Sunteți pe pagina 1din 1

José Cuauhtémoc Jiménez Ruiz

Cine y literatura mexicana


02 de mayo de 2018
Reporte de lectura El hombre de los hongos1 de Sergio Galindo
Algo característico de la novela de corta de Sergio Galindo y que es prescindible, es la
relación del ser humano con la naturaleza, pero esta, una naturaleza paradisiaca y misteriosa,
y el como este se siente apropiado de ésta como suya. El leopardo, los hongos, la selva
cercana e incluso Gaspar que viene de aquel lugar, son los elementos que nos proponen esta
relación que se vuelve conflictiva y que provoca en la familia un caos y tensiones constantes,
desde el deseo caprichoso de Everardo de tener un leopardo, un animal salvaje exótico y que
su esposa no quiere y su hija se espanta, así como los hongos, alimento afrodisiaco y
necesario en la dieta, que normaliza la muerte, es decir, el sacrificio de trabajadores para
poderlos consumir, hasta la llegada de Gaspar, que sugiere en las protagonistas femeninas
una tensión amorosa y sexual, y que su llegada va a ser el que aumente aún más las tensiones
de los protagonistas. Por lo que, deseo, muerte, sexo, intrigas, envidias, miedos son
apropiaciones que los hacendados, si se les puede llamar así, les dan a todos esos elementos
y que aumentan con la llegada de Gaspar.
Pero lo cierto es que, la novela narrada en primera persona por la protagonista, que se siente
intrigadora, pasiva y pesimista, y divida en pequeños capítulos, con situaciones muy
concretas, poco descriptivas, y más reflexivas, con alegorías interesantes de descifrar, creo,
logra una especie de suspenso constante para buscar respuestas hasta llegar a un final abierto
con un montón de cabos sueltos de muchas situaciones que como lector vas intuyendo, como
la poca importancia que Everardo le da a la muerte de su esposa por el leopardo ¿Habrá
sabido de sus intuiciones sexuales hacia Gaspar? ¿O fue por condición de su enfermedad?
¿Qué enfermedad y por qué provocaba que desencadenara al leopardo?, el amor manifiesto
de Gaspar hacia Emma, o el “tuviste tiempo” de Emma a Gaspar ¿de escapar? ¿De no comer
los hongos venenosos? ¿De cierta inmunidad de Gaspar hacia los hongos?, etc., una tensión
constante en la narración pero una experiencia muy agradable, a mi gusto personal.
Igual de intrigante es el espacio y el tiempo donde se desarrolla la historia. Aunque tenemos
más idea de cómo es el espacio, del tiempo podemos decir que podría situarla en la colonia,
pero incluso en el esplendor hacendario del porfiriano, pero también en alguno momento del
siglo XIX, en algún país latinoamericano de clima tropical, no es descartable la idea de ser
el referente Veracruz, de donde es el escritor, o Campeche, Chiapas etc., pues lo único que
sabemos es que es una especie de paraje donde se sitúa la finca, hacienda o casona, de una
familia acomodada, que tiene peones y sirvientes, que pueden viajar cómodamente, y
educación personal, que tiene acceso a un tipo de edén, selva paradisiaca con clima tropical,
donde aún no hay conocimiento claro de las especies, la modernidad poco a llegado, salvo
algunos libros de biología.
Finalmente, creo que es un texto muy interesante, que te deja pensando en las pequeñas que
pasan situaciones por su realismo, mezclado con fantasía, con descripciones llenas de
simbolismos y alegorías para pensar en ellas, que se vuelven alucinantes como los hongos.

1
Galindo, Sergio, El hombre de los hongos, México, Universidad Veracruzana, 2007,93 p.