Sunteți pe pagina 1din 6

Informe Seguridad Social

Capitalización Parcial y Sistema de Reparto de Capitales de Cobertura

Año : 2018

Profesor : Andrés Bazán Montaña

Alumnos :

Juan Rebolledo

Guillermo Meza

Juan Maldonado

Felipe Morales

Miguel Carrasco

1
Introducción

La seguridad social tiene su razón de ser a partir de la obligación,


actualmente no discutida, que tiene el estado y la sociedad de proteger a los
individuos o trabajadores en el momento en que se encuentran afectos a un
estado de necesidad a consecuencia de un riesgo o carga social.

Este derecho/obligación de vivir dignamente que tienen todos los individuos,


ha sido enfrentado por la sociedad de diversas formas a través de la historia, así
nos encontramos con que en un principio las formulas de aseguramiento social
estaban radicadas fundamentalmente en la beneficencia, luego explorando formas
solidarias de aseguramiento aparece el ahorro, pasando por la responsabilidad del
empleador, para llegar a la etapa del seguro, encontrándonos en la época actual
con que las formulas de aseguramiento social, tienden a buscar como formula de
financiamiento de las prestaciones en base a combinaciones de capitalización
individual o parcial, combinadas con formulas de seguros, basadas en
financiamiento fundamentalmente de cargo del trabajador, con algunas
excepciones en las cuales el respectivo régimen es financiado por las cotizaciones
aportadas por el empleador, y en otros casos a través de financiamiento tripartito,
como es el caso del seguro de desempleo.

Los regimenes más comunes para financiar la Seguridad Social son:

- Sistemas financieros:
- Sistema Reparto simple.
- Sistema de Capitalización.
- Sistema de capitalización parcial o de reparto con capitales de cobertura .

Sistema de capitalización parcial o de reparto con capitales de cobertura.

También se conoce como sistema mixto, el cual reúne anualmente las


cotizaciones recaudadas y con ellas acumula un capital suficiente para poder
pagar la totalidad de las pensiones que se hayan configurado durante dicho
período hasta que éstas se extingan.

2
Se le ha utilizado preferentemente para el seguro de accidentes del trabajo y
enfermedades profesionales.

No es tan clara la calificación de los sistemas en cuanto a la bondad de su


utilización; más bien pareciera que la adecuada implementación y operatoria de
los mismos son los elementos que decidirán su éxito o fracaso. Se conocen
experiencias muy diversas, en ambos sentidos.

En todo caso, lo más lógico desde un punto de vista técnico ha sido el


sistema de reparto en las obligaciones de corto plazo y el de capitalización en
aquellas de largo plazo, sin perjuicio de reconocer que el principio de la solidaridad
se refleja en mejor forma en el sistema de reparto y que la capitalización se
aproxima claramente a un sistema de seguro privado.

La caracteristica principal del nuevo sistema de pensiones, es que se


financia con el ahorro individual de los trabajadores, a traves del cual se crea una
relación entre aporte y beneficio que desalienta la evasión.

La capitalizacion individual o parcial se complementa con un seguro para


financiar las pensiones de aquellos trabajadores que por haberse invalidado o
fallecido prematuramente, no alcanzaron a reunir los fondos suficientes para
financiar su pension.

Este sistema es mas conciente con la libertad personal, ya que hace mas
facil el traslado de los fondos o capitales a otra insttitucion, ya que se trata de un
capital conocido.

En el plano de las desventajas,es cierto que en el sistema de acumulacion


el afiliado no conoce el monto de su pension , en tanto que en el sistema de
seguros si lo conoce. Sin embago el sistema contempla la posibilidad de
compensar dicha desventaja a traves del ahorro voluntario.

El ahorro previsional voluntario es entonces , una variable de ajuste en un sistema


de capitalización que no asegura un monto fijo de pension final, ante cambios de
la tasa de interes o el tamaño de la familia.

3
Panorama en Latinoamérica Y Nueva Zelanda

Uruguay:

Los gobiernos militares en Uruguay intentaron realizar una reforma


estructural en el sistema de pensiones de administración pública sin éxito, mucho
antes que la reforma realizada por Pinochet en Chile. Los pocos cambios que se
introdujeron sirvieron para aumentar la edad de retiro y los años de servicio
mínimos para jubilarse; la eliminación de algunas causas de jubilación, como
maternidad o despidos; y quizás la más significativas de todas, ocurrida en 1979,
con la que se buscó unificar el sistema dentro de la Dirección Nacional de
Seguridad Nacional.

No fue hasta la crisis fiscal provocada por el sistema de pensiones que los
partidos de oposición y los sectores laborales que se oponían a la reforma dieron
la oportunidad de discutir la aprobación de un modelo mixto donde el Banco
Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial apoyaron con préstamos
las reformas, con el fin de pagar los costos de transición.

Argentina:

En 1992 se presentó la propuesta de reformas al Congreso, que proponía la


creación de un modelo mixto basado en dos componentes: un régimen de reparto
reformado que brindaría una pensión básica y un sistema de administración
privada que pagaría una pensión complementaria.

Tras 15 meses de debates, la reforma fue aprobada, permitiendo que las


entidades públicas, los sindicados, las cajas mutuales, las cooperativas y los
bancos pudieran administrar los sistemas basados en el régimen de capitalización
individual; además, los asegurados podrían elegir entre un modelo mixto o el de
administración pública.

El prestigioso sistema mixto de pensiones de Nueva Zelanda.

Desde el año 2007 rige el modelo mixto de pensiones en Nueva Zelanda -


que ha sido replicado en Australia y Perú, entre otros países- que se basa
4
principalmente en el pago de una pensión anual por parte del gobierno para todos
los ciudadanos neozelandeses de 65 años o más. Actualmente, las pensiones de
jubilación base alcanzan un valor de U$18.954 brutos anuales (unos 9 millones de
pesos chilenos) si el jubilado es soltero o de U$14.228 brutos (unos $6.700.000
chilenos) por cada jubilado si su pareja también recibe la pensión, ya sea en el
contexto de un matrimonio, una unión civil o una pareja de hecho.

Esta suma se complementa con un sistema voluntario contributivo, o


sistema de ahorro para la jubilación subsidiado por el Estado. El trabajador elije un
proveedor y posteriormente realiza contribuciones mensuales (del 3%, 4% u 8%
del salario) a lo que suma la obligación del empleador de hacer aportes del 2% del
salario bruto cada mes.

Además, como una forma de incentivar la participación en los esquemas, el


Estado aporta $1.000 dólares neozelandeses (aproximadamente $500.000)
apenas el trabajador ingresar al sistema, a lo que se suman devoluciones fiscales,
e incluso ayudas para la compra de la primera vivienda del cotizante.

La edad para la pensión universal es de 65 años, siempre que cumpla con


requisitos de residencia. Por otra parte, también se permite el retiro anticipado de
dinero de las cuentas voluntarias para determinados fines, entre los que se cuenta
la compra de una primera vivienda (sólo después de 3 años), emigración
permanente, estar sufriendo dificultades financieras significativas o una
enfermedad grave.

Por otra parte, el Estado asegura otro tipo de ayudas para los mayores de
65 años como son el apoyo en los gastos de vivienda y vida, tarjeta de descuentos
(se otorga una vez que la persona comienza a recibir su pensión) y colaboración
para el financiamiento de la estadía en una casa de retiro o para una vivienda
asistida.

5
Beneficios del Sistema Mixto

El sistema público normalmente se basa en el método de reparto, donde los


trabajadores en activo sufragan los pagos de las pensiones. En cambio, el sistema
privado siempre consiste en la capitalización de las aportaciones del propio
individuo a lo largo de toda su vida laboral. Por tanto, el mayor beneficio de la
instauración de un sistema mixto de forma obligatoria es que garantiza un importe
percibido mayor en caso de que la proporción de población activa disminuya. Una
caída en la proporción de población activa respecto a la población en edad de
jubilación está causada por aumento de la emigración, regreso de inmigrantes a
sus países de origen o envejecimiento de la población.

El otro gran beneficio de mantener un sistema mixto, en lugar de hacer


desaparecer totalmente un sistema de reparto público, es que permite garantizar
una pensión mínima a quienes no hayan tenido posibilidad de cotizar o llevar a
cabo aportaciones privadas suficientes como para mantener un nivel de vida digno
en el periodo de jubilación.

Conclusión

El modelo de regimenes mixto, es quizás el más difundido en el mundo, en


especial en los países en desarrollo o de ingresos bajos y medios. En cada país
este modelo se ubica en alguna combinación de recursos de seguridad social,
obtenidos por medio de cotizaciones y recursos fiscales, originados en los
impuestos. Adicionalmente, en cada país el sistema de salud adopta una
estructura, una organización y unos arreglos.

Actualmente en chile coexisten 2 regimenes de pensiones diametralmente


distintos entre si uno conformado por las ex cajas de de prevision agrupadas en lo
que es el actual instituto de prevision social (IPS), basado en los llamados
sistemas de reparto y administrado por el estado. Y el otro conformado por las
AFP (Administradoras de fondos de pensiones), creadas por el DL 3.500, basado
en un sistema de capitalizacion individual y administradas por el sector privado.