Sunteți pe pagina 1din 6

PRAGMATISMO.

UN ENFOQUE ESPISTEMOLÓGICO EN LA ENSEÑANZA DE LA


MATEMÁTICA IMPLEMENTANDO EL MODELO AULA INVERSA.
Autora
Lic. Génesis Morales (g3n3sis_7@hotmail.com)
Prof. Jonathan Vielma
Introducción

La instauración de nuevas herramientas tecnológicas en las aulas ha logrado una


transformación en todos los ámbitos educativos. El ejercicio docente se ha convertido en un
reto al cambiar y adaptar las clases para mantener la atención de los estudiantes viciados por el
“mundo digital”. El compromiso no solo supone aprender a manipular y usar ciertos
instrumentos innovadores, la responsabilidad realmente recae es en crear nuevas estrategias
metodológicas que propicien la curiosidad y el aprendizaje significativo en los educandos. Por
su parte, esta mayor presencia de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) no
implica que el cambio apuesta a una mejor formación educativa en los alumnos, simplemente
pueden ser instrumentos muy útiles siempre que sean bien utilizados. En todo caso, una
manera de innovar utilizando las TIC es a través del modelo pedagógico “Aula Inversa”.

Este modelo tiene como finalidad transponer la actuación del docente en el aula y el proceso
de enseñanza tradicional de los estudiantes, a través de herramientas multimedia, de manera
tal que las actividades prácticas que habitualmente son designadas para el hogar se lleven a
cabo en el salón de clases mediante procedimientos interactivos en los que se logre evidenciar
el desempeño en conjunto de los educandos (Martínez, Esquivel y Castillo, 2014).

Por su parte, el ejercicio docente en el área de matemática experimenta la frecuente deserción


de estudiantes que coinciden en que la complejidad de la materia, además de la metodología
con la que se imparte, la hacen difícil y tediosa. A esto se le atribuye la inherente
desmotivación y apatía por el aprendizaje de esta disciplina. Sumado a ello, los docentes, por
el poco tiempo que poseen para cumplir con los contenidos planificados, no aportan al
crecimiento formativo de los alumnos y en lugar de ello se convierten en un obstáculo para el
aprendizaje. En estas condiciones, es conveniente abordar un nuevo método como es el aula
inversa que motiva a los estudiantes a aprender matemática desde una perspectiva innovadora
y centrada en las necesidades de los involucrados en el proceso.

Sobre la base de las ideas expuestas, se plantea la posibilidad de estudiar como algunas
corrientes filosóficas como el pragmatismo contribuyen al estudio sobre la enseñanza de la
matemática incorporando el modelo aula inversa. Esto con el objetivo de darle una
aproximación teórica al uso del conocimiento contextual, ya que la investigación que
propugna el pragmatismo es por supuesto una investigación contextualizada, realizada en un
tiempo y lugar, desde un determinado punto de partida. Sin embargo, intenta siempre
trascender las limitaciones de ese contexto. El pragmatismo es mucho más que la expresión de
unas circunstancias históricas, e incluye preguntas universales por la esencia y el fin del
hombre, por su modo de conocer y por su forma de relacionarse con lo que le rodea (Barrena y
García, 2015).

Un modelo epistémico en ascenso

El pragmatismo como corriente filosófica surgió desde el auge del método científico. Sus
contribuciones incidieron no solo en la ciencia sino también en disciplinas como la ética, el
derecho, la política, el arte, la teología y la religión. El objetivo de su estudio reside en que el
pensamiento se encuentra orientado por la acción de aquello que puede alterar la conducta. De
este modo, Hessen en su obra Teoría del Conocimiento (2006) manifiesta que el hombre es un
ser práctico, cuyo intelecto esta intrínsecamente al servicio de su voluntad y su acción,
enfocada hacia la realidad. En otras palabras, su verdad estriba en que su razonamiento
mantiene estrecha relación con la practicidad.

El análisis precedente de este enfoque fue establecido por dos importantes filósofos del siglo
XIX y XX Charles Peirce y William James, quienes mediante sus obras y aportes gestaron la
tesis del llamado “pragmatismo”. Sin embargo, es este último quien tuvo mayor trascendencia
en sus investigaciones debido a ciertos enunciados que acogieron gran aceptación en la
comunidad científica y filosófica. En consecuencia, James (como se citó en Barrena y García,
2015) señala que el pragmatismo no solo es un método lógico, sino una conjetura del
significado y de la verdad, considerando lo especifico, real y adecuado, para desligarse de la
abstracción, la impericia, los sistemas cerrados y absolutos que derivan de los principios.

No obstante, ¿Qué importancia tiene facilitar y potenciar otros procesos de adquisición de


conocimientos en la praxis? ¿Por qué seria verdadero? James (ob.cit.) señala que aquello que
nos permite progresar y obtener resultados positivos en nuestra vida sin coartar la práctica, es
verdadero. No se puede descartar nada que haya sido ratificado por la experiencia, lo que no es
experimentable no tiene sentido en la vida del que cree. En otras palabras, el significado de los
conceptos se debe explorar en las consecuencias prácticas de la creencia. Con referencia a
Peirce (como se citó en Barrena y García, 2015) el pragmatismo surge inicialmente como un
método lógico para clarificar conceptos con la siguiente formulación: “considérese qué
efectos, que pudieran tener concebiblemente repercusiones prácticas, concebimos que tiene el
objeto de nuestra concepción. Entonces nuestra concepción de esos efectos es la totalidad de
nuestra concepción del objeto” (p.4).

De acuerdo a lo descrito anteriormente, los autores señalan que Peirce hace referencia en que
la idea de algo es nuestra idea de sus efectos sensibles, y el significado de una concepción
viene establecido por las consecuencias prácticas de esa concepción, es decir:

El reconocer un concepto bajo sus distintos disfraces o el mero análisis lógico no


es suficiente para su comprensión, sino que es necesario alcanzar un tercer grado
de claridad que sólo puede obtenerse a través de los efectos prácticos del concepto.
Basado en esa primera máxima, el pragmatismo se convertirá después en una
corriente filosófica, o más bien en un estilo de pensamiento con numerosas
ramificaciones, a veces bastante alejado de la idea inicial y que no se limitan a un
estudio de la realidad en sentido formal. El pragmatismo no presta atención sólo a
los aspectos ideales, sino que aspira a conocer la realidad en sí misma. (p.4)

No obstante, ¿bajo qué premisa se define pragmatismo? Su premisa reside en que el


significado de las concepciones se debe buscar en las consecuencias prácticas, de que la
función del pensamiento es orientar la acción y de que la verdad se debe explorar primero por
medio de las secuelas prácticas de la creencia. Sin embargo ¿serán verdades solo aquellas
ideas que sean fortalecidas por las consecuencias en la práctica o todo conocimiento puede
manifestarse como verdad sin ninguna experiencia previa?

Al respecto, Rizo (2010) explica que esta corriente propone que la función del pensamiento
debe ser la de imponer una regla de acción, un hábito de comportamiento, una creencia o
cosmovisión compartida. En términos generales, los puntos de partida del Pragmatismo
pueden enumerarse en las siguientes ideas:

 No existe una verdad, sino que cada ser humano la posee por sí mismo, lo que le permite
resolver sus problemas. De ahí que la verdad, para el Pragmatismo, sea lo que funciona
bien o lo que mejor le conviene al hombre.

 No entiende por utilidad práctica la confirmación de la verdad objetiva mediante el criterio


de la praxis, sino aquello que satisface los intereses subjetivos de los individuos. Lo
verdadero, lo satisfactorio y lo útil confluyen en el mismo lugar.

 La división sujeto-objeto se establece únicamente dentro de los marcos de la experiencia,


por lo que el conocimiento es un conjunto de verdades subjetivas.

 El ser humano es capaz de orientar su actividad según fines que han sido, en cierta medida,
creados o decididos por él de manera individual o colectiva.

 El conocimiento mismo es un tipo de actividad. Es privativa del ser humano la capacidad


de actuar reflexiva e intelectualmente.

 Las acciones y fines constituyen el eje en que se sustenta la actividad interpretativa.

 El proceso del conocimiento está vinculado a lo que el hombre hace, pero al mismo tiempo
influye en lo que el hombre puede o quiere hacer.
 Lo característico del Pragmatismo no es subordinar el pensamiento a la acción, sino
redefinir la expresión del pensamiento mismo en teorías que tratan de desentrañar la
realidad.

 La ciencia se sustenta en la búsqueda incondicional de teorías cada vez más correctas. La


ciencia mantiene una relación indirecta con respecto a la acción.

 La prueba de la verdad de una proposición es su utilidad práctica. El propósito del


pensamiento es guiar la acción, y el efecto de una idea es más importante que su origen.

Ahora bien, es importante señalar que la investigación enmarcada dentro del pragmatismo
puede ser categorizada como una serie de procedimientos investigativos que demuestran el
quehacer profesional en la manipulación de problemas sociales concretos. Es decir, para el
pragmatismo la práctica misma es una forma de investigación. Dado que el objetivo del
pensamiento es crear hábitos en función de acciones precisas. Por su parte, la metodología a
utilizar en el presente estudio será Investigación-Acción. Al respecto, Elliot (como se citó en
Hurtado, 2010) define investigación-acción como el estudio de una situación social para tratar
de mejorar la calidad de la acción en la misma. Su objetivo consiste en proporcionar elementos
de juicio crítico para la actuación, y la validez de las teorías e hipótesis. La investigación-
acción viene a ser el método de investigación del pragmatismo.

El método Investigación-Acción del pragmatismo estriba en identificar una idea general, a


través del cual se examina la situación y se realiza una planificación basada en la acción,
aplicación y evaluación de los resultados obtenidos en dicho proceso, para continuar con la
segunda etapa y así sucesivamente hasta cumplir con todas las fases planificadas.

Por tanto, el propósito del estudio está orientado a presentar una propuesta metodológica para
la enseñanza de la matemática implementando el modelo aula inversa. De acuerdo con lo
anterior, Oliver (como se citó en Hurtado, 2010) señala que este tipo de estudio tiene como
objetivo gestar cambios en el contexto de aprendizaje, que faciliten al docente la creación de
nuevos entornos que favorezcan el proceso de enseñanza en los estudiantes. A través de los
cuales todos los implicados del ambiente educativo se verán involucrados en la obtención de
esta meta, así como la formación integral de los educandos.

Desde esta perspectiva el pragmatismo como método epistémico es viable en la investigación,


debido a que construye conocimientos singulares y concretos, basados en el razonamiento
inmediato, debido a que emplea técnicas como la observación participativa sin generalizar los
resultados teóricos obtenidos. Además trabaja a partir de procedimientos inductivos y propicia
el diseño de investigaciones transigentes y abiertas.

Referencias

Hessen, J. (2006). Teoría del Conocimiento. Madrid: Espasa-Calpe

Hurtado, J. (2010). Guia para la comprensión holística de la ciencia. Caracas, Venezuela:


Fundación Sypal.

Martínez, O. Esquivel, W. & Castillo, J. (2014). Aula invertida o modelo invertido de


aprendizaje: Origen, sustento e implicaciones. Los Modelos Tecno-Educativos,
revolucionando el aprendizaje del siglo XXI, 137-154.

Barrena, S. & García, G. (2015). Cambio a metodología de clase inversa en una asignatura
obligatoria, Simposio-taller sobre estrategias y herramientas para el aprendizaje y la
evaluación (pp. 32-37). Universitat Oberta La Salle.