Sunteți pe pagina 1din 4

EVIDENCIA CARPE DIEM.

PRESENTADO POR:

MIGUEL ANGEL RUIZ MARMOLEJO

2018

Carpe Diem surge como un proyecto de una pareja de esposos que nos vimos enfrentados

Carpe Diem surge como un proyecto de una pareja de esposos que nos vimos enfrentados a un cambio laboral repentino que nos obligó a unir nuestras fuerzas para construir una propuesta en la que ambos pudiéramos participar, colaborar, crecer profesionalmente y apoyar a personas en su desarrollo y crecimiento personal, familiar, social y profesional, partiendo de una educación experiencial, eco sistémica, constructivista, pero por encima de todo humanista, en donde se rescatara el valor de las personas y la necesidad de crear espacios significativos para sí mismos y para su entorno.

Este concepto de desarrollo personal nos exigió reconocernos desde unos principios éticos y antropológicos, que parten de la apuesta por un proceso continuo de crecimiento del ser humano en busca del descubrimiento y la expresión de sus capacidades para ponerlas al servicio de las demás personas, en la construcción de una sociedad más justa basada en relaciones armónicas que de la misma forma aportaran en el fortalecimiento de las unidades productivas para apoyar la generación de valor a través de la satisfacción de sus grupos de interés, promoviendo mayores niveles de contribución de sus equipos de trabajo para el desarrollo de sus iniciativas y consecución de sus objetivos organizacionales.

Es cierto que a partir de esta iniciativa empresarial también había, hay y habrá un ánimo de lucro, sin embargo siempre hemos considerado que el ingreso no es el fin, es el resultado de un proceso satisfactorio que luego se multiplicará en la medida en la que nuestros clientes sientan que hemos identificado sus necesidades y que hemos respondido a ellas según sus

expectativas…, afortunadamente en estos seis años lo hemos logrado, y prueba de ello se da

expectativas…, afortunadamente en estos seis años lo hemos logrado, y prueba de ello se da a través de dos vías: i) Los procesos de recompra y, ii) La oportunidad que ahora tenemos de servir genuina y desinteresadamente a causas sociales sin que medie un reconocimiento económico por ello.

Todo lo anterior se sustenta en nuestra aceptación de que somos hijos de Dios, con una misión en esta vida que ÉL nos ha regalado y con el compromiso de dar lo mejor de cada uno de nosotros para ser cada día mejores personas desde las áreas en las que nos desempeñamos y desarrollamos nuestros proyectos, por ello la Honestidad, Innovación, Calidad, Exigencia, Ley, Ética, Capital Humano y Sociedad se constituyen en los elementos que guían nuestro actuar.

Sabemos con cuántas empresas hemos trabajado, cuántos proyectos hemos ejecutado y de qué naturaleza han sido cada uno de ellos; recordamos cuáles han sido las causas que han llevado a las organizaciones a tomar la decisión de ejecutar estos proyectos y en muchos casos también porqué decidieron hacerlos con Carpe Diem, sabemos las fechas, los lugares de ejecución y el valor de nuestra facturación, recordamos muchas de las anécdotas que han nacido en dichos procesos y muchas cosas más, pero lo más maravilloso de nuestra labor es saber que no solamente hemos generado impacto, bienestar, desarrollo y oportunidades de crecimiento en los participantes y en las empresas o instituciones para quienes trabajan, sino que en muchas ocasiones hemos generado esperanza, felicidad y contribuido con la

construcción y materialización de los sueños de cada persona, de los sueños de cada organización.

construcción y materialización de los sueños de cada persona, de los sueños de cada organización.

Como esposos hemos aprendido que la unión hace la fuerza, que la base de cualquier proyecto está en la confianza mutua y el amor que le pongamos a nuestras metas, y sobretodo que juntos se pueden crear muchas oportunidades y sostenernos ante los sin sabores, siempre con la esperanza en los sueños que hemos construido y que nos mantienen de pie cada día para continuar con esta iniciativa por mucho tiempo más, soportada en una estructura organizacional [operativa, administrativa, comercial y financiera], sólida, cumplidora de sus obligaciones con la sociedad [instituciones del estado, sector financiero, medio ambiente, proveedores, clientes y personas], y con nosotros mismos, como personas responsables por la contribución en el fortalecimiento diario de mejores personas, mejores organizaciones, y en la construcción de un mejor país.