Sunteți pe pagina 1din 3

Nuevo Estatus a la Ciudad Capital.

Con la reforma del 94' de la CN, se estableció la naturaleza autónoma del gobierno de la ciudad de Bs As,
con características propias en orden a su calidad de capital de la República.
El concepto de autonomía adepta en el caso de la ciudad de Bs As una fisionomía que ha permitido
colocarla en un status jurídico-político intermedio entre una provincia y un Municipio.
La constitución ha fijado las bases de la organización de la ciudad de Bs As, como una semiprovincia, con
un régimen de gobierno autónomo, que le permite darse sus propias autoridades, gobernarse por sus
propias reglas, autodisponer de su destino.
Ahora bien, la ciudad de Bs As, en tanto Capital Federal, y de acuerdo a lo que dispone la CN, debe
compatibilizar ese estatus con los intereses del Estado Nacional mientras siga siendo sede de su
gobierno.
Alfunos autores califican a la ciudad de Bs As, como una entidad siu generis, que no puede ser
comprendida en el concepto de provincia, ni en el de municipio inserto en jurisdicción provincial,
mientras que otros especialistas aducen que este paso es la transición para alcanzar la transformación de
la ciudad en una nueva provincia.

Autonomía intermedia:

Dos normas, permitirían calificarlas de “intermedia”.

1. La Nación garantiza sus intereses en la Ciudad de Bs As.


La norma constitucional marcó la necesidad de que el congreso nacional dictara una ley que
garantizara los intereses del Estado Nacional en el territorio de la ciudad de Bs As. En tal sentido
se dictó la ley 24,588, conocida como “Ley de garantía” que delimitó las competencias necesarias
par asegurar el normal desempeño de las autoridades nacionales , con asiento en la ciudad de Bs
As mientras esta sea capital de la República.
La ley establece un principio inverso, al que prevé el art 121 de la CN respecto de las provincias ya
que “La Nación conserva todo el poder no atribuido por la constitución al Gobierno Autónomo de
la Ciudad de Bs As, y es titular de todos aquellos bienes, derechos, poderes y atribuciones
necesarios para el ejercicio de sus funciones. Los deberes y facultades que tiene la ciudad de Bs
As, son SOLO AQUELLOS delegados por la CN y la ley de garantía.
De allí que se ha señalado que la Ciudad de Bs As tiene una autonomía derivada.
Otras notas características de esta “Autonomía intermedia” están dadas por la conservación por
parte del gobierno federal de su competencia en materia de seguridad y protección de las
personas y los bienes y la necesidad de autorización del congreso de la Nación para crear
organismos de seguridad y por las facultades de jurisdicción limitadas a las materias de vecindad
contravencional y de faltas, contencioso administrativa y tributaria locales. También la Nación se
reserva la competencia y fiscalización, esta última en concurrencia con la Ciudad y demás
jurisdicciones involucradas, de los servicios públicos que excedan el territorio de la ciudad de Bs
As.
Se ha señalado que la ley 24.588 no es inmutable y podría ser gradualmente ampliada en un
futuro.
2. Convocatoria a elección de las autoridades
La ley 24.620 convocó a los habitantes de la Ciudad de Bs As para elegir a un jefe y vice-jefe de
Gobierno y a sesenta representantes para que dictaran el Estatuto Organizativo de sus
instituciones previsto por el artículo 129 de la CN.
No resultaba compatible con una lógica republicana disponer la elección de jefe y vice-jefe de
gobierno sin tener conocimiento de cuales serían sus facultades y el lapso de duración de sus
mandatos. De hecho, el gobierno nacional erigió la ley 24.620 en una ley de garantía accesoria,
toda vez que impuso condiciones más allá de la ley 24.588, entrometiéndose en los
procedimientos que le cabían a la ciudadanía de Bs As para darse sus propias instituciones. De tal
suerte que estas dos normas legales casi se colocan en un pie de igualdad con las disposiciones
constitucionales del art 129. La ley 24.620 disponía que la Asamblea de representantes debía
crear todos los órganos de gobierno necesarios para ejercer las funciones administrativas,
jurisdiccionales y legislativas en el territorio de la ciudad de Bs As en el marco de la autonomía
establecida en el artículo 129 y sin afectar lo dispuesto por la ley que garantizaba los intereses del
Estado Nacional mientras Bs As fuera capital de la República y declaraba Nulo todo aquello que
dispusiera la Asamblea estatuyente que implicara una denegación o modificación de las
disposiciones constitucionales, de la ley de garantías o de la ley 24.620.

Estatuto Organizativo de la Ciudad de Bs As: (Constitución de la Ciudad Autónoma de Bs As)

Las tareas para su dictamen comenzaron en 1996, su publicación fue en Octubre de dicho año.

Estructurada de la siguiente manera:

Preámbulo, Título Preliminar, dividido en 2 capítulos, a ello le sigue el Libro Primero “Derechos,
Garantías y Políticas Especiales”, dividido en 2 títulos y el Libro Segundo sobre “Gobierno de la Ciudad”
compuesto de 7 títulos. El texto constitucional trae también una cláusula derogatoria y 24 cláusulas
transitorias.

Descentralización por comunas:

El estatuto Organizativo de la ciudad de Bs As, incorpora en el título VI la descentralizacion a través de


comunas. Define a las comunas como unidades de gestión política y administrativa con competencia
territorial y dispone que una ley sancionada con mayoría de dos tercios del total de la legislatura
establecerá su organización y competencia, cuya delimitación debe garantizar el equilibrio demográfico y
considerar aspectos urbanísticos, económicos, sociales y culturales.
Se establece expresamente que se preserva la unidad política y presupuestaria y el interés general de la
Ciudad de Bs As y su gobierno.
Las comunas juntamente con el gobierno de la ciudad de Bs As podrán ejercer de modo concurrente una
serie de atribuciones; el control del cumplimiento de las normas sobre el sulo de los espacios públicos y
el suelo, el ejercicio del poder policia en el territorio comunal, la prestación de servicios públicos, etc.
En cuanto a los órganos comunales, la constitución porteña prevé dos organismos colegiados: La junta
Comunal y una junta consultiva. La junta Comunal estará integrada por 7 miembros, elegidos en forma
directa, bajo el régimen de representación proporcional. El organismo de carácter consultivo tendrá por
competencias deliberar, asesorar, canalizar las demandas, elaborar las propuestas, definir las
prioridades, etc. Estará integrada por representantes de entidades vecinales no gubernamentales, redes
y otras formas de organización.

La ley orgánica de las Comunas fue dictada como medio para desarrollar la eficacia y eficiencia en la
gestión y con el objeto de hacer posible una mayor participación ciudadana. Tiene por finalidad:

1. Promover la descentralización y facilitar la desconcentración de las funciones del gobierno de la


ciudad, preservando su integridad territorial.
2. Facilitar la participación de la ciudadanía en el proceso de toma de decisiones y en el control de
los asuntos públicos.
3. Promover el desarrollo de mecanismo de democracia directa.
4. Mejorar la eficiencia y la calidad de las prestaciones que brinda el gobierno de la ciudad.
5. Implementar medidas de equidad, redistribución y compensación de diferencias estructurales a
favor de las zonas más desfavorecidas de la ciudad.
6. Preservar, recuperar, proteger y difundir el patrimonio y la identidad cultural de los distintos
barrios.
7. Consolidar la cultura democrática participativa.
8. Ciudad el interés general de la ciudad.
9. Asegurar el desarrollo sustentable.

La ley expresamente señala que la gestión pública descentralizada comunal debe regirse por los
siguientes principios;

1. Descentralizacion territorial en la ejecución de programas presupuestarios que tengan impacto


local específico en desarrollo social, cultura, deportes, y defensa de consumidores y usuarios, así
como en otras materias que hacen a las competencias exclusivas y concurrentes dispuestas.
2. Descentralización de la función de control.
3. Subsidiariedad de la actuación del poder ejecutivo en relación con las competencias de las
comunas.
4. Planeamiento concertado y coordinado entre el Poder Ejecutivo y las Comunas.
5. Gestión pública participativa.
6. Seguimiento comunal de la gestión del poder Ejecutivo en el ámbito local.
7. Eficacia y eficiencia en la gestión y prestación de servicios.
8. Desconcentración de la gestión operativa y administrativa.
9. Modernización administrativa e incorporación de herramientas alternativas de gestión.,

Las Comunas tienen a su cargo en forma concurrente con el gobierno de la ciudad:

• La participación en la planificación, prestación y control de los servicios.


• La decisión, contratación y ejecución de las obras publicas, proyectos y planes de impacto
comunal, así como la implementación de programas locales de rehabilitación y desarrollo
urbano.
• La fiscalización y el ejercicio del poder de policía, de las nomas sobre usos de los espacios
públicos, suelo y las materias que resulten de los convenios que se celebren a tal efecto., a través
de órganos de dependencia administrativa y sede en la comuna.
• La evaluación de demandas y necesidades sociales en su ámbito territorial.
• La participación en la formulación y ejecución de programas de desarrollo y promoción de
derechos que, desarrollados por el Poder Ejecutivo, tengan incidencia en su ámbito territorial.
• La gestión de actividades en materia de políticas sociales y proyectos comunitarios que pueda
desarrollar con su propio presupuesto, complementarias de las que correspondan al gobierno de
la ciudad.
• La implementación de un adecuando método de resolución de conflictos mediante el sistema de
mediación comunitaria, con participación de equipos multidisciplinarios.
• El desarrollo de acciones de promoción, asistencia y asesoramiento a entidades vecinales no
gubernamentales, sociedades de fomento, asociaciones cooperadoras, de consumidores y
usuarios, clubes barriales, y otras asociaciones civiles sin fines de lucro que actúen en el ámbito
de la Comuna.