Sunteți pe pagina 1din 5

CONCURSO "NUESTRAS PROPIAS HISTORIAS"

Datos personales
Nombres y Apellidos del autor: LEON CEVALLOS CLARA MARGARITA
Institución Educativa: UNIDAD EDUCATIVA VELASCO IBARRA

Ciudad – comunidad: PUJILI


Cantón: PUJILI
Provincia: COTOPAXI
Teléfono: 0995873887
Correo electrónico:claritaleon79@hotmail.com
5
1. EL NIÑO DE ISINCHE

El Santuario del Niño de Isinche se encuentra ubicada a 3 kilómetros al sur del cantón
Pujilí. En la hacienda Isinche Grande.

La devoción a esta imagen colonial de Cristo como niño comienza alrededor del año
1730, cuando en uno de los fardos que llegaban al obraje de los jesuitas, se encontró a
una pequeña figura tallada.

Los fieles del Niño a los que ha hecho milagros guardan mucho agradecimiento, por eso
en el santuario se pueden ver muchas placas de agradecimiento, fotos y demás objetos
de gratitud hacia el Niño.

El Niño de Isinche tiene a su haber un gran número de fieles y devotos que en cualquier
época del año acuden a visitarlo, por eso todo los domingos se ve el patio de la hacienda
completamente lleno para escuchar la misa campal y adorar al niño, pero una especial
devoción existe en el mes de diciembre donde podemos ver que barias familias e
instituciones le hacen fiestas al niñito y mucho acuden a la misa de navidad, la del gallo,
año nuevo, día de reyes entre otras; donde la hacienda y todo Isinche colapsan por la
gran afluencia.

Entre los mitos que giran alrededor del Niño se cuenta, que muchas veces lo han
encontrado bañándose, o en la urna con sus pies mojados, porque sale en las noches a
pasear, contaba el jardinero que una ocasión lo encontró haciendo pedazos unas flores,
también se dice que rodea el ganado en los páramos, camina por los potreros, toma
prestado el caballo del mayordomo, que alguna vez le bajaban sudores por sus mejillas
rosadas, luego de sus largas caminatas y así podríamos enumerar muchas de sus
conocida “travesuras” También se dice que el niño antiguamente era una figura muy
pequeñita pero ha ido creciendo y se ha notado q sigue creciendo porque ay ropas que
ya no le calzan, otra conocida leyenda es la que dice q una de las piedras del rio debajo
del puente de San Juan contiene su huella, y q la dejó ahí en una de sus caminatas
La tradición cuenta que el Niño de Isinche crece; como muestra están los más de mil
trajes de todos los tamaños y motivos que se conservan en su santuario.

Dicen que es un niño juguetón y travieso, le fascina jugar en el campo con las flores
blancas y los niños. Como prueba de sus paseos al río afirman que le han visto con los
zapatos sucios y mojados, inclusive dicen que existe una roca con una huella de su pie
grabada en ella, cerca al puente de San Juan.

Los devotos llegan en las vísperas de la Navidad con velas, imágenes religiosas y flores
para agradecer los favores recibidos.

La imagen fue encontrada por los indígenas que trabajaban en los obrajes de la hacienda
Isinche Grande y que eran administrados por los sacerdotes jesuitas en 1742. La figura
tallada en madera se encontraba entre los bultos de lana que traía una mula desde la
ciudad de Riobamba, ubicada en la provincia de Chimborazo. Se desconoce quién
elaboró la imagen colonial de Cristo y desde cuándo se venera. Los pobladores llaman a
la imagen ‘Manuel Mesías Isinche Grande’. Su nombre se debe al lugar donde fue
encontrado, que es la comunidad de Isinche, ubicada a 3 kilómetros al sur del cantón
Pujilí, en la provincia de Cotopaxi. Fecha de peregrinaje o procesión: La fiesta del Niño
se desarrolla del 8 de diciembre al 6 de enero. ¿Qué pedirle? En las paredes del
Santuario hay cientos de placas de agradecimiento por la salud, el trabajo y el ingreso a
la Policía Nacional y el Ejército. Además, de miles de fotografías de personas que
recibieron favores. Milagros más famosos: Clementina Collahuazo, administradora de
El Santuario, indicó que El Niño de Isinche le curó de un cáncer al seno. Antes de
ingresar a trabajar en la custodia de El Santuario la mujer aquejaba de intensos dolores.

Cada 25 de diciembre se cumple peregrinación hacia el santuario donde está la imagen


en el cantón cotopaxense. Los yuras encabezan los grupos de feligreses que arriban con
bandas de pueblo, donaciones y ofrendas. Los creyentes le atribuyen acciones
milagrosas que están reflejadas en 10.000 placas. Redacción Regional Centro Las
peregrinaciones anuales hacia el Santuario de Isinche, ubicado en el cantón Pujilí, en
Cotopaxi, empezaron antes de la Navidad con cientos de fieles que llegan desde las
provincias de la Sierra Centro y del país. Anualmente, se estima que más de 2.000
personas acuden a la hacienda del mismo nombre en Navidad, para poner a prueba su fe
y demostrar su devoción a una de las imágenes con mayor antigüedad e historia, no solo
de esta zona sino de Ecuador. La finca está ubicada 3 kilómetros al sur del centro de
Pujilí y antiguamente fue un importante obraje de algodón. La construcción de la capilla
de veneración se terminó cuando esta propiedad pertenecía a Francisca Gangotena. En
la puerta de madera de ciprés se lee: “Acabose en el año 1743”. La influencia del
barroco italiano se observa en la fachada principal de piedra pómez. En esta capilla
sobresalen diseños de corderos que fueron recuperados durante la reconstrucción, luego
del terremoto de 1996. En la actualidad pertenece a la familia León y el fervor que le
profesan los mestizos y especialmente los indígenas a la imagen del Niño de Isinche se
remonta a los tiempos de la colonia. La efigie fue hallada aproximadamente en 1730 en
uno de los fardos (costales) que llegaron al obraje de los jesuitas. Las cargas eran
transportadas en un mular que se acostó en el suelo y se negó a continuar el viaje. El
arriero retiró el bulto del lomo del animal y lo abrió. Adentro estaba la figura tallada en
madera del Niño Jesús. La leyenda relatada de generación en generación cuenta que esa
misma noche el propietario de la hacienda tuvo un sueño. Se le apareció la figura de
Jesús y le dijo que quería quedarse y que construyera un templo. Así lo hizo. El mayor
festejo en homenaje al Niño es el 25 de diciembre. Este día se realiza el popular Pase
del Niño con juegos pirotécnicos, bandas de pueblo, villancicos y una misa campal. Un
año antes de la fiesta comienzan los preparativos con la nominación del prioste, quien es
un comunero que se presenta, por lo general, de manera voluntaria por devoción al Niño
de Isinche (que tiene prestigio de ser milagroso). Desde ese día ahorran dinero y, si es
necesario, emigran para tener más ingresos y se organizan jochas (intercambio de
servicios). Si el dueño de casa acepta esta petición se convierte en yura, que es una
especie de cargo que se extiende también a la esposa. La persona elegida no podrá
negarse a cumplir este encargo, ya que se podría considerar como mal presagio. Hay un
yura para cada grupo de disfrazados que participan en las vísperas, procesiones y en las
misas. Llegan con sus trajes de los tres reyes (ángel, embajador y mozo), Mama Negra,
payasos, curiquingues, negros loeros, saumeriantes, huasicamas, mayordomos,
caporales, chinas, monos, yumbos, etc. El párroco de Pujilí, Pedro Casa, dijo que desde
la tarde del 24 de diciembre se realizan los recorridos y las concentraciones. El
sacerdote llama durante sus ceremonias eucarísticas a encontrar fortaleza en el Dios
vivo, que se encuentra en el fondo del corazón de los creyentes. En los alrededores de
las haciendas varios feligreses aún sostienen la antigua leyenda que la imagen de El
Niño crece. Margarita Suntasi asegura que creció una milésima el último año. Además,
se le atribuye una infinidad de milagros y como prueba hay más de 10.000 placas de
agradecimiento. Pero no solo con placas agradecen los feligreses, sino que también le
entregan a la imagen trajes confeccionados de todos los tamaños y con todos los
motivos imaginables, que incluyen oficios variopintos, profesiones y actividades
manuales. Hay más de un millar de estas prendas que son conservadas en armarios en el
santuario. De ahí que el guardarropa del Niño de Isinche tenga desde un traje de Policía
hasta uno de marinero, bombero, torero, militar, médico, entre otros. Son de tela de
gamuza, de seda y de otros materiales confeccionados cuidadosamente por artesanos de
Tungurahua, Cotopaxi y Chimborazo, que se especializan en ropaje de imágenes
religiosas. “Es la forma de decirle gracias por tantos milagros. Nunca voy a olvidar que
por la fe que le tenemos, mi padre salió bien de su operación hace tres años”, aseguró
Greta Morales, oriunda del cantón Salcedo. (I)
Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la
siguiente dirección

SANTUARIO DEL DIVINO NIÑO MANUELITO DE ISINCHE


DATOS GENERALES
TIPO: ETNOGRAFÍA
SUBTIPO: TRADICIONES RELIGIOSAS
PARROQUIA: MATRIZ
LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICA: 78º43'20" 00º59'0''S
Este: 75º37’47’’ Norte: 98º91’56’’
CENTROS URBANOS MÁS CERCANOS AL ATRACTIVO:
LATACUNGA: 12,7 Km. PUJILÍ: 5 Km.
CARACTERÍSTICAS FÍSICAS DEL ATRACTIVO:
ALTURA: 2690 m.s.n.m
TEMPERATURA: 8ºC 23ºC
PREC. PLUVIOM: 12 m.m 105 m.m
Isinche es una comunidad ubicada a 5 km al sur de la parroquia Matriz, Pujilí.
Antiguamente fue un obraje de la Congregación de los Jesuitas y acopiaban
algodón. Este obraje se levanta al pie de la colina en un verde valle bañado por
el Río Isinche, fue la hacienda más grande e importante del sector. El obraje
era una estructura de madera sin paredes, con techo de paja. Actualmente se
encuentra en proceso de recuperación la casa grande ubicada en la cima de la
colina, construida hace más de 100 años por el General y Ex-Presidente
Leonidas Plaza, uno de los dueños de la hacienda. Un camino lleva hasta el
patio central, adjunto se encuentra el templo y casa de oración, en este sitio se
congregan unas 700 personas para la misa de cada domingo. La construcción
de la capilla de veneración se terminó cuando la hacienda era propiedad de
Francisca Gangotena.
En la puerta de madera de ciprés se lee: "Acabose en el año 1743". La
influencia del barroco italiano se hace sentir especificamente en la fachada
principal de piedra (Pómez). En esta capilla se nota diseños de corderos que
fueron recuperados en la reconstrucción, luego del terremoto de 1996. La
estructura se dividió en dos y la imagen fue trasladada a una habitación
contigua para preservarla.
Actualmente se halla reconstruida, la Capilla tiene una forma rectangular de
una sola nave, los cuadros de los marcos son de madera tallada con formas
humanas y la vid (uvas). Fueron al inicio bañados en pan de oro que mostraba
la riqueza de los "retablistas" del siglo XVIII. El interior tiene capas de pintura
celeste, las piezas del altar mayor están cubiertas de pan de oro, y estarán
listas a finales de este año (2005). El proyecto general de reconstrucción
incluye la construcción de un museo de arte religiosa en el que se exhibirá los
trajes del niño, los zapatos, las urnas, las muletas de los creyentes que dejan
en el templo como testimonio de la salud reestablecida por milagro.Para
completar, se tiene prevista la construcción de una glorieta, una cruz;
elementos importantes en una hacienda colonial.
USOS (SIMBOLISMO)
La imagen del Niño mide 42 cm, la leyenda cuenta que un hombre llegó a este
lugar desde Riobamba, cargando en sus acémilas algodón; al bajar la carga los
indígenas encontraron una bella imagen tallada en madera; era el "Niño
Manuelito", como así lo llaman, construyeron una capilla para venerarle, la
misma que es réplica de la Iglesia de la Compañía de Quito; al Niño se le
atribuyen toda clase de milagros y favores.
ESTADO DE CONSERVACIÓN DEL ATRACTIVO: NO ALTERADO
CAUSAS: El sismo de 1996 destruyó el adoratorio, que se encuentra en
proceso de restauración.
ENTORNO: CONSERVADO
CAUSAS: La intervención de restauración es importante y se ha rescatado
piezas valiosas de la decoración.
INFRAESTRUCTURA BÁSICA: Agua tratada, energía eléctrica sistema
interconectado, alcantarillado: pozo ciego.
DIFUSIÓN DEL ATRACTIVO: PROVINCIAL.

Interese conexe