Sunteți pe pagina 1din 6

VII Congreso Ibérico sobre Gestión y Planificación del Agua “Ríos Ibéricos +10.

Mirando al futuro tras 10 años de DMA”


16/19 de febrero de 2011, Talavera de la Reina

ANÁLISIS DE SUCESOS PRODUCTORES DE CAUDAL EN PEQUEÑAS CUENCAS MEDITERRÁNEAS COMO


APOYO A LA GESTIÓN INTEGRADA Y SOSTENIBLE DEL AGUA
Almánzar, R.* y Pascual, J.A.**

* Universidad de Alcalá de Henares- IMDEA-Agua, C/ Meco s/n, Residencias Universitarias CRUSA B1-7,
Alcalá de Henares. 28805 Madrid-España. reynaldo.payano@alu.uah.es
** IMDEA-AGUA, C/ Punto Net 4, Edificio ZYE, 2ª planta Parque Científico Tecnológico de la Universidad de Alcalá,
28805 MADRID, y Centro para el Conocimiento del Paisaje, C/ San Miguel, 41, 14415 Matet (Castellón).
Juanantonio.pascual@imdea.org

RESUMEN

La presente investigación desarrolla una metodología que aplica varios indicadores hidrológicos para facilitar el proceso de conocimiento de
la conversión de lluvia en escorrentía en cuencas de pequeña escala. Los índices han sido aplicados en cuatro cuencas gestionadas por la Con-
federación Hidrográfica del Júcar (Alacant, Moixent, Gallinera y Vernissa). En ellas se establecieron dos tipos de análisis como fundamento de
la investigación, cuyos resultados muestran que existe una variabilidad espacial y temporal importante en la dinámica de producción de esco-
rrentía. Esta forma de análisis proporciona un mayor conocimiento del comportamiento hídrico de las cuencas, lo que permitiría que la gestión
de los recursos hídricos se realice con más control y eficiencia.

Palabras-claves: cuencas mediterráneas, sostenibilidad hídrica, indicadores hidrológicos.

1. INTRODUCCIÓN

El estudio de la relación entre la lluvia y la escorrentía es una práctica habitual utilizada para el diseño, los pronósticos y la evaluación de los
recursos hídricos, facilitando la gestión integral y desarrollo coordinado del binomio agua y territorio sobre las cuencas del litoral mediterráneo
(Moral et al., 2003). La creciente evolución de la planificación hidrológica en las últimas décadas (CICCP, 2010), ha concentrado su interés en
el conocimiento de la escorrentía, que matizada con la erosión hídrica del suelo ocasiona grandes pérdidas económicas, principalmente en el
este peninsular (López, 2007). Como la escorrentía causa los mayores problemas en el manejo de cuencas, es en esta parte del ciclo hidroló-
gico en la cual se debe intervenir activamente para evitar que el agua ocasione graves daños dentro del territorio (Gaspari et al., 2007).

En efecto, la gestión de cuencas hidrográficas exige conocer exhaustivamente el parámetro de escorrentía (Pascual et al., 2010). Además, es
evidente que la producción de escorrentía superficial a pequeña escala de cuenca, constituye un proceso clave en estudios hidrológicos de todo
tipo, tanto bajo la óptica de recurso (disponibilidad hídrica, conservación de suelo, cobertura vegetal, capacidad de uso, etc.), como de riesgo
(inundación, erosión, desertificación, etc.) (Camarasa et al., 2006). Camarasa y Segura (2001) atestiguan que existen muchos métodos para
evaluar este parámetro, pero en ambientes semiáridos y mediterráneos, los modelos complejos no dan buenos resultados, tanto por la especi-
ficidad de los procesos de conversión de lluvia- caudal, como por el exceso de información que requieren. En estos casos, los índices hidroló-
gicos han mostrado gran efectividad (WMO, 1994; Villón, 2004).

El objetivo de este trabajo es obtener indicadores hidrológicos que faciliten la interpretación de la producción de escorrentía por parte de un
evento de precipitación, mediante el análisis de sucesos productores de caudal en pequeñas cuencas mediterráneas como apoyo a la gestión
integrada y sostenible del agua. Para ello la relación lluvia-caudal se ha realizado mediante el uso de una metodología básica, donde los datos
tanto cartográficos como tabulados se trabajaron a través de los Sistemas de Información Geográficos (SIG) y el programa Excel. Luego se llevó
a cabo un análisis comparativo de indicadores, gracias a los datos hidrológicos del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) de
la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ).

2. ÁREA DE ESTUDIO

El área de estudio está formada por las cuencas de Alacant, Gallinera, Moixent y Vernissa (Fig. 1), que a su vez constituyen un conjunto de cuen-
cas pertenecientes al litoral mediterráneo que están ubicadas en el sur de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), Provincia de Alicante,
sureste de la Península Ibérica.

1
VII Congreso Ibérico sobre Gestión y Planificación del Agua “Ríos Ibéricos +10. Mirando al futuro tras 10 años de DMA”
16/19 de febrero de 2011, Talavera de la Reina

La zona de estudio, en cuanto a su hidrogeología, está comprendida en la parte norte y sur por un sistema de acuíferos terciarios y prebéticos
(valle de Albaida en la zona Alicantina) con predominancia de acuíferos calcáreos (sistema calcáreo de Moixent) y, en menor escala en la parte
costera sureste de la zona, la existencia de acuíferos detríticos compuesto de materiales aluviales de origen fluvial (sistema detríticos de Galli-
nera y Vernissa) (MIMAM, 2007).

En la tabla 1 se resumen otras de las características más importantes de las cuencas que conforman el área de estudio.

Fuente: Elaboración propia, a partir del Sistema Integrado de Información del Agua (SIA).

Fig. 1. Localización e instrumentalización de la zona de estudio.

*Pm= precipitación media mensual *Qm= caudal medio mensual


Fuente: Elaboración propia, a partir del SAIH

Tabla 1. Características fundamentales de las cuencas analizadas.

2
VII Congreso Ibérico sobre Gestión y Planificación del Agua “Ríos Ibéricos +10. Mirando al futuro tras 10 años de DMA”
16/19 de febrero de 2011, Talavera de la Reina

3. METODOLOGÍA

3.1 Recogida de datos y procesamiento preliminar de la información

Para la obtención de los datos de lluvia y caudal de las cuencas, se analizaron la información de la Red SAIH en la CHJ suministrada por el Mi-
nisterio de Medio Ambiente Medio Rural y Marino (MARM) (http://www.marm.es/). Previo al análisis, los datos se organizaron para que pu-
dieran ser integrados de manera homogénea en las distintas comparaciones establecidas. Además, se elaboró una codificación de cada suceso
productor de caudal (Tabla 2), para la bondad de ajuste de información. Por lo tanto, el tratamiento inicial al que se sometieron dependió tanto
de la forma de recogida como de la ubicación, el área drenante y las características climáticas de las cuencas (sucesos de lluvia); así como las
series temporales de datos quinceminutales disponibles en cada estación pluviométrica.

Fuente: Elaboración propia.


Tabla 2. Codificación de los sucesos productores de caudal.

La metodología aplicada para la obtención de los índices se ha basado en la utilización de herramientas habituales, donde la información car-
tográfica digital se trató mediante los Sistemas de Información Geográfica (SIG), haciendo posible el cálculo de la superficie drenante (aporte
de escorrentía) e interpolaciones de las precipitaciones. Así los datos tabulados de las estaciones (datos quinceminutales de lluvia y caudal), se
trataron a través del programa Microsoft Excel, el cual permitió el análisis estadístico de los datos, completar sucesos de precipitación y rela-
cionar las tendencias entre agua precipitada y caudal medido en los diferentes aforos.

3.2 Análisis comparativo

Sobre las cuencas en estudio se han establecido dos tipos de análisis como fundamento de la investigación. El primero está basado en tres ín-
dices que relacionan la lluvia con la escorrentía: a) profundidad de escorrentía directa o tasa de escorrentía (TE) (Pascual et al., 2010), definida
como la relación entre la cantidad de escorrentía total (Et) de un suceso determinado dividida por la superficie del área drenante (A): TE = Et/A;
b) el coeficiente de escorrentía (C) que relaciona la tasa de escorrentía (TE) con el total de precipitaciones después que se ha iniciado la esco-
rrentía directa (•Rm): C= TE/•Rm; y c) porcentaje de escorrentía (PE) que es, en realidad, una adaptación del índice de escorrentía, entendido
como la fracción de agua total (Et) de un suceso determinado dividido por la superficie del área drenante: PE= Et/Pt*100. El segundo com-
prende tres indicadores hidrológicos comparativos, que expresan la respuesta de una cuenca ante un suceso de precipitación: a) la relación llu-
via-escurrimiento generalizada ( vT), supone de manera extrema que toda el agua caída se convierte en escorrentía y que no existe flujo base,
relaciona el volumen total de lluvia de un suceso de precipitación registrada en un pluviómetro (Vr) y el volumen de agua total medido en el
aforo (Vw): vT= Vr/Vw; b) el tiempo de retardo (Tr) (Ludwig et al., 2000; Villón, 2004), que es el lapso de tiempo entre el pico máximo de la
precipitación (hietograma) y su respuesta como máximo en caudal (hidrograma); y c) índice de intensidad de la precipitación (Ip), que relaciona
la magnitud media por metro cuadrado de lluvia (Im) y el equivalente de escorrentía (Ec): Ip= Im/Ec.

4. RESULTADOS Y DISCUSIÓN

4.1 Cuenca de drenaje, precipitación y la producción de escorrentía

En los sucesos de precipitación analizados se puede observar que a medida que aumenta el área drenante disminuye, la tasa de escorrentía
(TE), el coeficiente de escorrentía (C) y el porcentaje de escorrentía (PE). Es por ello que la cuenca de Moixent, cuya área drenante (55%AT) es
la mayor de todas presenta la menor producción de escorrentía, mientras que la cuenca de Alacant, muestra la mayor TE y C. Así, en todas las

3
VII Congreso Ibérico sobre Gestión y Planificación del Agua “Ríos Ibéricos +10. Mirando al futuro tras 10 años de DMA”
16/19 de febrero de 2011, Talavera de la Reina

cuencas, la producción de escorrentía tiene un mayor contraste, para los suceso de precipitación AS3, GS3, MS3 y VS3 (Tabla 3), si se compa-
ran con los valores globales de los sucesos de lluvia de las cuencas en los tres años considerados (2007, 2008 y 2009). Para estos sucesos de
lluvia la respuesta hidrológica de las cuatro cuencas es rápida, produciendo un caudal promedio de escorrentía directa de 1.564 m3/s, en
tiempo de retardo de las lluvias inferiores a dos horas (Tr < 2h), superando la descarga máxima 193m3/s en tiempo de retardo de 1h (Cama-
rasa y Segura, 2001).

Todos los sucesos de precipitación (Tabla 3) y su correspondiente producción de caudal, se han estudiado en base al uso de hietogramas e hi-
drogramas (Fig. 2) sobre el área drenante de las cuencas, procediendo a organizar las series en orden cronológico y así ver el comportamiento
de la lluvia sobre cada cuenca y como responden dichas cuencas ante tal suceso.

Fuente: Elaboración propia mediante análisis estadístico en hoja de cálculo Microsoft Excel.

Fig. 2. Forma de análisis mediante el uso de hietogramas e hidrogramas.

4.2 Índices hidrológicos y comparación entre las estaciones

Mediante los índices hidrológicos obtenidos se ha establecido una relación entre la precipitación y la escorrentía producida en cada cuenca (Tabla
3). A merced de condiciones pluviométricas idénticas, las cuencas presentan un comportamientos particulares que en algunos casos puede ser
similares y en otros distintos (McKee et al., 1993; Martínez-Mena et al., 1998; Pascual et al., 2010) debido a las características de la superfi-
cie drenante, condiciones climáticas, suelo urbanizado o suelo cubierto por vegetación.

La mayor TE se registra sobre la cuenca de Alacant (8,80 x10-2 mm), con un tiempo de retardo de la lluvia de 3,5 horas, para el suceso AS3 y
la menor TE con valores casi nulos (0,01 x10-3 mm) y Tr (1-3h), éste tiene lugar sobre la cuenca Moixent. Respecto al PE, el mayor valor (94,5%)
se registra en la cuenca de Alacant, superando el umbral establecido de 21% para cuencas sobre litologías calcáreas (Camarasa y Segura,
2001). Así el menor PE con valores inferiores al diez por ciento (1,02%), se obtiene en la cuenca Vernissa. Esto nos indica que aun teniendo
umbrales mínimos en las cuencas pequeñas se produce una escorrentía alta.

Por el tamaño de las cuencas se puede apreciar que en las grandes cuencas de drenaje (Moixent y Vernissa) los flujos son mayores, ya que los
elementos más determinantes son el tamaño de la célula de precipitación, su intensidad y duración (Yair y Razyassif, 2004). Por otro lado en
las pequeñas cuencas de drenaje, tal es el caso de Alacant y Gallinera, la respuesta hidrológica es más inmediata, donde los sucesos de poca
duración y baja precipitación tienden a producir suficiente escorrentía superficial que alcanzan a generar caudales esporádicos.

La relación lluvia-escurrimiento generalizada ( vT) se presenta con mayor valor (67,34) sobre la cuenca Vernissa, superando el umbral máximo
de 60 (Villón, 2004), en el caso del suceso VS2, en otros casos está en torno a 50 (MS2) y en la mayoría de los sucesos esta relación asoma

4
VII Congreso Ibérico sobre Gestión y Planificación del Agua “Ríos Ibéricos +10. Mirando al futuro tras 10 años de DMA”
16/19 de febrero de 2011, Talavera de la Reina

(1) Parámetros: TE (x10-2 mm), Tasa de Escorrentía; C (x10-3), Coeficiente de escorrentía; PE (%), Porcentaje de escorrentía; vT, Relación Vr/Vw; Tr
(horas), Tiempo de retardo; Ip, Índice de Intensidad de lluvia. Fuente: Elaboración propia con datos del SAIH.

Tabla 3. Resultados de los índices hidrológicos.

por debajo de 30, incluso de 20 y 10. En base a la relación magnitud media por metro cuadrado de lluvia y el equivalente de escorrentía (va-
lorada con Ip de 0-10), en todas las cuencas se puede observar un comportamiento similar ante los sucesos AS1-VS3, indicándonos con valo-
res de índice de intensidad de precipitación (Ip) inferiores a la unidad (Ip promedio de 0,77). Hay que resaltar que en muchas ocasiones este
índice es un buen indicador de la torrencialidad y magnitud (Almorox et al., 2001; Kent y Elliott, 1995) de una lluvia considerada. Esto es de-
bido a que cuando este índice alcanza un valor de superior a 6, nos da una señal de alarma en torno al comportamiento de las precipitacio-
nes.

5. CONCLUSIONES

En ambientes mediterráneos la producción de flujos superficiales es altamente dependiente de la naturaleza de la precipitación, ocurriendo flujo
concentrado en cuencas pequeñas cuando se dan sucesos muy intensos y concentrados en el tiempo. Los resultados derivados a través de los
parámetros calculados muestran que existe una variabilidad espacial y temporal importante en la dinámica de producción de escorrentía. Esto
demuestra que los valores obtenidos para el conjunto de una cuenca son buenos indicadores, ya que ponen de manifiesto comportamientos
diferentes según las zonas donde se produce la precipitación y dependiendo del período de tiempo considerado.

Para cada episodio de precipitación, la conversión lluvia-caudal ha sido altamente regulada por el área drenante, caracterizando con ello la mayor
o menor TE, C y PE en las cuencas estudiadas. Es notorio señalar, que los mayores incrementos en la producción de escorrentía en la cuenca
de Alacant, corresponden tanto a su área drenante y a las lluvias torrenciales en los meses más lluvioso (septiembre y octubre). Así en la cuenca
de Gallinera, cuya área drenante es la menor de todas las cuencas (10%AT) se presentan valores altos, medios y bajos de TE, C y PE. Sin em-
bargo, en un alto porcentaje de los sucesos de respuesta, la fracción de agua precipitada recogida como escorrentía es baja, por lo que, ade-
más de los datos tomados en cuenta (área drenante, características propias de las cuencas y variabilidad de la lluvia) habría que pensar en
incorporar otros factores (uso de suelo, tipo de vegetación, pérdidas edafo-litológicas, temperatura y evaporación) que influyen en la genera-
ción de escorrentía.

Los indicadores hidrológicos obtenidos en las cuencas estudiadas son buenas herramientas de análisis que permiten incorporar varios factores
en un mismo sistema y calcular su implicación e integridad, a fin de asegurar la sostenibilidad del medio y el agua. Esto permite un mayor co-
nocimiento del comportamiento hídrico de las cuencas que facilita que la gestión de los recursos hídricos se realice con mayor control y efi-
ciencia.

Bibliografía

Almorox, J. Hontoria C.H. e A. Saa (2001): “Utilización de los sistemas de Información Geográfica para la estimación automática de la escorrentía directa”. In-
geniería del agua, vol. 8, nº. 3, 295-304.
Camarasa, A.M. López, M. J. e J. A Pascual (2006): Análisis mediante SIG de los parámetros de producción de escorrentía. En: El acceso a la información es-
pacial y las nuevas tecnologías geográficas, Universidad de Granada, Granada, 49-63.
Camarasa, A.M. y F.B. Segura (2001): "Flood events in Mediterranean ephemeral streams (ramblas) in Valencia region”. Catena, nº. 45, 229-249.

5
VII Congreso Ibérico sobre Gestión y Planificación del Agua “Ríos Ibéricos +10. Mirando al futuro tras 10 años de DMA”
16/19 de febrero de 2011, Talavera de la Reina

Cammeraat, E.L. (2004): “Scale dependent thresholds in hydrology and erosion response of a semi-arid catchment in south-east Spain”. Agriculture, Ecosystems
and Environment, nº. 104, 317-332.
CICCP-Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos (2010). Hacia una gestión sostenible y eficiente del agua en España. Comisión del Medio Am-
biente. CUADERNOS para la ordenación del ejercicio profesional-CCICP.
Imeson, A.C. y H.A. Prinsen (2004): “Vegetation patterns as biological indicators for identifying runoff and sediment source and sink areas for semi-arid land-
scapes in Spain”. Agriculture, Ecosystems and Environment, nº. 104, 333-342.
Iorisa, A. Hunterb, C. e S. Walkerc (2008): “The development and application of water management sustainability indicators in Brazil and Scotland”. Journal of
Environmental Management, nº. 88, 1190-1201.
Kent, R.L. y C.L. Elliott (1995): “Scenic routes linking and protecting natural and cultural landscape features: a greenway skeleton”. Landscape and Urban Plan-
ning, vol. 33, nº. 1, 341-355.
López García, M.J. Camarasa, A.M. e J.F. Mateu Bellés (2007): Cambios en los usos del suelo y producción de escorrentía en ramblas mediterráneas: Carraixet
y Poyo (1956-1998). Boletín de la A.G.E. Nº 44.
Ludwig, J.A. Wiens, J. e D.J. Tongway (2000): “A scaling rule forlandscape patches and how it applies to conserving soil resources in savannas”. Ecosystems,
nº. 3, 82-97.
Martínez-Mena, M. Albadalejo, J. e V.M. Castillo, (1998): “Factors influencing surface runoff generation in a Mediterranean semi-arid environment, Chicamo
watershed, S.E. Spain”. Hydrol. Processes, nº. 12, 741-754.
Marazza, D. Bandini, V. e A. Contin (2010): “Ranking environmental aspects in environmental management systems: A new method tested on local authori-
ties”. Environment International, nº. 36, 168-179.
McKee, T. et al. (1993): The Relationship of Drought Frequency and Duration to Time Scales. Proc. 8th Conf. of Applied Climatology. Am. Met. Soc., 179-184.
MIMAN-Ministerio de Medio Ambiente (2007): Plan especial de alerta y eventual sequia en la Confederación Hidrográfica del Júcar. Dirección general del Agua.
Confederación Hidrográfica del Júcar.
Moral, F.J. Laguna, A. e J.V. Giráldez (2003): Generación de escorrentía en los suelos hidrófobos de la zona Dunar del SO de la península ibérica. Temas de In-
vestigación en Zona no Saturada. Eds. J.J. López, M. Quemada. XXIII Seminar on stability problems for stochastic models, 12-17 may, 2003, Pamplona-Spain.
Pascual, J.A. Rubio, J.L. Andreu, V. Campo, J. González, O. e E. Gimeno (2010): Tamaño de área de drenaje y conectividad hidrológica en la formación de esco-
rrentía en cuencas semiáridas mediterráneas: Cuenca aforada del Barranc del Carraixet. Pirineos. Revista de Ecología de Montaña.
Villón Béjar, M. (2004): Hidrología. Instituto Tecnológico de Costa Rica. Editorial Tecnológica de Costa Rica.
Walker, D.H. Cowell, S.G. e A.K. Johnson (2001): “Integrating research results into decision making about natural resource management at a catchment scale”.
Agricultural Systems, nº. 69, 85-98.
WMO -World Meteorological Organization (1994): Guide to hydrological practices: data acquisition and processing, analysis, forecasting and other applica-
tions. Bulletin No. 168.
Yair, A. y N. Raz-Yassif (2004): “Hydrological processes in a small arid catchment: scale effects of rainfall and slope length”. Geomorphology, vol. 61, nº. 1, 155-
169.