Sunteți pe pagina 1din 8

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

(UAPA)

Tema:

Tema:

Tarea IV

Sustentado por:

Víctor Manuel Lobera Rodríguez

Matrícula 13-4124

Facilitadora
Nieve Peña

Santiago, Provincia. Santiago de los Caballeros


3-02-2019
INTRODUCCIÓN

En el presente trabajo de investigación vamos definir lo que son la cosa inanimada se


entiende para los fines de la ley, toda cosa que no está dotada de vida propia. También
encontraremos un pequeño análisis crítico acerca de las la responsabilidad por el
hecho de los animales.
OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 Definir el concepto de cosa inanimada.


 Analizar las responsabilidades por el hecho de los animales
1 -Elabora un concepto propio de cosa inanimada.

La que por sí carece de vida o movimiento: o sea; todas las cosas con exclusión de
personas y animales. La apropiación y los derechos sobre las cosas inanimadas no
ofrecen particularidad con respecto a la teoría general de las cosas o de los bienes
(v.e.v.). En cuanto a daños o perjuicios que causen; ya por indirecta influencia humana;
ya por combinación con otros factores; la responsabilidad incumbe al dueño de las
mismas cuando de ellas se sirve o las tiene a su cuidado (art. 1.113 del Cód. Civ. arg.).

El principio de la responsabilidad en cuestión encuentra su fundamento en la noción de


guarda. Esto es independientemente del carácter intrínseco de la cosa y de toda falta
personal que le sea imputable. La presunción sólo se aplica para los daños causados
por la cosa, no a los causados a la cosa misma.
2- Responsabilidad por el Hecho de los Animales y por los Daños
Causados por las Cosas Inanimadas

La responsabilidad que establecen dichos artículos es una responsabilidad «ob rem»


es decir, una responsabilidad en que se incurre de pleno derecho y por solo ser dueño
de la cosa o animal que ocasiona el daño, sin necesidad de que se le atribuya falta,
que se le pruebe o se le presuma. Numerosas autoridades se han pronunciado en este
sentido4. Merecen citarse especialmente Saleilles y M. Josserand como favorables a
esta doctrina. Pero, estos autores sostienen nítidamente, en varios pasajes, que esta
responsabilidad es una creación de la ley, por lo cual se puede dudar que ellos
consideren como la responsabilidad por los hechos de los animales y de las cosas
inanimadas, o, al menos, que la doctrina de la responsabilidad sea, según ellos, una
doctrina autónoma.

Para que el artículo 1384 se aplique se requieren dos condiciones: En primer término,
una cosa debe intervenir “activamente” en la realización del daño, y es `preciso
entender por ahí que esta intervención es la que ha producido, la que ha causado el
daño. En segundo lugar, esta cosa debe haber escapado al control material de su
guardián, y es preciso entender por ahí que el guardián no debe servirse de la cosa
para realizar el daño. Este criterio está de acuerdo con las soluciones positivas dadas
por la Corte de Casación (francesa) después de la sentencia del 13 de febrero de 1930.
Aplicaciones. El texto se aplica actualmente al daño causado por los automóviles
conducidos por el hombre, por las motocicletas, locomotoras, vagones, tranvías,
bicicletas, armas de fuego, electricidad, árboles, postes, desprendimientos de rocas,
deslizamiento de terreno y la jurisprudencia lo ha aplicado a una cuerda que se rompe
bajo el efecto de la tracción, a un tubo que se quiebra bajo el efecto de la helada o de
la herrumbre, cuando una sustancia química o líquida explota, a un sifón de agua
mineral, a un globo de niño, a un detonador que explota, a una salida dejada en la
acera, al polvo que ha intoxicado a quienes lo han respirado.

la responsabilidad civil a causa de las cosas inanimadas se encuentra dominada en la


República Dominicana por lo que yo entiendo que son los grandes principios
siguientes: 1. Que el Art. 1384, Párr. 1ro. del Código Civil establece una presunción que
sólo puede destruirse probando el caso fortuito o de fuerza mayor, la falta de la víctima
o el hecho de un tercero. 2. Que se aplica tanto a las cosas muebles como a las cosas
inmuebles, con la excepción prevista en el artículo 1386 del Código Civil. 3. Que la
presunción de responsabilidad no se destruye, aunque el guardián de la cosa pruebe
que no ha cometido ninguna falta. 4. Que el guardián de la cosa es responsable ya sea
cuando la cosa esté directamente bajo su guarda o cuando esté en manos de un
empleado de él. 5. Que la presunción de responsabilidad encuentra su fundamento
legal en la última parte del artículo 1384, que no les permite ni a los amos y comitentes,
ni al guardián liberarse de la presunción que pesa sobre ellos probando que no han
cometido falta. 6. Que la acción civil derivada del hecho de las cosas inanimadas puede
ser ejercida accesoriamente a la acción pública conforme al artículo 50 del Código de
Procesal Penal.

Este principio no ha sido modificado por la ley 241 B. J. 803. 1976; 807. 391; B. J. 810.
1089; 821. 595. Daño a la cosa. Headrick; compendio 2da. Ed. P. 6 8. Que el artículo
1384, párr. 1ro. del Código se aplica tanto a los accidentes causados por o con los
vehículos de motor. 9. Que el propietario de la cosa inanimada se presume guardián
hasta prueba en contrario. 10. Que la presunción de responsabilidad se aplica contra el
guardián de una cosa incendiada, sea ésta mobiliaria o inmobiliaria. 11. Que el
guardián de la cosa inanimada es la persona que tiene el uso, control y dirección de
esa cosa al momento del daño. 12. Que el ladrón se presume guardián de la cosa
robada. 13. Que para la aplicación del artículo 1384, Párr. 1ro. del Código Civil no basta
una intervención cualquiera de la cosa, sino que es preciso que esa intervención sea
activa. 14. Que la acción civil contra el guardián de la cosa inanimada cuando tiene su
nacimiento en una infracción a la ley penal, prescribe conforme a lo establecido en el
Código de Procedimiento Criminal (ahora Código Procesal Penal) y no conforme a lo
que dispone el Código Civil. 15. Que el propietario de un vehículo de motor se presume
guardián del mismo para los fines de la Ley No. 4117 de 1955
CONCLUSION

En la presente investigación acerca de cosa inanimada, se vio por qué motivo la


acción civil tuvo que obtener la reparación por responsabilidad civil del guardián de las
cosas inanimadas no es obligatorio que se lleve de manera accesoria a la acción
pública ante la jurisdicción penal pues no es necesario la comisión de una falta o delito
de carácter penal para que dicha responsabilidad exista , se trata de un delito civil por
lo que los tribunales penales no conocen de las demandas por daños y
perjuicios derivadas de dicho tipo de responsabilidad excepto en el caso de los
accidentes provocados por vehículos, considerados por la Ley 241 de Transito como
delito, las acciones civiles derivadas de este tipo de casos si pueden ser conocidas por
los tribunales penales a diferencia de los demás casos de daños causados por las
cosas cuya responsabilidad civil es establecida ante los tribunales civiles .
BIBLIOGRAFÍA

http://mistrabajodederecho.blogspot.com/2015/03/esumen-para-que-el-articulo-13284-
se.html