Sunteți pe pagina 1din 10

EL CUERPO

COMO CAMINO

Laura Andrea Grinsztajn


© Laura Andrea Grinsztajn
© Natalia Argüello
© Mandala ediciones, 2016
c/ Treviño, 9 bj.izq.
28003 Madrid (España)
tel: +34 917553877
www.mandalaediciones.com

I.S.B.N. 978-84-16765-17-1
Depósito legal: M-164334-2016

Diseño: Diana Marcela Ramos Pulido


Imprime: Ulzama
Impreso en España
en papel ecológico

«Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de


esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista

necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra».


«EL CUERPO HABLA»

Nos cuenta nuestra historia.


Narra alegrías y tristezas.
Muestra signos de golpes, enfermedades y caídas.
Nos señala por dónde transitar y nos comunica lo que tendríamos
que oír.
El Cuerpo dice, cuenta, grita.
Cada síntoma es un grito mudo.
Escucharlo es el desafío,
atender a sus razones y entender sus pedidos.
El Cuerpo expresa y comunica.
Descifrarlo es la clave,
leer sus mensajes y comprender sus códigos.

'Tenemos un cuerpo', pero no es un objeto independiente de nosotros


mismos… Simplemente «somos nuestro cuerpo».

Y si somos nuestro cuerpo

entonces…,

¿por qué no lo oímos?


«TRABAJO CORPORAL CONSCIENTE»

INTRODUCCIÓN

Graduada en Educación infantil (1985) y licenciada en Psicología


(1990), comencé hace 30 años un recorrido apasionante de
investigación personal, que me permitió crear un enfoque alternativo
en la gestión de las emociones y la atención psicológica: «el cuerpo
como camino».
En los inicios de mi carrera profesional trabajaba como docente
de niños pequeños y me fui especializando en Psicomotricidad y
Expresión Corporal. Estaba muy interesada en el estudio de la anatomía
y el movimiento por lo que experimenté diversas técnicas y disciplinas

ya sea con niños como con adolescentes y adultos.


La encrucijada para mi en ese entonces era: ¿me dedico al cuerpo
o a la psicología?. Como si fuese algo dividido: cuerpo, mente y
emoción en estanterías separadas.

Esto trae - muchas veces - consecuencias negativas en el terreno


emocional, tanto para el paciente como para sus familiares, ya que
un cuerpo dividido es una persona fragmentada. En el terreno de la
psicología, por lo general, se le da un lugar preponderante a la palabra,
dejando de lado el cuerpo que queda como algo separado de uno
mismo e incluso como 'un objeto' que duele y molesta.
En algunos casos, ante esta realidad, el paciente necesita un
complemento a esos tratamientos o bien, una alternativa.
El trabajo que propongo mediante la exploración de recursos y
herramientas corporales, facilita la ‘reunión’ del cuerpo al que considero
en un enfoque holístico que engloba cuerpo, mente y emociones; una
conexión indivisible y única en cada persona.
La visión del cuerpo integrado y el trabajo de consciencia corporal,
nos permite la experiencia directa de su unidad.
Encontrar un nombre para mi propuesta terapéutica fue complicado,
ya que 'un psicólogo no es un educador y un terapeuta corporal es otra
cosa'. ¿Cómo armonizar todas mis pasiones en una?... Me decidí por
«TRABAJO CORPORAL CONSCIENTE».
En mi tarea cotidiana me encuentro con personas que necesitan
liberar tensiones, tanto corporales como emocionales, y la psicoterapia

no sirvo para hablar”. A veces la palabra enreda, bloquea y esconde…


El cuerpo puede ser entonces el camino hacia el bienestar
emocional. El cuerpo dice lo que la palabra calla; el cuerpo no miente.
En el cuerpo y a través de él, todo puede ser descifrado.
Trabajo Corporal Consciente es mi método y se nutre de
diferentes fuentes, siempre abierto y receptivo, sin recetas ni modelos.
Muchos me preguntan qué es Trabajo Corporal Consciente, ya

simplemente es un sistema que utiliza herramientas de diferentes


técnicas corporales terapéuticas y las aplica en la atención psicológica
y gestión de las emociones.
También se interesan por saber si existe alguna formación profesional
en este método. Realmente no -al menos por ahora- ya que es una
combinación personal de elementos que he estudiado y experimentado
a lo largo de mucho tiempo. En todos estos años me fue imposible
elegir una única teoría para encarar el trabajo terapéutico, ya que cada
una de las que he investigado, me sigue aportando herramientas con
las cuales puedo ayudar y guiar a mis alumnos y pacientes, cada uno
de ellos con sus particulares características y problemáticas.
Las principales técnicas y disciplinas de las que extraigo diferentes
elementos y comentaré en este libro son: Sensopercepción, Eutonía,
Antigimnasia, Método Feldenkrais, Estiramiento de cadenas
musculares, Expresión corporal, Juego libre, Terapia Gestalt,
Terapia Bioenergética, Yoga y Chi kung. Todas ellas de comprobada

Es muy complejo optar por un único método cuando, al acercarte


a ellos, te atraen, aportan y enriquecen tanto unos como los
otros… ¿Por qué no combinarlos y utilizarlos como herramientas
terapéuticas?.
En las sesiones de Trabajo Corporal Consciente, esos elementos
se transforman en 'aliados' que facilitan la tarea y ayudan en un
camino alternativo de autoconocimiento personal. Los principales
que utilizo y comentaré en este libro son: la Respiración, los
Arraigos, la Proyección, los Anclajes, el Sostén, la Flexibilidad,
el Equilibrio, la Destreza, la Expresividad, la Relajación y la
Nutrición inteligente.
A partir de estudiar, experimentar y aplicar como recursos estas
herramientas -que surgen del propio cuerpo-, he podido elaborar
un sistema terapéutico en donde esos elementos se entrelazan e
interactúan entre sí de una manera especial según cada persona.
Ella es quien guía y señala por donde avanzar, ya que las sesiones se
desarrollan de acuerdo con su singularidad.
Desde el inicio de mi experiencia profesional, comprendí que
mi tarea debía centrarse, en primera instancia, en las demandas y
necesidades puntuales de cada uno de mis alumnos-pacientes,
(así llamo a los participantes de mis sesiones ya que mi propuesta
engloba un trabajo pedagógico y a la vez terapéutico). En el caso de
los grupos contemplar sus características particulares, considerando
que un grupo también es un sistema
y aporta lo suyo para conformar un todo especial y único. Al
mismo tiempo, el trabajo grupal genera resonancias que pueden ser
productivas para todos.
Me preguntan a veces si la 'combinación de técnicas' no será
contraproducente. Por mi experiencia con ellas, cada cual me ha
el encuentro
con uno mismo. El conocimiento de diferentes recursos para gestionar

desarrollar nuestro potencial. Todas las técnicas y disciplinas en las


que me he inspirado, tienen en común la idea de que nuestro cuerpo no
es un 'objeto que tenemos', sino aquello que somos.
Combinar no es mezclar. Simplemente elijo de cada técnica lo
que considero más adecuado para esa persona y situación puntual.
Al avanzar en el trabajo puede suceder que alguno encuentre mas
apropiadas o interesantes unas que otras y opta por profundizar en
ellas..., yo solo muestro caminos y alternativas posibles. Incluso me
ha sucedido que alguien descubre recursos diferentes a los propuestos
y que personalmente no se me hubieran ocurrido. Si considero que
pueden ser productivos, según mi criterio profesional, animo a la
persona a continuar explorando por allí. De eso se trata: explorar,
experimentar y descubrir.
Cuando la técnica se vuelve 'Biblia', en lo personal no me
convence. Las 'sectas' no me gustan y los que se autoproclaman gurús
y te dicen: "tienes que seguir este camino que es el único verdadero",
mucho menos.
Si no se experimenta lo que produce determinado acercamiento, todo

no se siente. Bajo mi punto de vista, NO HAY RECETAS NI ÚNICAS


VERDADES. La técnica - sea cual sea - no me importa tanto como la
persona misma y el respeto por su singularidad.
En Trabajo Corporal Consciente no damos nada por sentado y
proponemos una ruptura con el 'deber ser' y con los 'códigos rígidos
de la salud / enfermedad', donde se utilizan tratamientos y protocolos
estándar, se olvida mirar a la persona y a sus circunstancias particulares
y solo se ve a la patología o al síntoma. Se receta medicación que puede
funcionar pero no resolver, ya que el paciente vuelve a caer una y otra
vez en un bucle de dependencia y necesidad, pretendiendo, y muchas
veces exigiendo, que la solución a sus problemas solo provenga de la
'autoridad competente'.

pero…, ¿siempre es así?. Recuerdo a Sigmund Freud (1856-1939),

real a través de la enfermedad y la búsqueda de un cambio deseado…,


en el entorno.
El objetivo que tenemos en el trabajo de consciencia corporal,

dentro de si mismo, maneras diferentes de accionar de acuerdo con sus


circunstancias particulares. Buscamos que la persona perciba que la

nuevas alternativas.
Cuando ese descubrimiento brota desde el interior sin condicionantes,
el cambio que se produce es auténtico, duradero y profundo.
la propia
naturaleza y, además, cambia la manera en que nos relacionamos con
los demás. Esto trae como consecuencia inevitable, que el entorno

El trabajo que propongo solo puede ser efectivo si hay una


implicación y participación del paciente, que aquí deja de ser 'neutral
y pasivo', al experimentar y descubrir herramientas a su alcance para
la gestión de su problemática. De esta manera recupera su potencia,
no espera que la solución venga de afuera con la píldora, la receta
mágica y, al mismo tiempo, evita que el terapeuta sea 'ley' y su voz
'palabra santa'.
En mi enfoque terapéutico el cuerpo se convierte en una fuerza que
no se reduce a un modelo predeterminado. La persona descubre que tiene
la llave para su autocuración y mi tarea como profesional es facilitar
instrumentos que considero le serán de utilidad, según mi experiencia
y de acuerdo con sus características y necesidades puntuales. Es una
intervención no invasiva, sugerente, que invita a explorar.
En el libro La enfermedad como camino: un método para el
descubrimiento profundo de las enfermedades, publicado en 1983,
los autores realizan una descripción muy detallada acerca de cómo

localizan en el cuerpo en forma de síntoma: «Los síntomas se revelan

puede descubrir el problema de cada paciente» la


enfermedad nos hace 'sinceros'. Recomiendo muy especialmente este
material (ver bibliografía).
Tomando en cuenta este enfoque, propongo un acercamiento
terapéutico que se fundamenta en la 'sabiduría del cuerpo', en explorar
sus recursos, habilidades y potencial curativo. Una vía para entender
y gestionar de manera activa y creativa
problemáticas. También el cuerpo nos hace sinceros.

experimenta y luego me cuentas", ya que una misma propuesta puede


resultar muy distinta para una persona y para otra. Dependerá de su
historia personal, de su problemática actual e incluso del día que
tenga... Y lo incierto es, justamente, lo que más me apasiona. Es un
desafío permanente y condiciona mi tarea a la necesidad real de mis
alumnos y pacientes.
si haces
esto, conseguirás esto otro”.
Por ejemplo, cuando hay algún bloqueo o dolor a nivel de la espalda,
hay un ejercicio que puede servir para percibir y alinear la columna

tiene esta propuesta para quien lo está realizando en ese momento


puntual? ¿Cómo siente cada segmento de su columna? ¿Hay alguna
zona que no se percibe? ¿Hay molestia al realizarlo? ¿El movimiento

¿Aparece algún recuerdo? Si es así, ¿concuerda de alguna manera con

La palabra surge entonces como consecuencia del gesto corporal.

de él. No 'escapamos de la palabra', solo hallamos su autenticidad


a raíz de las sensaciones corporales y su interpretación. De allí el
«cuerpo como camino», porque la experiencia corporal es un medio
posible - no el único - para el encuentro con la propia esencia, donde
uno es lo que es, no lo que los demás quieren que sea.
Porque en el cuerpo está inscripta toda nuestra historia personal y
podemos aprender a descifrar las señales y entender las razones de los
síntomas; porque el cuerpo recuerda y nos habla.

¿podemos 'oírlo' y entender cómo nos afecta en lo emocional? ¿De


qué manera nos atraviesan las vivencias corporales que hemos

relacionarnos con los demás? ¿Cómo conseguir utilizar los propios


recursos y habilidades corporales para comprender y gestionar de
manera saludable nuestras emociones? ¿Podemos leer el cuerpo e
interpretar su relato?
Si descubrimos la variedad de formas de expresión que podemos
tener, las cualidades y calidades del movimiento, el poder de la quietud
y del silencio, el potencial en nuestro interior… Si nos detenemos a
escuchar las señales, a observar-nos y conectar-nos con nosotros
mismos y con todo lo que nos rodea en el momento presente…, si
percibimos nuestra energía y aprendemos a utilizarla…
movimiento espontáneo, al gesto sincero, sin prejuicios ni vergüenzas.
Conseguiremos integrar cuerpo, mente y emoción como componentes
indivisibles que nos conforman y determinan nuestra singularidad.
La experiencia corporal a través del movimiento o la quietud tiene
resonancias mentales y emocionales que pueden darnos respuestas.
La curiosidad y capacidad de asombro que teníamos de niños vuelven
a ser el motor. El cuerpo mismo y su 'lógica' se transforma en una
herramienta que nos permite desbloquear, abrir espacios, entender,

de nosotros mismos.
En el año 2010 comencé a escribir un blog a sugerencia de mis
alumnos y pacientes que necesitaban ver plasmado por escrito, los temas
que tratábamos en las sesiones y los ejercicios que experimentaban.
Este libro surge también como propuesta de diferentes personas
a las que he acompañado, las cuales me animaron a transmitir mi
experiencia de esta manera (un agradecimiento muy especial a todas
ellas, que han enriquecido mi labor con su disposición y creatividad).
Después de resistirme a escribir durante varios años -ya que no
soy escritora- he pensado que a mis 50, y tras una larga experiencia
profesional, ha llegado el momento de hacerlo.
Procuro comunicar aquí lo que considero que es la esencia de las
técnicas y disciplinas que he estudiado, describiendo los elementos
fundamentales que elijo de cada una de ellas, (este libro es, de alguna
manera, mi homenaje y agradecimiento a sus creadores).
También hallarás algunos 'ejercicios' básicos que serán ilustrativos
Natalia
Argüello sobre nutrición inteligente, considerada como un 'aliado' que
facilita el autoconocimiento y proporciona la energía que necesitamos
en el día a día. Estoy segura de que te resultarán complementarias y

(pág. 62).
Si resulta de tu interés profundizar en la teoría sugiero bibliografía

mis recomendaciones respecto a los textos de las técnicas y disciplinas


en las que me he basado para diseñar mi propio sistema terapéutico:
Trabajo Corporal Consciente. «El cuerpo como camino»