Sunteți pe pagina 1din 3

Perfil Humano de Jesús

Datos personales

Nombre: Jeshua- Jesús, que quiere decir salvar, en términos más específicos Yave salva.

Jesús nació durante el reinado del emperador Augusto, antes de la muerte de Herodes el
Grande en la primavera del año 4 a. C.. Los historiadores lo sitúan entre los años 6 y 4 de
nuestra era. Murió crucificado en Jerusalén probablemente el siete de abril del año 30, y fue el
prefecto Poncio Pilato quien dictó la sentencia de su ejecución.

Sus padres se llamaban María y José. Su lengua materna fue el arameo.

Jesús no fue exactamente un carpintero al estilo de nuestros días. Era un artesano cuya
actividad abarcaba diversos trabajos. Probablemente recorría los pequeños pueblos del
entorno construyendo pequeñas casas, reparando las techumbres estropeadas por las lluvias,
construyendo puertas y ventanas de madera, reparando yugos y arados.

Función en la construcción del reino:

Trabajó en la reconstrucción de Séforis, importante ciudad de Galilea, que solo distaba cinco
kilómetros de Nazaret. Jesús creció en la pequeña aldea de Nazaret en la zona montañosa de
la Baja Galilea. Aprendió a creer en Dios en el seno de su familia y en las reuniones religiosas
que se celebraban el sábado. No asistió a ninguna escuela de escribas ni fue discípulo de
ningún maestro de la Ley. Cuando transmite su mensaje no cita a ningún rabino. Él comunica
su propia experiencia de Dios por medio de parábolas, símbolos y comparaciones extraídas de
la naturaleza o de la vida diaria de los campesinos.
Perfil Humano de Maria
Datos personales

Nombre: María

Función en la construcción del reino:


Madre de Jesús

La Virgen María nació en Nazaret. Sus padres fueron según la tradición, San Joaquín y Santa
Ana. María era de familia sacerdotal, descendiente de Aarón; ya que Isabel, madre de Juan y
esposa del sacerdote Zacarías, era su prima (Lc 1,5; 1,36). María y José eran de modestas
condiciones económicas, pero ricos en santidad y virtud cumplidores de la Ley como lo prueba
el Evangelio según San Lucas (Lc.1,22-24).

Sabemos por la revelación y el magisterio de la Iglesia, que en Ella, la gracia divina se adelantó
a la naturaleza viciada; que ningún hálito impuro la contaminó jamás; que sola Ella, entre todas
las hijas de Adán, por un milagro de preservación redentora, fue preservada del universal
contagio del pecado original; que Dios pareció haber agotado los tesoros inmensos de su
omnipotencia, para embellecer y santificar su alma; y que la fidelidad perfecta de la Virgen,
correspondiendo con exacta cooperación a los continuos llamamientos de la gracia, acumuló
en sí méritos sobrenaturales sobre toda otra humana medida e hizo de Ella la más bella, la más
sublime y santa entre todas las puras criaturas salidas de las manos del Creador.

Fisonomía Exterior de María


El gran Padre y Doctor de la Iglesia, San Ambrosio, dice a este respecto:
"Era la Virgen María de alma prudente y corazón blando y humilde, grave y parca en el hablar,
aficionada a lecturas santas, modesta en sus palabras, muy atenta a lo que hacía, y buscando
en todo siempre agradar a Dios y no a los hombres.
A nadie molestó jamás, a todos quiso bien, y tuvo particular respeto y reverencia a los
mayores.
Nada duro o provocativo había en sus ojos o en su mirar; nada de atrevido o inconsiderado en
sus palabras; y en sus acciones, nada que no fuese de todo punto digno y decoroso.
Sus gestos y su andar, nada tenían de ligero, suelto o petulante, antes bien, procedía con todo
orden y compostura, de suerte que, la modestia y continente exterior de su persona eran como
un bello reflejo de su alma, y podía servir como acabado ejemplar de toda probidad.
Era Ella la mejor guarda de sí misma, y tan apacible en su andar, en sus palabras y ademanes,
que con sus pasos y movimientos, más que avanzar en el camino parecía adelantar en la
virtud. Cuando hacía esta Virgen modestísima, podía tomarse como regla de buen proceder y
de virtud.

Vida en Nazaret
Estando aún la Sagrada Familia en Belén, una noche un ángel del Señor ordenó a San José
tomara a Jesús y con la Santa Madre huyeran a Egipto porque Herodes buscaba al Niño para
darle muerte. ¡Qué afán! Mas qué obediencia y prontitud en emprender aquella huída. Años
después por aviso Angélico volvieron a Nazaret.
Siendo el Niño de doce años, fue llevado por sus padres al templo de Jerusalén en
cumplimiento de prescripciones santas de asistir a los sacrificios y oír explicar la Sagrada
Escritura; mas por la imprevista quedada del Niño Jesús en el templo, ---que ellos juzgaron que
se les había perdido---, ¡Cuánto sufrimiento hasta encontrarlo!. Estaba en medio de los
doctores, oyéndolos y enseñándoles...
En Nazaret continuó la Sagrada Familia la oscura y humilde vida: allí crecía el Niño en edad,
santidad y ciencia a vista de todos; allí aumentaba a diario la perfección de María y tuvo la
pena de ver morir a San José, a quién asistieron con Jesús en su último instante de vidumana;
de allí salió a los 30 años de edad, Jesús divino Maestro, a emprender la vida en público, de
enseñanzas, predicación, beneficios y continuo sacrificarse hasta la muerte.