Sunteți pe pagina 1din 4

Tipos de textura Sonoras

En la enseñanza musical determinados estilos o repertorios de música a menudo se


identifican con una de las descripciones de texturas que se darán seguidamente. Así
por ejemplo, el canto gregoriano se describe como monódico, los corales de Bach son
calificados de homofónicos y las fugas de polifónicas. Sin embargo, una gran parte de
los compositores utiliza más de un tipo de textura en una misma pieza de música. Una
simultaneidad sonora conlleva más de una textura musical teniendo lugar al mismo
tiempo y no sucesivamente. Las texturas musicales principales y más comunes son la
monodia o monofonía, la polifonía, la homofonía, la melodía acompañada y la
heterofonía.12

Monofonía o Monódica

La textura monofónica o textura monódica está formada por una sola línea melódica
sin acompañamiento alguno.1 La melodía paralela de apoyo a menudo dobla o va
paralela a la melodía primaria o base.3 Es decir, todas las voces e instrumentos que
intervengan cantan o tocan simultáneamente la misma melodía, al unísono o a
distancia de octava. Un ejemplo es el canto llano.1 Otras muestras de este tipo de
textura pueden escucharse en los compases 17-21 del primer movimiento de la
Novena sinfonía de Beethoven, así como en el comienzo de la ópera Mathis der Maler
de Paul Hindemith. Por otra parte, gran parte de la música de China, Japón, India, Bali
o Java es monofónica.2

La discusión recae muchas veces en la consideración de la monofonía como


perteneciente a la clasificación de textura, pues no hay una verdadera superposición
de sonidos de diferente altura. Resulta ilustrativo entonces el ejemplo del canto llano
antifonal, del cual es característica una alternancia entre dos coros o dos partes de
uno, quienes ciertamente entonan una sola línea pero hay una enorme diferencia de
"densidades" contrastantes entre el canto solo y el colectivo. Es por esto último que
cabe señalar la monofonía como un tipo de textura.4

Actualmente la monofonía se conoce también como monodia, pero este término no


siempre fue sinónimo de monofonía sino de melodía acompañada.
Homofonía

En la textura homofónica las diversas voces se mueven simultáneamente con los


mismos valores rítmicos pero con distintas notas, formando acordes sucesivos.1 Por
lo general, las texturas homofónicas sólo contienen una melodía primaria o principal.7
El soporte armónico y el soporte rítmico a menudo se combinan, por lo tanto según la
terminología de Benward y Saker, se etiquetan como soporte armónico y rítmico.3
Cuando todas las voces tienen casi el mismo ritmo, la textura homofónica también
puede ser descrita como homorrítmica.7 Ejemplos: motete Taedet animam meam de
Tomás Luis de Victoria, Ave verum corpus de Wolfgang Amadeus Mozart, o la mayor
parte de los corales a cuatro voces de Bach.

Polifonía

En la textura polifónica o textura contrapuntística suenan simultáneamente múltiples


voces melódicas que son en gran medida independientes o imitativas entre sí, de
importancia similar y ritmos diversos.1 Si las voces se imitan unas a otras (esto es,
cantan o tocan melodías similares pero con cierto retraso unas respecto de otras) se
trata de polifonía imitativa. Un caso estricto de polifonía imitativa es el canon. Las
texturas polifónicas pueden contener varias melodías primarias o básicas.3 Es una
textura característica de la música renacentista y también aparece frecuentemente en
el período barroco. Un ejemplo es el motete Versa est in luctum de Alonso Lobo.
Melodía acompañada

La melodía acompañada, como su nombre indica, está formada por una línea melódica
principal que es acompañada por voces y/o instrumentos que ejecutan melodías o
acordes secundarios. En esta textura existen múltiples voces como en la polifonía pero
sólo una, la melodía, destaca de manera prominente y las otras forman una base de
acompañamiento armónico.

El estilo musical de finales del siglo XVI llamado monodia (ligado a la Camerata
Florentina) no utiliza propiamente la textura aquí definida como monódica, sino la
melodía acompañada. Sin embargo, recibió ese nombre ya que, en contraste con el
estilo dominante entonces, era una sola voz la que conducía el discurso musical sobre
un acompañamiento instrumental de acordes.5

Heterofonía

La textura heterofónica es un tipo de textura caracterizada por la variación simultánea


de una sola línea melódica.8 El término fue acuñado por Platón. En la actualidad el
término se utiliza con frecuencia, sobre todo en etnomusicología, para describir la
variación simultánea, accidental o deliberada, de lo que se identifica como la misma
melodía.8 En la heterofonía suenan simultáneamente diversas variantes ornamentales
de una misma línea melódica (de base monódica).4 Por esto es que, de igual forma que
en la monodia, pasa a veces por algo diferente a una textura y puede entenderse
también cómo una manera de ejecutar una música que es de base monódica. En
ocasiones pueden aparecer simultaneidades de alturas diversas, lo que aún no lo
transforma en una trama polifónica ya que son pasajes que se dan a partir de un solo
plano compartido por todos los ejecutantes.

Este tipo de textura suele ser un rasgo característico de las músicas tradicionales no
occidentales tales como el Gagaku japonés, la música de gamelán de Indonesia, los
conjuntos kulintang de Filipinas y la música tradicional de Tailandia.8 No obstante,
existe una tradición europea de música heterofónica especialmente arraigada, en
forma de salmodia gaélica en las Hébridas Exteriores. En Occidente la heterofonía
resulta un tanto extraña en la música clásica europea, de tal forma que para encontrar
muestras hay que acudir a la música folclórica o a la música clásica del siglo XX y XXI.

Textura bifónica:

Una de las primeras formas de acompañamiento musical que ha tenido el hombre es


haciendo uso de la bifonía. Este tipo de textura musical consiste en dos lineas
melódicas, el cual la más grave sostiene un pedal sobre una nota sonando
constantemente, mientras que la más aguda lleva una melodía elaborada.

Este tipo de textura es muy raro encontrarlo en la música clásica europea, pero es
muy común encontrarlo en la música tradicional de muchos países; un ejemplo de ello
es la música de gaitas escocesas: en este estilo de música los gaiteros interpretan la
melodía en el tubo principal del instrumento (conocido como chanter) mientras que
los otros tubos que suenan (conocidos como drone) van ejecutando una o dos notas
fijas. Otro ejemplo de bifonía la podemos encontrar en algunos géneros folclóricos
medievales antiguos (como en la música ejecutada en zanfona) la música clásica hindú
y pakistaní y en algunos géneros de música tribales del norte de África. En el video
que les presento a continuación les muestro a un conjunto de música del Pakistán, en
donde el ejecutante que toca el Alghoza (una especie de flauta con dos tubos)
interpreta una melodía en uno de los tubos, mientras que en el otro suena una nota
pedal y a su vez es acompañado por instrumentos de percusión. También muestro dos
videos sobre gaitas europeas y una interpretación de la zanfona.