Sunteți pe pagina 1din 8

Trabajo práctico

Salud mental
Trastornos del habla en el
niño y el adulto
Mutismo selectivo

I.S.F.D N°18

Carrera: Fonoaudiología

Catedra: Salud Mental

Profesora: Marta Tonducci

Alumnas: Fernandez, Romina

Gavilán, Inés

Mamani, Lidia

Noya, Analía
Los trastornos del habla se refieren a las dificultades en la producción de los
sonidos requeridos para hablar o problemas con la calidad de la voz. Estos se
pueden caracterizar por una interrupción en el flujo o ritmo del habla como, por
ejemplo, el tartamudeo o falta de fluencia. Los trastornos del habla pueden constituir
problemas con la formación de sonidos, los cuales se llaman trastornos de la
articulación o fonológicos, o pueden incluir dificultades con el tono, volumen, o calidad
de la voz. Puede haber una combinación de varios problemas. Las personas con
trastornos del habla pueden tener problemas para utilizar algunos sonidos requeridos
para hablar, lo que podría ser síntoma de un retraso. Estos individuos pueden decir una
palabra por otra o tener dificultad con pronunciar la “l” o la “r.” Puede resultar difícil
comprender lo que dice una persona con un impedimento del habla. Las personas con
trastornos de la voz pueden tener dificultad con el sonido de su voz.
Los trastornos más comunes del habla y del lenguaje son:

 Trastornos de la pronunciación (trastorno articulatorio-fonológico-dislalia)

 Trastornos del ritmo y de la fluencia

 Trastornos secundarios o déficits instrumentales

 Trastorno especifico del lenguaje (TEL)

 Trastornos adquiridos del lenguaje (Afasias)

Trastornos de la pronunciación

se trata de un trastorno específico del desarrollo en el que la pronunciación de los


fonemas esta en un nivel inferior al adecuado para la edad mental del niño, siendo el
nivel, para el resto de las funciones del lenguaje, normal.

Los trastornos de la pronunciación mas frecuentemente observados en los niños son


las dislalias funcionales, se trata de un trastorno funcional permanente y sistemático en
la emisión de un fonema (incluso en la repetición aislada de este) sin que existan
defectos anatómicos, neurolingüísticas, parálisis, etc., que lo justifiquen, en un niño
mayor de 4 años.

Desde una perspectiva externa de los síntomas se pueden distinguir:

a) Dislalias por omisión: el niño omite el fonema, a veces se observa alargamiento


de la vocal anterior que marca la presencia de la consonante omitida.
b) Dislalias por sustitución: el niño sustituye el fonema por otro, generalmente por
un fonema de adquisición precoz (p-t-m) o por un fonema perteneciente a la
misma familia fonética (sustitución de k por t de z por f)
c) Dislalias por distorsión: en lugar del fonema correcto el niño produce un sonido
que no pertenece al sistema fonético del idioma. Por ejemplo, el rotacismo
gutural (R afrancesada).

En general las dislalias responden bien y rápido a los efectos de la terapia


fonoaudiológica.

Trastornos del ritmo y de la fluencia-disfluencia

Farfulleo:

conocido también como taquilalia o taquifemia es una forma precipitada y


excesivamente rápida de hablar en la cual se observan omisiones de fonemas y silabas
sobre todo en el fin de los enunciados.

Tartamudez:

Concepto:

es la perturbación del habla y de la comunicación caracterizada por una alteración en la


coordinación de los movimientos fonoarticulatorios y la presencia de espasmos
musculares en distintos puntos de la cadena productiva del habla (diafragma, glotis,
lengua, labios).

Ha sido descrita como el habla que se produce de forma entrecortada con un esfuerzo
excesivo. Para el hablante disfluente esto significa no tener control sobre la propia
emisión de la palabra, perder la espontaneidad expresiva, carecer de una real
comunicación.

Los síntomas suelen aparecer entre los dos y los cinco años y van aumentando
generalmente hasta la edad adulta con posibles periodos de remisión e incluso de
desaparición. Es mas frecuente en varones que en mujeres.

En cuanto a la forma de manifestarse puede distinguirse la forma tónica (bloqueos


iniciales, fuertes espasmos), la clónica (iteraciones de silabas iniciales, espasmos leves
y repetidos) y la mixta que combina ambas situaciones. Los casos severos pueden
acompañarse de sincinesias cefálicas y extra cefálicas.
Etiopatogenia:

Es aun poco conocida se han señalado factores constitucionales, influencias genéticas,


alteraciones psico neurológicas. Sin embargo, no se han encontrado causas biológicas
o ambientales suficientes para generar una tartamudez.

Trastornos secundarios a déficits instrumentales

Hipoacusia:

Las repercusiones de los déficits auditivos sobre el desarrollo del lenguaje y el habla
del niño son innegables y varían según su gravedad.

Una sordera profunda (umbral entre 70 y 90 dB) prelocutiva, es decir anterior a la etapa
en que normalmente comienza el habla tiene consecuencias muy importantes en todos
los aspectos de la personalidad del niño específicamente sobre los aspectos
comunicativos y lingüísticos. La falta de audición causa alteraciones significativas en la
voz y el habla.

Una sordera media (umbral entre 40 y 70 dB) prelocutiva no impide la aparición


espontanea del habla y del lenguaje, pero frena de manera importante su desarrollo en
los primeros años.

En cuanto a las sorderas ligeras (umbral entre 20 y 40 dB) sus consecuencias se


centran sobre todo en el desarrollo del habla (fácilmente superables con intervención
ortofónica adecuada) y algunos problemas de atención y percepción en ambiente
ruidosos como por ejemplo en la escuela.

Disglosias:

Conocidas también como dislalias orgánicas, son perturbaciones articulatorias de


intensidad variable desde leves a muy importantes debidas en su mayoría a
malformaciones osteomusculares del aparato buco fonador y en ciertas circunstancias
a traumatismos graves ocurridos en etapas tempranas de la niñez (labio leporino,
fisuras palatinas, brevedad velo palatina, macroglosia, mal posiciones dentarias y de
los maxilares). Su estudio y tratamiento corresponde en principio al otorrino y
ortodoncista con posterior intervención fonoaudiológica.
Disartrias

Son trastornos de la pronunciación debidos a una afectación de las vías centrales,


nervios craneales o grupos musculares que intervienen en los patrones musculares
articulatorios. Pueden distinguirse dos grandes grupos:

a) Las disartrias de los diferentes tipos de parálisis infantil.


b) Las disartrias que no se acompañan de disturbios neurológicos graves
(alteraciones congénitas, agenesias únicas o múltiples de pares craneales,
lesiones traumáticas de pares craneales durante el parto o en etapas tempranas
del desarrollo del niño).

Los trastornos de la articulación suelen combinarse de manera variable con alteración


de la fonación, la respiración, la resonancia y la prosodia. Es necesario en todos los
casos hacer un estudio semiológico preciso que permita detectar los constituyentes del
síndrome disártrico, lo que a su vez permitirá un trabajo terapéutico adecuado.

TEL (trastorno especifico del lenguaje)

Si bien no hay una definición precisa el TEL se suele identificar de acuerdo con criterios
de exclusión, especificidad, discrepancia y evolución. Un niño presentaría TEL si el
trastorno no se puede atribuir a ninguna causa conocida, si solo afecta a una o varias
áreas de sus habilidades lingüísticas.

Los factores de exclusión frecuentemente invocados son déficit de audición,


malformaciones de los órganos fonatorios, trastornos neurológicos, retraso mental,
trastornos emocionales graves, carencias afectivas o educativas importantes.

Clasificación según Rapin y Allen

Trastornos del lenguaje expresivo Dispraxia verbal

Déficit de programación fonológica

Trastornos del lenguaje expresivo- Agnosia auditivo-verbal


receptivo
Déficit fonologico-sintactico

Trastorno del procesamiento de orden Déficit lexico-sintactico


superior
Déficit semántico-pragmático
Clasificación según Mendoza

a) TEL-E (trastorno especifico del lenguaje expresivo): se trata de niños con


buen vocabulario receptivo, buena comprensión sintáctica y discriminación
fonológica, pero con dificultades en la semántica y sintaxis expresiva, así como
en la formulación de secuencias motoras rápidas.
b) TEL-ER (trastorno especifico del lenguaje expresivo-comprensivo) niños
con deficiencias en vocabulario receptivo, comprensión sintáctica y
discriminación fonológica, junto con una capacidad de memoria limitada además
de deficiencias en sintaxis y semántica expresivas.

Retraso del habla:

En general se considera retraso del habla si produce menos de 50 palabras y/o emite
muy pocas combinaciones de palabras a la edad de dos años.

Trastorno adquirido del lenguaje

Afasia: Es un deterioro del lenguaje consecutivo a una lesión cerebral adquirida.


Generalmente se utiliza este término cuando la lesión ocurre luego de la adquisición del
lenguaje, es decir, después de los dos años de edad.

Las causas son varias, incluyendo infecciones bacterianas y virales, lesiones


vasculares, tumores cerebrales, y traumatismos. Estos últimos representan en la
actualidad una de las etiologías más frecuentes.

Clásicamente se citan como síntomas de la afasia del niño el mutismo, la


hipoespontaneidad verbal, los trastornos articulatorios, el agramatismo y los signos
negativos.

Se clasifican en:

 Afasia anómica (falta de palabra)


 Afasias sensoriales
 Afasias de conducción
 Afasia transcortical
 Afasia motora.
Trastornos del habla y del lenguaje en el adulto

La persona adulta puede experimentar dificultades de habla y de lenguaje debido a una


variedad de razones. A continuación, se incluye información sobre los tipos específicos
de diferencias y trastornos del habla y el lenguaje, y las condiciones que causan los
mismos.

Trastornos del Habla

 La Apraxia del Habla entre los Adultos: La apraxia del habla es un trastorno de
la programación motora del habla ocasionado por lesiones a las partes del
cerebro relacionadas con el discurso.
 La Disartria: La disartria es un trastorno de la programación motora del
habla. Los músculos de la boca, la cara y el sistema respiratorio se pueden
debilitar, moverse con lentitud o no moverse en absoluto después de un derrame
cerebral u otra lesión cerebral. El tipo y la gravedad de la disartria dependerán
de qué parte del sistema nervioso se vea afectada.
 La Tartamudez: La tartamudez afecta la fluidez del habla. Comienza durante la
niñez y, en algunos casos, dura toda la vida
 Los Trastornos de la Voz: se deben a parálisis de las cuerdas vocales, pólipos,
nódulos, disfonía espasmódica, etc.

Trastornos del Lenguaje

 La Afasia: La afasia puede ser leve o grave. La gravedad de los problemas de


comunicación depende de la cantidad y ubicación del daño cerebral. Puede
causar problemas con el lenguaje oral (expresión y comprensión) y con el
lenguaje escrito (lectura y escritura).

Estos trastornos del habla y el lenguaje pueden ser causados por:

 La Demencia
 El Cancer Laríngeo
 El Cancer Oral
 Lesion del Hemisferio Cerebral Derecho
 Las Lesiónes Cerebrales Traumáticas

Opciones de Comunicación
 Los Sistemas Aumentativos y Alternativos de Comunicación: La comunicación
aumentativa y alternativa incluye todas las modalidades de comunicación (aparte
del habla) utilizadas para expresar pensamientos, necesidades, deseos e ideas.
Todos utilizamos este tipo de comunicación cuando usamos gestos, expresiones
faciales, símbolos, ilustraciones o escritura.
Las personas con graves disfunciones de habla o de lenguaje dependen de la
comunicación aumentativa y alternativa para complementar el habla residual o
como una alternativa al habla no funcional. Los instrumentos especiales de
comunicación aumentativa, como los aparatos electrónicos y los tableros de
comunicación con dibujos y símbolos, ayudan a las personas a expresarse y
comunicarse. Esto puede mejorar la interacción social, el aprovechamiento
escolar y los sentimientos de autoestima.

 El Habla de los Pacientes con Traqueostomías: Las personas que tienen una
traqueostomía no pueden hablar de la misma manera que las que no la tienen.
El aire no pasa por las cuerdas vocales, de modo que la persona no puede
producir sonidos con facilidad. En algunos casos, la persona puede ser capaz de
emitir algunos sonidos, pero le faltará el aire con rapidez

Rol del fonoaudiólogo en los trastornos del habla y del lenguaje

el rol del fonoaudiólogo en esta será prevenir, diagnosticar y rehabilitar las diferentes
patologías según sea el caso y se centra en la reincorporación de las personas al
entorno en el cual se desenvolvían, promueve la integración social de las personas con
problemas de comunicación.