, con grave entorpecimiento del servicio o
del ejercicio de los derechos ciudadanos ante la Administración, y
9. Efectuar denuncias de irregularidades o de faltas al principio de probidad de
las que haya afirmado tener conocimiento, sin fundamento y respecto de las
cuales se constatare su falsedad o el ánimo deliberado de perjudicar al
denunciado.

Los tipos expresados en el artículo no son taxativos, sino que se les establece como
situaciones claras de infracción a la probidad.
En el caso de verificarse una situación que contraviene la probidad se producen los
siguientes efectos o consecuencias:
a. Infracción a la probidad administrativa de carácter grave: Destitución.
b. Infracción a la probidad administrativa no grave: Sanción no expulsiva.

8.3.4.- Inhabilidades. Se impide el ingreso a la Administración del Estado. Art. 54.

8.3.4.1.- Causales.

a. Personas con contratos o cauciones ascendentes a 200 UTM o más con la


administración, o litigios pendientes con la institución de que se trate con
excepciones.

50
b. Personas que sean cónyuges o vínculo de parentesco con autoridades y
funcionarios directivos y otros del órgano de la administración civil al que se
postula.

c. Las personas que se hallen condenadas por crimen o simple delito.

d. Inhabilidad especial: Art. 55 bis.


No se podrán desempeñar las funciones de subsecretario, jefe superior del
servicio ni de directivo superior de un órgano u organismo de la administración
del Estado, hasta el grado de jefe de división o su equivalente, a quien tuviere
la dependencia de sustancias o drogas estupefacientes o sicotrópicas
ilegales, a menos que medie tratamiento.

8.3.4.2.-Obligación de presentar declaración jurada de exclusión. Art. 55, y 55


bis.

8.3.4.3.- Efecto del nombramiento de persona inhábil. Nulidad de la designación.


Sin embargo no se obliga a restituir la remuneración percibida siempre que la
inadvertencia de su inhabilidad no le sea imputable. Asimismo, tampoco se afecta la
validez de los actos realizados entre su designación y la fecha en que quede firme la
declaración de nulidad. Art.63.

8.3.4.4.-Situación especial de Inhabilidades sobrevivientes. Deben ser declaradas


por el mismo funcionario afectado dentro de los 10 días siguientes a la configuración
de alguna causal, con el consiguiente efecto de tener que presentar su renuncia a su
cargo o función, salvo que la inhabilidad derivaré de la designación posterior de un
directivo posterior, caso en el cual el subalterno en funciones deberá ser destinado a
una dependencia en que no exista entre ellos una relación jerárquica. Art.64.

En el caso de la inhabilidad del artículo 55 bis junto con admitirla ante el superior
jerárquico, el funcionario se someterá a un programa de tratamiento y rehabilitación en

51
una institución autorizada. Si lo concluye satisfactoriamente deberá aprobar un control
de consumo toxicológico y clínico.

8.3.5.- Incompatibilidades. Art. 56.

8.3.5.1.- Regla general. Compatibilidad.


Derecho a la libertad de trabajo y de emprendimiento a favor del funcionario público,
siempre que se practique fuera de la jornada de trabajo y con recursos privados.

8.3.5.2.- Excepciones.Incompatibilidad.

- Actividades particulares cuyo ejercicio deba realizarse en la jornada de trabajo.


- Actividades particulares que se refieran a materias o asuntos que deban ser
analizados, informados o resueltos por el funcionario o por el organismo a que
pertenecen.
- Representar a un tercero en acciones civiles deducidas en contra de un organismo
de la administración del Estado, salva excepciones.
- Actividades de ex funcionarios de una institución fiscalizadora que supongan
relación laboral con entidades del sector privado sujetas a fiscalización del mismo
organismo por un periodo de seis meses contados desde la expiración de funciones.

8.3.6.- Declaración de intereses. Art. 57 y ss.

8.3.6.1.- Ámbito de aplicación amplio.

El Presidente de la República, los Ministros de Estado, los Subsecretarios, los


Intendentes y Gobernadores, los Secretarios Regionales Ministeriales, los Jefes
Superiores de Servicio, los Embajadores, los Consejeros del Consejo de Defensa del
Estado, el Contralor General de la República, los oficiales Generales y oficiales
Superiores de las Fuerzas Armadas y niveles jerárquicos equivalentes de las Fuerzas
de Orden y Seguridad Pública, los Alcaldes, Concejales y Consejeros Regionales.
Igual obligación recaerá sobre las demás autoridades y funcionarios directivos,
52
profesionales, técnicos y fiscalizadores de la Administración del Estado que se
desempeñen hasta el nivel de jefe de departamento o su equivalente.

8.3.6.2.- Contenido. Indicación de las actividades profesionales y económicas en que


participe la autoridad o funcionario.

8.3.6.3.- Características. Art. 59 LB.


a. Pública
b. Debe presentarse dentro del plazo: 30 días contados desde la fecha de
asunción al cargo, luego debe actualizarse cada 4 años y cada vez que se
verifique un hecho relevante que la modifique. Debe hacerse dentro de los 30
días siguientes desde que la obligación fuere exigible.
c. Debe presentarse en tres ejemplares: Contraloría, oficina de personal e
interesado.

8.3.6.4.- Sanciones.
a. Presentación de declaración de intereses extemporánea: Multa de 10 a 30
UTM. Con procedimiento de reclamo administrativo y judicial.
b. Presentación de declaración de intereses incompleta: Calificaciones y sanción
disciplinaria de multa de 10 a 30 UTM.

8.3.7.- Declaración de patrimonio. Art. 60 A y ss.

8.3.7.1.- Ámbito de aplicación. Además de las personas mencionadas respecto de la


declaración de intereses, también deberán hacer esta declaración todos los directores
que representen al Estado en las empresas indicadas en la normativa.

53
Comprenderá también los bienes del cónyuge de las personas a que se refiere el
artículo anterior siempre que estén casados bajo el régimen de sociedad conyugal.
Hace excepción, el caso del cónyuge mujer, respecto de los bienes que administré
en virtud de los arts. 150, 166 y 167 del código civil.

8.3.7.2.- Contenido.

a. Individualización de inmuebles con indicación de los gravámenes que lo


afectan.
b. Individualización de vehículos con su inscripción.
c. Valores tales como: Acciones, bonos, cuotas de fondos mutuos, títulos de
crédito o inversión, entre otros.
d. Derechos en comunidades o sociedades chilenas o extranjeras.
e. Declaración del pasivo, si este es superior a 100 UTM.

8.3.7.3.- Características de la declaración de patrimonio.


a. Pública.
b. Debe actualizarse cada 4 años y cada vez que el declarante sea nombrado en
un nuevo cargo y al concluir sus funciones.
c. Al igual que la declaración de intereses debe ser presentarse dentro de los 30
días siguientes a la asunción del cargo o de la ocurrencia de algún hecho que
obligue actualizarla.
d. Se presenta un ejemplar ante la Contraloría general de la República quien la
mantendrá para su consulta.

8.3.7.4.- Sanciones. Las mismas sanciones examinadas respecto de la declaración


de intereses.

8.3.8.- Prevención de los Conflictos de Interés: Declaración de Intereses y


Patrimonio; y Mandato Especial de Administración de Cartera de Valores y
Enajenación Forzosa. Ley 20880.
54
8.3.8.1.- Antecedentes.
Con fecha con 05 de enero del año 2016, se ha publicado en el DO. la ley referida,
que entra a regir tres meses después de la publicación del respectivo Reglamento que
se contempla al efecto.
En lo fundamental, el texto legal en comentario se refiere al conflicto de interés,
entendiendo por tal, conforme a su art. 1, los casos en que concurre a la vez el
interés general propio del ejercicio de las funciones con un interés particular, sea o no
de carácter económico, de quien ejerce dichas funciones o de los terceros vinculados
a él determinados por la ley, o cuando concurren circunstancias que le restan
imparcialidad en el ejercicio de sus competencias.
A efectos de abordar el mencionado conflicto de intereses, la norma contempla dos
instrumentos a saber; la declaración de intereses y patrimonio, y el mandato de
administración de cartera de valores y enajenación forzosa.

8.3.8.2.- Declaración de intereses y patrimonio.


El nuevo texto legal, a diferencia de la antigua legislación, regula de manera conjunta
y de forma amplia la declaración de intereses y patrimonio. En efecto, se ha
aumentado la cantidad de sujetos obligados a declarar, los bienes objeto de
declaración, las formalidades de la declaración misma, y las sanciones consiguientes.

8.3.8.2.1.- Ámbito de aplicación.- sujetos obligados a formular declaración de


intereses y patrimonio.- Art. 4.
a.- El Presidente de la República, los ministros de Estado, los subsecretarios, los
intendentes, los gobernadores, los secretaros regionales ministeriales, los jefes
superiores de servicio, los embajadores, los ministros consejeros y los cónsules.

b.- Los consejeros del Consejo de Defensa del Estado, del Consejo Directivo del
Servicio Electoral, del Consejo para la Transparencia , del Consejo de Alta Dirección
Pública, del Instituto Nacional de Derechos Humanos y del Consejo Nacional de
Televisión.

55
c.- Los integrantes de los Paneles de Expertos o Técnicos creados por las leyes N°
19.940, N° 20.378 Y N° 20.410.

d.- Los Alcaldes, concejales y consejeros regionales.

e.- Los oficiales generales y oficiales superiores de las Fuerzas Armadas y niveles
jerárquicos equivalentes de las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública.

f.- Los defensores locales de la Defensoría Penal Pública.

g.- Los directores o las personas a que se refieren los incisos tercero, cuarto, y quinto
del artículo 37 de la ley N° 18.046, sobre Sociedades Anónimas, y los directores y
gerentes de las empresas públicas creadas por ley de las sociedades en que el
Estado tenga participación accionaria.

h.- Los presidentes y directores de corporaciones y fundaciones que presten servicios


o tengan contratos vigentes con la Dirección Administrativa de la Presidencia de la
República, sea que perciban o no una remuneración, y los directores y secretarios
ejecutivos de fundaciones, corporaciones o asociaciones reguladas en el decreto con
fuerza de ley N° 1, del año 2006, del Ministerio del Interior, que refunde la Ley N°
18.695 de Municipalidades.

i.- Los funcionarios que cumplan funciones directas de fiscalización.

j.- Las demás autoridades y personal de planta y a contrata, que sean directivos,
profesionales y técnicos de la Administración del Estado que se desempeñen hasta el
tercer nivel jerárquico de la respectiva planta de la entidad o su equivalente. Para
establecer la referida equivalencia deberá estarse al grado remuneratorio asignado a
los empleos de que se trate y, en caso de no tener asignado un grado, al monto de las
respectivas remuneraciones de carácter permanente.

56
k.- Las personas contratadas a honorarios que presten servicios en la Administración
del Estado, cuando perciban regularmente una remuneración igual o superior al
promedio mensual de la recibida anualmente por un funcionario que se desempeñe
en el tercer nivel jerárquico, incluidas las asignaciones que correspondan.

l.- Los rectores y miembros de las juntas directivas de las universidades del Estado.
SE AGREGAN:

m.- Los miembros del Consejo del Banco Central. Art. 20.

n.- El Contralor General de la República, el Subcontralor General de la República, los


contralores regionales y quienes se desempeñen hasta el tercer nivel jerárquico en la
Contraloría General de la República. Art. 21.

ñ.- El cónyuge, siempre que este casado bajo el régimen de sociedad conyugal, y el
conviviente civil, en los casos que se haya pactado régimen de comunidad de bienes.
En todos los demás tipos de régimen la declaración es voluntaria.
Igualmente, los hijos sujetos a patria potestad, y quienes estén bajo tutela y curatela,
del funcionario declarante. Art. 8.

8.3.8.2.2.- Contenido de la declaración. Art. 7.


- Fecha y lugar de presentación.-
- Actividades profesionales, laborales, económicas, gremiales, o de beneficencia,
sean o no remuneradas, que se realicen o en que se participe, incluidas las realizadas
en los doce meses anteriores a la fecha de asunción del cargo.-

-Bienes inmuebles situados en el país o en el extranjero. Respecto de los ubicados en


Chile, sus datos completos. Respecto de los foráneos, indicarse el valor corriente en
plaza.

57
-Derechos de aprovechamiento de aguas y concesiones de que sea titular el
declarante.

-Bienes muebles registrales, naves y aeronaves, completamente singularizados.

-Toda clase de derechos o acciones, de toda naturaleza, que tenga el declarante en


comunidades, sociedades o empresas constituidas en Chile o en el extranjero, con los
debidos datos de singularización.

-Valores distintos de los señalados anteriormente, tanto en Chile, como en el


extranjero.

-Contratos de mandato especial de administración de cartera de valores.

-La enunciación del pasivo, siempre que en su conjunto ascienda a un monto superior
a cien unidades tributarias mensuales.

-Nombre completo, del declarante, cónyuge, o conviviente civil.

-En el caso de los primeros cuatro tipos de sujetos obligados, deberá además incluirse
el nombre completo de sus parientes por consanguinidad en toda la línea recta que se
encuentren vivos y en el segundo grado tanto en la línea colateral como por afinidad.
-Opcionalmente, se podrá declarar de forma voluntaria toda otra posible fuente de
conflicto de intereses, distintas a las señaladas.

8.3.8.2.3.- Características. Arts. 5, 6,y 8.

a.-Debe efectuarse dentro de los 30 días siguientes a la asunción del cargo,


actualizarse anualmente en el mes de marzo, y dentro de los 30 días posteriores al
concluir sus funciones.

58
b.-Efectuarse por medio de formularios electrónicos conforme a la ley N° 19.799, o en
papel debidamente autentificada por ministro de fe o notario.

c.-Es pública por medio del sitio electrónico de la institución hasta seis meses
después del cese de funciones, sin perjuicio de los datos sensibles y datos
personales, y tendrá el carácter de declaración jurada. Adicionalmente, se contemplan
copias de la declaración para la base de datos interoperables para efectos de
fiscalización por parte de las entidades responsables, y también para la C.G.R.

8.3.8.2.4.- Sanciones. Arts. 9 y ss.

1.-El jefe superior del Servicio, y la CGR. son los encargados de verificar que la
declaración de intereses y patrimonio se realicé por los sujetos obligados a ella.

2.-La CGR. tiene la competencia para fiscalizar la oportunidad, integridad y veracidad


del contenido de la declaración de intereses y patrimonio.

3.-Previo procedimiento administrativo a cargo de la CGR.:


- Aplicación de multa a beneficio fiscal de 5 a 50 UTM, la cual se puede reiterar por
cada mes adicional de retardo.
- Destitución o cese de funciones del infractor de acuerdo al estatuto respectivo.

4.-Las sanciones deben ser aplicadas por el titular de la potestad sancionatoria o de


remoción pertinente.
En el caso de los jefes de servicio, consejeros regionales, alcaldes, y concejales; las
sanciones serán aplicadas por la CGR.

5.-Las sanciones aplicadas serán reclamables ante la Corte de Apelaciones


respectiva, conforme a procedimiento contencioso. La sola interposición de la
reclamación suspenderá la aplicación de la sanción impuesta por la resolución
recurrida.

59
8.3.8.3.- Mandato especial de administración de cartera de valores y la
enajenación forzosa.- Arts. 23 y ss.

8.3.8.3.1.- Mandato especial de administración de cartera de valores.- Arts. 26 y


ss.
El Presidente de la República, los ministros de Estado, los subsecretarios, el Contralor
General de la República, los intendentes, los gobernadores, los consejeros regionales,
los alcaldes y los jefes superiores de las entidades fiscalizadoras, en los términos del
decreto ley N° 3.551, que sean titulares de acciones de sociedades anónimas
abiertas, valores y otros títulos similares del mercado de valores, y cuyo valor total
supere las 25.000 unidades de fomento, deberán optar por:
- Constituir un mandato especial.-
- Vender las acciones y valores, al menos en lo que exceda a dicho monto.

8.3.8.3.2.- Enajenación Forzosa.- Arts. 45 y ss.


Las autoridades que se señalan deberán enajenar, o renunciar a su participación en la
propiedad sobre los bienes que se indican en cada caso, a continuación:
- El Presidente de la República, y el Contralor General de la República,
respecto de su participación en la propiedad de empresas proveedoras de
bienes o servicios al Estado o a sus organismos y en empresas que presten
servicios sujetos a tarifas reguladas o que exploten, a cualquier título,
concesiones otorgadas por el Estado, incluidas las concesiones de
radiodifusión televisiva de libre recepción y de radiodifusión sonora.
- Los ministros de Estado, los subsecretarios, los intendentes, los consejeros
regionales, los superintendentes, los intendentes de dichas Superintendencias
y los jefes de servicios, respecto de su participación en la propiedad de
empresas proveedoras de bienes o servicios al Estado o sus organismos y en
empresas que presten servicios sujetos a tarifas reguladas o que exploten, a
cualquier título, las concesiones otorgadas por el Estado, cuando éstas o
aquéllas se encuentren vinculadas expresa y directamente con el ámbito de

60
su competencia o bien sujetas, de acuerdo a la ley, a su fiscalización, y en las
concesiones de radiodifusión televisiva de libre recepción y de radiodifusión
sonora.

8.3.9.- Regulación del Lobby y Gestión de intereses particulares en la


Administración del Estado. Ley 20730.

8.3.9.1.- Régimen jurídico.


 Ley N. 20730 DO. 08-03-14.
 Regl. decreto N. 71 Ministerio Secretaria General de la Presidencia DO. 28-
08-14 con excepciones.
 Resoluciones internas de órganos de la Administración del Estado.

8.3.9.2.- Finalidad. Art. 1 Fortalecer la transparencia y probidad en las relaciones con


los órganos del Estado.

8.3.9.3.- Objeto. Arts. 1, 5, y 6.

a) En general: regular la publicidad (transparencia) en la actividad de Lobby y en


las demás gestiones que representen intereses particulares.

b) Concretamente: las actividades destinadas a obtener las siguientes


decisiones:
b.1- Elaboración, dictación, modificación, derogación o rechazo de actos
administrativos, proyectos de ley y leyes, como también de las decisiones que
adopten los sujetos pasivos mencionados en los arts. 3 y 4 de la ley
analizada.
b.2- Proceso legislativo (acuerdos, declaraciones o decisiones del Congreso
Nacional o sus miembros, incluidas sus comisiones)

61
b.3- Celebración, modificación o terminación a cualquier título de contratos
que realicen los sujetos pasivos.

b.4- Diseño, implementación y evaluación de políticas, planes y programas


efectuados por los sujetos pasivos.

b.5) Se agrega: Actividades destinadas a que no se adopten las decisiones y


actos señalados anteriormente.

c) Se excluyen expresamente:

c.1- Los planteamientos o peticiones realizados en una reunión, actividad o


asamblea pública y trabajo en terreno.

c.2- Toda declaración, actuación o comunicación hecha por los sujetos


pasivos.

c.3- Toda petición, verbal o escrita, realizada para conocer el Estado de


tramitación de un procedimiento administrativo.

c.4- Información entregada a una autoridad pública que la haya solicitado


expresamente para realizar una actividad o adoptar una decisión.

c.5- Las presentaciones hechas en procedimiento administrativo por una


persona, su cónyuge o parientes que se indican, siempre que no se solicite la
adopción, modificación o derogación de normas legales o reglamentarias, ni el
cambio de resultados de procesos administrativos de selección.

c.6- Las asesorías contratadas por órganos públicos y parlamentarios


realizadas por profesionales e investigadores de asociaciones sin fines de
lucro, corporaciones, fundaciones, universidades, centros de estudios y de
cualquier otra entidad análoga, así como las invitaciones que dichas
instituciones extiendan a cualquier funcionario.

c.7- Informaciones entregadas ante una comisión del Congreso Nacional.

62
c.8- Las invitaciones por parte de funcionarios del Estado y de parlamentarios
para participar en reuniones de carácter técnico a profesionales de las
entidades del N.6.

c.9- La defensa en juicio, el patrocinio de causas judiciales o administrativas o


la participación en calidad de amicus curiae, cuando ello se permita, pero sólo
respecto de dicho procedimiento judicial o administrativo.

c.10- Las declaraciones o comunicaciones realizadas por el afectado o sus


representantes en el marco de un procedimiento o investigación
administrativa.

c.11- Las presentaciones escritas agregadas a un expediente o intervenciones


orales registradas en audiencia pública en procedimiento administrativo que
admita la participación de interesados o de terceros.

8.3.9.4.- Sujeto pasivo. Arts. 3 y 4.

a) Ministros de Estado, subsecretarios, jefes de servicio, directores regionales de


servicios públicos, intendentes y gobernadores, secretarios regionales
ministeriales y embajadores.
b) Los jefes de gabinete de las personas antes indicadas, cualquiera sea su
forma de contratación.
c) Las personas que por su cargo o función tengan atribuciones decisorias
relevantes o influyan decisivamente en quienes tengan dichas atribuciones y
reciban remuneración regular anualmente. (el primer día hábil del mes de
mayo). El jefe superior del servicio individualizará a las personas que se
encuentren en esta calidad conforme al procedimiento del reglamento, arts.6 y
siguientes, mediante resolución en los sitios electrónicos del servicio
respectivo.
d) En la Administración Regional y Comunal: los consejeros regionales, los
alcaldes, concejales, secretarios ejecutivos de los concejos regionales, los
directores de obras municipales y los secretarios municipales.
63
e) En la Contraloría General de la República: el Contralor General y el
Subcontralor General.
f) En el Banco Central: el Presidente, Vicepresidente y los consejeros.
g) En las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad Pública: los Comandantes
en Jefe, el Director General de la Policía de Investigaciones, el General
Director de Carabineros, el Jefe y Subjefe del Estado Mayor Conjunto y los
encargados de adquisiciones.
h) Los consejeros del Consejo de Defensa del Estado, del Consejo Directivo del
Servicio Electoral, del Consejo para la Transparencia, del Consejo de Alta
Dirección Pública, del Consejo Nacional de Televisión, del Instituto Nacional
de Derechos Humanos, los integrantes de los Paneles de Expertos y del
Panel Técnico en el ejercicio de sus funciones. Asimismo los integrantes de
las Comisiones Evaluadores formadas por la aplicación de la ley N. 19886, por
dichas funciones y mientras las ejerzan.

i) Las instituciones y órganos a que pertenezcan los sujetos pasivos antes


indicados pueden establecer que otros funcionarios sean considerados
sujetos pasivos por la función o cargo y por tener atribuciones decisorias o
influencia decisiva en las personas con dichas atribuciones. Tales personas
serán individualizadas anualmente por la autoridad y la lista será publicada
permanentemente en los sitios electrónicos del servicio.
Los particulares podrán proponer nombres de funcionarios para esta calidad o
condición y la autoridad resolverá.

8.3.9.5.- Sujeto activo. Art. 2.

a) Gestor de interés particular: cualquier propósito o beneficio, sea o no


económico, de una persona natural o jurídica, chilena o extranjera o de una
asociación o entidad determinada.

64
b) Lobbista: la persona natural o jurídica, chilena o extranjera, remunerada, que
realiza lobby. Si no media remuneración se denominará gestor de intereses
particulares sean individuales o colectivos.

8.3.9.6.- Obligaciones. Arts. 11, 7, 8, 9 y 13.

a) Deber de mantener igualdad de trato respecto de personas, organizaciones y


entidades que soliciten audiencias sobre una misma materia.
b) Deber de crear registros de agenda pública que deberán contener (con los
requisitos en cada caso del Regl. art. 12 y ss.)
 Registro de las audiencias y reuniones sostenidas que tengan por
objeto lobby o la gestión de intereses particulares respecto del objeto
de esta ley.
 Registro de los viajes realizados por alguno de los sujetos pasivos en
el ejercicio de sus funciones.
 Registro de los donativos oficiales y protocolares, y de aquellos que
autoriza la costumbre como manifestaciones de cortesía y buena
educación en el ejercicio de sus funciones.
Se exceptúan las reuniones, audiencias o viajes cuando su publicidad
comprometa el interés general de la nación o la seguridad nacional, de los
cuales se rendirá cuenta anual de forma reservada a la Contraloría
General de la República.
La información de los registros deberá ser publicada en los sitios web
institucionales (transparencia activa). Además de la publicación que
realice el Consejo para la Transparencia.
c) Deber de crear un registro público de los lobbistas y de los gestores de
intereses particulares (con los requisitos del Regl. art. 17). El ingreso al
registro se hará en forma previa a cualquier actividad de lobby y de interés
particular, o automáticamente al realizar tales actividades.
También se sujeta a transparencia activa además de la publicación del
consejo para la transparencia.

65
8.3.9.7.- Obligaciones. Art. 12.

a) Proporcionar la información que les sea requerida, en cuanto a la


remuneración, personas que representan, organización de la misma. Con el
detalle del reglamento. La información será solicitada vía formulario elaborado
por el Ministerio Secretaria General de la Presidencia.
b) Informar a sus clientes o representados de las obligaciones a las que están
sujetas en virtud de esta ley.

8.3.9.8.- Sanciones. Art. 14 y ss.


a) Sujeto activo.
 Sujeto activo que al solicitar reunión o audiencia, omita
inexcusablemente información o indique a sabiendas información
inexacta o falsa: será sancionado con multa de 10 a 50 UTM, sin
perjuicio de otras penas. (art. 8)
 Sujeto activo que no otorgue información adicional: art.11 del Regl.
Sanción contemplada en el art. 14 de la ley, que regula la
responsabilidad derivada de esta normativa.
Se presentan dudas de legalidad del Reglamento en este tópico.

b) Sujeto pasivo.
 Sujeto pasivo que no informe o consigne la información respectiva en
los registros de agenda pública: será sancionado con multa de 10 a
30 UTM conforme a procedimiento contencioso administrativo
especial llevado por la Contraloría General de la República y la Corte
de Apelaciones respectiva.
 Sujeto pasivo que omita de forma inexcusable la información
pertinente de los registros de agenda pública o que incluya en los
mismos a sabiendas información inexacta o falsa: será sancionado
con multa de 20 a 50 UTM conforme al mismo procedimiento anterior.
66
En el caso de alcaldes, concejales, directores de obras municipales y
secretarios municipales, una vez ejecutoriada la sanción, la misma será
comunicada al concejo municipal en la sesión más próxima e informarse
también en la cuenta pública anual que corresponde, además de
incorporarse en extracto en la información de la cuenta que se entrega a
la comunidad.
Importante: la reincidencia en las infracciones dentro del plazo de un año
contado desde la fecha de la infracción será considerada falta grave a la
probidad, lo que significa destitución. (El banco central tiene norma
especial en el art. 20 de la misma).

9.- TRANSPARENCIA Y ACCESO A LA INFORMACIÓN.

9.1.- Antecedentes generales.

El art. 8 inciso segundo de la CPR. indica que son públicos los actos y resoluciones
de los órganos del Estado, así como sus fundamentos y los procedimientos que
utilicen. Sin embargo, sólo una ley de quórum calificado podrá establecer la reserva o
secreto de aquéllos o de éstos, cuando la publicidad afectare el debido cumplimiento
de las funciones de dichos órganos, los derechos de las personas, la seguridad de la
Nación o el interés nacional.
A su turno el art. 13 inc. segundo de la LBGAE, manifiesta que la función pública se
ejercerá con transparencia, de manera que permita y promueva el conocimiento de
los procedimientos, contenidos y fundamentos de las decisiones que se adopten en
ejercicio de ella.
Con fecha 20 de agosto del año 2008 se publica en nuestro país en el DO. la Ley N.
20285 sobre Acceso a la Información Pública, que viene a otorgar una nueva
institucionalidad jurídica a toda la temática del acceso a la información y a la

67
transparencia en la actuación pública, materializando con ello el mandato
constitucional del art. 8 de nuestra Carta Política.
La Ley N. 20.285 se descompone en siete Títulos, con 49 disposiciones permanentes
y 11 transitorias, y un artículo transitorio.
También se agrega el Decreto N. 13 Ministerio Secretaria General de la Presidencia
DO. 13.04.2009.-

9.2.- El principio de la transparencia en la función pública. Arts. 1, 4 inciso


final, 5 inciso primero, y art. 6.

9.2.1.- Contenido.
Consiste en respetar y cautelar la publicidad de los actos, resoluciones,
procedimientos y documentos de la Administración, así como la de sus fundamentos,
y en facilitar el acceso de cualquier persona a esa información, a través de los medios
y procedimientos que al efecto establezca la ley.

9.2.2.- Actos que gozan de publicidad.


a) los actos y resoluciones de los órganos de la Administración del Estado.
b) sus fundamentos.
c) los documentos que les sirvan de sustento o complemento directo y esencial,
y
d) los procedimientos que se utilicen para su dictación.
e) A lo anterior se agrega la información elaborada con presupuesto público.
f) y toda otra información que obre en poder de los órganos de la
Administración, cualquiera sea su formato, soporte, fecha de creación, origen,
clasificación o procesamiento, a menos que esté sujeta a excepciones.

Igualmente gozan de publicidad:


g) Los actos y documentos que han sido objeto de publicación en el Diario
Oficial.

68
h) aquellos que digan relación con las funciones, competencias y
responsabilidades de los órganos de la Administración del Estado.
Excepción:
 Los casos establecidos en esta propia ley N. 20285.
 Aquellos consignados en otras leyes de quorum calificado.

9.2.3.- Ámbito de aplicación.

a) Criterio orgánico. Art. 2.

El texto legal, se aplicará a las siguientes entidades del Estado Administrador:


Ministerios, Intendencias, Gobernaciones, Gobiernos Regionales, Municipalidades,
Fuerzas Armadas, Fuerzas de Orden y Seguridad Pública, y órganos y servicios
públicos creados para el cumplimiento de la función administrativa.

Con restricción, se aplicará también a la Contraloría General de la República ( v. art. 5


transitorio), el Banco Central ( v. art. 7 Transitorio), las Empresas Públicas creadas por
ley, y a las Empresas del Estado y Sociedades en que éste tenga participación
accionaría superior al 50% o mayoría en el Directorio ( v. art. 10 transitorio). Así,
estos órganos se regularán por la presente ley en aquellos ámbitos en que
expresamente así se señale, y por sus respectivas leyes orgánicas que se refiera a los
asuntos contenidos en el criterio funcional que se expondrá a continuación.

b) Criterio funcional. Art.1.

El artículo expresa que la presente ley regulará:


 el principio de transparencia de la función pública.-
 el derecho de acceso a la información de los órganos de la Administración del
Estado.
 Los procedimientos para el ejercicio del derecho y para su amparo.
 Las excepciones a la publicidad de la información.
69
c) Criterio personal. Art.4.

Las autoridades, cualquiera que sea la denominación con que las designen la
Constitución y las leyes, y los funcionarios de la Administración del Estado, deberán
dar estricto cumplimiento al principio de transparencia de la función pública.

9.2.4.- Conceptos en la Ley. Art.1 inc. Segundo.

a) Autoridad o jefatura o jefe superior del órgano o servicio de la administración


del Estado: Es la autoridad con competencia comunal, provincial, regional, o
en su caso, el jefe superior del servicio a nivel nacional.
b) El Consejo: El consejo para la Transparencia.
c) Días hábiles o plazo de días hábiles: es el plazo regulado en el art.25 de la
Ley 19880. Son inhábiles los sábados, domingos y festivos.
d) La ley de transparencia: Se refiere a la presente Ley de Transparencia de la
función pública y de Acceso a la información de la Administración del Estado.
e) Los órganos o servicios de la administración del Estado: Los señalados en el
art. 1 inc segundo de la Ley de Bases N. 18.575.
f) Sitios electrónicos: También denominados “sitios web”. Dispositivos
tecnológicos que permiten transmitir información por medio de computadores,
líneas telefónicas o mediante el empleo de publicaciones digitales.

9.3.- Transparencia activa. Art. 7 (Deber de informar por medio de sitios web)
Los órganos de la Administración del Estado, deberán mantener a disposición
permanente del público por medio de sus sitios web los siguientes antecedentes
actualizados, al menos una vez al mes:

a) Su estructura orgánica.
b) Las facultades, funciones y atribuciones de cada una de sus unidades u
órganos internos.

70
c) El marco normativo que les sea aplicable.
d) La planta del personal, y el personal a contrata y a honorarios con las
correspondientes remuneraciones.
e) Las contrataciones para el suministro de bienes muebles, prestación de
servicios, ejecución de acciones de apoyo, y ejecución de obras, y las
contrataciones de estudios, asesorías y consultorías relacionadas con
proyectos de inversión.- (con vinculo al portal de compras públicas Ley N.
19.886)
f) Las transferencias de fondos públicos que efectúen.- ( en el caso de
transferencias reguladas por la ley N. 19.862 ( DO. 08/02/2003) referida a
Personas Jurídicas Receptoras de Fondos Públicos, debe incluirse en el sitio
institucional, los registros que son obligatorios. Las otras transferencias no
regidas por dicha ley deben incorporarse a un registro separado, al cual
también debe accederse desde el sitio institucional.)
g) Los actos y resoluciones que tengan efectos sobre terceros.
h) Los trámites y requisitos que debe cumplir el interesado para tener acceso a
los servicios que preste el respectivo órgano.
i) El diseño, montos asignados y criterio de acceso a los programas de
subsidios y otros beneficios que entregue el órgano, además de la nómina de
beneficiarios de los programas sociales en ejecución. En este caso no se
incluirán los datos sensibles, esto es los datos personales, en la forma que la
norma lo contempla.
j) Los mecanismos de participación ciudadana, en su caso.
k) La información sobre el presupuesto asignado, así como los informes sobre su
ejecución, en los términos previstos en la respectiva Ley de Presupuestos de
cada año.
l) Los resultados de las auditorías al ejercicio presupuestario del respectivo
órgano y en su caso las aclaraciones que procedan.
m) Todas las entidades en que tengan participación representación e
intervención, cualquiera sea su naturaleza y el fundamento normativo que la
justifica.

71
Toda la información señalada debe incorporarse en los sitios electrónicos en forma
completa y actualizada, con una fácil identificación, y acceso expedito.
Los órganos y servicios que no cuenten con sitios electrónicos propios, deben
mantener la información requerida en el medio electrónico del ministerio del cual
dependen o se relacionen con el ejecutivo, con especial responsabilidad de preparar
la automatización, presentación y contenido de la información que les corresponda.
Los controles internos de los órganos y servicios deberán velar por el cumplimiento
de las normas de transparencia activa.

9.4.- Transparencia pasiva.- Arts. 10 y ss.

Derecho de acceso a la información y principios que la rigen. Art.10.


La regla general en esta materia es que toda persona tiene derecho a solicitar y
recibir información de cualquier órgano de la administración del Estado en forma legal.

9.4.1.- Contenido del derecho.


Acceder a las informaciones contenidas en actos, resoluciones, actas, expedientes,
contratos y acuerdos, así como a toda información elaborada con presupuesto público.

9.4.2.- Principios del derecho de acceso a la información. Art.11

i. Principio de la relevancia: se presume relevante toda información que posean


los órganos de la Administración del Estado, cualquiera sea su formato,
soporte, fecha de creación, origen, clasificación o procesamiento.
ii. Principio de la libertad de información: toda persona goza del derecho a
acceder a la información que obre en poder de los órganos de la
Administración del Estado.

iii. Principio de apertura o transparencia: toda la información en poder de los


órganos de la Administración del Estado se presume pública, salvo
excepciones.
72
iv. Principio de máxima divulgación: los órganos de la Administración del Estado
deben proporcionar información en los términos más amplios posibles.

v. Principio de la divisibilidad: si un acto administrativo contiene información que


puede ser conocida e información secreta se dará acceso a la primera y no a
la segunda.

vi. Principio de la facilitación: los mecanismos y procedimientos para el acceso a


la información deben facilitar el ejercicio del derecho, excluyendo obstáculos.

vii. Principio de la no discriminación: deberán entregar información a todas las


personas que lo soliciten, en igualdad de condiciones, sin hacer distinciones
arbitrarias y sin exigir expresión de causa o motivo para la solicitud.

viii. Principio de la oportunidad: Otorgar respuesta dentro de los plazos legales,


con máxima celeridad y evitando trámites dilatorios.

ix. Principio del control: existe una fiscalización permanente en este ámbito y las
resoluciones que recaigan en solicitudes de acceso a la información son
reclamables ante un órgano externo.

x. Principio de la Responsabilidad: el incumplimiento a la normativa genera


responsabilidades y da lugar a las sanciones que establece la ley.

xi. Principio de la gratuidad: el acceso a la información es gratuito.

9.5.- Procedimiento de acceso a la información. Art.12.

9.5.1.- Etapa administrativa ante el órgano requerido.


Se inicia por medio de una solicitud escrita o por sitio web con los requisitos
establecidos en el Art.12 (Confección de formularios).

9.5.1.1.-Examen de la solicitud.
En esta etapa la solicitud puede ser defectuosa por no cumplimiento de requisitos
o por órgano incompetente. En el primer caso se requerirá al solicitante para que,
en un plazo de cinco días contado desde la respectiva notificación, subsane la
73
falta, con indicación de que, si así no lo hiciere, se le tendrá por desistido de su
petición. En el segundo, se remiten los antecedentes al solicitante.
Si la solicitud es idónea se resolverá la entrega o no de la información
requerida.

9.5.1.2.-Sujeto obligado.
La autoridad, jefatura o jefe superior del órgano o servicio.

9.5.1.3.-Plazo.
Veinte días hábiles, contado desde la recepción de la solicitud. Prorrogables por
otros 10 días justificadamente.

9.5.1.4.-Decisión de la resolución.
La regla general en esta materia es la entrega de la información requerida.
Excepcionalmente no se entregará, y en este caso deberá fundarse ya sea en la
formulación de oposición (art.20) o alguna de las causales de secreto o reserva
legal.

9.5.1.5.-Cumplimiento de la resolución.
 Favorable: Tratándose de la información a disposición permanente del
público se debe comunicar la fuente, lugar y forma de acceso.
En el caso de la información a disposición no permanente del público
se entregará en la forma y medio que el requirente haya señalado,
salvo costo excesivo o gasto no previsto en presupuesto, casos en
que la entrega se hará en la forma y medios disponibles (sólo puede
exigirse el pago de los costos directos de reproducción y otros valores
que una ley establezca).
La entrega de información deberá ser certificada por el órgano
pertinente.

74
 Desfavorable: Tratándose de una resolución negativa, esta será por
escrito o medio electrónico, especificando la causa legal y sus
fundamentos, además deberá notificarse.

9.5.1.6.- Resolución negativa: Oposición y Secreto o reserva.

9.5.1.6.1.- Derecho de oposición de terceros. Art.20.

En los casos en que la solicitud de acceso se refiera a documentos o antecedentes


que contengan información que pueda afectar los derechos de terceros, la autoridad o
jefatura o jefe superior del órgano o servicio de la Administración del Estado
requerido, dentro del plazo de dos días hábiles, contado desde la recepción de la
solicitud que cumpla con los requisitos, deberá comunicar mediante carta certificada ,
a la o las personas a que se refiere o afecta la información correspondiente, la facultad
que les asiste para oponerse a la entrega de los documentos solicitados , adjuntando
copia del requerimiento respectivo.

Los terceros afectados podrán ejercer su derecho de oposición dentro del plazo de
tres días hábiles contado desde la fecha de notificación. La oposición deberá
presentarse por escrito y requerirá expresión de causa.
Deducida la oposición en tiempo y forma, el órgano requerido quedará impedido de
proporcionar la información requerida, salvo resolución del Consejo.
No deducida la oposición, se entenderá que el tercero afectado accede a la
publicidad de la información.

9.5.1.6.2. Secreto o reserva. Art.21.

1.- Causales.
a.- cuando su publicidad, comunicación, o conocimiento afecte el debido cumplimiento
de las funciones del órgano requerido, particularmente en los tres casos que señala,
ámbito penal, decisional, y administrativo genérico.

75
b.- cuando su publicidad, comunicación o conocimiento afecte los derechos de las
personas, particularmente tratándose de su seguridad, salud, esfera privada, o
derechos de tipo comercial o económico.

c.- cuando su publicidad, comunicación, o conocimiento afecte la seguridad de la


nación, particularmente la defensa nacional, orden público o seguridad pública.

d.-cuando su publicidad, comunicación, o conocimiento afecte el interés nacional,


especialmente salud pública, relaciones internacionales, y los intereses económicos o
comerciales del país.

e.- cuando se trate de documentos, datos o informaciones que una ley de quórum
calificado haya declarado reservados o secretos, conforme al art. 8 de la Constitución.

2.- Calificación.
Tratándose de la calificación de secreto o reserva hecha por ley de quorum calificado
se mantendrá ese carácter hasta que otra ley de la misma jerarquía deje sin efecto
dicha calificación.

En el caso de secreto o reserva decretada por el órgano o servicio, trascurridos cinco


años contados desde la notificación del acto que declara la calificación, el órgano o
servicio de oficio o a petición de persona, podrá prorrogarla por otros cinco años más.
Máximo 10 años.
Tratándose de la calificación de secreto o reserva en el ámbito de la defensa nacional
en los supuestos que la norma contempla (art.22 inc. tercero) se mantendrá este
carácter por tiempo indefinido.

3.- Custodia de documentos:


Los documentos en que consten los actos cuya reserva o secreto fue declarada por
una ley de quórum calificado, deberán guardarse en condiciones que garanticen su

76
preservación y seguridad por el respectivo órgano o servicio. En el caso de que la
calificación haya sido realizada por el órgano o servicio , los documentos deberán
guardarse en condiciones garantizadas de preservación y seguridad por el órgano o
servicio, durante el lapso de 10 años , sin perjuicio de las normas que regulen su
entrega al Archivo Nacional..

Además deberán llevar un índice actualizado de los actos y documentos calificados


como secretos o reservados de conformidad a la presente ley, en las oficinas de
información o atención del público usuario de la Administración del Estado conforme al
decreto N. 680 de 1990 del Ministerio del Interior.

9.5.2.- Etapa Administrativa ante el Consejo para la Transparencia. (art.24)

9.5.2.1.-Presupuesto.
Vencido el plazo de 20 días (prorrogables a 10 más) para la entrega de la
documentación requerida, o denegada la petición (oposición y secreto o reserva)
el requirente tendrá derecho a recurrir ante el Consejo para la Transparencia
pidiendo amparo de su derecho de acceso a la información (Habeas data).

9.5.2.2.- Reclamación. (Mediante formularios) Requisitos.


 señalar la infracción cometida.
 indicar los hechos que la configuran.
 acompañamiento de los medios de prueba existentes en su caso.
 presentarse dentro del plazo de 15 días contados desde la notificación
o vencimiento del plazo en su caso.
 Órgano competente: Para los requirentes con domicilio en Santiago,
la reclamación se ingresa ante el Consejo para la Transparencia, y
los que tienen su domicilio en otro lugar, el reclamo se presenta ante
la respectiva gobernación quien la transmitirá al Consejo de manera
expedita.

77
9.5.2.3.- Notificación.
El Consejo notificará la reclamación al órgano requerido y al tercero involucrado si lo
hubiere mediante carta certificada.

9.5.2.4.- Descargos u observaciones.


El órgano requerido y el tercero, en su caso, podrán presentar descargos u
observaciones al reclamo dentro del plazo de 10 hábiles, adjuntando los antecedentes
y los medios de prueba de que dispusieren.

9.5.2.5.- Fijación de audiencias.


El Consejo de oficio o a petición de parte interesada, podrá fijar audiencias para recibir
antecedentes y medios de prueba.

9.5.2.6.- Resolución.

- Plazo: La resolución debe dictarse en el plazo de 5 días contados desde que


venza el plazo de 10 días para formular descargos u observaciones, o desde que
termine el plazo fijado para las audiencias.

- Notificación: Por carta certificada, a todos los participantes.

- Contenido: La resolución puede rechazar o acoger el reclamo. La que acoja


el reclamo, debe fijar un plazo prudencial para la entrega de la información por parte
del órgano requerido. Opcionalmente la misma resolución podrá señalar la necesidad
de iniciar un procedimiento disciplinario (sumario administrativo) para los casos de
negativa infundada en la entrega de información solicitada. Arts. 45 en relación con el
16 ambos de la Ley.
En todo caso, el reclamante podrá acceder a la información solicitada, en tanto quede
ejecutoriada la resolución que así lo declare.

78
9.5.3.- Etapa Judicial. (Reclamo de ilegalidad). arts. 28 y ss.

9.5.3.1.- Tipos resoluciones reclamables.


Los interesados pueden reclamar de todo tipo de resoluciones del Consejo, salvo los
órganos de la Administración del Estado que no tendrán este derecho a reclamar en
los casos en que el Consejo otorgue acceso a la información que hubieren denegado,
fundando tal denegación en la causal del art. 21 N. 1 de la Ley.

9.5.3.2.- Plazo.
El Reclamo de Ilegalidad debe interponerse en el plazo de 15 días corridos contados
desde la notificación de la resolución reclamada.

9.5.3.3.- Requisitos.
 contener los fundamentos de hecho y de derecho en que se apoya.
 peticiones concretas a formular.

9.5.3.4.- Órgano Competente.


La Corte de Apelaciones correspondiente al domicilio del reclamante.

9.5.3.5.- Tramitación.
Interpuesto el reclamo en forma valida, la Corte de Apelaciones respectiva, dispondrá
que el referido reclamo sea notificado por cédula a los interesados quienes dispondrán
del plazo de 10 días para presentar sus descargos u observaciones.
Presentados los descargos u observaciones, o vencido el plazo señalado, el tribunal
ordenará traer los autos en relación y la causa se agregará extraordinariamente a la
tabla de la audiencia más próxima, previo sorteo de la sala. La Corte podrá, si lo
estima pertinente, abrir un término probatorio que no podrá exceder de siete días, y
escuchar los alegatos de las partes.
Igualmente la Corte dictará sentencia dentro del término de 10 días, contados desde la
fecha en que se celebre la audiencia referida o en su caso desde que quede

79
ejecutoriada la resolución que declare vencido el término probatorio. Contra la
resolución de la Corte de Apelaciones no procederá recurso alguno.
En caso de acogerse el reclamo de ilegalidad contra la denegación de acceso a la
información, la sentencia señalara un plazo para la entrega de la información, y la
opción de la necesidad de iniciar un proceso disciplinario para establecer la comisión
de infracciones.-

9.6.- El Consejo para la Transparencia. Art. 31 y ss.

9.6.1.- Naturaleza y objetivos.

La ley crea un órgano llamado Consejo para la Transparencia, con el formato de una
corporación autónoma de derecho público, personalidad jurídica y patrimonio propio,
con domicilio en Santiago, constituyendo así un descentralizado de tipo funcional, con
gran autonomía decisional.
Los objetivos básicos son la promoción de la transparencia de la función pública, la
fiscalización del cumplimiento de las normas sobre transparencia y publicidad de la
información de los órganos de la Administración del Estado, y garantizar el derecho de
acceso a la información. Las funciones y atribuciones están en el art. 33 de la Ley.

9.6.2.- Organización.

La dirección y administración superiores del Consejo corresponderán a un Consejo


Directivo integrado por cuatro consejeros designados por el Presidente de la
República, previo acuerdo del Senado adoptado por los dos tercios de sus miembros
en ejercicio.
Dichos consejeros duran seis años en sus cargos pudiendo ser designados sólo para
un nuevo período, renovándose por parcialidades de tres años.
El Consejo elegirá de entre sus miembros a su Presidente, por acuerdo y a falta de
ello por sorteo. La presidencia del Consejo será rotativa y durará 18 meses en el

80
ejercicio de sus funciones, sin poder ser elegido por el resto del actual periodo de
consejero.
El Consejo Directivo adoptará sus decisiones por la mayoría de sus miembros y en
caso de empate resolverá su Presidente. El quórum mínimo para sesionar será de tres
consejeros.

El Presidente del Consejo será su representante legal y tendrá las funciones del art.
42 del texto legal.
El patrimonio del Consejo estará integrado por:
i. los recursos contemplados en la Ley de Presupuesto.
ii. los bienes muebles o inmuebles que se le transfieran o que adquiera a
cualquier título y los frutos de los mismos.
iii. las donaciones, herencias y legados que el Consejo acepte.

9.7.- Infracciones y sanciones. Art. 45 y ss.

9.7.1.- Sanción por infracción a la transparencia pasiva.

La autoridad o jefatura o jefe superior del órgano o servicio de la Administración del


Estado que deniegue en forma infundada el acceso a la información, o no entregue de
manera oportuna la información ordenada por resolución firme, quedará sujeto a la
sanción de multa del 20% al 50% de su remuneración.
La reiteración de las inconductas mencionadas, dejará expuesta a la autoridad a que
se le aplique el duplo de la sanción de multa indicada y la suspensión en el cargo por
un lapso de cinco días.

9.7.2.- Sanción por infracción a la transparencia activa.

81
El incumplimiento injustificado de las normas sobre transparencia activa se sancionará
con las mismas medidas señaladas con anterioridad, salvo en lo que se refiere a la
reiteración de conductas y duplicidad de sanciones.

10.- RESPONSABILIDAD DEL ESTADO ADMINISTRADOR.

10.1.- Ideas generales.

La responsabilidad del Estado es un principio fundamental de cualquier Estado de


derecho moderno. De la misma forma la creación de toda una estructura
administrativa que no culminara con un Estado que responda, de poco o nada serviría,
ya que llevaría al particular a una exposición o a un riesgo que es atentatorio a sus
propios derechos.

El Estado, en general, va a asumir responsabilidad en 2 grandes ámbitos:


• Contractual.
• Extra-contractual o Patrimonial.

En el ámbito contractual, se debe distinguir si estamos en presencia de:


i. Contratos del derecho común, en que la Administración actúa como un
particular. En este caso la Administración responde como cualquier particular,
aplicándose las normas del derecho privado.
ii. Contratos administrativos, en que la Administración actúa como poder público.
En estos casos el Estado responde conforme a la normativa de Derecho
Público en la materia.-

10.2.- Responsabilidad extracontractual.

82
En términos amplios y referenciales, es posible distinguir en esta materia, cuatro
periodos jurisprudenciales:

1.- Período híbrido, en que los fallos utilizan fundamentos de derecho privado (art.
2329 del Código Civil) y de derecho público (derecho de propiedad, igualdad ante las
cargas públicas), y que correspondería a los primeros 30 años del siglo XX.

2.- Período basado en la distinción entre actos de autoridad y actos de gestión, bajo el
cual el Estado no responde de los primeros, en tanto que de los segundos responde
como cualquier particular sobre la base del artículo 2320 del Código Civil, y
corresponderá a mediados de siglo pasado.

3.-Período en que se atiende a la licitud o ilicitud del acto, en que el Estado responde
sin atender a la distinción del período anterior, atendiendo sólo a si el acto es
antijurídico para que responda el Estado conforme al art. 2320 del Código Civil, y
correspondería a la época anterior a la carta política de 1980.

4.-Período actual, en que la responsabilidad de los sujetos públicos se fundamenta en


normas del derecho público, y no del ámbito privado; tales como CPR, LBGAE,
principalmente, y sin perjuicio de otros textos legales, como el municipal, sanitario.

10.3.- Naturaleza de la responsabilidad del Estado.

Durante muchos años se ha discutido acerca de la naturaleza jurídica de la


responsabilidad del Estado. Algunos hablamos de responsabilidad objetiva, otros de
responsabilidad subjetiva. Los fundamentos y explicaciones para una u otra postura
sobran, y no existe hasta la fecha una preeminencia clara de una sobre la otra.

En lo que a nosotros corresponde hablamos y abrazamos la idea de la


responsabilidad objetiva en el ámbito público, en el entendido de que en ella se omite

83
o no considera el elemento subjetivo de responsabilidad que es propio del ámbito
privado y referido al dolo o culpa en el actor o agente. En efecto, la formula clásica del
derecho privado es entender que los elementos propios de la responsabilidad son
cuatro a saber:
1) acción u omisión;
2) daño o lesión,
3) nexo causal o relación de causalidad entre una y otra, y
4) dolo o culpa en la actuación respectiva.

En el ámbito público hablamos de responsabilidad objetiva para referirnos a los tres


primeros elementos, y prescindir del último, en cuanto a que para que se configure la
responsabilidad, no interesa, no es relevante la existencia de dolo o culpa en el actuar
del agente o sujeto activo de actuación.
Así, y en el sentido expuesto la responsabilidad se objetiviza, pues no se integra por el
elemento dolo o culpa que sin duda supone analizar o adentrarse en la faz subjetiva
de la actuación, cuestión que en la esfera pública por los fundamentos valóricos y
positivos no es relevante.
Por lo expuesto, y en cuanto a su naturaleza podemos hablar de responsabilidad
objetiva del Estado Administrador.

10.4.- Fundamentos positivos.

El art. 1 de la CPR. en general, y especialmente su inc. cuarto al señalar que, el


Estado está al servicio de la persona humana y su finalidad es promover el bien
común, para lo cual debe contribuir a crear las condiciones sociales que permitan a
todos y cada uno de los integrantes de la comunidad nacional su mayor realización
espiritual y material posible, con pleno respeto a los derechos y garantías que esta
Constitución establece.
En la misma línea, se mencionan de forma clásica los arts. 5, 6, 7, 19 N. 1, 2, 20, y 24
de la ley fundamental.

84
Especial valor adquiere el art. 38 inc. segundo de la CPR. Al decir que, cualquier
persona que sea lesionada en sus derechos por la Administración del Estado, de sus
organismos o de las municipalidades, podrá reclamar ante los tribunales que
determine la ley , sin perjuicio de la responsabilidad que pudiere afectar al funcionario
que hubiere causado el daño”.
En el ámbito legal, la LBGAE establece un estatuto jurídico propio y específico en el
campo del Estado Administrador en materia de responsabilidad y que se consagra en
los arts. 4 y 42.

10.5.- Análisis art. 4 LBGAE.


El art. 4 del título primero, normas generales, arts. 1 al 20 declara que, el Estado será
responsable por los daños que causen los órganos de la Administración en el
ejercicio de sus funciones, sin perjuicio de las responsabilidades que pudieren afectar
al funcionario que los hubiere ocasionado.
La relación del art. 38 CPR. y 4 LBGAE. permite realizar la siguiente sistematización:

i. Sujeto activo del reclamo o demanda: Cualquier persona, natural o jurídica,


chilena o extranjera.
ii. Órgano para efectuar el reclamo: Los tribunales ordinarios de justicia.
iii. Objeto del reclamo: La reparación del daño material y/o moral sufrido. En
sentido amplio.
iv. Ente ofensor: Los órganos del Estado Administrador en los términos del art. 1
de la Ley de Bases.
v. Conducta requerida: Tanto acciones u omisiones. Actividad lícita o ilícita.
vi. Responsabilidad orgánica: La responsabilidad involucrada, es la del órgano
respectivo que es de tipo civil, e independiente de la administrativa, penal, civil
o política que puede afectar al funcionario involucrado.
vii. Prescriptibilidad de la acción: En general se ha entendido en el último tiempo
que la responsabilidad del Estado administrador, prescribe conforme a las
normas del Código Civil, en 4 ó 5 años, salvo, que ella se derive por delitos
de lesa humanidad, o declarados no amnistiables o imprescriptibles.

85
10.6.- Análisis art. 42 LBGAE.

El precepto ubicado en el título segundo, normas especiales, arts. 21 a 51, señala en


el inc. primero que, los órganos de la Administración serán responsables del daño
causen por falta de servicio.”
La importancia del artículo 42 es que introduce un concepto exclusivo, específico
como fundamento de la responsabilidad estatal que es el concepto de “falta de
servicio”. Por dicha expresión se han entendido las siguientes situaciones:
 Los casos en que el órgano debiendo actuar no lo hace.
 Los casos en que el órgano actúa deficientemente.
 Los casos en que el servicio actúa tardíamente.
En todos estos casos se entiende que el órgano ha actuado con falta de servicio, y por
tanto, habrá fundamento de responsabilidad.

10.7.-Relación art. 4 y 42.

Lo primero a señalar en la materia, es que conceptualmente entre los conceptos de


“daño” del art. 4 y “falta de servicio” del art. 42, existe una relación de género a
especie respectivamente. En efecto, el género es el daño, como gran y último
fundamento de responsabilidad estatal, y la noción de falta de servicio, es una entre
varias causales de imputación que pueden reconducir finalmente a la idea de daño, y
la consiguiente responsabilidad estatal. Por ejemplo Daño, por agresión o violencia,
por sacrificio especial, etc.
Otro aspecto relevante a considerar se refiere al campo de aplicación de uno y otro
concepto. Pues mientras la idea de daño del art. 4 (título primero) por su ubicación se
aplica a todos los órganos del Estado Administrador como ya se señaló, el concepto
de falta de servicio del art. 42 por aplicación del art. 21 de la LBGAE solo se aplicará
a algunos órganos de la Administración del Estado, precisamente aquellos no

86
excluidos por el precepto del art. 21 ya nombrado, norma que encabezando el título
segundo de la LBGAE. señala algunos órganos del Estado Administrador a los
cuales no se le aplicará el referido título segundo entre cuyos preceptos se encuentra
precisamente el art. 42 ya citado.
Este último aspecto, hace concluir que todos los órganos del Estado Administrador
responderán por la noción de daño, mas algunos no responderán por la concepción
de falta de servicio y serán aquellos excluidos por el art. 21 como ya señalamos. Estos
últimos órganos en todo caso, igual podrán responder en base a la noción de falta de
servicio en la medida en que otro cuerpo legal así lo contemple, como ocurre por
ejemplo con las Municipalidades, que por mandato del art. 21 LBGAE no se les aplica
el art. 42 referido a la falta de servicio, pero sin embargo, y por aplicación directa la
propia Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades N. 18.695 art. 151 declara
que ellas responden también por falta de servicio.

Finalmente consignar, que el daño del artículo 4 o los casos de falta de servicio a que
alude el artículo 42, son conceptos cuya acreditación, y configuración queda
entregada principalmente al desarrollo del posterior juicio.

En este sentido, hay que hacer presente que una ventaja que presenta la
responsabilidad objetiva es la prescindencia del elemento dolo o culpa, debiendo en el
fondo conectar la conducta (en un sentido amplio) con el daño experimentado para
que la responsabilidad se haga efectiva.

11.- PARTICIPACION CIUDADANA EN LA GESTION PÚBLICA.

En conformidad a la ley N. 20.500 DO. 16.02.2011 se ha regulado en nuestro medio


sobre las “Asociaciones y participación ciudadana en la gestión pública”, que en
términos amplios reconoce el derecho de las personas a participar y formar
libremente asociaciones para la consecución de fines lícitos, en la forma y condiciones
que la ley señala.
87
Obligaciones para la administración estatal.

1) No excluir o discriminar arbitrariamente en el ejercicio del derecho señalado.


2) Obligación de establecer modalidades formales y específicas de participación
para las personas y organizaciones del ámbito de su competencia, las que se
difundirán por medios electrónicos u otros, con indicación de aquellas
materias de interés ciudadano, en que se requiera conocer la opinión de las
personas, las que serán evaluadas y ponderadas.
3) Divulgación de información relevante acerca de las políticas, planes,
programas, acciones y presupuestos, en forma amplia oportuna, y accesible.
4) Dar cuenta pública en forma anual de las gestiones señaladas, con el deber
de respuesta en caso de formularse observaciones, planteamientos o
consultas.
5) Establecer consejos de la sociedad civil, de carácter consultivo, integrados por
asociaciones sin fines de lucro y que tenga relación con la competencia del
órgano respectivo.

Excepción: Los entes públicos del art. 21 inc. segundo de la LBGAE no quedan
sujetos a la obligaciones antes reseñadas, habiendo voluntariedad para ellos.

III.- CONCLUSIONES DE LA LBGAE.

1) La Administración debe ser considerada en un sentido moderno, con plena


vigencia de principios técnicos y de alta gestión pública.

2) La Administración tiene un carácter instrumental, lo que significa que debe


actuar siempre conforme a las políticas de gobierno y en el marco absoluto de
la constitución y la ley.

88
3) Entender que la actuación administrativa es un proceso complejo que está
integrado por elementos de diversas áreas jurídicas, económicas, sociales,
políticas públicas y que todos ellas deben armonizarse adecuadamente para
que en forma eficiente se alcance la finalidad primera y última de la
Administración, que es satisfacer de manera integral el interés general.

89