Sunteți pe pagina 1din 6

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL

SANTA
FACULTAD DE INGENIERIA

Escuela Académico Profesional de


Ingeniería Mecánica

TEMA:
Termómetros

GRUPO:
“B”

INTEGRANTES:
Ramirez Flores Daymer

DOCENTE:

Vera Meza Secundino

FECHA DE EJECUCION:
22/06/2018

FECHA DE ENTREGA:
25/06/2018

Nuevo Chimbote – Perú


2018
DEFINICIÓN:
El termómetro es un instrumento de medición de la temperatura que usa el principio de la
dilatación, por lo que se prefiere el uso de materiales con un coeficiente de dilatación alto de
modo que, al aumentar la temperatura, la dilatación del material sea fácilmente visible.
El creador del primer termoscopio fue Galileo Galilei; éste podría considerarse el predecesor del
termómetro. Consistía en un tubo de vidrio que terminaba con una esfera en su parte superior que
se sumergía dentro de un líquido mezcla de alcohol y agua. Al calentar el agua, ésta comenzaba
a subir por el tubo.
Sanctorius Sanctorius incorporó una graduación numérica al instrumento de Galilei, con lo que
surgió el termómetro.

ESCALAS DE TEMPERATURA:

 Escala Celsius:

En 1745 Carlos Linneo de Upsala, Suecia, describió una escala en la cual el punto de
congelamiento del agua era 100 y el punto de ebullición cero haciendo esto una escala
centígrada.

Anders Celsius (1701-1744) usó la escala al revés en la cual cero representó el punto de
congelamiento y 100 el punto de ebullición del agua, manteniendo los 100 grados entre
los dos puntos.

Celsius cuando ideó esta escala de temperatura, ocupó las siguientes referencias:

1. El punto hielo, correspondiente al equilibrio sólido – liquido


2. El punto vapor, equilibrio liquido - gas

En 1948 el término Grado Centígrado fue reemplazado por el de Grados Celsius.

Temperaturas medidas sobre una escala centígrada, con el punto de congelamiento del
agua como cero, son designadas como grados Celsius (°C).

Esto se debe a que la medida del punto hielo es poco estándar, pues depende de otras
magnitudes físicas.

Dicho cambio fue el reemplazo de este punto de referencia por el del punto triple del agua
(que corresponde a un punto invariante).

La escala Celsius es de cómodo empleo porque evita cifras complicadas a las


temperaturas normales.

 Escala Fahrenheit:

Fue en 1724 que Gabriel Fahrenheit usó mercurio como liquido termométrico.

La expansión térmica del mercurio es amplia y suavemente uniforme, esto permite que
no se adhiera al vidrio y permanece líquido ante un amplio rango de temperaturas.
Su apariencia plateada hace que sea fácil de leer. Fahrenheit describió como calibró la
escala de mercurio de su termómetro de la siguiente manera:

"Colocando el termómetro en una mezcla de sal de amonio o agua salada, hielo, y


agua, un punto sobre la escala pudo ser encontrado el cual llamé cero. Un segundo
punto fue obtenido de la misma manera, si la mezcla es usada sin sal. Denotando este
punto como 30. Un tercer punto designado como 96 fue obtenido colocando el
termómetro en la boca para adquirir el calor del cuerpo humano." (D.G Fahrenheit,
Phil. Trans. (London) 33, 78, 1724).

Sobre esta escala, Fahrenheit midió el punto de ebullición del agua obteniendo como
resultado 212.

Después adjudicó el punto de congelamiento del agua a 32 así que el intervalo entre el
punto de congelamiento y ebullición del agua puede ser representado por el número
racional 180.

Temperaturas medidas sobre esta escala son designadas como grados Fahrenheit (°F).

 Escala Kelvin:
El kelvin simbolizado como “K”, es la unidad de temperatura de la escala creada
por William Thomson Kelvin, en el año 1848, sobre la base del grado Celsius,
estableciendo el punto cero en el cero absoluto (−273,15 °C) y conservando la misma
dimensión. Kelvin, a sus 24 años introdujo la escala de temperatura termodinámica, y la
unidad fue nombrada en su honor.
Es una de las unidades del Sistema Internacional de Unidades y corresponde a una
fracción de 1/273,16 partes de la temperatura del punto triple del agua. Se representa con
la letra K, y nunca "°K". Actualmente, su nombre no es el de "grados kelvin", sino
simplemente "kelvin".
Coincidiendo el incremento en un grado Celsius con el de un kelvin, su importancia radica
en el 0 de la escala: la temperatura de 0 K es denominada 'cero absoluto' y corresponde al
punto en el que las moléculas y átomos de un sistema tienen la mínima energía
térmica posible. Ningún sistema macroscópico puede tener una temperatura inferior. A la
temperatura medida en kelvin se le llama "temperatura absoluta", y es la escala de
temperaturas que se usa en ciencia, especialmente en trabajos de física o química.
 Escala Rankine:
Se denomina Rankine (símbolo R) a la escala de temperatura que se define midiendo
en grados Fahrenheit sobre el cero absoluto, por lo que carece de valores negativos. Esta
escala fue propuesta por el físico e ingeniero escocés William Rankine en 1859.
El grado Rankine tiene su punto de cero absoluto a −459,67 °F, y los intervalos de grado
son idénticos al intervalo de grado Fahrenheit.

Todas las escalas antes mencionadas se dividen fundamentalmente en dos tipos, las relativas y las
absolutas; los valores que puede adoptar la temperatura en cualquier escala de medición, no tiene
un nivel máximo, sino un nivel mínimo denominado, el cero absoluto. Mientras que las escalas
absolutas se basan en el cero absoluto, las relativas tienen otra forma de definirse.
1. Escalas Relativas: Celsius y Fahrenheit
2. Escalas Absolutas: Kelvin y Rankine

CONVERSIÓN DE ESCALAS:

Kelvin Celsius Rankin Fahrenheit

K °C R °F
Cero absoluto 0 -273.16 0 -459.67
Congelación del agua, P = 1atm 273.15 0 491.67 32
Punto triple del agua 273.16 0.01 491.69 32.018
Ebullición del agua, P = 1atm 373.16 100 671.67 212

Teniendo en cuenta los valores de la tabla la conversión entre escalas se determina con la siguiente
formula:
℃ 𝐾 − 273 ℉ − 32 𝑅 − 492
= = =
5 5 9 9

TIPOS DE TERMÓMETROS:

Termómetro Propiedad termométrica


Columna líquida en un tubo Longitud
Gas a volumen constante Presión
Gas a presión constante Volumen
Termómetro de resistencia Resistencia Eléctrica
Termocupla Fuerza Electromotriz

 Columna líquida en un tubo

Los termómetros de líquido encerrado en vidrio son, ciertamente, los más familiares: el
de mercurio se emplea mucho para tomar la temperatura de las personas, y, para medir la
de interiores, suelen emplearse los de alcohol coloreado en tubo de vidrio.

Los de mercurio pueden funcionar en la gama que va de -39 °C (punto de congelación


del mercurio) a 357 °C (su punto de ebullición), con la ventaja de ser portátiles y permitir
una lectura directa. No son, desde luego, muy precisos para fines científicos.

El termómetro de alcohol coloreado es también portátil, pero todavía menos preciso; sin
embargo, presta servicios cuando más que nada importa su cómodo empleo.

Tiene la ventaja de registrar temperaturas desde - 112 °C (punto de congelación del


etanol, el alcohol empleado en él) hasta 78 ° C (su punto de ebullición), cubriendo por lo
tanto toda la gama de temperaturas que hallamos normalmente en nuestro entorno.
 Gas a volumen o presión constante

El termómetro de gas a volumen constante es muy exacto, y tiene un


margen de aplicación extraordinario: desde - 27 °C hasta 1477 ° Pero es
más complicado, por lo que se utiliza más bien como un instrumento
normativo para la graduación de otros termómetros.

El termómetro de gas a volumen constante se compone de una ampolla con gas-


helio, hidrógeno o nitrógeno, según la gama de temperaturas deseada- y un
manómetro medidor de la presión. Se pone la ampolla del gas en el ambiente
cuya temperatura hay que medir, y se ajusta entonces la columna de mercurio
(manómetro) que está en conexión con la ampolla, para darle un volumen fijo al
gas de la ampolla. La altura de la columna de mercurio indica la presión del
gas. A partir de ella se puede calcular la temperatura.

 Termómetro de resistencia

Los termómetros de resistencia se usan ampliamente para medir temperaturas en un


intervalo –260 a 750ºC. En algunos casos pueden utilizarse para medir temperaturas de
hasta 1000ºC.

El funcionamiento de los termómetros de resistencia se basa en la propiedad que tienen


las sustancias de cambiar su resistencia eléctrica al variar la temperatura.

El termómetro de este tipo se sumerge en el medio cuya temperatura se mide. Conociendo


la variación de la resistencia del termómetro en función de la temperatura, se puede juzgar
acerca de la temperatura del medio donde el mismo se halla.

Además, ha de tenerse en cuenta que, en la mayoría de los termómetros de resistencia, la


longitud del elemento sensible constituye varios centímetros y por eso, si en el medio se
manifiestan gradientes de temperatura, con tal termómetro se mide cierta temperatura
media de aquellas capas del medio en las que se halla su elemento sensible.

Antes se estudiaba que los materiales más favorables para la fabricación de termómetros
de resistencia eran solamente los metales puros. Sin embargo, las investigaciones
realizadas últimamente demostraron que también una serie de semiconductores pueden
utilizarse en calidad de materiales para fabricar tales termómetros.

Es sabido que la absoluta mayoría de los metales tienen un coeficiente térmico positivo
de resistencia eléctrica, el cual alcanza 0,4 – 0,6 ºC-1 en los metales puros. Esto se explica
por el hecho de que el número de portadores de corriente, o sea, de electrones de
conducción, es muy grande en los metales y no depende de la temperatura.

La resistencia eléctrica del metal crece al aumentar la temperatura, debido a la dispersión


creciente de los electrones en las heterogeneidades de la red cristalina, motivada por el
incremento de las oscilaciones térmicas de los iones alrededor de sus posiciones de
equilibrio.

En los semiconductores se observa otro cuadro: el número de electrones de conducción


crece bruscamente con el aumento de la temperatura.

Por eso la resistencia eléctrica de los semiconductores típicos también disminuye


bruscamente a esa misma magnitud (de ordinario, con arreglo a una ley exponencial) al
calentarlos. Además el coeficiente térmico de la resistencia eléctrica de los
semiconductores es más alto en un orden que el de los metales puros.

 Termocupla

El método termoeléctrico de medición de temperaturas se funda en la estricta variación


de la fuerza termoeléctrica motriz de un termómetro termoeléctrico en función de la
temperatura.

Los termómetros termoeléctricos se usan ampliamente para medir temperaturas de hasta


2500ºC en distintos campos de la técnica y en las investigaciones científicas. Pueden
utilizarse para medir temperaturas a partir de –200ºC, pero en la zona de bajas
temperaturas se usan menos que los termómetros de resistencia. En la zona de altas
temperaturas (superiores a 1300-1600ºC), los termómetros termoeléctricos se usan para
efectuar mediciones de breve duración.

Las principales ventajas de los termómetros termoeléctricos son: el grado de precisión


bastante alto, la posibilidad de centralizar el control de la temperatura uniendo varios
termómetros termoeléctricos con el aparato de medición a través de un conmutador, la
posibilidad de registrar automáticamente la temperatura medida con un aparato
registrador, la posibilidad de graduar el aparato de medición y el termómetro por
separado.

 Pirómetros
El Pirómetro de radiación se emplea para medir temperaturas muy elevadas. Se basa en
el calor o la radiación visible emitida por objetos calientes, y mide el calor de la radiación
mediante un par térmico o la luminosidad de la radiación visible, comparada con un
filamento de tungsteno incandescente conectado a un circuito eléctrico. El Pirómetro es
el único termómetro que puede medir temperaturas superiores a 1477 °C.