Sunteți pe pagina 1din 1

Edgar Orlando Caballero Buitrago

Una de las herramientas comunicativas que cambió la historia de la humanidad fue la


escritura, ésta facilitó guardar ideas para generaciones futuras, sostener opiniones sin
retractarlas al final, llevar información de un lugar a otro sin ser alterada por los mensajeros,
en general transformo la humanidad. En la actualidad como en tiempos de otrora la escritura
es un medio muy eficaz para trasmitir de manera formal la información que se quiere dar a
conocer. Además, la sistematización de la escritura fue globalizando la redacción, esto
permitió que muchas personas comprendieran y se dieran a comprender a la hora de escribir
los textos con diversos caracteres.

Como se ha mencionado la escritura tiene unos criterios en su utilización, los cuales son:
ortográficos, cohesivos y coherentes. Cada uno tiene un gran número de reglas instituidas
por un grupo de expertos, el acuerdo permite que la escritura tenga unas reglas comunes en
cada una de las situaciones más adversas al momento de redactar. Sin estas reglas la
información cambiaría de sentido, aunque sea simplemente por una coma la alteración de
información afecta gravemente la información.

También, se estipularon normas para recurrir a autores mencionados en el escrito, porque en


situaciones determinadas se robaban las ideas de pensadores que no habían dado el
consentimiento para plasmar sus ideas. Las tecnologías llevaron a las normas a permitir las
citaciones de audios, videos y otros recursos audiovisuales que proveen información, las
TICs no solo facilitan obtener mayor información sobre un tema, sino que estas favorecen
tener un tipo de letra en común, unas directrices para los títulos y otros tipos de herramientas
para la buena escritura.
Por otra parte, la argumentación es un axial en la escritura académica, porque ella deja ver la
veracidad de la propuesta informativa, entre mayor capacidad argumentativa del escritor sus
textos tendrán un carácter científico. A la hora de argumentar se puede hacer de diferentes
formas, dos de ellas son: deductivamente o inductivamente. La primera va de lo general a lo
particular y la otra de lo particular a lo general. Para tener una eficacia al sostener las ideas
propuestas, se puede utilizar ejemplos o bases de datos de investigaciones relacionados con
el tema tratado en el texto.
Otra forma de trasmitir lo investigado es la forma oral, algunos autores afirman que la
oralidad permite especificar la información con más detalles. Sin embargo, la publicación
de información se puede realizar por los dos medios de comunicación con la ayuda de
tecnologías facilitadoras de velocidad y de abarcamiento de lugares en el mundo.