Sunteți pe pagina 1din 505
Acerca de este libro Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones,

Acerca de este libro

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo.

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir.

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como testimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted.

Normas de uso

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas.

Asimismo, le pedimos que:

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales.

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos propósitos y seguro que podremos ayudarle.

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine.

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de autor puede ser muy grave.

Acerca de la Búsqueda de libros de Google

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página http://books.google.com

s--~~~~ --~~~~

s--~~~~ - - ~ ~ ~ ~

rrº º rº cº

-

-

-

-==

- -

-

,

,

rrº º rº cº - - - -== - - - , ,

-

C R O N I C A

D E S A N

LU I S,

R E Y DE FRANCIA,

NIETO DEL REY D. ALONSO EL VIII DE CA S T I L LA,

COMPUEST A EN FRANCES

POR EL SEÑOR DE JOINVILLE,

TRADUCIDA AL CASTELLANo,

Y DIRIGIDA A LA MAGESTAD

DE LA REYNA DO NA ISA B EL,

MUGER DEL SEÑOR D. FELIPE II.

P O R. J. A. C Q U E S

su

L E DE L ,

vasallo y criado, impresa en Toledo por Francisco de

Guzman, en el año de 1567, y ahora nuevamente publicada

con un Discurso Preliminar y varias Notas y Apéndices, que contribuyen á ilustrar la vida de

dicho Santo,

P O R.

DON JOSEF CORNIDE DE SAAVEDRA,

REGIDOR DE SANTIAGO , DEL NUMERO DE LA

REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA.

EN LA

E N

M A D R I D

I M P R ENTA

DE

DE SA N C H. A.

A ÑO

M D C CXC IV.

O D E L A REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. EN LA E N M A

--

-

-- -

S U B S C R. IP T O R E S

A LA CR oNICA

D E s AN LU 1s

RE Y DE FR A

---

.

.

N C I A.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Don Agustin Bernal y Vargas.

D. Angel Antonio Enrique.

-

El Doctor D. Antonio Josef Navarro.

D. Antonio María Iluminati. , ,

D.
D.

Bartolomé Manuel Caro, por 4 exemplares.

Los Señores Berad Blanchar, y Compañía, por 4 exemplares.

Antonio Marti de Lago. -

-

-

-

", ".

-

El R.P. M. D. Blas de Linares.

D. Cárlos Posada.

-

El Exmo. Señor Conde de Castillejo.

D.

D.Domingo de Elizalde.

D.

Dámaso Royo.

-

Felipe Antonio Fernandez.

Francisco Encinas Lago.

Francisco Navarro.

Josef Baamonde.

D.
D.

El Exmo. Señor Duque de Hijar.

D.

D. Josef Berad, por 4 exemplares.

(Z 2

D.

Francisco Navarro. Josef Baamonde. D. D. El Exmo. Señor Duque de Hijar. D. D. Josef Berad,

D. Josef Mata

.

.

.

D.

D.

D.

D.

Josef de Vargas Machuca.

Josef Saenz de Sepulveda, , ,

,

Juan Antonio Fernandez, Archivero de la

Orden de Santiago.

Juan Fernando de Arnal.

,

D.

Juan Guerra.

.

.

.

D. Luis Durón y Bastero.

s".

Fr. Luis Santa María, de la Orden de San Ber

nardo.

D. Manuel Merino.

D.
D.

Manuel Monge.

Manuel Gonzalez Aguado.

D. Manuel de Quixano.

Doña María Josefa de Aguilar.

D.

D. Nicolás de Gamaza.

Nicolás Garcia de Luna.

D. Pedro Arnal.

D.

Ramon de Arquellada.

D.

Ramon Fernandez de la Barca.

El Ilmo. Señor Obispo de Sigüenza.

D.

Tomás Alvarez de Acevedo.

-

D. Ventura Taxonera.

D.

Vicente Gutierrez.

-

.

DIs.

El Ilmo. Señor Obispo de Sigüenza. D. Tomás Alvarez de Acevedo. - D. Ventura Taxonera. D.

y

.

.

Cr.

j

DIS CURs o PR EL IMINAR

D EL E D y T o R.

*

L. Cronica de San Luis que vamos á reim primir, no es una de aquellas historias conce bidas por una imaginacion debilitada por las austeridades de una vida solitaria, oprimida de

temores, á veces poco conformes con las espe

ranzas que nos ofrece la bondad del Ser Supre

mo, y dispuesta a recibir sin crítica, y sin dis cernimiento, quanto le parece milagroso, y ca paz de dar á conocer los admirables efectos de

la gracia.

s.

La vida de nuestro Héroe, es obra de otro

héroe, aunque de inferior gerarquía; está escri

ta á su lado en el tumulto de la campaña, y entre las ocupaciones de la Corte, y entrete

xida con sucesos interesantes para la historia de

su tiempo, y para el conocimiento de la Tácti

ca que se usaba en el siglo XIII.

Juan, Señor de Joinville, Senescal de la

provincia de Champaña, fué el que recogió las

memorias para la vida de nuestro Santo, sir viendo á su lado en la conquista de Tierra San

ta, y siendo testigo de sus gloriosas acciones,

de su constancia, y de su piedad, y el que des

pues

de Tierra San ta, y siendo testigo de sus gloriosas acciones, de su constancia, y de

72- º

D

r s c v

R s o

pues de retirado á su casa de Joinville, las re

duxo á un cuerpo de historia, de cuyo manus crito se han conservado algunos exemplares en Francia, habiendose impreso por la primera

vez en 4." en la Ciudad de Poitiers en 1547 por las diligencias de Antonio Pedro de Rieux, que la dedicó á Francisco I, de quien habia ob

tenido privilegio para la impresion en 1545. Como la traducion castellana que reprodu cimos, está impresa en Toledo en 1567, infe

rimos que el original por donde fué hecha, no

pudo ser otro que el publicado por Antonio Pedro de Rieux, y por consiguiente nos parece

que no será desagradable á nuestros lectores el

que les instruyamos de la legitimidad de esta obra, y del juicio que los literatos Franceses

han formado, no solo de ella, sino de las va

rias ediciones que de la historia del Señor de Joinville se han impreso en un pais que tiene

tanto interes en disfrutarla en toda su pureza, y que procede con la mayor exáctitud, para que

los monumentos de sus antigüedades lleguen hasta nosotros en la mayor perfeccion.

Asi lo han acreditado los Señores de la Bi

blioteca Real de Francia, á quienes debemos las noticias que nos servirán de guia, y que se han recogido en una magnifica impresion pu blicada en 1761 en Paris por el Señor Caper

ronier, que reuniendo sus trabajos á los ante

.

11Or

magnifica impresion pu blicada en 1761 en Paris por el Señor Caper ronier, que reuniendo sus

P

R

E

L.

I.

M

I

N.

A

R.

ji?

riormente hechos por los Señores Melop y Sa lier, á quienes la muerte arrebató antes de dar

les la última mano, ha cuidado de esta hermo

sa edicion, que impresa en la Imprenta Real,

disfruta el público por su diligencia.

En el prólogo de ella nos dice el Editor,

ue hallandose Antonio Pedro de Rieux en el

pueblo de Beaufort en Valés, en el pais de An

jou, visitó (segun él mismo asegura) algunos vie

jos registros manuscritos del Rey Renato de Sici.

lia, con la esperanza de descubrir algunas anti

güedades, á cuyo estudio era aficionado, y ha biendo encontrado entre ellos la Crónica del Rey

S. Luis, viendo que no estaba muy bien ordena da, y que se hallaba escrita en un lenguage bas.

tantemente grosero, procuró reconocerla lo mejor que le fué posible, y habiendola ordena do y pulido, la publicó para que se llegasen á conocer las grandes y virtuosas hazañas de la Christianísima casa de Francia; de cuyas ex presiones deduce el moderno Editor, que el an tiguo tenia la vanidad de haber hecho un ser vicio al público mudando el lenguage de Join ville, y variando el plan y orden de su narra

cion, y observa que el descubrimiento de este

,

,
,

manuscrito hubiera sido interesante y precioso

para la Francia, en cuya historia y literatura

hubiera formado época, si el Editor hubiese si.

, do mas fiel en seguir la historia original, pues

-

2, CIl

y literatura hubiera formado época, si el Editor hubiese si. , do mas fiel en seguir

fc0

D

I

S , C

U.

R., S

O

,, entonces hubiera parecido mas auténtica, y

,

de su descubrimiento hubiera resultado ma

,

,

,

,
,

yor utilidad. Porque los aficionados á las an

tigüedades de su lengua, desean verá un mis

mo tiempo en las obras de los diversos si

glos,no solo los progresos que aquella va ha

ciendo, sino el modo con que se va forman

,, do. Que si esta obra de Joinville hubiese caido ,, en manos de un literato Francés sin mezcla al

,
,

,
,

guna, y tan pura como salió de las del autor,

se hubiera empleado en considerar en su cu

na la lengua francesa, que no se ha de bus

car en las obras de los Poetas, sino en la de

los historiadores y escritores prosaicos, en las

,

,, quales se halla con mayor pureza. Que obser

,, vandola de este modo, se conoceria como es

,
,

,, elevado de un siglo á esta parte tantos escrito ,, res célebres. Que por el contrario omitidasó al

, teradas las antiguas expresiones, y substituidas ,, en su lugar otras nuevas, quedaba privada la

,
,

do en ellas para conocer los principios que ha

bia tenido, y los pasos que habia dado su len

gua: que de estas alteraciones resultaba otroin.

,, conveniente, y era el de privar aquella del co

nocimiento del estilo y adornos de que era sus.

, ceptible una lengua formada ya por reglas de

r , gra

ta lengua se iba aumentando y mejorando, y

como habia llegado al alto punto á que la han

Nacion de los fundamentos que hubiera halla.

,

,

,

y mejorando, y como habia llegado al alto punto á que la han Nacion de los

JP

R.

E

L.

I.

M.

M.

N.

A

Re

v

, , bia sabido unir en su historia la sencillezá la ele.
,

gancia, escribiendola con mucha naturalidad

gramática, mayormente quando Joinville ha

, y sin afectacion; y en fin, que siendo tan di
,

, tonio de Rieux de su original, y confesando

,

,, chos, y añadido otros, podrian los lectores

,

ferente el texido de la narracion de Pedro An

él mismo que habia suprimido algunos he

dudar de la verdad del editor, y no conceder

», le aquella entera confianza que merecia su

,, narracion.

No obstante que estas observaciones del

moderno editor las hallamos muy esenciales para su nacion; no nos sucede lo mismo quan

to á la nuestra, á la qual ninguna utilidad po

dria haber traido el conocimiento de la lengua que se usaba en el siglo XIII entre los france ses, y solo le conviene mucho poseer una his

toria verdadera que contenga los principales

hechos de un Monarca tan completo como lo

fué San Luis, y á quien como hijo de una Prin

cesa Española, debemos mirar como un héroe

de nuestra nacion, y proponerlo á sus Príncipes

y descendientes, como un modélo digno de ser

imitado,

-

- -

-

----

º *

-

-----

---- º * -- º -

En efecto esto es lo que se propuso Antonio Pedro de Rieux; que teniendo presentes las me morias recogidas por el Señor de Joinville, las

dió una forma mas regular,reduciendolas á una

b

his

presentes las me morias recogidas por el Señor de Joinville, las dió una forma mas regular,reduciendolas

-

U.

JD

S

C

U.

R. S

O

historia ó vida continuada,y acomodando opor

tunamente, é introduciendo á donde convenian

los pasages de que el Señor de Joinville hizo mencion, segun se le iban presentando á su me

moria, é interpolando (1) algunos otros, que aunque omitidos por este respetable autor, se

habian conservado entre otros escritores de la

vida y hechos del Santo, de que daremos no ticia despues que brevemente instruyamos al

público de las varias ediciones del original, cu

ya traduccion publicamos, siguiendo como has ta aqui, las Memorias del Señor Caperronier,

y

las que con profusion (segun su costumbre)

han recogido los PP. Antuerpienses. Dice aquel editor, que la segunda edicion

de la Historia de Joinville fué publicada en

, 4.º en 1617 por Claudio Mesnard, Teniente
,

en la Prebostía de Angers: que en la misma
,

provincia de Anjou, á donde Antonio Pedro

,

, , tenido presente para su historia, habia descu
,

de Rieux habia hallado el original que habia

bierto otro en una coleccion de algunos pa
,

peles antiguos que se habian salvado de los

,, TOº

(1) El Señor de la Bastida en su Disertacion sobre la historia

de Joinville, que se halla en el tomo 15 de las Memorias de la Academia de Inscripciones y Bellas Letras, expresamente asegura que Pedro de Rieux tuvo presente los Anales de Guillermo de

-

-

-

-

de Inscripciones y Bellas Letras, expresamente asegura que Pedro de Rieux tuvo presente los Anales de

P

R

E

L.

I. M

I

N

A.

R.

vii

robos que los protestantes habian hecho en al

,
,

,, edicion de Rieux, y conoció la gran diferencia

,, que habia entre el estilo de esta y el de la Cró

luego que Mesnard tuvo en su poder estos fo

,

,

gunos monasterios de aquella provincia; y que

lletos (que asi les llama) los comparó con la

nica antigua de Joinville que tenia presente;

que consultado su manuscrito con algunos

amigos juiciosos, y con su parecer lo publicó

de nuevo, acompañandole con una crítica

muy severa sobre el trabajo de Antonio Pedro

de Rieux, cuyas alteraciones en el estilo de

de Joinville trata de atentado, asegurando al

mismo tiempo que la obra que iba á publicar

de nuevo, era la historia escrita por Joinville

,

,
,

,

,
,

,

,

,

,, en su primitivo estado, y muy diferente de

la del primer editor; lo que no le pasa el Señor Caperronier, pues añade, que dexando

,

,

,
,

,

en su buena opinion la palabra de Mesnard,

y no dudando de su buena fé y fidelidad, no

,
,

,

,
,

,
,

-

dexan de ocurrirle algunas dudas sobre el ma

nuscrito que habia tenido presente, y de que

se habia servido, pues bien exáminado, se co

nocia que habia sido alterado y corrompido

antes que llegase á sus manos, y que bien lejos

de que en él se pudiese descubrir el antiguo

lenguage del Señor de Joinville, aun se podia

creer que habia sido escrito modernamente,

concluyendo con que aunque este manuscri

b 2

, tO

de Joinville, aun se podia creer que habia sido escrito modernamente, concluyendo con que aunque este

rviii.

y

D r s

c v. R. s o , º

,
,

to no era tal qual debia desearlo un editor

para poderlo publicar sin desconfianza, no

, obstante que el público era deudor á Mon

,
,

,

,

,

,

,

,

sieur Mesnard de haberle dado á conocer en

su edicion algunos antiguos monumentos muy

importantes para la historia de San Luis, de

que antes no se tenia noticia, y entre estos la

primera idea, ó plan de la genealogía del Se

ñor de Joinville, la vida del Santo escrita por

Jofre de Beaulieu, y las Actas de su canoni

zacion publicadas por este Autor para satis

,

, faccion del Orbe.

Despues de Claudio Mesnard, y en el año

de 1668, publicó en folio una tercera edicion

de la historia del Señor de Joinville, el célebre

Carlos Du Fresne, Señor De Cange, aprove

chandose para ella, no solo de las luces de va

rios sabios, sino de los tesoros históricos de la

Cámara de Comptos que le franqueó el Señor D" Herouval con los quales la enriqueció de pre ciosos documentos originales que le facilitaron

muchos conocimientos, proporcionandole los medios de ilustrar infinitos puntos relativos al

siglo de San Luis. Aunque esto era suficientepara desempeñar

-

en gran parte el plan que se habia propuesto el

Señor De Cange, todavia faltaba lo principal,

esto es, descubrir el manuscrito original de la historia del Señor de Joinville escrita en una len

es

-

-

gua

principal, esto es, descubrir el manuscrito original de la historia del Señor de Joinville escrita en

P

R

E

L.

I.

M

I

N

A

R,

iar

gua de la qual no quedase la menor duda de

que era la de aquel tiempo, y la misma en que el Autor habia escrito sus memorias; pero el Sr. De Cange no pudo en esta parte satisfacer ni su deseo, ni su curiosidad, pues sabiendo que en otro tiempo el Sr. La Croix Du Maine habia publica. do que poseia un original de ella,persuadido que en las diversas Bibliotecas de Francia no po

drian dexar de existir varios otros, no escusó

diligencia ni solicitud para adquirir alguno, y

aunque entre los varios sugetos á quien con sultó fué el uno Mr. Du Puig, Bibliotecario del Rey; todas sus diligencias salieron infruc tuosas, y en tales circunstancias, se vió al fin

reducido á servirse de las dos solas obras im

presas que corrian en su tiempo, aprovechan dose para su edicion de aquellas congeturas que

le parecieron mas verosimiles, y del texto que creyó mas ó menos conforme con el estilo del

Señor de Joinville, sirviendose indistintamen

te, ya de la edicion de Antonio Pedro de Rieux,

ya de la de Mesnard.

Consideradas las observaciones de este últi

mo sobre la edicion de Rieux, y las de du Cange sobre la de Mesnard, ó por mejor decir aten

didas las alteraciones de los dos primeros edi

tores, llama el moderno la atencion de los lec

tores sobre la gran diferencia que resultará entre

el verdadero texto de Joinville, y el publicado

por

de los lec tores sobre la gran diferencia que resultará entre el verdadero texto de Joinville,

U

D

I

S

C

U

R

S

O

por du Cange, y observa que asi como á me dida que las aguas se alejan de su origen, ad quieren qualidades diferentes, segun los varios

terrenos por donde corren, asi le sucedia al di

cho texto.

-

Este era el estado en que se hallaba la Cro

nica de San Luis escrita por Joinville, y casi se habia perdido ya la esperanza de disfrutarla en el lenguage puro de su tiempo, y tal qual ha bia salido de las manos de su autor, y solo se

apelaba á que alguna feliz casualidad descubrie

se algun manuscrito que fuese de aquella edad,

asi como Joinville lo habia sido de la de San

Luis; quando Mr. La Curne de Saint Palaye, ilustre literato,que hace algunos años habia via jado por la Italia, traxo de aquel pais un nue

vo manuscrito de nuestra historia, descubierto

en Luca en casa de cierto Particular (2), y ad

quirido por la Biblioteca del Rey de Francia;

desde luego con este descubrimiento se renova. ron las esperanzas de que al fin se podria leer la historia escrita por Joinville en el mismo

Joinville, y que dentro de breve tiempo llega rian á ver los curiosos cumplidos los deseos que

tanto tiempo hacia tenian de leer esta obra en

SUl

(2) Este Particular, dice el Señor de la Bastida en su Adicion

á la Disertacion ya citada, que era el Senador Florentini.

º

Este Particular, dice el Señor de la Bastida en su Adicion á la Disertacion ya citada,

P R er

r Mr r N. A

R.

xi

su original, pero presto quedaron aquellos re ducidos á una ilusion muy pasagera, pues al primer reconocimiento que se hizo del nuevo

manuscrito , se desvanecieron las esperanzas

que se habian concebido. En efecto dice Mr.

Caperronier, que si se ha de hacer juicio de su antigüedad por la letra, y por el estilo con que está escrito, no se puede atrasar mas allá del sigloXVI, añadiendo que por otra parte su len guage es muy conforme al de dicho siglo, esto

es, al del tiempo de Francisco I; pues á cada

paso ocurren términos de aquella edad, subs tituidos en lugar de otros de los corrientes en la de San Luis, por cuya razon decide que ni

el manuscrito de Luca merece particular apre cio, ni con él quedan satisfechos los deseos de los literatos. Añadiendo á lo dicho la siguiente reflexion, que sin decidir enteramente sobre lo

moderno del manuscrito, fortifica mucho las

que acaba de hacer para probar que no puede

ser antiguo. , Por las armas que se hallan en

este exemplar (dice) se viene en conocimien

, to de que ha pertenecido á Antoneta de Bor
,

bon, hija de Francisco de Borbon, Conde de

, Vandoma, que casó con Claudio de Lorena,

, primer Conde de Guisa en 1513, y que mu
,

,

rió, segun consta del libro de los primeros
,

Oficiales de la Corona, en 1583 en su Casti
,

llo de Joinville, en donde fué enterrada, y es

-

muy

los primeros , Oficiales de la Corona, en 1583 en su Casti , llo de Joinville,

3rii

º

ID

I

S

Q U º R. S. O

, muy verosimil que deseando esta Princesa

,

,

,

,

leer la Historia de San Luis, de quien era des

cendiente, hubiese procurado que el antiguo

lenguage de Joinville se acomodase al que es

taba en uso en su tiempo, que era el de Fran

, cisco I.

Pasa luego Mr. Caperronier á tratar del ma

nuscrito ultimamente adquirido tambien por la Biblioteca del Rey, que es el que ha dado moti

vo á la edicion que dignamente le ha ocupado,

y que habemos dicho se publicó en 1763; y añade que parece que al siglo de Luis XV, tan

glorioso y tan feliz para las letras,para las cien

cias, y para las artes, estaba reservado el for mar una época memorable para los iteratos

con el descubrimiento del manuscrito de Join

ville, pues volviendonos á dar uno de los mas preciosos y antiguos monumentos de la historia

de Francia, se cumplan plenamente los deseos

de aquellos nacionales, que gustan de ocupar dignamente sus luces. Este manuscrito, pues, es el de que vamos tratando, y el que ha ser

vido á la edicion de Mr. de Caperronier, y que

compone, segun él mismo, un pequeño códice

en 4.º escrito en pergamino, y en dos colum

nas, y contiene 391 paginas, añadiendo, que aunque á primera vista se conoce que está es crito en la letra y estilo que se usaba á princi pios del siglo XIV, y que aunque de la com

es

pa

se conoce que está es crito en la letra y estilo que se usaba á princi

P

R

E

L

F.

M.

I

N

A

R.

xiii.

paracion que se podria hacer de aquella con la

de otros muchos manuscritos reconocidos in

dubitablemente por del mismo siglo, se podria sacar una nueva prueba de la antigüedad que

se le atribuye, le parece que la mas poderosa seria el remitir á los que duden de esta verdad,

á la lectura de dicho manuscrito, á lo que fi-.

nalmente apela, añadiendo que siendo el len guage y la ortografía las reglas mas seguras pa ra reconocer á que tiempo pertenece una obra

de esta clase, ofrece al público el principio y

fin de la que publíca, en los mismos términos de que se ha servido Joinville, porque cree que

estos dos solos pasages serán suficientes para fi

xar claramente su data, y darán todas las luces

que se puedan desear.

-

P R I N' O I P / O

D

E

A son bon Seigneur

Looys, filz du Roy de

France par la grace de Dieu, Roy de Na varre, de Champaigne,

et de Brie, Comte Pa

letin, Jehan Sire de Joinville, son Seneschal.

de Champaigne, salut

et amour, et honneur,

r

ef

a

Mr A N vs c R x ro.

- vv.

A su buen Señor

Luis, hijo del Rey de

Francia por la gracia

de Dios, Rey de Na

varra y de Champaña,

de Bria, Conde Pa

y

latino, Juan Señor de

Joinville, su Senescal de Champaña, salud y

amor, y honor, y su

y o

C

SC1

de Bria, Conde Pa y latino, Juan Señor de Joinville, su Senescal de Champaña, salud y

xi U.

D

I

S

C U

R S O

efson servisé apparei- servicioaparejado. Ca

llé. Chier Sire, je vous aro Señor, os hago sa- .

oiz a savoir que mada-, ber que Madama la

me la Royne vostre ma- Reyna, vuestra madre,

re, qui moult mi amoit, que mucho me amaba,

d cui Dieu bonne merci áquien Dios haga bue face, me pria si á cer-rna gracia, me pidió,

tes comme elle pot que je con quanta eficacia pu

lifeisse faire un libre do, que yo la hiciese de saintes paroles, et, hacer un libro de las

des bonsfaiz nostre Roy santas palabras, y de

Sant Looys, etje les,y los buenos hechos de

oi en convenant, et d lº nuestro Rey San Luis,

aide de Dieu le livre est y la he obedecido con

assouvi en deux par- viniendo en ello, y con

ties.

ayuda de Dios el li

bro está desempeñado

la

La premiere partie

si devise comment il se

gouberna tout son tens

selonc Dieu, et selonc lº

Eglise, et au profit de son Regne. La seconde partie du livre si parle

de sesgrandz faiz dar

mes, Sire pour ce qu il est escript:fai premier «e quil. afiertº á Dieu,

-

Y.

ef

en dos partes.

La primera parte

contiene como el Rey

gobernó durante to

se

da su vida, segun Dios

segun la Iglesia, y

provecho de su Rey

no. La segunda parte

en

y

del libro habla de sus

grandes caballerías, y

de sus grandes haza

ñas en las armas. Se

s",

ñor

segunda parte en y del libro habla de sus grandes caballerías, y de sus grandes haza

P

R

E. L.

I. M.

I

N

A.

R.

a L.

etil te adrescerá tou

nes; #

tes ces autres besoig

escrire cé

qu il afiert aus trois

choses de sus dites c'est

savoir ce qu il afiert

au profit des ames et des cors, et ce quid fiertau

gouvernement du peu

d

ple.

,

.

-

ñor, el objeto con que está escrito es, en pri

mer lugar, en lo que, pertenece á Dios, y es te os dirigirá en todos

los otros menesteres;

yo hice escribir lo que

pertenece á las tres cos

sas sobredichas, es á

saber: lo que pertene ce al provecho de las co; p - f. almas, al de los cuer

- .

pos, y lo que perteñe

, c. 2 go, t, ce al gobierno del pue

r º

---º

- -

blo.

-

,

o e.

, , , Fr N

o,

D = zo Mr.A Nip s c R.r To.

o

bi- º

o r>

r 2

rio.

Hago saberá todos

touz que f ay ceans mis que gran parte de los

Ie faiz d savoir d

grant partie des faise hechos de nuestro.

mostre Saint Roy devant y San Luis antes dicho,

dit, que jelai veu etoy loshe visto yo mismo,

et grant partie de ses y que otra gran parte

faiz que f" ay trouvez los he hallado en una

qui sont en un romant, memoria, los qualeshé.

les quier jº aifet escri- chos hice yo escribir

re en cº-est livre, Et ces- en este libro, lo queros

choses vous ramentois- recuerdo para que los

fé,

C

2

que

escribir re en cº-est livre, Et ces- en este libro, lo queros choses vous ramentois- recuerdo

avi

-

ID

I

S.

C. - U. R.

S. O.

S.

je , pour ce que

orront ce, livre

cil qui

croient

que tengan este libro

crean firmemente en

fermement en ce que le

liaredit, que jaivrai

rement veus et oyes, ce

qui fu escript lº an de

lo que él dice, y que yo los he visto y oido

verdaderamente. Esto

fué escrito en el año de

grace mil ccc. et IX, au Gracia de 13o9 en el

mois d Octovre.

,

º

c.

mes de Octubre (3).

-

S

º

a

as,

,, ,

,

,

Del prólogo de esta ultima parte de la his

toria de Joinville saca Mr. Caperronier mate riales para responderá dos qüestiones que re sultan de dicha historia, siendo la primera :

¿A quál de los primeros sucesores de San

Luis dedica el autor la vida que ha compuesto

de este Santo ?

Segunda. ¿En qué año compuso el Señor de Joinville esta obra, y quién era el Rey que en

tonces reynaba? Para satisfacer plenamente á estas preguntas:

=

para saber á qual de los sucesores de San Luis dirige el Señor de Joinville su obra, y en una palabra, para tener el título tal qual lo exigen

los hechos ciertos de la historia, dice Mr. Ca

perronier, que es preciso que concurran todas las siguientes circunstancias: que el Príncipe, cu

-

,

,

,

*

,

,

,

yo

(3) se ha procurado acomodar la traduccion al lenguage del

original de Joinville.

- -

-

.

-

-

*º,

- , , , * , , , yo (3) se ha procurado acomodar la traduccion

P

R.

E, L.

I. M.

I'

N

A.

R.

acepii

yo nombre se quiere averiguar, haya sobre

vivido á su madre: que haya gozado en Fran

cia el título de Rey en un tiempo en que no

era Rey de Francia; y en fin, que la muerte de la madre y el reyno del hijo se puedan colocar antes de la muerte de Felipe el Hermoso, su cedida en el año de 1314, cuyos tres datos con. cluye, son los que se deben tener presentes pa ra resolver el problema histórico contenido en las dos preguntas que lleva referidas, y se ex

plica en los siguientes términos,

, Por la com

, binacion de todos estos datos resulta que el

,, Rey, á quien dirigió Joinville su Qronica, fué

Luis Hutin (4) reconocido en vida de su padre

,

,, por Rey de Navarra : que la Reyna que se la

,

,

mandó escribir, fué la Reyna Juana, muger

de Felipe el Hermoso, y, madre de dicho

s, Luis Hutin, y que el año en que se la presen

,

tó á este Rey, fué el de 13o9 ó el de 131o.

Por fin concluye el Señor Caperronier di

ciendo que despues de haber explicado la anti güedad del nuevo manuscrito de la Biblioteca

-

del

(4) Dn Cange en su Glosario V. Hutin, dice que algunos

ereen que este nombre se dió áLuis X porque en su niñez era

muy inquieto, armando á cada paso pendencias con los niños de su edad en este concepto entre los varios equivalentes que de es ta palabra de la antigua lengua francesa traen Menage y otros autores de su nacion, y las correspondencias que se hallan en los

castellanos, he preferido la de Pendenciero.

*

y otros autores de su nacion, y las correspondencias que se hallan en los castellanos, he

3:ºviii

.

D.

M. S.

C. U. R. S. O

-

del Rey, y determinado las circunstancias del

tiempo en que ha sido completo, no puede ni debe pcultar, que á la magnificencia de S. M.

al ilustrado zelo de su Ministro, es el público

y

deudor de este precioso monumento de la his

toria de Francia, asegurando con toda confian

za, que ahora es quando por la primera vez

sale al público, puro y sin mezcla, el de la

San Luis escrita por el Señor de Joinville,

que ya no será permitido desde aqui en

de

y

adelante el usarle, como lo han hecho los pri

meros editores, ni el construirlo ni arreglar

por congeturas verosimiles, añadiendo que

lo

despues de la historia de Constantinopla, es crita por Ville Hardouin , es el primero el Señor de Joinville, que haya dexado una his

toria en prosa y en francés; y que aunque á la verdad solo abraza el espacio de seis años, la

pintura que presenta en ella de la vida de San

Luis, es suficiente para llenar las miras que se

propongan los que la lean: Que en ella ten

drán las personas de los estados mas opuestos

quanto puede interesarlas;pues los militares ha

llarán muchas ilustres acciones propias de su carrera, y particularmente estupendas hazañas

durante la Cruzada : los políticos descubrirán

lasmáximas y las leyes que seguia y publicaba

San Luis, las que nunca ha perdido de vista pa

ra

el gobierno de su Reyno: que la religion le

1C

que seguia y publicaba San Luis, las que nunca ha perdido de vista pa ra el

P

R

E

L.

I.

M

T. N.

A.

R.

aria:

reconocerá como un protector constante, y un

defensor, zeloso: que los literatos, descubrirán

en esta historia quales eran en Francia los usos,

quales las costumbres en aquellos antiguos tiem

pos, y qual el caracter de la lengua francesa,

y en el discurso de la vida de un personage del mas distinguido nacimiento, quales los ador

nos sencillos, pero nobles, de esta lengua, que

estos son los conocimientos ciertos que se pue

den disfrutar en el texto de la historia de Join

ville, en el estado que la presenta al público,

que es el de su primitiva pureza; que este ha si

do su designio, y que asi siempre que ha halla

do en ella algunas faltas, aun de aquellas que

son efecto de la negligencia, ó poca atención de los copiantes, las ha conservado en el texto, prefiriendo mas bien corregirlas en una nota marginal en la impresion, que alterar en la me nor parte sus palabras, sujetandose á esta escru

pulosa exáctitud en la confianza de que seme

jante fidelidad hará digna esta nueva edicion de la del público.

Disfruta este de algun tiempo á esta parte

-

otra no menos importante por las adiciones

con que se halla ilustrada, gracias á la diligencia de varios literatos franceses, que en la coleccion

universal de memorias particulares relativas á

la historia de su pais, han empezado por su pu blicacion, dandonosla en los tres primeros to

- ,

"

101OS

relativas á la historia de su pais, han empezado por su pu blicacion, dandonosla en los

'17",

JD

I

S

C U.

R.

S.

O

mos que suenan impresos en Londres en 1785, sirviendose para texto de dicha edicion, de la

que en 1768 publicó Carlos Dufresne, Señor

de Cange, y dando por razon de haberla pre ferido, el que lo hacian con el fin de evitar el fastidio que en estos tiempos causaria la lectura de esta obra en la forma que ha sido escrita por el Señor de Joinville, y publicada por el Señor Caperronier.

No obstante que esta alteracion puede ser

desagradable para algunos lectores; para otros han proporcionado los editores una util recom pensa, añadiendo al texto, no solo la genealo gía y memorias de la Casa de Joinville, escri ta por el ya dicho de Cange, sino las observa ciones y disertaciones con que este erudito ha

procurado aclarar los lugares obscuros, y los

pasages mas importantes que se contienen en esta Cronica, y de unas y de otras nos servire mos en gracia de los que quieran leerla.

Para que estos tengan igualmente noticia

de las diversas vidas que despues de la muerte de nuestro Santo se han publicado en su pais, como una conseqüencia de la grande fama y ce lebridad á que habian llegado sus heroycas ac ciones, y sublimes virtudes, extractaremos lo que sobre el asunto nos dicen los PP. Antuer pienses en el tomo 5. del mes de Agosto de su grande obra del Acta Sanctorum.

-

Des

el asunto nos dicen los PP. Antuer pienses en el tomo 5. del mes de Agosto

P

R

E

L.

I. M

I

N

A.

R.

acai

Despues de habernos dado estos PP. en el

dia 25 de dicho mes la vida de nuestro Santo,

formada segun su costumbre, de los omejores

Documentos que se habian descubierto hasta

el tiempo de su publicacion, que fué en el año

de 1741, imprimieron entre dichas vidas, la compuesta por el Señor de Joinville, traducida

á la lengua latina por la diligencia del P. Stil tingio, que con los PP. Cupero y Pinio, cuida

ban en aquel tiempo de la edicion de su exce lente

En el Comentario que precede á dichas vi das, y empieza en la pag. 275 del predicho to.

mo 5. no solo dan noticia de los autores de las impresas en su obra, sino de otros que expresa mente, ó por incidencia, hicieron memoria del Santo: entre aquellos fué el primero Gaufrido de Beaulieu , su compañero, confesor. y agoni zante en la expedicion de Tunez, que empren

dió el recoger y dar noticia de sus hechos, por encargo del Papa Gregorio Decimo, á quien

dirigió su obra con tanta inmediacion á la muer te de San Luis, como que habiendo muerto es:

te en el año de 127o, la carta con que Gaufri

do satisface el encargo del Sumo Pontífice, es

del año de 1272. A esta circunstancia, y á las qualidades que concurrian, y que recomiendan la persona de Gaufrido, se pueden añadir los

testimonios de Guillermo Carnotense, su con

d

tCIIl

y que recomiendan la persona de Gaufrido, se pueden añadir los testimonios de Guillermo Carnotense, su

acacii

D

I S

C, U.

R.

S.

O

.

temporaneo, que hablando de él, dice que

era varon de santa vida, y de Jacobo Echard, que mencionandole entre los escritores de su Orden, observa que para que se conocie se quales eran sus grandes qüalidades, basta

ba considerar que un santo como San Luis le habia elegido para director de su concien

cia, en cuyo concepto se abstuvo de mezclar en la relacion de los hechos de su penitente, otras circunstancias que las que pertenecian

á la vida privada, y santísima de aquel Prín

cipe.

Despues de Gaufrido de Beaulieu, ó de Be llo Loco (como se suele escribir en latin) tra

tan los referidos PP. del ya citado Guillermo

Carnotense, religioso (como el primero) de la

Orden de Predicadores, Capellan del Rey, su compañero en la primera expedicion, y en los trabajos de su cautiverio, y despues de su re greso á Francia, Canonigo Tesorero en una

iglesia de aquel Reyno, cuya dignidad renun

ció para hacerse religioso, en cuyo estado le acompañó en la segunda expedicion, auxilian dole como el antecedente, en sus agonias; cir.

cunstancias que reunidas,hacen verosimil quan-

to este autor refiere de nuestro Santo, como

.

olvidado ú omitido por su compañero Gaufri

do, siendo este el motivo que tuvo para reco

ger estas Memorias publicadas antes de ahora

-

.

por

por su compañero Gaufri do, siendo este el motivo que tuvo para reco ger estas Memorias

P

R

E

L.

I.

M

I

N

A.

R.

acaciii

por Mesnard (5) y Duchesne (6), y reproduci

das por los autores á quienes extractamos, co

mo un apendice de la vida

se

Publicaron despues dichos autores la que es

cribió Guillermo de Nangiaco, ó de Nangis,

como él se intitula en el proemio, y á la que

dió el nombre de Anales del Reynado de San

Luis, con cuyo tiempo coincidió mucha parte

de su vida, pues parece que no la concluyó hasta principios del año de 13o I. Era Guillermo de Nangis Monge de la ce

-

lebre Abadía de San Dionisio, de la qual fué

cronista, aunque parece no muy literato, pues

hablando de sí mismo, dice con mucha humil

dad, que aunque no era sugeto de carrera, si no un pobre y mediano estudiante, se habia

determinado (a imitacion de aquella muger dig na de memoria, llamada Ruth) á ir recogien do las especies de que no habían hecho caso los escritores antecedentes,formando un peque

ño ramillete de los hechos dignos de santa me moria, y feliz recordacion del glorioso Luis

Rey de Francia, cuya ínclita vida existia en la iglesia, y servia de exemplo para él, y para los que le sucediesen; pues aunque Gil de Reims,

d 2

:,

Mon

(5) En su edicion de 1617.

(6) En la Coleccion de escritores de la historia de Francia.

-

a

Gil de Reims, d 2 :, Mon (5) En su edicion de 1617. (6) En la

A

acativ

JD

I

S

C

U.

R.

S. O

Monge de su mismo Monasterio, la habia em pezado, no habia podido concluirla por haber se muerto; que Gaufrido de Beaulieu solo ha

bia tratado de las costumbres y vida

sin hablar (prudente y religiosamente) de sus

santísima,

guerras y negocios políticos, y que aunque otros varios habian escrito algunas cosas, como no habian llegado á la noticia de todos, las había recogido y reducido á un cuerpo, para que no pereciesen en el olvido. Los precitados edi tores observan que Guillermo de Nangis tu

vo presente para su historia, no solo al ya ci

tado Gaufrido de Beaulieu, y á Vicente Be

llovacense, tambien familiar del Santo, sino

muchas cartas conservadas en varias partes de Francia, en que se refieren sucesos de la expe dicion; por lo que advierten que no solo Nan gis se valió de los instrumentos mas propios pa ra formar bien su historia, sino que fué muy sincéro y fiel en referir los hechos, como resul

ta de la confrontacion de su historia con los

instrumentos auténticos que subsisten. El Señor Caperronier ha creido hacer un servicio á su nacion publicando con la Croni ca de Joinville los Anales de Guillermo de Nan

gis en la lengua en que tambien cree fueron es

critos, que es la francesa, de la qual dice que sin duda fueron traducidos á la latina quando

se publicaron por la primera vez en la colec

C1OIl

de la qual dice que sin duda fueron traducidos á la latina quando se publicaron por

P

R

E

L.

I. M

I

N

A.

R.

A.UU

cion de Andres Duchesne. Aquel editor obser

va que en todos estos anales nunca se le dá al Rey Luis Nono el tratamiento de Santo, y sien

do asi que su canonizacion se verificó en 1298, saca por conseqüenciaque dichos Anales fueron

escritos antes de este año, y que precedieron

á la Cronica del Señor de Joinville, añadien

do que aun la forma y letra del manuscrito re

presenta mas antigüedad que la de dicha Cro nica, y que el lenguage en que se halla escrito, es el que se usaba en el siglo XIII, circunstan cias todas, que suponiendo dichos Anales es critos en los tiempos mas inmediatos á la muer te de nuestro Santo, dan un gran realce á la

verdad de su contenido.

Despues de la obra de Guillermo de Nan

gis, imprimieron los PP. Antuerpienses otra

vida escrita por el Confesor de la Reyna Mar garita, muger de San Luis, advirtiendo que en su tiempo aun se mantenia manuscrita, aunque de ella ya habian hecho uso varios escritores Franceses, y principalmente el P. de la Chay

ze para la historia que compuso del Santo. Se ignora absolutamente el nombre de este escri

tor, pero fundados los Antuerpienses en una

pintura que se halla al frente de la obra manus,

crita de que se sirvieron, en la que está re tratado el autor en habito de frayle Francisca no, y en que en su prologo expresa haber de

- -

po

en la que está re tratado el autor en habito de frayle Francisca no, y en

aavi

D

I

S

Q U

R S O

positado los documentos que le sirvieron para

escribir aquella vida en el Convento de Reli

giosos de dicha Orden de Paris, infieren que pu do haber sido individuo de aquella Religion.

Quien quiera que fuese el dicho autor, se sabe que entró de confesor de la Reyna Margarita en

el año 1277, y que lo continuó hasta el de 1295,

siendolo al mismo tiempo de su hija la Reyna

Doña Blanca, viuda de D. Fernando de la Cer

da, despues de cuya muerte se habia retirado con

su madre al Convento de Clarisas del Arrabal

de San Marcelo de Paris, y que por encargo de

aquella Princesa emprendió esta obra, para la qual tuvo presente las Actas de la canoniza

cion, como lo refiere el mismo autor.

El Señor Caperronier dió igualmente lugar

á esta obra en su coleccion, sirviendose de un

manuscrito diferente del que hizo imprimir Mes.

nard al fin de la Crónica del Señor de Joinvi

lle, por el qual hicieron su traduccion latina los autores del Acta Sanctorum, y de ella dice que le parece será agradable á sus lectores, por

que el honor de la religion y de la piedad, se interesan en que no se mantenga oculta por mas tiempo la narracion de unos hechos que su autor ha querido publicar como un modelo dig

no de ser imitado, no solo por los Soberanos, sino aun por los mismos particulares, pues asi como la historia escrita por el Señor de Joinvi

-

lle

por los Soberanos, sino aun por los mismos particulares, pues asi como la historia escrita por

P

R

E

L

Y

M

I

N.

A

R.

ara vii

lle hace ver que los intereses de la Religion y

de la justicia eran siempre los que en San Luis

dirigian su extraordinario valor y su firmeza con.

tra los mayores obstáculos, asi en este anónimo se vé á este Príncipe quando retirado en lo inte. rior y en lo secreto de su palacio, se sujetaba á

las mas sencillas prácticas de la piedad christia

na, y al exercicio de las virtudes del mas austé. ro solitario, haciendo conocer su vida secreta y apartada de la brillantez que rodea el trono,

mucho mejor que ninguna otra cosa, el carac

ter de San Luis; á lo que añade que siendo la primera parte de esta obra la relacion de las vir tudes del Santo, contiene la segunda la historia de las averiguaciones hechas para su canoniza

C1OIl.

-

-

,

o

La tercera vida que publicaron los Antuer

pienses, fué la que dá motivo á estas previas

advertencias, esto es, la Cronica del Señor Join-

ville, de que ya habemos hablado. En seguida

de ella dan los dichos PP. noticia de otras va

rias vidas, quales son la que publicó Duches ne desde la pag. 395 del tomo 5 de los escrito res de la historia de Francia, como escrita por un anónimo Monge de San Dionisio de Paris, y la suponen poco posterior á la canonizacion del Santo, de quien creen que quando no fue

se coetaneo el autor, á lo menos pudo haber vivido en tiempo muy próximo á los en que

floreció.

Tam

que quando no fue se coetaneo el autor, á lo menos pudo haber vivido en tiempo

aca viii

JD

I

S

C

U

R S O.

Tambien hablan de otra de un anónimo que dicen les habia comunicado manuscrita el

P. Estevan Souciet, y de la qual añaden que

ya hizo mencion Jacobo le Long en su Biblio teca, diciendo tenia por título Sancta Vita et praeclara gesta Domini Sancti Ludovici, Ga lliae Regis: advirtiendo que habia sido impre sa en Paris en 1566, que en ella se hallan cir cunstancias que no se refieren en otra parte, y que aunque al citado Souciet le parece que su lenguage es antiquado; ellos juzgan que es muy

distinto del estilo y ortografia de Joinville, y

que por consiguiente no solo no la creen escri ta en tiempos tan inmediatos al de San Luis, sino que la tienen por de un siglo posterior. En el citado le Long, pag. 359, hay noticia de

otros varios escritores de vidas del Santo, es

critas en el siglo XVI y XVII, y entre ellas de una que Luis Lasere imprimió en lengua fran cesa en 1541 por la primera vez, y en 1548 por la segunda, unida con otra de San Geróni

mo, escrita por el mismo Lasere (7). Esta vi

da fué publicada seis años antes de la edicion de Pedro de Rieux, y extractada de un manuscri

to de la Cronica de Joinville, que le prestó An

 

-

to

-

-

(7) Luis Lasere era Canonigo de la Iglesia de San Martin de Tours, y Provisor del Colegio de Navarra,

-

- 1

- ---º

- (7) Luis Lasere era Canonigo de la Iglesia de San Martin de Tours, y Provisor

JP

R

E

L.

I.

M

I

N

A.

R.

avia

toneta de Borbon, Duquesa de Guisa, como

él mismo lo expresa en la carta dedicatoria, di

rigida á Luisa de Borbon, Abadesa de Fonte vrault, hermana de aquella Duquesa.

-

Entre otras varias vidas de nuestro Santo, es.

critas en el siglo XVII, dicen los referidos PP. Antuerpienses que las que estan escritas con mas exàctitud y elegancia, son las que publicaron Don Julian de la Chaize y Don Francisco Ti moleon de Choize. Que el primero para la su

ya se ha valido de varios documentos diligente

mente recogidos por Tillemont para escribir la

historia de nuestro Rey, y que la interpoló con

la noticia de los sucesos de aquel tiempo, pero omitidos todos los que pertenecian á las virtu des y vida privada del Santo, y que la publicó en 1688. Por el contrario observan que el se

gundo, esto es, Timoleon de Choize imprimió la suya dos años despues, y que principalmen

te tuvo por objeto referir solo las virtudes y ac ciones religiosas de aquel Príncipe, no detenien dose en la exàctitud de las políticas y militares. Despues de dar noticia los autores á quienes vamos extractando, de todas las ya dichas vi das de San Luis escritas ex profeso, pasan á exá minar el mérito y autoridad de varios escritores

coetaneos que hablaron del Santo, y de cuyos escritos se han servido para la composicion de

su

.

v.

.

.

.

º

r

< *

--

-

- º

*

-

6.

En

del Santo, y de cuyos escritos se han servido para la composicion de su . v.

V.T.V?

-

JD

I

S

C

U.

R.

S.

O

Entre estos es el primero un Monge ó Ca

nonigo Reglar, llamado Alberico de Tresfuen tes, que escribió un Cronicon desde el princi pio del mundo hasta el año de 1241, y de quien juzga el Baron de Leibnitz (que lo publicó en Hannover en 1298) que fué coetaneo á lo me

nos por mucho tiempo de nuestro Santo, y por cuya razon no dudan los Antuerpienses de dar le igual crédito que á qualquiera de los antece

dentes.

El segundo es Vicente Bellovacense, Reli

gioso del Orden de Predicadores, igualmente coetaneo del Santo, y su familiar y muy queri do, como se infiere de la carta consolatoria que

le escribió quando se le murió su hijo Luis: la

noticia de este autor fenece segun conjetura Echard, hácia el año de 1264, y por consiguien

te debe ser creido en las cosas de nuestro Santo,

como qualquier otro contemporaneo, y en es te concepto, y en el de un autor piadoso y sincé ro, se aprovechó de sus noticias Guillermo de Nangis para la composicion de sus Anales. Aunque Mateo de Paris, Monge Benedicti no, florecia en tiempo del Santo, y en su histo

ria introduxo muchas noticias de su vida, ob

servan los Antuerpienses que se deben leer con cautela, por la variedad é inconstancia con que habla de sus virtudes, resentido de que el Rey

hubiese preferido en la donacion del Condado

-

l

-

de

inconstancia con que habla de sus virtudes, resentido de que el Rey hubiese preferido en la

P

R

E

L

I

M

I

N

A

R.

a avi

de Poitiers á su hermano Alfonso, sin atender al

Rey de Inglaterra, ó á su hermano Ricardo, á

quien dice que no solo le pertenecia por dere

cho, sino por los grandes servicios que habia dispensado á los Francos en la Tierra Santa: y añaden aquellos PP. que del genio desconten

tadizo y murmurador de Mateo de Paris, todo se podia esperar, pues no solo tachaba las ac

ciones del Santo, sino las de otros Príncipes y

Sumos Pontifices, con tan poca consideracion, que para disculparle su paisano Juan Pitseo en

su Biblioteca Inglesa, da á entender que las

obras de este escritor pudieron haber sido inter poladas; concluyendo que la conducta observa da por San Luis en la donacion del Condado de Poitiers se halla bien defendida por varios au tores de su nacion que tomaron este empeño. Tampoco le faltaron al Santo entre sus va

sallos poetas que celebrasen en verso la memo

ria de sus heroycos hechos, é ilustres virtudes :

los autores á quienes seguimos, nos conservan la de dos coetaneos, llamados el uno Felipe

Mouches y el otro Guillermo Guyart, que en

las historias generales que escribieron , no pa

saron en silencio muchas acciones del Santo:

la obra del primero dicen que se conservaba

manuscrita en la Biblioteca Real de Paris, y que de ella solo publicó parte de Cange á continua cion de la conquista de Constantinopla por Vi.

/

6 2

lle

v.

Paris, y que de ella solo publicó parte de Cange á continua cion de la conquista

a vaii

JD

I

S

C

U.

R.

S

O

lleharduin, que empieza en el robo de Helena,

y que llega hasta el año de 1242; y de la segun da añaden que solo publicó el mismo de Cange.

la parte que trata de la vida de nuestro Santo, como un apéndice de la de Joinville, que era el objeto de su edicion, y que ájuicio de este sabio habia sido concluida por su autor en el año de 13o7, en el qual hay noticia de que aun vivia, por cuya razon no hallan repugnancia en que tambien hubiese sido contemporaneo de San

Luis á lo menos por algunos años.

Terminan los PP. Antuerpienses su comen tario previo, advirtiendo que ademas de los au tores coevos, é inmediatos al tiempo del Santo, que refieren algunas de sus acciones, aun exis ten muchos instrumentos auténticosque lascom prueban, como son la Bula de canonizacion en que se halla compendiada su vida, y varias car tas escritas ya por el Santo Rey desde el Orien te, dando cuenta de su desgracia, ya por el Pa pa Inocencio IV encargando oraciones por su libertad, y por el alivio de tantos infelices co mo habian sido comprehendidos en su tragedia, de cuyos documentos dicen se han servido para

componer la vida que ofrecen al público, y á la que remitimos (como á la mas circunstancia

da y crítica) á los que quieran instruirse con

mas extension en las virtudes, gloriosas accio

nes, y milagros de nuestro Santo, sin que por

*

-

CSO

instruirse con mas extension en las virtudes, gloriosas accio nes, y milagros de nuestro Santo, sin

P

R

E

L

I

M

I

N

A.

R.

aca viii

eso omitamos el publicar en varios apéndices la ya citada Bula de canonizacion en la forma que

lo hicieron los dichos PP., y las cartas de San Luis y del Papa, y segun se hallan en el tom. 5

de la coleccion de los escritores de la historia

de Francia, publicados por Andres Duchesne. No obstante, los que solo quieran tomar

una breve noticia de la vida de San Luis, sin

entrar en el por menor de sus acciones y via ges,en los Santoralesde Villegas y Rivadeneyra, hallarán quanto es suficiente para saciar su cu riosidad: el primero, aunque escribió en Tole do, y despues de haberse publicado la traduc cion de Jacques Ledel, parece no la habia vis to, pues no hace mencion de ella, y solo cita

el Martyrologio de Surio, y los autores de que

este se habia valido; por el contrario Rivade

neyra ya se hace cargo de la Cronica de Join ville, y aun infiero que ha tenido presente la dicha traduccion, pues incide en igual error que el que la hizo, diciendo que San Luis era nieto

de Alonso el Onceno.

Nosotros en la traduccion que ofrecemos

al público, habemos tenido por objeto el que

disfrutase de todas las noticias y circunstancias que pueden instruirle á fondo en la vida públi ca y privada de nuestro Santo; y al efecto nos habemos valido de la de Jacques Ledel, que aun que asegura haber á veces mudado el orden y el

CS

Santo; y al efecto nos habemos valido de la de Jacques Ledel, que aun que asegura

aac viv

D

I

S

C

U

R

S

O

,

estilo del original, con el fin de hacer menos fas. tidiosa y mas inteligible su lectura, nada por eso ha perdido de su mérito en quanto á lo sustan cial de los hechos, como por la confrontacion con los exemplares que tuvimos presente, lo

habemos verificado, facilitandonos su cotejo la

inteligencia de algunos pasages obscuros, la cor reccion de algunos lugares mal entendidos por el traductor, y aun la extension de algunas cir cunstancias que contribuyen á que se conozca

mejor el espíritu de nuestro Santo y el candor y

hombria de bien de su Cronista: quando sea fa cil introducir estos pasages en la traduccion, lo

practicaremos sin desfigurar su sentido y estilo;

pero quando no lo permitan las circunstancias, lo supliremos con notas que colocaremos al fin de la obra. Acompañandolas con otras muy

conducentes para el conocimiento de varios dis

tinguidos personages que siguieron á nuestro Héroe en sus expediciones, y dieron relevantes

pruebas de su valor y sufrimiento; y no falta rán las que conduzcan á tener una noticia exác

ta de los paises que fueron teatro de tan glorio sas acciones; de las naciones que los ocupaban al tiempo de la expedicion de nuestro Santo, y de sus usos y costumbres, aprovechandonos de las luces, diligencia y esmero con que el sabio

de Cange ha enriquecido su edicion, de la qual nos valdremos al efecto, sin olvidar por eso, en

-

quan

con que el sabio de Cange ha enriquecido su edicion, de la qual nos valdremos al

P

R

E

L

I

M

I

N

A.

R.

Arvº)

quanto pueda conducir á nuestro intento, la ex.

celente historia de las Cruzadas, escrita en fran

cés por el P. Mainbourg, las observaciones de

los sabios continuadores del Acta Sanctorum,

que tantas veces habemos citado, y las noticias recogidas por los Señores Caperronier, y la

Bastida.

-

A

imitacion del Señor de Cange precederá

á la Crónica de nuestro Santo la vida de su au

tor el Señor de Joinville, extractada y recopila

da de la genealogía que de su casa escribió aquel

sabio, y entre los apéndices se hallará la lista de los Caballeros que siguieron á San Luis en su ultima expedicion, que fué la de Tunez, tradu cida de la publicada en la edicion de 1761 , é ilustrada con algunas notas para su mejor inte ligencia.

-

Finalmente , en continuacion de dichos

apéndices se hallará la traduccion de un extrac to de varios manuscritos árabes que confirman

el contenido de nuestra Crónica refiriendo con

mucha individualidad lasaccionesdelSanto Rey en Egypto, habiendonos servido para texto de

dicha traduccion la francesa, hecha por Mr. de Cardona, intérprete del Rey de Francia y de su Real Biblioteca, que es la de que se ha vali do (con mucho elogio) para su edicion el Señor Caperronier, siendo el motivo que habemos

tenido para que la nuestra acompañe á la Cró

111

para su edicion el Señor Caperronier, siendo el motivo que habemos tenido para que la nuestra

atacarvi

JD

I S. C

U

R S O

nica no solo el nuevo realce que recibe por la

conformidad de estos manuscritos, sino porque

su lectura nos sirva de exemplo y estímulo para traducir á nuestra lengua tantos preciosos docu

mentos como poseemos de la arábiga, que bien explicados, derramarán copiosas luces sobre va rios puntos obscuros de nuestra historia.

COM

de la arábiga, que bien explicados, derramarán copiosas luces sobre va rios puntos obscuros de nuestra

-

aavvii

, ,

,

-

-

-

-

sEÑo R DE Jo INv ILLE,

Senescal de la Provincia de Champaña, Autor de la Historia de San Luis, ex tractada de la Genealogía de su casa,

que escribió en francés Carlos Dufresne,

Señor de Cange, Consejero y Tesorero del

Rey de Francia en la Generalidad de

Paris.

-

,

, , ,"n

-

º

-

-

Y

*

3.

--, º

,

rº ruir a:

-

--

-

-

-

s -

o a

- -

.

, , , ,

.

.

-

.

-

-

-

-

-

.

-

-

.

-

.

.

.

.

.

-

-

La familia de Joinville es una de las mas ilus

tres de la provincia de Champaña, y ha ocupa

do en todos tiempos los primeros empleos de

la Corte de sus Condes. Estos Señores han te

.

nido con ella particular consideracion, por

antigüedad de su origen; y por la nobleza de

sus toría enlaces, los grandes y no personages son menós que célebres ha próducido en la his

por su valor, que por las Dignidades y gran

des Estados que hanPoseido,

tanto en Francia

co

º" f * -

que por las Dignidades y gran d e s E s t a d o s

acaca viit

V

I

D

A.

como en los Reynos de Napoles é Inglaterra.

El nombre de Joinville lo ha tomado del de una pequeña ciudad de la misma provincia,

situada á la margen del Rio Marne, entre Chau

mont y San Disier, y su etimología (segun el

Sabio Sirmondo) proviene de haberse llama

do antiguamente Jovis-Villa, como lo confir

man algunos instrumentos antiguos, ya sea por

que durante el Paganismo hubiese esta ciudad estado consagrada al Dios Jupiter, ó ya por

ques en ella hubiese tenido algun templo. Despues de una larga série de héroes, salió

de esta familia nuestro Juan de Joinville, que fué el octavo Señor de su Estado, y Senescal

de Champaña: siendo sus padres. Simon de

Joinville, y Beatriz de Borgoña, su segunda mu

ger, de cuyo matrimonio fué el primogénito. Casóse durante la vida de aquellos, con

Alix de Grandpré, hija de Henrique, Conde

de Grandpré, y de María Garlanda, y se cele

braron las capítulaciones en el mes de Julio de

1231, en presencia de Theobaldo, Conde de

Champaña , siendo las condiciones principa

les, que la Condesa y Henrique su hijo, seña

lasen á la Novía la renta de 3oo libras, mo

neda de Paris, en bienes raices, con tal que re

-

nunciase las legítimas paterna y materna. Es

tipulóse igualmente, que el padre del Novio

haria las diligencias para que su hijo Jofre de

Join

paterna y materna. Es tipulóse igualmente, que el padre del Novio haria las diligencias para que

D

E

y o r N y rr I. E.

a caria:

Joinville aprobase y ratificase la sentencia de

separacion, pronunciada por el Arzobispo de Reims en la disputa que tenia con la Condesa

de Grandpré, de lo que podemos conjeturar

que este casamiento tenia por objeto poner fin

á las diferencias que habia entre estas dos casas,

con motivo del divorcio de Jofre de Joinville

con la ya dicha Condesa, que no solo firmó estas capitulaciones, por hallarse ausente su hi

jo

á

Henrique, sino que tambien salió por fiador

de este el Conde de Champaña, obligandose

que tendrian el debido cumplimiento; pero

no obstante tan solemne fiador, no se verificó ni se celebró el matrimonio, hasta despues del

año de 1239, en el qual sabemos que aun se

mantenia soltero Juan, Señor de Joinville, que

ya habia sucedido á su padre en este Estado,

y

en la Senescalía de Champaña, pues en di

cho año ofreció á Theobaldo, Conde de Cham paña, y Rey de Navarra, que no se aliaria con

el Conde de Bar, ni se casaria con su hija, ha

ciendo igual promesa en nombre de su hijo, la

Condesa Beatriz, viuda de Simon ; tambien

nos consta que no pudo retardarse mucho el expresado matrimonio, pues tratandose en un

Instrumento del año de 1 24o á la Señora de

Joinville de hermana de Henrique Conde de

Grandpré, se infiere que ya se hallaba casada

La

con el Senescal.

-

f2

de Joinville de hermana de Henrique Conde de Grandpré, se infiere que ya se hallaba casada

A /

,

v. ro

A.

a

La causa de esta detencion habria proveni

do de la corta edad de este, pues en el tratado celebrado en el año de 1243 entre el Rey San

Luis, y el Conde de la Marche, dice de sí mis

mo que aun no habia vestido la Coraza, esto

es, que aun no habia sido armado Caballe

ro(1), ni recibido el orden de tal, sabiendose por

otra parte que quando se cruzó para pasará la

Tierra Santa, y emprendió este viage en com

pañia del Rey San Luis, era todaviajóven; en

tonces fué quando la primera vez dió pruebas de su valor, queriendo dexar á todo el mundo un testimonio de que en su corazon en nada ha

bia degenerado el espíritu de sus antepasados:

entonces fué quando á imitacion de estos que se

habian distinguido en tantas ilustres conquistas,

se resolvió á pasará ultramar con aquel gran

-

--

q*

.

-

.

,

.

,

,

.

,

y .

r

, ,

-

-

,

,

,

-

-» -

º

-

Rey

º

El Orden de Caballería no tenia tiempo determinado para

recibirse, y en ella no podia entrar el que no fuese hidalgo y

noble. Se daba con grandes ceremonias, y era tan estimada, que

segun nuestra Ley de Partida, los antiguos la encarecieron tanto, que no debian los Emperadores ni los Reyes ser coronados has 'ta que fuesen armados Caballeros. Por el Usage 8. del Principa do de Cataluña, estaba prevenido que los hijos de los Caballeros Catalanes de espuela dorada, debiesen armarse Caballeros antes de cumplir los 3o años , y en Aragon no podian los tales sentar se á la mesa de su padre, hasta que pasasen por esta ceremo ñía; mientras los hijos de los Caballeros no recibian el Orden de

s tales, se llamaban Donceles, é Infanzones, y Escuderos. Vease

el tratado de la Nobleza dé la Corona de Aragon por Don Marias no Madramany, eapitulos io y 12.

-

- -

-

-

-

-

Vease el tratado de la Nobleza dé la Corona de Aragon por Don Marias no Madramany,

JD E

J O I N V I L Z E,

acli

Rey que ya habia recibido la Cruz con la Rey na su esposa, con los Príncipes sus hijos y her

manos, y con los principales Señores del Rey

no, vistiendo por la primera vez las armas, y

señalando su hombro con las insignias de nues tra redencion, para llevar la guerra á los mis mos Estados de los infieles, y sacar de sus ma

nos la tierra que habia regado con su preciosa

sangre nuestro Redentor. Como esta empresa era peligrosa, y acaso de larga duracion, quiso el Señor de Joinville antes de partir, no solo disponer de sus bienes, sino dexar satisfechos de su conducta y hombria de bien á sus vasallos y vecinos, pareciendole que esta disposicion era la mas propia para con seguir los frutos é indulgencias que por las gra cias de los Sumos Pontifices estaban concedidas

á estas Cruzadas. ,

,

Convocó á el efecto á unos y á otros, y les

,

,

,

,

,

,

,,

,

,

expuso que si alguno tenia el menor motivo de

queja contra él, ó se hallaba ofendido en algu na cosa, estaba pronto á darle la satisfaccion que exigiese de su persona. Por otra parte, como aun vivia la Condesa Beatriz su madre, que go

zaba de la mayor parte de sus bienes por razon

de su viudedad; para ocurrir á los gastos y dis pendios de un tan largo viage y de una empresa tan considerable, se vió obligado á empeñar la mejor parte de la hacienda que le habia queda

do,

viage y de una empresa tan considerable, se vió obligado á empeñar la mejor parte de

alii

V

y

D

A

do, y que apenas le llegaba á producir como

unas 12oo libras de renta. Tomadas estas pru dentes disposiciones, salió por fin el Señor de

Joinville de su casa, despues de la Pasqua del año

de 1248, llevando en su compañia y á su lado, diez Caballeros, entre los quales habia tres lla

mados Banneretes (2), que eran Hugo de Lan

dricourt, Hugo de Fil-Chatel, Señor de Cons tans, y Pedro de Pontmolain; y luego hizo compañia con Juan y Gosberto de Aspremort

sus hermanos, que eran primos suyos, y con

Conde de Sarrebruch, todos cruzados como

y
el

él. Embarcaronse juntos en Marsella, desde donde pasaron á Chipre, en cuya isla hallaron

ya á San Luis, que habia llegado poco antes.

Aqui fué donde por la primera vez entró el Se

ñor de Joinville en el servicio y sueldo de este

gran Rey, cuya gracia y afecto llegó á adquirir de tal modo, que nunca este Príncipe le permi

tia se separase de su Persona, empleandole en

las negociaciones mas dificiles, y conservando

-

-

-

le

(2) Du Cange en la Disertacion nona hace alguna distincion

entre estos Caballeros Bannerets, y los Barones que poseian y llevaban en feudo grandes estados de la Corona, y se confirma

con lo que expresa el texto; pues Joinville, que con respecto al Conde de Champaña, no era sino un Caballero Banneret, lle vaba consigo otros Caballeros del mismo nombre, y esto supo

ne que con respecto á ellos, era considerado como un Baron que poseia un gran feudo del Condado de Champaña. Vease en los Apéndices la disertacion

a

considerado como un Baron que poseia un gran feudo del Condado de Champaña. Vease en los

ID E

J O I N. V. I L L E.

ºcliii

le á su lado como uno de los mas fieles y prin cipales consejeros, de suerte que desde el dia que

entró á servirle hasta su muerte, casi nunca se

apartó del Santo, manteniendose en su Corte

por espacio de 22 años.

Aunque esta parecia la ocasion mas oportu

na de contar las aventuras, los combates, los

viages, las enfermedades, la prision y la vuelta

á Francia del Señor de Joinville, como esto se

halla referido é interpolado en la Crónica del

Rey que vamos á publicar, hemos tenido por

conveniente omitirlo, y ceñirnos solo á algunas otras noticias de las principales acciones de su

vida, de que en la Crónica no se habla, ó de que

solo se hace una breve mencion, y tal es la de que restituido á Francia el Rey San Luis, y en

su compañia el Señor de Joinville, le pidió este

licencia para retirarse á su casa, y habiendola obtenido, quiso visitar en su viage á la Delfina del Vienés, su parienta, al Conde de Chalon su tio, y al de Borgoña su primo hermano. Lle gando finalmente al descanso de su casa, y á la compañia de su amada familia, se mantuvo con ella algun tiempo, y luego creyendo que lo era

ya de pasar á rendir sus respectos al Rey, que

á la sazon se hallaba en la Ciudad de Soisons,

emprendió este nuevo viage: recibióle aquel

Príncipe con tales demostraciones de amistad

cariño, que no solo quedaron sorprendidos los

- -

.

COI

recibióle aquel Príncipe con tales demostraciones de amistad cariño, que no solo quedaron sorprendidos los -

aliv

y r D A

cortesanos, sino que llegaron á tener no pocos

zelos. Hácia este tiempo fué quando Theobaldo, segundo Rey de Navarra, y Conde de Cham

paña, le dió la comision de pedir al Rey le con

cediese para esposa á su hija la Infanta Isabel, en cuyo encargo se conduxo Joinville con tan

ta política y destreza, que no obstante las difi

cultades ocurridas, se concluyó felizmente el tratado en el año de 1265, y se celebró la bo

da en Melun con toda la magnificencia que el Rey San Luis sabia emplear en semejantes oca

siones, mereciendo Joinville por este servicio

de tal suerte el afecto del Rey de Navarra, que

uniendolo á las otras que antes le habia conce

dido, le colmó de gracias, siendo una de ellas la

donacion de todos los derechos que tenia en la

Villa de Germay, para que sirviesen de aumen

to al feudo libre que ya llevaba de este Prínci pe. Aunque en el siguiente año hallamos una subscripcion con el nombre al testamento de Ebles de Ginebra, hijo de Humberto, Conde de

aquella Ciudad, como por otra parte no usa en ella de título que califique su persona, dudamos

que el Juan Joinville, ó de Genville (como suena)

de quien se habla en aquel Instrumento, sea nues.

tro Senescal de Champaña. Siguió este en ade lante casi siempre la Corte del Rey de Navarra,

de quien era vasallo, y con él se hallaba en el año

de 1267, en el qual aquel Príncipe prestó jura

IIl CIl

de Navarra, de quien era vasallo, y con él se hallaba en el año de 1267,

D E

J 0 I N V I L L. E.

aclv.

mento de homenage ó fidelidad al Obispo de Langres por las Ciudades de Bar-Sur-Aube,

y Bar, Sur, Seine, y algunas otras plazas de

pendientes de su Iglesia en presencia de Gui

llermo, Señor de Grancey, de Renato Vitardo.

re, y de Eustaquio de Conflans, Mariscales, y

de otros Señores de Champaña. Habiendo el Rey San Luis con motivo de una nueva Cruza

da, convocado á todos sus Barones para que concurriesen á Cortes, avisó igualmente al Se ñor de Joinville, que no obstante de que á la

sazon se hallaba molestado de una incómoda

quartana, no por eso dexó de concurrir á Paris,

en donde se hallaban los Reyes de Francia y de Navarra, que le propusieron, y aun le estrecha

ron para que tomase, como ellos, la Cruz, y

emprehendiese en su compañia el nuevo viage;

pero nuestro Joinville se escusó modestamente

dando por razon la pobreza y escasez en que

se hallaban sus vasallos, á quienes los Admi

nistradores del Rey de Francia habian sacado, durante la pasada ausencia, tales contribucio nes, que se veian muy menesterosos de alivio,

é

vo, lo que fué suficiente para que convencidos

imposibilitados de que se les gravase de nue

de su razon los Reyes, no le estrechasen mas,

y pudiese quedarse en su casa,

12

ºro

En el año de 1271 hallamos á huestro Joinº

ville comisionado para asistir á las Cortes de

-

g

Tro

en su casa, 12 ºro En el año de 1271 hallamos á huestro Joinº ville comisionado

alvi

y

V

I , Dº. A

Troyes, llamadas los Grandes dias, en las qua

les presidió como la persona de mayor digni

dad que habia concurrido á

.

.

.

.

Durante, el viage que el Rey Felipe el Atrevidó hizo á Aragon en el año de 1283, fué nombrado Gobernador y Guarda del Con dado de Champaña, de cuya Condesa, la Rey

na. Juana de Navarra, hija única del Rey Hen rique, era Tutor aquel Príncipe, y como tal

le confió este encargo, habiendo posteriormen te tenido el de asistir á las Cortes del mismo

Condado, que se celebraron en los años de

1291 y 1296.; pero desde aqui en adelante cesa por algun tiempo la memoria de nuestro Senes cal, pues no hay mas noticia de sus acciones,

ni instrumento en que de él se haga mencion, hasta el año de 13o3, en que suena en compa

ñía de Juan de Joinville, Señor de Ancerville,

Ansardo de Joinville, y otros grandes Señores de Francia, y de Champaña, en una convoca toria que les dirigió el Rey Felipe el Hermoso,

para que en 5 de Agosto concurriesen á la Ciu dad de Arras, á fin de emprender desde alli la

guerra contra los Flamencos. Tambien se ha

lla noticia de que el Señor de Joinville fué uno

de los Señores y Barones de Champaña que

entraron en la liga formada en 1314 centra es

tei mismo Rey, con el fin de oponerse á las contribuciones que queria exigir de los nobles

-o ').

-,

cº,

de

es tei mismo Rey, con el fin de oponerse á las contribuciones que queria exigir de

D E

J O I N. V. I L L E.

altii

de su Reyno; liga que al fin no tuvo efecto, pues desistiendo el Monarca de su empeño, se compuso esta diferencia, mandando Luis Hiu tin, que por medio de algunos comisionados, se hiciese averiguacion de los privilegios que dis frutaban y alegaban los Nobles, y expidiendo para ello las convenientes ordenes en el Sitio

de Vincenas á 17 de Mayo de 1315.

Convocó el Rey poco despues á los Nobles de su Reyno para que en el mes de Agos:

to concurriesen á la Ciudad de Arras, á fin de

-

continuar la guerra contra los Flamencos, y como ya la anterior diferencia estaba felizmen te compuesta, fué uno de ellos el Señor de Joinville, que con este motivo recibió una or den particular del Rey para que pasase áAu thia á mediados de Junio, de lo que se escu só escribiendo al Rey sobre ello, y dando por motivo que le era muy corto el tiempo que mediaba para poder formar su equipage y ar

reglar sus preparativos; pero ofreciendo no

obstante que lo mas presto que pudiese con

curriria al llamamiento; y se hallaria en el exér

cito, como en efecto lo cumplió, pues en la lista de los sugetos que componian la com pañia del Conde de Potiers, y fueron recibidos en Arras y en otras partes por sus Mariscales,

los Señores Renato de Lor, y el Tuerto de Ce

ris, se halla mencionado el Señor de Joinville

g 2

con

por sus Mariscales, los Señores Renato de Lor, y el Tuerto de Ce ris, se halla

aclviii

.

TV

I

ID º A

,

,

,

,

con un Caballero y seis escuderos (3).

u. Debia aquel contar en este año de 1315 á lo menos de 9o á92, pues habiendose capi tulado para casarse en el de 1231, y habien

do celebrado su matrimonio en el de 124o,

debemos suponer qué no podria tener en dicho año menos de 2o; y esta es la razon porque un autor moderno asegura que vivió mas de cien

to; y aun él mismo en una donacion de ciertos

prados y bosques hecha al Abad y Monges de San Urbano cerca de Joinville, dice que no

obstante haber corrido tanto por los paises de los Infieles, en donde habia estado seis años con el Rey San Luis, como por otras partes,

Dios con su misericordia le habia conservado,

y aun le conservaba en salud de cuerpo y alma

hasta una edad, á la qual ninguno de sus prede

cesores habia llegado. El Señor de Cange dice que aunque no habia visto instrumento alguno que fixase precisamente su muerte, era preciso inferir que esta se habria verificado hácia el año de 1318, pues en él ya se hallaba Ansaldo su

hijo en posesion de la hacienda de Joinville, y del empleo de Senescal de Champaña como

mas adelante lo haria ver (4), añadiendo que

-

.

.

.

.

.

.

.

.

.

-

al

(3) Acerca de la distincion que habia en Francia entre Ca balcros y Escuderos vease la Disertacion I. - (4) Pag. 99 de la Genealogía en el tom. 1 de la Coleccion universal de Memorias para la Historia de Francia.

a

I. - (4) Pag. 99 de la Genealogía en el tom. 1 de la Coleccion universal

JD E

J. O I N. V. I L

L E.

aclix

algunos Ministros y dependientes de dicha ha

cienda, entre quienes se conservaba en su tiem,

po, la tradicion, le habian dicho que su Señor era de alta y extraordinaria estatura, de cuerpo muy robusto, y que su cabeza era tan grande como dos veces la de los hombres de su tiem:

po, como lo indicaba su calavera, que aun se conservaba en aquella Ciudad, y esto concuer da con lo mismo que él escribe de su tempera mento, y de las calidades de su cuerpo, asegu rando que tenia la cabeza grande y el estoma go frio, y que por esta razon, le habian acon sejado los médicos que para darle vigor bebie

se siempre el vino puro. Quanto á las qualida

des de su alma, basta decir que el mismo Join ville asegura de sí, que era de entendimiento sutil, y repetir lo que ya hemos referido, esto es, que el gran Rey San Luis le mantuvo siem.

pre á su lado como á uno de sus principales

Consejeros y Ministros de Estado

.

.

.

.

Aunque en tiempo del Señor de Ca ge

era dificil determinar el preciso tiempo en que

compuso la historia de nuestro Santo, como

lo asegura aquel erudito, ya no lo es en el

dia, por el feliz descubrimiento que los Señor

res, Melot, Salier y Caperronier, hicierón del manuscrito original: asi dexando aparte las

investigaciones de dicho Señor de Cange, deci

mos que por dicho manuscrito resulta s

-

IO

asi dexando aparte las investigaciones de dicho Señor de Cange, deci mos que por dicho manuscrito

l

V

I

D

A

Crónica fué dirigida á Luis Hutin (por la gracia

Dios) Rey de Navarra , de Champaña y de

de

Briá, Conde Palatino, y que la compuso á rue

go

de la Reyna Madre de Luis, á quien dice que

Dios perdone, y que esta Reyna Madre era la

Reyna «Juana, muger de Felipe el Hermoso,

y

madre de dicho Luis Hutin, que murió en

13o4, cuya Princesa era Señora propietaria del

Reyno de Navarra, del qual tomó posesion

su hijo Luis Hutin en 13o.7 por disposicion de

su padre Felipe el Hermoso, á quien no suc cedió en el Reyno de Francia hasta el año de 1314, y por consiguiente el Príncipe á quien

Joinville dedicó su Cronica, no podia ser otro

que el predicho Luis Hutin en quien se verifica ba la circunstancia de ser Rey de Navarra,

Champaña y Briá, y de no serlo de Francia

desde el año de 13o7 hasta 1314, en cuyo pe

riodo debió haberse concluido y presentado di cha historia, que pudo muy bien haber empe

zado su autor antes del año de 13o.4 en que mu

rió la Reyna Juana, á cuyo ruego la escribió, y á cuya alma pedia á Dios que perdonase: pero

quando esta no fuese suficiente, aun tenemos

otra prueba mas decisiva del preciso año en que su autor acabó dicha Crónica, y es la de que

al fin de ella, y en el manuscrito de los Se ñores Melot, Salier, y Caperronier, expresa

mente dice haberla concluido en el año de Gra.

o -

cia

manuscrito de los Se ñores Melot, Salier, y Caperronier, expresa mente dice haberla concluido en el

D E

J o r N y r L L E.

li

cia de 13o 9, por lo que no hay repugnancia en

que la hubiese presentado á Luis Hutin en el .

siguiente de 131o. , ,

,

,

,

,

,

2

Esta Crónica se conoce por lo mismo que se

expresa en dicho manuscrito, que la hacia es

cribir por algun secretario ó amanuénse, y es verosimil que la fuese extractando de algunas

memorias ó apuntamientos formados durante

su expedicion y viage, con lo que se salva en parte la dificultad que ha ocurrido á algunos, de

cómo pudo haber hecho Joinville este trabajo

en edad tan avanzada, que por mucho que quie. ra disminuirse, no puede ser menos que la de 8o años, á lo que se responde, que el autor, como ya se ha dicho, era de una constitucion

extraordinaria, de temperamento robusto, de entendimiento vivo y perspicaz; y sobre todo

de gran cabeza, cuyas particulares circunstan.

cias reunidas á las antecedentes, destruyen qual uiera duda que pueda ocurrir contra la legitimi dad de dicha historia y contra la verdad de los

hechos fundada solo en la debilídad de su ºme

moria.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

3:

ol, c,

Fué el Señor de Joinville casado dos veces,

la primera (como ya queda advertido al princí

plo de su vida) coñ Alix de Grahdpré dela quál tenia dos hijos, en el añó de 1348, en que emo prendió su viage de ultramar con el Rey San Luis, como él mismo lo expresa, y aunque

-

Sd

el añó de 1348, en que emo prendió su viage de ultramar con el Rey San

lii

.

Y

V I

D. A ,

sabemos que el uno se llamaba Juan, como su padre, y que le tocó en partija el Señorío de

Ancerville, á una legua de San Dizier; del otro ignoramos enteramente el nombre, y aun si

era hija, ó si acaso seria un Jofre de Joinville, Señor de Brequenay, que se intitula hijo del Se

ñor de Joinville en un instrumento del año de 1273, y que murió sin hijos en 1294.

Su segunda muger se llamó tambien Alix,

y

su apellido era el de Risnel, como hija y he

redera de Gualterio, Señor de Risnel, y con ella vivia en el año de 1262, en el qual el pa dre de esta Señora era ya difunto, habiendole sucedido lo mismo á la hija en el de 1268, y

por consiguiente en este año volvió á quedar

viudo nuestro Joinville.

De este segundo matrimonio nació otro hi jo llamado Juan que se llevó el Señorío de Ris nel por muerte de su madre, y que tambien mu rió sin sucesion en el año de 13oo antes que su

padre, continuando la linea y pasando con este

suceso la posesion del Señorío de Risnel áAnsal do de Joinville, segundo hijo de este matrimo nio, del qual es lo mas probable haber nacido Alix de Joinville, casada con Juan, Señor de

Arces, ó de Arcia - Sur-Aube, no obstante

que algunos la hacen hija del primer matrimo

nio, como mejor se puede ver en la ya citada ge nealogía escrita por el Señor de Cange, de que

1OS

del primer matrimo nio, como mejor se puede ver en la ya citada ge nealogía escrita

ZD E

J O I N. V. I L L E.

liii

nos hemos servido para componer esta Vida(5). Los autores Franceses que han escrito so

bre la Crónica del Señor de Joinville, no se

detienen en una circunstancia que debe excitar

las investigaciones de un Español que por mu chas razones debe aprovechar, siempre que le ocurra la oportunidad de dará conocer la de voeion que en todos los paises de Europa, y en todos tiempos se ha tenido con nuestro glorio so patron el Apostol Santiago. Al referirnos el Señor de Joinville que en la vigilia de su fiesta fué quando el Rey San Luis

determinó continuar sus expediciones en la

Tierra Santa, á pesar de la repugnancia que te nian de acompañarle la mayor parte de los cor. tesanos, y aun sus propios hermanos; añade hablando de sí mismo, que era particularmen te devoto de dicho Santo, y que era, ó habia si. do su peregrino, y aunque no podamos deter minar qual de las dos cosas debemos creer, pues en la Crónica publicada por du Cange se expresa el tiempo pasado, y en el manus

crito nuevamente descubierto, el presente, de

qualquier modo que sea, debemos persuadirnos que el Señor de Joinville niº estado durante

-

s/ 3

º

r

,

, ,,

, su

(5) En la Coleccion universal de Memorias particulares, re.

lativas á la Historia de Francia pag.96, tom. 1

-

( 5) En la Coleccion universal de Memorias particulares, re. lativas á la Historia de Francia

4

-

li v

y r D A

su vida á visitar el cuerpo del Santo Apostol,

que piadosamente se cree existe en la Santa

Iglesia Metropolitana de su nombre, porque la expresion de que era peregrino de Santiago, su

pone haber hecho el viage, del qual acostum

braban á conservar las insignias por toda la vida, los que una vez habian estado en su

santa casa , y en este supuesto se intitulaba

Peregrino el Señor de Joinville : no es facil

determinar el tiempo en que hizo este via

ge: lo mas verosimil es que fuese despues del

año de 1254 en que se retiró de la Tierra

Santa, y que lo hubiese puesto en práctica en cumplimiento de algun voto hecho en algu

no de los muchos apuros en que se habia

visto en aquel pais. Tambien es verosimil, segun la piedad que demuestra en todas sus acciones que no hubiese dilatado mucho su cumplimiento, y segun el respeto que tenia á sus Reyes, y la freqüencia con que estos le solian convocar para todas las ocurrencias del -Estado, que se hubiese aprovechado del tiem po, en que, San Luis emprendió su segunda Cruzada contra el Reyno de Tunez, la qual

á la salida de Francia se creia debia ser de mas

larga duracion que la que efectivamente tu vo: por lo dicho creemos que el viage áCom postela pudo haberlo emprendido entre los

años de 1268 y

.

.

.

.

-

-

Cor

tu vo: por lo dicho creemos que el viage áCom postela pudo haberlo emprendido entre los

D E

J O I N. V. I L L E.

lU

Corrobora nuestra conjetura la nota que el mismo Señor de Joinville nos ha conserva do, de que habia hecho otros viages distintos del de Tierra Santa, dando gracias al Señor por el subceso que habia tenido en ellos; y sien do asi que ni en la Crónica, ni en las memorias que ha recogido el Señor de Cange para su vi da, hay mencion especifica de estos viages fue ra de Francia: me parece que en ellos pudo ha

ber sido comprehendido el de Compostela que

en aquel tiempo no era tan facil como al pre

sente, porque los paises intermedios estaban ex.

puestos, no solo á las freqüentes correrias de

los Moros, sino á los robos é insultos de ladro

nes y facinerosos, que ponian á los pasageros

en muchos riesgos y peligros, y por cuya ra zon nuestros Reyes se vieron en la necesidad de fundar varios establecimientos para su al vergue y defensa. Quedese no obstante todo lo

dicho en el estado de una pura conjetura mien. tras que algun documento que de nuevo se des.

cubra, no confirme nuestra ocurrencia.

h 2

CRO

de una pura conjetura mien. tras que algun documento que de nuevo se des. cubra, no

- - +* -------- ----· -

----|-·|-|-· *

*|-- '|-----

·* -

·|-* ·----

-, |-·

· ·*

|-|-* |-·|
·

·| ----·---- *

·

----·· |

|

|-|-|-|

·

|-··|

·|----- ---- ×

|-|-

|---------

----|

- *|·

|- *

»,

·|

|-·

-| |
|-

-|-

|-·

·|-----

----|

|-***

-|-|

|-|-|-|
----

|

|-|

|-~

*

|-|-·

|-·

·

|

-

-

|-|

|-|
|

|-|

*|

·*

·
----

· ·

|

----

|

*|-|-·

|
·
·
·

- -|-·

* -·----

----

----
·

!

· *

----

·

----
|

|

·---- |

· *|

·
|
|

·

·

~

----

*

|

|

·

*

·
-
·

!

·

|

* |

*

·

----

-

-

s

--

*

-

-

º

-

---- · ---- | | ·---- | · * | · | | · · ~

C R O N I C A

D E SAN

LU I S,

RE Y DE FRANCIA,

P O R.

EL SEÑOR DE JOINVILLE,

TRADUCIDA AL CASTELLANO

P O R JA C Q U E S L E DE L.,

CRIADO DE LA REYNA

DONA ISABEL DE BORBON,

A ÑO DE

1567.

JOINVILLE, TRADUCIDA AL CASTELLANO P O R JA C Q U E S L E DE

-