Sunteți pe pagina 1din 240

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA

ESCUELA DE CIENCIAS BÁSICAS, TECNOLOGÍA E INGENIERÍA


Programa de Ingeniería Industrial
SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL

SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL

MÓDULO

NELSON LEONARDO SEPÚLVEDA FLOREZ

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA –UNAD-


FACULTAD DE CIENCIAS BÁSICAS E INGENIERÍA
PROGRAMA DE INGENIERÍA INDUSTRIAL
BOGOTÁ
2008
UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA
ESCUELA DE CIENCIAS BÁSICAS, TECNOLOGÍA E INGENIERÍA
Programa de Ingeniería Industrial
SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL

Autor
Nelson Leonardo Sepúlveda Florez
Ingeniero Industrial. Especialista en Higiene y Salud Ocupacional. Magíster en
Gestión Ambiental
Programa de Ingeniería Industrial. UNAD

COMITÉ DIRECTIVO

Jaime Alberto Leal Afanador


Rector

Roberto Salazar Ramos


Vicerrector Académico

Sehifar Ballesteros Moreno


Vicerrector Administrativo

Maribel Córdoba Guerrero


Secretaria General

Edgar Guillermo Rodríguez


Director de Planeación

Claudio Rothstein Pedraza


Decano Facultad de Ciencia Básica e Ingeniería

CURSO SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL


GUÍA DIDÁCTICA
Primera Edición

@CopyRigth
Universidad Nacional Abierta y a Distancia

ISBN

2008
Centro Nacional de Medios para el aprendizaje
UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA
ESCUELA DE CIENCIAS BÁSICAS, TECNOLOGÍA E INGENIERÍA
Programa de Ingeniería Industrial
SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL

TABLA DE CONTENIDO

..................................................................................................................................11
INTRODUCCIÓN .......................................................................................................11
UNIDAD UNO CONCEPTOS BÁSICOS Y FACTORES DE CONTAMINACIÓN.....13
CAPITULO UNO ........................................................................................................13
1. CONCEPTOS BÁSICOS .......................................................................................13
1.1 RECURSOS NATURALES......................................................................................... 13
1.2 BIODIVERSIDAD........................................................................................................ 14
1.3 ECOSISTEMAS.......................................................................................................... 14
1.4 DESARROLLO SOSTENIBLE ................................................................................... 14
1.5 GESTIÓN AMBIENTAL .............................................................................................. 15
1.6 IMPACTO, AMENAZA, RIESGO Y VULNERABILIDAD ............................................ 17
2. EVOLUCION DE LA PERCEPCION DE LOS PROBLEMAS AMBIENTALES Y DE
LA GESTION AMBIENTAL .......................................................................................18
2.1 LOS CINCO PARADIGMAS DE LA GESTIÓN EN LA RELACIÓN ENTRE EL
HOMBRE Y LA NATURALEZA........................................................................................ 19
2.1.1 Economía de frontera .......................................................................................................19
2.1.2 Ecología profunda.............................................................................................................20
2.1.3 Protección Ambiental ........................................................................................................21
2.1.4 Gestión de Recursos.........................................................................................................21
2.1.5 Ecodesarrollo....................................................................................................................22
3. FACTORES DETERMINANTES DE LA GESTION AMBIENTAL ........................24
3.1 PRINCIPALES ENFOQUES DE LA GESTION AMBIENTAL ..................................... 25
3.2 PRINCIPALES INSTRUMENTOS DE GESTION AMBIENTAL .................................. 27
3.2.1 Evaluación de Impacto Ambiental .....................................................................................27
3.2.2 Programas de Monitoreo Ambiental ..................................................................................28
3.2.3 Auditoría ambiental ...........................................................................................................28
3.2.4 Análisis de riesgos ............................................................................................................28
3.2.5 “Due diligence”..................................................................................................................29
3.2.6 Programas de recuperación Ambiental..............................................................................29
3.2.7 Programas de medidas de Emergencia.............................................................................30
3.2.8 Programas de comunicación .............................................................................................30
4. CONTAMINACIÓN ................................................................................................30
5. DESARROLLO SUSTENTABLE...........................................................................32
5.1 CRISIS DEL MODELO DE CIVILIZACIÓN ................................................................. 32
5.2 LIMITES DEL MODELO OCCIDENTAL .................................................................... 37
5.3 CRECIMIENTO Y DESARROLLO.............................................................................. 42
5.4 DESARROLLO SUSTENTABLE................................................................................ 44
5.4.1 Una definición ...................................................................................................................46
5.4.2 Objetivos del desarrollo sustentable ..................................................................................47
5.4.3 Algunas controversias.......................................................................................................49
5.5 SUSTENTABILIDAD .................................................................................................. 51
5.5.1 Sustentabilidad social .......................................................................................................53
5.5.2 Sustentabilidad económica ...............................................................................................54
5.5.3 Sustentabilidad ambiental .................................................................................................56
5.6 ETICA: ESENCIA PARA LA SUSTENTABILIDAD .................................................... 57
CAPITULO DOS .......................................................................................................65
FACTORES DE CONTAMINACION ..........................................................................65
1. CONTAMINACIÓN DEL AIRE ..............................................................................65
1.1 LOS EFECTOS DE LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE .............................................. 66
1.1.1 Cómo la contaminación del aire afecta nuestra salud ........................................................68
1.1.2 El sistema respiratorio y la contaminación del aire.............................................................68
1.2 CONTAMINACIÓN DEL AIRE.................................................................................... 70
1.2.1 Efectos indirectos de la Contaminación del aire.................................................................70
1.2.2 Contaminación del aire en interiores .................................................................................71
Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa de las Naciones Unidas para el
Medio Ambiente (PNUMA), 2004 ...............................................................................................72
1.2.3 Cómo afecta la contaminación del aire otros aspectos de nuestras vidas ..........................72
1.3 CONTAMINANTES DEL AIRE ................................................................................... 73
1.3.1 Los contaminantes criterio ................................................................................................76
1.3.2 Progreso en el control de los contaminantes criterio..........................................................86
1.3.3 Contaminantes peligrosos del aire (CPA) ..........................................................................87
1.3.4 Las fuentes de contaminación del aire ambiental ..............................................................88
1.3.5Transporte y dispersión de contaminantes en el aire ambiental ..........................................92
1.3.6La medición de contaminantes ..........................................................................................97
1.3.7 Medición de emisiones de contaminantes .......................................................................103
1.4 GESTIÓN DE LA CALIDAD DEL AIRE.................................................................... 120
1.4.1 Estrategias de control .....................................................................................................121
1.4.2 Enfoques tradicionales en la gestión de la calidad del aire ..............................................121
1.4.3 Enfoques innovadores en la gestión de la calidad del aire ...............................................124
2. CONTAMINANCION DEL AGUA ........................................................................126
2.1 EL RECURSO AGUA ............................................................................................... 127
2.2 CONTROL DE LA CONTAMINACION DE LAS AGUAS.......................................... 133
2.2.1. Biodegradabilidad ..........................................................................................................134
Fuente: Notas de clases II curso Internacional de aspectos Geológicos de Protección Ambiental.
Campinas, Sao Pablo – Brasil junio de 2000. UNESCO ..........................................................136
2.2.2. Toxicidad .......................................................................................................................136
2.2.3. Contaminantes físicos y químicos ..................................................................................136
2.3 INDICADORES DE CONTAMINACION DE LAS AGUAS ........................................ 138
2.3.1. Índice de calidad de las aguas .......................................................................................138
2.3.2. Parámetros agregados...................................................................................................140
2.3.3. Indicadores biológicos....................................................................................................141
2.4 METODOS DE PURIFICACION DEL AGUA ............................................................ 142
2.4.1 Purificación de Agua por Sedimentación ........................................................................142
2.4.2 Purificación de agua por filtración....................................................................................143
2.4.3 Purificación de agua por desinfección ............................................................................143
2.4.4 Purificación de agua por cloración ..................................................................................143
2.4.5 Purificación de agua por rayos ultravioleta .....................................................................143
2.5 CAUSAS DE LA CONTAMINACION DEL AGUA ................................................... 144
2.6 ENFERMEDADES PRODUCIDAS POR LA CONTAMINACION DEL AGUA ......... 144
Fuente: Notas de clases II curso Internacional de aspectos Geológicos de
Protección Ambiental. Campinas, Sao Pablo – Brasil junio de 2000. UNESCO ...... 146

2.7 SEGUIMIENTO......................................................................................................... 146


3. CONTAMINACION DEL SUELO .........................................................................148
3.1 RESIDUOS Y CONTAMINACION ............................................................................ 148
3.2 LA VIABILIZACION DE SITIOS DE DISPOSICION DE RESIDUOS ........................ 152
3.2.1 Etapa 1: identificación de zonas potenciales ...................................................................153
3.2.2 Etapa 2: identificación de lugares preferenciales .............................................................154
3.2.3 Etapa 3: estudios de detalle ............................................................................................155
3.2.4 Consideraciones Adicionales .........................................................................................156
3.3 GESTION INTEGRADA DE LOS RESIDUOS SOLIDOS MUNICIPALES ................ 156
4. RUIDO Y SOBREPRESION ATMOSFERICA ....................................................160
4.1 EL SONIDO Y SU MEDIDA ...................................................................................... 160
4.1.1 Variación temporal del Sonido.........................................................................................165
4.1.2 Propagación y atenuación de Ondas Sonoras .................................................................166
4.2 SOBREPRESION ATMOSFERICA .......................................................................... 167
4.3 PREVENCION Y CONTROL DE RUIDO EN LA PLANIFICACION Y
ADMINISTRACION DE PROYECTOS ........................................................................... 169
5. CONTAMINACION LUMINICA ............................................................................172
5.1 FORMAS DE CONTAMINACIÓN LUMÍNICA........................................................... 173
5.2 EFECTOS EN LA BIODIVERSIDAD ........................................................................ 174
5.3 PROPUESTAS DE SOLUCIÓN................................................................................ 175
UNIDAD DOS SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL ..........................................178
CAPITULO UNO ISO 14000 ....................................................................................178
1. SISTEMAS DE GESTIÓN MEDIO AMBIENTAL: LAS NORMAS La ISO 14000 178
1.1 ¿QUÉ CUBREN LAS NORMAS ISO 14000? ........................................................... 180
1.2 APLICACIÓN DE LA GESTIÓN MEDIOAMBIENTAL .............................................. 181
1.3 IMPLICACIONES DE LAS NORMAS ISO 14 000 PARA LA GESTIÓN
EMPRESARIAL.............................................................................................................. 181
1.3.1 Factores Internos ............................................................................................................182
1.3.2 Factores Externos...........................................................................................................184
1.4 MARCO POLÍTICO-INSTITUCIONAL-LEGAL ......................................................... 187
1.5 PROCESOS DE IMPLEMENTACIÓN....................................................................... 189
1.5.1 Política Ambiental ...........................................................................................................190
1.5.2 Planificación ...................................................................................................................191
1.5.3 Implementación y Operación...........................................................................................192
1.5.4 Chequeo y Acciones Correctivas.....................................................................................195
1.5.5 Revisión por parte de la Gerencia ...................................................................................197
CAPITULO DOS .....................................................................................................199
INSTRUMENTOS DE GESTION AMBIENTAL .......................................................199
1. INTERNALIZACIÓN DE EXTERNALIDADES.....................................................199
1.1 EXTERNALIDAD ...................................................................................................... 199
1.2 INTERNALIZACIÓN ................................................................................................. 200
2. INSTRUMENTOS REGULADORES ....................................................................201
2.1 PATRONES O NORMAS.......................................................................................... 202
2.2 LICENCIAS............................................................................................................... 204
2.3 CONTROL DEL USO DEL SUELO Y DEL AGUA.................................................... 204
3.INSTRUMENTOS ECONOMICOS ........................................................................204
3.1 INSTRUMENTOS ECONÓMICOS NO TRIBUTARIOS (NON-TAX INSTRUMENTS) 206
3.1.1 Seguros de responsabilidad (liability insurance) ..............................................................206
3.1.2 Licencias comercializables (tradeable permits) ...............................................................206
3.1.3 Tasas a usuarios (user charges ) ....................................................................................207
3.1.4 Sistemas de depósito y reembolso (deposit- refund systems)..........................................208
3.2 INSTRUMENTOS ECONÓMICOS TRIBUTARIOS (TAX INSTRUMENTS) .............. 208
3.2.1 Impuestos ambientales ...................................................................................................208
3.2.2 Incentivos fiscales...........................................................................................................210
4. MEDIDAS A IMPLEMENTAR ..............................................................................211
BIBLIOGRAFIA Y REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS..........................................214
APÉNDICE:..............................................................................................................225
TABLA DE ILUSTRACIONES

Ilustración 1: Componentes primarios del aire ....................................................67


Ilustración 2: Nueva composición del aire.............................................................67
Ilustración 3 El sistema respiratorio y la contaminación del aire ........................68
Ilustración 4 Respiración de partículas..................................................................69
Ilustración 5 El “smog fotoquímico” ......................................................................70
Ilustración 6 Contaminación del aire en interiores ...............................................71
Ilustración 7 Capas de la Atmósfera.......................................................................74
Ilustración 8 Clasificación de contaminantes del aire ..........................................75
Ilustración 9 Monóxido de Carbono (CO)...............................................................77
Ilustración 10 Ozono (O3) ........................................................................................79
Ilustración 11 Óxidos de Azufre (Sox) ....................................................................81
Ilustración 12 Material Particulado .........................................................................83
Ilustración 13 Plomo (Pb) ........................................................................................85
Ilustración 14 Fuentes móviles de contaminación del aire ..................................89
Ilustración 15 Fuentes Estacionarias .....................................................................90
Ilustración 16 Movimiento Vertical .........................................................................93
Ilustración 17 Efectos altura chimenea ..................................................................94
Ilustración 18 contaminación condicionada por topografía.................................95
Ilustración 19 Gravimetría .......................................................................................98
Ilustración 20 Quimiluminiscencia de fase gaseosa ............................................99
Ilustración 21 Muestreador de alto volumen........................................................101
Ilustración 22 Equipo de muestreo aire................................................................104
Ilustración 23 Quema madera Chimenea .............................................................106
Ilustración 24 Incinerador Termal .........................................................................107
Ilustración 25 Catalizador .....................................................................................108
Ilustración 26 Llama elevada a vapor ...................................................................109
Ilustración 27Absorvedor de calor .......................................................................110
Ilustración 28 Sistema de adsorción no regenerador de carbón .......................111
Ilustración 30 Condensador ..................................................................................113
Ilustración 31 Sistema de condensación .............................................................113
Ilustración 32 Separador de aceite .......................................................................114
Ilustración 33 Precipitador electrostático. ...........................................................116
Ilustración 34 Cámara de filtros de bolsas...........................................................117
Ilustración 35 Lavador Venturi. .............................................................................118
Ilustración 36 Cámara de sedimentación .............................................................118
Ilustración 37 Ciclón. .............................................................................................119
Ilustración 38 Licencias .........................................................................................122
Ilustración 39 El Ciclo Hidrológico ......................................................................129
Ilustración 40 a - Efectos de la contaminación sobre el oxígeno disuelto........135
Ilustración 40 b- Efectos de la contaminación sobre organismos acuáticos ...135
Ilustración 41 Curvas de calidad de aguas ..........................................................139
Ilustración 42 Etapas Selección Lugar relleno sanitario ....................................152
Ilustración 43 Flujo de residuos sólidos .............................................................157
Ilustración 44 Curva límite de audibilidad............................................................161
Ilustración 45 Curvas de igual audibilidad en fons .............................................162
Ilustración 46 Curvas de compensación para aparatos de medición sonora...164
Ilustración 47 Panorámica iluminación mundial .................................................173
Ilustración 48 Difusión de la luz...........................................................................174
Ilustración 49 Elementos del Sistema de Gestión Ambiental de la Norma ISO
14001 .......................................................................................................................189
LISTA DE TABLAS

Pág.
TABLA No. 1 LOS COMPONENTES BÁSICOS DE LA BIODIVERSIDAD 11
EVOLUCIÓN DE LOS PARADIGMAS DE LA GESTIÓN
TABLA No. 2 12
AMBIENTAL
TABLA No. 3 CONTAMINANTES DE INTERIORES 67
VALORES LÍMITE (EN MG/M3) Y TIEMPOS PROMEDIO DE
MUESTREO PARA LAS NORMAS NACIONALES DE CALIDAD
TABLA No. 4 72
DEL AIRE DE VARIOS PAÍSES DE AMÉRICA Y GUÍAS DE LA
OMS
EFECTOS EN LA SALUD HUMANA POR EXPOSICIÓN A
TABLA No. 5 73
MONÓXIDO DE CARBONO
EFECTOS EN LA SALUD HUMANA POR EXPOSICIÓN A
TABLA No. 6 74
OZONO
EFECTOS EN LA SALUD HUMANA POR EXPOSICIÓN A
TABLA No. 7 76
DIÓXIDO DE AZUFRE.

EFECTOS EN LA SALUD HUMANA POR EXPOSICIÓN A


TABLA No. 8 78
MATERIAL PARTICULADO
EFECTOS EN LA SALUD HUMANA POR EXPOSICIÓN A
TABLA No. 9 79
DIÓXIDO DE NITRÓGENO
EFECTOS EN LA SALUD DE LOS NIÑOS POR EXPOSICIÓN
TABLA No. 10 80
A PLOMO

EJEMPLOS DE MÉTODOS DE MEDICIÓN Y ANÁLISIS DE


TABLA No. 11 93
LOS CONTAMINANTES DE AIRE

TABLA No. 12 FLUJOS DE AGUA POR REGIONES CLIMÁTICAS (KM2/AÑO 118


TABLA No. 13 CATEGORIAS CALIDAD DEL AGUA 130
ENFERMEDADES ASOCIADAS AL USO Y CONSUMO DE
TABLA No. 14 135
AGUA CON BACTERIAS
ENFERMEDADES ASOCIADAS AL USO Y CONSUMO DE
TABLA No. 15 136
AGUA CON PROTOZOOS
CLASIFICACION DE LOS RESIDUOS CON RELACION A SU
TABLA No.16 139
PELIGROSIDAD
COMPONENTES POTENCIALMENTE PELIGROSOS
TABLA No. 17 140
CONTENIDOS EN LOS RESIDUOS SÓLIDOS MUNICIPALES

PRINCIPALES CLASES DE CONTAMINANTES Y SUS


TABLA No. 18 141
INDICADORES PARA MONITOREO

CRITERIOS ORIENTADOS PARA LA IDENTIFICACION DE


TABLA No. 19 LUGARES POTENCIALES PARA INSTALACION DE 145
RELLENOS SANITARIOS
TABLA No. 20 NIVELES TIPICOS DE PRESION SONORA 152
EL RUIDO EN LA PLANIFICACION DE PROYECTOS DE
TABLA No. 21 160
EXPLOTACION

EL RUIDO EN LA GESTION DE PROYECTOS DE


TABLA No. 22 161
EXPLOTACION

RESUMEN DE LOS FACTORES QUE INFLUYEN EN LA


TABLA No. 23 175
APLICACIÓN DE LA NORMA

TABLA No. 24 RESUMEN DEL MARCO POLÍTICO-INSTITUCIONAL-LEGAL 178


INTRODUCCIÓN

El curso de Gestión Ambiental tiene como objetivo fundamental que los estudiantes
del programa de Ingeniería Industrial conozcan y comprendan la problemática
ambiental en la industria, así como de las posibles alternativas de solución para su
atención y control, para ello el módulo propone el desarrollo de dos unidades
didácticas. La primera, se refiere a los conceptos básicos para el abordaje de la
Gestión ambiental, en esta unidad se describen los enfoques de administración de
los recursos naturales y los factores de contaminación que están deteriorando el
medio ambiente, también se aborda el concepto de desarrollo sostenible como eje
articulador de todas las acciones relacionadas con la Gestión Ambiental.
La segunda unidad, presenta la los Sistemas de Gestión Ambiental como alternativa
de solución a algunos problemas de carácter ambiental, producidos por los agentes
económicos (Industrias), así como otras técnicas utilizadas para reducir el impacto
que genera el aparato productivo en los ecosistemas donde se encuentran ubicados.
UNIDAD UNO

CONCEPTOS BÁSICOS, FACTORES DE CONTAMINACIÓN


UNIDAD UNO CONCEPTOS BÁSICOS Y FACTORES DE CONTAMINACIÓN

CAPITULO UNO

1. CONCEPTOS BÁSICOS

1.1 RECURSOS NATURALES1

Los recursos naturales son una provisión de la naturaleza. Se les diferencia en dos
grandes grupos: recursos naturales renovables, como las especies de la flora y la
fauna y no renovables, como los minerales.

Los minerales se pueden clasificar de acuerdo con diversos criterios, entre los cuales
están su génesis (por ejemplo, hidro-termales), su composición (sulfuros),
energéticos (carbón, si bien no es un mineral in estricto sensu), metálicos (cobre),
materiales de construcción (minerales arcillosos), etc. Dentro de los recursos
naturales no renovables se incluyen también los hidrocarburos en todas sus
presentaciones.

Los minerales son considerados recursos potenciales. El mineral ubicado en un


yacimiento no tiene valor económico hasta que es extraído y transformado. Su
extracción está sujeta a la rentabilidad de la operación, estimada sobre la base de la
calidad y cantidad de minerales detectados en un yacimiento y de su precio, entre
otros factores.

La demanda de recursos mineros está en relación con los requerimientos de


consumo de las sociedades industrializadas y el crecimiento de las economías de los
países en desarrollo, constituyen la principal fuente de materias primas
indispensables para el hombre de hoy.

La minería es el conjunto de actividades orientadas a la extracción económica de los


minerales presentes en un yacimiento, su comercialización y eventual
transformación, mediante procesos físicos y químicos. Las actividades mineras se
realizan a través de un proceso conocido como ciclo minero, cuyos componentes son
la identificación de los recursos mineros con valor económico, la construcción de las
instalaciones mineras, la extracción, transporte de insumos y de mineral explotado y
el cierre de las operaciones. Muchas veces el ciclo está asociado a los procesos
metalúrgicos de transformación y beneficio, en las inmediaciones del sitio de
explotación.

1.2 BIODIVERSIDAD

1
CEPAL - SERIE Recursos Naturales e Infraestructura N° 57, 2002.
La biodiversidad o diversidad ecológica está referida a la multiplicidad de especies
que componen los conjuntos de seres vivos que se encuentran en diferentes
ambientes. (Véase tabla No. 1)

Tabla No. 1 LOS COMPONENTES BÁSICOS DE LA BIODIVERSIDAD

La diversidad de las especies: está determinada por factores como el clima y la


evolución biológica.
La variabilidad genética: Es la variación hereditaria dentro y entre poblaciones
de organismos cuya base está en los cromosomas (ADN). Este aspecto puede
ser manipulado por tecnología tradicional o moderna a través de la
biotecnología y la ingeniería genética. Es el caso del manejo de los recursos
genéticos de la diversidad biológica: plantas, animales y otros organismos, para
mejorar la producción de alimentos.
La diversidad de ecosistemas: se refiere a la distribución espacial de los
diversos ecosistemas: bosques, lagos, ríos, marinos, desiertos, costeros,
humedales etc. Estos albergan las especies animales y vegetales y sus
poblaciones en forma de hábitat.
La diversidad de grupos y culturas humanas: Constituida por múltiples razas y
etnias con sus propios idiomas y dialectos y manifestaciones culturales y
conocimientos ancestrales. Además de poseer una variabilidad genética útil
para la resistencia a enfermedades y adaptación a variadas condiciones
ambientales.
Fuente: Sobre la base de Brack Egg, Antonio(2001)

1.3 ECOSISTEMAS

Un ecosistema es un sistema de formaciones naturales que comprende organismos


vegetales, animales herbívoros, animales predadores, bacterias y microorganismos
en una relación de interdependencia que permite su funcionamiento. Los
ecosistemas tienen, a su vez, la capacidad de autorregulación y adaptación que hace
posible mantener un equilibrio necesario para que todo el sistema funcione.

1.4 DESARROLLO SOSTENIBLE

El desarrollo sostenible se define como la satisfacción de las necesidades presentes,


sin comprometer la capacidad de las generaciones del futuro de satisfacer sus
propias necesidades. Es una noción de desarrollo que busca la supervivencia de las
economías y sociedades por largos períodos de tiempo, manteniendo o
incrementando no sólo su capital económico, sino también su capital social y natural
sin agotarlo. Es la búsqueda del equilibrio entre las necesidades del crecimiento
económico, la equidad social y la sostenibilidad ambiental.
Esta dimensión ambiental fue incorporada por las Naciones Unidas en la Cumbre de
la Tierra de 1992 realizada en Río de Janeiro, donde se adoptó el concepto de
Desarrollo Sostenible. Como definición, tuvo su origen en la Comisión Brundtland,
que entre 1984 y 1987 realizó un informe acerca de los efectos del desarrollo sobre
el medio ambiente. Esta preocupación tiene como fundamento la evidencia de los
límites de la capacidad regenerativa de los ecosistemas naturales frente a las
actividades humanas, lo cual implica una visión ética del desarrollo.

1.5 GESTIÓN AMBIENTAL

Se define la gestión ambiental como: "equilibrar la demanda social de recursos


naturales de la tierra con la capacidad del ambiente natural, respondiendo a esas
demandas en una base sostenible" (Colby, 1990). Los enfoques de la relación del
hombre con la naturaleza han evolucionado en el tiempo y han influido sobre las
políticas e instrumentos de los Estados y las políticas corporativas de las empresas
respecto al medio ambiente. Los paradigmas han incorporado los avances científicos
y el devenir histórico y económico tal como se muestra a continuación (Véase tabla
No. 2).

Tabla No. 2 EVOLUCIÓN DE LOS PARADIGMAS DE LA GESTIÓN AMBIENTAL


Oferta ilimitada Este enfoque trata la naturaleza como una oferta infinita de
de recursos recursos (materias primas, energéticos, agua, suelo y aire). El
progreso es sinónimo de crecimiento y prosperidad económica
infinita. Hay acceso abierto a los recursos naturales y se
conciben los bienes gratuitos. Las tecnologías utilizadas en los
procesos productivos se caracterizan por un elevado uso de
energéticos, pesticidas, nutrientes y agua. La eliminación de
desperdicios no está regulada. Los factores biofísicos no son
considerados más que como insumos y hay un desconocimiento
público y privado del equilibrio ecológico. La naturaleza existe
para beneficio instrumental de la humanidad, para ser
explorada, manipulada, explotada y modificada para mejorar la
calidad material de la vida humana. La mayoría de los países en
desarrollo han seguido estos conceptos, que se justifican como
un "mal menor” durante las primeras etapas del desarrollo
industrial. La falla fundamental de esta visión es la falta de
conciencia entre la dependencia básica de la economía y un
vasto conjunto de recursos físicos y biológicos.
Protección Esta actitud se centra en la reparación de los daños, sin fijarse
Ambiental en la prevención. Desde la perspectiva económica, la ecología
es una externalidad, y los niveles óptimos de contaminación se
definen por su aceptación económica de corto plazo (y en
consecuencia por consideraciones políticas) y no por los
requisitos necesarios para mantener la resistencia del
ecosistema. Los enfoques reguladores de comando y control
tratan de alcanzar estos niveles. Las evaluaciones de impacto
ambiental se hacen después del diseño del proyecto. Los
organismos gubernamentales no son responsables de la
planeación de actividades no contaminantes. Los gobernantes
consideran que las preocupaciones ambientales son elitistas y
corresponden a países desarrollados.
Desarrollo La sostenibilidad es una restricción necesaria para el
Sostenible crecimiento. El análisis económico incluye todos los tipos de
(eficiencia global) capital: financiero, humano, biofísico. Se introduce el principio
“contaminador-pagador” (internalización de los costos de la
contaminación). El clima y los procesos que lo regulan son
recursos fundamentales que deben administrarse. Se toman en
cuenta los servicios ambientales: cuencas, bosques, parques y
reservas, basados en su valor derivado de la diversidad
biológica, genética y de ecosistemas. Se intenta llegar a la
determinación correcta de los precios de todos los recursos. Las
preocupaciones ambientales no implican antagonismos con el
desarrollo.
Ecodesarrollo Este enfoque trata de reestructurar la relación entre sociedad y
naturaleza en un juego de suma positiva, mediante la
reorganización de las actividades humanas para crear sinergia
con los servicios de los ecosistemas. La “ecologización” de la
economía implica redefinir el concepto de eficiencia para incluir
procesos que imitan a los procesos de los ecosistemas. Es
rentable la prevención de la contaminación. Tomando como
base el conflicto que existe entre los valores antropocéntricos y
los biocéntricos, el ecodesarrollo busca sintetizar el
ecocentrismo, rehusándose a colocar a la humanidad por
encima o por debajo de la naturaleza.
Fuente: Charpentier, Silvia y Jessica Hidalgo (1999)

El desarrollo tecnológico ha incrementado la demanda de los recursos naturales, que


ha generado beneficios para la vida humana y también riesgos sobre los
ecosistemas. Muchos desastres tienen origen antrópico; en forma indirecta por
procesos de deforestación y contaminación, por ejemplo y de modo directo por
accidentes industriales que han afectado a áreas naturales y poblaciones. En
ocasiones ocurren fenómenos naturales que agudizan esta situación.

1.6 IMPACTO, AMENAZA, RIESGO Y VULNERABILIDAD

El término impacto se refiere al contacto entre dos elementos naturales o antrópicos


distintos, que afecta la condición original de uno de ellos o de ambos. Puede ser
positivo, es decir que produce algún tipo de mejora en la condición original existente,
o negativo si es que causa deterioro en alguno o en todos los componentes de la
misma.

En general se acepta que el concepto de amenaza se refiere al peligro latente o


factor de riesgo externo, de un sistema o de un sujeto expuesto. (Cardona, 2001). El
peligro es la propiedad intrínseca de una situación sobre personas u objetos y que no
puede controlarse o reducirse.

El riesgo es el potencial de pérdidas que pueden ocurrirle al sujeto o sistema


expuesto, resultado de la concurrencia y mutuo condicionamiento de la amenaza y la
vulnerabilidad. El riesgo está siempre asociado a la posible ocurrencia de un suceso
no deseado. Por otro lado, el riesgo siempre puede ser administrado, actuando en su
frecuencia, en sus consecuencias o en ambas. De esta forma, el riesgo se expresa
en función de esos factores:

R = f (F ,C)

Siendo: R = riesgo
F = frecuencia de ocurrencia
C = consecuencias (pérdidas y/ o daños)

El riesgo también puede ser definido así:

combinación de incertidumbre y de daño;


razón entre peligro y las medidas de seguridad;
combinación entre evento, probabilidad y consecuencias.

El análisis de riesgos es la actividad dirigida a la elaboración de una estimación del


riesgo, basada en métodos y técnicas estructurados, para promover la combinación
de las frecuencias y consecuencias de un accidente.

La evaluación del riesgo es un proceso que utiliza los resultados del análisis de
riesgo para tomar decisiones con relación a la gestión del riesgo. Supone una
estimación integral de los daños físicos esperados, las víctimas o pérdidas
económicas equivalentes y el análisis de los factores sociales e institucionales
relacionados con las comunidades.

La gestión de riesgo es la formulación y la implantación de medidas y


procedimientos técnicos y administrativos orientados a prevenir, controlar o reducir
los riesgos existentes. En las instalaciones industriales busca mantenerlas operando
dentro de los requisitos de seguridad considerados tolerables.

La vulnerabilidad es un factor de riesgo interno, constituye la predisposición o


susceptibilidad física, económica, política o social y cultural de un individuo,
comunidad o sistema, de ser afectado o de sufrir daños en caso de un fenómeno
natural o antrópico desestabilizador. A mayor vulnerabilidad, mayor será la severidad
de los efectos. En América Latina la vulnerabilidad está asociada a factores de
exclusión social y económica, por lo que su reducción está ligada necesariamente a
la reducción de la pobreza. La amenaza, el riesgo y la vulnerabilidad se condicionan
mutuamente: debe haber amenaza para que exista el riesgo y para que haya
amenaza debe haber exposición y no se puede ser vulnerable si no se está
amenazado. (Cardona, 2001). Esta es una premisa a tener en cuenta cuando se
diseñan los planes de prevención y respuesta a las situaciones de emergencia ante
desastres de origen natural, antrópico o tecnológico.

2. EVOLUCION DE LA PERCEPCION DE LOS PROBLEMAS AMBIENTALES


Y DE LA GESTION AMBIENTAL2

Actualmente se deben reconocer los esfuerzos realizados, que manifiestan la


necesidad de atención y de acciones concretas para cambiar la degradación
ambiental. Son cambios básicos necesarios, en los cuales la sustentabilidad
ambiental se viene tornando en el principio organizador del desarrollo sustentable.

Los esfuerzos efectivamente realizados reflejan la comprensión de los problemas


ambientales, correspondientes a cada época, y la forma en que ellos vienen
afectando la Tierra y a la vida del Hombre en ella.

A inicios de la década del setenta, con relación a la situación ambiental, el aumento


de la población mundial, además de los derrames de petróleo en los océanos y de
las emisiones de dióxido de carbono, constituían las principales amenazas al
bienestar del Hombre. Al inicio de la década siguiente la percepción de los problemas
se amplía, ya se discutía el efecto invernadero, la contaminación de los océanos, la
deforestación, la pérdida de la biodiversidad y la lluvia ácida. A finales de la misma
década, otros factores eran incorporados como amenazas no solo para el Hombre,
sino también para el Planeta. Entre ellos se destacaban: el agravamiento de los
cambios climáticos globales, la reducción de la capa de ozono asociada a los CFC’s,
los residuos tóxicos, la pérdida de hábitats, la contaminación de las aguas
superficiales y subterráneas, la disponibilidad de agua dulce, la intensificación de la
degradación ambiental de los países en desarrollo, el desperdicio de energía, las
pérdidas de suelo y la desertificación, la marginalización.

Los esfuerzos por percibir y entender los problemas ambientales hicieron que el
Hombre también entendiese cuál es el tipo de relación entre él y la naturaleza, la cual
determinará los problemas ambientales, su intensidad y calidad. Al admitirse que
toda actividad humana, económica y sociocultural tiene lugar en un contexto biofísico

!" # ! $ " %
! &'
y que interfiere en él, hace necesario transformar la calidad e intensidad de esas
relaciones.

En este contexto, la gestión ambiental, entendida, de manera amplia como el “campo


que busca equilibrar la demanda de recursos naturales de la Tierra con la capacidad
del ambiente natural, debe responder a esas demandas en una base sustentable”
(COLBY, 1990, p.1), surge como el elemento fundamental en la búsqueda de la
sustentabilidad ambiental. Su principal objetivo es conciliar las actividades humanas
y el medio ambiente, a través de instrumentos que estimulen y viabilicen esa tarea, la
cual presupone la modificación del comportamiento del Hombre en relación con la
naturaleza, debido a la actual situación de degradación de la naturaleza.

2.1 LOS CINCO PARADIGMAS DE LA GESTIÓN EN LA RELACIÓN


ENTRE EL HOMBRE Y LA NATURALEZA

Las diferentes etapas de esa progresión para comprender los problemas ambientales
y sus causas, corresponden a diferentes maneras de describir la relación
fundamental entre el Hombre y la naturaleza, y por tanto la gestión que es
practicada. Responde a cinco estadios en la evolución de la percepción de esa
relación.

COLBY (1990) identificó cinco elementos que se destacan y los asoció a cinco
paradigmas3 , cada uno de ellos con interrogantes y exigencias diferentes,
percibiendo diferentes amenazas y riesgos que se presentan como problemas para
el desarrollo y a la vez propone diversas soluciones y estrategias de gestión.

2.1.1 Economía de frontera

Fue el paradigma dominante en los países industriales hasta los años sesenta, en el
cual la naturaleza existe como un instrumento para beneficiar al Hombre, siendo
explorada, manipulada y modificada por él, sin importar la manera, siempre para
mejorar la calidad material de su vida.

La naturaleza corresponde al mismo tiempo a la oferta infinita de recursos físicos y


como receptáculo de los subproductos del sistema de producción y de consumo. Así
se establece un flujo de recursos de la naturaleza a la economía y otro flujo de
residuos de vuelta para el medio ambiente.

En la teoría y en la práctica, economía y naturaleza están separadas, siendo que el


proceso económico de producción y consumo ocurren dentro de un sistema
totalmente cerrado, en el cual los únicos factores limitantes son trabajo y capital,

3
( ) * + ,
%"-& ./0. #1 2 .// 3'
pues el resto es limitado por los avances tecnológicos con su inconfundible
capacidad de resolver problemas.

Ese enfoque originó una forma de gestión, de la relación entre la actividad humana y
la naturaleza, de orientación unilateral, sin duda antropocéntrica, donde el daño,
cuando era notado, podía ser fácilmente reparado, gracias al desarrollo tecnológico
que, así como el progreso y el crecimiento económico, también era infinito.

La debilidad de ese abordaje surgió de la diferencia existente entre vulnerabilidad y


daño ecológico entre los ecosistemas tropicales y templados y de las diferencias
entre los tipos de problemas ambientales que ellos enfrentaban. Hasta hace poco,
sólo el agotamiento y los daños ecológicos impuestos a los trópicos eran
irreversibles, mientras que los problemas ambientales de los países industrializados
eran muy diferentes, los cuales se relacionaban más con la contaminación industrial.

2.1.2 Ecología profunda

Es considerado el paradigma opuesto al anterior, correspondiendo más


característicamente a un movimiento político, a un sistema ético, de valores
fundamentalmente diferente, reaccionando contra las consecuencias del sistema
dominante, que dejó atrás aspectos éticos, sociales y espirituales que intentan ser
rescatados por la ecología profunda.

Al contrario de la jerarquía de la economía de frontera, el Hombre es colocado en


una posición de subordinación a la naturaleza, lo que fundamenta el establecimiento
de algunos de sus dogmas básicos: igualdad de las especies, reducción de la
población humana, autonomía bioregional (reducción de la dependencia económica,
tecnológica, cultural y de comercio apenas entre regiones integradas, con
características ecológicas comunes), promoción de la diversidad ecológica y cultural,
economía orientada al no crecimiento, fin de la dominación de la tecnología, mayor
uso de sistemas tecnológicos y de gestión de sociedades nativas. A pesar que su
implementación exija profundas reformas en los sistemas legales, económicos y
sociales, así como en las concepciones de desarrollo, algunos de sus principios
podrán ser aprovechados en futuras concepciones de desarrollo.

Su fragilidad está vinculada a su propia inviabilidad, pues no es posible esperar que


el mundo retorne a un estilo de vida tan diferente del actual, además de ser
impracticable, para un gran número de personas sería indeseable.

2.1.3 Protección Ambiental

A fines de la década del sesenta, los problemas ambientales de los países


industrializados, como la contaminación, la destrucción de hábitats y de especies,
exigieron mayor atención, lo que trajo como consecuencia el debilitamiento del
paradigma dominante hasta entonces.
La estrategia de ese paradigma fue la institucionalización del medio ambiente, de los
estudios de impacto ambiental como forma legal de evaluar los costos y beneficios
de la contaminación ambiental. Los gobiernos crean agencias de protección
ambiental, responsables del establecimiento de límites y mecanismos de corrección
cuando éstos fueran sobrepasados, complementados por instrumentos de comando
y control.

Los límites aceptables de contaminación, eran determinados por la aceptación y


viabilidad económica a corto plazo de las empresas, lo que los tornaba arbitrarios a
la mayoría de ellos. Se justificaba porque los niveles ecológicamente correctos
todavía no eran conocidos.

En la industria, la gestión ambiental tenía como principal objetivo controlar el daño,


los límites se concentraban, predominantemente en medidas al final del proceso, en
lugar de un tratamiento en toda la planta.

Los resultados de este enfoque con relación a las respuestas de las empresas, son
todavía menos significativos, pues la gestión ambiental es vista como costo adicional,
que no tiene facilidades de traducir beneficios ecológicos en términos monetarios.
Los problemas ambientales todavía no son asimilados como límites reales,
principalmente debido al carácter omnipotente de la tecnología, entonces, la
interacción entre la actividad humana y la naturaleza se mantiene unilateral y
antropocéntrica, produciendo crecientes saldos negativos para la naturaleza.

2.1.4 Gestión de Recursos

La principal razón de cambio del paradigma anterior a este, se asocia al crecimiento


de los movimientos ecológicos en algunos países en desarrollo. Tema básico del
Informe Brundtland, este tipo de abordaje tiene como eje central, la incorporación de
todo tipo de recursos, biofísicos, humanos, financieros y de infraestructura, en los
cálculos de las cuentas nacionales.

Se contrapone directamente con el paradigma anterior en el tratamiento de algunos


temas: los vinculados con el agotamiento de recursos, ahora considerado tema de
preocupación; la contaminación pasa a ser vista como un recurso negativo, que
provoca la degradación del capital natural; el clima y los procesos de regulación son
recursos fundamentales y vitales, que deben ser gerenciados por este enfoque;
parques y reservas son considerados recursos genéticos y elementos fundamentales
como reguladores climáticos.

Permanece, la concepción antropocéntrica, de acuerdo con la cual los recursos


deben ser gerenciados para que puedan ser usados de forma continua. Ese tipo de
idea era justificada pues predominaba una onda de optimismo, en función de
modelos que respondían al Club de Roma, suplantando sus conclusiones acerca de
la escasez. Al mismo tiempo, la crisis de la deuda de los países en desarrollo se
tornaba más aguda, estimulando el aumento de las tasas de extracción y de
destrucción de recursos naturales, para viabilizar el pago de la deuda y la atención
de necesidades inmediatas, impuestas por el crecimiento muy rápido de las
poblaciones de estos países.

Son factores que, considerados en su conjunto, fomentaron la continuación de los


esfuerzos, fuera de los círculos políticos y económicos de decisión, conducidos,
principalmente por organismos no gubernamentales, que llevaron al
perfeccionamiento de técnicas y metodologías de monitoreo ambiental, disponibilidad
de informaciones con relación al agotamiento de recursos, etc.

Las estrategias de gestión inherentes a este paradigma, también identificado como


Eficiencia Global, deben incluir: eficiencia energética, conservación de recursos en
general, restauración ecológica, monitoreo de la salud social y de los ecosistemas,
adopción del principio del contaminador pagador, para internalizar los costos sociales
de la contaminación y preferencialmente el uso de tecnologías limpias. En este
sentido, el tema principal en la utilización de las fuerzas del mercado para una
gestión ambiental eficiente.

2.1.5 Ecodesarrollo

Habiendo evolucionado a partir de las limitaciones de las anteriores, el ecodesarrollo


se coloca como un paradigma más adecuado al futuro, pues es él que presupone
mayores y más profundos cambios en el pensamiento y en la práctica.

La gestión ambiental es reorientada hacia la protección ambiental, no más en un


sistema cerrado, el cual es sustituido por el modelo de economía biofísica, una
economía abierta, termodinámicamente encajada dentro del ecosistema, parte del
flujo de recursos biofísicos (energía, materiales y los ciclos de procesos ecológicos)
sale del ecosistema para la economía, y la energía degradada (no utilizable) y otros
subproductos (contaminación) fluyen de vuelta para el ecosistema.

Uno de los principales objetivos de este paradigma es sustituir el principio del


contaminador pagador por el principio de pagar para prevenir la contaminación, por
medio de la reestructuración de la economía, de acuerdo con los principios
ecológicos de reducción de la actividad económica.

El ecodesarrollo incorpora preocupaciones culturales y de equidad social presentes


en varias escuelas de la ecología profunda, en un movimiento dirigido a sintetizar
valores biocéntricos y antropocéntricos, convergiendo en el ecocentrismo, en una
posición ni por encima ni por debajo de la naturaleza. Colby también traduce ese
movimiento como una tentativa de ecologizar la economía, tarea que exige la
incorporación de las incertidumbres ecológicas en un modelo económico y en
mecanismos de planificación, determinando la incorporación de todas las partes en el
establecimiento de metas, selección de medios, división de responsabilidades y
beneficios.

La concepción de ecodesarrollo, su teoría de gestión ambiental, de desarrollo y


medio ambiente se fundamentan en el reconocimiento de que el Hombre y la
naturaleza no son entes separados.

La propuesta de un modelo alternativo de desarrollo, coincide con un período de flujo


intenso, en dirección a una síntesis de los cinco paradigmas, o a otro diferente, que
traduzca una nueva etapa de la evolución y conocimiento del Hombre. Dado que los
imperativos económicos y ambientales que se imponen aumentan a cada una de las
etapas, aún hoy es la relación entre el medio ambiente y los estadios de desarrollo
diferenciados que constituyen el desafío que necesita ser resuelto.

Es necesario que el próximo paradigma rompa con la resistencia a los cambios,


provoque el fin de la inmovilidad política, cultural, y del comportamiento, estimulando
las transformaciones institucionales y la cooperación efectiva entre países ricos y
pobres, de la forma exigida para enfrentar los desafíos actuales.

El momento actual de la relación entre Hombre y naturaleza y de su percepción, las


discusiones en torno a los medios de implementar el desarrollo sustentable se
reflejan en las propuestas de política y en los conceptos e instrumentos de gestión
ambiental y desarrollo, así como en el progreso del dominio de uso de estos
instrumentos, tanto en nivel de gobierno, como en nivel de empresas.

3. FACTORES DETERMINANTES DE LA GESTION AMBIENTAL

Con la evolución de los paradigmas, la mayoría de las empresas reformuló su


enfoque con relación al medio ambiente en respuesta a estas transformaciones, que
se manifiestan a través de las presiones ejercidas por los diversos segmentos de la
sociedad con los cuales las empresas mantienen relación. Los elementos de presión
varían de acuerdo con los grados de desarrollo del país donde la empresa está
instalada, pues este es el factor fundamental que determina la acción de la sociedad
civil organizada, una de las principales fuentes de presión. Este segmento actúa
algunas veces como consumidor que conoce las diferencias entre los productos que
están disponibles, con relación a sus impactos ambientales; otras veces actúa como
población directa o indirectamente afectada por algún tipo de problema ambiental.

Al ser establecido el canal de presión, las autoridades del gobierno deberán


reaccionar en el sentido de reglamentar la acción contaminadora a través de leyes,
reglamentos u otros mecanismos que induzcan a las empresas a tomar medidas
preventivas o correctivas, pero que resulten en la reducción de la degradación
ambiental.
La intensidad de las presiones es menor en países menos desarrollados, donde la
sociedad todavía no alcanzó un nivel de participación efectivo y/o donde el gobierno
no tiene políticas específicas, o todavía no dispone del aparato exigido para la
implementación de esta política, en caso que ella exista. En estos casos, cuando se
trata de países exportadores, la presión podrá ocurrir a partir de importadores de
países desarrollados o de empresas competidoras que actúan bajo condiciones más
rígidas de funcionamiento.

A pesar de esto, persisten los casos en los que la relación entre empresa y medio
ambiente todavía es un asunto ignorado, o no es bienvenido pues la protección
ambiental todavía es entendida solamente como costos adicionales que perjudican la
competitividad y el crecimiento de la empresa. Estos todavía coexisten y, en algunos
casos compiten con empresas que consiguen incluir el medio ambiente y su
protección, con reducción de costos presentes y prevención con relación a
importantes gastos en el futuro, relativos a la mitigación o corrección de daños
acumulados.

Cada vez se torna más difícil ignorar el tema, debido a la creciente cantidad de
medidas legales restrictivas, tanto internas en los países, como aquellas medidas
referentes a normas y tratados internacionales que regulan el comercio exterior,
buscando restringir la comercialización de productos contaminados o provenientes
de países que perjudican el medio ambiente. Consecuentemente, es creciente la
exigencia de desarrollar una nueva relación con los evaluados en una investigación
que incluyó las dieciséis mayores empresas de las ramas de la minería, manufactura,
tecnología y servicios, con actuación en Canadá, Dinamarca, Francia, antigua
Alemania Occidental y Reino Unido (TAYLOR, 1992 citado por PARIZOTTO, 1995).
Los dos principales motivos que condicionan los cambios de actitudes de esas
empresas con relación al medio ambiente fueron: la legislación y la mejora
tecnológica. Estos fueron seguidos por las presiones de las organizaciones no
gubernamentales, de clientes y empleados, nuevos negocios, sistema de control de
calidad, orientación de la matriz y accidentes.

A pesar del papel desempeñado por todos los factores que en las investigaciones se
tornan explícitos, el comportamiento ambientalmente sano de las empresas todavía
no es una regla seguida por todos, aún cuando se trata de empresas que actúan en
los países desarrollados. Empresas de la Comunidad Europea asumen que la
responsabilidad ambiental solamente formará parte de sus estrategias gerenciales si
fuera comprobada su viabilidad técnico-económica y de mercadotecnia (MAIMOM,
1992).

Se confirma lo que ya había sido identificado como el principal factor determinante,


aunque pocas veces mencionado. Costos y mercado, que determinarán los lucros,
son los factores realmente determinantes de cambios en el comportamiento de las
empresas. Tal observación es coherente con los resultados de las investigaciones
mencionadas, si la fuerza de la opinión pública no sea suficiente para alterar la
situación de los productos en el mercado.

3.1 PRINCIPALES ENFOQUES DE LA GESTION AMBIENTAL

Conforme la problemática ambiental se fue imponiendo a las empresas, a través de


las transformaciones de paradigmas, de los elementos de acondicionamiento, hay
una alteración de las formas de incorporación de la variable ambiental en las
prácticas empresariales.

Hasta la década del setenta, el comportamiento predominante de las empresas de


los países desarrollados fue la estrategia “contaminar y después descontaminar”, o
“la solución para la contaminación es la dilución”. Tenia como objetivos cumplir las
normas de contaminación y evitar accidentes, buscando prioritariamente, la
maximización de los lucros de la empresa dentro de un horizonte de tiempo muy
corto. Tal abordaje es perfectamente coherente con el paradigma dominante en
aquel momento, de la Economía de Frontera. De acuerdo con SÁNCHEZ (1994), lo
que determina la inviabilidad de ese tipo de comportamiento es el crecimiento del
volumen de contaminantes y la saturación del medio ambiente como receptor,
exigiendo, por tanto otros instrumentos para controla la degradación ambiental.

La situación determinó una nueva forma de comportamiento, reactiva como la


primera, pero más adecuada a las premisas que caracterizaban el paradigma de la
Protección Ambiental, que busca controlar la contaminación, limitándose a reducir las
emisiones, de acuerdo con los patrones legales establecidos, a través de la
instalación de nuevos equipamientos de control de emisiones en el final del proceso,
también denominados, tecnologías “end of pipe” o de fin de línea. Su significado en
términos de costos adicionales y la necesaria, pero no siempre posible transferencia
al precio de los productos, la cual todavía hoy es un argumento que justifica la
incompatibilidad entre responsabilidades ambientales de la empresa y maximización
de lucros.

Otro camino, dentro del mismo abordaje de protección ambiental fue la adopción de
tecnologías de proceso menos contaminadoras, muchas veces más eficientes, que
buscaban adaptar antiguos procesos, ahorrar energía y materias primas, además de
minimizar la generación de residuos. En los países desarrollados los resultados
fueron notables, como en el caso del consumo total de energía del sector industrial
que diminuyó el 6% en el período entre 1970 y 1985, sin disminuir la participación en
la producción total; la industria química redujo 57% de su consumo de energía por
unidad de producto, así como las industrias de cemento, papel y aluminio también
presentaron reducciones considerables en el consumo de energía (INSTITUT DE
L’ENTREPRISE, 1990 citado por MAIMOM, 1992).

El foco principal aún es el proceso productivo que, con los nuevos componentes
mencionados, demuestran la evolución de la percepción e incorporación de la
gestión ambiental, adquiriendo formas de comportamiento de acuerdo con el
paradigma de la Gestión de Recursos.

El cuarto enfoque, que determina un nuevo patrón de gestión ambiental de las


empresas, corresponde a la estrategia más reciente, menos adoptada, que deja de
enfocar exclusivamente el proceso productivo, incluyendo también el producto final
entre sus preocupaciones, con el objetivo de minimizar su potencial como fuente de
contaminación. Para eso, el énfasis de la empresa pasa a ser todo el proceso,
buscando optimizar el desempeño ambiental de forma integrada, desde los insumos
que serán utilizados, la tecnología para su procesamiento, el consumo de energía,
las emisiones, la generación de residuos, hasta el producto final que será
comercializado. Las formas más avanzadas de ese enfoque incluye la gestión de
riesgos asociados a infiltraciones, explosiones, liberación accidental de
contaminantes, insumos o productos, así como los riesgos ambientales relacionados
a la salud humana o a la integridad de los ecosistemas (SÁNCHEZ, 1994).

En ese estado, percibido a partir de la década de los ochenta en los países


desarrollados, la función ambiental, poco a poco, se incorpora a la actitud de la
empresa, como una necesidad de supervivencia, no sólo de la propia, sino de todo el
sistema. Las acciones de la empresa dejan de ser simplemente reactivas o
defensivas, pasando a ser preventivas y proactivas, en función, principalmente, de la
evolución del nivel de conciencia ecológica.

En la práctica actual de las empresas, como expresa SÁNCHEZ (1995), todos estos
enfoques coexisten, muchas veces dentro de una misma empresa, pues ningún de
ellos substituye al anterior.

3.2 PRINCIPALES INSTRUMENTOS DE GESTION AMBIENTAL

Los procesos descritos de la evolución de la conciencia ambiental, que se reflejan en


políticas gubernamentales de protección ambiental y en respuestas producidas por
los agentes económicos, llevaron al desarrollo de una serie de herramientas,
aplicadas a los más variados tipos de iniciativas. Aplicadas en todas las fases de las
iniciativas, éstas pueden ser preventivas, correctivas, de remediación, y/o proactivas,
dependiendo de la fase en que son implementadas. Los principales instrumentos
serán apenas mencionados a continuación, siendo la Evaluación de Impacto
Ambiental uno de los más importantes y antiguos, de uso más común y aceptado.
Eso no significa que sea suficiente para la obtención de los mejores resultados en el
ámbito de calidad ambiental, que sólo será alcanzada con la utilización de varios de
esos instrumentos.

3.2.1 Evaluación de Impacto Ambiental


El origen de la evaluación de impacto ambiental, como una actividad formalmente
sistematizada e institucionalizada, se debe a la promulgación del National
Environmental Policy Act (NEPA), en los Estados Unidos, en 1969, incorporado en
otros países solamente después de la Conferencia de Estocolmo en 1972 (MAGRINI,
1990).

Desde entonces, la evaluación de impacto ambiental se tornó muy conocida, siendo


el instrumento de gestión ambiental de uso más difundido, pues se tornó parte
integrante de la política ambiental en varios países. Al incorporar el análisis de
impactos físicos, biológicos y sociales, para RATTNER (1992), su mayor importancia
no se refiere a sus aspectos cuantitativos, pero sí de la identificación explícita de los
daños y costos causados al medio ambiente y a la sociedad, por agentes o procesos
destructivos.

3.2.2 Programas de Monitoreo Ambiental

Considerado como un instrumento esencial para cualquier sistema de gestión


ambiental, el monitoreo ambiental comprende el seguimiento sistemático de la
variación temporal y espacial de varios parámetros ambientales, de los cuales forma
parte la selección de datos y su interpretación. Su importancia se debe al hecho de
que el programa posibilita una evaluación constante del programa de gestión
ambiental, dirigido a los puntos críticos que deben ser solucionados, además de
poder detectar posibles desperdicios, u otros eventos en el proceso productivo, que
estén elevando los costos. Su relevancia también se debe a su papel en el
mantenimiento de un buen relacionamiento con órganos gubernamentales y
comunidades, por permitir la verificación sistemática de la conformidad de las
operaciones en cuanto a los patrones y normas establecidos.

Toda la eficiencia de ese instrumento dependerá de la selección de los indicadores


ambientales, de la localización de los puntos de muestreo de las estaciones de
control, período, frecuencia y registros de las muestras.

3.2.3 Auditoría ambiental

Junto con las evaluaciones de impacto ambiental, la auditoría ambiental se torna una
de las herramientas de gestión ambiental más utilizada por los sectores industriales,
principalmente debido a presiones provenientes del poder judicial. Actualmente, su
uso predominante en los Estados Unidos, Canadá y Europa es voluntario.

Según AMARAL (1993), la concepción más difundida es la de la Comunidad


Económica Europea, que la define como una herramienta de gestión que comprende
una evaluación sistemática, documentada, periódica y objetiva del desempeño de
una organización, de su sistema de gerencia y de los equipamientos destinados a la
protección del medio ambiente. Sus principales objetivos son: facilitar la gestión y el
control de sus prácticas ambientales, y evaluar el cumplimiento de la legislación
ambiental existente.

3.2.4 Análisis de riesgos

Se trata de un instrumento de gestión ambiental que es desarrollado conjuntamente


con la evaluación de impacto ambiental o puede ser realizado de forma
independiente. Consiste en la identificación de elementos y situaciones de una
actividad cualquiera o de un producto, que represente riesgos al medio ambiente
físico y a la salud del hombre o de otros organismos.

Son partes de un proceso de análisis de riesgo:

a) identificación y clasificación de eventos peligrosos, a través de


inspecciones, investigaciones, cuestionarios, etc.;
b) determinación de la frecuencia de ocurrencia a través de cálculos de
probabilidad;
c) análisis de los efectos y daños asociados a los eventos a través de
modelos matemáticos;
d) determinación de técnicas de control y mitigación.

3.2.5 “Due diligence”

Se trata de un instrumento cuya utilización está asociada a fusiones, adquisiciones


de compañías o terrenos, o aún a un tipo de uso más reciente, por ocasión de la
realización de seguros ambientales, pues comprende actividades de investigación
realizadas con el objetivo de identificar potenciales obligaciones y/o costos
ambientales, también denominados, pasivo ambiental, causados por el propietario
anterior.

Forma parte de esta actividad, el estudio de la historia ambiental de la empresa o del


sitio, de su pasivo ambiental, acompañado por inspecciones, muestras de los
diferentes componentes del medio, ensayos de laboratorio, etc.

3.2.6 Programas de recuperación Ambiental

Constituye un instrumento de planificación y gestión ambiental, en la medida en que


debe estar previsto desde las fases iniciales de un proyecto, pudiendo, inclusive,
interferir en las orientaciones técnicas del mismo y aplicarse a áreas consideradas
degradadas, o sea, aquellas que resultan de procesos perjudiciales, por los cuales se
pierden o se reducen algunas de las propiedades del medio ambiente, tales como,
calidad o capacidad productiva de los recursos ambientales (atmósfera, aguas
superficiales y subterráneas, estuarios, mar territorial, sol, subsuelo y elementos de
la biosfera).
Un programa de recuperación debe formar parte de la planificación del proyecto, con
el objetivo de presentar soluciones para que el área a ser degradada presente
nuevamente condiciones de equilibrio dinámico con su entorno, con vistas de su
futura utilización. El plan debe contener indicaciones que sean técnicas y
económicamente viables, además de ser suficientemente flexibles como para permitir
alteraciones y, principalmente, que el área tenga algunas posibilidades de uso.
También debe contener un análisis de alternativas tecnológicas, pues la utilización
futura del área está condicionada para la disponibilidad de tecnología de
recuperación, que dependerá de la actividad a ser desarrollada en el local.

3.2.7 Programas de medidas de Emergencia

Desarrollados para complementar los análisis de riesgo, comprenden la formulación


de una serie de acciones dirigidas, principalmente, a atender emergencias en el caso
de la ocurrencia de cualquier tipo de accidente ambiental.

Un programa de medidas de emergencia integrado, es indispensable que contenga,


como mínimo, el programa de intervención, para garantizar la eficiencia y alto grado
de control, en caso de ocurrencia de un accidente ambiental. Tendrá mayor alcance
y por consiguiente, será más eficiente, sí también incluye: estudios de medidas
preventivas, con el objetivo de minimizar daños al medio ambiente y el riesgo a los
trabajadores y población vecina; programa de capacitación en prevención de riesgos
y medidas de emergencia, con el objetivo de alcanzar una mayor eficiencia en caso
de accidentes; programas de comunicación, con el objetivo de mantener bien
informados a los funcionarios, a las comunidades vecinas, a la prensa y a órganos
del gobierno.

3.2.8 Programas de comunicación

Los programas de comunicación son los complementos más importantes de


cualquier programa de gestión ambiental, los más aceptados por las empresas, pero
los menos comprendidos, pues son frecuentemente confundidos con programas de
relaciones públicas o publicidad para vender nuevos productos. Tales programas
deben actuar buscando informar a la opinión pública sobre sus actividades y
programas ambientales y al mismo tiempo, oír opiniones y percepciones de la
población respecto de esa actuación. Debe buscar construir la imagen de la
empresa, “a través del diálogo y del respecto a los ciudadanos, incluyendo la
comunidad en la que la empresa está instalada, la opinión pública de modo general y
los agentes de los órganos gubernamentales” (SÁNCHEZ, 1994, p.70).

4. CONTAMINACIÓN

Actualmente nuestro planeta sufre de contaminación en el agua, en el suelo y en el


aire. No podemos decir que solo una de ellas nos afecta directamente porque las tres
interaccionan entre sí a través de diferentes ciclos, hablemos por ejemplo del ciclo
del agua. El agua al evaporarse por efecto del calentamiento solar forma las nubes,
éstas al saturarse y enfriarse se precipitan en forma de lluvia, la lluvia cae sobre la
vegetación o directamente al suelo y por filtración o escurrimiento llegará a las
corrientes subterráneas o superficiales para llegar a diferentes lagos, lagunas o al
mar, donde nuevamente será evaporada

Aunque el agua estuviera pura, al irse evaporando y al hacer contacto con el aire
contaminado, ya precipitaría contaminada y al llegar al suelo lo contaminaría
también. Lo mismo sucedería si sólo el agua o sólo en suelo estuvieran
contaminados, por eso es que debemos cuidar estos tres recursos.

También existen otros tipos de contaminantes que nos afectan directamente como
seres humanos, ellos son el ruido y la contaminación visual, éstos existen sobre todo
en las grandes ciudades y no los percibimos porque siempre han estado ahí y han
aumentado de manera gradual y nos hemos ido acostumbrando.

Las fuentes de contaminación son variadas, por ejemplo el aire es afectado


directamente por las emisiones de gases y polvos que son liberadas por las grandes
industrias, también es afectado por las emanaciones de gases liberados por los
vehículos de carga o de pasajeros, e incluso por algunas prácticas agrícolas como es
la fermentación durante el cultivo de arroz o la liberación de gases durante el proceso
de composteo, aunque estos últimos constituyen una mínima parte de la
contaminación del aire comparados con la industria o los vehículos.

Entre las principales causas de la contaminación del suelo están los depósitos de
desechos peligrosos directamente en él, siendo los principales contaminantes los
hidrocarburos y sus derivados. ¿Por qué son peligrosos? Porque una parte de
nuestros suelos son de origen volcánico y la otra son de origen calcáreo y ambos
tipos son muy porosos, llegando estos productos a los mantos acuíferos por el efecto
de la lluvia.

Otra causa de contaminación del suelo es el uso y abuso de los agroquímicos, entre
los que pueden citarse fertilizantes, insecticidas, herbicidas, fungicidas y nematicidas
ya que la mayoría de ellos tienen un promedio de vida residual de 30 años. Esto
quiere decir que las plantas sólo aprovechan un poco, lo que queda en el suelo
comienza a filtrarse por efecto de la lluvia hasta que llegan a los mantos acuíferos
donde comienza a acumularse y a formar parte del ciclo de agua.

Si consideramos que otras actividades se hacen a nivel mundial, que las aguas del
planeta se mezclan en algún momento del ciclo, que estos productos tienen muy
larga vida, que hay algunos productos que no sólo se filtran, sino una parte de ellos
también se evapora y contamina al mismo tiempo el aire, comprenderemos un poco
más la magnitud del problema.
Uno de los contaminantes que afecta tanto al suelo como al aire es el nitrógeno, esto
procede de los fertilizantes químicos y orgánicos, una parte de él se queda en el
suelo, ahí se va transformando a compuestos nítricos, sólo una pequeña porción es
asimilada por la planta, pero no pueden ser retenidos en el suelo porque la lluvia los
va lavando y filtrando hasta incorporarse como contaminantes a las corrientes
subterráneas o a los mantos acuíferos.

Otra parte del nitrógeno que proviene de los fertilizantes, se volatiliza hacia la
atmósfera y se descompone en óxidos nitrosos y óxidos nítricos, éstos contribuyen a
la formación de ozono en la troposfera, y cuando se mezclan con el agua que
constituyen las nubes, forman lo que conoce como lluvia ácida que al caer, afecta a
los vegetales porque los va quemando y los va debilitando, haciéndolos susceptibles
a que contraigan enfermedades o a ser atacados por algunos insectos plaga, de
manera que se ponen en riesgo nuestras fuentes de oxígeno. Otra acción de la lluvia
ácida es corroer las estructuras metálicas.

Como señalamos al principio, aunque el agua estuviera pura, al ponerse en contacto


con el suelo y el aire contaminado terminaría por contaminarse. Si a esto le
aunamos. que las industrias vierten directamente a los cuerpos de agua, sus aguas
de desecho sin ningún tratamiento previo, que muchos drenajes están conectados
directamente a lagos, ríos y arroyos y que con esa agua son regados muchos
cultivos, y como si fuera poco muchas personas arrojan basura en los ríos y arroyos
y aún en las playas imagínense el futuro de nuestro planeta.

5. DESARROLLO SUSTENTABLE4

5.1 CRISIS DEL MODELO DE CIVILIZACIÓN

El momento de crisis en que nace el concepto de desarrollo sustentable posee


características que son fácilmente identificables: deterioro del medio ambiente
natural, del cual dependemos completamente, contaminación atmosférica, del agua y
de los alimentos; deterioro del medio social, resultando en desnutrición, hambre,
violencia; deterioro de la economía que se refleja en procesos de inflación sin control,
desempleo y distribución de renta y de riquezas extremadamente desiguales.

Las actitudes y actividades altamente valorizadas en el sistema presente, tal como


menciona CAPRA (1982) y que caracterizan los valores actuales son: la
competencia, la adquisición de bienes materiales, la expansión y la obsesión por la
tecnología y la ciencia. Tales valores llevan al hombre a buscar objetivos peligrosos

!" # ! $ " %
! &'
y, muchas veces, poco éticos, con el objetivo del crecimiento económico por encima
de todo, sin ningún tipo de limitación.

Las causas más comunes están relacionadas con la visión mecanicista y


materialista que orientaron las acciones de la sociedad occidental desde la
revolución industrial. Algunos de sus fundamentos principales son los que se refieren
al método científico como el único enfoque válido del conocimiento y la creencia de
que el universo es un sistema mecánico, compuesto de unidades materiales
elementales, que pueden ser entendidas y estudiadas separadamente. Además de
eso, que para todos los problemas habrá soluciones técnicas, donde los valores que
cuentan son aquellos que pueden ser mensurados cuantitativamente, mediante la
atribución de pesos monetarios preferiblemente. Diferencias cuantitativas, que son
fundamentales para el entendimiento de las dimensiones ecológicas, político-sociales
y psicológicas de la actual crisis, estaban hasta hace poco tiempo totalmente
excluidas del análisis de los problemas. El estímulo al desarrollo del conocimiento
científico y tecnológico, fundamentado, de manera predominante, en las bases antes
mencionadas, llevó al hombre a atender una situación única en la historia. “Por
primera vez en la historia el hombre tiene el conocimiento necesario para resolver
todos los problemas asociados a las bases materiales de la vida. En otras palabras,
el conocimiento científico y tecnológico a disposición de la humanidad, si es usado
racionalmente, puede asegurar que cada ser humano, ahora y en el futuro pueda
tener un nivel de vida, que no sólo le suministre sus necesidades materiales básicas
sino que también le asegure la plena y activa incorporación a su cultura” (HERRERA,
1982, p.170).

Otro importante resultado alcanzado por el desarrollo científico y tecnológico es el


grado de control ejercido por el hombre sobre el medio ambiente físico, su vida no
depende más de las condiciones físicas de un lugar, en la naturaleza él ya no tiene
enemigos importantes a menos que ocurra un desequilibrio completo de la biosfera,
él no puede ser más eliminado por alteraciones del medio ambiente físico, como en
el tiempo de sus ancestros.

Parte importante de la ciencia desarrollada por el hombre resultó en el conocimiento


que tienen de las limitaciones de su planeta y de los efectos del uso ilimitado de los
recursos naturales. Este uso atiende la producción de bienes y servicios para
satisfacer los patrones de consumo que vienen mucho antes que las necesidades de
supervivencia y apenas para una pequeña porción de la humanidad; mientras la
porción mayor de la humanidad, cerca de dos tercios tiene patrones de consumo
muy por debajo que sus valores de supervivencia.

Hay conocimiento suficiente para reconocer que el mantenimiento de esos niveles y


desniveles de consumo, además de tener algún efecto sobre la disponibilidad de los
recursos, tendrá efectos mucho más significativos, relacionados con el riesgo de
provocar desequilibrios sociales y ecológicos irreversibles en el ámbito local, regional
y global.
Tales características, por tanto, retratan la situación paradójica y única de esta fase
de la civilización moderna: por un lado, el desarrollo científico y tecnológico torna
cada vez más eficiente el sistema de producción y por otro lado, al liberar
constantemente a la mano de obra, se torna la causa del desempleo estructural y
creciente. Ese mismo conocimiento es responsable por el hecho de que por primera
vez en la historia, la humanidad posee el conocimiento necesario para resolver todos
sus problemas relacionados con las bases materiales de la vida. Sin embargo, cerca
de 2/3 de la humanidad viven actualmente en situación de miseria y privación lo que
no es resultado inevitable de un control incompleto de nuestro medio físico sino del
uso inadecuado de los instrumentos científicos y tecnológicos a nuestra disposición.

El desarrollo del hombre y su busca incesante del conocimiento también resultó en el


desarrollo de su intelecto, manipulación del medio físico y creación de una cultura
que evoluciona en el tiempo, según HERRERA (1982) es el producto acumulado de
su creatividad individual y social y en su sistema de elementos no materiales: valores
éticos, estéticos, ideología, filosofía, religión y conocimiento teórico. O sea, el hombre
moderno tiene sus hábitos, formas y medios de satisfacer sus necesidades básicas,
además de sus relaciones sociales, sistemas de creencias, actitudes con la
naturaleza, determinados por la cultura que él propio creó.

Con lo expuesto anteriormente, se puede afirmar que la crisis actual se traduce


literalmente como transcriben los chinos en su ideograma de crisis, que combina dos
elementos, uno representa el riesgo y el segundo representa la oportunidad. En
nuestro caso tenemos la oportunidad de transformación, de superación de la crisis y
construcción de una sociedad menos desigual y que sea compatible con su medio
ambiente natural, posible por el conocimiento acumulado por el hombre. A la vez, el
riesgo está representado por la disponibilidad de autodestrucción.

Todo el conocimiento científico y tecnológico ha demostrado ser insuficiente para la


superación de la crisis. De manera predominante, intelectuales, técnicos, políticos y
gobernantes todavía prescriben soluciones inadecuadas, insuficientes, que reflejan
una visión del mundo fragmentada. El proceso de cambio exige profundas
transformaciones de las instituciones sociales y los valores e ideas existentes
actualmente y que caracterizan el actual paradigma, el cual ha demostrado ser
incapaz de promover el proceso de transformación exigido. Todo indica que será él
quien tendrá que cambiar, o sea, la crisis demuestra la necesidad de cambios
profundos en el modo de pensar, en la percepción de los valores que hasta el
momento actual determinan el modo de vida y aspiraciones de la mayoría de los
hombres. La utilización del conocimiento acumulado debe darse de forma tal que
garantice a los seres humanos sus necesidades básicas.

Racionalidad y austeridad son conceptos que también deben estar asociados al


consumo de recursos naturales. “Sabemos también que esos recursos son
suficientes para la subsistencia indefinida de la humanidad, siempre que aceptemos
una vida material austera: austeridad no significa privación, significa limitar
conscientemente nuestro consumo de recursos naturales a un nivel compatible con
su disponibilidad relativa y con la conservación del equilibrio global de la biosfera”
(HERRERA, 1982, p.171).

El proceso de transformación exigirá que los hombres tengan una plena conciencia
sustentable. Otro aspecto importante es la relación directa que tiene la industria
como actividad esencial de sustentabilidad social, por cuanto ella es proveedora de
insumos indispensables para la reducción de la pobreza y, consecuentemente, para
la mejora de la calidad social. Es bastante claro ese vinculo entre la industria y la
sustentabilidad social, donde la primera se destaca como un elemento necesario
para la segunda, sin embargo, no suficiente, principalmente en los casos de países
donde los problemas de desigualdad social son mayores; sin una acción dirigida de
los gobiernos y otras demandas de la población que estén más organizadas y
conscientes de las situaciones, difícilmente la sustentabilidad social será viable.

Los vínculos de la industria con la sustentabilidad económica son igualmente


estrechos, una vez que los recursos naturales que utiliza la industria, son unos de los
componentes que forman parte de lo que se llama capital natural. Una concepción
poco amplia de sustentabilidad económica determina que la eficiencia económica
será garantizada apenas si el stock de capital fuera mantenido intacto, donde el stock
de bienes corresponde a todos los bienes existentes en manos de sus propietarios.
Esta rigidez probablemente reduciría a una cantidad insignificante las actividades
que podrían clasificarse como económicamente sustentables.

Con relación a la industria no sería posible establecer parámetros que determinasen


que los stocks están siendo mantenidos intactos, debido a la imposibilidad de evaluar
los stocks de materia prima que utilizan las empresas, existentes en el planeta y
cuales son los índices de reposición, resultado de la formación y/o descubrimiento de
nuevas fuentes de materia prima.

Bajo el enfoque más amplio, ya mencionado, la sustentabilidad económica debe


buscar eficiencia en la colocación y gestión de los recursos, a través de un flujo
regular de inversiones públicas y privadas, con el objetivo de maximizar el bienestar
humano. El cumplimiento de estos objetivos debe respetar otra premisa de la
sustentabilidad correspondiente a una nueva definición social de la realidad. El
segundo factor esencial para la concepción del desarrollo que emerge, es el papel
desempeñado por los filósofos y científicos que impusieron una nueva y específica
visión del pensamiento y del conocimiento, de acuerdo con la cual no hay límites
para los poderes y posibilidades de la Razón. No habiendo límites para el
conocimiento, cualquier otro tipo de límite que se presenta, representaría un desafío
a ser superado.

Fue durante el período comprendido por los cuatro siglos pasados que se
fortalecieron las raíces y al mismo tiempo se delineaban las principales
características sobre las cuales se consolidaría el modelo de desarrollo occidental.
Tales características, al mismo tiempo que permitían el crecimiento del progreso
económico observados durante ese periodo, fueron importantes factores motivadores
de la crisis de ese modelo.

El proceso fue estructurado y posible desde un comienzo, como destaca RANDALL


(1987), sobre un trípode:

a) colonialismo y explotación
b) explotación de recursos no renovables
c) modificación de los ecosistemas.

Sus primeras manifestaciones fueron observadas a partir del desarrollo de la


navegación transoceánica, que intensificó el comercio, expandió las bases de
recursos de Europa, caracterizando una época de saqueos y explotación
intercontinental. Las colonias eran establecidas como bases de saqueos, siendo, en
un primer momento, el principal blanco el oro y los objetos preciosos, en un segundo
momento, especias y minerales y, en un tercer momento, alimentos, fibras, recursos
humanos, manteniéndose los minerales, o sea, era el suministro de materia prima y
trabajo esclavo para las economías europeas.

Tales eventos culminan en la Revolución Industrial, a partir de la cual pudieron


observarse altos índices de crecimiento, con cambios culturales, técnicos, políticos,
económicos y sociales todavía más profundos, que ni bien tuvieron inicio en Europa
Occidental, se extendieron enseguida al resto del mundo.

La Revolución Industrial, posibilitada y estimulada por el crecimiento de la riqueza,


alteró profundamente las técnicas, la organización de la producción y las relaciones
de trabajo, al mismo tiempo que estrechaba su relación de dependencia con el
mundo no europeo, principal proveedor de materia prima, alimento y trabajo esclavo,
como mercado para el excedente de la producción europea y residencia para la
población excedente. Desde entonces, se consolidaban un tipo de organización
social, el sistema legal y la estructura institucional, al mismo tiempo que el progreso
industrial, explotación de recursos y transferencia de recursos para aquellos que eran
más hábiles para utilizarlos, simultáneamente que, las aspiraciones, expectativas,
estilo de vida, patrones de consumo y orientaciones intelectuales de la población
iban siendo moldeados. También, se definían las instituciones bajo las cuales
estaban organizadas las producciones y la interacción humana.

La Revolución Industrial se caracteriza por ser uno de los principales marcos de


referencia para que se entienda la crisis actual de la humanidad, porque ella provocó
una ruptura profunda en un tipo de relación entre el hombre y el planeta.

Como expresa PASSET (1979), hasta aquel período la finalidad de la producción era
satisfacer las necesidades humanas, con bienes que eran producidos con el objetivo
de atender las necesidades humanas asociadas a sus procesos vitales, que a su vez
eran determinados por imperativos fisiológicos y no por imperativos psicológicos.
Estos, cada vez más, respondían a las imposiciones del aparato productivo. De esta
forma antes de éste evento, era posible mantener al planeta en equilibrio, pues el
ritmo de las actividades humanas se adaptaba a las exigencias de regeneración del
ecosistema natural, las fuerzas de producción no amenazaban la existencia de los
recursos esencialmente renovables, de la misma forma en que los desechos de las
producciones y de la vida participan de los ciclos de vida.

Además del ritmo, el desequilibrio y la ruptura se acentúan por el uso creciente de


materias inanimadas que suplantan las formas de vida; de energía fósil y físico-
químicas que no se reconstituyen en el curso de los ciclos anuales y que pasan a
substituir, sucesivamente todas las energías naturales. Además, el espacio
geográfico también se rompe pues la industrialización impulsa el fenómeno urbano,
donde una gran cantidad de personas producen grandes cantidades de residuos en
un espacio reducido, donde la concentración supera la capacidad de regeneración.

5.2 LIMITES DEL MODELO OCCIDENTAL

Hay fuertes razones para que las preocupaciones de pensadores acerca de los
límites de aquel modelo que se delineaba, comenzaran a ser explicadas formalmente
a partir de la Revolución Industrial. Cada uno de esos pensadores, grupos de
trabajos, conferencias internacionales, reflexionaron en su tiempo, siendo un estadio
en la percepción de los límites. Algunos de los trabajos más importantes serán
brevemente comentados.

R. T. Malthus, que vivió en Inglaterra, de 1766 a 1834, en su ensayo sobre la


población publicado en 1798, fue el primero en sistematizar las preocupaciones con
la escasez de recursos naturales y sus consecuencias sobre el crecimiento
económico. Los factores limitantes, en aquel tiempo se restringían a la tierra y la
capacidad de crecimiento de la oferta de alimentos, por encima de un crecimiento de
la población sin precedentes. Sus ideas derivaban de los acontecimientos de la
época, que a su vez, resultaban de las alteraciones provocadas por la Revolución
Industrial.

D. Ricardo, contemporáneo de Malthus, también era pesimista con relación a los


recursos naturales, crecimiento económico y de la población, y los límites al
crecimiento podían corresponderse con su teoría de los rendimientos decrecientes
de las tierras y de las minas de carbón.

J. S. Mill en su obra “Principios de la Economía Política” publicada en 1848,


demostraba la fuerte influencia de Malthus y Ricardo, principalmente cuando propone
como única salida de la humanidad, el estado estacionario tanto del stock de capital
cuanto de la población. Sus observaciones se basan en el prolongado período de
crecimiento evidenciado durante el siglo XVIII, resultado de la lucha de la humanidad
por la mejoría material que esencialmente, el autor no consideraba sustentable.
KULA (1992, p.7) transcribe el pensamiento de Mill acerca de la tendencia del
crecimiento material limitado. “Apenas los tontos querrán vivir en un mundo
superpoblado por seres humanos y sus posesiones materiales. La soledad es
esencial como ingrediente de meditación y bienestar. No hay un propósito en
contemplar un mundo donde cada pedazo de tierra esté siendo cultivada, toda
extensión de pasto florido esté arado, toda planta silvestre y especies animales
exterminadas por su rival, la humanidad por su necesidad de alimento y cada cerca o
árbol superfluo, siendo derribado”. Merece destaque un pensador que viviendo en el
siglo XVIII y en función de los índices de crecimiento de la producción, pudo prever
con tanta claridad parte de la situación que estaría evidenciando el hombre moderno
dos siglos después.

La Comisión Presidencial para Política de Materiales, creada en 1952, también


conocida como la “Paley Comission”, tuvo como objetivo evaluar el potencial de la
agricultura y de los recursos naturales en los Estados Unidos, que se venían
preocupando con la rápida expansión económica de la posguerra y con la posibilidad
de dependencia del país en relación a las importaciones de petróleo y otras fuentes
de materias primas. La Comisión elaboró el informe titulado “Resources for Freedom,
Foundation for Growth and Scarcit”, uno de los primeros estudios elaborados
pensando en los límites relacionados a problemas de calidad ambiental, al lado de
las preocupaciones con el agotamiento de recursos.

Otra vez en el año 1963, el gobierno de los Estados Unidos se mostraba preocupado
en responder si la escasez de los recursos naturales iría a convertirse en un
problema para la continuidad del desarrollo económico norteamericano. Para eso, la
Comisión de Recursos para el Futuro fue formada en 1963, habiendo publicado uno
de los trabajos más conocidos en este campo, “Scarcity and Growth: the Economics
of Natural Resource Availability”, escrito por Harold Barnett y Chandler Morse. Los
autores probaron las implicaciones de la escasez de recursos sobre los costos de
extracción y los precios de las commodities durante el período de 1870 a 1957, que
resultaron en la comprobación de la disponibilidad creciente de esos recursos. Este
resultado fue atribuido a tres factores, que funcionan como inhibidores de la escasez:

a) avances tecnológicos en la explotación, extracción, procesamiento y


producción
b) descubrimiento de nuevos depósitos
c) cambios estructurales de uso, o sea, sustitución de recursos minerales
escasos de alto contenido por recursos de menor contenido, por ser más
abundantes.

Los únicos riesgos mencionados se relacionan con la contaminación y sus efectos


sobre el medio ambiente, a los cuales la población estaba expuesta.
El Club de Roma, bajo el patrocinio de Urelio Peccei, industrial italiano, uno de los
más altos funcionarios de la Fiat y de la Olivetti, en abril de 1968, reunió un grupo de
30 personas, entre economistas, científicos naturalistas, matemáticos, educadores,
industriales y políticos. Su objetivo era discutir y analizar problemas presentes y
futuros de la humanidad y los límites del crecimiento económico frente al uso
creciente de los recursos naturales. En el inicio de la década del setenta el grupo ya
estaba con setenta miembros y en el final de la década, llegaba a cien personas.

Se proponía discutir: crecimiento de la población, desempleo, pobreza,


contaminación, concentración urbana, enajenación de la juventud, inflación, rechazo
de valores tradicionales, pérdida de fe en las instituciones. El objetivo era entender
los orígenes de los problemas y encontrar respuestas para ellos.

El primer resultado del trabajo del grupo fue publicado en 1972, en el libro “Limits to
Growth”, dando origen al movimiento denominado neomaltusianismo, pues retomaba
aquella teoría para la formulación de sus conclusiones y recomendaciones,
centradas en la variable demográfica en los países del Tercer Mundo como la más
importante a ser controlada.

El argumento básico del modelo era la necesidad de límites para el crecimiento


exponencial de la actividad económica, de la población y de la contaminación,
porque el mundo es finito en tierras arables, depósitos minerales, recursos
energéticos y en la capacidad de soporte de la contaminación.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente Humano, realizada en


Estocolmo en el año de 1972, así como su reunión preparatoria, realizada en Founex
en 1971, fueron motivados por los debates sobre los riesgos de la degradación del
medio ambiente. Por primera vez, fueron debatidos y contrapuestos temas como
crecimiento, desarrollo y protección del medio ambiente, de forma más globalizada,
como más tarde la idea del desarrollo sustentable.

KITAMURA (1994) destaca sus conclusiones más importantes: vinculación de los


mayores problemas que afectaban el bienestar de las poblaciones y el desarrollo
económico del mundo, las cuestiones relacionadas con el deterioro del medio
ambiente, el agravamiento constante de la degradación del medio ambiente era
debido al crecimiento natural de las poblaciones humanas; los mayores problemas
ambientales de los países del Primer Mundo resultarían de la contaminación
industrial, mientras que los problemas más comunes en los países en desarrollo eran
resultados del mal uso de los recursos naturales y su agotamiento; la esencia de los
problemas estaban en la falta de desarrollo, para el cual el crecimiento económico
rápido no significaría el fin de los problemas ambientales.

El concepto de ecodesarrollo se difunde a partir de comienzos de la década del


setenta, que se caracteriza como un período en el cual se intensifican las
discusiones sobre economía y ecología, al mismo tiempo en que se ampliaba la
conciencia acerca de la necesidad de modelos alternativos de desarrollo, tanto para
países industrializados como para los países en desarrollo.

Fue propuesto por primera vez por el canadiense Maurice Strong en 1973, siendo
una concepción de desarrollo que negaba su implicación con la degradación de los
recursos naturales. Inicialmente se refería a las regiones rurales de Africa, Asia y
América del Sur, tornándose un elemento muy importante en las discusiones que
llevaron a la definición del desarrollo sustentable.

Los puntos centrales de la teoría eran: renunciar a la idea de un crecimiento


exponencial e ilimitado y que sea posible promover el desarrollo basado en
exportaciones macizas de recursos naturales locales; suspender el proceso de
degradación ambiental creciente; desmitificar la creencia en el progreso a través de
la ciencia y la tecnología; alterar los patrones de consumo de los países
industrializados y de las elites de los países del Tercer Mundo (DIEGUES, 1992).

Ignacy Sachs (SACHS, 1986) formuló los principios básicos orientadores de esta
nueva ética de desarrollo:

a) satisfacción de las necesidades básicas


b) solidaridad con generaciones futuras
c) participación de la población involucrada
d) preservación de los recursos naturales y del medio ambiente en general
e) elaboración de un sistema social garantizando empleos, seguridad social y
respeto a otras culturas
f) programas de educación.

El Modelo Mundial Latinoamericano de la Fundación Bariloche, formulado bajo la


coordinación de Amilcar Herrera es considerado uno de los más importantes trabajos
de revisión del concepto de desarrollo, al mismo tiempo que respondía al Informe del
Club de Roma. El trabajo fue publicado en 1976, bajo el título “Catastrophe or a New
Society - A Latin American World Model”, caracterizándose como una reacción al
pensamiento dominante en el mundo desarrollado, el cual sostenía que los
problemas fundamentales que la sociedad enfrentaba eran aquellos relacionados con
los límites físicos, impuestos por los índices exponenciales de crecimiento de la
población.

El modelo fue desarrollado para ser usado como un concepto de sociedad ideal, y
tiene como punto de partida para su formulación, los problemas que el mundo tenía
en la época. Buscó indicar la forma de alcanzar un mundo liberado del subdesarrollo
y de la miseria, basado en la capacidad de cambios y creatividad que el hombre ha
demostrado durante toda su historia.

De acuerdo con su formulación, los principales problemas del mundo no eran físicos
y sí sociopolíticos, resultando en una situación de opresión y alienación que a su vez
era consecuencia de la explotación característica de la situación mundial donde
predominaba la misma distribución del poder entre y dentro de las naciones. El
proceso de deterioro de los ambientes físicos y de los recursos naturales es
entendido como resultado de organizaciones sociales basadas en valores
destructivos y no como consecuencia inevitable del progreso humano.

Su importancia es de hecho muy relevante, una vez que sus conclusiones, en 1976,
fueron semejantes a aquellas de 1987, a las cuales llegaría el Informe Brundtland,
acerca de la imposibilidad de disminuir la pobreza y revertir la degradación
ambiental, separadamente. Un objetivo no podría ser alcanzado sin que el otro
también fuese logrado.

La Estrategia Mundial de Conservación fue elaborada por la Unión Internacional para


la Conservación de la Naturaleza - UICN, con financiamiento del PNUMA - Programa
de Medio Ambiente de las Naciones Unidas, y por la WWF- World Wildlife Fund, y
publicado en 1980. Fue el trabajo precursor en la utilización del término “desarrollo
sustentable” según el cual, también por primera vez, desarrollo era entendido como
un medio de alcanzar la conservación y no un obstáculo para ello.

Desarrollo está definido en el trabajo como modificaciones en la biosfera y en los


recursos (de cualquier tipo) para la satisfacción de las necesidades humanas y para
mejorar la calidad de vida, según ADAMS (1990). A su vez, conservación es definida
como la gestión del uso que el hombre hace de la biosfera, de extraer el máximo, sin
comprometer el potencial de satisfacción de necesidades futuras.

De acuerdo con las definiciones, si el desarrollo fuera de tipo sustentable, la


dependencia entre el desarrollo y la conservación es total, de la misma forma en que
conservación es enteramente compatible con el desarrollo centrado en el Hombre,
una mejor distribución de los beneficios y la utilización más completa de las
capacidades humanas. Desarrollo y conservación son igualmente necesarios para
nuestra supervivencia y para el desempeño de nuestras responsabilidades como
administradores de los recursos naturales para las futuras generaciones” (UICN,
1980 citado por PEARCE et al., 1989, p.xiii).

La Conferencia de Ottawa fue realizada en 1986 con el apoyo financiero de la Unión


Internacional para la Conservación de la Naturaleza - UICN, Programa de las
Naciones Unidas para el Medio Ambiente - PNUMA y World Wildlife Fund - WWF.
También trabajaba con el concepto de desarrollo sustentable, estableciendo que éste
debería responder a cinco requisitos (BARONI, 1992):

a) integración de la conservación y del desarrollo


b) satisfacción de las necesidades básicas humanas
c) alcance de la equidad y justicia social
d) previsión de la autodeterminación social y de la diversidad cultural
e) mantenimiento de la integración ecológica
Los resultados de esa conferencia reflejan una percepción más amplia acerca de los
resultados del estilo de desarrollo occidental, que parecía cada vez más consolidado,
aún mismo después de diversos períodos de inestabilidades económicas, políticas y
sociales.

5.3 CRECIMIENTO Y DESARROLLO

Más que pensar los límites del crecimiento ilimitado, algunos de los trabajos
desarrollados evalúan todo el proceso histórico que consolidó un modelo que apenas
se delineaba a partir de la Revolución Industrial. O sea, una modalidad de desarrollo
imperfecta generaba “la economía de opulencia y de desperdicio en el Norte y la
economía de la pobreza, de la desigualdad y de las necesidades apremiantes de la
supervivencia a corto plazo en el Sur” (COMISION DESARROLLO Y MEDIO
AMBIENTE PARA AMERICA DEL SUR Y EL CARIBE, 1990).

Pueden ser observados altos niveles de crecimiento económico al lado de


estancamiento y deterioro, crecimiento de la pobreza y de las diferencias socio-
económicas, no sólo en diferentes países sino también en diferentes regiones de un
mismo país.

La situación está muy bien caracterizada por el modelo centro-periferia, de acuerdo


con el cual el desarrollo y el subdesarrollo son estructuras parciales
interdependientes, que forman un sistema único donde, el primer grupo, es
dominante, por su capacidad de crecer y el segundo, es el dependiente, dado su
carácter de inducido, “son caras de la misma moneda y creados por los mismos
procesos que aumentan los niveles de producción y la calidad de vida en los países
centrales y mantienen a los demás atrasados” (DIEGUES, 1992, p. 23).

Sin embargo, comprendiendo el modelo occidental y el proceso histórico que lo


originó, las soluciones deben ser buscadas tratando a los sistemas económicos
como una totalidad, de la cual forman parte estructuras parciales interdependientes.
De ese modelo forman parte también, algunas pocas sociedades que se desarrollan,
otras que apenas crecen, y otras que todavía no crecen.

De esta forma, antes de definir a una sociedad que sería el fruto del proceso de un
desarrollo ratificado como sustentable, son necesarios algunos comentarios acerca
del propio desarrollo. “Una sociedad sustentable es aquella que vive dentro de sus
límites ambientales de perpetuación. No es una sociedad que no crece, sino una
sociedad que reconoce los límites del crecimiento y busca formas alternativas de
crecimiento” (COOMER, 1979 citado por PEARCE, 1989, p.176). El autor reconoce
la necesidad de crecimiento al mismo tiempo que introduce otras nociones
relevantes: hay diferentes formas de “crecimiento”.
El crecimiento económico es caracterizado como una elevación persistente del
producto nacional real, per cápita, a lo largo del tiempo traduciéndose, todavía
algunas veces, como un aumento del nivel de consumo real per capita. Algunos
factores eran y hasta hoy son, entendidos como condiciones previas que garantizan
el inicio y la continuidad del proceso a lo largo del tiempo: la mejoría de la eficiencia
del aparato productivo, la disponibilidad de condiciones físicas y geológicas, la
acumulación de capital, la incorporación de contingentes crecientes de mano de obra
y la mejoría de los patrones tecnológicos.

El crecimiento económico era entendido como la condición suficiente para dar inicio
al proceso de desarrollo, por lo tanto, resolvería todos los problemas de desempleo,
desequilibrio de los intercambios con el exterior, atenuación de los desniveles
regionales a largo plazo y mejoría de los perfiles de distribución de riqueza.

Sin embargo, el sistema establecido promueve un tipo de crecimiento que no


favorece el desarrollo, no distribuye igualmente sus frutos, acumula daños a la
biosfera y su capacidad de reproducción, o sea, impone limitaciones a su propia
continuidad.

Resulta que algunas sociedades se diferencian de otras por el mayor nivel de


progreso, expansión y crecimiento, al mismo tiempo que otras, a pesar de sus
índices positivos de crecimiento, industrialización, modernización y construcción de
infraestructura, persisten en presentar características de dependencia externa,
desigualdad económica, social y cultural, falta de participación social de grupos
cuantitativamente significativos, inseguridad y desigualdad de oportunidades, sistema
educacional que no forma mano de obra calificada, sistema tributario y política fiscal
que no distribuye rentas. O sea las condiciones de vida para la mayoría de la
población continúan precarias, con diferencias de nutrición, salud, viviendas y
educación.

Las preocupaciones con el desarrollo en correspondencia con la conceptualización


de PEARCE (1989 citado por PEARCE et alli, 1989, p.180), según la cual desarrollo
“es un vector de objetivos sociales, que deben incluir: aumento de la renta real per
cápita, mejoría en el status nutricional y salud, avance educacional, acceso a
recursos, distribución más justa de la renta y aumento de las libertades básicas”.
ROSSETTI (1983) lo define como un proceso de crecimiento armonioso, dinámico a
lo largo del tiempo, pues se modifican caracteres esenciales de las estructuras
económicas sociales.

GOODLAND (1994, p.280) es otro autor que comprende al desarrollo, un proceso


cualitativo, redistribuido y establecido para la población, definido como “expandir o
realizar las potencialidades de conducir a un estado más amplio, total y mejor”.
Citando a Bouthos-Ghali el autor se refiere al desarrollo como un derecho humano
fundamental que requiere, entre otras cosas, democracia y buen gobierno. En
MENDES (1995, p.58) desarrollo es definido como “liberación del ser humano en
relación a violencias y carencias, cese de las agresiones actuales y potenciales
contra el cuerpo y el espíritu del hombre, de modo que el pueda alcanzar el libre
desarrollo de su personalidad”.

Se desprende, por tanto que la formulación del desarrollo es mucho más amplia que
la de crecimiento, la cual está incluida en la primera, además de ser reconocido
como una de sus condiciones necesarias, sin embargo, insuficiente.

5.4 DESARROLLO SUSTENTABLE

La propuesta de desarrollo que se presenta en el Informe Brundtland, publicado bajo


el título “Nuestro Futuro Común” en 1987 refleja un largo proceso de evolución
acerca de los patrones de desarrollo y crecimiento económico predominantes en la
sociedad occidental desde la Revolución Industrial. La reflexión y su propuesta
alternativa son resultados de la observación de consecuencias insatisfactorias en
relación a la calidad de vida de la mayoría de la población y al estado de degradación
del medio ambiente.

Es importante destacar algunos elementos del período que antecede a la publicación


del Informe Brundtland, un período marcado por la proliferación de conferencias con
preocupación ambiental y socio-política. La preocupación con los efectos del
crecimiento era intensa pues, el capitalismo, a pesar de las guerras, de las crisis
económicas mundiales, de la variabilidad del precio del petróleo, una vez más
demostraba su capacidad de respuesta rápida, a través de la superación de los
problemas y retomaba la ruta del crecimiento.

El progreso técnico desempeñó el papel de mayor relevancia en este proceso,


posibilitando: caída de la intensidad del uso de diversas materias primas
acompañada por la caída de los precios; caída relativa del papel de la industria en
relación al sector de los servicios y de los sectores industriales leves (informática,
electrónica); desarrollo de materiales sustitutos (cerámica, plásticos, fibras); reciclaje,
etc. Se desmoronaba el cartel del petróleo, situación acompañada por la caída de
sus precios, al mismo tiempo en que el mundo presentaba una sobre oferta de
alimentos, todavía mal distribuida. Los sucesos evidenciaban que las tesis
catastrofistas, relacionadas con la escasez de recursos naturales, como aquellas del
Informe del Club de Roma, no tenían sustentación, debido a la capacidad de
respuesta del capitalismo.

Su respuesta era aún insuficiente para resolver problemas como las desigualdades
crecientes en la distribución de los beneficios del crecimiento, uso y manejo
inadecuados de los recursos naturales y del medio ambiente, además de los
patrones del consumo inherentes al capitalismo, identificados como las causas de
gran parte de los problemas existentes.
Fue en este contexto que, en 1983, la Asamblea General de la ONU creó la
Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y Desarrollo como organismo
independiente, formado por especialistas y líderes mundiales de 21 países,
vinculados a los gobiernos y al sistema de las Naciones Unidas, pero no sujetos a su
control. Sus objetivos eran:

a) reexaminar las cuestiones críticas relativas al medio ambiente y al desarrollo y


formular propuestas realistas para abordarlas
b) proponer nuevas formas de cooperación internacional en este campo, de
modo de orientar políticas y acciones en sentido de los cambios necesarios
c) dar a los individuos, organizaciones voluntarias, empresas, institutos y
gobiernos una comprensión mayor de esos problemas, incentivándolos a una
actuación firme.

Bajo la presidencia de la Primera Ministra de Noruega, Gro Harlem Brundtland, la


Comisión elaboró el Informe Brundtland, que fue el más conocido, publicado en
1987, con el título “Nuestro Futuro Común”. El documento propone una serie de
acciones y directrices a ser desarrolladas para que se efectúen los cambios
necesarios, con miras a la reducción de las amenazas a la supervivencia y dar un
rumbo viable al desarrollo.

Este fue el tema fundamental sobre el cual todos los miembros de la Comisión se
concentraron, por los resultados del modelo vigente, reflejados en un número cada
vez mayor de personas pobres vulnerables, además de los daños crecientes al
planeta. “De qué modo será tal desarrollo para el mundo del próximo siglo, cuando
habrá el doble de personas a depender del mismo medio ambiente? Esta pregunta
amplió nuestra visión del desarrollo. Percibimos que era necesario un nuevo tipo de
desarrollo capaz de mantener el progreso humano, no apenas en algunos lugares y
por algunos años, sino en todo el Planeta y por un futuro distante. Por lo tanto el
“desarrollo sustentable” es un objetivo a ser alcanzado no sólo por las naciones en
“desarrollo”, sino también por las industrializadas”. (COMISION MUNDIAL SOBRE
MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO, 1988, p.4).

El pensamiento de la Comisión, transmitido por su presidente, revela parte de esos


avances, principalmente en lo que se dice respecto a la necesidad de tratamiento
global de las cuestiones ambientales. “La Comisión Mundial no cree en un sombrío
escenario de escalada de la destrucción del potencial global del desarrollo, realmente
la capacidad de la Tierra de soportar la vida es un destino inexorable.

El problema es planetario, pero no insoluble. Yo creo que la historia recordará esta


crisis, los dos mayores recursos, el hombre y la tierra redimirán la promesa de
desarrollo. Si nosotros tomamos en cuenta la naturaleza, la naturaleza cuidará de
nosotros. La conservación, vendrá realmente, cuando reconozcamos que, si
queremos salvar parte del sistema nosotros tenemos que salvar el sistema. Esa es la
esencia de lo que nosotros llamamos desarrollo sustentable” (BRUNDTLAND citado
por PEARCE, 1989, p.174).

5.4.1 Una definición

De acuerdo con el informe, desarrollo sustentable se define como: “aquel que atiende
las necesidades del presente sin comprometer la posibilidad de las generaciones
futuras de atender sus propias necesidades. El mismo contiene dos conceptos
claves:

El concepto de las necesidades, sobre todo las necesidades esenciales de los


más pobres del mundo, que deben recibir la máxima prioridad;

La noción de las limitaciones que el estadio de la tecnología y de las


organizaciones sociales imponen al medio ambiente, impidiendo atenderse a
las necesidades presentes y futuras.

Cuando definimos los objetivos del desarrollo económico y social, es preciso tener en
cuenta su sustentabilidad en todos los países desarrollados o en desarrollo, con
economías de mercado y planificación central. Habrá muchas interpretaciones, pero
todas ellas tendrán las mismas características comunes y deben derivar de un
consenso en cuanto al concepto básico de desarrollo sustentable a una serie de
estrategias necesarias para su continuación.

El desarrollo supone una transformación progresiva de la economía y de la sociedad.


Para que una vía de desarrollo se sustente en sentido físico, teóricamente, ésta
puede ser intentada en un contexto social y político rígido. Sólo se puede tener la
seguridad de la sustentabilidad física si las políticas de desarrollo consideran la
posibilidad de cambios en cuanto al acceso a los recursos y a la distribución de los
costos y beneficios. Aún en la noción más estrecha de la sustentabilidad física está
implícita una preocupación con la equidad social entre generaciones que debe
evidentemente ser extensiva a la calidad en cada generación” (COMISIÓN MUNDIAL
SOBRE MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO, 1988, p. 46).

Una de las condiciones fundamentales es la prioridad de la satisfacción de las


necesidades y aspiraciones humanas, principalmente de las capas más pobres de la
población, en los países en desarrollo, que no tienen sus necesidades básicas
atendidas, tales como alimentación, vestuario, habitación y empleo.

También merece destaque el reconocimiento de que la tecnología disponible


actualmente y la organización social representan límites impuestos a la capacidad
del medio ambiente para suplir las necesidades de las generaciones presentes y
futuras. Directamente relacionado con esto hay otro punto presente en la cita: el
reconocimiento de las necesidades de transformación progresiva de la economía y
de la sociedad, como un elemento fundamental, una vez que se caracteriza como el
factor principal que condiciona la consecución del desarrollo sustentable.

5.4.2 Objetivos del desarrollo sustentable

El Informe Brundtland define siete objetivos de carácter global, todos ellos presentan
puntos que se interrelacionan mutuamente, no siendo posible tratar cada uno de
ellos aisladamente. De esta forma, todos ellos imponen la necesidad de la
aceptación conceptual acerca del desarrollo sustentable, una vez que engloban tanto
a las economías ricas como a las pobres.

A) Reactivar el crecimiento Principalmente en los casos de los países en


desarrollo, donde está la mayor parte de la pobreza del mundo, la satisfacción de las
necesidades esenciales y el desarrollo sustentable exigen que haya crecimiento
económico.

B) Modificar la calidad del crecimiento El principio que orienta esta premisa es de


que el desarrollo sustentable engloba más que el crecimiento, pues los modelos
actuales, tanto en los países del norte, como en los del sur son inviables, pues
ambos siguen patrones de crecimiento no sustentables a largo plazo. Lo que debe
ser alterado es el “contenido del crecimiento, buscando tornarlo menos intensivo de
materias primas y energía y más equitativo en su impacto. Tales cambios necesitan
ocurrir en todos los países, como parte de un paquete de medidas para mantener la
reserva del capital ecológico, mejorar la distribución de renta y reducir el grado de
vulnerabilidad a las crisis económicas” (COMISION MUNDIAL SOBRE MEDIO
AMBIENTE Y DESARROLLO, 1988, p 56).

Lo que se propone es un proceso de desarrollo económico que mantenga y


reproduzca el stock de capital y donde el crecimiento económico sea acompañado
por la equidad en la distribución de renta, con atención especial a la incorporación de
variables no económicas como la educación, salud, agua y aire limpios y protección
de la belleza natural.

C) Atender a las necesidades humanas esenciales de empleo, alimento, energía,


saneamiento del agua son necesidades básicas cuya atención debe ser buscada con
prioridad en las capas de la población pobre del Tercer Mundo. El empleo se
considera la más básica de todas las necesidades, dado que sesenta millones de
personas por año, se tornan aptas para el trabajo en estos países.

D) Asegurar niveles sustentables de población El desarrollo sustentable está


estrechamente asociado a la dinámica del crecimiento de la población, incluyendo
donde la población crece y como ella se relaciona con los recursos disponibles. Las
estadísticas del Informe indican que el crecimiento medio de la población en los
países industrializados está estabilizado en 1%, siendo que algunos de ellos ya no
presentan ningún crecimiento. El crecimiento ocurre, de hecho, en el Tercer Mundo,
donde la población prevista para el 2.025 es de 6,8 billones, en contraste con los 1,4
billones de personas que es la estimación para la población del Primer Mundo para
ese mismo año.

E) Conservar y mejorar la base de los recursos Este objetivo es señalado como


una de las metas del desarrollo, también es comprendido como una obligación moral
de las generaciones presentes en relación a las próximas. El mantenimiento de la
diversidad biológica es necesario para el funcionamiento normal de los ecosistemas
y de la biosfera como un todo. En este sentido las políticas deben ampliar las
opciones para que las personas mejoren la calidad de vida, principalmente en áreas
bajo “estrés” ecológico y pobres en recursos.

F) Reorientar la tecnología y gerenciar el riesgo La tecnología es considerada el


elemento clave que llevará a la solución de la mayoría de los problemas expuestos y
por ser el eslabón que liga al hombre con la naturaleza, ella debe ser reorientada en
función de las exigencias del desarrollo sustentable, que requiere mayor atención a
los factores ambientales. En el caso de los países en desarrollo, es preciso
intensificar la capacidad de innovación tecnológica, a fin de atender a los nuevos
desafíos. A su vez, la tecnología generada en los países industrializados, las más
recientes relacionadas con la conservación de la energía, el uso de materiales, la
informática, la biotecnología, no siempre son adecuadas o de fácil adaptación a las
condiciones ambientales y socioeconómicas de los países en desarrollo.

G) Incorporar el ambiente y la economía en los procesos de decisión La tarea


de integrar lo económico y lo ecológico requiere de cambios de aptitudes y de
objetivos en diversos niveles pues, solamente la ley no tiene el poder de forzar los
intereses de las comunidades. Éstos deben conocer y apoyar las leyes, ampliar su
participación en las decisiones que afecten el medio ambiente, a través de su
motivación y consecuente movilización, organizándose de forma de viabilizar formas
de participación más efectivas.

Junto con los objetivos, el Informe identifica algunos factores condicionantes


considerados básicos para su consecución:

a) Un sistema político que asegure la efectiva participación de los ciudadanos


en el proceso de toma de decisión;
b) Un sistema económico capaz de generar excedentes y “know-how” técnico
en bases confiables y constantes;
c) Un sistema social que pueda resolver las tensiones causadas por un
desarrollo no equilibrado;
d) Un sistema de producción que respete la obligación de preservar la base
ecológica del desarrollo
e) Un sistema tecnológico que busque constantemente nuevas soluciones;
f) Un sistema internacional que estimule patrones sustentables de comercio y
financiamiento;
g) Un sistema administrativo flexible y capaz de autocorregirse;

A esta lista de pre-requisitos RATTER (1992) añadió otros dos: educación básica
para todos, con erradicación del analfabetismo y estructuración del poder político,
que promueva opciones en términos de distribución de riqueza y de acceso a ellas.
Es coherente y parece ser la única alternativa, lo que propone esta concepción pues,
estando garantizados los elementos antes mencionados, gran parte del progreso en
dirección a la solución de problemas locales, nacionales y globales, dependerá y
podrá contar con acciones colectivas, con la identificación y participación de grupos
de personas suficientemente bien organizadas, educadas y motivadas, ya que estas
personas estarán bien alimentadas y saludables. La importancia fundamental del
proceso educacional es debido a su función como principal responsable por la
transmisión constante del conjunto de normas, reglas y valores, definiendo actitudes,
creencias y el comportamiento de la sociedad.

5.4.3 Algunas controversias

Debido a su repercusión y por la forma en que pasó a ser adoptado de manera


indiscriminada, y muchas veces sin fundamento, el Informe recibió innumerables
críticas, que surgen principalmente, cuando se hacen esfuerzos para pasar de la
interpretación a la práctica del concepto.

Para tratar problemas globales, la interpretación e implementación del desarrollo


sustentable requiere de interdependencia, consenso e intereses comunes entre
países del Primer y del Tercer Mundo.

Otra crítica corresponde al papel que es dado al crecimiento económico para todos,
como un objetivo operacional del desarrollo sustentable. El argumento utilizado por el
Informe en su defensa, pondera que no existe contradicción fundamental entre
crecimiento económico y sustentabilidad, porque es posible aumentar la actividad
económica al mismo tiempo en que ocurren mejoras en la calidad ambiental. De esta
forma, el crecimiento económico es interpretado como necesario para el desarrollo
sustentable, una vez que altera la calidad y direccionamiento del crecimiento. La
argumentación contraria alega que el crecimiento económico observado en las
décadas anteriores, no fue suficiente para asegurar la respuesta a las necesidades
de la mayor parte de la población mundial, tampoco los niveles de vida de los países
del Primer Mundo son generalizados. Por consiguiente, el crecimiento económico
debe ser tratado como una consecuencia del desarrollo sustentable y no como su
motor.

Otra crítica se refiere a la creencia que el Informe puede despertar sobre las fuerzas
del mercado como la mejor solución para los problemas ambientales, como el mejor
mediador en el manejo de los problemas ambientales, fortaleciendo la visión
neoclásica de que los problemas ambientales son meras externalidades en los
proyectos de desarrollo.
En el tratamiento de cuestiones ambientales específicas, el Informe no da la debida
atención a las limitaciones del ambiente rural, asociadas a su función de recibir
residuos de todo tipo, resultado del consumo de materiales y energía. Esa función
tiene reflejos que comprometen los océanos, la atmósfera y la troposfera, los ríos y
lagos y la tierra, cuando son usados como lugares para la disposición de los
desechos.

En diversas partes del Informe Brundtland está explícito el reconocimiento acerca de


la dimensión de lo que está siendo propuesto, su amplitud y de lo que se exige en
términos de transformación, para que se efectiva. Mucho más que cambios
estructurales, son necesarias nuevas normas de conductas, cambios de actitudes, de
valores sociales y de aspiraciones.

En resumen, es una cultura que se viene formando hace siglos, que todavía orienta
el actual modo de vida, el modo de producción, los patrones de consumo en casi
todo el mundo, que precisa ser transformada. Por estas características, ningún
concepto en sí mismo, aunque tratado en muchas páginas de un estudio y elaborado
por muchos especialistas, podrá ser suficientemente satisfactorio y consistente para
definir su significado, además de indicar instrumentos y políticas que llevarían a los
países y consecuentemente a todo el Planeta, a vivir de forma coherente con el
desarrollo sustentable.

De acuerdo con la evaluación de DIEGUES (1992), la deficiencia no es del concepto,


sino del instrumental de la economía, que intenta resolver los problemas del
desarrollo sustentable de manera aislada. Si ella no ha demostrado ser capaz de
resolver las contradicciones entre crecimiento económico, distribución de renta y
conservación de recursos naturales para las generaciones actuales, ciertamente las
dificultades relacionadas con las generaciones futuras se amplían razonablemente.
La insuficiencia es debida principalmente al hecho de que las propuestas teóricas
actuales de esta ciencia, utilizan un instrumental y horizontes de reflexión para la
toma de decisiones en cuanto a las inversiones, de forma inmediata considerando
apenas el corto plazo. No se considera todavía, que una única ciencia no sería capaz
de solucionar los problemas actuales, pues se reconoce su complementariedad, a
pesar de la valorización de algunas ciencias en relación a otras, como de hecho
ocurre, como una de las características del modelo que está siendo cuestionado.

SACHS (1993) enfatiza la necesidad del largo plazo al afirmar que teóricamente, la
transición sólo podría ser efectiva a corto plazo, por la distribución inmediata de los
activos y de las rentas. Sin embargo, el autor reconoce, a través de las evidencias
históricas la complejidad de soluciones de esa naturaleza, ya que la transición
solamente será posible a lo largo de varias décadas.

5.5 SUSTENTABILIDAD
Sustentable y sustentabilidad son derivadas de la palabra sustentar, que a su vez
proviene del latín, “sutentare” (FERREIRA, 1985), significa soportar, impedir que
caiga, conservar, mantener, alimentar física o moralmente, proveer de víveres,
impedir ruina, animar, aguantar, etc. Como esclarecen DIXON y FALLON (1989), son
palabras que poseen una simplicidad engañadora que, aliadas a su significado
evidente, generan ambigüedad.

La definición más común sobre sustentabilidad está relacionada con la posibilidad de


obtener continuamente condiciones iguales o superiores de vida para un grupo de
personas y sus sucesores en un ecosistema dado. Sustentar significaría, por lo tanto,
prolongar la productividad del uso de los recursos naturales a lo largo del tiempo, al
mismo tiempo que se mantiene la integridad en base a esos recursos, viabilizando la
continuidad de su utilización.

La condición de no perjudicar a las generaciones futuras, contenida en la definición


de sustentabilidad, o sea, el concepto de equidad intergeneracional, determina que la
sustentabilidad será verdadera si ella fuese dejada como herencia para las próximas
generaciones. En este sentido otro elemento que se incorpora a las discusiones, es
la noción del tiempo, o sea, cuan distante es el futuro en que las generaciones
presentes deben preocuparse.

DIXON y FALLON (1989) evalúan que decisiones individuales conducen a horizontes


de tiempos cortos, luego, las decisiones que involucran horizontes mayores de
tiempo deben ser sociales. Serán decisiones políticas, que considerarán la forma
como la sociedad ve sus opciones, sus recursos y su compromiso con el futuro, en
contraposición a los patrones actuales del uso de los recursos. De este modo, las
presiones y sentimientos de la sociedad serán los elementos más importantes en el
proceso de decisión, lo que remite a la discusión de la necesidad de motivación y
participación de la sociedad.

La extensión de los horizontes de tiempo conducen a una polémica adicional, que se


refiere nuevamente a las limitaciones actuales del instrumental utilizado por la ciencia
económica, suficientes apenas para la planificación a corto y mediano plazo, o sea,
su alcance es en un período de tiempo de cinco a diez años.

Recientemente, la noción de la equidad intrageneracional se incorporó a la discusión


del desarrollo sustentable, de forma más intensa. Dado el estado actual de pobreza o
el bajo nivel de subsistencia en que vive la mayor parte de la población mundial, la
solución de los problemas de esta generación se torna prioritaria, además de ser la
principal condición para el desarrollo sustentable. Por consiguiente, la equidad
intrageneracional es una condición para que el mundo camine con más facilidad en
dirección a la equidad intergeneracional.

Está implícita en la definición de sustentabilidad la noción de limitaciones físicas o el


uso productivo de los recursos, teniendo en cuenta las amenazas, dadas por el
propio hombre, de exceder la capacidad de soporte del planeta. El entendimiento de
sustentabilidad y la capacidad de soporte adoptado por la UNESCO plantea la
dinámica y alcance, ya que incluye, además de los factores culturales, elementos
tales como población, recursos, tecnología y niveles de consumo. “La capacidad de
soporte expresa el nivel de población que puede ser sustentado por un país, dado un
nivel de bienestar. Precisamente, ella puede ser definida como el número de
personas compartiendo un determinado territorio que puede sustentar, de forma que
sea viable en el futuro, un determinado padrón material de vida valiéndose de
energía y de otros recursos (incluyendo tierra, aire, agua y minerales), y de espíritu
empresarial y de calificaciones técnicas y organizacionales... es un conjunto
dinámico que puede ser extendido o restringido de varias maneras: en razón de
cambios en los valores culturales, de descubrimientos tecnológicos, de mejoras
agrícolas o de sistemas de distribución de las tierras, de cambios en los sistemas
educacionales, de modificaciones físicas legales, descubrimiento de nuevos recursos
minerales o de la aparición de una nueva voluntad política. Nunca hay una solución
única para la ecuación población/ recursos naturales, pues no es solamente la
población quien determina la presión sobre los recursos (y los potenciales efectos
ecológicos asociados) sino también el consumo individual, que a su vez es
determinado por el sistema de valores y por las percepciones de estilo de valores y
de estilo de vida” (UNESCO citado por HOGAN, 1993, p.63).

Es indiscutible que el desarrollo y el medio ambiente son indisolublemente


vinculados; los tres criterios para planificar el desarrollo sustentable deben ser
obedecidos simultáneamente: equidad social, equilibrio ecológico y eficiencia
económica, esa es condición para alcanzar el desarrollo sustentable.

5.5.1 Sustentabilidad social

Su significado, en el enfoque de GOODLAND (1994) está asociado a la reducción de


la pobreza como su principal meta pues, lo único que se constata actualmente, es
que ésta es creciente, a pesar de las tasas positivas de crecimiento económico. En
su opinión, la sustentabilidad social sólo podrá resultar del desarrollo cualitativo y no
del crecimiento cuantitativo, de la redistribución de renta y de estabilidad de la
población que, a su vez, sólo podrá ser alcanzado con intensa y sistemática
participación de la sociedad civil.

Su concepción es mucho más próxima a la de SACHS (1993), que define


sustentabilidad social como la consolidación de un proceso de desarrollo basado en
otro tipo de crecimiento, orientado por una visión alternativa de lo que es una buena
sociedad.

Su principal objetivo ha sido bien caracterizado como la construcción de la


civilización del “ser”, condicionada por la mayor equidad en la distribución del “tener”
y de la renta, mejorando sustancialmente los derechos y condiciones de la mayoría
de la población, disminuyendo las distancias entre las naciones.
Hay autores que analizan separadamente la sustentabilidad cultural, definiéndola
como “la búsqueda de las raíces endógenas de los modelos de modernización y de
los sistemas rurales integrados de producción, privilegiando procesos de cambios en
el seno de la continuidad cultural y traduciendo el concepto normativo de
ecodesarrollo en una pluralidad de soluciones particulares que respeten las
especificidades de cada ecosistema, de cada cultura y de cada área”(SACHS, 1993,
p.27).

Es una vertiente de alcance muy amplio pues, cuando estudia los sistemas de
producción y modelos de modernización, podría ser parte integrante de los objetivos
de la sustentabilidad económica; por otro lado, se preocupan con las especificidades
de ecosistemas o de culturas que podrían ser parte de la sustentabilidad ambiental o
de la sustentabilidad social.

Para el análisis, planificación e implementación de la sustentabilidad social, los seres


humanos son los “actores claves, cuyo patrón de organización social es crucial para
visualizar soluciones viables para alcanzar el desarrollo” (SERAGELDIN, 1993, p. 7).
Con el Hombre como centro, existen otros elementos que componen el capital social,
como menciona GOODLAND (1994). Son algunos de estos elementos: cohesión
social, identidad cultural, asociaciones, sentido de comunidad, amistad, fraternidad,
amor, convivencia, instituciones, leyes, disciplina, aceptación común de patrones de
honestidad. También designando como capital moral, este conjunto de elementos,
que a pesar de no ser mensurables, deben ser preservados como una premisa
básica de la sustentabilidad. Su mantenimiento y reabastecimiento son posibles a
través de la religión y de la vida cultural de la sociedad.

Exclusivamente a través de la preservación de estos elementos, los individuos de


una sociedad estarán aptos para participar activamente de la vida de su comunidad o
nación, estimulando e influenciando las decisiones, que interferirán en la calidad de
sus vidas. Solamente de esa forma será mantenida y garantizada la presencia de
uno de los integrantes fundamentales del flujo circular, que compone la cadena de
movimientos de acción y reacción entre la sociedad civil, gobierno y empresas; que
servirá de soporte en la la formulación de las políticas ambientales indispensables
para el desarrollo sustentable.

5.5.2 Sustentabilidad económica

La definición más común y bien aceptada de sustentabilidad económica, corresponde


a la noción simple del bienestar asociado al mantenimiento del stock de capital
intacto. Según GOODLAND (1994), la idea es la misma de la noción introducida al
final de la Edad Media, por los contadores, para aclarar a los comerciantes la
cantidad de sus ingresos que ellos y sus familias podrían consumir, con el propósito
de poder generar renta futura. Como capital era entendido, todo el stock de bienes
negociables en propiedad de comerciante. Cita también la formulación del Premio
Nobel en Economía, Sr. John Hicks, que, en 1946, definía renta como la cantidad de
capital financiero o natural que se puede consumir durante un período y permanecer
tan bien como en el inicio del período.

De acuerdo con SACHS (1993), la sustentabilidad económica debe ir mucho más


lejos, buscando la disposición y la gestión más eficiente de los recursos, a través de
un flujo regular de las inversiones públicas y privadas. Por eso, esta tarea será
posible tan sólo si algunas de las condiciones actuales son superadas, tales como:
relaciones de cambios adversos; el interés del servicio de la deuda y su
correspondiente flujo líquido de recursos financieros del Sur hacia el Norte; las
barreras proteccionistas aún existentes en los países desarrollados; limitaciones de
acceso a la ciencia y la tecnología.

Siendo su objetivo principal la maximización del bienestar humano dentro de las


limitaciones de los stocks de capital y trabajo existentes, sus principales elementos
son, por ello, capital humano, capital natural, capital construido por el hombre y otra
categoría híbrida, el capital natural cultivado. Con relación al capital natural, es un
nuevo componente, con el cual la economía todavía esta aprendiendo a convivir.

A) El capital humano La primera categoría está representada por las personas, que
constituyen la mano de obra, el potencial de trabajo. Por lo tanto es un elemento que
está directamente relacionado con niveles de educación, de conocimiento,
instituciones, acceso a la información, cohesión cultural y social, etc., todo lo cual lo
vincula y lo obliga a integrar la sustentabilidad social con sus componentes, de forma
estrecha. El capital humano debe estar representado por las inversiones en
educación, salud y nutrición de los individuos.

B) Capital natural Componen el capital natural todos los recursos del medio
ambiente, los renovables y los no renovables, es el espacio que proporciona los
recursos necesarios para la producción y hacia donde van los desechos del consumo
humano. Son elementos tales como, suelo, subsuelo, aire, agua, fauna, flora,
algunos de los cuales se caracterizan con los grandes problemas, así como el gran
desafío de integrar la economía al medio ambiente.

C) Capital construido por el hombre Es el componente mejor asociado a la riqueza


capital, está constituido por el stock de bienes hechos por los hombres, tales como:
carreteras, fábricas, casas, edificios, barcos, aviones, automóviles, computadoras,
etc. Este es el elemento con el cual la economía y todo su instrumental mejor se
relacionan.

D) Capital natural cultivado En la medida en que el medio ambiente fue


intensamente utilizado y los recursos naturales, de forma general, pasaron a ser los
factores limitantes, el hombre dio origen a lo que GOODLAND (19994) denomina
capital natural cultivado, a través de la combinación del capital construido por el
hombre y del capital natural. Esta categoría se ha tornado cada vez más importante
para el bienestar del ser humano, por representar un gran potencial de ampliación de
la capacidad de oferta de servicios por parte del capital natural, respondiendo
actualmente, por la mayor parte del alimento, las fibras y las maderas que se
consumen. Aún así, es importante resaltar que este tipo de capital tiene, también,
que respetar los límites, por ser una combinación entre el capital construido por el
hombre (tecnología, tractores, sistemas de irrigación, fertilizantes químicos, etc.) y el
capital natural (suelo, agua, condiciones meteorológicas), factor éste que hoy
representa limitación.

5.5.3 Sustentabilidad ambiental

El principal objetivo de la sustentabilidad ambiental es el mantenimiento de los


sistemas de soporte de la vida, o sea, preservar la integridad de los subsistemas
ecológicos que son críticos para la estabilidad del ecosistema global, protegiendo
igualmente las fuentes de materias primas necesarias para mejorar el bienestar
humano.

Se evidencia la interdependencia entre la sustentabilidad ambiental, social y


económica desde el momento que una no es efectiva sin la complementariedad de
las demás. La separación es metodológica dado que en los procesos económicos los
recursos deberán ser usados racionalmente por los hombres de manera de aumentar
la equidad y la justicia social, reduciendo al mismo tiempo la desintegración social.
De esta forma se puede considerar que el capital natural es el elemento común a
todos ellos, representando por ello, uno de los mayores desafíos de la
sustentabilidad. Para esto, “la humanidad debe aprender a vivir dentro de los límites
del medio ambiente físico, como proveedor de insumos y receptor de residuos”
(GOODLAND, 1994, p.277).

La sustentabilidad ambiental se refiere, por tanto, al capital natural, que se define


como stock de bienes ambientalmente suministrados, tales como suelo, recursos del
subsuelo, bosques, fauna, agua y atmósfera, y que proporcionan un flujo de bienes y
servicios útiles para el hombre. Este flujo está representado tanto por los recursos
renovables como por los no renovables, además de los recursos comercializables, o
no. Por esta razón lo que se define como sustentabilidad ambiental es el
mantenimiento de los recursos ambientales.

Más de una vez se resaltó que, el estado actual de degradación física del Planeta se
viene transformando en una de las preocupaciones fundamentales de la comunidad
global, principalmente si se considera el fin de los conflictos ideológicos que
dominaban los asuntos internacionales hasta hace poco tiempo. La realidad puede
determinar que la sustentabilidad ambiental se defina como el “principio organizador
del nuevo orden mundial”, según el cual, “la agenda mundial debe tornarse más
ecológica de que ideológica, denominada menos por las relaciones entre naciones
en sí y más por la relación entre las naciones y la naturaleza. Por primera vez, desde
la emergencia de la nación estado, todos los países se unen en torno a un tema
común” (BROWN, 1992, p.53). Esta tendencia está siendo fijada por la noción
creciente de las sociedades, de manera general, de la urgencia de encontrar formas
de mejorar la atención de las necesidades de la población actual, sin comprometer
las responsabilidades futuras.

5.6 ETICA: ESENCIA PARA LA SUSTENTABILIDAD

El primer paso para la implementación del desarrollo sustentable como un proceso


continuo se constituye en la etapa de conocimiento de las características de la no
sustentabilidad y de las causas de los problemas que la humanidad enfrenta
actualmente.

Los límites del modelo, como ya fue mencionado, no se refieren a la disponibilidad de


los recursos materiales, tampoco los límites son técnicos. Más bien, se vinculan a los
problemas de desigualdad social y de capacidad del planeta Tierra de absorber
residuos resultantes de nuestros sistemas de producción y consumo. Al mismo
tiempo, la condición de continuidad del modelo occidental de crecimiento económico,
es contradictoria con el mantenimiento de la capacidad de soporte ambiental, porque
las economías capitalistas dependen de consumidores gastando más y más cada
año para mantener las economías creciendo (MAZUR, 1996).

Otra contradicción es con respecto a la distancia entre el bienestar común, la justicia


social y el estadio actual del capitalismo, también conocido como globalización. Esta
última no incorpora el discurso social, por el contrario, aumenta la concentración de
renta, ampliando la desigualdad social y la insustentabilidad del medio ambiente.
Globalización tienen al liberalismo económico como su principal ley, cuyas reglas de
funcionamiento son todavía dictadas exclusivamente por el mercado.

Reconociendo la existencia de límites absolutos a la expansión del subsistema


económico y de la continuidad de esa manera de actuar del hombre en las esferas
económica, sociocultural y ecológica, un nuevo límite se impone sobre los demás: los
valores actuales.

Para que sea establecido un modelo fundamentado con otros valores, que busquen
la solidaridad, la fraternidad y la equidad social, la sociedad debe procurar nuevas
referencias éticas, que recreen la estructura de sustentación del planeta. Es
necesario que se recuperen los valores que promuevan una nueva racionalidad, muy
diferente del individualismo que rige las leyes entre compradores y vendedores en el
mercado o de la racionalidad en las relaciones de competencia entre productores
que siempre encuentran su punto de equilibrio, independientemente de haber
excluido y eliminado consumidores y vendedores del mercado.

La reflexión sobre la ética es fundamental para que se pueda no solamente


comprender la crisis que atraviesan las sociedades de nuestros tiempos, sino
también para poder planificar e implementar su superación. Desde el punto de vista
ecocéntrico, la ética de nuestras sociedades llega a ser anti-ética, en que premisas
morales establecidas en el antropocentrismo y utilitarismo son los principales
elementos de su configuración.

De acuerdo con algunos pensadores, la ética propone elaborar los principios de la


vida capaces de orientar al hombre hacia una acción moralmente correcta y
reflexionar sobre los sistemas morales elaborados por los hombres. “La ética tiene
preocupaciones prácticas y se orienta por el deseo de hacer, de unir o de saber
hacer. Como filosofía práctica, busca aplicar el conocimiento sobre el ser para
construir lo que debe ser, lo que demuestra la interacción dialéctica entre reflejo
interior y acción exterior” (CHAUÍ, 1995).

La dimensión ética es constituida por el conjunto de valores y las obligaciones que


forman el contenido de la conducta moral. Es un saber normativo de los actos
humanos, pues trata de establecer normas moralmente obligatorias a respecto del
medio ambiente natural y social, o sea, a la vida. Sus normas tienen como objetivo
imponer límites y controles al riesgo permanente de actitudes perjudiciales y de
conductas dañinas.Inevitablemente, para que haya una conducta ética, para que una
sociedad cuestione los valores por ella adoptados, los individuos deben ser activos y
tener conciencia de si y de los otros.

Estos agentes activos y conscientes, primeramente deben estar dotados de voluntad


propia. Después, deben tener el sentido de responsabilidad sobre sus acciones y las
consecuencias que éstas puedan provocar. Finalmente, deben ser libres para poder
autodeterminarse, creando sus propias reglas de conducta.

“El hombre es el único capaz de definir conscientemente su lugar en la naturaleza”


(VAZ, 1994:5) Le fue concedida vida inteligente, y fue, por lo mismo, dotado de auto-
conciencia. A partir de esta premisa, el hombre ya debería haberse tornado
consciente de la magnitud del universo y de su impotencia para comandar la
naturaleza. Según BOFF (1996b) “Sólo el hombre en la creación está constituido
como un ser ético, siendo sólo él el responsable, sólo él quien da una respuesta a la
propuesta que viene de la creación. El ser humano vive éticamente, cuando renuncia
a estar sobre los otros para estar junto a los otros. El no es un ser sólo de deseos
sino que, también, es un ser de solidaridad y de comunión”.

Al contrario del criterio de BOFF, el hombre moderno habita un mundo en el cual el


sistema de mercado es su guía. Este sistema es de sobrevivencia y no de
fraternidad, en donde el “yo y el tú” se encuentran en una misma esfera, el mercado,
en tanto consumidor y vendedor. Su propia ética es regida por el “yo y el tú” es
excluyente desde que ésta esfera no fue concebida para incluir a todos.

La ética actual tiene valores que no son compatibles con el hombre y la naturaleza, ni
con el hombre y el hombre. Los valores que los hombres deben adoptar para ser
exitosos, no benefician al medio ambiente. Esto es por la forma en que el sistema
económico trabaja, hasta hace bien poco, no incluía otra variable que no fuera la
económica, apenas utilizaba a la naturaleza como proveedora de insumos materiales
y energéticos para la producción y el consumo. A pesar de esto, la naturaleza
actualmente comienza a ser reconocida como suministradora de servicios y
receptora de residuos de producción y consumo siendo, por fin, esencial para la
calidad de vida.

Es verdad que toda y cualquier actividad humana, económica y sociocultural tiene


lugar en un contexto biofísico y actúa sobre él, interfiriendo en la sustentabilidad
ecológica. Por lo tanto, sería importante que cada individuo fuese consciente de sí y
de los otros y evaluase cuales serán los efectos de su acción en relación a las
personas con quienes convive, a la sociedad como un todo y al medio natural; pues
todo y cualquier tipo de relación entre el hombre y los medios biótico, antrópico y
físico es que determina la intensidad y la calidad de los problemas ambientales.

Toda acción es guiada por principios morales. Sin embargo, en la modernidad, la


moral fue establecida por conceptos individualistas, donde cada individuo, es
legislador y juez de sus acciones. La moral individualista llevó a la multiplicación de
sus deseos, al consumismo, al crecimiento obsesivo, al reduccionismo de la vida, a
la interferencia humana en el más ínfimo nivel de la naturaleza, al progreso material
ilimitado. El hombre, engañado, se volvió protagonista en el juego de la desarmonía
entre las esferas social, económica y ecológica. Esa desarmonía es otra de las
variables de la insustentabilidad del sistema, que resulta en inequidad, en
degradación social, ecológica y en el agotamiento de los recursos naturales, etc.

La consecuencia del comportamiento individualista es la falta de desarrollo


interpersonal, de compromiso con los otros, de responsabilidad colectiva, en fin de
conjunto. Todo esto en correspondencia con la base moral del sistema de mercado
que se opone a una ética de la responsabilidad pública, no considerando a otros
seres vivos, despreciando el medio natural y atendiendo solamente a los intereses
particulares.

¿Qué es lo que se puede hacer? Este tipo de interrogante aunque aún en el ámbito
personal inicia el proceso de cambio de plano de la displicencia hacia la
responsabilidad consciente. Cuando este proceso se inicia, el agente activo, percibe
y revierte la moral individualista, siendo conducido a reevaluar la sociedad de
consumo y la apología del reduccionismo de la vida.

En la búsqueda de la felicidad, las personas son manipuladas por el consumismo


que a vez es dirigido principalmente por los sistemas de información que aclaman
explícitamente los valores que configuran la moral individualista, fortalecido por el
uso y el abuso de flaquezas humanas, tales como el egoísmo, el orgullo, la vanidad y
el poder. De acuerdo con CHAUI (1995:337), “desde el punto de vista ético, somos
personas y no podemos ser tratados como cosas. Los valores éticos se ofrecen, por
lo tanto, como expresión y garantía de nuestra condición de sujetos, prohibiendo
moralmente lo que nos transforme en cosas usadas y manipuladas por otros”.

Otra contradicción se manifiesta ya que, en vez de ser el hombre el manipulador del


capital, él se comporta como si fuese su instrumento, y es en ésta retórica que el
conflicto se concentra, al mismo tiempo que crea las mayores posibilidades de
transformación. Si la utilización del recurso depende de la fuerza de la demanda,
¿por qué el hombre se vuelve tan impotente cuando se trata de imponer los límites a
sus propios deseos? ¿por qué es tan difícil considerar los valores morales, cuando
nuestra propia calidad de vida depende de la recreación de esos valores?

Porque el sistema de informaciones vende el sueño de la total realización, se vuelve


extremamente poderoso. El sistema de informaciones está en todos los lugares,
dentro y fuera de nuestras casas, en cada medio de comunicación, influyendo y
transformando los valores de las personas. “El sistema de informaciones explota las
inseguridades individuales, crea falsas necesidades y ofrece soluciones simuladas.
Fomenta la insatisfacción que conduce al consumo. Los consumidores son instruidos
sobre las incompetencias personales y la dependencia de bienes de consumo de
masa. Se les enseña que ser un ciudadano significa nada más que un
consumidor”(BEDER, 1998:162).

Basado en los principios de la Antropología, no todos los valores individuales son


determinados por el medio ambiente. Así, aunque los valores del liberalismo
económico, antropocentristas e individualista son los valores que dominan la moral
de la sociedad moderna, las personas tienen otros valores, y éstos. “Amor, belleza,
verdad no son resultado de un condicionamiento o limitación de otros maestros; es
algo completamente natural y que fluye como agua cristalina saliendo de la fuente”
(WEIL, 1998:21), existen, valores que deben ser potencializados, de modo de
viabilizar la reintegración armónica del ser humano al medio ambiente.

A pesar de haberse tornado la moral individualista, aunque la ética se presente


reducida para la esfera privada, existen conjuntos de principios o normas que
estructuran las instituciones modernas para que éstas funcionen. Estos conjuntos de
normas están basados en los valores adoptados por la sociedad y son accionados
por los sistemas de información. De acuerdo con SHENG (1997), “teóricamente, los
sistemas de información deben reflejar los valores de la sociedad; pero, en
contrapartida, los valores pueden también ser influidos por la información. Historia,
cultura, costumbres, creencias y la crisis ambiental son expresiones de la
información. A pesar de que instituciones sociales condicionen decisiones y
actividades humanas, éstas son incapaces de alterar valores fundamentales de la
gente.”

A través de los sistemas de información, los flujos del individualismo, del


reduccionismo y del consumismo, se transmiten palabras de orden poderosas en
relación al nivel de la capacidad de procesar, pues inhiben la capacidad de creación,
eliminando alternativas y posibilidades de reevaluación de los valores.

Los sistemas de información deben ser establecidos con ética. Deben asegurar el
compromiso, el desarrollo, la educación, la concientización, la responsabilidad, el
estímulo a relaciones fraternales y solidarias. Los sistemas de información deben
traer el acceso a las informaciones que tienen en cuenta al conjunto y que incluyan
los diversos segmentos sociales para que, de esta manera, haya transformación de
valores.

En razón de la incapacidad de las instituciones sociales, de la forma en que están


constituidas actualmente, de alterar los valores fundamentales de las personas y, por
tanto, modificar comportamientos, es primordial que las instituciones se transformen.
Sin embargo, la profundidad de los cambios institucionales exigidos según lo señaló
SACHS (1986), está mal estimada, si no son claramente discutidas las condiciones
objetivas que permitirían el cumplimiento de tal desafío. Para tanto, será necesario
comprender mejor las interacciones recíprocas entre las variables culturales,
institucionales y organizacionales, en este proceso de cambio cada vez más
condicionado por la problemática ambiental. (ROMEIRO, 1999).

Cambios significativos ya pueden ser notados en la estructuración de las


instituciones. Entre ellas, la organización de una parte de la sociedad en torno al
trabajo voluntario, designado como Tercer Sector, que pasa a intervenir de forma
creciente en las diversas esferas de toma de decisión. Son personas activas, que se
destacan por un nivel de conciencia más elevado en relación a la ineficiencia del
sistema para producir justicia y equidad, además de mantener la diversidad cultural y
ecológica.

En grandes empresas, localizadas en diversos países, son visibles las señales de


cambios organizacionales importantes, en los cuales son despreciadas las
soluciones rápidas de mejorías competitivas, con el objetivo de alcanzar posiciones
superiores, desarrollando relaciones “humanizadas” con los clientes,
suministradores, funcionarios y la comunidad. Un nuevo paradigma gerencial va
naciendo en las prácticas gerenciales de algunos dirigentes, pioneros en el ejercicio
de su verdadero papel social y en el reconocimiento del carácter de ciudadanía
corporativa de las empresas.

Tales transformaciones reflejan las intensas preocupaciones por parte de la


humanidad con los destinos del planeta acelerando la comprensión de que el
desarrollo deseado, en realidad no corresponde, solamente, a un proceso de
transformaciones estructurales económicas sino, principalmente, ecológicas y
sociales.

Otro cambio que apenas comienza a ser notado, es respecto a la educación. Dada
su extrema importancia para la ampliación y profundización de la conciencia
ambiental y de las exigencias en relación a la alteración de valores, los cambios
educacionales deben ser intensificados. A través del conocimiento se amplía, cada
día, la constatación de que fenómenos ecológicos de pequeña escala dieron lugar a
fenómenos globales. La comprensión metodológica y las consecuencias de este
hecho resultan del reconocimiento de que la naturaleza es un sistema complejo
compuesto por un gran número de elementos interconectados.

El análisis del objeto ambiental produce cambios en la visión sistémica y, de esa


forma, un nuevo paradigma científico metodológico aparece para integrar los
diferentes campos del conocimiento, traducido por el enfoque interdisciplinario.

“El enfoque interdisciplinario viene cuestionando la propia filosofía de la enseñanza,


desapareciendo la ideología de modelo de superespecialización. La educación
ambiental no se adecua a los límites impuestos por las disciplinas y a las “curricula”
consideradas aisladamente y a la organización del conocimiento en departamentos
estancos” (MAIMON, 1993:29). Por lo tanto mientras la educación esté, de forma
predominante, aliada a las instituciones que a su vez forman alianza con el poder
político y económico, continuará siendo alienadora, en tanto un cúmulo de
informaciones que no liberan a los hombres de los valores y prácticas actuales de la
civilización industrial.

El hombre debe trabajar en busca de cambios de valor, para alterar del sentido
antropocéntrico del sistema al sentido ecocéntrico. Esto significa que cada uno de
nosotros debe constituirse como agente modificador y colocarse como elemento
integrante de un sistema socioeconómico- ecológico sustentable. Este sistema debe
adoptar valores que tengan como objetivo el equilibrio del sistema terrestre, el “yo y
el tú” y el respeto por la vida, ya que la vida debe tener su valor justificado por si
misma.

Solo así se establecerá una ética ambiental, una ética que busca la integración de
las esferas social, económica y ecológica, en otras palabras, una nueva ética en
busca de sustentabilidad.

Para eso PROOPS (1997) hace algunas recomendaciones: tener clara visión del
estado del mundo en dirección a la cual se quiere avanzar; las políticas creativas
deben ser de largo plazo (más de un siglo) y formuladas con participación social,
pues el consenso es fundamental; el consenso debe ser obtenido de forma evolutiva,
mediado por la educación y la persuasión, y no por la coerción; para eso es esencial
el ejercicio del liderazgo del poder político y de la administración civil; metas y
políticas a ser establecidas, deben admitir que la reestructuración económica es
ciertamente, un camino a ser seguido, dado el estado actual del mundo, pasando
inclusive por la reestructura de los patones de consumo; esto es, según “una
cuestión de fe en el buen sentido de la humanidad y en la efectividad de la
educación.”
CAPITULO DOS FACTORES DE CONTAMINACION
CAPITULO DOS

FACTORES DE CONTAMINACION

1. CONTAMINACIÓN DEL AIRE5

La contaminación del aire ha sido un problema de salud pública desde el


descubrimiento del fuego. En la antigüedad, las personas encendían fogatas en sus
cuevas y cabañas y frecuentemente contaminaban el aire con humo nocivo. El
filósofo romano Séneca escribió sobre el "aire cargado de Roma" en el año 61 A.C. y
en el siglo XI se prohibió la quema de carbón en Londres.

El origen de nuestros problemas modernos de contaminación del aire puede


remontarse a la Inglaterra del siglo XVIII y al nacimiento de la revolución industrial.
La industrialización comenzó a reemplazar las actividades agrícolas y las
poblaciones se desplazaron del campo a la ciudad. Las fábricas para producir
requerían energía mediante la quema de combustibles fósiles, tales como el carbón y
el petróleo.

El principal problema de contaminación del aire a fines del siglo XIX e inicios del siglo
XX fue el humo y ceniza producidos por la quema de combustibles fósiles en las
plantas estacionarias de energía. La situación empeoró con el creciente uso del
automóvil. Con el tiempo, se presentaron episodios importantes de salud pública a
causa de la contaminación del aire en ciudades como Londres, Inglaterra y Los
Ángeles, en los Estados Unidos.

Desde 1957, a raíz de una conferencia en Milán sobre los aspectos de salud pública
relacionados con la contaminación del aire en Europa, la Organización Mundial de la
Salud (OMS) se ha preocupado por este tema, especialmente por sus efectos sobre
la salud.

En 1965, el Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)


recomendó a su Director el establecimiento de programas de investigación de la
contaminación del agua y del aire con el objeto de colaborar con los Gobiernos
Miembros en el desarrollo de políticas adecuadas de control.

Cuando la OPS creó en 1967 su programa regional de estaciones de muestreo de la


contaminación del aire, ningún país conocía la magnitud real de sus problemas de
contaminación atmosférica. Con esta iniciativa, a través del Centro Panamericano de
Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente (CEPIS) que iniciaba sus actividades, la

5
4 5
% 6' " ! %
!
" '
OPS estableció la Red Panamericana de Muestreo Normalizado de la Contaminación
del Aire (REDPANAIRE).

REDPANAIRE comenzó con ocho estaciones y hacia fines de 1973, ya contaba con
un total de 88 estaciones distribuidas en 26 ciudades de 14 países. En 1980,
REDPANAIRE descontinuó sus actividades y formó parte del Programa Global de
Monitoreo de la Calidad del Aire, establecido en 1976 por la Organización Mundial de
la Salud (OMS) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
(PNUMA), como parte del Sistema Mundial de Monitoreo del Medio Ambiente (GEMS
por sus siglas en inglés). En 1990, el ex Centro Panamericano de Ecología Humana
y Salud (ECO) de la OPS realizó una encuesta sobre el estado de los programas de
calidad del aire en América Latina y el Caribe. Los resultados de esta encuesta
indicaron que sólo seis países habían establecido estándares de calidad del aire,
diez habían desarrollado redes de monitoreo de la calidad del aire, nueve habían
preparado inventarios de emisiones, cuatro habían establecido estrategias de control
y cuatro habían llevado a cabo estudios epidemiológicos.

Durante la década de los noventa, la OMS organizó el Sistema de Información sobre


la Gestión de la Calidad del Aire (AMIS por sus siglas en inglés) que tiene presencia
en el nivel mundial. En 1997, el programa GEMS se incorporó al AMIS. Actualmente,
el AMIS brinda la información global requerida para el manejo racional de la calidad
del aire que incluye el monitoreo de la concentración de contaminantes del aire,
desarrollo de instrumentos para elaborar inventarios de emisiones y modelos de
calidad del aire, estimación de los efectos sobre la salud pública a través de estudios
epidemiológicos y la propuesta de planes de acción detallados para mejorar la
calidad del aire. La participación en el AMIS vincula automáticamente a los países
con una red de apoyo que cuenta con recursos y experiencia.

En años pasados y en respuesta a las recomendaciones de la Agenda 21 de la


Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, realizada
en 1992 y los compromisos asumidos en la Cumbre de las Américas de 1994, la
OPS junto con los esfuerzos de otros organismos multilaterales y bilaterales, ha
promovido, coordinado y apoyado varias actividades relacionadas con la mejora de la
calidad del aire, como por ejemplo, la eliminación del plomo en la gasolina. A pesar
de los grandes esfuerzos llevados a cabo para controlar la contaminación del aire,
ésta sigue siendo un importante motivo de preocupación ambiental en el mundo.

1.1 LOS EFECTOS DE LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE

El aire que respiramos está formado por muchos componentes químicos. Los
componentes primarios del aire son el nitrógeno (N2), oxígeno (O2) y vapor de agua

(H20). En el aire también se encuentran pequeñas cantidades de muchas otras


sustancias, incluidas el dióxido de carbono, argón, neón, helio, hidrógeno y metano.
- nitrógeno
- oxígeno
- vapor de agua.

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

Las actividades humanas han tenido un efecto perjudicial en la composición del aire.
La quema de combustibles fósiles y otras actividades industriales han cambiado su
composición debido a la introducción de contaminantes, incluidos el el dióxido de
azufre (SO2), monóxido de carbono (CO), compuestos orgánicos volátiles (COV),
óxidos de nitrógeno (NOX) y partículas sólidas y líquidas conocidas como material
particulado. Aunque todos estos contaminantes pueden ser generados por fuentes
naturales, las actividades humanas han aumentado significativamente su presencia
en el aire que respiramos.

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

Los contaminantes del aire pueden tener un efecto sobre la salud y el bienestar de
los seres humanos. Un efecto se define como un cambio perjudicial mensurable u
observable debido a un contaminante del aire. Un contaminante puede afectar la
salud de los seres humanos, así como la de las plantas y animales. Los
contaminantes también pueden afectar los materiales no vivos como pinturas,
metales y telas.

1.1.1 Cómo la contaminación del aire afecta nuestra salud


El exceso de población y de industrias, junto con ciertos factores geográficos y
meteorológicos, pueden crear graves problemas de contaminación del aire. La
contaminación del aire tiene un efecto directo sobre la salud humana. En casos
extremos, ha causado muertes como resultado de la combinación de características
geográficas inusuales con factores climáticos. Por ejemplo, el episodio de
contaminación del aire en Donora, Pennsylvania, en los Estados Unidos en 1948
ocasionó 20 muertes y más de 5.000 enfermos. Esto es un ejemplo de los graves
efectos adversos que resultan del exceso de población y de industrias, junto con
ciertos factores geográficos y meteorológicos en un área concentrada.

La exposición a contaminantes del aire puede causar efectos agudos (corto plazo) y
crónicos (largo plazo) en la salud. Usualmente, los efectos agudos son inmediatos y
reversibles cuando cesa la exposición al contaminante. Los efectos agudos más
comunes son la irritación de los ojos, dolor de cabeza y náuseas. A veces los efectos
crónicos tardan en manifestarse, duran indefinidamente y tienden a ser irreversibles.
Los efectos crónicos en la salud incluyen la disminución de la capacidad pulmonar y
cáncer a los pulmones debido a un prolongado período de exposición a
contaminantes tóxicos del aire, tales como el asbesto y berilio.

1.1.2 El sistema respiratorio y la contaminación del aire

Los contaminantes del aire afectan principalmente al sistema respiratorio, pero


también a la piel, ojos y otros sistemas del cuerpo. Aunque los contaminantes
pueden afectar a la piel, ojos y otros sistemas del cuerpo, el principal perjudicado es
el sistema respiratorio. Las siguientes figuras muestran los componentes de este
sistema. El aire se inhala por la nariz que actúa como el sistema filtrante primario del
cuerpo.

Las partículas sólidas se pueden


impregnar en las paredes de la
tráquea , bronquios y bronquiolos.

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

Los pelos pequeños y las condiciones calientes y húmedas de la nariz eliminan


eficazmente las partículas contaminantes de mayor tamaño. Luego el aire pasa por la
faringe, y laringe antes de llegar a la parte superior de la tráquea. La tráquea se
divide en dos partes, los bronquios izquierdo y derecho. Cada bronquio se subdivide
en compartimentos cada vez más pequeños llamados bronquiolos que contienen
millones de bolsas de aire llamados alveolos. Los bronquiolos y alveolos, constituyen
los pulmones.

Los contaminantes de aire, tanto gaseosos como particulados, pueden tener efectos
negativos sobre los pulmones. Las partículas sólidas se pueden impregnar en las
paredes de la tráquea, bronquios y bronquiolos. La mayoría de estas partículas se
eliminan de los pulmones mediante la acción de limpieza (barrido) de los cilios,
pequeños filamentos de las paredes de los pulmones. Esto es lo que ocurre cuando
se tose o estornuda.

Una tos o estornudo transporta las partículas a la boca. Las partículas se eliminan
cuando son ingeridas o expulsadas del cuerpo. Sin embargo, las partículas
sumamente pequeñas pueden alcanzar los alveolos, donde a menudo toma
semanas, meses o incluso años para que el cuerpo las elimine.

Resulta difícil para los pulmones remover las


partículas sumamente pequeñas.

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

Los contaminantes gaseosos del aire también pueden afectar la función de los
pulmones mediante la reducción de la acción de los cilios. La respiración continua de
aire contaminado disminuye la función de limpieza normal de los pulmones, lo que
puede ocasionar que gran número de partículas lleguen a las partes inferiores del
pulmón.

Los pulmones son los órganos responsables de absorber el oxígeno del aire y
remover el dióxido de carbono del torrente sanguíneo. El daño causado a los
pulmones por la contaminación del aire puede imposibilitar este proceso y contribuir
a la aparición de enfermedades respiratorias como la bronquitis, enfisema y cáncer.
También puede afectar el corazón y el sistema circulatorio.

1.2 CONTAMINACIÓN DEL AIRE

La contaminación del aire ocurre tanto en exteriores (ambiental) como en interiores.


Los efectos de la contaminación del aire sobre la salud varían enormemente de
persona en persona. Los más afectados por la contaminación del aire son los
ancianos, lactantes, mujeres embarazadas y enfermos crónicos del pulmón y
corazón. Las personas que hacen ejercicios al aire libre también están propensas
pues respiran más rápida y profundamente, lo que permite el ingreso de más
contaminantes a los pulmones. Los corredores y ciclistas que se ejercitan en áreas
de gran tránsito se pueden estar causando más daño que beneficio.

El “smog fotoquímico” (niebla fotoquímica) es un término de la contaminación del aire


que se usa diariamente. En realidad, el smog fotoquímico es ozono a nivel del suelo
formado por la reacción de los contaminantes con la luz solar. En la figura No. Xx, se
muestran los factores que intervienen en la creación del smog fotoquímico. Éste tiene
un efecto perjudicial sobre la salud de los grupos de alto riesgo mencionados
anteriormente. En las ciudades de México, Santiago y Sao Paulo, por ejemplo, los
periódicos y emisoras de radio informan diariamente índices de la calidad del aire
para alertar a las personas en riesgo que se encuentran al aire libre. Estos índices
son una medida de los niveles de contaminantes y partículas en el aire.

! " #

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

1.2.1 Efectos indirectos de la Contaminación del aire

La posibilidad cada vez más creciente de contraer cáncer de piel es un efecto


indirecto de la contaminación del aire sobre la salud. Aunque el ozono en la
atmósfera inferior es perjudicial para el ambiente, en la atmósfera superior es
necesario para proteger a la tierra de la nociva radiación ultravioleta. Esta capa
protectora se está dañando debido a la descarga masiva de clorofluorocarbonos
(CFC) en la atmósfera. Los clorofluorocarbonos se usan comúnmente en
refrigeradores y aparatos de aire acondicionado y como gas en atomizadores de
aerosol.
1.2.2 Contaminación del aire en interiores

Los efectos de la contaminación del aire en interiores han recibido mayor atención en
los últimos años porque es allí donde las personas pasan casi 90 por ciento de su
tiempo. Diversos estudios han indicado que la exposición a algunos contaminantes
puede ser dos a cinco veces mayor en interiores que al aire libre. Hay muchos tipos
de contaminantes de interiores, tales como el humo de los artefactos, chimeneas y
cigarrillos; contaminantes orgánicos de las pinturas, colorantes, limpiadores y
materiales de construcción; y el radón.

La exposición a algunos contaminantes puede ser


dos a cinco veces mayor en interiores que al aire
libre

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

A continuación se presentan algunos contaminantes de interiores así como su


principal fuente de producción.

TABLA No. 3 CONTAMINANTES DE INTERIORES


Principales fuentes
Contaminante
COMPUESTOS QUÍMICOS
NOx Estufas a parafina, cocinas a gas, etc.
HTA, combustibles de calefacción y cocina, infiltración de
CO
exteriores
SO2 Estufas a parafina, calefactores a leña o gas, etc
Fotocopiadoras, impresoras láser, ozonizadores, infiltración de
O3
exteriores, etc.
Materiales de construcción (pegamentos, paneles, aislantes,
COV5 etc.), HTA, hornos a gas, sistemas de aire acondicionado,
infiltración de exteriores, estufas a parafina, productos de
limpieza, etc.
Fibras Materiales de construcción, etc.
Hidrocarburos
aromáticos Combustibles de calefacción y cocina, HTA, infiltración de
policíclicos exteriores, etc.

Pinturas (Pb), baterías (Pb,Cd), PVC (Cd), aparatos eléctricos


Metales
(Hg), polvo exterior, etc.
Pesticidas Uso de termicidas, insecticidas, fungicidas
Material particulado
Combustión en interiores, HTA, infiltración de exteriores, etc.
Humo de tabaco
Combustión de tabaco
ambiental

AGENTES FÍSICOS
Radiaciones Artefactos electrónicos
Calor
Sistemas de combustión y artefactos eléctricos
AGENTES BIOLÓGICOS
Bacterias
Sistemas de aire acondicionado, mascotas, plantas de
Virus
interiores, aguas estancadas, etc.
Hongos
Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio
Ambiente (PNUMA), 2004

1.2.3 Cómo afecta la contaminación del aire otros aspectos de nuestras vidas

La contaminación del aire tiene un efecto perjudicial sobre casi todas las fases de
nuestras vidas. Además de los efectos sobre la salud, hay muchos otros efectos
secundarios sobre la vegetación, suelo, agua, materiales hechos por el hombre,
clima y visibilidad. Desde 1970 se ha estudiado los efectos de la contaminación del
aire sobre los cultivos, árboles y otro tipo de vegetación. Las investigaciones de
campo y experimentos de invernadero han revelado que el ozono es tóxico para las
plantas y puede destruir variados cultivos comerciales. De igual modo, la lluvia ácida
afecta cultivos como la avena, alfalfa, guisantes y zanahorias, y también áreas
forestales. Existen pruebas de que el incremento de radiación ultravioleta debido a la
pérdida de ozono en la atmósfera superior está afectando el ciclo de crecimiento
normal de las plantas.

Lluvia ácida: Ha recibido mucha atención en el nivel internacional. Se forma cuando


los contaminantes del aire, tales como el dióxido de azufre (SO2) y óxidos de
nitrógeno (NOX) se transforman en ácidos en la atmósfera. Posteriormente, la
precipitación resultante (lluvia, nieve o niebla) deposita los ácidos en lagos y suelos.
El control de la lluvia ácida se ha convertido en una preocupación internacional, ya
que a menudo la fuente de estos contaminantes se encuentra alejada del lugar
donde se registran los efectos. Las investigaciones han indicado que la lluvia ácida
puede destruir o dañar la fauna silvestre de lagos y arroyos, y también las
construcciones hechas por el hombre, tales como los edificios y monumentos al aire
libre.

Visibilidad: La contaminación del aire también afecta la visibilidad. Esto ha dado


lugar a problemas relacionados con la seguridad de la operación de los aviones y la
destrucción de paisajes naturales. Por ejemplo, la visibilidad del Gran Cañón en los
Estados Unidos ha sido afectada por la contaminación del aire generada por el
hombre a cientos de kilómetros de distancia.

Calentamiento de la atmósfera: Existen pruebas de que la contaminación del aire


contribuye al calentamiento de la atmósfera o al efecto invernadero. La quema de
combustibles fósiles emite demasiado dióxido de carbono a la atmósfera.
Normalmente, el dióxido de carbono no es peligroso ya que es un alimento necesario
para las plantas, pero la cantidad que se produce es mucho mayor que la requerida
por la vegetación. El dióxido de carbono forma un manto sobre la superficie de la
tierra y atrapa el calor reflejado del suelo. El efecto es similar al de un automóvil
cerrado o un invernadero, de allí el término de efecto invernadero. Los científicos han
pronosticado que en los próximos cincuenta años el calentamiento del planeta podría
elevar la temperatura tres a nueve grados más que los promedios actuales. Esto
produciría cambios drásticos en el clima de todo el mundo.

1.3 CONTAMINANTES DEL AIRE

La atmósfera está constituida por varias capas de aire. Las de mayor importancia
para el estudio del control de la contaminación del aire se llaman troposfera y
estratosfera.

La troposfera es la capa delgada de aire relativamente denso más cercana a la


superficie de la tierra. La troposfera contiene el aire que todos los seres vivos
necesitan para respirar. La estratosfera es la capa protectora de aire que ayuda a
absorber y dispersar la energía solar.

% & !
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

Se desconoce la composición del aire no contaminado. Los seres humanos han


vivido en el planeta durante miles de años y sus numerosas actividades han influido
en la composición del aire antes de que fuese posible medir sus elementos
constitutivos. El aire es una mezcla compleja de muchas sustancias. Los principales
elementos constitutivos del aire son el nitrógeno, oxígeno y vapor de agua.
Aproximadamente 78 por ciento del aire es nitrógeno y 21 por ciento oxígeno. El uno
por ciento restante incluye pequeñas cantidades de sustancias, como el dióxido de
carbono, metano, hidrógeno, argón y helio.

En teoría, el aire siempre ha tenido cierto grado de contaminación. Los fenómenos


naturales tales como la erupción de volcanes, tormentas de viento, descomposición
de plantas y animales e incluso los aerosoles emitidos por los océanos "contaminan"
el aire. Sin embargo, cuando se habla de la contaminación del aire, los
contaminantes son aquéllos generados por la actividad del hombre (antropogénicos).
Se puede considerar como contaminante a la sustancia que produce un efecto
perjudicial en el ambiente. Estos efectos pueden alterar tanto la salud como el
bienestar de las personas.

Hay cientos de contaminantes en el aire que se presentan en forma de partículas y


gases. El material particulado está compuesto por pequeñas partículas líquidas o
sólidas de polvo, humo, niebla y ceniza volante. Los gases incluyen sustancias como
el monóxido de carbono, dióxido de azufre y compuestos orgánicos volátiles.
También se puede clasificar a los contaminantes como primarios o secundarios.

Un contaminante primario es aquél que se emite a la atmósfera directamente de la


fuente y mantiene la misma forma química, como por ejemplo, la ceniza de la quema
de residuos sólidos. Un contaminante secundario es aquel que experimenta un
cambio químico cuando llega a la atmósfera. Un ejemplo es el ozono que surge de
los vapores orgánicos y óxidos de nitrógeno que emite una estación de gasolina o el
escape de los automóviles. Los vapores orgánicos reaccionan con los óxidos de
nitrógeno en presencia de luz solar y producen el ozono, componente primario del
smog fotoquímico.

' !
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

Los contaminantes de aire también se han clasificado como contaminantes criterio


y contaminantes no criterio. Los contaminantes criterio se han identificado como
comunes y perjudiciales para la salud y el bienestar de los seres humanos. Se les
llamó contaminantes criterio porque fueron objetos de estudios de evaluación
publicados en documentos de criterios de calidad del aire. En el nivel internacional
los contaminantes criterio son:

Monóxido de carbono (CO)


Óxidos de azufre (SOx)
Óxidos de nitrógeno (NOx)
Ozono (O3)
Plomo(Pb)
Material particulado

Otro tipo de clasificación de los contaminantes del aire responde a las enmiendas de
la Ley del Aire Limpio de 1990 expedidas por los Estados Unidos, en donde
establecieron una nueva categoría de contaminantes llamados contaminantes
peligrosos del aire (CPA). La ley enumeró 189 compuestos como contaminantes
peligrosos del aire. Los contaminantes criterio y contaminantes peligrosos del aire se
detallan a continuación.

1.3.1 Los contaminantes criterio

Los contaminantes criterio son: monóxido de carbono, óxidos de azufre, óxidos de


nitrógeno, ozono, material particulado y plomo. En los últimos diez años, varios
países al definir a las partículas totales en suspensión han especificado a las
partículas con 10 micrómetros o menos de diámetro y a las partículas con 2,5
micrómetros o menos de diámetro aerodinámico. Estas partículas son comúnmente
referidas como PM10 y PM2,5, respectivamente. La razón fundamental de esta
especificación se debe a que las partículas más pequeñas son más peligrosas para
la salud de los seres humanos porque son capaces de alcanzar la zona inferior de
los pulmones.

Inicialmente, en la lista de contaminantes criterio se incluía a los hidrocarburos. Los


hidrocarburos, también denominados compuestos orgánicos volátiles (COV), son
precursores en la formación de ozono. Aunque generalmente hay reglamentos que
controlan los COV, no hay control específico para los COV en el aire. El control
adecuado de los COV se refleja en la reducción de la concentración de ozono en el
aire. Para cada contaminante criterio se han establecido guías y normas. Las guías
son recomendaciones para los niveles de exposición a contaminantes atmosféricos a
fin de reducir los riesgos o proteger de los efectos nocivos.

Las normas establecen las concentraciones máximas permisibles de los


contaminantes atmosféricos durante un período definido. Son los valores límite
diseñados con un margen de protección ante los riesgos. La finalidad de las normas
es proteger la salud humana (normas primarias) y proteger el bienestar del ser
humano y los ecosistemas (normas secundarias). La OMS ha publicado guías sobre
la calidad del aire y varios países de América Latina han establecido sus propias
normas. En la tabla No. 4, se muestran los valores límites y tiempos promedio de
muestreo de las normas nacionales de calidad del aire para ozono, dióxido de azufre
(SO2), dióxido de nitrógeno (NO2), monóxido de carbono (CO), partículas totales en
suspensión (PTS), PM10 y plomo que se han fijado en varios países de América y
las guías de la OMS.

TABLA No. 4 VALORES LÍMITE (EN MG/M3) Y TIEMPOS PROMEDIO DE MUESTREO PARA
LAS NORMAS NACIONALES DE CALIDAD DEL AIRE DE VARIOS PAÍSES DE AMÉRICA Y
GUÍAS DE LA OMS

1 El valor bajo se puede exceder en 50% de las mediciones y el alto en 0,5%


2 Promedio aritmético mensual
3 Promedio aritmético anual 4 NOx expresado como NO2
5 El valor bajo se puede exceder en 50% de las mediciones y el alto en 5%
6 No se ha establecido ningún valor de referencia para PTS y PM10 porque no existe un umbral evidente en cuanto a sus
efectos en la salud
7 Promedio geométrico anual
8 Estados Unidos también tiene una norma para PM2,5 de 65 g/m3
9 Estados Unidos también tiene una norma para PM2,5 de 15 g/m3

7 (4 5
% 6' " ! %
! " '

A continuación se detalla cada contaminante criterio.

1.3.1.1 Monóxido de carbono (CO)

El monóxido de carbono es un gas incoloro e inodoro que en concentraciones altas


puede ser letal. En la naturaleza se forma mediante la oxidación del metano, que es
un gas común producido por la descomposición de la materia orgánica. La principal
fuente antropogénica de monóxido de carbono es la quema incompleta de
combustibles como la gasolina.

Para que se complete el proceso de combustión es necesario que haya cantidad


adecuada de oxígeno. Cuando éste es insuficiente, se forma el monóxido de carbono
y una manera de reducirlo es exigir que los automóviles sean afinados debidamente
para asegurar la mezcla del combustible con el oxígeno. Por esta razón, los
reglamentos de inspección de automóviles han sido útiles para controlar el monóxido
de carbono.
() * + , -.

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

El monóxido de carbono es especialmente problemático en zonas urbanas con gran


número de automóviles. El volumen del tránsito y el clima local influyen sobre su
concentración en el aire. Los efectos sobre la salud dependen de la concentración y
duración de la exposición. El monóxido de carbono en los seres humanos afecta el
suministro de oxígeno en el torrente sanguíneo. Normalmente, los glóbulos rojos
transportan el oxígeno por todo el cuerpo. Cuando hay monóxido de carbono, éste
atrae más a los glóbulos rojos que al oxígeno, lo que da lugar a la escasez de
oxígeno en la sangre. El efecto a corto plazo es similar a la sensación de fatiga que
se experimenta en altura o cuando se padece de anemia.

La exposición al monóxido de carbono puede exacerbar las enfermedades del


corazón y del pulmón. El peligro es más evidente en nonatos, neonatos, ancianos y
en quienes sufren de enfermedades crónicas.

TABLA No. 5 EFECTOS EN LA SALUD HUMANA POR EXPOSICIÓN A MONÓXIDO DE


CARBONO

Concentración de
Carboxihemoglobina Efecto observado
en la sangre (%)
Disminución en la capacidad de realizar un ejercicio
2,3–4,3 máximo en un corto tiempo en individuos jóvenes
saludables
Disminución en la duración de ejercicio, debido a dolor en el
pecho (angina), en pacientes con enfermedades al corazón.
2,9-4,5
Disminución del consumo máximo de oxígeno y tiempo para
realizar ejercicio, en individuos jóvenes saludables durante
ejercicio fuerte.
Disminución en la percepción visual y auditiva.
5-5,5
Pérdida de la capacidad sensorial, motora y de vigilancia.
Disminución en el consumo máximo de oxígeno durante el
5,0-17,0
ejercicio fuerte, en individuos jóvenes saludables.
7,0-20,0 Dolor de cabeza, decaimiento
20,0-30,0 Mareo, náusea, debilidad.
30,0 Confusión, colapso durante el ejercicio
40,0 Pérdida de conciencia y muerte si la exposición continúa.
50,0 Muerte.
7 (4 5
% 6' " ! %
! " '

1.3.1.2 Ozono (O3)

El ozono es considerado como un contaminante criterio y secundario. Se forma


mediante una serie compleja de reacciones en la atmósfera. En términos sencillos,
se forma mediante la reacción química del dióxido de nitrógeno (NO2) y compuestos
orgánicos volátiles (COV) en presencia de la luz solar.

/-0 ,
- .
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

TABLA No. 6 EFECTOS EN LA SALUD HUMANA POR EXPOSICIÓN A OZONO

Concentración Tiempo de Efecto observado


(ppm) exposición
0,08-0,15 - Tos y dolor de cabeza
0,12 1-3 hrs En individuos sanos, durante el ejercicio:
Disminución de FEVI* y CVF**, incremento de la
sensibilidad de las vías aéreas, lo cual podría
significar un aumento en la respuesta a otros
contaminantes.
0,12 2-5 hrs Disminución de la función pulmonar en niños y
adultos, durante ejercicio fuerte.
0,24 1-3 hrs En individuos sanos, durante el ejercicio:
Incremento en la frecuencia respiratoria,
disminución de la resistencia de las vías aéreas,
disminución de la función pulmonar.
*FEVI: Tasa máxima de flujo expiratorio
**CVF: Capacidad vital forzada.

7 (4 5
% 6' " ! %
! " '

La concentración de ozono en una determinada localidad depende de muchos


factores, incluida la concentración de NO2 y COV en el área, la intensidad de la luz
solar y las condiciones del clima.
El ozono es el principal componente del smog fotoquímico o niebla fotoquímica y
causa efectos nocivos en seres humanos y plantas. La población de mayor riesgo a
la contaminación por ozono son los enfermos y ancianos, así como los neonatos y
nonatos. Además, cuando se le compara con los otros contaminantes criterio, es el
que más daña a las plantas.

Una estrategia de control para el ozono es reglamentar las fuentes de COV y óxidos
de nitrógeno. Las fuentes principales de estos contaminantes son los productos de
combustión incompleta que emiten los escapes de los vehículos, la quema de
combustibles fósiles y el uso de compuestos de petróleo y solventes orgánicos en
procesos industriales y de limpieza. Por ejemplo, el líquido usado en el proceso de
lavado al seco es un solvente que es un COV

El ozono tiene la singularidad de que es también beneficioso para los seres humanos
y otros seres vivientes. Es un componente necesario de la estratosfera, la capa del
aire que protege la troposfera, porque sirve para proteger a la tierra de la nociva
radiación ultravioleta del sol. Sin embargo, cuando se encuentra en concentraciones
altas en la troposfera o capa inferior de la atmósfera, se le considera un
contaminante.

De esta manera, aunque el ozono es nocivo y debe ser controlado en la troposfera,


es un protector necesario en la estratosfera. Las nuevas iniciativas de control de la
contaminación del aire que se están llevando a cabo, incluidas la reducción
progresiva de halocarburos y clorofluorocarbonos, evitan el agotamiento del ozono
en la estratosfera.

1.3.1.3 Óxidos de azufre (SOx)

Los óxidos de azufre son gases incoloros que se forman al quemar azufre. El dióxido
de azufre (SO2) es el contaminante criterio que indica la concentración de óxidos de
azufre en el aire. La fuente primaria de óxidos de azufre es la quema de
combustibles fósiles, en particular el carbón. Se ha denominado al dióxido de azufre
como un contaminante que “pasa a través de” porque la cantidad de dióxido de
azufre emitido al aire es casi la misma cantidad presente en el combustible.

TABLA No. 7 EFECTOS EN LA SALUD HUMANA POR EXPOSICIÓN A DIÓXIDO DE AZUFRE.

Concentración en 24
Efecto observado
horas (g/m3)
Posible incremento de los síntomas respiratorios (tos,
400 – 900 irritación de la garganta y silbidos en el pecho) en personas
con asma.
Incremento de la síntomas respiratorios en personas con
500 – 1700
asma y posible agravamiento de las personas con
enfermedades pulmonares y cardíacas
Incremento significativo de los síntomas respiratorios en
1700 – 2300 personas con asma y agravamiento de las personas con
enfermedades pulmonares y cardíacas
Síntomas respiratorios severos en personas con asma y
2300 – 2900 riesgo serio de agravamiento de las personas con
enfermedades pulmonares y cardíacas
Cambios en la función pulmonar y síntomas respiratorios en
> 2900
individuos sanos.
7 (4 5
% 6' " ! %
! " '

Por ejemplo, si se quema cien kilos de carbón que contienen siete kilos de azufre, la
emisión producida por la quema contendrá aproximadamente 14 kilos de dióxido de
azufre, siete kilos de azufre y siete de oxígeno.

1* &0 ! ,
2 *.

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '
El azufre reacciona con el oxígeno en el proceso de combustión para formar dióxido
de azufre Se ha encontrado que los óxidos de azufre perjudican el sistema
respiratorio, especialmente de las personas que sufren de asma y bronquitis crónica.
Los efectos de los óxidos de azufre empeoran cuando el dióxido de azufre se
combina con partículas o humedad del aire. Esto se conoce como efecto sinérgico
porque la combinación de sustancias produce un efecto mayor que la suma individual
del efecto de cada sustancia.

Los óxidos de azufre también son responsables de algunos efectos sobre el


bienestar. El de mayor preocupación es la contribución de óxidos de azufre a la
formación de lluvia ácida que puede perjudicar lagos, la vida acuática, materiales de
construcción y la vida silvestre.

1.3.1.4 Material particulado

Inicialmente, con la denominación de partículas totales en suspensión (PTS) se


reconoció a una amplia categoría de material particulado como contaminante criterio.
Las PTS son las partículas sólidas o líquidas del aire, se incluyen contaminantes
primarios como el polvo y hollín y contaminantes secundarios como partículas
líquidas producidas por la condensación de vapores. Desde la segunda mitad de la
década de 1980, varios países incluyeron en sus normas sobre material partículado a
las partículas con menos de 10 micrómetros de diámetro aerodinámico (PM10). En la
segunda mitad de la década de 1990, las normas sobre material particulado
especificaron considerar no solo al PM10 sino también al material particulado con
menos de 2,5 micrómetros de diámetro aerodinámico (PM2,5). El motivo de este
cambio, es que las partículas más pequeñas son más peligrosas para el hombre
porque tienen mayor probabilidad de ingresar a la parte inferior de los pulmones.

En la naturaleza, el material particulado se forma por muchos procesos, tales como


el viento, polinización de plantas e incendios forestales. Las principales fuentes
antropogénicas de pequeñas partículas incluyen la quema de combustibles sólidos
como la madera y el carbón, las actividades agrícolas como la fertilización y
almacenamiento de granos y la industria de la construcción.

) 3
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

El material particulado puede tener efectos en la salud y bienestar del hombre.


Puede contribuir a aumentar las enfermedades respiratorias como la bronquitis y
exacerbar los efectos de otras enfermedades cardiovasculares. Asimismo, afecta la
visibilidad y velocidad de deterioro de muchos materiales hechos por el hombre.

TABLA No. 8 EFECTOS EN LA SALUD HUMANA POR EXPOSICIÓN A MATERIAL


PARTICULADO

Concentración Efecto observado Impacto


(g/m3)

200 Disminución capacidad Moderado


respiratoria
250 Aumento de Moderado
enfermedades
respiratorias en
ancianos y niños
400 Afecta a toda la Grave
población
500 Aumento de mortalidad Muy grave
en adulto mayor y
enfermos
7 (4 5
% 6' " ! %
! " '

1.3.1.5 Óxidos de nitrógeno (NOx)

Los óxidos de nitrógeno (comúnmente referidos como NOx) son un grupo de gases
conformado por el nitrógeno y oxígeno. El nitrógeno es el elemento más común del
aire y representa 78 por ciento del aire que respiramos. Los óxidos de nitrógeno
incluyen compuestos como óxido nítrico (NO) y dióxido de nitrógeno (NO2). El
término NOx se refiere a la combinación de estas dos sustancias.

Los procesos naturales y los realizados por el hombre producen óxidos de nitrógeno.
En una escala global, la emisión natural de óxido de nitrógeno es casi 15 veces
mayor que la realizada por el hombre. Las fuentes más comunes de óxidos de
nitrógeno en la naturaleza son la descomposición bacteriana de nitratos orgánicos,
incendios forestales y de pastos, y la actividad volcánica. Las fuentes principales de
emisión antropogénica son los escapes de los vehículos y la quema de combustibles
fósiles.
TABLA NO. 9 EFECTOS EN LA SALUD HUMANA POR EXPOSICIÓN A DIÓXIDO DE NITRÓGENO

Concentración de Tiempo
Efecto observado
(ppm) exposición
Individuos normales: Incremento de la
5 14 hrs. resistencia de las vías aéreas, aumento de la
hiperreactividad bronquial.
Individuos normales: Incremento de la
2,5 2 hrs.
resistencia de las vías aéreas.
1 2 hrs. Individuos normales: Pequeño cambio en CVP*
Individuos con bronquitis crónica: Incremento
0,5-5 3-60 min.
de la resistencia de las vías aéreas
Individuos asmáticos, con 10 min. De ejercicio
0,5 20 min.
moderado: Disminución de FEVI**
* CVF: Capacidad vital forzada
** FEV1: Tasa máxima de flujo expiratorio

7 (4 5
% 6' " ! %
! " '

El dióxido de nitrógeno daña el sistema respiratorio porque es capaz de penetrar las


regiones más profundas de los pulmones. Asimismo, contribuye a la formación de
lluvia ácida.

El óxido nítrico es relativamente inofensivo, pero el dióxido de nitrógeno puede


causar efectos en la salud y bienestar. En el proceso de combustión, el nitrógeno en
el combustible y aire se oxida para formar óxido nítrico y algo de dióxido de
nitrógeno. Los óxidos nítricos emitidos en el aire se convierten en dióxido de
nitrógeno mediante reacciones fotoquímicas condicionadas por la luz solar. El dióxido
de nitrógeno daña el sistema respiratorio porque es capaz de penetrar las regiones
más profundas de los pulmones. Asimismo, contribuye a la formación de lluvia ácida.

1.3.1.6 Plomo (Pb)

El plomo es una sustancia natural que abunda en el ambiente. Debido a sus


propiedades físicas que le permiten formarse y moldearse fácilmente, se emplea en
muchas aplicaciones. El plomo se usaba frecuentemente para fabricar tuberías de
agua y recipientes para alimentos. También ha sido un ingrediente importante en la
fabricación de pinturas y gasolina. La fuente primaria de contaminación del aire por
plomo ha sido el uso de combustibles con plomo en automóviles. Como un aditivo en
la gasolina, el plomo desacelera el proceso de combustión en los motores. Debido a
que el plomo no se consume en el proceso de combustión, se emite como material
particulado. Uno de los más grandes éxitos ambientales de los dos últimos decenios
ha sido la reducción de plomo en el aire gracias al mayor uso de la gasolina sin
plomo y a la reducción del contenido de plomo en combustibles con plomo.

3 ,
3+.

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

El plomo es un contaminante importante del aire porque es tóxico para los humanos.
Su difícil remoción del cuerpo hace que se acumule en varios órganos y puede dañar
el sistema nervioso central. Un gran número de estudios científicos ha documentado
los efectos nocivos de la exposición al plomo.

TABLA NO. 10 EFECTOS EN LA SALUD DE LOS NIÑOS POR EXPOSICIÓN A PLOMO

Concentración de
plomo en sangre Efecto observado
(g/100ml)
- Inhibición de la actividad de la enzima AAL-D
10 - edad gestacional reducida (exposición prenatal)
- bajo peso al nacer (exposición prenatal)
- retardo en crecimiento
12 - interferencia en el metabolismo de la vitamina D
- elevación de protoporfirinas eritrocitarias
15-20
- alteraciones electrofisiológicas en el SNC
20 alteraciones conductuales, déficit en la atención
30 - disminución en la conducción nerviosa periférica
- aumento del AAL en suero y del AAL-U
- aumento de las CP-U
- reducción en la producción de hemoglobina
40 - velocidad de conducción nerviosa periférica reducida
- alteraciones en el aprendizaje
- nefropatía (aminoaciduria)
- síntomas gastrointestinales
50 - disminución marcada del cociente de inteligencia
- anemia franca
70
- nefropatía grave
- encefalopatía
80
- daño cerebral grave
- retardo mental grave
7 (4 5
% 6' " ! %
! " '

1.3.2 Progreso en el control de los contaminantes criterio

Los esfuerzos por controlar los contaminantes criterio en los países desarrollados
han dado algunos resultados positivos, aunque queda mucho trabajo por realizar.
Desde 1970, los niveles de óxidos de azufre, monóxido de carbono y material
particulado en el aire se han reducido, mientras que el plomo se ha eliminado casi
completamente. Sin embargo, las emisiones de óxidos de nitrógeno han aumentado
ligeramente y el problema del smog sigue siendo difícil de resolver.

Aunque se han controlado muchas de las fuentes que producen smog, el gran
número de vehículos y fuentes adicionales ha descompensado los logros alcanzados
mediante la reducción.

1.3.3 Contaminantes peligrosos del aire (CPA)

Los contaminantes peligrosos son compuestos cancerígenos y no cancerígenos que


pueden causar efectos serios e irreversibles en la salud. Como se indicó
anteriormente, las enmiendas de la Ley del Aire Limpio de 1990 de los Estados
Unidos enumeró 189 compuestos como contaminantes peligrosos del aire (CPA),
incluidos el tetracloruro de carbono, cloro, óxido de etileno, cadmio y manganeso. La
mayoría de los CPA son compuestos orgánicos volátiles.

Las normas para controlar la emisión de estos contaminantes peligrosos están


basadas en la salud. En otras palabras, se establecen límites numéricos que
protegen la salud del hombre de cualquier efecto adverso. Sin embargo, el
establecimiento de normas de emisión basadas en la salud es un proceso difícil
debido a la incertidumbre en la evaluación de los efectos sobre la salud de cada
individuo expuesto.

Como resultado, Estados Unidos ha fijado normas de emisión basadas en la salud


solo para ocho contaminantes: asbesto, cloruro de vinilo, benceno, arsénico, berilio,
mercurio, radón y radionucleidos diferentes del radón.

Asbesto: Se sabe que el asbesto produce cáncer en el hombre. Lamentablemente,


su resistencia al fuego favoreció su empleo en numerosos materiales, tales como
aislantes, pinturas, recubrimiento de freno de automóviles e incluso ropa.

Cloruro de vinilo: El cloruro de vinilo se usa en la producción de plásticos y cloruro


de polivinilo (PVC). La exposición al cloruro de vinilo puede dañar el hígado y otros
órganos.
Benceno: El benceno es un compuesto cancerígeno usado en agentes
desgrasantes, gasolina y solventes. Se han promulgado varias normas para controlar
la emisión de benceno, incluidas las normas para la fuga de benceno en equipos,
para contenedores de benceno y operaciones de transporte y disposición de
desechos de benceno, y para plantas de recuperación de subproductos del coque.

Arsénico: El arsénico es también un agente cancerígeno. Se emplea en la


fabricación de vidrio y en la fundición de metales. Las normas de emisión se
establecieron para controlar la emisión de arsénico de las plantas de fabricación de
vidrio, fundiciones de metales e instalaciones para la producción de arsénico.

Berilio: El berilio puede causar enfermedades del pulmón y también tiene efectos
adversos sobre el hígado, bazo, riñones y glándulas linfáticas. Las fuentes de berilio
incluyen las fundiciones de metal, plantas de cerámica e incineradores que queman
desechos con berilio.

Mercurio: El mercurio puede tener efectos adversos sobre el cerebro y riñones. Las
fuentes de mercurio incluyen la quema de combustibles fósiles, plantas de
fabricación de baterías de mercurio y procesos de minería que emplean mercurio.

Radón: es un elemento radiactivo natural. También se encuentra en materiales de


construcción que contienen sustancias que emiten radón, como el yeso. Se sabe que
el radón causa diversas formas de cáncer y es un contaminante importante del aire
de interiores. Hasta ahora, se han establecido normas para controlar la emisión de
radón en las minas subterráneas de uranio, canteras de yeso fosfórico y relaves de
las minas y procesos del uranio.

Radionucleidos: son una categoría de materiales radiactivos diferentes del radón.


Un radionucleido es cualquier núclido que emite radiación. Así como el radón, estos
materiales pueden causar cáncer en los seres humanos

1.3.4 Las fuentes de contaminación del aire ambiental

La calidad de la vida diaria depende de muchas comodidades modernas. Las


personas gozan de libertad para conducir automóviles y viajar en aviones por
negocios y placer. Esperan que en sus hogares haya electricidad y agua caliente
para bañarse y cocinar. Usan una amplia variedad de productos –ropa,
medicamentos y muebles– hechos de materiales sintéticos. A veces, dependen de
servicios que usan solventes químicos, tales como la lavandería e imprenta. No
obstante, la disponibilidad de estas conveniencias cotidianas tiene un costo con
respecto a la contaminación ambiental.

Cuando se discuten las fuentes de contaminación del aire, comúnmente se usan


cuatro términos: móvil, estacionaria, puntual y del área. Las fuentes móviles
incluyen diversas formas de transporte tales como automóviles, camiones y aviones.
Las fuentes estacionarias son las instalaciones no movibles, tales como plantas de
energía y establecimientos industriales. Una fuente puntual se refiere a una fuente en
un punto fijo, tal como una chimenea o tanque de almacenamiento que emite
contaminantes. Una fuente del área se refiere a una serie de fuentes pequeñas que
en conjunto pueden afectar la calidad del aire en una región. Un ejemplo sería una
comunidad que usa madera para la calefacción de cada uno de sus hogares.

1.3.4.1 Fuentes móviles de contaminación del aire

Las fuentes móviles de contaminación del aire son conocidas por todos e incluyen a
los automóviles, autobuses, locomotoras, camiones y aviones. Estas fuentes emiten
contaminantes criterio y otros contaminantes peligrosos.

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

La principal fuente móvil de contaminación del aire es el automóvil, pues produce


grandes cantidades de monóxido de carbono y menores cantidades de óxidos de
nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles (COVs). Las emisiones de los
automóviles también contienen plomo y cantidades traza de algunos contaminantes
peligrosos. Los requisitos para el control de emisiones de automóviles han reducido
considerablemente la cantidad de contaminantes del aire.

Además, los reglamentos que controlan la calidad del combustible de los automóviles
también han contribuido a una mayor eficiencia y menores emisiones. Por ejemplo, la
transición de la gasolina con plomo a la gasolina sin plomo ha reducido
extraordinariamente la cantidad de plomo en el aire ambiental. Sin embargo, debido
al creciente número de vehículos, los automóviles siguen siendo la principal fuente
móvil de contaminación del aire.

Los camiones, autobuses y locomotoras generalmente tienen motores Diesel que


usan combustible diferente de la mayoría de automóviles. La quema de combustible
para motores Diesel produce mayor cantidad de óxidos de nitrógeno. Por ejemplo, en
California se estima que 850.000 camiones y autobuses Diesel producen la misma
cantidad de óxidos de nitrógeno que 8 millones de automóviles en un año.

Los jets también queman combustible diferente de la mayoría de automóviles. El


contaminante primario producido al quemar combustible de jets es el óxido de
nitrógeno. Los jets también producen cantidades de monóxido de carbono e
hidrocarburos.

Un sistema de transporte moderno es esencial para el crecimiento económico del


país. La contaminación del aire generada por automóviles y otras formas de
transporte es una concesión aceptada por la mayoría de personas. Afortunadamente,
los adelantos en la tecnología del control de la contaminación, los combustibles
alternativos y los cambios en el estilo de vida, tales como el transporte compartido y
el masivo pueden minimizar los efectos perjudiciales de estas necesidades en una
sociedad industrializada.

1.3.4.2 Fuentes estacionarias

Existen cientos de miles de fuentes estacionarias de contaminación del aire, incluidas


las plantas de energía, industrias químicas, refinerías de petróleo, fábricas,
imprentas, lavanderías y chimeneas residenciales que usan madera. Las fuentes
estacionarias producen una amplia variedad de contaminantes del aire. Según la
industria o proceso específico, las fuentes estacionarias pueden emitir uno o varios
contaminantes criterio además de muchos contaminantes peligrosos.

Los contaminantes de fuentes estacionarias provienen principalmente de dos


actividades: la combustión de carbón y petróleo en plantas de generación de energía
y la pérdida de contaminantes en procesos industriales. Los procesos industriales
incluyen refinerías, industrias químicas y fundiciones. Las industrias químicas son
responsables de muchos contaminantes peligrosos y también de grandes cantidades
de compuestos orgánicos volátiles.

4
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

Existen muchos puntos específicos de emisión dentro de una fuente estacionaria que
contamina el aire. Por ejemplo, en una industria química, los contaminantes del aire
pueden emitirse de conductos de ventilación, tanques de almacenamiento, manejo
de aguas residuales y áreas de tratamiento, instalaciones de carga y descarga, y
fugas en el equipo. Un conducto de ventilación es básicamente un pasaje por donde
las sustancias (principalmente en forma gaseosa) se "ventilan" a la atmósfera. Los
típicos conductos de ventilación en una planta química son las columnas de
destilación y los conductos de oxidación.

Generalmente, los tanques de almacenamiento son contenedores redondos donde


se almacena materia prima líquida y productos terminados. Si bien la mayoría de los
tanques están cubiertos, los contaminantes pueden ser emitidos por goteo y por
expansión y enfriamiento de los líquidos causado por cambios de temperatura en el
aire exterior. A medida que el líquido se expande y se contrae, el tanque “respira” y
fuerza vapores hacia afuera a través de las aberturas del tanque. Además, los
contaminantes pueden ser emitidos durante el llenado y vaciado rutinario de los
tanques de almacenamiento.

Las aguas residuales dentro de una fuente estacionaria también pueden ocasionar
contaminación del aire. Si las aguas residuales contienen sustancias "volátiles",
éstas serán liberadas de las aguas residuales cuando entren en contacto con el aire.
Volátil significa que los productos químicos pueden evaporase o pasar de un estado
líquido a uno gaseoso. Existen muchos lugares dentro de una fuente estacionaria
donde las aguas residuales entran en contacto con el aire exterior.

Las emisiones también provienen de fugas en el equipo y de la carga y descarga de


productos químicos en los camiones, trenes o embarcaciones. Las fugas en el
equipo son una fuente primaria de emisiones, en particular en industrias químicas y
refinerías. El término "fugas en el equipo" se refiere a una amplia fuente de puntos de
emisión que incluyen válvulas, uniones, bombas y válvulas de descarga. Puede
haber miles de estos componentes en una determinada instalación.

La EPA clasifica las fuentes de contaminantes peligrosos en dos grupos: fuentes


principales y fuentes del área. Las fuentes principales son fuentes estacionarias que
emiten 10 toneladas por año o más de un único contaminante peligroso del aire o 25
toneladas por año o más de cualquier combinación de contaminantes peligrosos. La
fuente del área se refiere a cualquier fuente de contaminantes peligrosos que no es
una fuente principal. Esta definición excluye a los automóviles.

Como se mencionó anteriormente, existen cientos de miles de fuentes de


contaminación del aire. Muchas de estas fuentes generan productos de consumo
útiles, crean millones de puestos de trabajo y prestan servicios y comodidades. Si
bien no resulta práctico eliminar todas las fuentes de contaminación del aire, las
maneras de minimizarlas se tratarán en las siguientes lecciones. El control y
reducción de la contaminación puede lograrse a través de la instalación de
dispositivos, cambios en los procesos de producción e implementación de técnicas
de prevención de la contaminación.

1.3.5 Transporte y dispersión de contaminantes en el aire ambiental

El transporte y dispersión de contaminantes del aire ambiental están influenciados


por complejos factores. Las variaciones globales y regionales del clima y las
condiciones topográficas locales afectan el transporte y dispersión de los
contaminantes.

1.3.5.1 Principios del transporte y dispersión

En una escala mundial, las variaciones del clima influyen sobre el movimiento de los
contaminantes. Por ejemplo, la dirección predominante de los vientos en
Centroamérica y norte de Sudamérica es de este a oeste y en Norteamérica y sur de
Sudamérica es de oeste a este. En un nivel más local, los principales factores del
transporte y dispersión son el viento y la estabilidad.

La dispersión de contaminantes de una fuente depende de la cantidad de turbulencia


en la atmósfera cercana. La turbulencia puede ser creada por el movimiento
horizontal y vertical de la atmósfera. El movimiento horizontal es lo que
comúnmente se llama viento. La velocidad del viento puede afectar en gran medida
la concentración de contaminantes en un área. Mientras mayor sea la velocidad del
viento, menor será la concentración de contaminantes. El viento diluye y dispersa
rápidamente los contaminantes en el área circundante.

El viento es causado por las diferencias en la presión atmosférica. La presión es el


peso de la atmósfera en un punto dado. La altura y temperatura de una columna de
aire determinan el peso atmosférico. Debido a que el aire frío pesa más que el
caliente, la masa de alta presión está constituida de aire frío y pesado. Por el
contrario, una masa de baja presión de aire está formada por aire más caliente y
liviano. Las diferencias de presión hacen que el aire se mueva de las áreas de alta
presión a las de baja presión, lo que da lugar al viento.
El movimiento vertical de la atmósfera también afecta el transporte y dispersión de
los contaminantes del aire. Cuando los meteorólogos hablan sobre la “estabilidad
atmosférica” hacen referencia al movimiento vertical. Las condiciones atmosféricas
inestables producen la mezcla vertical. Generalmente, durante el día el aire cerca de
la superficie de la tierra es más caliente y liviano que el aire en la atmósfera superior
debido a la absorción de la energía solar. El aire caliente y liviano de la superficie
sube y se mezcla con el aire frío y pesado de la atmósfera superior que tiende a
bajar. Este movimiento constante del aire crea condiciones inestables y dispersa el
aire contaminado.

$) 5

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

Generalmente, cuando el aire más caliente está por encima del aire frío se presentan
condiciones atmosféricas estables, de ese modo se inhibe la mezcla vertical. Esta
condición se denomina inversión térmica. Cuando hay una ligera mezcla vertical o
no hay mezcla, los contaminantes permanecen en la zona baja y tienden a aparecer
en concentraciones mayores.

Otros factores meteorológicos básicos que afectan la concentración de


contaminantes en el aire ambiental son:

radiación solar
precipitación
humedad.

La radiación solar contribuye a la formación de ozono y contaminantes secundarios


en el aire. La humedad y la precipitación también pueden favorecer la aparición de
contaminantes secundarios peligrosos, tales como las sustancias responsables de la
lluvia ácida. La precipitación puede tener un efecto beneficioso porque lava las
partículas contaminantes del aire y ayuda a minimizar las partículas provenientes de
actividades como la construcción y algunos procesos industriales.

Las condiciones atmosféricas estables se presentan cuando el aire más caliente está
por encima del aire fresco, de ese modo se inhibe la mezcla vertical. Esta condición
se denomina inversión térmica.

Debido a los factores que determinan el transporte y dispersión de los


contaminantes, la contaminación del aire producida en una región puede tener
efectos adversos sobre los lagos y bosques de otra región. Las grandes ciudades
rodeadas de una topografía compleja, como valles o cadenas montañosas, a
menudo experimentan altas concentraciones de contaminantes del aire. Si bien poco
puede hacerse para controlar las fuerzas naturales que crean estos problemas,
existen técnicas que ayudan a dispersar los contaminantes. La manera más común
de dispersar los contaminantes del aire es a través de una chimenea. La chimenea a
menudo se usa como un símbolo de la contaminación del aire. Es una estructura que
se ve comúnmente en la mayoría de industrias. Una chimenea dispersa los
contaminantes antes de que lleguen a las poblaciones. Generalmente se diseñan
teniendo en cuenta a la comunidad circundante. Mientras más alta sea la chimenea,
mayor será la probabilidad de que los contaminantes se dispersen y diluyan antes de
afectar a las poblaciones vecinas.

A la emanación visible de una chimenea se le denomina pluma. La altura de la pluma


está determinada por la velocidad y empuje de los gases que salen por la chimenea.
A menudo, se añade energía calórica a los gases para aumentar la altura de la
pluma. Las fuerzas naturales hacen que la pluma tenga velocidad vertical, como
sucede con el humo de las chimeneas residenciales.

La ilustración 17 muestra los efectos de la altura de la chimenea y de los


alrededores inmediatos sobre la forma de la pluma. Mientras más corta sea la
chimenea, mayor será la probabilidad de que la pluma esté afectada

% ! 6
(a) Distribución de los contaminantes inyectados dentro y fuera de la cavidad. (b)
Efecto del diseño aerodinámico de una chimenea.

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

por la "cavidad" formada por el edificio próximo a la chimenea. A medida que


aumenta la altura de la chimenea, la pluma se aleja del edificio. La forma y la
dirección de la pluma también dependen de las fuerzas verticales y horizontales de la
atmósfera. Como se mencionó anteriormente, la pluma está afectada por las
condiciones atmosféricas. Las condiciones inestables en la atmósfera producirán una
pluma “ondulante”, mientras que las estables harán que la pluma sea “recta”.

Los contaminantes emitidos por las chimeneas pueden transportarse a largas


distancias. En general, la concentración de contaminantes disminuye a medida que
se alejan del punto de descarga y son dispersados por el viento y otras fuerzas
naturales. Las variaciones del clima influyen en la dirección y dispersión general de
los contaminantes.

La dispersión y transporte de contaminantes pueden estar afectados por factores


climáticos y geográficos. Un ejemplo es la inversión térmica. Como se mencionó
anteriormente, la inversión térmica es una condición atmosférica causada por una
interrupción del perfil normal de la temperatura de la atmósfera. La inversión térmica
puede retener el ascenso y dispersión de los contaminantes de las capas más bajas
de la atmósfera y causar un problema localizado de contaminación del aire.

La proximidad de una gran área metropolitana a una cadena de montañas también


puede tener un efecto negativo sobre el transporte y dispersión de contaminantes.
Los Angeles, Denver y Ciudad de México están ubicados en cuencas rodeadas por
montañas. Estas ciudades experimentan alto niveles de contaminación del aire
influenciados por la topografía del área circundante. Si bien las causas de sus
problemas de contaminación son complejas, estas situaciones demuestran cómo los
factores naturales favorecen la mayor concentración de contaminantes.

' !
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

Si bien poco se puede hacer para minimizar los efectos de las fuerzas naturales
sobre el transporte y dispersión de contaminantes, la mejor estrategia disponible es
prevenir la producción de contaminantes del aire en la fuente.

1.3.5.2 Modelos de dispersión

Los modelos de dispersión son un método para calcular la concentración de


contaminantes a nivel del suelo y a diversas distancias de la fuente. En la
elaboración de modelos se usan representaciones matemáticas de los factores que
afectan la dispersión de contaminantes. Las computadoras, mediante modelos,
facilitan la representación de los complejos sistemas que determinan el transporte y
dispersión de los contaminantes del aire.

Cuando se hace un modelo del transporte y dispersión de contaminantes del aire se


recopila información específica de un punto de emisión. Esta información incluye la
ubicación del punto de emisión (longitud y latitud), la cantidad y tipo de los
contaminantes emitidos, condiciones del gas de la chimenea, altura de la chimenea y
factores meteorológicos tales como la velocidad del viento, perfil de la temperatura
ambiental y presión atmosférica. Los científicos usan estos datos como insumo del
modelo de computación y para predecir cómo los contaminantes se dispersarán en la
atmósfera. Los niveles de concentración pueden calcularse para diversas distancias
y dirección de la chimenea.

Los modelos de dispersión tienen muchas aplicaciones en el control de la


contaminación del aire, pues son herramientas que ayudan a los científicos a evaluar
la dispersión de la contaminación del aire. La exactitud de los modelos está limitada
por los problemas inherentes al tratar de simplificar los factores complejos e
interrelacionados que afectan el transporte y dispersión de los contaminantes del
aire.

1.3.6 La medición de contaminantes

Los componentes de un sistema de monitoreo de la contaminación del aire incluyen


la recolección o muestreo de contaminantes del aire ambiental y de fuentes
específicas; el análisis o medición de la concentración de los contaminantes; y la
notificación y uso de la información recopilada.

1.3.6.1 Principios del muestreo y análisis del aire

El muestreo y análisis del aire ambiental y de la emisión de las fuentes puntuales son
importantes por varias razones.

Los datos de las concentraciones de los contaminantes del aire se usan para
determinar el cumplimiento de las normas de calidad del aire. También se usan para
diagnosticar las condiciones de un área antes de construir una nueva fuente de
contaminación, para desarrollar modelos de dispersión de contaminantes, para
realizar estudios científicos y para evaluar la exposición humana a contaminantes y
el daño al medio ambiente.

Los datos de emisiones de fuentes puntuales se usan para determinar el


cumplimiento de los reglamentos de contaminación del aire, la eficacia del control de
la contaminación del aire, la eficiencia de producción y para apoyar la investigación
científica.

Las instituciones responsables del monitoreo de la calidad del aire generalmente


designan los métodos de referencia para el muestreo y análisis de los contaminantes
y de las fuentes de emisión. Los métodos especifican procedimientos precisos que
se deben seguir para cualquier actividad de monitoreo relacionada con el
cumplimiento de la reglamentación.

Estos procedimientos orientan el muestreo, análisis, calibración de instrumentos y


cálculo de las emisiones. La elección del método específico de análisis depende de
un número de factores, siendo los más importantes las características químicas del
contaminante y su estado físico –sólido, líquido o gaseoso. Los métodos de
referencia se diseñan para determinar la concentración de un contaminante en una
muestra. La concentración se expresa en términos de masa por unidad de volumen,
usualmente en microgramos por metro cúbico.

Hay algunos principios básicos y terminología asociada al muestreo y análisis del


contaminante. La recolección de la muestra puede realizarse mediante técnicas
manuales o automáticas. El análisis y medición de los contaminantes puede hacerse
por diversos medios, según las características químicas y físicas del contaminante.
Uno de los métodos para la medición del material particulado es emplear principios
gravimétricos. La gravimetría se refiere a la medición del peso. Las partículas se
atrapan o recogen en filtros y se pesan. El peso del filtro con el contaminante
recolectado menos el peso de un filtro limpio da la cantidad del material particulado
en un determinado volumen de aire.

(7
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

La absorción atómica se usa para medir el plomo. Después que se recolectan las
partículas de plomo mediante métodos gravimétricos, el plomo se extrae de la
muestra mediante ácidos. En el proceso de absorción atómica, el plomo absorbe
pequeñas cantidades de radiación. La radiación emitida por la muestra permite
conocer la cantidad de átomos de plomo en la muestra.

Los contaminantes gaseosos se pueden medir con diversos métodos. Las técnicas
más comunes son la espectrofotometría, quimiluminiscencia de fase gaseosa e
ionización de llama.

La espectrofotometría se basa en principios colorimétricos y comúnmente se usa


para medir la concentración de dióxido de azufre. En este proceso, los colorantes y
productos químicos se combinan con una solución que contiene dióxido de azufre. El
color de la solución da lugar a diferentes cantidades de luz absorbida. La cantidad de
luz absorbida, medida con un espectrofotómetro, indica la cantidad presente de
dióxido de azufre.

La quimiluminiscencia de fase gaseosa es un método para medir el ozono. En


este método, por reacción química con etileno, el ozono emite luz y esa luz se mide
con un tubo fotomultiplicador. La cantidad de luz indica la cantidad presente de
ozono.

/8 !
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

En la ionización de llama se quema la muestra de aire gaseoso con una pequeña


llama de hidrógeno. El número de iones o electrones que se forma es proporcional al
número de átomos de carbono que se encuentra en la muestra y se cuenta
electrónicamente. Esta técnica puede usarse para medir los compuestos orgánicos
volátiles (hidrocarburos). Como este método también detecta los carbonos en el
metano, un gas relativamente inofensivo que se encuentra naturalmente en la
atmósfera, se deben realizar correcciones para justificar su presencia.

La tabla 11 presenta los diversos métodos usados para medir y analizar


contaminantes del aire y los principios básicos para obtener la medición.

TABLA No. 11 EJEMPLOS DE MÉTODOS DE MEDICIÓN Y ANÁLISIS DE LOS CONTAMINANTES


DE AIRE
7 (4 5
% 6' " ! %
! " '

El resultado final de los procedimientos de muestreo y análisis son los datos


cuantitativos. La validez de los datos depende de la exactitud y precisión de los
métodos usados para generar datos. Para asegurar la validez, se emplean diversas
medidas de control de calidad para cada uno de los métodos de referencia. La
principal medida de control de calidad es la calibración.

La calibración comprueba la exactitud de una medición al establecer la relación


entre el resultado de un proceso de medición y un estándar de concentración
conocida. Cada uno de los métodos de referencia tiene procedimientos precisos de
calibración que se deben seguir para asegurar resultados exactos.

También se han desarrollado programas extensos de garantía de la calidad para


asegurar la validez de los datos. Un componente esencial del programa de garantía
de la calidad de datos son las auditorias. En una auditoria, uno o varios laboratorios
analizan una muestra estándar conocida de un contaminante. Si los laboratorios
obtienen el resultado esperado, pueden estar seguros que sus métodos y
procedimientos son precisos.

1.3.6.2 Monitoreo de la concentración de contaminantes en el aire

En el Valle de México, Santiago, São Paulo, Bogota D.C. y otras ciudades de


América Latina se han establecido sistemas de monitoreo para medir la
concentración de los contaminantes criterio y el progreso en el cumplimiento de las
metas establecidas por la ley.

En general, todas las estaciones de monitoreo en una red uniforman los criterios para
la localización, instrumentación y garantía de la calidad del monitoreo. Existen
procedimientos específicos que se deben seguir al realizar el muestreo de cada
contaminante criterio. Estos procedimientos detallados son los métodos de
referencia, los cuales se revisan y actualizan de acuerdo con el avance de la
tecnología.

Los métodos de referencia pueden ser manuales o automatizados. Los manuales


son técnicas específicas que se deben seguir cuando se recolecta y analiza la
muestra de un contaminante del aire. Un método de referencia automatizado se
refiere generalmente a un instrumento aprobado que satisface los requisitos técnicos
para la recolección y análisis exactos de un contaminante. Los métodos
automatizados se usan principalmente para recolectar y analizar aire de manera
permanente.

La siguiente figura presenta un muestreador de alto volumen que se usa como un


método manual para medir partículas totales en suspensión (PTS) y plomo en el aire.
En este proceso gravimétrico, la bomba en el muestreador de aire de alto volumen
crea un vacío que lleva el aire a una caseta cubierta. El aire pasa a través de un filtro
que atrapa el material particulado. Para determinar la cantidad de material
particulado en una muestra de aire, se pesa el filtro antes y después del muestreo.
La diferencia de peso es la cantidad de material particulado atrapado en el filtro. La
concentración de plomo se determina mediante técnicas de extracción adicional y
absorción atómica.

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '
Se está desarrollando equipo más sofisticado para medir la concentración de
material particulado en el ambiente porque como contaminantes criterio se está
considerando a las PTS con menos de 10 micrómetros de diámetro aerodinámico
(PM10) y material particulado con menos de 2,5 micrómetros de diámetro (PM2,5). El
muestreador de aire de alto volumen contiene dispositivos que separan las partículas
grandes de las pequeñas y se colocan en el equipo de muestreo de manera que el
aire pasa por el dispositivo antes de atravesar el filtro. De esta manera se remueven
las partículas que exceden el diámetro especificado.

Hay numerosos métodos automatizados para el muestreo y medición de


contaminantes ambientales. El proceso de quimiluminiscencia de fase gaseosa,
tratado anteriormente, se usa para medir el ozono. En una cámara, la muestra de
aire se combina con etileno y la reacción química entre el ozono y el etileno crea
pulsaciones de luz que son detectadas y contadas por un tubo fotomultiplicador. La
concentración del ozono se determina al comparar el número de pulsaciones de la
muestra con el número de pulsaciones de una muestra con concentración conocida
de ozono.

La tecnología para medir los contaminantes del aire sigue evolucionando. Los últimos
avances del monitoreo del aire incluyen el uso de rayos infrarrojos y ultravioletas
para detectar y medir los contaminantes criterio y tóxicos. La espectroscopía
infrarroja de la transformada de Fourier (EITF) puede medir directamente más de 120
contaminantes gaseosos en el aire, como el monóxido de carbono, dióxido de azufre
y ozono. La EITF también puede medir contaminantes tóxicos, como el tolueno,
benceno y metanol. La tecnología se basa en que cada gas tiene su propia "huella
digital" o espectro de absorción. El sensor de la EITF monitorea todo el espectro
infrarrojo y lee las diferentes huellas digitales de los gases presentes en el aire. Se
están desarrollando aplicaciones específicas para esta tecnología.

Los datos del monitoreo ambiental se usan para diversos propósitos. Se emplean
para monitorear el progreso en el cumplimiento de las metas nacionales de calidad
del aire y para evaluar la exposición humana. Asimismo, para desarrollar y evaluar
los modelos de dispersión del aire, ejecutar planes y realizar estudios científicos de la
contaminación del aire.

1.3.7 Medición de emisiones de contaminantes

La medición de contaminantes de fuentes puntuales se realiza generalmente con


fines específicos, por ejemplo, para evaluar el cumplimiento de las normas de
emisión, medir la eficacia de las tecnologías de control y para llevar a cabo
investigaciones científicas. Un término que se usa frecuentemente en relación con la
muestra de una fuente estacionaria es "prueba de chimenea".

Esto se debe a que muchas de las mediciones se toman en las chimeneas


industriales. En realidad, las mediciones se pueden tomar en otros lugares. Para
determinar la emisión de contaminantes de una fuente se usan cuatro métodos de
referencia. Estos métodos permiten conocer la ubicación apropiada de la muestra, la
velocidad o tasa de flujo del gas, la composición del flujo de gas y el contenido de
humedad del flujo de gas. Estos cuatro métodos se usan junto con otros métodos
específicos diseñados para medir la concentración de contaminantes como el
material particulado y el dióxido de azufre.

En la ilustración 22 aparece un equipo de muestreo especificado por el método de


referencia 5 de la EPA para la medición de partículas. Comúnmente referido como el
"método tren 5", esta configuración de muestreo puede modificarse para medir varios
contaminantes. El método tren 5 consiste en una sonda de muestreo, un filtro
ubicado en una caja calentada, una serie de percutores y equipo auxiliar como una
bomba, contador de gas seco y manómetros para medir los cambios de presión. La
sonda recoge la muestra que pasa a través de un filtro donde queda atrapado el
material particulado. Luego el gas pasa por los percutores sumergidos en hielo para
remover la humedad del flujo de gas. El contador de gas mide la tasa de flujo,
mientras que la bomba y manómetros se usan para mantener las condiciones
isocinéticas durante el período del muestreo.

La isocinética se define como la relación entre el flujo de gas de una chimenea con
el flujo de gas de una sonda de muestreo. Es importante que estos flujos
permanezcan iguales para recopilar una muestra representativa.

"
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

1.3.7.1 Inventarios de emisiones

Los datos recopilados de la medición de contaminantes del aire y de fuentes de


emisión pueden ser útiles para los profesionales de la contaminación del aire. El
desarrollo de inventarios de emisiones es un producto derivado del manejo de esos
datos.

Los inventarios de emisiones son listados detallados de contaminantes emitidos


por fuentes específicas en una determinada área. Son herramientas valiosas de
planificación y evaluación y ayudan a definir la relación entre las fuentes
contaminantes y las comunidades vecinas, contribuyen al desarrollo de estrategias
alternativas para el control de la contaminación y proporcionar información concisa
sobre contaminantes, fuentes y emisiones.

El desarrollo de un inventario es una tarea tediosa y detallada. Los datos que


constituyen el inventario deben ser recopilados y analizados cuidadosamente. Se
deben seguir lineamientos estrictos de garantía de calidad para asegurar la precisión
y validez del inventario.

1.3.7.2 Control de emisión de contaminantes provenientes de


fuentes industriales

Algunas técnicas para controlar la emisión de contaminantes del aire no requieren


equipo adicional, mientras que otras requieren control "agregado". El control
agregado es aquel que se añade a los procesos que generan contaminación con la
finalidad de destruir o capturar los contaminantes. La técnica elegida para controlar la
emisión de contaminantes en una determinada fuente depende de muchos factores;
el más importante es si el contaminante es un gas o una partícula.

Como se ha visto anteriormente, existen contaminantes en estado gaseoso, líquido y


sólido. Los contaminantes en estado gaseoso incluyen a los óxidos de azufre, óxidos
de nitrógeno, monóxido de carbono y compuestos orgánicos volátiles (COV). Muchos
contaminantes peligrosos son gases. Los contaminantes en estado líquido y sólido,
llamados material particulado, incluyen el polvo de cemento, humo, cenizas volantes
y vapores de metales.

Las técnicas para limitar la emisión de contaminantes del aire sin el uso de control
agregado son:

Cambio de procesos
Cambio de combustibles
Buenas prácticas de operación
Cierre de plantas

Estos métodos de control se aplican tanto para los gases como para las partículas.
Por ejemplo, un cambio de proceso puede ser la conversión de una fuente de
energía que emplea combustible fósil en una que usa energía solar o hidroeléctrica.
Los generadores de energía solar e hidroeléctrica contaminan el aire menos que los
generadores que queman combustibles fósiles. Un ejemplo de cambio de
combustible sería el uso de carbón con bajo contenido de azufre para reemplazar al
carbón con alto contenido de azufre. Esto reduciría la cantidad de emisión de dióxido
de azufre. Otro ejemplo de cambio de combustible sería sustituir el carbón por gas
natural, que es menos contaminante.

Las buenas prácticas de operación incluyen medidas de sentido común, tales como
el cuidado y mantenimiento apropiado del equipo. Un ejemplo de esta técnica es la
inspección y mantenimiento regular para asegurar que no haya fuga de compuestos
orgánicos volátiles en una planta química. Las fugas de los equipos pueden
representar una fuente importante de emisión de compuestos orgánicos volátiles. Un
programa de inspección regular con dispositivos sencillos para la detección de fugas,
junto con un rápido sistema de reparación y mantenimiento, puede reducir en gran
medida esta fuente. Además de la reducción de emisiones, las buenas prácticas de
cuidado y mantenimiento también disminuyen los costos al evitar la pérdida de
materiales costosos.

Finalmente, el cierre de las plantas es una técnica eficaz para reducir la


contaminación. Esta medida puede ser necesaria en casos extremos, por ejemplo,
durante un episodio de contaminación del aire. Para la reducción de la contaminación
del aire también es eficaz reemplazar plantas antiguas por instalaciones modernas.

1.3.7.3 Dispositivos y técnicas de control para contaminantes gaseosos

El método más común de control de contaminantes gaseosos es la adición de


dispositivos de control agregado para destruir o recuperar un contaminante. Las
técnicas de control agregado son la combustión, adsorción, absorción y
condensación. Los dispositivos de combustión incluyen equipos tales como
incineradores termales y catalíticos, quemadores, calderos y calentadores
industriales. La combustión es la rápida oxidación de una sustancia producto de la
combinación del oxígeno con un material combustible en presencia de calor. Cuando
se completa la combustión, el flujo gaseoso se convierte en dióxido de carbono y
vapor de agua. La combustión incompleta libera algunos contaminantes a la
atmósfera. El humo es un indicador de combustión incompleta. Un ejemplo común de
combustión incompleta es la quema de madera en la chimenea de una casa.

8 6
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

La adsorción, absorción y condensación son técnicas de recuperación. Algunos


dispositivos que usan estas técnicas son los adsorbedores de carbón, la torre
rociadora y condensadores de superficie. Estas técnicas aplican sencillos principios
físicos para remover los contaminantes en un flujo de gas. Estos principios se
discutirán con más detalle a continuación, junto con la descripción de algunos
dispositivos específicos de control.

1.3.7.3.1 Incineradores termales

Los incineradores termales se usan frecuentemente para controlar la emisión


continua de compuestos orgánicos volátiles combustibles. En general, la incineración
destruye gases y desechos sólidos mediante la quema controlada a altas
temperaturas. Cuando los incineradores termales se operan correctamente pueden
destruir más de 99 por ciento de los contaminantes gaseosos.

Para la incineración termal es importante que el flujo de vapor del incinerador termal
tenga una tasa de flujo y concentración constantes del gas combustible. Estos
dispositivos no son adecuados para flujos fluctuantes de vapor porque la eficiencia
del proceso de combustión depende de la mezcla apropiada de vapores y un tiempo
específico de permanencia en la cámara de combustión.

El tiempo de permanencia es el período que la mezcla del combustible permanece


en la cámara de combustión. A menudo se agrega un combustible suplementario al
incinerador termal para complementar la cantidad de gases contaminantes que se
queman en el incinerador. La energía y calor producidos por el proceso de
incineración se pueden recuperar y dedicar a usos provechosos en una fábrica.

9
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

1.3.7.3.2 Incineración catalítica

Los incineradores catalíticos son similares a los termales e incluyen un catalizador


para evaluar el proceso de combustión. Un catalizador es una sustancia que acelera
una reacción química sin que la reacción cambie o consuma dicha sustancia. Los
catalizadores permiten que el proceso de combustión ocurra con temperaturas más
bajas, lo que reduce el costo del combustible. Cuando se usa un incinerador
catalítico se obtiene una eficiencia de destrucción mayor de 95 por ciento. Si se
emplea un volumen mayor de catalizadores o temperaturas más altas es posible
alcanzar una mayor eficiencia. Los incineradores catalíticos son más convenientes
para las emisiones con bajo contenido de COV.

0
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

1.3.7.3.3 Llamas

Las llamas se usan comúnmente para la disposición de gases residuales durante


alteraciones del proceso, como los que se dan cuando se inicia o concluye un
proceso. Las llamas son básicamente dispositivos de seguridad que también se
usan para destruir emisiones de desechos. Una llama se puede usar para controlar
casi cualquier emisión que contiene compuestos orgánicos volátiles. Las llamas se
pueden diseñar para manejar desechos que tienen fluctuaciones en la tasa de flujo y
en el contenido de compuestos orgánicos. La eficacia de destrucción de las llamas
es de aproximadamente 98 por ciento.

$:

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '
1.3.7.3.4 Calderas y calentadores industriales

Las calderas y calentadores industriales se usan comúnmente para generar calor y


energía. Su principal propósito es contribuir a las operaciones de la planta. Su uso
como dispositivo para el control de la contaminación es secundario. Las calderas y
calentadores industriales se usan para el control de la contaminación sólo si los
contaminantes no afectan el desempeño de las unidades. Un flujo contaminante
puede servir como combustible suplementario para la caldera o calentador si su
"poder calorífico" es adecuado. Todos los compuestos orgánicos volátiles tienen
diferente poder calorífico. Si el flujo contaminante es grande y el poder calorífico es
alto, el flujo contaminante puede ser la fuente primaria de combustible para la caldera
o calentador.

Los compuestos orgánicos volátiles con bajo poder calorífico también pueden ser
descargados en la caldera o calentador si la tasa de flujo es lo bastante pequeña
como para no afectar el desempeño de la unidad. Cuando las calderas y
calentadores se emplean como dispositivos para el control de emisiones pueden
proporcionar una eficiencia de destrucción mayor de 98 por ciento. La ventaja de
usarlos es que el costo adicional del capital es poco, ya que las unidades son
esenciales para toda la operación de la planta. Además, se puede recuperar el poder
calorífico del flujo contaminante para reducir costos.

1.3.7.3.5 Adsorbedores de carbón

El proceso de adsorción más común es mediante el carbón. El adsorbedor de


carbón usa partículas de carbón activado para controlar y recuperar las emisiones
gaseosas contaminantes. En este proceso, el gas es atraído y se adhiere a la
superficie porosa del carbón activado, lográndose una eficiencia de remoción de 95 a
99 por ciento. Se usa particularmente para recuperar compuestos orgánicos valiosos,
por ejemplo, el percloroetileno que se usa en los procesos de lavado al seco.

Los sistemas de adsorción pueden ser regeneradores o no regeneradores. Un


sistema regenerador usualmente contiene más de un lecho de carbón. Mientras un
lecho retira activamente los contaminantes, el otro se regenera para uso futuro. Para
extraer los contaminantes atrapados en el lecho y llevarlos a un dispositivo de
recuperación se usa vapor. Mediante la regeneración, las mismas partículas de
carbón activado se pueden usar una y otra vez. Los sistemas de regeneración se
usan cuando la concentración del contaminante en el flujo de gas es relativamente
alto.

%&+
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

Usualmente, los sistemas no regeneradores tienen lechos más delgados de carbón


activado. En un adsorbedor no regenerador, el carbón gastado se descarta cuando
se satura con el contaminante. Debido al problema de desechos sólidos que genera
este sistema, los adsorbedores no regeneradores de carbón se usan cuando la
concentración del contaminante es sumamente baja.

'2 +

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

1.3.7.3.6 Absorbedores

La absorción es el proceso mediante el cual un contaminante gaseoso se disuelve


en un líquido. El agua es el absorbente más usado. A medida que el flujo de gas
pasa por el líquido, éste absorbe el gas de la misma manera como el azúcar es
absorbido en un vaso de agua cuando se agita. La absorción se usa comúnmente
para recuperar productos o purificar gases con alta concentración de compuestos
orgánicos. Un problema potencial con la absorción es la generación de aguas
residuales, lo que convierte un problema de contaminación del aire en un problema
de contaminación del agua.

El equipo de absorción está diseñado para obtener la mayor cantidad de mezcla


posible entre el gas y el líquido. Los absorbedores son frecuentemente llamados
lavadores de gas y existen varios tipos de ellos. Los más usados son las torres
rociadoras, columnas de relleno, cámaras rociadoras y lavadores Venturi.

El absorbedor de columna de relleno contiene una sustancia inerte (no reactiva),


como plástico o cerámica, que aumenta la superficie del área líquida para la interfaz
líquida/gaseosa. El material inerte ayuda a maximizar la capacidad de absorción de
la columna. Además, la introducción del gas y líquido en extremos opuestos de la
columna permite que la mezcla sea más eficiente debido al flujo contra corriente que
se genera. Los absorbedores pueden alcanzar una eficiencia de remoción mayor de
95 por ciento.

Ilustración 29 Un típico sistema de absorción con columna rellena y flujo contra


corriente.

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

1.3.7.3.7 Condensadores
Los condensadores remueven contaminantes gaseosos mediante la reducción de la
temperatura del gas hasta un punto en el que el gas se condensa y se puede
recolectar en estado líquido. Un ejemplo sencillo del proceso de condensación son
las gotas de agua que se forman en la parte exterior de un vaso con agua fría. La
temperatura fría del vaso hace que el vapor de agua del aire circundante pase al
estado líquido en la superficie del vaso. La condensación se puede lograr mediante
un incremento de la presión o la extracción de calor de un sistema. La extracción de
calor es la técnica que más se emplea.

Los condensadores se usan generalmente para recuperar los productos valiosos de


un flujo de desechos. Usualmente se usan con otro dispositivo de control. Por
ejemplo, un condensador se puede usar para remover una sustancia gaseosa de un
flujo contaminante. Luego, los gases remanentes del flujo contaminante se destruyen
en un incinerador.

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

En el control de la contaminación se emplean condensadores de contacto y de


superficie. En los condensadores de contacto, el gas hace contacto con un líquido
frío. En un condensador de superficie, los gases entran en contacto con una
superficie fría en la cual circula un líquido o gas enfriado, como la parte exterior de un
tubo. La eficiencia de remoción de los condensadores varía de 50 a más de 95 por
ciento, dependiendo del diseño y aplicación.

2
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

1.3.7.3.8 Equipo y prácticas de trabajo

Los requisitos para equipos y prácticas de trabajo también son efectivos para reducir
la emisión de gases. Por ejemplo, los separadores de aceite y agua se usan
frecuentemente para remover el aceite de las aguas residuales. La superficie
oleaginosa del separador puede ser una fuente de emisión de compuestos orgánicos
volátiles.

La instalación de un techo fijo o flotante en el separador puede reducir las emisiones.


Otro ejemplo de este tipo de control es la instalación de techos en tanques de
depósito que contienen líquidos volátiles, como la gasolina.

2
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

Las prácticas de trabajo, como un programa regular de inspección y mantenimiento,


pueden reducir la emisión de gas proveniente de equipos con fugas. En algunas
instalaciones, como plantas químicas, se hacen inspecciones regulares con un
analizador portátil de vapor orgánico (AVO) para detectar fugas en válvulas, bombas
y accesorios. Una vez detectadas las fugas, se reparan inmediatamente para reducir
las emisiones de estas fuentes.

Los factores que determinan la elección de una técnica de control para emisiones de
gases contaminantes son:

Las propiedades químicas del contaminante.


El valor del contaminante si es recuperado.
Costos del control.
El impacto de la técnica de control sobre la contaminación del agua o
producción de desechos sólidos.

1.3.7.4 Técnicas y dispositivos de control para partículas líquidas y sólidas

El material particulado incluye pequeñas partículas líquidas y sólidas y también es


referido como humo, polvo, vapor o neblina. Como ya se mencionó en la lección 3,
las partículas con menos de 10 y 2,5 micrómetros de diámetro son reconocidas como
contaminantes criterio. Estas pequeñas partículas tienen un efecto mucho mayor
sobre la salud humana que las partículas más grandes. Las técnicas de control para
las partículas se centran en capturar las partículas emitidas por una fuente
contaminante.

Antes de elegir un dispositivo de control de partículas se deben considerar muchos


factores. Usualmente, las partículas son recogidas y encauzadas por un canal o
chimenea. Las características de la corriente de partículas afectan la elección del
dispositivo de control. Estas características incluyen la variedad del tamaño de las
partículas en la corriente de escape, la tasa de flujo del escape, temperatura,
contenido de humedad y propiedades químicas del flujo de la corriente de escape
como capacidad explosiva, acidez, alcalinidad e inflamabilidad.

Los dispositivos de control más usados para controlar la emisión de partículas son:

Precipitadores electrostáticos
Filtros
Lavadores Venturi
Ciclones
Cámaras de sedimentación.

En muchos casos, se usa más de uno de estos dispositivos en serie para obtener la
eficiencia deseada de remoción. Por ejemplo, se puede usar una cámara de
sedimentación para retirar partículas grandes antes de que el flujo contaminante
ingrese a un precipitador electrostático. A continuación se discute cada uno de estos
dispositivos de control de partículas.

1.3.7.4.1 Precipitadores electrostáticos

Los precipitadores electrostáticos (PES) capturan las partículas sólidas en un flujo de


gas por medio de la electricidad. El PES carga de electricidad a las partículas
atrayéndolas a placas metálicas con cargas opuestas ubicadas en el precipitador.
Las partículas se retiran de las placas mediante "golpes secos" y se recolectan en
una tolva ubicada en la parte inferior de la unidad.

3 ; <

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

La eficiencia de remoción de los PES es muy variable. Solo para partículas muy
pequeñas, la eficiencia de remoción es de aproximadamente 99 por ciento.

1.3.7.4.2 Filtros

El filtro de tela o cámara de filtros de bolsa trabaja bajo el mismo principio que una
aspiradora de uso doméstico. El flujo de gas pasa por el material del filtro que retira
las partículas. El filtro de tela es eficiente para retener partículas finas y puede
sobrepasar 99 por ciento de remoción en la mayoría de las aplicaciones. Una
desventaja del filtro de tela es que los gases a altas temperaturas a menudo tienen
que ser enfriados antes de entrar en contacto con el medio filtrante.

; ! + <

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

1.3.7.4.3 Lavadores Venturi

Los lavadores Venturi usan un flujo líquido para remover partículas sólidas. En el
lavador Venturi, el gas cargado con material particulado pasa por un tubo corto con
extremos anchos y una sección estrecha. Esta constricción hace que el flujo de gas
se acelere cuando aumenta la presión. El flujo de gas recibe un rocío de agua antes
o durante la constricción en el tubo. La diferencia de velocidad y presión que resulta
de la constricción hace que las partículas y el agua se mezclen y combinen. La
reducción de la velocidad en la sección expandida del cuello permite que las gotas
de agua con partículas caigan del flujo de gas. Los lavadores Venturi pueden
alcanzar 99 por ciento de eficiencia en la remoción de partículas pequeñas. Sin
embargo, una desventaja de este dispositivo es la producción de aguas residuales.

: 5 <
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

1.3.7.4.4 Cámaras de sedimentación

Las cámaras de sedimentación emplean la fuerza de gravedad para remover


partículas sólidas. El flujo de gas ingresa a una cámara donde disminuye la velocidad
del gas. Las partículas más grandes caen del flujo de gas en una tolva. Debido a que
las cámaras de sedimentación son efectivas sólo para la remoción de partículas más
grandes, usualmente se usan junto con un dispositivo más eficiente de control.

$ ;

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '
1.3.7.4.5 Ciclones

Los ciclones usan el principio de la fuerza centrífuga para remover el material


particulado. En un ciclón, el flujo contaminante es forzado a un movimiento circular.
Este movimiento ejerce fuerza centrífuga sobre las partículas y las dirige a las
paredes exteriores del ciclón. Las paredes del ciclón se angostan en la parte inferior
de la unidad, lo que permite que las partículas sean recolectadas en una tolva. El aire
limpio sale del ciclón por la parte superior de la cámara, pasando por un espiral de
flujo ascendente o vórtice formado por una espiral que se mueve hacia abajo. Los
ciclones son eficientes para remover partículas grandes pero no son tan eficientes
para partículas pequeñas. Por esta razón, a menudo se usan con otros dispositivos
de control.

%Ciclón.

Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

Debido a que los dispositivos para el control de partículas capturan los


contaminantes pero no los destruyen, es necesario disponer adecuadamente el
material recolectado. Las partículas sólidas recolectadas frecuentemente se
disponen en un relleno. Las aguas residuales generadas por los lavadores deben
enviarse a una planta de tratamiento de aguas residuales. Cuando es posible, el
material particulado recolectado se recicla y vuelve a usar.
1.4 GESTIÓN DE LA CALIDAD DEL AIRE

La gestión de la calidad del aire comprende las actividades relacionadas con la


protección y mejoramiento de la calidad del aire y requiere el cumplimiento de las
siguientes etapas:

Preparación de los criterios de salud ambiental y el establecimiento de normas


de calidad del aire y de normas para la emisión de contaminantes de fuentes
específicas
Desarrollo de estrategias de control e implementación y operación de los
mismos

NORMAS: Se proponen las siguientes normas nacionales de calidad del aire:

Normas para los contaminantes criterio


Normas para la operación de nuevas fuentes de emisión de contaminantes
Normas para la emisión de contaminantes peligrosos del aire.

Las normas nacionales de calidad del aire especifican los niveles máximos
permisibles de un contaminante en una región. Están diseñados para proteger la
salud pública y el ambiente de los efectos adversos de la contaminación atmosférica.

Las normas para la operación de nuevas fuentes de emisión:

Reflejan la máxima reducción que se puede obtener en la emisión mediante la


mejor tecnología disponible
Requieren consideraciones de costo y otros factores de operación para su
aplicación.

Las normas nacionales para la emisión de contaminantes peligrosos del aire están
diseñadas para controlar los contaminantes para los cuales no existen normas o que
pueden producir enfermedades graves irreversibles o reversibles incapacitantes o
pueden contribuir a incrementar la mortalidad.

1.4.1 Estrategias de control

Las estrategias de control son las acciones que deben realizarse a fin de disminuir la
contaminación del aire y comprenden las siguientes acciones:

a) Operación de un sistema de monitoreo de la calidad del aire. Se refiere a un


sistema continuo de vigilancia de la calidad del aire y de las emisiones. Es
necesario para conocer si las fuentes cumplen con las normas y si las
estrategias son adecuadas para mantener y mejorar la calidad del aire.
b) Estimación de los niveles existentes de emisión de las fuentes fijas y móviles,
y proyección de los futuros niveles de emisión. Se basa en los inventarios de
emisiones de fuentes puntuales y regionales.
c) Estimación de las condiciones futuras. Las estimaciones se lleva a cabo a
través del cálculo de la proyección del crecimiento de la población, industria,
transporte, economía y modelos de dispersión.
d) Determinación del grado de mejoría requerido para cumplir con las normas de
calidad del aire. Se compara el nivel actual y futuro de la calidad del aire; la
reducción necesaria para cumplir con las normas se estima mediante
modelos.
e) Aplicación de medidas de control para diversos tipos de fuentes. Se basa en la
tecnología de control disponible y la adopción de sistemas de registro,
licencias, verificación e inspección, entre otros.
f) Desarrollo de planes de contingencia para episodios de contaminación. Las
condiciones meteorológicas adversas pueden provocar situaciones que
requieren programas de urgencia.
g) Negociación con las partes interesadas para la ejecución de acciones en
situaciones de urgencia. Se aplica a todas las fuentes para las cuales existen
normas de control de emisiones.
h) Desarrollo de planes a largo plazo para mantener la calidad del aire después
de haber cumplido las normas de calidad del aire. Se considera el crecimiento
demográfico e industrial, el cálculo de emisiones esperadas, el desarrollo de
procedimientos para instalar emisiones autorizadas que satisfagan las
demandas futuras y para continuar el cumplimiento de las normas de calidad
del aire.
i) Ejecución de programas para evitar el deterioro significativo de la calidad del
aire. Se refiere principalmente a regiones en donde el aire es más limpio de lo
establecido en las normas nacionales y a regiones prioritarias en donde la
población y el desarrollo industrial son inexistentes o mínimos.
j) Aplicación de medidas legales y de coerción para los infractores de las
normas de emisión.

1.4.2 Enfoques tradicionales en la gestión de la calidad del aire

1.4.2.1 Licencias

El sistema de licencias es el método más común de monitoreo del cumplimiento de


leyes y reglamentos sobre la contaminación del aire. La finalidad del sistema de
licencias es recoger información sobre fuentes contaminantes, determinar el éxito de
los programas de control y evaluar las futuras estrategias de manejo. A través de la
información contenida en las licencias, los organismos de control conocen la
ubicación de las fuentes de contaminación del aire, los tipos de fuentes y los tipos y
cantidad de emisiones.

':
Fuente: 4 5
% 6' " ! %
! " '

En esta modalidad, las fuentes de contaminación del aire deben obtener licencias
para construir y operar la fuente. Para facilitar el cumplimiento de las normas de
contaminación del aire, los requisitos de una industria se pueden reunir en una
licencia integral que especifique todas las emisiones contaminantes que genera esa
fuente. Las licencias incluyen las limitaciones para la emisión de contaminantes,
calendarios de cumplimiento, requisitos del monitoreo y disposiciones afines.

1.4.2.2 Monitoreo de cumplimiento

Es un sistema usado por los organismos reguladores para determinar si se está


cumpliendo con las leyes y reglamentos ambientales. Los dos tipos más frecuentes
de monitoreo del cumplimiento son el automonitoreo usado por los establecimientos
reglamentados y las inspecciones para verificar el cumplimiento.

La mayoría de reglamentos de contaminación del aire requiere que los


establecimientos regulados lleven a cabo su propio monitoreo para verificar el
cumplimiento de las normas. Un reglamento típico incluye requisitos detallados del
monitoreo, reporte y registro. Por ejemplo, un establecimiento está obligado a
monitorear el desempeño de un dispositivo de control a intervalos específicos
mediante métodos proporcionados en el reglamento.

Los resultados del monitoreo tienen que reportarse al organismo regulador


responsable en los intervalos especificados en el reglamento. El lapso que un
establecimiento debe mantener los registros deberá estar señalado en el reglamento.
Una licencia de contaminación del aire incluye todos los requisitos del monitoreo,
reporte y registro con los que debe cumplir el establecimiento.

Las inspecciones para verificar el cumplimiento son otro método para determinar
el cumplimiento. Sus objetivos básicos son:

Evaluar el estado de cumplimiento de un establecimiento.


Recoger pruebas de cualquier infracción específica a una ley o reglamento.
Crear una presencia visible del organismo regulador ante el establecimiento
reglamentado.

Esta "amenaza" de inspección, junto con inspecciones reales, pueden contribuir a


impedir infracciones del reglamento por parte de la industria. Las inspecciones
pueden ser visitas regulares a la planta, visitas motivadas por una razón específica o
seguimientos a inspecciones anteriores. En condiciones ideales, cada
establecimiento reglamentado se inspeccionaría en forma sistemática. Sin embargo,
ningún organismo de control tiene los recursos humanos para realizar inspecciones
regulares de todos los establecimientos bajo su jurisdicción. Por este motivo, los
organismos reguladores establecen prioridades para sus inspecciones. El
establecimiento de prioridades está regido por la probabilidad de que una
infracción cause un riesgo a la salud humana y el ambiente; la posibilidad de que una
industria no cumpla con el reglamento; y el potencial de que la inspección contribuya
a disuadir las infracciones. Basado en estos criterios, el organismo regulador puede
clasificar todos los establecimientos industriales en clases prioritarias. Los
establecimientos de las clases prioritarias superiores se inspeccionan más que los de
las clases prioritarias inferiores.

1.4.2.3 Penalización

La penalización consiste en tomar acciones frente a las infracciones de la ley o


reglamentos ambientales cometidas por una persona o industria. Las acciones
dependen principalmente de la seriedad y circunstancias de la violación. Al escoger
la acción penal más apropiada, los organismos generalmente tratan de alcanzar
varias metas.

Estas metas incluyen:

Corregir la infracción lo más rápido posible.


Impedir infracciones futuras.
Ser justos con la comunidad reglamentada al aplicar penalizaciones similares
a infracciones similares.
Sancionar las infracciones graves mediante penalidades criminales.
Usar de manera efectiva los recursos para hacer cumplir las leyes y así
alcanzar las metas ambientales y de salud con la menor cantidad de gasto en
términos de tiempo y dinero.

Los organismos reguladores disponen de diversos mecanismos de penalización que


van desde respuestas informales, como cartas de advertencia, hasta respuestas
formales como órdenes legales y acciones civiles o criminales.

1.4.3 Enfoques innovadores en la gestión de la calidad del aire

1.4.3.1 Prevención de la contaminación

La meta principal es prevenir o reducir la contaminación en la fuente. Si no puede


reducirse o prevenirse, debe reciclarse de manera ambientalmente segura. Si no
existen mecanismos factibles de prevención o reciclaje, las emisiones de
contaminantes deben ser tratadas. La disposición de contaminantes debe ser el
último recurso.

Un ejemplo del nuevo énfasis en la prevención de la contaminación son los


programas para promover el uso eficiente de energía para el alumbrado. De este
modo, se reduce el uso de electricidad y la contaminación del aire debido a su
generación. En el primer año de ejecución de este programa en los Estados Unidos,
se informó que se logró evitar la emisión de 25 millones de kilos de dióxido de
carbono, 200,000 kilos de dióxido de azufre y 90,000 kilos de dióxido de nitrógeno.

1.4.3.2 Incentivos basados en el mercado

El uso de incentivos basados en el mercado incluye varias formas de negociar las


emisiones. Por ejemplo, las industrias reciben "licencias de emisión" que requieren
disminuir las emisiones u obtener nuevas licencias de otras fuentes. El sistema de
negociación de emisiones brinda alternativas a las empresas para reducir las
emisiones de manera más eficiente. Por ejemplo, una empresa que ya ha reducido
sus emisiones por debajo del nivel proyectado puede vender su licencia de
contaminación a otras dos empresas. De esta manera, las dos empresas que
adquieren las licencias tienen tiempo adicional para cumplir con los objetivos de
reducción de emisiones establecidos por la ley.

Se han considerado otros programas basados en el mercado. Uno de ellos permite


que la industria gane créditos de contaminación al adquirir vehículos contaminantes
más antiguos el llamado programa “dinero en efectivo por chatarra”. Otro programa
otorga créditos de contaminación a las empresas que adquieren modelos que usan
combustible limpio.

1.4.3.3 Negociación de los reglamentos

Como se mencionó anteriormente, el desarrollo de un reglamento requiere mucho


tiempo e inversión. Un método para reducir el tiempo e inversión es la negociación
de los reglamentos. Bajo este enfoque, los representantes de diversos grupos se
reúnen con la finalidad de tratar las opciones reglamentarias para una determinada
fuente de contaminación del aire. A través del proceso de negociación, se desarrolla
un reglamento aceptable para todas las partes afectadas por la ley.
2. CONTAMINANCION DEL AGUA6

El agua es uno de los recursos fundamentales para la vida en la tierra, siendo el


componente básico de los ciclos ecológicos. El interrogante de la disponibilidad de
agua para el consumo humano en el mundo, es un tema que hoy provoca discusión,
aunque existe unanimidad en cuanto a la necesidad de su gestión y racionalización.

El vertiginoso crecimiento de las actividades humanas, acompañado por el


crecimiento poblacional, por el consumo para la producción de bienes y por la
contaminación generada, han comprometido la disponibilidad de ese recurso.

El agua dulce es considerada un recurso renovable, su formación y renovación está


regida por el ciclo hidrológico y las condiciones fisiográficas, que a su vez distribuye
el agua de forma irregular en toda la superficie terrestre.

La escasez de agua dulce es un factor limitante para el desarrollo regional, pudiendo


ser de origen natural, donde las condiciones fisiográficas limitan la disponibilidad del
recurso, o ser provocada por el hombre, por sus actividades y por la densidad
poblacional. La escasez de agua dulce por actividades humanas es provocada por
los índices de consumo (cantidad), fundamentalmente por la degradación de la
calidad del agua dulce debido a la contaminación.

Las principales causas de esta escasez son: el problema de la contaminación de ríos


y manantiales de aguas superficiales y subterráneas, la contaminación del agua, por
actividades agropecuarias en zonas rurales, y principalmente en grandes centros
urbanos, con la disposición in natura de los desechos domésticos, la ocupación
desordenada por la disposición de efluentes de la industria, basuras, etc. así como
por el consumo indiscriminado.

Esta escasez nos ha llevado a la discusión, a la reelaboración y acción de planes de


gestión de los recursos hídricos, englobando no sólo a los órganos públicos
(alcaldía/departamentos/ gobierno), sino también a la comunidad representada por
los usuarios del agua: las industrias, las actividades agropecuarias y los ciudadanos.

En la conferencia de Mar del Plata (1977, en Heathcote 1998) fueron elaboradas


grandes líneas para la gestión del agua, que en síntesis serían:

6
2 8 ! & 9 9 - 8
: ;" < "= > : "" ?
!" #
! $ " %
! &'
1. la necesidad de que cada país tuviese un estatuto nacional sobre el uso, la
gestión y conservación del agua para la implementación de una política y un
plan de uso del agua;
2. una institución responsable de la investigación, desarrollo y gestión de los
recursos hídricos;
3. la elaboración y mantenimiento de una base legal de estructuras
administrativas para la gestión
4. y planificación;
5. esfuerzos para que haya una participación efectiva de usuarios y autoridades
en la toma de decisiones.

Los resultados de la Conferencia de Río (Eco-92), claramente apuntan a la


necesidad de gestión de sistemas, no solamente de algunos de sus componentes
(Heathcote 1998). En vista de esa tendencia, los recursos hídricos tienen como
unidad de gestión la cuenca hidrográfica ( watershed management), entendido como
un sistema integrado, hoy de consenso mundial (Heathcote, 1998).

La gestión de cuencas también debe ser multiparticipativa, donde en las decisiones


de acción deben estar incluidos todos los interesados, la comunidad (ciudadanos,
empresas, organizaciones no gubernamentales, etc.) y los tomadores de decisiones
(órganos públicos municipales, departamentales, centrales).

2.1 EL RECURSO AGUA

El agua es distribuida irregularmente en toda la Tierra, debido a los diversos factores


físicos que influyen en esa distribución. El patrón de precipitaciones en todo el
mundo es causado por la circulación de la atmósfera que distribuye la humedad y la
energía (UNESCO, 1997).

La mayor abundancia de lluvias se presenta en las regiones intertropicales y


templadas de la Tierra. En la tabla 12, Rebouças, Braga y Tundisi (1999) presentan
los flujos de agua por regiones climáticas (Km2/año) a nivel global, demostrando la
irregularidad de la distribución natural de las precipitaciones y consecuentemente en
la disponibilidad del agua en las diversas regiones de la Tierra.

TABLA NO. 12 FLUJOS DE AGUA POR REGIONES CLIMÁTICAS (KM2/AÑO)


Fuente: Rieboucas, Braga y Tundisi (1999).

En general los mayores valores de disponibilidad de agua se encuentran en la faja


entre el Trópico de Cáncer y de Capricornio; sin embargo, la situación climática y,
consecuentemente, la disponibilidad de agua de una región está relacionada con las
condiciones fisiográficas.

Las aguas subterráneas poseen sus mayores reservas en regiones húmedas, sin
embargo, su mayor disponibilidad es también función de la capacidad de
almacenamiento y transmisión de agua de las rocas reservorios (Rebouças, Braga y
Tundisi 1998). Las reservas de agua en el mundo poseen la siguiente distribución:
97,2 % del total de agua pertenecen a los océanos, seguidos por los glaciares (2,14
%). El agua subterránea corresponde a 0,61 % de ese total, las aguas superficiales
0,009%; la humedad del suelo (0,005%) y el agua de la atmósfera 0,001 %. El agua
subterránea corresponde a 98% del agua potable disponible en la tierra (Fetter,
1994). El ciclo hidrológico es el responsable de la distribución del agua y de su
renovabilidad.

En síntesis, el ciclo comienza por el movimiento del agua en sus diversos estados
físicos: ella es evaporada por los océanos y se mueve a través de la atmósfera. El
agua después se condensa y cae en forma líquida en el océano, en el continente o
revaporiza sin llegar a la tierra o el mar. La precipitación que llega al continente hace
varias trayectorias del ciclo hidrológico.

Una parte se condensa en estado sólido y forma los glaciares, o precipita en forma
de nieve, o la lluvia y/o deshielo se escurre y forma un canal de drenaje. El canal de
drenaje formará ríos, lagos, etc... y esos cursos de agua podrán llegar hasta el mar
reiniciando el ciclo, o evaporarse, volviendo el agua a la atmósfera.

Si la superficie del suelo es porosa, el agua penetra en el suelo a través de la


infiltración (Fetter, 1994). El agua infiltrada podrá volver a la atmósfera por la
transpiración de las plantas, penetrar en el suelo y salir para un curso de agua (tales
como manantiales, lagos, por ejemplo), como también infiltrarse hasta llegar al agua
subterránea. En esa zona saturada, el agua podrá moverse hasta llegar al área de
descarga, que podrá ser el océano nuevamente, reiniciando el ciclo. La figura 1
presenta el ciclo hidrológico clásico.

( =

Fuente:
!" #

En las áreas urbanas el ciclo hidrológico sufre muchas interferencias antrópicas,


como la impermeabilización de los suelos, pérdida de las conductoras de agua y
alcantarillado, evaporación de las aguas por las industrias, etc.

Los procesos principales del ciclo hidrológico son la evaporación/condensación,


evapotranspiración, precipitación y escorrentía superficial.

La Evaporación, el proceso físico del pasaje del agua del estado líquido al gaseoso,
ocurre continuamente, absorbiendo 590 calorías de la superficie sujeta a la
evaporación por gramo de agua por metro cúbico del aire. La evaporación continúa
hasta que el aire se satura de humedad medida en humedad absoluta (masa de aire
en número de gramos de agua por metro cúbico del aire). El valor máximo de
humedad del aire, a una cierta temperatura, alcanza la humedad de saturación que
es directamente proporcional a la temperatura del aire. La humedad relativa para una
masa de aire se define como la razón percentual de la humedad absoluta por la
humedad de saturación, por la temperatura de la masa de aire (Fetter, 1994)
La Condensación ocurre cuando la masa de aire no consigue soportar más su
humedad, la masa se enfría y la humedad de saturación cae. Si el valor de la
humedad absoluta permanece constante, la humedad relativa crece. Cuando ese
valor alcanza 100 %, algún reenfriamiento podrá traer como resultado la
condensación. El punto de rocío para una masa de aire es la temperatura en la cual
comienza la condensación (Fetter, 1994).

La Transpiración es el proceso por el cual las plantas continuamente captan agua del
suelo y la lanzan hacia la atmósfera. Ese proceso es función de la densidad y del
tamaño de la vegetación.

La Evapotranspiración es un término introducido que trata los procesos de


evaporación y transpiración conjuntamente, una vez que bajo condiciones de campo
no es posible separar totalmente la evaporación de la transpiración. Fetter define un
valor máximo para las pérdidas de agua en un ecosistema por evapotranspiración,
denominado Evapotranspiración Potencial. Las pérdidas en su mayoría ocurren en
los meses de verano con menor o ninguna pérdida en el invierno. El término
Evapotranspiración Real es utilizado para describir la cantidad de evapotranspiración
que ocurre bajo condiciones de campo (Fetter, 1994).

La Escorrentía Superficial se define conceptualmente cuando el valor de la


precipitación sobrepasa la capacidad de infiltración de un determinado suelo, y parte
del agua o su totalidad permanece en la superficie del suelo. La precipitación, al
alcanzar el suelo, puede infiltrase en suelos permeables que poseen una capacidad
finita de absorber agua (Fetter, 1994).

Cuando el suelo está seco, la capacidad de infiltración es alta, y a medida que el


suelo se humedece, esa capacidad decrece hasta alcanzar un valor más o menos
constante, o de equilibrio (Fetter, 1994). Si el índice de precipitación en esas
condiciones, es mayor que ese equilibrio, el agua permanece en la superficie del
suelo iniciando el proceso de escorrentía, que fluye por la acción de la gravedad de
las partes más altas hacia las más bajas (Manoel Filho, en CPRM 1997).

El agua que se infiltra y que alcanza el nivel freático será almacenado en el


reservorio de agua subterránea, que posee un movimiento constante (Fetter, 1994).
Para los estudios del ciclo hidrológico en el continente, la cuenca hidrográfica es la
unidad de estudio de la ciencia hidrológica. Se define como la ecuación hidrológica
que sigue a la ley de conservación de las masas, demostrada simplificadamente por
la ecuación 1 (Fetter, 1994).

Entrada = salida ± Cambios en el Almacenamiento


Las entradas de agua pueden ser: precipitación, escorrentía superficial, flujo de agua
subterránea que entra en la cuenca, importación superficial de agua. Las salidas son:
evapotranspiración, evaporación de los cuerpos de agua, escorrentía de aguas
superficiales, salida de aguas subterráneas y exportación artificial del agua. Los
cambios pueden ser: agua de drenaje, ríos, lagos y represas, humedad del suelo en
la zona vadosa, almacenamiento temporario, irrigación, entre otras.

Las aguas también pueden provenir de magmas situados a grandes profundidades


de la corteza terrestre. Esas aguas magmáticas pueden alcanzar la superficie de la
tierra y ser incluidas en el ciclo hidrológico.

La Cuenca Hidrográfica está limitada por los divisores topográficos, y es el área


donde los canales de escorrentía de las aguas se dirigen hacia un punto particular de
descarga.

En el caso del agua subterránea, se utiliza el concepto de cuencas de aguas


subterráneas, definida como un área bajo la superficie donde el agua se mueve a un
punto de descarga particular y está limitada por divisores de agua subterránea.

Los hidrogramas de un curso principal de agua son gráficos que muestran la


descarga de un río a un punto del área en función del tiempo. En ese punto,
representan el resultado del comportamiento hidrológico de una cuenca hidrográfica
(Magalhães 1989). La separación de los componentes del hidrograma tiene como
objetivo, definir los parámetros de escorrentía básica, bajo superficial y superficial.

La gestión de los recursos hídricos es un campo de la hidrología resultante de los


problemas que vienen creciendo a lo largo de los años, relacionado a las causas del
deterioro de los cuerpos de agua, que afectan el abastecimiento humano.

Según Ramos (1989) la gestión de los recursos hídricos posee tres aspectos
básicos: la legislación, las informaciones y los métodos o modelos de evaluación y
decisión.

Los ríos son la mayor fuente de agua dulce, utilizado extensivamente por la
población humana. Los estudios de los recursos hídricos incluyen no solamente su
evaluación en estado natural, sino también las interferencias que actúan en los
procesos causados por las actividades humanas. A pesar de su característica de
renovabilidad, los impactos causados por las actividades humanas afectan los
regímenes de los ríos, su caudal medio anual y su calidad.

Según Shiklomanov (en Gleivk, 1993), se definen factores que pueden ser
combinados de acuerdo con la naturaleza y su efecto en los procesos hidrológicos en
cuatro grupos:

1. Factores que principalmente afectan el flujo por los desvíos directos de agua de
fuentes (red de drenaje, lagos, acuíferos, etc.), el uso de esos estoques y cursos y la
descarga de agua en el sistema del río (aguas retiradas para irrigación, para usos
industriales y municipales, abastecimiento de agua para la agricultura y desvío de
cursos de ríos).

2. Factores que afectan el ciclo hidrológico y el recurso hídrico como resultado


directo de la transformación de la red de drenaje (construcción de reservorios y
presas, represamiento y estrechamiento de canales, excavaciones en las márgenes
de los ríos, etc.).

3. Factores que alteran las condiciones de formación del flujo y otros componentes
del balance hídrico afectando las cuencas de drenajes superficiales (medidas
agrotécnicas, drenaje de pantanos y ciénagas, deforestación o reforestación,
urbanización, etc.)

4. Factores de actividades económicas que afectan el curso, balance hídrico y el


ciclo hidrológico a través de las alteraciones generales de características climáticas a
escala global o regional, como resultado de las modificaciones antropogénicas de la
composición de la atmósfera y de la contaminación del aire, así como de los cambios
de las características del ciclo hidrológico debido al incremento de la evaporación
resultante del desarrollo en larga escala de medidas de gestión del agua.

El uso del agua es función de los siguientes factores: el nivel de desarrollo


económico, población y las peculiaridades fisiográficas (clima principalmente) del
territorio en cuestión (Shiklomanov, en Gleick 1993).

A nivel mundial, existe la tendencia de aumento de la demanda del uso del agua,
característica de todas las regiones, con expectativas de mayores porcentajes de
consumo en Africa y América del Sur y decrecimiento de los valores en los países
desarrollados (Shiklomanov, en Gleick 1993).

El clima también tiene influencia directa en el uso del agua. En climas áridos, en que
el recurso hídrico es mínimo, el déficit es alto pues se verifica el crecimiento del
consumo en esas regiones, causado por el desarrollo económico de las actividades
humanas en esas condiciones (Shiklomanov, en Gleick 1993).

La disponibilidad para las diversas regiones del mundo depende de los factores
naturales (clima, régimen de los ríos, etc.) como también del uso de las actividades
humanas que modifican esos factores naturales. Los más bajos valores de
disponibilidad se encuentran en Africa del Norte, Asia Central, seguidos por las
regiones del Norte de China y Mongolia, Sur y Oeste Asiáticos, Europa Central y Sur
de la Unión Soviética (Europa), Sur, Oeste y Este de Africa y Sudeste y Asia
Transcaucasiana. Los valores más altos se concentran principalmente en las
regiones de Canadá y Alaska, Norte de Europa, América del Sur, Australia y
Oceanía, Siberia y Extremo Este de Asia.
Los países de mayor consumo de agua en América Latina, Argentina y Chile, no
poseen un valor de disponibilidad per capita correspondiente. La situación más crítica
es la de México, el tercer país de mayor consumo, siendo también uno de los países
de menor disponibilidad per cápita. Brasil se encuentra con bajo índice per capita de
consumo y buena disponibilidad de recursos hídricos.

No obstante, los valores poseen gran variación dentro del país, dada por la extensión
territorial, diversidad de climas y distribución poblacional y socioeconómica
diferentes. Además de las áreas de clima semiárido, así como, en otro extremo,
regiones de alta pluviosidad, que influencian la escasez o abundancia del recurso,
las actividades económicas, principalmente en grandes centros urbanos intervienen,
sobremanera, la disponibilidad del área.

2.2 CONTROL DE LA CONTAMINACION DE LAS AGUAS7

Contaminantes de las aguas son cualesquiera formas de materia o energía cuya


presencia, evacuación o liberación pueda causar daños a la biota. De este modo, la
evacuación de efluentes con temperatura elevada o con alto grado de salinidad
pueden ser tanto o más perjudiciales a las comunidades acuáticas como la
evacuación de substancias tóxicas. Residuos sólidos dispuestos en forma
inadecuada sobre el suelo son también una fuente de contaminación de las aguas
superficiales o subterráneas, mientras que contaminantes del aire como el dióxido de
azufre pueden también constituirse en contaminantes del agua, en este caso a través
de su precipitación en forma de lluvia ácida.

La aplicación de agrotóxicos y de fertilizantes es otra importante fuente de


contaminación de las aguas, conocida como una fuente difusa. Como otras fuentes
contaminantes, las fuentes de contaminación de las aguas pueden ser puntuales o
difusas (término que es aquí empleado en el sentido de cualquier fuente no puntual,
englobando por ende fuentes lineales y aéreas), continuas o intermitentes. Este
último caso es particularmente importante tratándose de contaminación de las aguas,
visto que durante las lluvias los cursos de agua reciben una carga adicional de
contaminantes provenientes del «lavado» del suelo y de la atmósfera. En las zonas
urbanas, por ejemplo, las aguas de lluvia transportan gran cantidad de residuos
sólidos, aceites y grasas y sedimentos que se encuentran en las calles, y deben ser
consideradas como aguas contaminadas.

2.2.1. Biodegradabilidad

7
(1 " 9 + 8,: " 8 & " =
! $ ? 6 4 5@
! " # .//3
Un concepto importante en contaminación de las aguas es el de biodegradabilidad.
Productos biodegradables como los detergentes son a veces vistos como no
contaminantes, lo que no es correcto. El hecho de una molécula ser considerada
biodegradable significa que estará sujeta a un proceso de quiebre por
microorganismos que, en este proceso, consumirán oxígeno del agua, lo que se
representa esquemáticamente en la ilustración 40a para un lanzamiento puntual.
Aguas arriba del punto de lanzamiento dos indicadores de calidad de las aguas, el
oxígeno disuelto (OD) y la demanda bioquímica de oxígeno (DBO) señalarán buena
calidad, o sea, elevado OD (en el ejemplo, 8 mg/l) y baja DBO (en el caso, 2 mg/l).

El lanzamiento de una carga contaminadora orgánica implicará un aumento repentino


de la DBO y una disminución repentina del OD. Esto significa que habrá una
proliferación de microorganismos que promoverán la degradación del contaminante,
al precio de un elevado consumo de oxígeno. Habrá así una gran demanda de
oxígeno, necesaria para que las aguas, aguas abajo, muestren una mejoría de
calidad, como se indica en la figura, con sucesivas zonas de degradación, de
descomposición de la materia orgánica y de recuperación, hasta que el río recobre
las características previas la lanzamiento del contaminante. En el caso de ríos, esta
zonificación observada de aguas arriba hacia aguas abajo en el caso de
contaminantes orgánicos, se debe también a la gradual dilución de las substancias
contaminantes en volúmenes cada vez mayores de agua, puesto que el caudal va
creciendo con el aporte de aguas de los afluentes.

El consumo de oxígeno, si es necesario para la limpieza del río, significa también que
el mismo tendrá una menor disponibilidad para otros organismos, como los peces.
De esta manera, los contaminantes orgánicos provocan estrés en las comunidades
acuáticas, que podrán verse afectadas en grados diversos, dependiendo de la
concentración de contaminante.

Este fenómeno está representado en la ilustración 40b. En ella, para el mismo punto
de lanzamiento de la figura anterior, se muestra la diversidad de especies de dos
grupos de organismos denominados «tolerantes a la contaminación» y «especies de
aguas limpias». Aguas arriba, hay gran variedad de especies de aguas limpias y
pequeña de especies tolerantes a la contaminación, situación que se invierte
radicalmente más abajo de la fuente de contaminación. En ese trecho, las especies
de aguas limpias pueden desaparecer, dando lugar a variedad y cantidad de
especies resistentes. Si no hubiere nuevas fuentes de contaminantes aguas abajo, la
situación se irá invirtiendo lentamente hasta volverse semejante a la inicial.

La presencia o ausencia de estas especies que no toleran la contaminación es un


excelente indicador de la calidad de un curso de agua. Diversas algas, insectos y
peces se encuadran en esta categoría, mientras que pocas especies de peces
resisten a grandes concentraciones de contaminantes.

/ > ! + *
/+> ! + ;
Fuente:
!" #

2.2.2. Toxicidad

El hecho de que una substancia sea biodegradable no significa que ella no sea
dañina para el medio ambiente, por otro lado muchos contaminantes presentan
efectos de alguna manera proporcionales a su concentración en el medio, como es el
caso de los metales.

2.2.3. Contaminantes físicos y químicos

Prácticamente todas las aguas de superficie contienen partículas sólidas, que


pueden estar presentes en dos formas diferentes: en suspensión o disueltas. Ríos y
lagos presentan diferentes concentraciones naturales de partículas sólidas. Es
normal que luego de las lluvias esa cantidad aumente (conjuntamente con otras
substancias).

Las condiciones hidroquímicas naturales son también muy variables. Un buen


ejemplo son los ríos de la cuenca amazónica, clasificados en tres tipos: (i) ríos de
aguas claras, (ii) ríos de aguas negras, y (iii) ríos de aguas blancas, cada uno con
características naturales bastante distintas.
Mientras los llamados ríos de aguas blancas tienen aspecto barroso, pues
transportan gran cantidad de partículas sólidas provenientes de la erosión de sus
cuencas de drenaje, los ríos de aguas claras tienen aspecto transparente y sus
aguas presentan gran visibilidad; por otra parte, los ríos de aguas negras son
todavía más pobres en partículas en suspensión y ricos en substancias orgánicas
disueltas, como ácidos húmicos, presentando elevada acidez.

De esta manera, un cuerpo de agua estará contaminado si presenta concentraciones


de substancias químicas o partículas sólidas suficientemente diferentes de las
naturales para provocar una modificación de las condiciones del hábitat, haciéndolo
dañino para los seres vivos o perjudiciales para la salud del hombre.

Además de la contaminación, otra forma de degradación de las aguas de superficie


es la sedimentación, o sea, la deposición de sedimentos a lo largo del canal del río o
en el fondo de un lago. La sedimentación es también un proceso natural, pero la
modificación del volumen o del tipo de sedimentos transportados puede causar su
deposición en locales donde había poca o ninguna sedimentación natural, efecto que
también se produce por la modificación del perfil transversal o longitudinal del río, por
ejemplo por dragado, por relleno o por remoción del suelo o roca de las márgenes, o
también, evidentemente, por represamiento.

La sedimentación origina una serie de modificaciones del hábitat con consecuencias


dañinas para la biota acuática, soterrando las comunidades bentónicas, o sea, los
organismos que viven en el fondo de los cuerpos de agua. A medida que las
partículas sólidas se sedimentan, arrastran consigo el fito y el zooplancton para el
fondo del cuerpo de agua.

La presencia de partículas en suspensión afecta también la calidad del agua


disminuyendo la cantidad de luz que atraviesa el cuerpo de agua y en consecuencia
interfiriendo en el proceso de fotosíntesis. Además del tenor de sólidos en
suspensión, otros indicadores de la presencia de sólidos son utilizados para una
evaluación de la calidad de las aguas, como la turbidez, una medida obtenida a
través del pasaje de un haz de luz por una muestra de agua que indica cuan turbia
es, el tenor de sólidos sedimentables, obtenido a través de un ensayo patrón, y el
tenor de sólidos totales, también llamado residuo total, que expresa la cantidad total
de partículas presentes, sean disueltas como en suspensión.

Aceites y grasas son dañinos para la biota por formar una película alrededor de los
organismos e interfieren, por ejemplo, con la respiración de los peces. Estos
contaminantes también tienen un efecto estético indeseable, una vez que su
presencia en la superficie de los cuerpos de agua es fácilmente visible a simple vista.

Los compuestos de fósforo y nitrógeno son nutrientes y, de esta forma, están


presentes en todos los cuerpos de agua. La presencia excesiva de fósforo, sin
embargo, es la principal responsable por el fenómeno de eutrofización, o sea, una
gran proliferación de algas y plantas acuáticas, producto del exceso de nutrientes.
Estas plantas son un indicativo visual de la presencia de grandes cantidades de
nutrientes, generalmente provenientes de actividades humanas; su presencia
excesiva provoca dificultades para una serie de usos de los cuerpos de agua, tales
como la navegación y el uso recreativo.

2.3 INDICADORES DE CONTAMINACION DE LAS AGUAS

2.3.1. Índice de calidad de las aguas

Dada la diversidad de los contaminantes de las aguas, muchas veces es útil disponer
de un índice agregado que refleje las condiciones generales de calidad de un cuerpo
de agua, o sea, un indicador de calidad. Entre los indicadores más aceptados se
destaca un índice desarrollado en los Estados Unidos de América, denominado
Indice de Calidad de las Aguas- (IQA). Se trata de un indicador compuesto por nueve
parámetros de calidad de las aguas: coliformes fecales, pH, DBO 5 días, nitrógeno
total, fosfato total, temperatura, turbidez, residuo total y OD.

Cada parámetro tiene un peso de 0 a 1, cuya sumatoria es igual a 1, y un índice


individual variando de 0 a 100. El IQA se calcula por el producto de los índices
individuales qi ponderados por los pesos wi, de acuerdo con la siguiente fórmula:

Los índices individuales qi así como los pesos wi, se obtuvieron por consulta a un
panel de especialistas a través del método de Delphi. La figura 2 muestra las curvas
donde los índices individuales qi pueden ser obtenidos a partir de los valores de cada
parámetro.
Fuente: CETESB 2000

Nótese que los mayores valores de qi son observados para condiciones que
representan la situación natural próxima de un cuerpo de agua tipo, por ejemplo pH
7, desvío de temperatura 0 y DBO 0. Se debe prestar atención al aplicar el índice de
OD, pues él no se da en mg/l, la unidad más usual de este parámetro, sino en
porcentaje de saturación.
Esto se debe al hecho que el OD varía mucho en función de la temperatura y de la
altitud. Para una temperatura de 20ºC, por ejemplo, el tenor de saturación es de 9,2
mg/l para el nivel del mar; 8,6 mg/l para 500 m de altitud y 7,4 mg/l para 1000 m de
altitud (Derísio, 1992).

El IQA asume un valor de 0 a 100, que está asociado a las siguientes categorías de
calidad:
TABLA No. 13 CATEGORIAS CALIDAD DEL AGUA

Valor Interpretación
80 a 100 calidad óptima
52 a 79 calidad buena
37 a 51 calidad aceptable
20 a 36 calidad mala
0 a 19 calidad pésima
Fuente:
!" #

La utilización del IQA debe hacerse con cautela. Si estuviéramos en un río de aguas
negras de la Amazonia, por ejemplo, no tiene sentido adoptar un valor máximo de qi
para pH 7, puesto que las aguas naturalmente presentan un pH mucho menor.
Además, el IQA no tiene en cuenta la presencia de substancias tóxicas.

2.3.2. Parámetros agregados

Algunos parámetros usados habitualmente para describir la calidad de los cuerpos


de agua ya son indicadores agregados. Tal es el caso:

i) de la demanda bioquímica de oxígeno, que es la cantidad de oxígeno necesaria


para promover la oxidación de la materia orgánica a través de la acción de
microorganismos. La oxidación degrada la materia orgánica en substancias como el
NH3 y el CO2. El ensayo de DBO determina que la medición sea hecha en
laboratorio durante un período de cinco días a 20ºC, -de ahí la terminología DBO 5
días o DBO5, normalmente expresada en mg/l;

ii) de la demanda química de oxígeno, que refleja el consumo de oxígeno en la


oxidación química de la materia orgánica. Se determina a través de un ensayo de
laboratorio en el que la muestra es atacada con un oxidante químico, en general el
dicromato de potasio, dando resultados expresados en mg/l generalmente más
elevados que los de DBO;

iii) de la conductividad eléctrica, que indica la presencia de sales en el agua, lo que


hace aumentar su capacidad de transmitir una corriente eléctrica, propiedad que se
utiliza en mediciones de campo o de laboratorio, expresadas en micro Siemens/l
(µS/l).

2.3.3. Indicadores biológicos

Un grupo importante de indicadores de calidad del agua es el de los indicadores


biológicos, en donde la presencia o ausencia de determinados grupos de organismos
sirve como indicador de contaminación. Determinadas especies sólo sobreviven en
aguas muy limpias, mientras que otras, son extremadamente resistentes a la
contaminación. El estudio de las biocenosis acuáticas -y en particular de las
comunidades que tienen poca movilidad- hace posible la detección de alteraciones
ocasionadas por diversas fuentes. Los organismos que viven en contacto directo con
el substrato (bentos) o adheridos a objetos fijos, inclusive plantas (perifíton),
muestran bien la calidad del agua.

En efecto, los métodos biológicos de determinación de la calidad de agua que se


basan en estos grupos de organismos equivalen a un seguimiento continuo de los
cuerpos de agua: teniendo movilidad restringida, la población y la diversidad
disminuyen si se perjudica la calidad del agua. Por otra parte, análisis físicos y
químicos de muestras discretas reflejan apenas las condiciones del agua en el
momento de la recolección y no son capaces de detectar alteraciones causadas por
descargas accidentales de contaminantes o por descargas discontinuas.

En condiciones de ausencia de contaminación, las comunidades bentónicas se


caracterizan por una alta diversidad -o sea, la presencia de gran número de
especies- y reducido número de individuos de cada especie. La mayoría de las
formas de contaminación reduce la complejidad del ecosistema, eliminando las
especies más sensibles.

El estudio del fitoplancton y del zooplancton complementa el estudio del bentos, pues
describe con exactitud la condición inmediata de un cuerpo de agua: la presencia de
determinadas especies y la diversidad de la comunidad también dan indicaciones de
la calidad del agua. Al contrario de investigarse la presencia de una única especie o
taxonomía, han sido empleados índices compuestos como indicadores biológicos de
calidad de las aguas. De ellos, pueden ser citados el índice biótico y el índice de
diversidad. El primero fue propuesto por dos investigadores franceses (Tuffery y
Verneaux) y trabaja con comunidades bentónicas. Los organismos se recogen a
través de un método tipo y de inmediato se identifican: la presencia de organismos
de los grupos más sensibles a la contaminación indica aguas de buena calidad,
mientras que la presencia dominante de organismos de grupos más resistentes
indica mala calidad.

Un índice de diversidad propuesto por Shannon y Weaver, aplicado a varias


comunidades biológicas, se emplea también como indicador de calidad de las aguas.
Se aplica principalmente a fito y zooplancton, recogidos con redes de malla fina por
métodos tipo. Los organismos son posteriormente identificados en el laboratorio y se
utiliza una fórmula matemática simple para calcular la diversidad de la muestra.

Se emplean también indicadores biológicos para estimar la toxicidad de efluentes,


que son puestos en contacto con colonias de organismos sensibles como Daphnia
sp., un microcrustáceo, o determinados peces. La ventaja de las pruebas de
toxicidad es que evalúan el efecto de los efluentes como un todo, mientras que los
análisis físicos y químicos del agua determinan apenas la concentración de algunas
substancias en forma aislada, generalmente aquellas para las cuales la
reglamentación estableció patrones. (Bassoi, 1990)

2.4 METODOS DE PURIFICACION DEL AGUA

Cuando un producto de desecho se incorpora al agua, el líquido resultante recibe el


nombre de agua residual. Las aguas residuales pueden tener origen doméstico,
industrial, subterráneo o meteorológico y reciben los siguientes nombres
respectivamente: domésticas, industriales, de infiltración y pluviales.

2.4.1 Purificación de Agua por Sedimentación

La sedimentación consiste en dejar el agua de un contenedor en reposo, para que


los sólidos que posee se separen y se dirijan al fondo. La mayor parte de las técnicas
de sedimentación se fundamentan en la acción de la gravedad.

La sedimentación puede ser simple o secundaria. La sedimentación simple se


emplea para eliminar los sólidos más pesados sin necesidad de otro tratamiento
especial; mientras mayor sea el tiempo de reposo mayor será el asentamiento y
consecuentemente la turbidez será menor, haciendo el agua más transparente.

El reposo natural prolongado también ayuda a mejorar la calidad del agua, pues
provee oportunidad de la acción directa del aire y los rayos solares, lo cual mejora el
sabor y elimina algunas sustancias nocivas del agua. La sedimentación secundaria
ocurre cuando se aplica un coagulante para producir el asiento de la materia sólida
contenida en el agua.

2.4.2 Purificación de agua por filtración

La filtración es el proceso de separar un sólido del líquido en el que está suspendido


al hacerlos pasar a través de un medio poroso (filtro) que retiene al sólido y por el
cual el líquido puede pasar fácilmente.

Se emplea para obtener una mayor clarificación, generalmente se aplica después de


la sedimentación para eliminar las sustancias que no salieron del agua durante su
decantación.
2.4.3 Purificación de agua por desinfección

Se refiere a la destrucción de los microorganismos patógenos del agua ya que su


desarrollo es perjudicial para la salud. Se puede realizar por medio de ebullición que
consiste en hervir el agua durante 1 minuto y para mejorarle el sabor se pasa de un
envase a otro varias veces, proceso conocido como aireación, después se deja
reposar por varias horas y se le agrega una pizca de sal por cada litro de agua.
Cuando no se puede hervir el agua se puede hacer por medio de un tratamiento
químico comúnmente con cloro o yodo.

2.4.4 Purificación de agua por cloración

Cloración es el procedimiento para desinfectar el agua utilizando el cloro o alguno de


sus derivados, como el hipoclorito de sodio o de calcio. En las plantas de tratamiento
de agua de gran capacidad, el cloro se aplica después de la filtración. Para obtener
una desinfección adecuada, el cloro deberá estar en contacto con el agua por lo
menos durante veinte minutos; transcurrido ese tiempo podrá considerarse el agua
como sanitariamente segura. Para desinfectar el agua para consumo humano
generalmente se utiliza hipoclorito de sodio al 5.%. Se agrega una gota por cada litro
a desinfectar.

Es el desinfectante más potente que se conoce, el único que responde realmente


ante los casos difíciles (presencia de amebas, etc.). No comunica ni sabor ni olor al
agua; la inversión inicial de una instalación para tratamiento por ozono es superior a
la de cloración pero posee la ventaja que no deja ningún residuo.

2.4.5 Purificación de agua por rayos ultravioleta

La desinfección por ultravioleta usa la luz como fuente encerrada en un estuche


protector, montado de manera que, cuando pasa el flujo de agua a través del
estuche, los rayos ultravioleta son emitidos y absorbidos dentro del compartimiento.
Cuando la energía ultravioleta es absorbida por el mecanismo reproductor de las
bacterias y virus, el material genético (ADN/ARN) es modificado, de manera que no
puede reproducirse. Los microorganismos se consideran muertos y el riesgo de
contraer una enfermedad, es eliminado.

Los rayos ultravioleta se encuentran en la luz del sol y emiten una energía fuerte y
electromagnética. Están en la escala de ondas cortas, invisibles, con una longitud de
onda de 100 a 400 nm ( 1 nanometro=10-9m).

2.5 CAUSAS DE LA CONTAMINACION DEL AGUA

Las fuertes concentraciones de población contribuyen a la rápida contaminación del


agua y otros tipos de contaminación. Agua contaminada es el agua a la que se le
incorporaron materias extrañas, como microorganismos, productos químicos,
residuos industriales o de otros tipos, o aguas residuales. Estas materias deterioran
la calidad del agua y la hacen inútil para los usos pretendidos.

Los principales contaminantes del agua son:

• Agentes patógenos: bacterias, virus, protozoarios y parásitos que entran al agua


proveniente de desechos orgánicos.
• Desechos que requieren oxígeno: los desechos orgánicos pueden ser
descompuestos por bacterias que usan oxígeno para biodegradarlos. Si hay
poblaciones grandes de estas bacterias, pueden agotar el oxígeno del agua,
matando así las formas de vida acuáticas.
• Sustancias químicas inorgánicas: ácidos, compuestos de metales tóxicos (mercurio,
plomo) que envenenan el agua.
• Los nutrientes vegetales que pueden ocasionar el crecimiento excesivo de plantas
acuáticas que después mueren y se descomponen, agotando el oxígeno del agua y
de este modo causan la muerte de las especies marinas (zona muerta).
• Sustancias químicas orgánicas: petróleo, plásticos, plaguicidas y detergentes que
amenazan la vida.
• Sedimentos o materia suspendida: partículas insolubles de suelo que enturbian el
agua, y que son la mayor fuente de contaminación.
• Sustancias radiactivas que pueden causar defectos congénitos y cáncer.
• Calor: ingresos de agua caliente disminuyen el contenido de oxígeno y hace a los
organismos acuáticos muy vulnerables.

2.6 ENFERMEDADES PRODUCIDAS POR LA CONTAMINACION DEL AGUA

De las 37 enfermedades más comunes entre la población de América Latina, 21


están relacionadas con la falta de agua y con agua contaminada. En todo el mundo
estas enfermedades representan 25 millones de muertes anuales.

Las enfermedades transmitidas por medio del agua contaminada pueden originarse
por agua estancada con criadero de insectos, contacto directo con el agua, consumir
agua contaminada microbiológica o químicamente y usos inadecuados del agua. Las
enfermedades transmitidas por medio de aguas contaminadas, insectos y bacterias
son: cólera, tifoidea y paratifoidea, disentería bacilar y amebiana, diarrea, hepatitis
infecciosa, parasitismo, filariasis, malaria, tripanosomiasis, oncocercosis,
schistosomiasis, tracoma, conjuntivitis y ascariasis; entre otras. El agua de piscina
también puede transmitir enfermedades como pie de atleta, garganta séptica,
infecciones del oído y ojos.

La enfermedad transmitida, los síntomas y su tratamiento dependen del tipo de


microorganismo presente en el agua y de su concentración.

Las bacterias más comunes seguidas por la enfermedad/infección causada y los


síntomas son:
TABLA No. 14 ENFERMEDADES ASOCIADAS AL USO Y CONSUMO DE AGUA CON
BACTERIAS

Aeromonas sp. Enteritis Diarrea muy líquida, con


sangre y moco
Campylobacter jejuni Campilobacteriosis Gripe, diarreas, dolor de
cabeza y estómago,
fiebre, calambres y
náuseas
Escherichia coli Infecciones del tracto Diarrea acuosa, dolores
urinario, meningitis de cabeza, fiebre, uremia,
neonatal, enfermedades daños hepáticos
intestinales
Plesiomonas shigelloides Plesiomonas-infección Náuseas, dolores de
estómago y diarrea
acuosa, a veces fiebre,
dolores de cabeza y
vómitos
Salmonella typhi Fiebre tifoidea Fiebre
Salmonella sp. Salmonelosis Mareos, calambres
intestinales, vómitos,
diarrea y a veces fiebre
leve
Streptococcus sp. Enfermedad (gastro) Dolores de estómago,
intestinal diarrea y fiebre, a veces
vómitos
Vibrio El Tor (agua dulce) Cólera (forma leve) Fuerte diarrea
7 (
!" #

Las protozoos más comunes seguidos por la enfermedad causada y los síntomas
son:

TABLA No. 15 ENFERMEDADES ASOCIADAS AL USO Y CONSUMO DE AGUA CON


PROTOZOOS
Amoeba Disenteria ameboide Fuerte diarrea, dolor de
cabeza, dolor abdominal,
escalofríos, fiebre; si no
se trata puede causar
abscesos en el hígado,
perforación intestinal y
muerte
Cryptosporidium parvum Criptosporidiosis Sensación de mareo,
diarrea acuosa, vómitos,
falta de apetito
Giardia lamblia Giardiasis Diarrea, calambres
abdominales, flatulencia,
eructos, fatiga
Toxoplasma gondii Toxoplasmosis Gripe, inflamación de las
glándulas linfáticas; en
mujeres embarazadas,
aborto e infecciones
cerebrales.
7 (
!" #

2.7 SEGUIMIENTO

El seguimiento de la calidad de las aguas puede asumir diversas formas,


dependiendo de sus objetivos. Para la gestión de una actividad industrial, los
objetivos de un programa de seguimiento son normalmente los de detectar algún
cambio significativo en la calidad de las aguas que pueda atribuirse a la empresa.

Para ello, es usual hacer el seguimiento de:

(i) efluentes;
(ii) cuerpos de aguas receptores;
(iii) aguas subterráneas.

El primer paso de un programa de seguimiento es establecer una red de puntos de


muestreo, que idealmente debe ser la misma empleada para la ejecución del
diagnóstico ambiental durante la elaboración de un estudio de impacto ambiental.
Definidos los puntos de control, se debe decidir cuáles son los parámetros a seguir.

Esta elección depende evidentemente del tipo de contaminante que puede ser
producido por la empresa e inclusive puede ser distinto en los diferentes puntos de
muestreo. Se puede seguir parámetros e indicadores físicos, químicos,
bacteriológicos y biológicos. De inmediato, se debe establecer las frecuencias de
recolección, que también pueden variar de acuerdo con los puntos de la red.
Eventualmente se puede utilizar aparatos de muestreo continuo.

Un programa de seguimiento, no obstante, no termina allí. Es preciso disponer de


técnicos habilitados en la recolección, transporte, conservación y tal vez análisis de
las muestras (también es usual utilizar servicios de laboratorios especializados para
los análisis). En efecto, los resultados pueden ser totalmente falseados si no fueren
tomados los debidos cuidados en todas estas etapas. Existen procedimientos
específicos normalizados para estas actividades.
Finalmente, de nada sirve un programa extensivo de seguimiento si los datos no
fueren convenientemente analizados e interpretados y sus resultados incorporados a
la gestión de la empresa. Es importante mantener un registro de los resultados del
programa de monitoreo que pueda ser fácilmente consultado y recuperado en
cualquier momento. Tal registro también debe contener datos sobre la producción y
la operación de la empresa, de forma de poder correlacionarlos con los datos
ambientales.
3. CONTAMINACION DEL SUELO8

La gestión de los residuos sólidos es un problema de carácter mundial que,


progresivamente, viene asumiendo dimensiones críticas para la mayoría de los
municipios.

Factores como el crecimiento demográfico, el urbanismo, la industrialización, la


producción a gran escala y difusión del estilo consumistae, no solamente, nos
llevaron al extraordinario incremento en la generación de residuos, sino que
favorecieron el agravamiento del problema, ya sea por su concentración geográfica
(muchas veces en áreas sobrecargadas o ambientalmente frágiles), o por la
inserción de residuos progresivamente más peligrosos.

La necesidad de apartar los residuos se remonta a los orígenes del propio hombre,
adquiriendo valores críticos crecientes a medida que la humanidad abandonaba la
vida nómada, adoptando la vida sedentaria y, sobretodo, urbana.

En el pasado, los residuos eran constituidos casi exclusivamente por materia


orgánica y, como las concentraciones humanas eran pequeñas, su disposición era
de fácil solución, no implicando daños mayores a la capacidad de asimilación de la
naturaleza.

Actualmente, la población del planeta superó los 6 mil millones de habitantes y, con
un grado creciente de urbanización. La atención a esta demanda ha acelerado la
explotación y uso de reservas naturales por una parte y, por otra parte en el otro
extremo del ciclo, incrementado la generación de residuos que impactan el medio
ambiente del planeta, si no son adecuadamente gestionados.

3.1 RESIDUOS Y CONTAMINACION

Los residuos sólidos son los materiales “ en estado sólido o semi-sólido, que resultan
de las actividades de origen industrial, doméstico, hospitalario, comercial, agrícola,
de servicios y de barrido...” En cuanto a su peligrosidad, los residuos pueden ser
clasificados en tres categorías, clases I, II y III, descritas en la tabla 16. Esta
clasificación es fundamental pues, de ella dependen las principales exigencias para
la gestión de los residuos (recolección, almacenamiento, transporte, tratamientos y
disposición).

TABLA No. 16 CLASIFICACION DE LOS RESIDUOS CON RELACION A SU PELIGROSIDAD

8
A = $ :$ <
$ 6 6
!" #
Fuente:
!" #

Debido a la variedad de fuentes generadoras es grande la cantidad de materiales y


sustancias que los residuos pueden contener, como por ejemplo:

Residuos domiciliarios y urbanos: la principal fuente contaminante de estos


materiales proviene de la descomposición de la materia orgánica presente en
la basura, generando lixiviado, líquido oscuro, ácido y de alta demanda
bioquímica de oxígeno (DBO), el cual puede alcanzar más de 60.000 mg/l
(recordemos que el desecho domestico posee una DBO aproximadamente
200 mg/l). Tan solo estas características le configuran un considerable poder
agresivo al medio ambiente, sobretodo acuático. Además, en su fase ácida los
lixiviados pueden acarrear los metales presentes en la masa de basura,
aumentando su poder de contaminación. Los residuos domiciliarios y urbanos
son dispuestos en rellenos sanitarios.

Otro aspecto importante a ser destacado sobre los residuos sólidos


municipales es la gran variedad de productos que contienen sustancias
peligrosas que allí se encuentran, sean éstas sobras desechadas o
contaminantes en recipientes (tabla 17).

TABLA No. 17 COMPONENTES POTENCIALMENTE PELIGROSOS CONTENIDOS EN LOS


RESIDUOS SÓLIDOS MUNICIPALES
7 ( ,;# %
.//B'

residuos hospitalarios: el principal riesgo que presentan son los


microorganismos patógenos presentes en la basura, los cuales pueden
encontrar condiciones de proliferación, pudiendo afectar la biota;

residuos industriales: incluyen desde los peligrosos hasta los inertes. Aunque,
en su mayoría, los residuos industriales posean un bajo contenido de materia
orgánica, en razón de su composición química (sobretodo los de clase I), el
percolado oriundo de estos materiales presenta un poder de contaminación
aún mayor que el de los residuos domiciliarios, ya que encierra sustancias
extremadamente tóxicas a muy bajas concentraciones (ppm a ppb), tales
como componentes orgánicos y diversos metales pesados. Se los disponen
en rellenos industriales, lagunas de decantación, represa de desechos, etc.;

residuos inertes: engloban materiales como escombros de construcción civil,


algunos residuos de minería y demás materiales que se pueden considerar
como clase III. Su percolado no representa riesgo de contaminación. Son
dispuestos en rellenos, escombreras, lagunas de relave, etc. Inclusive los
escombros pueden contener sustancias peligrosas (restos de pinturas,
solventes, amianto, metales, entre otros).

La tabla 18 muestra los principales parámetros indicadores de contaminación


oriunda de varios tipos de residuos.
TABLA No. 18 PRINCIPALES CLASES DE CONTAMINANTES Y SUS INDICADORES PARA
MONITOREO
Fuente: Sánchez (1995); Bernandez Jr. (1986)

Los caminos de transporte de los contaminantes a partir de los sitios de disposición


de residuos son variados. La precipitación y el agua superficial que percolan el área
de disposición solubilizan los contaminantes y los lixiviados, posibilitando su entrada
y transporte a través del suelo no saturado, hasta el agua subterránea, constituyendo
fuentes de contaminación. Estas, a su vez, pueden ser interceptadas por pozos o
alcanzar a las fuentes.

Las aguas superficiales pueden aún ser contaminadas por aguas de flujo superficial y
por partículas transportadas por el viento. El aire puede ser contaminado a partir del
sitio de disposición, por la volatización de diversas sustancias, la emisión de
biogases y la suspensión de partículas. La flora y la fauna pueden ser contaminadas
por el contacto directo, inhalación, ingestión o por la incorporación y bioacumulación
de constituyentes químicos, como los metales; (TRESSOLDI y CONSONI, 1996).

La contaminación que afecta al suelo, agua, aire, fauna y flora alcanza también al
hombre por medio del contacto, inhalación e ingestión. De esta manera, la
disposición de residuos debe ser proyectada y operada de forma de evitar los
impactos negativos y los riesgos a la salud humana y al medio ambiente,
minimizando la posibilidad de migración de contaminantes.

3.2 LA VIABILIZACION DE SITIOS DE DISPOSICION DE RESIDUOS


La selección del área para la disposición exige que sean cumplidas varias tareas,
buscando alcanzar un equilibrio entre los aspectos sociales involucrados, los
impactos al medio ambiente y el costo final de la obra. Se debe tener siempre en
cuenta que un área adecuada significa menos riesgos al medio ambiente y a la salud
pública, pero fundamentalmente, también, significa menos gastos de instalación y
operación.

La selección de áreas es un proceso secuencial de etapas que se complementan. Es


importante que el proceso se conduzca de esta forma, partiendo de estudios
generales, con individualización de varias áreas homogéneas de las cuales, la de
mejor potencial, será priorizada para la identificación de lugares para los estudios en
detalle, cuyos costos son más elevados.

El proceso de selección que aquí se presenta consta de tres niveles sucesivos de


detalle, cada cual incluye dimensiones geográficas, criterios de selección y grado de
profundización característicos. En cada etapa subsiguiente, el área analizada se
hace menor, los criterios más específicos y los lugares posibles menos numerosos.
El resultado obtenido debe ser analizado conjuntamente entre los técnicos y el
operador, con aprobación del organismo ambiental responsable. Las etapas, se
encuentran representadas esquemáticamente en la Figura 1 y están descriptas a
continuación.
2 :

Fuente:
!" #

3.2.1 Etapa 1: identificación de zonas potenciales

Estos trabajos incluyen una investigación bibliográfica, teniendo como objetivo la


obtención de informaciones, a escala regional, sobre la geología, hidrogeología,
geotecnía, uso y ocupación del suelo, legislación ambiental e identificación de los
mapas y fotos aéreas que serán usados en el estudio. Se estima la actual generación
de residuos, así como su comportamiento futuro, de manera de orientar las
decisiones con relación a la dimensión del área necesaria (vida útil mínima de 10
años).

Entonces, con aplicación de criterios técnicos, económicos y ambientales se


excluirán, inicialmente, las áreas inapropiadas (tales como zonas excesivamente
distantes, inundables, con elevado declive, etc.), después son identificadas y
priorizadas las áreas homogéneas potenciales. Las informaciones de medio físico y
datos socioeconómicos deben ser analizados a escala regional. Para los trabajos, se
debe contar, al máximo posible, del acervo de informaciones existentes, con el
debido control de campo. Las informaciones abarcan los siguientes aspectos:

geología: distribución espacial y características del substrato, litologías,


principales aspectos estructurales presentes (foliación, fallas y fracturas), etc.;
pedología: características y distribución de los suelos en la región estudiada,
principalmente en cuanto al tenor de arcillas, espesores, susceptibilidad a la
erosión, potencial como material de construcción, etc.;
relieve: se relacionan con las principales características de las macro-
unidades geomorfológicas y los procesos de la dinámica externa que actúan
en la región;
aguas subterráneas y superficiales: informaciones sobre principales
manantiales de interés para el abastecimiento público, calidad natural, zona
de recarga y áreas de inundación;
clima: principalmente régimen de lluvias (serie histórica), dirección
predominante e intensidad de los vientos;
aspectos de legislación específica: se refiere a las informaciones sobre las
leyes federales, estatales y municipales así como las demás condicionantes
de la legislación ambiental, tales como áreas con vegetación y especies
protegidas, Area de Protección Ambiental - APA, Areas de Protección de
Manantial - APM, parques, reservas, zonificación urbana del municipio, etc.;
datos socioeconómicos: incluyen aspectos tales como valor de las tierras,
distancia del área con relación a los centros generadores, infraestructura
disponible (red vial, electricidad, etc.), uso y ocupación de los terrenos, etc.

Como resultado de esta etapa, se estima que la producción diaria de residuos


generados, actual y futura, de manera que pueda obtenerse un indicador de la
dimensión de lugar de disposición necesario y por consiguiente, determinante de las
características del área a ser buscada. Una vez excluidas las áreas claramente
inapropiadas, la ponderación de los factores considerados y el análisis espacial
integrado, permitirán la identificación de las zonas homogéneas más aptas, donde
serán individualizados los lugares preferenciales para la instalación del relleno
sanitario.
3.2.2 Etapa 2: identificación de lugares preferenciales

A partir de la evaluación de las áreas homogéneas priorizadas en la etapa anterior,


son individualizados los sitios favorables a la instalación del relleno. Esta etapa
contiene estudios más profundos, a pesar de que los criterios regionales aún se
utilicen.

Los criterios aplicados en esta individualización incluyen entre otros:

a) dimensiones mínimas del área;


b) declive adecuado;
c) espesor adecuado de los suelos;
d) substrato poco permeable;
e) distancia mínima de viviendas, cursos del agua y de vegetación nativa;
f) disponibilidad de material inmediato (suelo);
g) localización externa a áreas de restricción ambiental; y
h) situación geográfica adecuada con relación a la cuenca/acuífero de interés para el
abastecimiento público local/regional.

A partir de la integración, análisis e interpretación de los datos obtenidos y de las


informaciones sobre uso del suelo, se clasifican los lugares en cuanto a su
potencialidad para la instalación de rellenos sanitarios. La tabla 19 presenta algunos
criterios que pueden utilizarse en esta fase.

TABLA No. 19 CRITERIOS ORIENTADOS PARA LA IDENTIFICACION DE LUGARES


POTENCIALES PARA INSTALACION DE RELLENOS SANITARIOS
7 (
!" #

De los varios sitios individualizados, se investigan, generalmente, los tres más


promisorios.

3.2.3 Etapa 3: estudios de detalle

Los trabajos, en esta etapa, tienen carácter local, detallando a aquellos de la fase
anterior, con el objetivo de conocer las características de los lugares
preseleccionados. Son fundamentales los trabajos de campo, con investigaciones de
superficie y subsuelo, empleando las técnicas tradicionales de la ingeniería
geológica. Informaciones socioeconómicas y de otra naturaleza, también son
consustanciadas. Contiene la identificación de los siguiente aspectos:

geología-geotecnía: investigación de parámetros tales como permeabilidad del


suelo, capacidad de carga y deformabilidad del terreno de fundación,
condiciones de estabilidad del macizo y adyacentes, susceptibilidad a la
erosión, etc., componiendo el perfil geológicogeotécnico del lugar;
hidrogeología: investigación de los parámetros que controlan de la dinámica
del agua subterránea, tales como dirección de flujo subterráneo, gradientes
hidráulicos, profundidad y oscilación de la napa freática, etc.;
infraestructura: localización y condiciones de acceso, disponibilidad de energía
eléctrica, áreas de préstamo de suelo, etc. y
sociales: opinión de la población y sus entidades organizadas, nivel de
interferencia en la dinámica local.

A partir de la integración, análisis e interpretación de los datos recolectados, es


posible determinar el lugar o lugares más adecuados para la instalación de la obra y
elaborar las recomendaciones para el proyecto.

3.2.4 Consideraciones Adicionales

Es importante recordar, siempre, la necesidad de ejecutar retro-análisis, en otras


palabras, el chequeo completo del área priorizada, comparandola según los criterios
utilizados y no utilizados, verificando la viabilidad (técnica y económica) para superar
deficiencias del medio físico, por medio de medidas de proyecto y los factores
sociales involucrados. En caso de que sea necesario, se reejecutarán las etapas.

De igual forma, se debe resaltar que las actividades descritas anteriormente deben
ser ejecutadas de acuerdo a los procedimientos locales para el licenciamiento
ambiental de rellenos sanitarios

3.3 GESTION INTEGRADA DE LOS RESIDUOS SOLIDOS MUNICIPALES

Por más importante que sea el papel del relleno sanitario, ahora, la tendencia
mundial lleva hacia la necesidad de que éste sea incluido en un contexto de gestión
integrada de residuos sólidos municipales (GIRSM). Las intervenciones municipales,
con relación al tema de residuos sólidos se evidencia como lo muestra la Figura 3,
cuyo análisis nos permite vislumbrar la evidente relación entre los varios
componentes del sistema de gestión de residuos sólidos y de éstos con el
comportamiento de la sociedad, en tanto que consumidora y partícipe de las
actividades del sector. Las intervenciones de carácter múltiple, aún cuando estén
restrictas a un determinado componente, no pueden descocnocer estas
interrelaciones, ya que podrán haber repercusiones indeseables en el sistema. De
ahí, la necesidad de una política de enfoque integrado.
4 ?

7 (
!" #

Para solucionar la crisis con la basura, por consiguiente, es necesario extraer el


máximo de las opciones disponibles para su gestión. No se trata de definir si la
recuperación de reciclables, compost, incineración o relleno sanitario es la mejor
técnica de gestión. Al contrario, es necesario determinar en qué proporción será más
apropiado conjugar cada una de ellas. La forma de cómo articular mejor estos
métodos es el desafío (RELIS y DOMINSKI, 1990).

Las tendencias vigentes en relación a los sistemas de tratamiento de residuos


sólidos apuntan en la dirección de causar el menor impacto ambiental posible,
aumentar la vida útil de los sistemas, optimizar las tecnologías existentes y reducir
costos (TAHIN, 1992). Dentro de este contexto, se sitúa el sistema integrado de
gestión de los residuos, el cual parte de la premisa de que ningún sistema aislado es
autosuficiente o ideal: por esto, se hace necesaria la interacción entre los diversos
sistemas existentes, para mejor eficiencia en el destino final de los residuos sólidos
de una ciudad. El enfoque principal del sistema integrado está dado en la
segregación en el origen y en el tratamiento en procesos modulados, interligados por
los flujos de masa de desechos y materiales reciclables, permitiendo, al final de los
ciclos, obtener alto índice de aprovechamiento de los recursos naturales, además de
la minimización de los impactos ambientales negativos (GUARULHOS et al., 1992).
Con la Gestión Integrada de Residuos Sólidos Municipales, cada comunidad puede
estructurar el sistema más apropiado a las características de su población, industrias
y tipos de residuos, incorporando los siguientes componentes:

a) reducción en la fuente: reducir la generación de basura por: (i) minimización de


envases; (ii) aumento de la vida útil, reutilización, reprocesamiento y reciclaje de los
productos; (iii) aumento del uso de materiales reciclados en la producción de nuevos
productos; (iv) minimización de generación de residuos en las residencias. Las
medidas incluyen legislación (desde políticas hasta reglamentaciones de no
incentivo, prohibiciones, tasas, etc.) y educación ambiental de los consumidores,
diseñadores de envases, industriales, agencias de marketing, etc.;

b) separación de reciclables en la fuente: recolección de reciclables en puntos


específicos de la cadena generadora de basura, buscándolos en sitios donde se
presentan concentrados y antes que lleguen a la basura. Los ejemplos incluyen,
entre otros, recolección de (i) periódicos y revistas en calles y casa; (ii) botellas y
latas en bares, restaurantes y residencias; (iii) papeles en oficinas y empresas; (iv)
cartón en supermercados; (v) metales en establecimientos de servicio y pequeñas
industrias.

c) recuperación de reciclables de la basura: recogida de reciclables recolectados


junto con otros materiales y/o mezclados con la basura, utilizándose sistemas
mecanizados o manuales; d) producción de bienes secundarios: procesamiento de
las fracciones recuperadas de la basura, para la manufactura de nuevos productos.
Por ejemplo, la materia orgánica puede ser transformada en acondicionador de
suelos ( compost); podas como material para cubrir en el relleno sanitario; envases
de PVC en nuevos tubos, madera y/o papel en pulpa;

d) producción de bienes secundarios: procesamiento de las fracciones recuperadas


de la basura, para la manufactura de nuevos productos. Por ejemplo, la materia
orgánica puede ser transformada en acondicionador de suelos ( compost); podas
como material para cubrir en el relleno sanitario; envases de PVC en nuevos tubos,
madera y/o papel en pulpa o paneles compensados;

e) incineración: producción de electricidad a partir de la quema de residuos no


reutilizables y ambientalmente aptos para la incineración, remanentes de los
procesos anteriores;

f) relleno sanitario: enterrar los materiales no reciclables y no adecuados para la


recuperación energética, originados en los procesos anteriores.

De esta forma, las soluciones posibles pasaran por la integración de las cinco
principales líneas de gestión de residuos sólidos: no generar, reducir la generación,
reciclar, tratar y disponer los residuos generados, que serán, generalmente resultado
de variadas combinaciones de estos principios (SILVEIRA, 1996).

Reducir la generación presupone una optimización de los procesos productivos y del


consumo, de manera tal de producir productos más durables y con un mejor
desempeño ambiental (principalmente los de más difícil tratamiento y disposición). El
reciclaje implica la recuperación de materia y/o energía, en operaciones de
procesamiento y/o de valorización del subproducto (residuo). Los tratamientos
presuponen la modificación controlada de las características físicas, químicas y/o
biológicas de los residuos, obteniéndose un material menos nocivo y en menor
cantidad (que exige una menor área para el relleno), así como propicia una
disposición más próxima de los centros generadores.

SILVEIRA (op.cit.) explica que el no generar (substituir manufacturados, rechazar


productos ambientalmente inaceptables y optimizar procesos) tiene, como principales
mecanismos, la presión del consumidor (quién debe asumir una postura más
exigente en relación al mercado) y de la sociedad organizada (mediante la adopción
de legislación restrictiva y de control de las actividades potencialmente peligrosas
para el medio ambiente). A pesar de agotadas las posibilidades de optimización de
cada proceso aisladamente, aún así, se debe tratar de buscar reducir las cantidades
generadas, principalmente de materiales que, es sabido, traen problemas para las
tecnologías de tratamiento en utilización o para su destino final.

Conforme destacan VERMENICHEVA y colaboradores (1999), países en desarrollo


tienen tradición de fuerte reglamentación de protección ambiental, pero no son
eficientes para hacer cumplirlas. En la necesidad de mejorar progresivamente, los
sistemas de gestión de residuos sólidos municipales, es crucial si los cambios son
sustentables. Haciendo repercutir lo que se ha dicho en diversos contextos, PUGH
(1999) entiende que el camino de los cambios sustentables se hacen por medio de la
evolución y no de la revolución. Pequeñas mejoras progresivas en el proyecto y en la
operación de los sistemas, mantenidos con consistencia por varios años
consecutivos, tienen más probabilidad de llegar al éxito que tentativas de obtenerlo
con un único gran salto tecnológico.

Las autoridades municipales son piezas fundamentales en el futuro de la gestión


integrada de residuos sólidos municipales. Estas no solamente tienen la
responsabilidad por la recolección, tratamiento y disposición de la basura, sino que,
también establecerán los parámetros para seleccionar nuevos sistemas y servicios.
Sin embargo, su mayor desafío será el de concientizar a los ciudadanos, técnicos y
planificadores municipales de esta necesidad impostergable.
4. RUIDO Y SOBREPRESION ATMOSFERICA 9

4.1 EL SONIDO Y SU MEDIDA

El sonido puede ser definido como cualquier variación de presión que el oído
humano pueda detectar. El sonido es una variación de presión que debe producirse
en un intervalo de tiempo relativamente corto, como mínimo 20 veces por segundo, o
sea a una frecuencia de 20 Hz. El umbral superior de audibilidad es de 20.000 Hz, lo
que da una franja de variación bastante grande para el oído humano. La mayoría de
los sonidos audibles, sin embargo, se sitúa en una franja intermedia del espectro. La
frecuencia de las notas de un piano, por ejemplo, va de 27,5 Hz a 4186 Hz.

De este modo, el sonido puede ser caracterizado, por lo menos, por dos parámetros
físicos, presión sonora y frecuencia. La presión sonora es definida como la diferencia
entre la presión total cuando se produce el pasaje de la onda sonora y la presión
atmosférica normal o de referencia (Po). El oído humano es sensible a una franja de
presiones acústicas de 2.10-5 Pa a 20 Pa. Las franjas de presión correspondientes a
sonidos audibles son por ende, 10.000 veces menores que la presión atmosférica
(1). Como los sonidos audibles alcanzan una franja de variación de 106 Pa, se utiliza
una escala logarítmica para medir el nivel de presión sonora L:

donde Po = 2.10-5 Pa por convención internacional

Esta expresión también puede ser escrita como:

L = 20.log (P / Po ) y representa el nivel de presión sonora en decibeles (dB).

Se puede notar que para una variación de presión P = Po el nivel de presión sonora
L será igual a 0 dB, mientras que para una variación de presión P = 20 Pa, el nivel de
presión sonora será de 120 dB. La expresión nivel de presión sonora se abrevia NPS
o SPL (Sound Pressure Level).

9
6 4 5@
! " # .//3 1 " 9 + 8 ,: " 8 & " = ! $
?
Por tratarse de una escala logarítmica, la presión sonora se duplica a
aproximadamente 3 decibeles, o sea, un nivel de 60 dB no es el doble de 30 dB y si
cerca de 31 veces mayor.

La tabla 20 muestra valores típicos de NPS para diversas actividades. El oído


humano, sin embargo, no responde con igual sensibilidad a todas las frecuencias, de
modo que la impresión subjetiva de la intensidad del sonido no está exactamente
representada por el NPS.

TABLA No. 20 NIVELES TIPICOS DE PRESION SONORA

Fuente: Down e Stacks (1977)

La ilustración 44 representa el umbral de audibilidad para diversas frecuencias. Se


observa que son más fácilmente audibles los sonidos entre 500 y 4000 Hz, o sea, es
precisa una menor variación de presión en esa franja de frecuencia que para
frecuencias más altas o más bajas. Esto significa que oímos más fácilmente sonidos
en esa franja intermedia del espectro de audibilidad.

+
7 (
!" #

Para tomar en cuenta ese fenómeno se creó una unidad de medida llamada fon, que
representa el nivel de audibilidad. El nivel de referencia es un sonido puro a 1000 Hz:
1 fon corresponde a 1 dB a 1000 Hz. La figura 2 presenta curvas de igual audibilidad
(loudness), que indican el NPS necesario, para cualquier frecuencia para dar la
misma sensación de audibilidad de un tono de 1000 Hz. Por ejemplo, un tono de 50
Hz debe tener un NPS de 85 dB para dar la misma audibilidad subjetiva que un tono
de 1000 Hz a 70 dB y esto puede ser constatado en la figura 2: si a 1000 Hz subimos
por una línea vertical hasta encontrar la curva de 70 fons (o de 70 dB), interpolada
entre la de 60 y de 80, y seguimos hacia la izquierda por esa curva hasta encontrar la
vertical correspondiente a 50 Hz y de ese punto horizontalmente hacia el eje vertical,
encontraremos el valor de aproximadamente 90 dB. Esto se produce porque oímos
mejor a 1000 Hz que a 50 Hz, por ello el nivel de presión sonora tiene que ser cerca
de 20 decibeles mayor, lo que equivale a una presión cerca de 10 veces mayor.

+ !
7 (
!" #

¿Cómo tomar en cuenta esta diferencia de audibilidad en la medida del sonido?

La escala en decibeles no denota esa variabilidad. Se buscó entonces “corregir” la


medida en decibeles a través de la aplicación de una escala que asocia una
determinada audibilidad a cada nivel de presión sonora medido en decibeles. Esa
corrección se muestra en la figura 3, donde son representadas tres curvas de
compensación, denominadas A, B y C. Se puede notar que para la frecuencia de
1000 Hz todas las curvas pasan por el mismo punto y conforme nos apartamos en
dirección de frecuencias menores, mayor es la diferencia entre la curva de
compensación y el nivel de referencia representado por la línea horizontal. De este
modo, para un sonido de 100 Hz, la curva de compensación A muestra una
respuesta relativa de - 20 dB. Ello significa que un medidor de sonido que indicara el
valor de 60 dB para un sonido de 100 Hz debería ser corregido de forma que indicara
el valor de 40 dB para ese sonido, pues esta corrección corresponde mejor a la
sensibilidad del oído humano.

De las tres curvas de compensación propuestas la que empíricamente mejor


corresponde a la audición humana es la escala A. Los aparatos de medición de
sonido, llamados decibelímetros, deben incluir un circuito electrónico de
compensación cuyo efecto debe ser el de introducir la corrección mostrada en la
figura 3 en la medida señalada en el indicador del aparato. Un esquema simplificado
de un decibelímetro es el siguiente:
$

7 (
!" #

Por esa razón, toda medida de sonido debe venir acompañada de la escala de
compensación usada, A, B o C, de la forma indicada en la figura 3. Los
decibelímetros acostumbran tener una llave para la elección de la escala de
compensación deseada.

Un análisis útil de un ruido es frecuencial. Cualquier ruido presenta un espectro de


frecuencias con mayores cantidades de energía contenidas en determinadas
porciones del mismo. Se adoptó dividir el espectro audible en ocho franjas o bandas
que son pasa-baja, 125 Hz, 250 Hz, 500 Hz, 1000 Hz, 2000 Hz, 4000 Hz y pasa-alta,
(los valores numéricos corresponden al centro de la banda). Algunos modelos de
decibelímetros pueden estar equipados con filtros que solamente dejan pasar
determinada banda. Esto auxilia en el mapeamiento de ruido al permitir descubrir en
que banda se sitúa la mayor energía. Hay también filtros llamados de 1/3 de octava,
en donde cada banda se divide en tres partes iguales.

4.1.1 Variación temporal del Sonido

Los niveles de ruido varían continuamente. Esta variación puede representarse con
la ayuda de un gráfico de porcentaje del tiempo en que el NPS se sitúa en
determinados intervalos. Tal gráfico, permite que se determine Lx , el NPS que es
excedido durante x% de tiempo. Valores de L 10 , L 50 y L 90 son interpretados
como NPS de pico, mediano y de fondo, respectivamente. De esta manera, L90 es el
nivel de presión sonora alcanzado o rebasado durante 90% del tiempo.

Otro concepto utilizado es el nivel sonoro equivalente L eq, el NPS constante que
tiene la misma energía acústica durante un período igual T. El nivel sonoro
equivalente es calculado a través de una fórmula basada en el principio de igual
energía:

Donde

t i = intervalo de tiempo para el cual el nivel sonoro permanece dentro de los límites
de la clase i (expresado en porcentaje del período de tiempo)

L i = nivel de presión sonora correspondiente al punto medio de la clase

El Leq corresponde al nivel de energía que tendría un ruido continuo estable de igual
duración y puede o no ser ponderado, en este caso se representa por Leq (A). Los
decibelímetros modernos efectúan ya la integración y pueden suministrar valores de
Leq para diferentes períodos como 1 minuto, 1 hora o 1 día y permiten así un
seguimiento continuo de los niveles de ruido.

4.1.2 Propagación y atenuación de Ondas Sonoras

La intensidad sonora disminuye con el cuadrado de la distancia, razón por la cual


toda medida de NPS debe venir acompañada de información sobre la distancia hasta
la fuente. Sin embargo, la propagación de las ondas sonoras es mucho más
compleja de lo que la simple atenuación debido a la distancia. Las condiciones
topográficas y atmosféricas afectan bastante la propagación del sonido. Además, el
propio aire absorbe parte de la energía, principalmente en altas frecuencias. Delanne
(1981) señala una serie de fenómenos perturbadores que alteran la ley de
atenuación esférica para distancias superiores a 100 m:

absorción del aire,


efecto de refracción debido a los gradientes de temperatura
efecto de difusión debido a la turbulencia del aire
interferencia del suelo,
interferencia de la vegetación
interferencia de la topografía.

De esta manera, a 92 m de una fuente de 110 dB(A) este autor relata un estudio de
atenuación con la distancia hecho en un lugar a donde el viento medio tiene una
velocidad de 4 m/s. A favor del viento el nivel de presión sonora en el punto de
referencia es de 84 dB(A), mientras que con el viento contrario el NPS es de 90
dB(A). Por todas esas razones, cuando se mide el nivel de ruido es aconsejable
indicar también las condiciones atmosféricas.

Se puede estimar de manera simplificada la atenuación debido a la distancia con la


siguiente fórmula:

L2 = L1 - 20 log (d2/d1)

donde d1= 2 m (ruido en la fuente)

L1= nivel de ruido en la fuente

Además de la atenuación debido a la distancia, la naturaleza del terreno entre la


fuente y el receptor puede tener un efecto sobre el NPS medido en el receptor. Una
superficie dura y reflejante como concreto o asfalto puede ocasionar un ligero
aumento en el NPS, mientras que una superficie rugosa como el césped tiene efecto
absorbente y puede reducir el NPS de 1 a 3 dB(A) por 30 m (Down y Stocks, 1977).

Ya el ruido resultante de diversas fuentes simultáneas puede ser calculado con la


siguiente fórmula:

donde Li = nivel de ruido de la fuente i


4.2 SOBREPRESION ATMOSFERICA

La sobrepresión atmosférica o soplo de aire es un término que se refiere a la


propagación por el aire de ondas de choque provenientes de la detonación de cargas
explosivas. El fenómeno es también denominado algunas veces “ruido” de la
detonación, denominación inadecuada porque gran parte de la energía transmitida
por las ondas de choque se encuentra en la franja no audible de frecuencia.

Las principales causas de la sobrepresión de aire son:

(a) la liberación en la atmósfera de gases de explosivos confinados en modo


inadecuado, como por ejemplo en la operación de desmonte secundario de bloques
demasiado grandes para ser partidos, conocida como “fogacho”; en la terminología
de lengua inglesa este componente del soplo de aire es denominado Gas Release
Pulse - GRP
(b) la liberación en la atmósfera de gases de la detonación a través de la parte
superior de la columna de explosivos (Stemming Release Pulse - SRP)
(c) la vibración del macizo rocoso (Rock Pressure Pulse - RPP), Linehan y Wiss
(1982) encontraron la siguiente relación:

RPP = 0,0015 Vp

Donde RPP es dado en libras por pie cuadrado y Vp representa la velocidad de


partícula del movimiento vibratorio, dada en libras por segundo.

El RPP es normalmente el menor componente de la sobrepresión atmosférica y la


relación empírica anterior permite prever el mínimo valor esperado. De esta manera,
para Vp de 1,0 in/ sec, tendremos RPP de 0,0015 1b/in2, lo que corresponde a 114
dB lineal-pico.

(d) desplazamiento de la roca frente a la bancada (Air Pressure Pulse - APP), que
debería ser el componente predominante en un desmonte bien proyectado y estará
ausente en el caso de confinamiento total de la carga explosiva (detonación
subterránea).

Tratándose de una onda de choque que se propaga en la atmósfera, el soplo de aire


tiene exactamente las mismas características mecánicas del ruido, excepto el
espectro de frecuencias. De esta forma, el soplo de aire también puede ser medido
en decibeles, o sea, en diferencia de presión atmosférica. No obstante, por ser
apenas parcialmente audible no tendría sentido medir la sobrepresión en dB(A) o
dB(C), ya que las curvas de compensación tienen justamente el objetivo de ajustar la
medida del aparato a las características del oído humano.

De esta manera, la sobrepresión atmosférica es medida en decibeles lineales (dBL o


simplemente dB), lo que corresponde a la línea horizontal de la figura 3. Los
decibelímetros usuales no sirven para medir el soplo de aire porque en general no
disponen de respuesta plana.

Además, se trata de un fenómeno impulsivo y el aparato debe ser capaz de registrar


el evento con duración de milésimos de segundo y registrar el pico alcanzado. Por
ello la mayoría de los sismógrafos de ingeniería, usados para medir vibraciones,
disponen de un canal y de un micrófono especial para soplo de aire.

Se ha notado que los principales reclamos atribuidos a vibraciones, en verdad


resultan de los efectos del soplo de aire. Es él el que hace vibrar los vidrios de una
casa, el que hace mucho más perceptible una explosión. Se nota también que
muchas veces los reclamos de que “la explosión fue más grande” se refieren a
desmontes secundarios o “fogachos”, que no pueden producir vibraciones pues la
carga de explosivo no está confinada, sino que producen un efecto significativo de
soplo de aire.

Las técnicas de minimización del soplo de aire tratan de actuar sobre las cuatro
causas expuestas anteriormente. La recomendación básica es hacer un desmonte de
calidad, donde la mayor parte de la energía sea empleada en el trabajo de
fragmentar adecuadamente la roca y arrojar los fragmentos sobre el frente de
exposición.

Si el fuego no produce muchos bloques de gran tamaño (fragmentos de rocas) la


necesidad de desmonte secundario se reducirá respetablemente y, por consiguiente,
también el soplo de aire.

Como también el desmonte primario produce GRP es importante confinar bien los
explosivos en los agujeros. El SRP puede ser reducido cubriéndose el cordel
detonante con una capa de polvo de roca o arcilla de 30 a 50 cm o empleando
uniones eléctricas entre los agujeros. El RPP y el APP dependen ya directamente de
la cantidad de explosivo utilizada y por ende aumenta o disminuye proporcionalmente
a la vibración.

4.3 PREVENCION Y CONTROL DE RUIDO EN LA PLANIFICACION Y


ADMINISTRACION DE PROYECTOS

Al prepararse un nuevo proyecto, el ruido debe estar incluido entre las variables
ambientales a ser estudiadas. De la misma forma, es necesario administrar las
actividades de modo a minimizar las emisiones de ruidos. Las tablas 21 y 22
muestran respectivamente las principales etapas en la consideración del ruido en un
proyecto y en una empresa de explotación minera ya existente.

TABLA No. 21 EL RUIDO EN LA PLANIFICACION DE PROYECTOS DE EXPLOTACION


7 (
!" #

TABLA No. 22 EL RUIDO EN LA GESTION DE PROYECTOS DE EXPLOTACION

!" #

Una alternativa, o mejor, una posible complementación al método expuesto en la


tabla 21, es una simulación de la fuente de ruido esperada instalándose un
altoparlante de igual potencia sonora y midiéndose los niveles de presión sonora
efectivamente observados en diversos puntos de interés con diferentes condiciones
de propagación y atenuación. Con ese método hasta se puede simular el efecto de
barreras físicas.

Las medidas para minimizar el ruido incluyen dos tipos de estrategias, disminuir el
ruido en la fuente y aumentar el efecto de atenuación. La reducción en la fuente es
casi siempre la mejor forma de evitarse problemas. Ya el efecto de atenuación,
puede ser obtenido o aumentando la distancia o instalando barreras físicas.

El aumento de la distancia entre fuente y receptor es difícil para una empresa ya


existente, pero puede ser una opción para nuevos proyectos.

Las barreras físicas acostumbran a ser la solución más adoptada en esos casos. Los
estériles de la mina pueden ser usados para construir barreras que usualmente
deberían ser nuevamente cubiertas de vegetación. La propia instalación de barreras
vegetales puede también contribuir para aminorar el nivel de ruido, además de ser
recomendada para la atenuación de otros efectos resultantes de la explotación
minera.

En las carreteras urbanas, la instalación de barreras físicas duras de concreto o


plástico ha sido cada vez más adoptada.

En un nuevo proyecto, la localización y orientación del frente de explotación, de las


instalaciones de partido de piedras, de las pilas de almacenamiento y de las vías de
transporte debe ser estudiada cuidadosamente. La dirección predominante del viento
es factor a ser tomado en cuenta obligatoriamente de modo de disminuir no
solamente el ruido sino también problemas de contaminación atmosférica. Zoubof
(1981) reporta reducciones de NPS de hasta 15 dB(A) para instalaciones de partido
de piedras en posición rebajada con relación a la topografía del entorno y de hasta
12 dB(A) como efecto reductor promovido por barreras físicas como las construidas
con estériles, observando, sin embargo, que este último efecto de atenuación se
produce con relación a receptores próximos, siendo muy pequeña la mejoría
obtenida para mediciones ejecutadas en receptores distantes.
5. CONTAMINACION LUMINICA

Durante millones de años, los seres vivientes de la Tierra han ido adaptando sus
procesos biológicos de acuerdo con dos ciclos astronómicos fundamentales: la
sucesión de las estaciones y la alternancia día-noche. Dado que la percepción de
ambos fenómenos es desigual según la latitud, las distintas especies se han
acomodado a la singularidad de ambos ciclos en su hábitat. Cualquier perturbación
en alguno de ellos originaría distorsiones cuyo alcance desconocemos, pero que, con
toda seguridad, ocasionarían la extinción de algunas especies y la aparición de
nuevas exigencias adaptativas para las demás.

La acción del hombre y su cultura sobre el medio ambiente está, en la actualidad,


generando una seria alteración en ambos ciclos cósmicos. La actividad industrial y
las formas de vida propias de las sociedades consumistas no se pueden sostener, de
mantenerse el actual modelo de economía capitalista, sino es mediante un creciente
consumo energético. Niveles más elevados de "bienestar" exigen consumir cada vez
más energía, proceso que amenaza con conducir a situaciones aberrantes como, por
ejemplo, la de que, actualmente, gaste 100 veces más energía un ciudadano de un
país industrializado que un habitante del tercer mundo. El consumo responsable de
energía debería ser algo consubstancial a la educación cívica de la población por dos
motivos.

El primero de ellos: porque el actual modelo de consumo energético se basa en la


conversión en energía de recursos naturales no renovables (carbón, petróleo o
uranio), con lo cual su despilfarro acorta el tiempo de uso y priva de su disfrute a los
habitantes de países no desarrollados.

El segundo: porque en los procesos de conversión en energía, transporte y su


posterior consumo, se generan residuos que contaminan gravemente el medio
ambiente (radioactividad, lluvia ácida, contaminación de los mares, contaminación
atmosférica por humos tóxicos) y amenazan con alterar el equilibrio climático (efecto
invernadero por emisión de CO2). En la actualidad, el calentamiento global del
planeta debido a este efecto es ya una evidencia científica y sus efectos
devastadores sobre el clima son crecientes: lluvias torrenciales, huracanes
catastróficos, inundaciones, sequías prolongadas, deshielo de los casquetes polares
y un lamentable y futuro largo etcétera.

Si bien la contaminación atmosférica por el CO2 emitido por las centrales térmicas de
producción de electricidad, las industrias y los automóviles, es la principal
responsable del efecto invernadero que amenaza el equilibrio climático de la Tierra,
el uso excesivo e irresponsable de la energía eléctrica en el alumbrado de exteriores
es la causa de una nueva agresión medioambiental que amenaza ni más ni menos
que con eliminar la noche, alterando así el segundo ciclo cósmico fundamental. El
fenómeno ya tiene un nombre: contaminación lumínica.
%3 ;

Fuente: http://www.astrogea.org/celfosc/index.htm

5.1 FORMAS DE CONTAMINACIÓN LUMÍNICA

Con este nombre se designa la emisión directa o indirecta hacia la atmósfera de luz
procedente de fuentes artificiales, en distintos rangos espectrales. Sus efectos
manifiestos son: la dispersión hacia el cielo (skyglow), la intrusión lumínica, el
deslumbramiento y el sobreconsumo de electricidad.

La dispersión hacia el cielo se origina por el hecho de que la luz interactúa con las
partículas del aire, desviándose en todas direcciones. El proceso se hace más
intenso si existen partículas contaminantes en la atmósfera (humos, partículas
sólidas) o, simplemente, humedad ambiental. La expresión más evidente de esto es
el característico halo luminoso que recubre las ciudades, visible a centenares de
kilómetros según los casos, y las nubes refulgentes como fluorescentes.

'@ ! 0
Fuente: http://www.astrogea.org/celfosc/index.htm

La intrusión lumínica se produce cuando la luz artificial procedente de la calle entra


por las ventanas invadiendo el interior de las viviendas. Su eliminación total es
imposible porque siempre entrará un cierto porcentaje de luz reflejada en el suelo o
en las paredes, pero de aceptar esto a tener que tolerar como inevitables ciertos
casos aberrantes de descontrol luminotécnico, como poner globos sin apantallar
frente a las ventanas, o iluminar fachadas con potentes focos, hay un abismo. Al no
existir conciencia ciudadana de que esto es una nada sutil forma de agresión
medioambiental, nadie piensa en denunciarlo.

De todos modos, hay un punto que resulta evidente: si, como parece, los ciclos
corporales están en sintonía con los ciclos naturales de la luz, la presencia de ésta
en el ambiente durante el sueño puede ser causa de alteraciones todavía no
completamente identificadas. Recientemente, se ha descubierto que el uso de luces
tipo "led" en habitaciones de niños pequeños no es aconsejable porque produce
alteraciones en el sueño.

5.2 EFECTOS EN LA BIODIVERSIDAD

Aunque resulte un tanto extraño decirlo, hay que considerar a esta novedosa forma
de contaminación, cuyos efectos son todavía muy poco estudiados, como
perfectamente equiparable a la emisión de humos hacia la atmósfera o al vertido de
contaminantes en los ríos, porque, en el fondo, consiste en la emisión de energía
producida artificialmente hacia un medio naturalmente oscuro. Tiene efectos
comprobados sobre la biodiversidad de la flora y la fauna nocturna que, dicho sea de
paso, es mucho más numerosa que la diurna y precisa de la oscuridad para
sobrevivir y mantenerse en equilibrio. La proyección de luz en el medio natural
origina fenómenos de deslumbramiento y desorientación en las aves, y una
alteración de los ciclos de ascenso y descenso del plancton marino, lo que afecta a la
alimentación de especies marinas que habitan en las cercanías de la costa. También
incide sobre los ciclos reproductivos de los insectos, algunos de los cuales han de
atravesar notables distancias para encontrarse y no pueden pasar por las "barreras
del luz" que forman los núcleos urbanos iluminados. Se rompe, además, el equilibrio
poblacional de las especies, porque algunas son ciegas a ciertas longitudes de onda
de luz y otras no, con lo cual las depredadoras pueden prosperar, mientras se
extinguen las depredadas. Finalmente, la flora se ve afectada al disminuir los
insectos que realizan la polinización de ciertas plantas. Aunque es algo no estudiado
todavía, resulta palpable que esto podría afectar a la productividad de determinados
cultivos.

En otro orden de cosas, la emisión indiscriminada de luz hacia el cielo y su


dispersión en la atmósfera constituyen un evidente atentado contra el paisaje
nocturno, al ocasionar la desaparición progresiva de los astros. Algunos de ellos no
tienen un brillo puntual como las estrellas, sino que son extensos y difusos (las
nebulosas y las galaxias) y, por esta razón, son los primeros en resultar afectados.
Su visión depende del contraste existente entre su tenue luminosidad y la oscuridad
del fondo del cielo. Al dispersarse la luz, éste se torna gris y estos objetos
desaparecen.

Al incrementarse más y más el brillo del cielo, acaban por desaparecer también, de
forma progresiva, las estrellas, con lo que, al final, solamente las más brillantes,
algunos planetas y la Luna resultan visibles en medio de un cielo urbano que es
como una neblina gris-anaranjada. Si consideramos que en condiciones óptimas,
nuestro ojo alcanza a distinguir estrellas hasta la sexta magnitud, lo cual supone
poder alcanzar a ver unas 3.000 en verano, podremos juzgar con equidad la
magnitud de lo que nos perdemos.

5.3 PROPUESTAS DE SOLUCIÓN

No cabe duda que el uso de la electricidad para generar luz ha constituido un


innegable factor de progreso, pero no es menos cierto que su mal uso se ha
convertido, lamentablemente, en una expresión característica más de nuestro
irracional estilo de vida consumista. Otras formas de uso de la luz, distintas de lo
puramente doméstico e industrial - ornamental, comercial, propagandístico y lúdico -,
han ido apareciendo con el tiempo y, poco a poco, han ido invadiendo el entorno,
hasta convertirse en un elemento "natural" de nuestro hábitat ciudadano. En
ausencia de normativas reguladoras, el crecimiento desordenado de las ciudades y
de los espacios dedicados a las actividades industriales, así como de los centros
nocturnos de diversión ha ido llenando el cielo nocturno de luz y nadie ha advertido
que, poco a poco, íbamos apagando las estrellas.

Se podría pensar que el fenómeno es inevitable y que no queda otro remedio que
elegir entre frenar el progreso o de olvidarnos del cielo nocturno, pero esto no es así.
Lo que se pretende no es otra cosa que utilizar menos luz para iluminar mejor. De
modo que existe solución, aunque la contaminación lumínica no se puede erradicar
nunca del todo, porque siempre existirá un porcentaje de luz que el suelo reflejará
hacia la atmósfera. Se trata también, entre otras cosas, de que este porcentaje de luz
sea el mínimo posible.
¿Qué hay que hacer? Recomendaciones prácticas.

-Hay que evitar la emisión directa de luz hacia el cielo, cosa que se consigue usando
luminarias orientadas en paralelo al horizonte, con bombillas bien apantalladas y
eficientes, de la potencia necesaria para alumbrar el suelo de acuerdo con los
criterios de seguridad. Es, también, aconsejable emplear con preferencia las
luminarias que tengan el vidrio refractor de cerramiento plano y transparente.

-A ello hay que añadir el apagado de alumbrados ornamentales y de grandes


espacios exteriores que resultan injustificables a partir de cierta hora. Dichos
espacios suelen alumbrarse con potentes proyectores orientados incorrectamente
que dispersan mucha luz hacia el cielo y también en direcciones laterales. Si esto se
hace, se aprovecha al máximo la energia y se reduce considerablemente el
consumo. También hay que remodelar este tipo de alumbrado, cambiando bombillas,
variando su inclinación y utilizando dispositivos que eviten la dispersión de la luz
fuera del área a iluminar.

-Existen, además, otros factores de ahorro, como tener un buen plan de


mantenimiento de las instalaciones, o reducir la potencia instalada, respetando los
límites de seguridad, con lo que se alarga la vida de las instalaciones. En el ahorro a
largo plazo, los beneficios son incalculables, en términos de disminución del efecto
invernadero, de la lluvia ácida y la producción de residuos radioactivos. Si pensamos
en las catástrofes futuras que se derivan del calentamiento global del planeta y lo
que puede significar ahorrárselas, la elección es clara. Existe, además, una poderosa
razón que aconseja emprender dichos cambios: la inversión económica necesaria
para realizarlos se amortiza en pocos años con el descenso del consumo.
Sorprendentemente, se trata del único problema medioambiental cuya solución no
implica grandes inversiones, sino que genera beneficios.
UNIDAD DOS
SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL
UNIDAD DOS SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL

CAPITULO UNO ISO 14000

1. SISTEMAS DE GESTIÓN MEDIO AMBIENTAL: LAS NORMAS La ISO


14000 10

Con frecuencia, los procesos de modernización productiva han tenido efectos


negativos sobre el ambiente, vía la contaminación por el sobreuso de agroquímicos,
residuos sólidos, descargas de efluentes, la salinización por métodos inapropiados
de riego y la erosión resultante de prácticas de manejo poco amigables con los
recursos naturales. A estas externalidades negativas se suma las pérdidas de
biodiversidad resultante de los procesos de deforestación.

La gestión sostenible de los recursos naturales depende tanto de factores


tecnológicos como de otros de corte estructural que condicionan el acceso y
propiedad de los mismos. A ellos se suman otros de tipo puramente institucional, así
como aquellos generados por políticas formuladas fundamentalmente para promover
la producción. Este conjunto de fuentes de externalidades ambientales negativas
incluye también los efectos inducidos por los precarios marcos normativos y
regulatorios utilizados por el sector público en algunos países.

Diversas instancias técnicas y políticas de ALC coinciden con este diagnóstico. De


ahí que hayan surgido innumerables propuestas para modificar los factores
responsables por dichos problemas. Las declaraciones políticas de mayor
trascendencia se encuentran incorporadas en las memorias de las Cumbres
Presidenciales. De ese escenario se desprende la necesidad que existe de instaurar
medidas conducentes a fortalecer las instancias institucionales –públicas y privadas-
responsables por la política de promoción y manejo de la gestión limpia de procesos
productivos.

En efecto, en los últimos años han emergido una serie de normas del comercio, que
han redundado en “orientaciones” para todos los agentes vinculados a procesos
empresariales. Esas normas han sido elaboradas con miras a garantizar al
consumidor la inocuidad de los productos que consume y la amigabilidad ambiental
de los procesos que los generan. Entre ellas se destacan las normas de inocuidad de
alimentos (EE.UU. y Canadá) y las normas11 ambientales conocidas como a ISO12
14000 (UE).
10
( ( # .C D
E$ >> A = -( $* B >> % 6= D .'
/ >/ B/>3B B. E$ 6< @
- :"F"2 .BBBG E$ &;
11
9 ; )
<
""!! ;!"
12
# , " , %# ='
Esas últimas ofrecen a las empresas una base homogénea de directrices sobre
procedimientos de gestión ambiental, que permite anticipar externalidades
ambientales negativas en sus procesos productivos. Ejemplo de ello es la
contaminación del aire y los cauces de los ríos, provocado por el depósito de
efluentes sólidos y líquidos de industria.

La adopción de esta normativa y su gestión apropiada ofrece una oportunidad


inmejorable para diferenciar productos, y ganar competitividad de los bienes en
mercados dinámicos. Al mismo tiempo, se transforma en una alternativa para la
gestión de procesos productivos que internalizan la protección del ambiente. En ese
sentido se enfatiza la necesidad de complementar principios precautorios con los de
control y castigo. Es decir, es preferible establecer políticas ad hoc que promuevan
procesos de producción limpios como medidas preventivas como el instrumento
preferido, para luego aplicar los controles.

En efecto, el principio de precaución busca reducir la influencia del hombre en el


medio ambiente. Eso demanda rediseñar sustancialmente el sistema de producción y
consumo, cuyos patrones presentes implican el uso extensivo de insumos. Así, la
gestión ambiental preventiva difiere de las estrategias de control en el manejo de los
residuos y emisiones, ya que incluye tanto la ejecución de procesos productivos y de
productos, así como la relación entre el consumidor y el medio ambiente. De manera
que, para alcanzar objetivos de desarrollo sostenible, es necesario incluir los
componentes tecnológicos y sociales; de ese modo se busca compatibilizar los
objetivos económicos y ambientales.

Sin embargo, este enfoque apunta hacia la modificación sustantiva del componente
final relacionado al manejo de residuos; su punto neurálgico es transformar los
procesos de producción, reduciendo, en la fuente, la generación de sus emisión es
de contaminantes y, por lo tanto, reduciendo el riesgo de deterioro ambiental. De
este modo se estudia, en este capitulo, la norma ISO 14000 como instrumento
importante para la transformación de procesos productivos ambientalmente
amigables, que desempeñan un papel fundamental en el incremento de su
competitividad.

En síntesis, la serie de normas ISO 14000 es un conjunto de procedimientos que


proporcionan a la dirección de la empresa, las reglas y pautas para elaborar un
sistema de gestión medioambiental que permita una mejora ambiental continua en
sus procesos productivos. Estas normas son de adopción voluntaria y de
reconocimiento internacional. Sin embargo, las normas ISO 14000 son consideradas
por algunos productores requisitos contractuales para vincularse con el comercio
europeo y más recientemente con el de Norteamérica. Su adopción puede marcar la
diferencia entre ganar o perder un contrato.

Existen dos tipos de normas ISO:


Normas prescriptivas: establecen requisitos o especificaciones. Indican lo que
debe cumplir la empresa, y son las únicas que pueden ser empleadas para
auditar o certificar. En la serie medioambiental solo las ISO 14001 son de este
tipo.
Normas auxiliares o directrices: ofrecen orientación y apoyo a las normas
prescriptivas; no establecen especificaciones sino el camino correcto para
implementar las normas. En la serie medioambiental, todas son de este tipo
menos la ISO 14001.

1.1 ¿QUÉ CUBREN LAS NORMAS ISO 14000?

Las normas ISO 14000 ofrecen a las empresas una base homogénea de directrices
sobre procedimientos de gestión ambiental, que les permiten anticipar externalidades
medioambientales negativas de sus procesos productivos. Un ejemplo de ello es la
contaminación de los ríos provocada por los desechos de la industria.

La necesidad de penetrar a nuevos mercados dinámicos, tanto nacionales como


externos, en los cuales impera un sistema de comercio multilateral cada vez más
exigente en cuanto a la calidad productiva, ha impuesto como requerimiento la
adopción de las normas de Gestión Ambiental ISO 14000, con el fin de cumplir con
las exigencias sobre calidad, eficiencia, protección de los recursos naturales y
sostenibilidad.

Esta norma forma parte de un sistema de gestión medioambiental. Presenta un


enfoque que se puede aplicar para obtener, como resultado final, la conservación y
protección del ambiente en su perspectiva más amplia. Es decir, permite mantener y
promover la estabilidad de los recursos productivos que se utilizan y del medio que
los rodea. Además, al ser las normas ISO 14000 aceptadas internacionalmente como
un sistema de gestión ambiental que se enfoca en la mejora continua, y dado que
son consistentes con elementos clave de muchos modelos de gestión ambiental,
incluido el ecoetiquetado europeo, es necesario actuar conforme a ellas para
incorporarse a los mercados internacionales.

Las empresas cuya meta es acceder a esos mercados han desarrollado interés en
obtener reconocimiento internacional y beneficio económico al utilizar los recursos
eficientemente, evitando excesos en el uso de materia prima y desechos en el
proceso productivo.

Las normas ISO 14000 se pueden clasificar en tres grandes categorías, según su
contenido:

Normas sobre Sistemas de Gestión Medioambiental


Normas sobre Evaluación y Auditoria Medioambiental
Normas orientadas a los productos
1.2 APLICACIÓN DE LA GESTIÓN MEDIOAMBIENTAL

Como sucede con las normas de calidad, ISO 9000, las normas ISO 14000 son
utilizadas como parte de un sistema de gestión medioambiental que puede ser
aplicado tanto a productos y servicios, como a los procesos regulares de producción
y administración de la empresa.

Estas normas de gestión medioambiental son aplicables en organizaciones que


desean:

a. Implementar, mantener y perfeccionar un sistema de gestión medioambiental.


b. Asegurar que la empresa cumpla con la política medioambiental que exige el
país.
c. Conseguir la certificación y registro del sistema de gestión medioambiental por
parte de una organización externa.
d. Tomar una actitud determinada para declararse conforme a las normas
internacionales establecidas.

1.3 IMPLICACIONES DE LAS NORMAS ISO 14 000 PARA LA GESTIÓN


EMPRESARIAL

La adopción de las normas ISO 14000 genera una serie de cambios cuantitativos y
cualitativos para las empresas que deciden aplicarlo. Estos cambios se dan tanto en
lo interno como en lo externo.

El Sistema de Gestión Ambiental (SGA) que se adopte debe integrar la gestión


medioambiental en las operaciones día a día, así como en las decisiones
estratégicas. Este sistema le facilita a la organización cumplir con sus obligaciones
ambientales y seleccionar mejores soluciones alternativas. En las áreas o
procedimientos que funcionan bien, la aplicación del sistema asegura que el mismo
sea viable y efectivo, ahora y en el futuro.

Para lograr esta aplicación efectiva del sistema, la empresa debe hacer cambios en
todos sus espacios de acción, incluidos departamentos, procesos, productos, etc.; a
lo largo de todo este proceso de cambio existen factores clave a considerar. Estos
factores, como ya se dijo, son de carácter tanto interno como externo. Entre los
factores internos se cuentan el liderazgo, la organización, la capacitación y la
tecnología; entre los factores externos, los locales e internacionales.

1.3.1 Factores Internos

Los factores clave, tanto internos como externos, en la aplicación de un sistema de


gestión medioambiental que ocasionan una serie de cambios en la estructura y
organización de las empresas, son indispensables para obtener los beneficios que
ofrecen las normas.

En este proceso de transformación deben considerarse ciertos factores internos


indispensables a todo nivel de la organización para el desarrollo eficiente del SGA.
Estos factores, por ser básicos en cada parte de la implementación, son tratados
seguidamente. Sin embargo, al ser manejados en la norma como elementos aparte,
también serán desarrollados en este documento en la parte de implementación.

1.3.1.1 Liderazgo

En el interior de las organizaciones se debe presentar el liderazgo por parte los


directivos que demuestre el compromiso y el interés hacia el cambio; con ello se
logra transmitir el deseo de protección y conservación del ambiente.

Parte de este liderazgo consiste en saber delegar funciones a aquellos miembros


clave de departamentos estratégicos, con el fin de que todos los trabajadores se
sientan parte del cambio. En pequeñas y medianas empresas de producción
industrial el compromiso de todos los miembros es llave del éxito para su
implementación. La alta gerencia de las organizaciones debe comunicar la
importancia de priorizar el medioambiente en su organización, así como considerar
los problemas como oportunidades, identificándolos, determinando sus posibles
causas y previniendo su recurrencia.

1.3.1.2 Organización

La organización, entendida como la estructura funcional de la empresa, es un factor


clave para obtener los resultados deseados de la inclusión de los procedimientos; si
se realiza una reestructuración acorde con los nuevos requerimientos de la norma
ISO 14000, su aprovechamiento será máximo.

Se debe integrar el sistema de gestión medioambiental de tal manera que se piense


que el medio ambiente es parte del producto o servicio que ofrece la organización y
sus procesos de desarrollo y distribución, entre otros procesos de la empresa. El
sistema de gestión que se aplique debe ser simple y flexible para la organización;
debe permitir que la misma se pueda adaptar rápidamente a cambios en el
medioambiente y, además, ser comprensible para los empleados que deben
implementarlos.

El SGA debe además ser compatible con la cultura organizacional de la empresa.


Ello deja dos opciones: hacer al SGA tolerante con la cultura, o cambiar la cultura de
tal manera que sea compatible con el SGA. Bajo condiciones normales, es mejor
optar por la primera opción, ya que un cambio en la cultura organizacional no solo
conduciría a costos financieros mayores, sino que el período que duraría la
implementación seria mucho mayor, lo que generaría un gran costo de oportunidad
para la empresa y desembocaría en mayores costos económicos.

1.3.1.3 Capacitación

Un elemento de igual importancia que los demás citados es la constante capacitación


en nuevas técnicas y tecnologías que facilitan la implementación de la Norma ISO
14001. Se debe lograr conciencia y compromiso por parte de los empleados. Sin
embargo, éstos podrían considerar al SGA burocrático y desgastante. También
podría darse resistencia al cambio o miedo acerca de nuevas responsabilidades.
Para contrarrestar esto, en la capacitación de los empleados debe asegurarse que
éstos comprendan por qué la organización necesita un efectivo sistema de gestión
ambiental, cuál es su papel en él y cómo va ayudar el sistema al control
medioambiental desde el punto de vista de costos efectivos. Los empleados deben
reflejar el compromiso con el medioambiente por parte de la organización y lograr
que el SGA sea real, práctico, que genere un valor agregado.

1.3.1.4 Tecnología

Éste es un elemento clave; la adopción de nuevas tecnologías para la producción


puede hacer que se genere menos contaminación según la industria a la que
pertenezca la empresa, y menos contaminación acústica, emisiones, desechos, lo
cual permitiría cumplir con las normas de manera más eficiente.

De igual manera, la adopción de nuevas tecnologías para el tratamiento de desechos


no solo es muy conveniente para el ambiente sino para la misma empresa, que
tendría un menor costo en el cumplimiento de la norma. Si bien muchas veces la
adopción de una nueva tecnología puede ser costosa, los beneficios que genera a
largo plazo para la empresa son atractivos y redituables.

1.3.2 Factores Externos

Las acciones concretas de organismos internacionales, están enfocadas a garantizar


un uso adecuado e integrado de los recursos naturales; para ello han promovido la
creación de leyes, reglas y normas que tratan de dar validez a dichas intenciones
Existen también normas, leyes y reglamentos en materia ambiental establecidos por
región, país e industria que las empresas, según su tipo y localización, deben
cumplir.

Sin embargo, para que el SGA sea reconocido, la empresa se debe certificar por
medio de una auditoría externa, realizado por alguna organización autorizada; en el
caso de la norma ISO 14000, actúa una empresa acreditada por la Organización
Internacional de Estandarización(ISO).
TABLA No. 23 RESUMEN DE LOS FACTORES QUE INFLUYEN EN LA APLICACIÓN DE LA
NORMA

FACTORES
Item
INTERNOS
Compromiso de alta gerencia con el medio ambiente
Delegar funciones para hacer que todos participen
Liderazgo
Comunicar la prioridad del tratamiento de problemas
vinculados con el medio ambiente en la empresa
Estructura funcional de la empresa
Medio ambiente como parte del producto o servicio y de
Organización todos sus procesos
SGA simple y flexible, para su adaptación a la
organización
SGA compatible con la cultura organizacional
En nuevas técnicas y tecnologías acordes con la norma
ISO 14000
Capacitación Lograr conciencia y compromiso del personal
Los empleados deben reflejar el compromiso ambiental
de la empresa
La adopción de nuevas tecnologías puede hacer que se
genere menor contaminación
Tecnología Colabora al cumplimiento de la norma ISO 14000 más
eficientemente
A pesar del costo de implementación, a largo plazo
debe ser redituable su adopción

FACTORES EXTERNOS Item


Normas, leyes y reglamentos en
materia ambiental establecidos en el
Locales país o la región
Normas sobre salud ocupacional u
otras establecidas localmente
Normas ISO 14000 sobre Gestión
Ambiental
Internacionales Normas y reglamentación
provenientes de organizaciones
internacionales

7 ( ( # .C D E$ >>
A = - ( $* B >> % 6= D .' / >/ B/>3B B
. E$ 6< @ - :"F"2 .
BBBG E$ &;
La serie de normas ISO 14000, como gestión empresarial bien estructurada,
disciplinada y documentada, presenta un conjunto de ventajas.

1.3.2.1 Beneficios internos

La implementación de un enfoque ISO 14000 define los siguientes beneficios


internos:

Conformidad con las regulaciones internas propuestas por la propia


empresa.
Conformidad con las exigencias de los consumidores.
Mejora la imagen de los productos o servicios de la empresa en los
mercados, y los hace más vendibles.
Mejor utilización de los recursos, lo que genera ahorro de materias primas,
agua y energía.
Se logra mayor eficiencia en general; eso reduce los costos de producción.
Mejor comunicación entre los departamentos.
Calidad superior.
Facilita el trabajo de cada director.
Niveles de seguridad superiores.
Mejora la imagen ante la comunidad donde opera la empresa.
Consistencia entre políticas de un tipo y otro.
Aumenta la confianza de los gestores de la empresa.
Organización y satisfacción personal.
Consistencia de las relaciones con los proveedores.
Demostración de capacidad.
Acceso creciente al capital.
Seguros, permisos y otras autorizaciones.
Transferencia de tecnología.
Niveles de limpieza y salud mayores.

1.3.2.2 Beneficios externos

Así como se presentan beneficios internos una vez que se han implementado las
normas de gestión medioambiental ISO 14000, se experimentan beneficios externos
que sustentan de una manera más amplia la adopción de dichas normas:

Conformidad con regulaciones internacionales.


Accesos a mercados internacionales dinámicos, exigentes respecto a la
protección del medioambiente.
Mejora significativa de la imagen y del prestigio de la empresa, lo cual
puede afectar positivamente a las ventas.
Mayor satisfacción de clientes y consumidores finales.
Mejor relación con las autoridades competentes en temas ambientales.
Posibilidad de incentivos fiscales y ayudas, así como mayor facilidad a la
hora de tramitar permisos y licencias en el ámbito medioambiental.
Mejora de relaciones con las comunidades cercanas.
Conservación del medio ambiente.

1.3.2.3 Beneficios en la industria

Además de los beneficios ya mencionados, desde el punto de vista de la


agroindustria se pueden citar:

Asegurar un manejo sostenible de sus recursos naturales y, en


consecuencia, la permanencia del propio negocio a largo plazo.
Reutilizar los desechos de origen vegetal y animal, a fin de devolver
nutrientes a la tierra, reduciendo al mínimo el empleo de recursos no
renovables.
Puede accederse a nuevos mercados o expandir los antiguos, explorando
nichos de mercado específicos.
Acceso a fuentes de financiamiento nacionales e internacionales, públicas
y privadas, que requieren actividades con ciertas condiciones ambientales
y sociales.
La demanda por productos certificados se incrementa; cada vez existe un
número mayor de consumidores de todo el mundo preocupados por las
consecuencias ambientales de sus compras.
Pueden mejorar su imagen ante consumidores, empresas y público en
general, enfatizando sus responsabilidades socioambientales.
Reduce costos del manejo de desechos.
Ahorro en consumo de energía y otros recursos.
Costos menores.
Las normas actúan como parámetro para el mejoramiento continuo en el
funcionamiento ambiental.

1.4 MARCO POLÍTICO-INSTITUCIONAL-LEGAL

Para alcanzar un desarrollo sostenible pleno en los países, es necesario modificar


todos los elementos que le influyen; por tal razón, es indispensable incluir en el
proceso de transformación al sector gobierno, el cual puede influir favorablemente en
la adopción eficiente de los enfoques, de tal manera que se concreten lineamientos
necesarios para la colaboración entre las empresas y las autoridades, lo cual
redundaría en un medio ambiente más saludable para todos.

Debe existir, en cada país y región, la voluntad política para crear las instituciones
necesarias que velen por la conservación del medio ambiente, respaldadas
legalmente para su cumplimiento y funcionamiento.
Tradicionalmente se ha utilizado el enfoque de mandato y control para el
cumplimiento de las normas ambientales. Este tipo de legislación involucra
regulaciones directas, así como monitoreos y sistemas para hacer cumplir las leyes.
Utiliza instrumentos regulatorios tales como estándares, permisos y licencias, así
como controles en el uso de tierra y agua. Aunque este enfoque permite al regulador
tener un mayor grado de predictibilidad respecto a la extensión de la reducción de
contaminación, se ha demostrado que es ineficiente económicamente y difícil de
llevar a cabo, en especial en países con alta burocracia. Esto se debe a la falta de
personal técnico que realice el monitoreo y haga cumplir las leyes, excesiva
burocracia y multas demasiado bajas.

En el siguiente Cuadro se muestran los diferentes instrumentos de política


económica e institucionales que pueden utilizarse para la mejora regulatoria en
materia ambiental.

TABLA NO. 24 RESUMEN DEL MARCO POLÍTICO-INSTITUCIONAL-LEGAL

INSTRUMENTOS DE POLÍTICA INSTRUMENTOS INSTITUCIONALES


ECONOMICA
Gravámenes a la contaminación Generación de normas
Instrumentos del mercado, como ambientales claras y precisas
subsidios e impuestos Difusión pública de la información
diferenciados ambiental
Sistema de depósito-devolución Difusión de información sobre
Incentivos para quienes cumplen tecnologías ambientales
las leyes Difusión de estándares
Permisos de mercado internacionales de gestión
Mecanismos para sentar la ambiental
responsabilidad de las Acuerdos empresariales para la
instituciones encargadas del las leyes ambientales cooperación
cumplimiento de Programas de tecnológica ambiental
administración sobre asuntos Incentivos al consumo de
ambientales productos que no generen
impactos ambientales negativos
Manejo sostenible de los residuos
sólidos domiciliarios
Campaña de eco etiquetado
Beneficios Beneficios
Facilitan la desregulación y Establecimiento del objetivo
reducen la intervención estatal nacional de mejorar la calidad de
El gobierno controla con mayor vida y el hábitat
eficiencia Fortalecimiento del pensamiento
Ingresos por concepto de de conservación del ambiente
impuestos podrían ser utilizados Crecimiento industrial con
para apoyar programas de control equilibrio entre industria y medio
ambiental. ambiente
Barrera de entrada, que genera Aumenta la demanda de mejores
productos de excelente calidad y controles ambientales y de
convenientes para el medio productos ambientales
ambiente Externalidad positiva que resulta
del cuestionamiento del
consumidor sobre los productos
Las empresas pueden medir su
actuación, estandarizar métodos
y, mediante la certificación,
establecer niveles de aceptación
Las empresas pueden encontrar
beneficios mutuos al desarrollar
mecanismos de cooperación entre
ellas
Inserción de las empresas en
mercados internacionales
dinámicos, que exigen calidad
ambiental sobre productos
7 ( ( # .C D E$ >>
A = - ( $* B >> % 6= D .' / >/ B/>3B B
. E$ 6< @ - :"F"2 .
BBBG E$ &;

1.5 PROCESOS DE IMPLEMENTACIÓN

La ISO 14001, que es la norma que se certifica, presenta un modelo de sistema de


gestión ambiental compuesto por varios elementos. Estos pueden observarse en el
siguiente gráfico13

( 2 7 & +
2- //

13
CIPMA, 2001, http://www.cipma.cl
7 ( ( # .C D E$ >>
A = - ( $* B >> % 6= D .' / >/ B/>3B B
. E$ 6< @ - :"F"2 .
BBBG E$ &;

La norma está compuesta por cinco secciones principales y diecisiete elementos en


total. Las cinco secciones son: Política Ambiental, Planeación, Implementación y
Operación, Revisión y Acción Correctiva, y Revisión de la Gestión. Además de éstas,
cada una, con excepción de la primera y la última, están formadas por los elementos
que se pueden observar en el grafico anterior.

Estos elementos del modelo de Gestión Ambiental se vinculan por medio del
mejoramiento continuo. Antes de plantear de manera más amplia cada uno de los
elementos y sus componentes, es indispensable destacar un par de principios
básicos para el desarrollo exitoso de la norma: el compromiso y liderazgo de la alta
gerencia, y la revisión inicial.
Compromiso y Liderazgo de la Alta Gerencia

Como ya se explicó en la sección de liderazgo, para poder implementar la norma


debe existir un amplio compromiso desde lo más altos hasta los más bajos niveles de
la organización. Sin embargo, debe destacarse el compromiso que debe tener la alta
gerencia para poder empezar el proyecto de implementación de la norma, ya que
debe definir un programa de metas organizacionales para el SGA. Es importante,
para ello, que comprenda los beneficios que trae la implementación del sistema.

Revisión inicial

La otra parte importante a destacar es la revisión inicial, la cual es una tarea del
Representante de la Dirección y su equipo. En ella se hace un análisis de
deficiencias del sistema existente en comparación con la norma y se plantea la
situación ideal en la cual la empresa debe desenvolverse; de allí se genera la
información sobre cómo la empresa puede aprovechar al máximo la norma
ISO14000, según el tipo de organización que exista.

1.5.1 Política Ambiental

La política ambiental es el primer elemento que se trata en la norma, ya que ésta


define la visión y misión ambiental de la empresa. Es la autodeclaración donde la
empresa se compromete a preservar el medio ambiente, asegurando un compromiso
con su Sistema de Gestión Ambiental (SGA).

Esta puede desarrollarse en un pequeño párrafo o consistir en una explicación paso


a paso de cada objetivo y meta; sin embargo, lo más importante es la declaración
que hace la empresa sobre su compromiso con la conservación del ambiente; a
pesar que es un documento muy simple, resulta relevante, pues es un documento
público.

1.5.2 Planificación

La planificación es el segundo elemento que desarrolla la norma; está formado por


los siguientes componentes:

Aspectos ambientales y sus impactos


Requerimientos legales y otros
Objetivos y Metas
Programa(s) de Gestión Ambiental

A continuación se presenta cada componente de la planificación de manera más


detallada.
1.5.2.1 Aspectos ambientales

Los aspectos ambientales son elementos surgidos de las actividades, productos,


servicios o recursos físicos de la firma que pueden tener efectos potencialmente
beneficiosos o perjudiciales sobre el medio ambiente.

La empresa debe identificar los aspectos que puede controlar o sobre los que puede
tener algún tipo de influencia. Además, debe considerar aspectos que normalmente
no son regulados como el desaprovechamiento en la producción y el consumo de
energía. Una vez que se identifican los aspectos ambientales de los diferentes
productos, servicios, y actividades, se debe identificar cuáles son los aspectos que
pueden tener impactos significativos en el ambiente, que deben considerarse cuando
se establezcan los objetivos ambientales, de tal manera que se definan controles
operacionales y se consideren otras acciones.

1.5.2.2 Requerimientos legales y otros

El segundo componente de la planificación se refiere a la materia regulatoria. Para


esta debe crearse un proceso por medio del cual se identifiquen cuáles son los
requerimientos legales, y otras reglas que quiera y deba adoptar la empresa, además
de determinar como la afectan en lo que hace. Este proceso debe ser continuo ya
que pueden crearse requerimientos nuevos o pueden ser revisados los existentes,
por lo cual podría ser necesario modificar los objetivos ambientales u otros
elementos del SGA.

Entre los requerimientos legales, pueden citarse: requerimientos nacionales,


requerimientos estatales y locales, permisos, normas internacionales, etc. Otros
requerimientos pueden ser códigos específicos de la empresa, estatuto de la cámara
internacional de comercio para el desarrollo sostenible, requerimientos del
proveedor, requerimientos de la compañía aseguradora, normas en locales donde se
venden sus productos y servicios, u otros códigos de industria o programas a los que
la organización se suscriba voluntariamente.

1.5.2.3 Objetivos y metas

Una vez que se identifican y señalan los aspectos ambientales, sus impactos y los
requerimientos legales y otras normas asociadas a la empresa, se puede desarrollar
el tercer componente de la planificación: los objetivos y metas.

Los objetivos y metas son establecidos para cumplir con los fines de la organización.
Van a ser diferentes en cada empresa, según sus necesidades. Aún en el caso de
empresas idénticas en el tipo de producción o en el servicio que desempeñan, los
objetivos y metas varían según el sistema de gestión ambiental que desarrollen antes
de la norma y después de su implementación.
Típicamente los objetivos son consideraciones como el desarrollo de una mejor
educación y capacitación de los empleados, implementar comunicación con partes
interesadas, desarrollo del SGA y registro. Las metas ambientales son
tradicionalmente más específicas, como reducir el consumo de energía en un 10%
en un año, o la reducción de generación de desechos peligrosos en un 3% en un
período de tres años, por ejemplo.

Las metas están más relacionadas con acontecimientos mensurables que pueden
ser identificados con la reducción de costos. Los objetivos son más filosóficos y
generales.

1.5.2.4 Programa(s) de Gestión Ambiental

El cuarto componente de la planificación es el desarrollo de los programas de gestión


ambiental. El Programa de Gestión Ambiental (PGA) es un plan de acción para lograr
los objetivos y metas del sistema de gestión ambiental. Se desarrolla priorizando
acciones en relación con los procesos, productos, servicios y proyectos que se
relacionen con los aspectos ambientales significativos establecidos, objetivos y
metas, y la política ambiental de la empresa. El programa debe ser documentado,
para poder ser sujeto a revisión posteriormente.

1.5.3 Implementación y Operación

La implementación y operación es el tercer elemento del sistema de gestión


ambiental (SGA); está formado por los siguientes componentes:

Estructura y responsabilidad
Formación, concientización y competencia profesional
Comunicación
Documentación del SGA
Control documental
Control operacional
Preparación y respuesta para emergencias

A continuación se detalla cada uno de ellos.

1.5.3.1 Estructura y Responsabilidad

Éste es el primer componente de la implementación y operación; se refiere a la


asignación de responsabilidades y la estructuración de personal. Los papeles,
responsabilidades y autoridades individuales deben ser definidos, documentados y
comunicados para facilitar la efectividad del SGA. Para llevar a cabo esto es
importante reconocer que las empresas e instituciones tienen diferentes estructuras
organizacionales, la cual debe ser entendida, para poder definir las
responsabilidades ambientales basadas en su proceso de trabajo.
En este componente, las empresas pequeñas y medianas pueden tener ventajas, ya
que tienen líneas de comunicación pequeñas, menos complejidad organizacional,
delegación limitada, acceso simple a superiores y posibilidad de integrar las
responsabilidades ambientales con otras funciones tales como responsabilidades de
calidad, salud y seguridad.

1.5.2.2 Formación, Concientización y Competencia Profesional

La formación, concientización y competencia profesional forman el segundo


componente de la implementación y operación del sistema de gestión ambiental. La
organización debe identificar las necesidades de capacitación. Es muy importante, ya
que cada empleado puede tener impactos potenciales en el medio ambiente y,
además, puede ser muy útil para generar ideas sobre el establecimiento de controles
operacionales al proceso, definiendo aspectos ambientales, o definiendo
responsabilidades estructurales.

En la capacitación se debe explicar la importancia del SGA, y las responsabilidades


que debe cumplir cada empleado con respecto al sistema.

1.5.3.3 Comunicación

El tercer componente de la implementación y operación es la comunicación. Ésta


debe ser eficiente, tanto en el orden interno como externo. Esta debe incluir
información acerca de la política ambiental y el perfil corporativo, objetivos y metas
establecidos, evaluación de la medición del funcionamiento ambiental como indicador
de reducción de desechos, esfuerzos de reciclamiento, ahorro de energía, etc. La
comunicación es de vital importancia cuando hay preguntas acerca de los riesgos
medioambientales. Una mala comunicación podría acarrear una atmósfera de
inseguridad.

Debe existir una comunicación interna que fluya para todas direcciones entre niveles
y funciones de la organización, y externa, recibiendo, documentando y respondiendo
a las partes interesadas, tales como vecinos, grupos comunitarios, agencias
reguladoras, etc. La comunicación debe estar diseñada para demostrar el
compromiso de la gerencia con el medio ambiente, hacer a otros participes de la
política ambiental de la organización y su compromiso con la responsabilidad
ambiental, conducir la atención de los interesados sobre las actividades ambientales
de la organización, anunciar la metodología de la estrategia ambiental de la
organización y establecer una línea de comunicación en la cual se definan
claramente las responsabilidades en caso de emergencia.

1.5.3.4 Documentación del SGA


La documentación representa el cuarto componente de la implementación y
operación. Se debe documentar el SGA, de tal manera que se presente un resumen
de los elementos más importantes y la dirección necesaria para entender la
documentación. Los elementos que deben constituir los documentos del SGA son la
política ambiental, la estructura organizacional y responsabilidades clave, descripción
o resúmenes sobre cómo la organización satisfizo los requerimientos del SGMA,
procedimientos por niveles del sistema (acciones correctivas), actividades o
procedimientos de procesos específicos/instrucciones de trabajo, y otros documentos
relacionados con el SGA, como planes de respuesta, capacitación, proyectos, etc.
Esto incluye el programa de gestión ambiental, el cual genera un manual del SGA;
además de éste, se debe contar con otros documentos que presenten actividades
específicas por áreas para que los empleados sepan cómo desarrollar las
operaciones o actividades.

1.5.3.5 Control de la Documentación

El control de la documentación es el quinto elemento de esta parte de la norma,


indispensable para lograr su implementación eficiente. Dado que no solo existe el
manual del SGA, sino muchos documentos más, debe crearse un mapa de
documentación, que funciona como un control que se debe tener sobre los
documentos que se utilizan en los diferentes procesos de la empresa.

Este sistema debe estar al alcance de todos los individuos de la empresa; se debe
asegurar que cada área opere según los documentos correctos. Para esto, los
documentos del SGA deben estar localizables, deben ser revisados periódicamente,
las versiones actuales deben estar disponibles donde se necesiten, y los documentos
obsoletos deben ser desechados.

1.5.3.6 Control operacional

El control operacional se deriva de los procesos de la empresa; es el sexto


componente de la implementación y operación. La empresa debe identificar las
operaciones y actividades asociadas con aspectos ambientales significativos, ya que
deben ser controladas para cumplir con la norma ISO 14001. Se debe tener controles
operacionales para identificar las desviaciones de la política ambiental, objetivos y
metas, requisitos legales y otros, y los aspectos ambientales significativos. Con ese
propósito se deben desarrollar procedimientos por escrito para controlar las
actividades y operaciones clave asociadas; asegurar que los empleados estén
capacitados en estos procedimientos y cubran todas las condiciones operacionales
normales y anormales, incluyendo emergencias

El control operacional sirve para identificar los problemas en los diferentes procesos.
En una empresa agroindustrial, se pueden identificar los impactos ambientales del
proceso, controlando las operaciones. Por ejemplo, si aumentó el consumo de agua
y/o energía según los parámetros establecidos en los criterios de la empresa, o si
aumentó la cantidad de desechos sin tratar en una planta; esto hace que se puedan
aplicar medidas correctivas al problema identificado mediante el control operacional,
lo que hace que la empresa pueda actuar eficientemente.

1.5.3.7 Preparación y respuesta para emergencias

Esta séptima y última parte de la implementación y operación es indispensable para


la conservación ambiental, ya que ninguna empresa está exenta de tener accidentes
ambientales. El objetivo de esta parte es minimizar el impacto de eventos
incontrolables, es decir, poder responder a eventos no planeados. Las emergencias
deben estar definidas en el SGA, y los procedimientos deben definir mecanismos de
control, requerimientos operacionales y otros controles para este tipo de eventos.

La efectiva preparación y respuesta a emergencias puede reducir lesiones, prevenir


o minimizar impactos ambientales, proteger empleados y vecinos, reducir
probabilidad de pérdida y minimizar el tiempo perdido.

1.5.4 Chequeo y Acciones Correctivas

El cuarto elemento del Sistema de Gestión Ambiental es el chequeo y acciones


correctivas, el cual está formado por los siguientes componentes:

Medición y monitoreo
No conformidad, acciones preventivas y correctivas
Registro
Auditorías del SGA

Seguidamente, cada uno se trata por aparte.

1.5.4.1 Medición y monitoreo

La medición y monitoreo es el primer componente de este apartado. La firma debe


establecer y mantener procedimientos documentados para monitorear y medir sobre
una base regular conforme a regulaciones y legislación, donde se pueda determinar
si existe impacto ambiental. Este sistema es establecido para observar si los
objetivos y metas del SGA se están cumpliendo. Los elementos críticos de esta
evaluación deben ser utilizados como indicadores de la realidad y éxito del sistema,
así como para identificar las áreas que necesitan, acciones correctivas o
implementación.

1.5.4.2 No conformidad, acciones correctivas y acciones preventivas

Luego de determinar la manera de medir y monitorear las variables ambientales, se


debe evaluar si se está conforme con la norma y, según el resultado, aplicar
acciones preventivas y correctivas. Este es el segundo componente de este apartado
de la norma.

La no conformidad se refiere a no cumplir con lo estipulado en la norma de una u otra


manera. Para esto se presentan las acciones preventivas y correctivas. Es
importante la diferenciación entre acciones correctivas y acciones preventivas en la
organización. Las acciones preventivas deben incluir un análisis del rendimiento de
los indicadores medioambientales previamente discutidos, para determinar la
probabilidad de disconformidad. Las acciones correctivas son los procesos de
cambio o actividades procedentes que se inician siempre que las acciones
preventivas detecten un problema.

1.5.4.3 Registro

El registro de los datos resultantes de todos los procesos, es el tercer componente


del chequeo y acciones correctivas. La empresa debe establecer y mantener
procedimientos para la identificación, mantenimiento y disposición de registros
ambientales; éstos son indispensables, ya que con ellos la organización puede
demostrar que efectivamente está implementando el SGA diseñado.

Los registros deben ser legibles e identificar la actividad, producto o servicio


involucrado. Deben incluir detalles sobre discordancias y acciones correctivas,
registro de incidentes y sus seguimientos, inconformidades y respuestas, información
de contratistas y proveedores, inspecciones y mantenimiento de registros y datos
monitoreados.

1.5.4.4 Auditorías del SGA

La cuarta y ultima parte de este apartado de la norma es la auditoría, indispensable


para el control real del SGA. Según el ISO 14001, “la organización debe establecer y
mantener programas y procedimientos para realizar auditorias periódicas del Sistema
de Gestión Ambiental, evaluándolo para:

a. Determinar si el SGA está conforme con lo planeado incluyendo los


requerimientos de esta norma internacional; y, además, que haya sido
implantada apropiadamente;
b. Proveer información de los resultados de la auditoría a la gerencia.

El programa de auditoría de la organización, incluyendo cualquier cronograma debe


basarse en la importancia ambiental de la actividad concerniente y los resultados de
auditorías anteriores. Para ser comprensivo, los procedimientos de auditoría deben
establecer el rango, frecuencia y metodologías, así como las responsabilidades y
requerimientos para su conducción y el reporte de resultados.
1.5.5 Revisión por parte de la Gerencia

La revisión de la gerencia es la última parte de la norma; asegura el buen


desempeño del sistema de gestión. La gerencia de la organización debe revisar
periódicamente el SGA con intervalos determinados, para asegurarse de la
sustentabilidad continua, adecuada y efectiva. El proceso de revisión gerencial debe
asegurarse que la información necesaria sea recabada de manera tal que le permita
a la gerencia una adecuada evaluación. Al igual que los demás elementos del
sistema, la revisión debe ser documentada. La revisión gerencial debe dirigir a las
posibles necesidades de cambio en la política, objetivos y otros elementos del SGA,
a la luz de los resultados de las auditorías sobre el SGA, cambiando las
circunstancias y el compromiso con el mejoramiento continuo.

La revisión gerencial es la clave para el mejoramiento continuo, ya que éste, junto


con las acciones preventivas y correctivas, constituyen la base para la
implementación del sistema. De esta revisión debe resultar un rango de
potencialidades medioambientales para las actividades, productos y servicios que
brinda la empresa. Esto debe incluir los impactos financieros y las oportunidades
reales de negocios y mercados para la organización. En esencia, la norma ISO
14000 provee a las empresas de las herramientas necesarias para sistematizar e
integrar en la cultura organizacional su proceso de Gestión Ambiental en todas las
funciones relevantes y a todos los diferentes niveles de la organización.
CAPITULO DOS

INSTRUMENTOS DE GESTION AMBIENTAL 14

1. INTERNALIZACIÓN DE EXTERNALIDADES

Un proceso importante y decisivo en dirección al desarrollo sustentable es el de


internalización de las externalidades ambientales. La frase “internalización de costos
externos”, fue adoptada por el Principio 16 de la Declaración de Río, donde consta:
“Las autoridades nacionales deberían esforzarse para promover la internalización de
los costos ambientales y el uso de instrumentos económicos, teniendo en cuenta el
enfoque de que el contaminador debe, en principio, hacerse cargo del costo de la
contaminación, con la debida atención al interés público y sin alterar el comercio
internacional y la inversión” (Castro, 1994).

¿Cómo se pueden implementar los principios del desarrollo sustentable para mejorar
la gestión ambiental y, al mismo tiempo, asegurar una industria competitiva y con
éxito? Esa es una pregunta común en la actualidad y de enorme alcance, puesto que
debe ser analizada y respondida para toda y cualquier actividad, siempre que tenga
algún tipo de interferencia en el medio ambiente.

Uno de los caminos a considerar, es la búsqueda de la combinación ideal entre la


adopción del enfoque tradicional, o sea, del estado regulador, que comanda y
controla, con el enfoque más reciente, basado en la implementación de instrumentos
fiscales y económicos.

1.1 EXTERNALIDAD

Externalidad puede ser definida como el efecto de las acciones de una empresa o
individuo, sobre otras empresas o individuos, que no tomaron parte de aquella
acción. Esos efectos pueden ser positivos o negativos, siendo que, en el segundo
caso, crearán un costo, una pérdida para los que no comparten, resultando en un
déficit de economía pues incurren en costos sociales resultantes del uso de los
recursos y su degradación. Cuando una acción genera un beneficio para la
población, resultando en mejoría del bienestar de aquellos que no tomaron parte en
la acción, se está produciendo una externalidad positiva, representada por ganancias
sociales que se reflejan, principalmente en el valor de los recursos, debido a su
restauración.

14
6 4 5@ !" #
.//3%
4 ; , 5
'- 8 ? $
: : ; < - &
! &
Las externalidades pueden clasificarse de acuerdo con la extensión geográfica. Son
globales cuando sus efectos afectan a cada habitante de la tierra o tienen efectos
que alcanzan a todo el mundo. Los ejemplos más conocidos son aquellos que se
refieren a la emisión de CFC, que provoca la disminución de la capa de ozono,
afectando a toda la humanidad o el uso de combustible fósil y la destrucción sin
substitución de la cobertura forestal, provocando el aumento de la concentración de
dióxido de carbono en la atmósfera, promoviendo alteraciones climáticas globales,
como el efecto invernadero. Son transnacionales cuando sus impactos sobrepasan
los límites de un país hacia otro, siendo un ejemplo de ese caso cuando un río
atraviesa diversos países. Son locales en los casos, por ejemplo, de contaminación
del aire en una ciudad, con pocos efectos sobre otras regiones.

1.2 INTERNALIZACIÓN

La internalización es el proceso por el cual los precios incorporan y reflejan los


costos ambientales y el real valor del uso de los recursos, siendo entendida como
indispensable para una mejoría de las condiciones que nos llevarán al desarrollo
sustentable. Aspira a corregir las fallas existentes en el proceso de integración entre
políticas económicas y ambientales, que resultan en precios de mercado, que no
reflejan el valor real de los recursos ambientales, su escasez y los costos
ambientales de la actividad económica.

Dado que no todo bien o servicio de la naturaleza tiene sus precios establecidos en
el mercado, se hace difícil estimar precios para esos bienes.Sin embargo, es también
un hecho que debe tener la internalización, bajo alguna forma de intervención. Pero,
¿cuál será la mejor forma? ¿Cuál será la manera más eficiente? ¿Cuáles serán los
instrumentos más seguros para la implementación de ese proceso, sin perjuicios al
comercio internacional y a los estímulos a las inversiones?

Son dos las principales estrategias, que actúan al mismo tiempo para control y
eliminación de la contaminación y estímulos a la internalización, que serán expuestos
a los instrumentos de comando y control o de reglamentación, también denominados
macroeconómicos, y los instrumentos o incentivos económicos, estos, basados,
principalmente en las reacciones del mercado. La diferencia básica entre los dos es
que las reglamentaciones prescriben el comportamiento, ordenan a los que
contaminan a controlar actividades específicas, mientras que los instrumentos
económicos usan los indicadores del mercado para influenciar el comportamiento de
forma coherente con las metas ambientales, estando más dirigidos hacia los
resultados que hacia los métodos. En los dos casos el gobierno interviene para
integrar las consideraciones ambientales con el proceso de toma de decisiones.

¿Cuál es la eficacia de uno y de otro instrumento, en el sentido de obtener mejores


resultados sobre la calidad ambiental? ¿Cuál es el más eficiente para implementar,
de hecho, el proceso de internalización? La controversia existente entre los
defensores de una a otra herramienta, es grande. De un lado se encuentran los
defensores de la economía de mercado con argumentos contrarios a la intervención
del gobierno, demostrando que los resultados serán siempre mejores que ella. Del
otro lado, se encuentran los que entienden que los gobiernos deben regular el uso de
los recursos y los que contaminan, a través de mecanismos de control y
establecimiento de límites. Mientras tanto, algunos gobiernos han empleado los dos
tipos de instrumentos reconociendo su complementariedad.

2. INSTRUMENTOS REGULADORES

Las reglamentaciones directas y sus sistemas coercitivos complementarios, objetivan


estimular cambios de comportamiento, estableciendo patrones de tecnología, de
producción y/o de emisiones. A través de los mecanismos de control y
reglamentación, los gobiernos establecen objetivos ambientales, determinan
patrones ambientales o cantidades de contaminantes que pueden ser evacuados, o
también la tecnología que los que contaminan pueden usar para alcanzar aquellas
metas, además de determinar reglamentaciones para asegurar que los patrones
serán seguidos. También es función del gobierno establecer cual es el cronograma
según el cual las metas deberán ser alcanzadas y complementar con las penalidades
que serán impuestas por el no cumplimiento de los objetivos y metas
preestablecidas. La responsabilidad en la definición y en el cobro de los patrones y
demás necesidades de seguimiento, deben dividirse entre el legislativo nacional,
estatal y municipal. En este tipo de enfoque el estado regulador es la autoridad
máxima para controlar dónde y cómo los recursos deben ser utilizados para alcanzar
las metas. Ese sistema ha conseguido buenos resultados, principalmente en los
países desarrollados y ha sido usado de manera predominante.

Algunas ventajas y desventajas de esos instrumentos son señaladas por Berstein


(1993) y Castro (1994). Las principales ventajas están vinculadas a las posibilidades
de previsión de los resultados, o sea, da al regulador un buen grado de previsión
sobre cuánto disminuirá la contaminación y en qué tiempo.

Sin embargo, las mejorías ambientales más significativas obtenidas a partir del uso
de estos mecanismos, han sido observadas en los países desarrollados, puesto que
la situación en los países en desarrollo es mucho menos clara, provocando las
principales críticas con relación a su uso y eficacia.

El sistema exige que la agencia reguladora tenga completa y detallada información


sobre los diversos procesos productivos, las fuentes contaminantes y los métodos de
control de la contaminación. Tales necesidades además de demandar mucho tiempo,
son extremadamente caras. También son altos los costos de control de
contaminación, que resultan en menores posibilidades de economías de escala para
las empresas. Hay casos en que las reglamentaciones se han mostrado legal o
prácticamente inaceptables y socialmente rechazadas, además de técnicamente
imposibles de ser seguidas y con multas, cuyos valores son insuficientes para
constituirse, de hecho, en un estímulo a la disminución de la contaminación. Otros
alegatos contrarios a esos instrumentos, hablan respecto al poco incentivo para
innovación y desarrollo de tecnologías menos contaminantes, una vez que los límites
estuvieren siendo alcanzados. Ha sido insuficiente también para constituirse en una
solución de problemas ambientales globales y para transformarse en un factor de
estímulo a cambios de comportamiento. Un resumen de los principales instrumentos
reguladores con sus usos potenciales y principales ventajas y desventajas se
presentan en la tabla 1 al final de este trabajo. Algunos ejemplos específicos de
instrumentos de ese tipo están más detallados.

2.1 PATRONES O NORMAS

Se constituyen en la principal forma de reglamentación directa de la calidad


ambiental utilizada en todo el mundo. Definen metas ambientales y establecen las
cantidades o concentraciones permitidas de substancias y descargas en el aire,
agua, suelo o en productos finales.

Deben incluir especificaciones tecnológicas para el desempeño, modelo de equipos a


instalaciones industriales y la normalización de muestra y metodología de análisis.
Se usan con el objetivo de suministrar una referencia para procesos de evaluación o
metas para la acción de control del Poder Legislativo.

En general, los patrones se establecen por el gobierno central, que en algunos casos
instituye la estructura de reglamentaciones que deberán ser implementadas por los
gobiernos locales, regionales o estatales. Para que ese sistema funcione de forma
eficiente, es indispensable la existencia de una agencia que supervise las actividades
de las personas que provocan la contaminación y que tenga poder para imponer
penalidades en los casos de no cumplimiento de las normas establecidas. Las
penalidades están directamente asociadas con el sistema de reglamentación, que
pueden ser pérdida de licencia de funcionamiento, multas, procesos judiciales, etc.

Algunos tipos de normas más comunes serán detallados.

A. Patrones de calidad ambiental (aplicados a ambientes específicos) Son


usados principalmente para protección de la calidad del agua y del aire. Los
patrones relacionados con la calidad del agua, por ejemplo, especifican las
condiciones mínimas que deben ser establecidas para parámetros y lugares
específicos en un cuerpo de agua. Sus ventajas, en opinión de Berstein
(1993), hablan respecto al establecimiento de restricciones que el
mantenimiento de la calidad del agua debe imponer al desarrollo económico,
particularmente el desarrollo industrial y urbano.

Su principal desventaja es que en la producción de alteraciones de los niveles


preestablecidos, no hay forma segura de responsabilizar una fuente específica
como la responsable por los excedentes observados. Los patrones de calidad
del aire son límites establecidos para contaminación del aire de ambientes
externos. Deben ser alcanzados a través del uso de tecnologías de control
que reduzca las emisiones continuamente y resulte en una mejoría de la
calidad del aire.

B. Patrones de emisiones y efluentes Determinan valores máximos y rnínimos


para concentraciones aceptables o calidad de contaminantes que pueden ser
vertidos en un cuerpo de agua o emitidos en la atmósfera. Su blanco son las
fuentes individuales en los puntos de descarga. Pueden ser aplicados a una
instalación industrial como un todo, o a puntos de descarga específicos de una
instalación.

Patrones de un efluente específico pueden ser establecidos en casos de


industrias específicas. Hay casos todavía en que las normas determinan
cuales son las formas de los patrones a ser alcanzados. De forma general,
son componentes complementarios a los patrones ambientales.

C. Patrones con base tecnológica Es un tipo de patrón de efluentes o


emisiones que determinan tecnologías específicas que las industrias deben
adoptar para cumplir con las reglamentaciones y leyes. No son flexibles con
relación a la tecnología de control que las empresas adoptarán para cumplir
con las exigencias.

D. Patrones de desempeño Especifican la cantidad de contaminantes que debe


eliminarse antes de la evacuación y permite que las empresas seleccionen la
mejor forma de cumplir con el patrón establecido. La implementación de los
patrones de desempeño exige que la agencia que controla la contaminación
defina las condiciones permitidas en términos de desempeño, sin definir
equipos o procesos a ser adoptados. Su ventaja está justamente unida a la
mayor flexibilidad que es dada a los que contaminan en definir la forma más
viable para alcanzar las metas exigidas.

E. Padronización de procesos y productos Esos patrones establecen límites


legales para contaminantes que pueden ser evacuados en las aguas de
superficie, en las subterráneas y en la atmósfera. Por ejemplo, los patrones de
productos prohíben la adición de plomo a la nafta, exigen la remoción de los
fosfatos en detergentes. Ese tipo de instrumento es eficiente cuando son
conocidos substitutos, tanto de los productos, como de los procesos, a bajo
costo.

2.2 LICENCIAS

La garantía o detención de licencias a otras autorizaciones ambientales son


consideradas herramientas importantes en el control de la contaminación. En
general, están vinculadas a un patrón de calidad del agua o del aire y están sujetas a
condiciones específicas tales como: estar de acuerdo con el código de práctica,
selección de locación que minimice impactos económicos y ambientales, instalación
de una planta de tratamiento o equipamiento de control de contaminación o adopción
de medidas adicionales de protección ambiental.

Berstein (1993) apunta sus ventajas: facilitan la ejecución de programas ambientales


por la inclusión de todas las obligaciones de control de la contaminación de una
empresa, en un documento; facilidad de ser suspendidas o retiradas, de acuerdo con
las necesidades de la economía nacional a otros intereses sociales; normalmente
requieren un pago que podrá cubrir costos de programas de control de la
contaminación.

No obstante, el uso de licencias está asociado a la existencia de actividades


regulares de manejo a informes de las empresas, pudiendo esos aspectos ser vistos
como desventajas de esos mecanismos.

2.3 CONTROL DEL USO DEL SUELO Y DEL AGUA

El ejemplo típico de ese tipo de reglamento son las zonificaciones, que generalmente
se implementan y utilizan por administraciones locales. La zonificación divide un
municipio en distritos y reglamenta el tipo de uso, actividades, tipo de edificaciones,
áreas de lotes, etc. permitidos en cada uno de esos distritos. La zonificación puede
prevenir la ubicación de industrias contaminantes en áreas inapropiadas o controlar
la densidad del desarrollo en distritos específicos.

El control de usos del agua puede ser usado para limitar o prohibir la producción de
energía, explotación de recursos naturales en cursos de ríos, cabeceras, además de
poder evitar actividades recreativas y/u otros usos potencialmente contaminantes.

3. INSTRUMENTOS ECONOMICOS

En la década pasada, tanto miembros del gobierno como grupos ambientalistas


consideraban el sistema de mercado como un adversario y lamentaban que las
fuerzas del mercado actuaban claramente en dirección de la degradación ambiental:
“Actualmente, los beneficios de los enfoques económicos son reconocidos
ampliamente y llevan a los ambientalistas y reguladores a creer que, con el objetivo
de alcanzar las metas ambientales a través de la internalización, el poder del
mercado puede ser canalizado eficientemente y transformarse en un poderoso
aliado” (Castro, 1994).

En diferentes grados, esos instrumentos incorporan el principio de quien contamina


es el que paga, según el cual esta persona paga una penalidad financiera mayor por
altos niveles de contaminación y penalidades menores, o recibe recompensas
financieras por niveles bajos de contaminación. Además de acuerdo con el mismo
principio, el consumidor y/o usuario de un recurso debe pagar el costo social total por
el uso de aquel recurso.
Usan la fuerza del mercado para integrar aspectos económicos y ambientales en los
procesos de toma de decisiones, pues es a través de reacciones de los precios y
otras señales del mercado que los que toman las decisiones reconocen las
implicaciones ambientales de sus elecciones. Como será ejemplificado, algunos de
esos instrumentos, cuando aplicados, afectan directamente los precios de
productores y consumidores, mientras que otros, crean mercados y precios para el
acceso a los recursos ambientales.

Teóricamente, los instrumentos económicos tienen la capacidad de controlar la


contaminación de acuerdo con mecanismos de mercado y de este modo, facilitar la
desregulación y la reducción del compromiso del gobierno. En la práctica, no
obstante, ellos todavía no eliminaron la necesidad de reglamentaciones y otras
formas de participación del gobierno. Según Berstein (1993), no se conoce ningún
país del mundo industrializado donde los instrumentos económicos hayan substituido
la reglamentación directa de actividades contaminantes, siendo en casi todos los
casos, complementarios a las reglamentaciones directas.

A pesar de eso, los instrumentos económicos presentan un número de ventajas


potenciales mucho mayores, si comparadas con las reglamentaciones tradicionales.
La más importante de sus ventajas, de acuerdo con Castro (1994) y Berstein (1993),
está relacionada con su eficiencia sobre los costos, al permitir que mayores grados
de protección ambiental sean obtenidos a costos más bajos.

Esta ventaja está relacionada con la flexibilidad de ese instrumento y su capacidad


de considerar diferencias en los costos de eliminar y/o controlar las diferentes
fuentes de contaminación. A quien toma decisiones le es permitido optar sobre la
mejor forma de alcanzar los objetivos ambientales, decidiendo cuál método utilizar
para alcanzar las metas y patrones establecidos por el gobierno. Los incentivos
destinan los costos de control que pueden pagarlos más fácilmente, por ejemplo a
través de tasas de contaminación o licencias comercializables.

Otra ventaja de los instrumentos económicos, está relacionada con el continuo


estímulo a la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías, en una búsqueda del
sector privado, por procesos alternativos de producción que reduzcan o limiten el
daño ambiental. Las que serán soluciones innovadoras que también tendrán efectos
sobre los costos de las empresas.

Otras ventajas pueden ser anotadas. Al contrario de las reglamentaciones que


requieren gastos y burocracia, los instrumentos económicos, suministran al gobierno
fuentes de recursos adicionales, además de eliminar la necesidad que el gobierno
tendría de grandes cantidades de informaciones, que significa costos y burocracia.
Hay una menor necesidad de interferencia del estado, una vez que las fuentes de
contaminación son que deciden cómo controlar y administrar sus externalidades.
Su principal desventaja está relacionada con el hecho que ellos no posibilitan un alto
grado de previsibilidad, pues las personas que contaminan optan de acuerdo con sus
propias soluciones. En los casos de las tasas, algunas de estas personas pueden
elegir contaminar si las tasas no fueren establecidas a niveles adecuados. En el caso
específico de los países en desarrollo, la principal debilidad de los instrumentos
económicos es que no exigen instituciones fuertes para su implementación y
ejecución.

Adicionalmente, se impone todavía mucha resistencia a los instrumentos


económicos, debido a la falta de una metodología aceptable, desde el punto de vista
técnico, político y social, cuando se trata de imputar valores monetarios para los
recursos ambientales.

3.1 INSTRUMENTOS ECONÓMICOS NO TRIBUTARIOS (NON-TAX


INSTRUMENTS)

3.1.1 Seguros de responsabilidad (liability insurance)

De acuerdo con este mecanismo, los riesgos de penalidades por daños ambientales,
son transferidos de compañías individuales o públicas para las compañías de seguro.
Las primas reflejan la magnitud probable del daño y la probabilidad de ocurrencia. Es
creado un incentivo por la posibilidad de menores primas cuando los procesos
industriales son más seguros o si, en caso de accidentes, resultaren en daños
menores.

3.1.2 Licencias comercializables (tradeable permits)

Se cree un mercado activo. Sin embargo, el volumen de licencias negociadas y, su


equivalente en emisiones, no debe agravar el problema ambiental en ninguna parte
del área. La distribución inicial de las licencias entre las fuentes contaminantes
incluidas en el programa, puede producirse de dos maneras:
a) colocación y distribución de licencias, entre las fuentes, de acuerdo con registros
de emisiones en un período histórico;
b) realización de remates, donde estaría siendo delegado al propio mercado, la
distribución de las licencias.

El programa requiere que las emisiones sean controladas y que los negocios entre
las empresas, incluyendo la compra y venta de las licencias, sean acompañados, a
través de informes. Otra preocupación que debe estar presente en la formulación e
implementación del sistema, es la necesidad de establecerse penalidades
apropiadas para el caso de las fuentes que emiten más que lo permitido por la cuota
de licencias que ellas mantienen. Debe formar parte también de la reglamentación
del programa, normas de permiso o prohibición referentes al uso futuro de licencias
compradas en un período anterior y no utilizadas en la época de la compra. Las
mismas normas deben establecerse en cuanto a los negocios entre licencias de
diferentes contaminantes, donde más de un contaminante es el responsable por
problemas ambientales.

Hay ejemplos de países que ya aplican ese sistema, por ejemplo para control de
emisión de SO x (óxidos de azufre), a través de remates públicos, donde se produjo
la participación de organizaciones no gubernamentales y otras instituciones,
retirando cuotas del mercado, forzando así a las industrias a disminuir sus emisiones.

3.1.3 Tasas a usuarios (user charges )

Corresponde a los pagos efectuados por el uso de bienes y servicios colectivos, que
debe reflejar el costo total de suministro de aquel recurso. Ese valor debe estar
directamente relacionado con la cantidad de servicio consumido, con miras a
desestimular el “sobreuso” de un recurso o servicio.

Los ejemplos más comunes de aplicación eficiente de este mecanismo son los de los
servicios municipales de agua y de disposición y tratamiento de residuos sólidos. En
el primer caso, las tasas usuales incluyen los costos de servicios, pero no incluyen
costos de infraestructura, ni los de la ampliación de los servicios ofrecidos. Tampoco
incluyen incentivos para conservación del agua, lo que resulta en altos niveles de
consumo, que a su vez exigen mayores gastos de distribución y tratamiento del agua
y de los efluentes de las industrias.

Basado en el principio del usuario pagador (user pay), el precio de la unidad del agua
debe basarse en el costo adicional total para proveer estos servicios y, cuando fuere
el caso, debe incluir también los costos de la ampliación de los mismos y costos de
operación. Finalmente, es de gran importancia que algún componente pueda reflejar
de alguna forma, la escasez del recurso. De esa forma, diferentes categorías de
usuarios pagarían diferentes tarifas.

De una forma general los municipios no recuperan, de forma completa los costos de
recolección, disposición y tratamiento de la basura doméstica, apenas con las tarifas
cobradas que, con frecuencia son subsidiadas. Inclusive cuando las tarifas de
recolección y disposición son restituidas al ejecutivo, aún no existe una relación
directa entre el volumen de basura que se genera y la tarifa que se paga por él.
Existe poco estímulo financiero para que cada consumidor reduzca la cantidad de
basura que él genera.

Lo que se estimula es un sistema con recolección y disposición siendo realizado por


recolectores privados, que cobrarían tasas diferenciales por el tipo de residuo que es
generado (reflejando la dificultad de disposición) y la cantidad (por el peso o volumen
de la carga).

3.1.4 Sistemas de depósito y reembolso (deposit- refund systems)


Es el sistema que mejor se ajusta a los productos que pueden ser nuevamente
usados, reciclados y/o que causan problemas ambientales, en caso sean dispuestos
de manera inadecuada. Las autoridades deben imponer una tarifa sobre los
productos en el lugar de venta. Esta tarifa será reembolsada, total o parcialmente,
cuando el producto vuelva al lugar de recolección. Ha sido ya usado para latas de
bebidas y está siendo estudiado para otros productos, tales como, neumáticos,
baterías y aceites lubricantes usados.

3.2 INSTRUMENTOS ECONÓMICOS TRIBUTARIOS (TAX INSTRUMENTS)

La competitividad internacional es una de las cuestiones claves que debe evaluarse


para que ese tipo de instrumento pueda alcanzar sus objetivos ambientales. La
opción de un impuesto técnicamente viable requiere una evaluación cuidadosa
acerca de sus implicaciones sobre la competitividad de los negocios del país. El
Canada’s Green Plan considera que de una forma ideal, esa evaluación debe ser
hecha entre un impuesto implementado unilateralmente en un país y un impuesto
formando parte de un programa internacional.

3.2.1 Impuestos ambientales

Este tipo de instrumento altera los precios relativos pagados por productores y
consumidores, que deberán, a partir de esas alteraciones, prestar más atención a los
costos ambientales y a los beneficios que resultan de sus elecciones. El sistema
debe ofrecerles mayor flexibilidad para minimizar sus costos de eliminar o reducir la
contaminación.

Las posibilidades de suceso en la aplicación de este impuesto están relacionadas


con las situaciones donde las relaciones causa-efecto entre la acción contaminante y
el impacto ambiental son bien conocidas y entendidas. Algunos ejemplos de tasas
ambientales que están ya siendo usados pueden ser citados.

A. Impuestos sobre emisiones, efluentes líguidos y sólidos: Corresponden a


pagos impuestos por el gobierno, basados en la cantidad y/o calidad de
contaminantes vertidos en el ambiente por una instalación industrial. En ese sistema
el que contamina está obligado a pagar una determinada cantidad por cada unidad
de contaminación evacuada en las aguas de superficie, emitida en la atmósfera o
aún a ser dispuesta y/o tratada adecuadamente. Debe basarse en algunas medidas
de
contaminación, como por ejemplo, calidad del agua, del aire, costos de
financiamiento de un programa de reducción de contaminación o patrones de
efluentes. De esa forma, las fuentes individuales están obligadas a adoptar medidas
internas para reducir o eliminar las cantidades de contaminantes en sus descargas y,
en consecuencia, reducir sus pagos correspondientes a la contaminación.
Este es un ejemplo de mecanismo aplicado en conjunto con normas que determinen
medidas de contaminación, sobre fuentes individuales, o programas de control
locales o regionales, siendo, en este caso, prorrateado entre los usuarios. El
programa, para que pueda ser implementado de forma efectiva y como un sistema,
prevé la existencia, o la creación de condiciones técnicas, institucionales y políticas
adecuadas.

Su ventaja principal se vincula al hecho de estimular las empresas a invertir en


tecnologías de control a la contaminación, mientras que su desventaja está
relacionada con la dificultad de aceptación; tanto política como científica, de
calcularse los valores monetarios de los más diversos tipos de daños ambientales.

B. Impuestos sobre productos: Son valores agregados a los precios de


determinados productos o insumos que provocan contaminación, en la fase de
producción y/o de consumo, o aún, en el caso de productos para los cuales un
sistema especial de disposición haya sido establecido.

Permiten que el consumidor determine su propia forma de reducir la contaminación y


posibilitan reducciones en los costos de administración, por dispensar del
seguimiento de emisiones, efluentes y residuos. En la práctica, estos impuestos han
sido más utilizados en el caso de productos finales a intermediarios que sobre
insumos y residuos.

La eficacia de esos impuestos depende, principalmente, de la existencia de


substitutos y, en el caso de los insumos, limitaciones adicionales están vinculadas al
peso relativo de los insumos tasados, en la composición de los costos totales y en el
hecho de que ese tipo de impuesto no estimule la inversión en el desarrollo de
tecnologías alternativas de producción.

Ejemplos de éxito de esas tasas, que cambiaron efectivamente el comportamiento de


productores
y consumidores pueden ser listadas, según el producto tasado:

insumos agrícolas, como por ejemplo, fertilizantes (principalmente fósforo y


nitrógeno) y pesticidas;
nafta conteniendo plomo;
aceites lubricantes (con miras a estimular el reciclado, cuyo procesamiento
recibe subsidios);
carbono contenido en los combustibles fósiles (la primera introducida en
Suecia en 1991);
productos químicos, tales como CFCs y otros que destruyen la capa de
ozono;
baterías;
envases no retornables.
3.2.2 Incentivos fiscales

Son tasas que subsidian o estimulan grupos de pagadores de impuestos o algunas


actividades específicas. Incluyen garantías, préstamos a bajos intereses a incentivos
fiscales o subsidios que estimulen a quien contamina a cambiar su comportamiento o
a disminuir sus costos de reducción de la contaminación. Por ejemplo, los gobiernos
pueden dar garantías para financiamiento de compra de equipos para eliminar la
contaminación o para subsidiar entrenamiento de personal. En algunos países
quedan disponibles garantías, para los gobiernos locales y regionales, a programas
de investigación y desarrollo o auxilio para la adopción de nuevas técnicas exigidas
por la legislación o reglamentaciones. Se aplican también a los casos de control de la
contaminación, reciclado y recuperación de recursos naturales.

Los incentivos fiscales incluyen tasas de créditos y depreciación acelerada para


inversiones industriales que comprendan compra de equipos de eliminación o control
de la contaminación. Bastante utilizado para estimular algunas actividades en el
pasado, se refiere al descuento acelerado de la depreciación, que permitía que las
inversiones de capital fueran totalmente descontadas, antes del final de su vida
económica. Este incentivo puede también tomar la forma de tasas especiales
concedidas a firmas que adoptan prácticas de administración y tecnologías de
producción que minimicen la contaminación ambiental. Hay casos de incentivos
fiscales concedidos a empresas que localizan sus instalaciones en lugares distantes
de los centros urbanos.

Un ejemplo actual son los créditos a los impuestos sobre inversiones (Investment
Tax Credits - ITCs), que reducen los impuestos que las empresas deben pagar y
resultan en la reducción directa de los costos de inversión.

Berstein (1993) llama la atención para el uso de esos incentivos, que solamente
deben ser aplicados cuando fuere posible demostrar, de forma clara, que los costos
de las inversiones en rebaja de la contaminación o recolocación de instalaciones
incurre en problemas financieros para las empresas.

Otros factores que son considerados negativos asociados a esos instrumentos en el


Canada’s Green Plan (1992), son los riesgos asociados a la creación de muchas
nuevas industrias, lo que aumentaría los problemas de contaminación; aumentar la
complejidad del sistema de impuestos de los países; inestabilidad en la recaudación
del gobierno.

4. MEDIDAS A IMPLEMENTAR

Como ya se sabe, el desafío que está colocado para todas las naciones es la
integración de metas que objetiven la prosperidad económica y la mejoría y
mantenimiento de las condiciones del medio ambiente. En el proceso de alcanzar el
desarrollo sustentable, el medio ambiente debe ser considerado por todos en sus
elecciones y decisiones, ya que él es la base de la prosperidad y de la salud de las
naciones y, por ende, de la humanidad.

Para que esa meta sea alcanzada es necesario un gran número de acciones
complementarias: aumentar el desarrollo económico de los países en desarrollo;
mantener la población bien informada; aumentar la base de conocimiento científico (a
través de iniciativas de apoyo a la investigación); ampliar los sistemas de educación
a información y promover programas eficientes de educación ambiental, para
diseminar las recomendaciones del gobierno sobre prácticas adecuadas. El empeño
mayor, según el Canada’s Green Plan (1992) es, luego de aumentar la conciencia
ambiental, transformarla en prácticas ambientales saludables.

Otras medidas más orientadas y específicas también son partes integrantes de ese
proceso. Entre ellas, la internalización se coloca como una acción complementaria
indispensable. ¿Cómo viabilizar la internalización? ¿Por medio de qué mecanismos,
los instrumentos económicos o de reglamentación? Aparentemente el use de los
instrumentos económicos se ha colocado como el favorito, principalmente debido a
su eficiencia con relación a la reducción de costos. No obstante, la experiencia
práctica relacionada con su aplicación es todavía reciente, su uso también es
limitado, principalmente en los países en desarrollo. De esa forma, las
reglamentaciones o los instrumentos de control y comando, aún son necesarios y, en
muchos casos, como visto anteriormente, se constituyen en complementos
indispensables para la implementación de los instrumentos económicos. Castro
(1994) efectúa algunas consideraciones que deben ser hechas en el proceso de
decisión entre los dos instrumentos o inclusive en el caso de combinación entre ellos,
con miras a la internalización. Son seis consideraciones:

a) eficiencia ambiental;
b) eficacia para alcanzar los objetivos específicos;
c) equidad;
d) aceptación política;
e) viabilidad administrativa
f) flexibilidad en adaptarse a cambios.

En cuanto a su implementación, especial atención debe ser dedicada a la estrategia


elegida, donde será siempre preferible un procedimiento gradual, en lugar de
dogmático, bajo normas reglamentaciones o leyes, para no provocar cambios
radicales y repentinos, que enfrentarán dificultades administrativas y de aceptación
social y política.

Castro (1994), sugiere que, en el caso de los países en desarrollo, el ideal sería
iniciar reduciendo o eliminando políticas que podrán estar distorsionando el buen
funcionamiento del mercado. Ello sería alcanzado a través de la implementación de
algunos mecanismos de internalización que generen renta, que sería utilizada para
aumentar la base de conocimiento y reforzar la capacidad institucional. Finalmente
debería considerar la introducción de otros instrumentos económicos y el use
apropiado de proyectos públicos, políticas macroeconómicas y sectoriales para
internalización.

El mismo autor considera que la experiencia a nivel internacional en el proceso de


internalización, es todavía menor que el nivel doméstico. En este caso, los acuerdos
internacionales en los moldes de aquellos volcados hacia la reducción de emisiones
de carbono o acuerdos relacionados con bienes y mercaderías comercializadas
internacionalmente, pueden ser buenos ejemplos y un real estímulo a la reducción de
las externalidades ambientales a nivel internacional.

La continuidad del proceso y el mantenimiento de la apertura de mercados también


es señalada como una de las cuestiones clave para el proceso de internalización de
costos ambientales, al lado del mantenimiento de la competitividad internacional de
los países como un todo. Además, los esfuerzos de internalización de los países en
desarrollo, necesitarán de complementación a través de cooperación internacional,
con miras a minimizar los posibles efectos negativos, resultantes de la aplicación de
las reglamentaciones o de los instrumentos económicos.
BIBLIOGRAFIA Y REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

ACQUATELLA, Jean (2001), Aplicación de instrumentos económicos en la gestión


ambiental en América Latina y el Caribe: desafíos y factores condicionantes, Serie
Medio Ambiente y Desarrollo Nº31, LC/L.1488-P/E, Santiago de Chile, Comisión
Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, enero. Publicación de las
Naciones Unidas, Nº de venta: S.01.II.G.28

ADAMS, W. M. Green Development: Environment and Sustainability in Third World.


London, Routledge, 1990.

AMARAL, S. P. Auditoria Ambiental: Uma Ferramenta de Gestão Ambiental nas


Empresas. Saneamento Ambiental. n.25, p.40-50, 1993.

ARRIAGADA, Ricardo (2002), Diseño de un sistema de medición de desempeño


para evaluar la gestión municipal: una propuesta metodológica, Serie Manuales
ILPES Nº20, LC/L.1753-P, Santiago de Chile, Comisión Económica para América
Latina y el Caribe, CEPAL, julio. Publicación de las Naciones Unidas, Nº de venta:
S.02.II.G.64

BARONI, M. Ambiguidades e deficiências do conceito de desenvolvimento


sustentável. Revista de Administração de Empresas. v.32, n.2, p. 14 -24,
abr./jun.1992.

# 1 A .// H )
<
9 "6" G

BEDER, Sharon, Global Spin, the corporate assault on environmentalism. Green


Books Ltd. Foxhole, Dartington - UK, 1997.

BERSTEIN, J. D. 1993. Alternative Approaches to Pollution Control and Waste


Management: Regulatory and Economics Instruments. Urban Management
Programme discussion paper n° 3. The World Bank, Washington D. C.

Best Practices for Human Settlement (UN-Habitat + The Together Foundation +


Dubai Municipality): Brack Egg, Antonio (2001), Nuestra maravillosa biodiversidad,
Mundo Minero, Edición 2005, septiembre, Lima

BOFF, Leonardo. Ecologia, Gritos da Terra, Grito dos Pobres. Ed. Ática, 1996.
Bosch, Josep María. Cielo Oscuro: primera victoria. Tribuna de Astronomía. Madrid. Mayo de
1998
BROWN, L. R. A nova ordem Mundial. Boletim de Conjuntura Internacional,
Secretaria Nacional de Planejamento/Departamento de Assuntos Internacionais, n.5,
p. 39- 57, 1992.

CABALLERO, Rómulo y Ricardo Zapata (1999), América Latina y el Caribe: el


impacto de los desastres naturales en el desarrollo, 1972-1999, LC/MEX/L.402,
México DF, Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, Naciones
Unidas, septiembre.

CABALLERO, Rómulo y Ricardo Zapata (2000), Un tema del desarrollo: la reducción


de la vulnerabilidad frente a los desastres, LC/MEX/L.428, México DF, Comisión
Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, Naciones Unidas, BID, marzo.
www.cepal.mx.org

CANADÁ. MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE. CANADA’S GREEN PLAN. 1992.


Economic Instruments for Environmental Protection (discussion paper)

CAPRA, F. O Ponto de Mutação. A Ciência, a Sociedade e a Cultura Emergente. São


Paulo. Editora Cutrix, 1982.

CARDONA, A. Omar (2001a), La necesidad de repensar de manera holística los


conceptos de vulnerabilidad y riesgo. Una crítica y revisión necesaria para la gestión,
Centro de Estudios sobre Desastres y Riesgos, CEDERI, Universidad de los Andes,
Bogotá - Colombia

___(2001b), Fortalecimiento Institucional. Experiencia Local en La Vega, República


Dominicana, Secretariado Técnico de la Presidencia-BID, Santo Domingo, octubre.

CASTORÍADES, C. As Encruzilhadas do LabirintoII - Domínios do Homem. Rio de


Janeiro, Editora Paz e Terra, 1987.

CASTRO, J. A. 1994.The Internalization of External Environmental Costs and


Sustainable Development (discussion papers n° 81). United Nations Conference on
Trade and Development, Geneva.

CAVALCANTI, R. N. Desenvolvimento sustentável e mineração: casos da


Companhia Vale do riuo Doce. São

CENCA, Instituto de Desarrollo Urbano (1999), Gestión Integrada del Territorio y


Desarrollo Local, Lima Centro de Estudios Estratégicos, Centro de Sistemas y
Planeación / TEC de Monterrey (2001). Reunión de Planeación estratégica

CEPAL (1990), Los recursos hídricos de América Latina y el Caribe: planificación,


desastres y contaminación, Estudios e Informes de la CEPAL Nº77, LC/G.1559-P,
Santiago de Chile, Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL,
Naciones Unidas, septiembre.

CHARPENTIER, Silvia y Jessica Hidalgo (1999), "Las políticas ambientales en el


Perú", Agenda: Perú, Lima, octubre.

CHAUÍ, Marilena. Convite à filosofia. Unidade 8 - capítulo 4; “O mundo da prática”.


Ed. Ática. SP, 1995.

COLBY, M. E. Environmental Management in Development: The Evolution of


Paradigns. World Bank Discussions Papers. n.80, 1990.

COLBY, Michael E. (1991), La administración ambiental en el desarrollo: Evolución


de los paradigmas. Sobretiro de El Trimestre Económico, Vol.LVIII (3), Nº231, México

COMISSÃO DE DESENVOLVIMENTO E AMBIENTE DA AMÉRICA LATINA E


CARIBE. Nossa Própria Agenda. Banco Inter-americano de Desenvolvimento.
Washington D.C., Programa de Desenvolvimento das Nações Unidas, Nova Iorque,
1990.

COMISSÃO MUNDIAL SOBRE MEIO AMBIENTE E DESENVOLVIMENTO. Nosso


Futuro Comum. Rio de Janeiro, Editora da Fundação Getúlio Vargas,1988.

Contra la Contaminación Luminosa. Pequeño manual recientemente editado por la


empresa de luminarias iGuzzini. Marzo del 2000

DAVIS, D. K. 1989. Groundwater resources of Pike County, Pennsylvania. Water


Resources Report 65. 1989. Pennsulvania Geological Survey, Fourth Series.
Harrisburg. 1989. 63p.

DELANNE, Y. 1981. Impact acoustique d’un équipement ou d’un aménagement.


Problèmes méthodologiques. Bulletin de Liaison des Laboratoires des Ponts et
Chaussées 112: 141-147.

:"- # A .// "6"

DIEGUES, A. C. Desenvolvimento Sustentable ou Sociedades Sustentáveis: da


Crítica dos Modelos aos Novos Paradigmas. São Paulo em Perspectiva, v.6, n. 1 e 2,
p.22- 29, jan/jun.1992.

DIXON, J. A., FALLON, L. A. The Concept of Sustainability: Origins, Extensions and


Usefulness for Policy. Washington, World Bank Environment Department/Division
Working Paper/Policy ans Research Division, n.1989-1, July, 1989.
DOMENICO, P. A.; SCHWARTZ, F. 1990 . Physical and Chemical Hydrogeology. 2º
Ed. John Wiley & Sons Inc. 506 p.

DOUROJEANNI, Axel. (2000), Procedimientos de gestión para el desarrollo


sustentable, Serie Manuales Nº 10, Comisión Económica para América Latina y el
Caribe, CEPAL, Naciones Unidas, Santiago de Chile, agosto.

DOWN, C. G.; STOCKS, J. 1977. Environmental impact of mining. Applied Science


Publishers, London, 371 p.

DURSTON, John. (2002) El capital social campesino en la gestión del desarrollo


rural. Díadas, equipos, puentes y escaleras, LC/G.2185-P, Santiago de Chile,
Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, Naciones Unidas,
noviembre. Publicación de las Naciones Unidas, Nº de venta: S.02.II.G.74

Estudio de emisión hacia el hemisferio superior de diferentes tipos de luminarias y


criterios sobre el alumbrado de exterior utilizados en los alrededores del O.R.M. para
evitar la potencial contaminación lumínica. OTPC. La Laguna, 1994.

FEITOSA, F. A. C.; MANOEL FILHO, J. (Coord.). 1997. Hidrogeologia – Conceptos y


aplicaciones. CPRM, LABHID-UFPE. 389 p.

FETTER, C. W. 1994 . Applied Hydrogeology. Third ed. Prentice Hall. 691 p.

FETTER, C. W. 1999. Contaminant Hydrogeology. 2º. Ed. Prentice-Hall Inc. 500pp.

FOSTER, S. S. D.; HIRATA, R. C. A. 1991. Determinación del riesgo de


contaminación de aguas subterráneas. Una metodología basada en datos existentes.
CEPIS, OPS/OMS, 2a. edición. Lima, Perú.

FOSTER, S.; HIRATA, R. C. A. 1991. Determinación del riesgo de contaminación de


aguas subterráneas – una metodología basada en datos existentes. CEPIS, OPS,
OMS. 81p.

FOSTER, S.; VENTURA, M.; HIRATA, R. 1987. Contaminación de las aguas


subterráneas. Un enfoque ejecutivo de la situación en América Latina y el Caribe en
relación con el suministro de agua potable. OMS/ OPS/CEPIS. 42pp.

FRANCO, Eduardo (1999), Mimeo, La Gestión de Riesgos de Desastre ENSO desde


una perspectiva social, ITDG, Piura
Galadí-Enríquez, David. La Ordenanza sobre Protección del Cielo Nocturno en Córdoba: Un
caso sobre que reflexionar. Tribuna de Astronomía y Universo.Madrid. Noviembre de 1999.
GEOLOGICAL SURVEY OF CANADA. 1967. Groundwater in Canada. Economic
Geology Report no. 24. 228 p. Canada. 1967.

GLEICK, P. H. (Ed.). 1993. Water in Crisis – A guide to the World’s Fresh Water
Resources. Oxford University Press. 473 pp.

GOODLAND, R. Environmental Sustainability and the Power Sector. Impact


Assessment. v.12, n.3, p. 275-304, Fall 1994.

Granados, Pedro. Midiendo la Contaminación lumínica. Tribuna de Astronomía y


Universo. Madrid. Noviembre de 1999.

GUARULHOS, P. M. et al. Sistema integrado de tratamento de resíduos sólidos


urbanos: Relatório de Impacto Ambiental - RAP. Rio Claro: Sistema de Proteção
Ambiental, 1992. 118p.

Guía para la reducción del resplandor luminoso nocturno. Transcripción española de


Informe Técnico anterior, realizada por el Comité Español de Iluminación. Febrero de
1999.

Guidelines for minimizing Skyglow. A CIE Technical Report. Marzo 1995.

HEATHCOTE, I. W. 1998. Integrated Watershed Management – principles and


practice. John Wiley & Sons Inc. 414pp.

HERRERA, A. O. A Grande Jornada. A Crise Nuclear e o Destino Biológico do


Homem. Rio de Janeiro, Editora Paz e Terra, 1982.

Hillary, Ruth. 1996. Environmental Management Sistema and Cleaner Production.


John Wiley & Sons. Toronto, EE.UU.

HOGAN, D. Crescimento Populacional e desenvolvimento sustentável. Lua Nova.


n.30, 1993. p.58 - 77.

HORTS, Pere. Contaminación Lumínica. Situación presente y estrategias para el


futuro. Tribuna de Astronomía. Madrid. Febrero de 1998.

IDRC/ CRDI. CIID/ CLAD (1996), Descentralización y Municipios en América Latina.


Necesidades de Información de los Gobiernos Locales, CLAD. Montevideo, abril
Informe sobre la Contaminación Lumínica. Recopilación de textos y documentos realizada
por la Societat Astronómica de Figueres. Figueres, 1995

INTECO.1998. Compendio de normas Inte ISO 14000. San José, Costa Rica.
KITAMURA, P. C. A Amazônia e o Desenvolvimento Sustentável. Brasília,
EMBRAPA, 1994.

KULA, E. Economics of Natural Resources and the Environment. London, Chapman


& Hall, 1992.

KURAMOTO, Juana y otros (2002), Participación comunitaria en el monitoreo de las


actividades mineras, CONVENIO USAID – CONAM, Programa APGEP-SENREM

LINEHAN, P.; WISS, J. F. 1982. Vibration and air blast noise from surface coal mine
blasting. ining Engineering, April, 391- 395.

MAGRINI, A. A. Avaliação de Impactos Ambientais. In: MARGULIS, S. Meio


Ambiente: Aspectos Técnicos e Econômicos. Rio de Janeiro, IPEA/ Brasília,
IPEA/PNUD, 1990.

MAIMOM, D. Ensaios sobre Economia do Meio Ambiente. Rio de Janeiro, APED,


1992.

MAIMON, Dalia. A economia na compreensão dos fenômenos ambientais.


Interdisciplinaridade: (Re)invenção de um Saber. UFPa, NUMA. 1993.

MARCUS, Philip et al 1997. Moving ahead with ISO 14000. John Wiley & Sons, INC.
EE.UU.

MARTÍN, Raymond. National Center For Environmental Decisión-Making Research


(NCEDR). 1998. ISO 14001 Guidance Manual. Tennessee, EE.UU.

MAZUR, Laurie Ann. Marketing Madness. E Magazine 7, May-June:36-41, 1996. – In


Beder.

MICELROY, T. A. 1988. Groundwater resources of Fayette County, Pennsilvania.


Water Resources Report 60. Pennsylvania Geological Survey, Fourth Series.
Harrisburg. 1988. 57p.

MENDES, A. D. Envolvimento e Desenvolvimento: Introdução à Simpatia de Todas


as Coisas. In: CAVALCANTI, C., org. Desenvolvimento e Natureza: Estudos para
uma Sociedade Sustentável. SãoPaulo, Cortez Editora/ Recife, Fundação Joaquim
Nabuco, 1995.
MONTES Lira, Pedro Felipe (2001), El ordenamiento territorial como opción de
políticas urbanas y regionales en América Latina y el Caribe, Serie Medio Ambiente y
Desarrollo Nº 45, LC/L.1647-P/E, Santiago de Chile, Comisión Económica para
América Latina y el Caribe, CEPAL, diciembre. Publicación de las Naciones Unidas,
Nº de venta: S.01.II.G.186
MOSCOSO, Cristian. (2000), Desarrollo Sustentable. Participación y Calidad de Vida,
Fondo de las Américas. Chile

MURGEL Branco, Samuel (2000), Noción de Ecosistemas. II Curso Internacional de


Aspectos Geológicos de Protección Ambiental”. UNESCO-UNICAMP. Brasil, junio.
Naciones Unidas, EIRD (2002), Estrategia internacional para la reducción de los
desastres. Los desastres naturales y el desarrollo sostenible: considerando los
vínculos entre el desarrollo, el medio ambiente y los desastres naturales.

NACIONES UNIDAS, EIRD,EDUPLAN Hemisférico (2000), Estrategias para


implementar el Plan de Acción Hemisférico para la reducción de desastres en el
Programa Interamericano de Educación.

NEGRAO Calvacanti, Rachel (2000), Recursos minerales, minería y desarrollo


sustentable.

NIVELES LUMONOTECNICOS. Estudio realizado por la Oficina Técnica para la


Protección del Cielo (OTPC). Instituto de Astrofísica de Canarias.

NOZOE, N. coord. Contabilização Econômica do Meio Ambiente: Elementos


Metodológicos e Ensaio de Aplicação no Estado de São Paulo. São Paulo, Secretaria
do Meio Ambiente, 1992, p. 63-76. (Série Seminários e Debates)

OEA (Organización de los Estados Americanos) / UDSMA, Proyecto de Peligros


Naturales (PPN)

OIT Oficina Internacional del Trabajo (2001), Prevención de Accidentes Industriales


Mayores, Ginebra OPS (Organización Panamericana de la Salud)

ORMACHEA Choque, Iván. (2000), Utilización de medios alternativos para la


resolución de conflictos socio ambientales. Ponencia preparada para la Conferencia
Electrónica FAO/FTPP-Comunidec. Quito, Enero- Marzo. 2000

PALOM, Oriol.2000. ISO 14000: La Nueva Visión Gerencial del Medio Ambiente.
International Federation of Training and Development Organizations.
PARIZOTTO, J. A. O Gerenciamento Ambiental: Estudo de Caso de Cinco Empresas
de Mineração no Brasil. Rio de Janeiro, CNPq/CETEM, 1995. (Série Qualidade e
Produtividade, 5).

PAULO, 1996. Tese de Doutorado em Engenharia Moneral, Departamento de


Engenharia de Minas, USP.

PEARCE, D. et al. Blueprint for a Green Economy. Londres: Earthscan Publication,


1989.
PEREZ, Herrera Ricardo, Riesgo ambiental derivado de desastres naturales o
tecnológicos y sus efectos en el agua, suelo, subsuelo y acuífero. Secretaria de
Medio Ambiente. México s/f.

PMAM del PNUMA (2000), Perspectivas del Medio Ambiente Mundial. Panorama
General

PNUMA / Perspectivas del Medio Ambiente Mundial 2000.

PNUMA. (2001), Concientización y Preparación para emergencias a nivel local. Taller


Regional de APELL para América Latina y el Caribe”. México DF.

PROOPS, Jonn, Realizando um mundo sutentável e o papel do sistema político na


consecução de uma economia sustentável. In: Cavalcante, C. São Paulo. 1997.
PUGH, M. The path to affordable landfills. Wastes Management, October, p.58-9,
1999.

RAMOS, F.; OCCHIPINTI, A G.; VILLA NOVA, N.A.; REICHARDT, K.; MAGALHÃES,
P.C.; CLEARY, R.W. 1989. Engenharia hidrólogica. Coleção ABRH de Recursos
Hídricos. ABRH. 404 pp.

RANDALL, Allan. Resource Economics: an Economic Approach to Natural Resource


and Environmental Policy. 2.ed. New York, John Wiley and Sons, 1987.

RATTNER, H. Tecnologia e Desenvolvimento Sustentável. In: HOYOS, J.L.B., org.


Desenvolvimento Sustentável: Um Novo Caminho? Belém, UFPA/NUMA, 1992
(Série Universidade e Meio Ambiente, n3).

RATTNER, H. Tecnologia e Desenvolvimento Sustentável: uma avaliação crítica.

REBOUÇAS, A.; BRAGA, B.; TUNDISI, J. G. 1999. Águas Doces no Brasil.


Escrituras. IEA/Acad. Bras. Letras. 717 pp. STONE, W. J. 1999 . Hydrogeology in
Practice. A guide to characterizing ground water systems. Prentice-Hall Inc. 248 pp.

RELIS, P., DOMINSKI, A. Beyond the crisis; integrated waste management. Santa
Barbara: Gildea

RESOURCE Center / Community Environmental Council, 1990, 48p.

ROMEIRO, Ademar R. Desenvolvimento Sustentável e Mudança Institucional: notas


preliminares. CNPq/IE – Unicamp, 1999.

ROSSETTI, J. P. Crescimento e Desenvolvimento: Diferenças Fundamentais. Folha


da Tarde, São Paulo, 11 de agosto de 1983.
SACHS, I. Estratégias de Transição para o Século XXI - Desenvolvimento e Meio
Ambiente. São Paulo, Studio Nobel Ltda/ FUNDAP, 1993.

SACHS, Ignacy. Ecodesenvolvimento. Crecer sem destruir. São Paulo: Vértice, 1986.

SANCHEZ Luis E. (2000 a), Impactos en el medio antrópico. II Curso Internacional


de Aspectos Geológicos de Protección Ambiental UNESCO-UNICAMP. Brasil, junio.

SANCHEZ Luis E. (2000 b), Impactos sobre los ecosistemas. II Curso Internacional
de Aspectos Geológicos de Protección Ambiental UNESCO-UNICAMP. Brasil, junio
2000.

SÁNCHEZ, L. E. 1995. Control de la contaminación de las aguas. En: ASPECTOS


DE PROTECCION AMBIENTAL. Montevideo: Unesco. v.1, p.155-68

SÁNCHEZ, L. E. Gerenciamento Ambiental e a Indústria de Mineração. Revista de


Administração. v.29, n.1, p.67-75, 1994.

SÁNCHEZ, L. E. The Challenge of Environmental Sustainability in Mineral Sector. In:


First International Symposium on Mining and Development. Campinas, 1995.
Proceedings. Campinas/S.Paulo, 1995, p. 150-158.

SCHOFFMAN, Alan et al 2000. ISO 14001: A practical Approach. Oxford University


Press. New York, EE.UU.

SERAGELDIN, I. Making Development Sustainable. Finance & Development, v.30,

SHENG, F. Valores em mudança e construção de uma sociedade sustentável. In:


Cavalcante, C. São Paulo. 1997.

SILVEIRA, G. T. R. Gestión ambiental de residuos sólidos. Saneamiento ambiental,


n. 40, p.30-5,1996.

STETTEN, R.; ANTONY, M.; VASUKI, N. C. A successful recycling paradigm: the


Delaware drop off centre recycling program. Wastes Management, October, p.49-51,
1999.

TAHIN, P. Tendências atuais de manejo dos resíduos sólidos urbanos, com ênfase a
reciclagem. Rio Claro, 1992. 143p. (Trabalho apresentado ao Instituto de Biociências,
Unesp, para obtenção do grau de bacharel em Ecologia).

TRESSOLDI, M.; CONSONI, A. J. 1998. Disposição de resíduos. In: ASSOCIAÇÃO


BRASILEIRA DE GEOLOGIA DE ENGENHARIA. 1998. Geologia de engenharia.
São Paulo: ABGE p. 343-60.
VARGAS, Elkin. (2000), Indicadores de sostenibilidad y su aplicación a las empresas
mineras, Cierre de minas: experiencias en Iberoamérica, Roberto Villas Boas y Maria
Laura Barreto, Editores, CYTED/IMAAC/UNIDO, Río de Janeiro.

VARGAS, Jorge E. (2002), Políticas públicas para la reducción de la vulnerabilidad


frente a los desastres naturales y socio naturales, Serie Medio Ambiente y Desarrollo
Nº50, LC/L.1723-P/E, Santiago de Chile, Comisión Económica para América Latina y
el Caribe, CEPAL, abril. Publicación de las Naciones Unidas, N• 7 de venta:
S.02.II.G.34

VERMENICHEVA, T. B.; SARIBEKOVA, L. M.; HEAVEN, S. Municipal solid waste in


Kazakhstan: urban waste management problems in a transition economy. Wastes
Management, October, p.37-40, 1999.

WEIL, Pierre. A nova ética. Ed. Rosa dos Tempos. Rio de Janeiro, 1998.

WOODSIDE, Gayle et al 1998. ISO 14000: Implementation Manual.McGraw-Hill.


EE.UU.

INTERNET

" %) 0' &


8 (
DDIII D D/ 8

) %
) 0'" 8 (
DDIII )

, % , 0'
8 (
DD J; D D K 8

& 1 % , 0'
8 (
DDIII ) D D D 8

: $; %
) 0'1
8 (
DDIII $; D
I D

"H F 6 8 % 0': ) ! $
8 (D
DIII H I D D D$ 8

6 "H % 0': )
8 (DD
III H D D )D ) 8

! A %
. ) 3' ; )
8 (
DDIII ) D .D )
D )8
Contaminación Agua (abril 2008). CEPAL/CDCC/ Comité de Coordinación y
Desarrollo del Caribe: www.eclacpos.org/sustdev/CARLINKS

Gestión Ambiental (febrero de 2008)


www.unep.org

UNEP. Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. (2001), APELL
para Minería. Guía para la Industria minera a fin de promover la Concientización y
Preparación para Emergencias a Nivel Local. Francia. (Marzo 2008)
www.unep.tie,org

FAO. 2001. Contaminación agrícola de los recursos hídricos. (enero 2008)


http://www.fao.org/docrep/W2598S/w2598s03.htm

Fundación Entorno, Empresa y Medio Ambiente. Hábitos de Consumo y Medio


Ambiente en España. (Enero 2008) http://www.fundacion-entorno.org

Organización Internacional de Estandarización(ISO). ISO publica un nuevo


compendio de estándares en Gestión Ambiental. (febrero 2008)
http://www.calidadlatina.com/
APÉNDICE:

Actividades implementadas conjuntamente (AIC): Etapa piloto de la


implementación conjunta, definida en el Artículo 4.2 a) de la Convención Marco sobre
el Cambio Climático, de las Naciones Unidas, que permite la actividad de proyectos
entre países desarrollados (y sus empresas) y entre países desarrollados y en
desarrollo (y sus empresas). Las AIC están destinadas a permitir a las Partes en la
Convención Marco sobre el Cambio Climático, de las Naciones Unidas adquirir
experiencia en actividades de proyectos ejecutadas conjuntamente. Durante la etapa
piloto no existe ninguna acreditación para las actividades AIC. Está por adoptarse
una decisión sobre el futuro de los proyectos de AIC y cómo pueden vincularse con
los mecanismos de Kioto. Como forma simple de permisos negociables, las AIC y
otros planes basados en el mercado representan importantes mecanismos
potenciales para estimular más flujos de recursos en beneficio del medio ambiente
mundial. Véase también Mecanismo para un desarrollo limpio e intercambio de
emisiones.

Acuerdo voluntario: Acuerdo entre una autoridad gubernamental y una o más


partes privadas, así como un compromiso unilateral reconocido por la autoridad
pública para alcanzar objetivos medioambientales o mejorar el rendimiento
medioambiental más allá del cumplimiento.

Adaptación: Ajuste de sistemas naturales o humanos a un medio ambiente nuevo o


cambiante. La adaptación al cambio climático se refiere al ajuste de sistemas
naturales o humanos, en respuesta a estímulos climáticos reales o previstos o a sus
efectos, que modera los daños o explota oportunidades provechosas. Pueden
distinguirse diversos tipos de adaptación, entre ellos la adaptación anticipadora y la
reactiva, la adaptación privada y la pública, y la adaptación autónoma y la
planificada.

Adicionalidad: Reducción de las emisiones de fuentes o aumento de la captación de


carbono por sumideros, adicionales a los que se producirían en caso de no existir
una actividad de proyecto de Implementación conjunta o un Mecanismo de desarrollo
limpio, tales como se definen en los artículos del Protocolo de Kioto sobre
Implementación conjunta y Mecanismo de desarrollo limpio. Esta definición puede
ampliarse además para incluir la adicionalidad financiera, de inversión y de
tecnología. En la adicionalidad financiera, la financiación de la actividad de proyectos
será adicional al Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), otros compromisos
financieros de las Partes incluidas en el Anexo I, la Asistencia Oficial al Desarrollo y
otros sistemas de cooperación. En la adicionalidad de inversión, el valor de la unidad
de reducción de emisiones/unidad de reducción de emisiones certificada aumentará
considerablemente la viabilidad financiera y/o comercial de la actividad de proyectos.
En la adicionalidad de tecnología, la tecnología empleada para la actividad de
proyectos será la mejor disponible para las circunstancias de la Parte anfitriona.
Agencia Internacional de la Energía (IEA): Foro sobre la energía con sede en
París, constituido en 1974. Está vinculado con la Organización de Cooperación y
Desarrollo Económicos (OCDE) y permite a los países miembros adoptar medidas
conjuntas para responder a las emergencias de abastecimiento de petróleo,
intercambiar información sobre temas energéticos, coordinar sus políticas
energéticas y cooperar en la elaboración de programas racionales sobre la energía.

AIC: Véase actividades implementadas conjuntamente.

Alianza de Pequeños Estados Insulares (AOSIS): El grupo se creó durante la


Segunda Conferencia Climática Mundial en 1990 y está constituido por Pequeños
Estados Insulares en desarrollo y territorios costeros bajos, particularmente
vulnerables a las consecuencias adversas del cambio climático, como la elevación
del nivel del mar, la decoloración de los corales y la mayor frecuencia e intensidad de
las tormentas tropicales. Con más de 35 Estados del Atlántico, el Caribe, el océano
Índico, el Mediterráneo y el Pacífico, la AOSIS comparte objetivos comunes sobre
asuntos de medio ambiente y desarrollo sostenible incluidos en el proceso de la
CMCC (Convención Marco sobre el Cambio Climático, de las Naciones Unidas).
Análisis de equilibrio general: Enfoque que considera simultáneamente todos los
mercados y los efectos de retroacción entre esos mercados en una economía que
lleva a la remodelación del mercado. Véase también equilibrio de mercado.

Análisis de estabilización: En este informe, la expresión se refiere a los análisis o


escenarios que se ocupan de la estabilización de la concentración de los gases de
efecto invernadero.

AOSIS: Véase Alianza de Pequeños Estados Insulares.


Banca: Según el Protocolo de Kioto [Artículo 3 (13)], las Partes incluidas en el Anexo
I de la Convención Marco sobre el Cambio Climático, de las Naciones Unidas podrán
ahorrar el excedente de las subvenciones o de los créditos para las emisiones
correspondientes al primer período de compromiso para utilizarlo en períodos de
compromiso subsiguientes (después de 2012).

Barrera: Véase obstáculo.

Barreras del mercado: En el contexto de la mitigación del cambio climático,


condiciones que impiden o dificultan la difusión de tecnologías o prácticas rentables
que mitigarían las emisiones de gases de efecto invernadero.

Base de recursos: La base de recursos comprende tanto las reservas como los
recursos.

Beneficios subsidiarios: Efectos subsidiarios, o secundarios, de las políticas


destinadas exclusivamente a la mitigación del cambio climático. Esas políticas
repercuten no sólo sobre las emisiones de gases de efecto invernadero, sino también
sobre la eficiencia en el uso de los recursos, como la reducción de las emisiones de
contaminantes del aire en los niveles local y regional asociados con el uso de
combustibles de origen fósil, y sobre asuntos tales como el transporte, la agricultura,
las prácticas en el uso de la tierra, el empleo y la seguridad del combustible. A veces,
se hace referencia a estos beneficios como "impactos subsidiarios", para reflejar que
en algunos casos los beneficios pueden ser negativos. Desde la perspectiva de las
políticas destinadas a reducir la contaminación del aire en el nivel local, la mitigación
de los gases de efecto invernadero puede considerarse también un beneficio
subsidiario, pero esas relaciones no se consideran en esta evaluación. Véase
también cobeneficios.

Biocombustible: Combustible producido con materia orgánica seca o aceites


combustibles producidos por vegetales. Entre los ejemplos de biocombustible cabe
citar el alcohol (de azúcar fermentada), la lejía negra derivada del proceso de
fabricación de papel, la madera y el aceite de soja.

Biomasa: Masa total de organismos vivos presentes en un área o volumen dados;


se suele considerar biomasa muerta el material vegetal muerto recientemente. La
biomasa puede usarse directamente como combustible quemándola (p.ej., la
madera) o indirectamente mediante la formación de alcohol por fermentación (p.ej., la
caña de azúcar) o extracción de aceites combustibles (p.ej., los frijoles de soja o
soya).

Bosque: Véase un análisis del término bosque y términos conexos, como


forestación, reforestación y deforestación, en Informe especial del IPCC: uso de la
tierra, cambio de uso de la tierra y silvicultura, 2000. Véase un análisis del término
bosque y términos conexos, como forestación, reforestación y deforestación, en
Informe especial del IPCC: uso de la tierra, cambio de uso de la tierra y silvicultura,
2000. Forma de vegetación en la que predominan los árboles. En todo el mundo se
utilizan muchas definiciones del término bosque, que reflejan grandes diferencias en
las características biogeofísicas, la estructura social y la economía31. Véase también
forestación, deforestación y reforestación.

Burbuja: El Artículo 4 del Protocolo de Kioto permite que un grupo de países cumpla
con su objetivo expuesto en el Anexo B en forma conjunta, sumando todas sus
emisiones en una sola "burbuja" y compartiendo la carga. Los Estados de la Unión
Europea se proponen sumar y compartir los compromisos de sus emisiones en una
sola burbuja.

CA: Véase cantidades atribuidas.

Calentamiento de la Tierra: Incremento observado o proyectado en la temperatura


media mundial.
Cambio climático: Variación estadísticamente significativa, ya sea de las
condiciones climáticas medias o de su variabilidad, que se mantiene durante un
período prolongado (generalmente durante decenios o por más tiempo). El cambio
del clima puede deberse a procesos naturales internos o a un forzamiento externo, o
a cambios antropógenos duraderos en la composición de la atmósfera o en el uso de
la tierra. Adviértase que la Convención Marco sobre el Cambio Climático (CMCC) de
las Naciones Unidas, en su Artículo 1, define el "cambio climático" como "un cambio
de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la
composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del
clima observada durante períodos de tiempo comparables." La Convención Marco
sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas hace, pues, una distinción entre el
"cambio climático" atribuible a actividades humanas que alteran la composición de la
atmósfera y la "variabilidad del clima" atribuible a causas naturales.

Cambio estructural: Cambios, por ejemplo, en la repartición relativa del producto


interno bruto producido por los sectores industrial, agrícola o de servicios de una
economía; o más generalmente, transformaciones en los sistemas como
consecuencia de las cuales algunos componentes son reubicados o potencialmente
sustituidos por otros.

Cantidades atribuidas (CA): En virtud del Protocolo de Kioto, la cantidad total de


emisiones de gases de efecto invernadero que cada país que figura en el Anexo B ha
convenido en no exceder en el primer período de compromiso (2008 a 2012) es la
cantidad atribuida a ese país. Se calcula multiplicando las emisiones totales de gases
de efecto invernadero del país en 1990 por cinco (para el período de compromiso de
5 años) y luego por el porcentaje convenido, que figura en el Anexo B del Protocolo
de Kioto (p.ej., 92% para la Unión Europea; 93% para los EE.UU.).

Capacidad mitigativa: Estructuras y condiciones sociales, políticas y económicas


que se requieren para una mitigación efectiva.

CFC: Véase clorofluorocarbonos.

CH4: Véase metano.

Ciclo del carbono: Término utilizado para describir la circulación del carbono en sus
diversas formas (p.ej., como dióxido de carbono) en la atmósfera, los océanos, la
biosfera terrestre y la litosfera.

Clorofluorocarbonos (CFC): Gases de efecto invernadero comprendidos en el


Protocolo de Montreal de 1987 y utilizados para la refrigeración, la climatización, el
embalaje, el aislamiento, los disolventes o los propulsores de aerosoles. Como no se
destruyen en la atmósfera inferior, los CFC llegan a la atmósfera superior, donde en
condiciones apropiadas, pueden destruir el ozono. Esos gases se están sustituyendo
por otros compuestos, entre ellos los hidroclorofluorocarbonos y los
hidrofluorocarbonos, que son gases de efecto invernadero comprendidos en el
Protocolo de Kioto.

CLRCE: Véase compromisos de limitación o reducción cuantificada de emisiones.

CMCC: Véase Convención Marco sobre el Cambio Climático, de las Naciones


Unidas.

CO2: Véase dióxido de carbono.

CO2 equivalente: Concentración de dióxido de carbono que produciría el mismo


nivel de forzamiento radiativo que una mezcla dada de dióxido de carbono y otros
gases de efecto invernadero.

Cobeneficios: Beneficios de las políticas que se aplican por diversas razones al


mismo tiempo --incluso la mitigación del cambio climático-- admitiendo que la
mayoría de las políticas destinadas a procurar la mitigación de los gases de efecto
invernadero también pueden tener otras justificaciones, a menudo por lo menos
igualmente importantes (p.ej., vinculadas con objetivos de desarrollo, sostenibilidad y
equidad). También se usa el término coimpacto en un sentido más general, para
abarcar tanto el aspecto positivo como el negativo de los beneficios. Véase también
beneficios subsidiarios.

Cogeneración: Utilización del calor residual de la generación de electricidad, como


los gases de escape de las turbinas de gas, con fines industriales o de calefacción de
zonas residenciales.

Combustibles de origen fósil: Combustibles a base de carbono procedentes de


yacimientos de carbono fósil, que incluyen el carbón, el petróleo y el gas natural.

Comercialización: Serie de medidas necesarias para obtener el acceso al mercado


y competitividad comercial para las nuevas tecnologías, procesos y productos.

Comercio de los derechos de emisión: Enfoque basado en el mercado para


alcanzar objetivos medioambientales que permiten, a quienes reducen sus emisiones
de gases de efecto invernadero más de lo que se requiere, usar o negociar el
excedente de las reducciones para compensar las emisiones en otra fuente, dentro o
fuera del país. En general, el comercio puede producirse en niveles internos de las
empresas, nacionales e internacionales. En el Segundo Informe de Evaluación del
Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático se adoptó la
convención de usar "permisos" para los sistemas de comercio nacional y "cuotas"
para los sistemas de comercio internacional. En virtud del Artículo 17 del Protocolo
de Kioto, el comercio de los derechos de emisión es un sistema de cuotas
negociables basado en las cantidades atribuidas, calculadas a partir de los
compromisos de reducción y limitación de emisiones enunciados en el Anexo B del
Protocolo. Véase también reducción de emisiones certificada y Mecanismo de
desarrollo limpio.
Comercio en "mercado primario" y en "mercado secundario": En los
intercambios de materias primas y valores financieros, los compradores y
vendedores que negocian directamente entre sí constituyen el "mercado primario",
mientras que comprar y vender a través de las entidades de intercambio representa
el "mercado secundario".
Compromisos de limitación o reducción cuantificada de emisiones (CLRCE):
Compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, en
términos de porcentaje con respecto a un año o período base, contraídos por los
países desarrollados que figuran en el Anexo B del Protocolo de Kioto. Véase
también objetivos y calendarios.
Conferencia de las Partes (CP): Órgano supremo de la Convención Marco sobre el
Cambio Climático, de las Naciones Unidas, constituido por los países que han
ratificado o adherido a la Convención Marco sobre el Cambio Climático. La primera
reunión de la Conferencia de las Partes (CP-1) se celebró en Berlín en 1995, seguida
de la CP-2 en Ginebra en 1996, la CP-3 en Kioto en 1997, la CP-4 en Buenos Aires,
la CP-5 en Bonn y la CP-6 en La Haya. Véase también CP/RP y Reunión de las
Partes.
Convención Marco sobre el Cambio Climático (CMCC), de las Naciones Unidas:
La Convención se aprobó el 9 de mayo de 1992 en Nueva York y fue firmada por
más de 150 países y la Comunidad Económica Europea en la Cumbre de la Tierra,
celebrada en Río de Janeiro en 1992. Su objetivo último es lograr la "estabilización
de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel
que impida interferencias antropógenas peligrosas en el sistema climático".
Establece obligaciones para todas las Partes. Con arreglo a la Convención, las
Partes incluidas en el Anexo I se fijan el objetivo de lograr que las emisiones de
gases de efecto invernadero no controlados por el Protocolo de Montreal de 1990
vuelvan a los niveles que tenían en 1990 para el año 2000. La Convención entró en
vigor en marzo de 1994. Véase también Conferencia de las Partes y Protocolo de
Kioto.
Convención sobre el Clima: Véase Convención Marco sobre el Cambio Climático,
de las Naciones Unidas.
Conversión de energía: Véase transformación de la energía.
CP: Véase Conferencia de las Partes.
CP/RP: La Conferencia de las Partes en la Convención Marco sobre el Cambio
Climático de las Naciones Unidas actuará como Reunión de las Partes (RP) en
carácter de órgano supremo del Protocolo de Kioto, pero sólo podrán participar en
las deliberaciones y adoptar decisiones las Partes en el Protocolo de Kioto. Hasta
que el Protocolo entre en vigor, no podrá reunirse la RP.
Costo al valor actualizado: Suma de todos los costos a través de todos los
períodos, descontando los costos futuros.
Costo de oportunidad: Costo de una actividad económica abandonada al optarse
por otra actividad.
Costo externo: Expresión empleada para definir los costos dimanantes de cualquier
actividad humana, cuando el agente responsable de la actividad no tiene plenamente
en cuenta las repercusiones de sus actos sobre los demás. Asimismo, cuando los
impactos son positivos y no se tienen en cuenta en los actos del agente responsable,
se mencionan como beneficios externos. Las emisiones de contaminación por
partículas procedentes de una central de energía afectan la salud de la población en
las cercanías, pero esto no suele tenerse en cuenta, o no se le asigna la debida
importancia, al adoptar decisiones privadas y no existe mercado para tales impactos.
Ese tipo de fenómenos se denominan externalidades y los costos que imponen se
conocen como costos externos.
Costo medio: Costo total dividido por la cantidad de unidades del elemento cuyo
costo se está evaluando. Para los gases de efecto invernadero, por ejemplo, sería el
costo total de un programa dividido por la cantidad física de emisiones evitadas.
Costos administrativos: Costos de las actividades del proyecto o de la actividad
sectorial directamente relacionados con su aplicación a corto plazo y limitados a la
misma. Comprenden los costos de planificación, instrucción, administración,
supervisión, etc.
Costos de capital: Costos asociados con los gastos de capital o inversión en suelo,
construcción, equipo e inventarios. A diferencia de los costos de mano de obra y de
explotación, los costos de capital son independientes del nivel de resultados de una
capacidad de producción determinada.
Costos de eliminación de obstáculos: Costos de las actividades destinadas a
corregir fallos del mercado directamente o al reducir los costos de las transacciones
en el sector público y/o privado. Entre los ejemplos, cabe citar los costos de mejorar
la capacidad institucional, reducir el riesgo y la incertidumbre, facilitando las
transacciones del mercado y aplicando políticas reguladoras.
Costos de implementación: Costos que supone la implementación de opciones de
mitigación. Esos costos están asociados con los cambios institucionales necesarios,
las necesidades de información, el tamaño del mercado, las oportunidades para
adquirir tecnología y conocimientos y los incentivos económicos que se requieran
(donaciones, subsidios e impuestos).
Costos de proyecto: Todos los costos financieros de un proyecto, tales como los
costos de capital, mano de obra y explotación.
Costos macroeconómicos: Se miden por lo general como cambios en el producto
interno bruto o un crecimiento en el producto interno bruto, o como una pérdida de
"bienestar" o una pérdida de consumo.
Costos privados: Se denominan costos privados las categorías de costos que
influyen sobre las decisiones que toma una persona. Véase también costos sociales,
costo externo y costo total.
Costos sociales: El costo social de una actividad comprende el valor de todos los
recursos empleados para suministrarla. Algunos de ellos tienen precio y otros no. Los
recursos sin precio se denominan externalidades. La suma de los costos de esas
externalidades y de los recursos con precio constituye el costo social. Véase también
costos privados, costo externo y costo total.
Costo total: Todos los elementos de costos sumados. El costo total para la sociedad
está constituido por el costo externo y los costos privados, que se definen juntos
como costos sociales.
Creación de capacidad: En el contexto del cambio climático, la creación de
capacidad es un proceso de preparación de competencias técnicas y capacidad
institucional en los países en desarrollo y en los de economías en transición que les
permitan participar en todos los aspectos de la adaptación al cambio climático, la
mitigación e investigación del mismo y en la aplicación de los Mecanismos de Kioto,
etc.
Criterio de Pareto/óptimo de Pareto: Requisito o situación de que el bienestar de
una persona no pueda mejorar más sin empeorar el de otros miembros de la
sociedad.
Criterios de rendimiento: Véase normas.
Cumplimiento :Véase implementación.
Cuota de emisiones : Parte o porcentaje de todas las emisiones admisibles
atribuidas a un país o a un grupo de países dentro de un marco de emisiones totales
máximas y asignaciones obligatorias de recursos.
Deforestación: Conversión de una extensión boscosa en no boscosa31.
Depósito:Véase reservorio.
Derrame de carbono: Véase escapes.
Desertificación : Degradación de las tierras de zonas áridas, semiáridas y
subhúmedas secas, resultante de diversos factores, tales como las variaciones
climáticas y las actividades humanas. Por su parte, la Convención de las Naciones
Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD) define la degradación de las
tierras como la reducción o la pérdida de la productividad biológica o económica y la
complejidad de las tierras agrícolas de secano, las tierras de cultivo de regadío o las
dehesas, los pastizales, los bosques y las tierras arboladas, ocasionada, en zonas
áridas, semiáridas y subhúmedas secas, por los sistemas de utilización de la tierra o
por un proceso o una combinación de procesos, incluidos los resultantes de
actividades humanas y pautas de poblamiento, tales como: i) la erosión del suelo
causada por el viento o el agua; ii) el deterioro de las propiedades físicas, químicas y
biológicas o de las propiedades económicas del suelo; y iii) la pérdida duradera de
vegetación natural.
Desmaterialización : Proceso por el cual la actividad económica se desacopla del
proceso de conversión de materia en energía, mediante procesos tales como la
producción ecoeficiente o la ecología industrial, permitiendo reducir el impacto
ambiental por unidad de actividad económica.
Dióxido de carbono (CO2): Gas presente espontáneamente en la naturaleza, que
se crea también como consecuencia de la quema de combustibles de origen fósil y
biomasa, así como de cambios en el uso de la tierra y otros procesos industriales. Es
el principal gas de efecto invernadero antropógeno que afecta el balance radiativo de
la Tierra. Es el gas que se toma como marco de referencia para medir otros gases de
efecto invernadero, y por lo tanto su Potencial de Calentamiento de la Tierra es de 1.
Doble dividendo: Efecto por el cual instrumentos generadores de ingresos, como un
impuesto sobre el carbono o permisos de emisión de carbono subastados
(negociables), pueden: 1) limitar o reducir las emisiones de gases de efecto
invernadero y 2) compensar al menos parte de las posibles pérdidas de bienestar de
las políticas climáticas, reciclando los ingresos en la economía para reducir otros
impuestos que podrían ser distorsivos. En un mundo con desempleo involuntario, la
política de cambio climático adoptada puede tener un efecto (un "tercer dividendo"
positivo o negativo) sobre el empleo. Se produce un doble dividendo débil siempre
que haya un efecto de reciclaje de ingresos; es decir, siempre que los ingresos se
reciclen mediante reducciones en las tasas marginales de los impuestos distorsivos.
Un doble dividendo fuerte requiere que el efecto de reciclaje del ingreso (benéfico)
compense con creces la combinación del costo primario, y en este caso, el costo
neto de la reducción es negativo. Véase también efecto de interacción.
Ecoimpuesto: Véase impuesto sobre las emisiones.
Ecología industrial:Conjunto de relaciones de una industria determinada con su
medio ambiente; suele referirse a la planificación consciente de los procesos
industriales para minimizar su interferencia negativa con el entorno circundante (p.ej.,
por el calor y la acumulación de materiales).
Economías en transición (EET):Países con economías nacionales en proceso de
cambio de un sistema económico planificado a una economía de mercado.
Ecosistema:Sistema de organismos vivos en interacción y su entorno físico. Las
fronteras de lo que puede ser llamado ecosistema son algo arbitrarias, según el
enfoque de interés o de estudio. Por eso, un ecosistema puede extenderse desde
escalas espaciales muy pequeñas hasta toda la Tierra, en última instancia.
EET:Véase economías en transición.
Efecto de interacción:Resultado o consecuencia de la interacción de instrumentos
de política sobre el cambio climático con los sistemas tributarios nacionales
existentes, que comprende tanto la interacción de impuestos que aumenta los costos
como el efecto del reciclaje de ingresos que reduce los costos. La primera refleja el
impacto que pueden tener las políticas sobre los gases de efecto invernadero en el
funcionamiento de los mercados laboral y de capital, a través de sus efectos sobre
los salarios reales y el rendimiento real del capital. Al restringir las emisiones
admisibles de los gases de efecto invernadero, los permisos, regulaciones o un
impuesto sobre el carbono elevan los costos de producción y los precios de los
productos, reduciendo así el rendimiento real de la mano de obra y del capital.
Mediante políticas que generen ingresos para el gobierno, impuestos sobre el
carbono y permisos negociados, pueden reciclarse los ingresos para reducir los
impuestos distorsivos existentes. Véase también doble dividendo.
Efecto de interacción tributaria: Véase efecto de interacción.
Efecto de rebase o desbordamiento: Efectos económicos de las medidas de
mitigación nacional o sectorial sobre otros países o sectores. En este informe, no se
evalúan los efectos de desbordamiento medioambiental. Los efectos de rebase
pueden ser positivos o negativos, y comprenden efectos sobre el comercio, los
escapes de carbono, la transferencia y difusión de tecnología racional desde una
perspectiva medioambiental y otros asuntos.
Efecto de rebote: Se produce, por ejemplo, porque una mejora en la eficiencia del
motor reduce el costo por kilómetro de conducción; tiene el efecto perverso de
alentar más viajes.
Efecto invernadero:Los gases de efecto invernadero absorben efectivamente
radiación infrarroja emitida por la superficie de la Tierra, por la propia atmósfera
debido a los mismos gases y por las nubes. La atmósfera emite radiación en todas
direcciones, inclusive hacia abajo, hacia la superficie de la Tierra. De esta manera,
los gases de efecto invernadero atrapan el calor dentro del sistema superficie-
troposfera. A esto se le llama efecto invernadero natural. La radiación atmosférica
está estrechamente vinculada a la temperatura del nivel desde el cual se emite. En la
troposfera, la temperatura tiende a disminuir con la altura. En efecto, la radiación
infrarroja emitida hacia el espacio se origina a una altitud en que la temperatura es
de -19°C como promedio, en equilibrio con la radiación solar incidente neta, mientras
que la superficie de la Tierra se mantiene a una temperatura mucho más alta, de
+14°C como promedio. Cuando aumenta la concentración de los gases de efecto
invernadero, se acentúa la opacidad infrarroja de la atmósfera, lo que a su vez
genera una radiación efectiva hacia el espacio desde una altitud mayor a una
temperatura más baja. Esto causa forzamiento radiativo, un desequilibrio que sólo
puede compensarse con un aumento de la temperatura del sistema superficie-
troposfera. Este es el llamado efecto invernadero acentuado.
Efectos del intercambio comercial: Impactos económicos de los cambios en el
poder adquisitivo de un paquete de bienes exportados por un país en relación con un
paquete de bienes importado de sus socios comerciales. Las políticas climáticas
modifican los costos relativos de producción y pueden cambiar los términos del
intercambio con bastante intensidad como para modificar en definitiva el equilibrio
económico.
Eficiencia energética: Relación entre la producción de energía de un proceso de
conversión o de un sistema y su insumo de energía.
Elasticidad de los ingresos: Cambio porcentual en la cantidad de demanda de un
bien o servicio, dado un cambio de 1% en el ingreso.
Elasticidad de los precios: Sensibilidad de la demanda al costo de un bien o
servicio; específicamente, cambio porcentual en la cantidad consumida de un bien o
servicio para un cambio del 1% en el precio de ese bien o servicio.
Emisiones: En el contexto del cambio climático, el término emisiones se refiere a la
liberación de gases de efecto invernadero y/o sus precursores y aerosoles en la
atmósfera en una zona y por un período determinados.
Emisiones antropogenias: Emisiones de gases de efecto invernadero, precursores
de gases de efecto invernadero y aerosoles asociados con actividades del ser
humano. Comprenden la quema de combustibles de origen fósil para generar
energía, la deforestación y los cambios en el uso de la tierra que provocan un
aumento neto de las emisiones.
Energía alternativa: Energía derivada de fuentes de combustibles no fósiles.
Energía final:Energía suministrada que está a disposición del consumidor para ser
convertida en energía utilizable (p.ej., la electricidad en el enchufe mural).
Energía primaria: Energía contenida en recursos naturales (p.ej., hulla, petróleo
crudo, luz solar, uranio) que no ha experimentado ninguna conversión o
transformación antropógena.
Enfoque de final seguro: Véase enfoque de ventanas tolerables.
Enfoque de márgenes tolerables:Estos enfoques analizan las emisiones de gases
de efecto invernadero tal como quedarían restringidas adoptando un objetivo
climático a largo plazo, en vez de una estabilización de la concentración de gases de
efecto invernadero (p.ej., un objetivo expresado en términos de temperatura o de
cambios en el nivel del mar o del ritmo de esos cambios). El principal objetivo de
esos enfoques consiste en evaluar las repercusiones de esos objetivos a largo plazo
para los márgenes "tolerables" a corto o medio plazo de las emisiones mundiales de
gases de efecto invernadero. También se conocen como enfoques de final seguro.
Equilibrio de mercado: Punto en que la demanda de bienes y servicios iguala a la
oferta; suele describirse en términos del nivel de precios, determinado en un
mercado competitivo, que "remodela" el mercado.
Equivalente de CO2: Véase CO2 equivalente.
Escapes (fuga): Parte de las reducciones de emisiones en países que figuran en el
Anexo B que puede se contrarrestada por un incremento de la emisión en los países
no restringidos por encima de sus niveles de referencia. Esto puede deberse a: 1) la
reubicación de producción con gran consumo de energía en regiones no restringidas;
2) un mayor consumo de combustibles de origen fósil en esas regiones al disminuir el
precio internacional del petróleo y del gas por impulso de una reducción de la
demanda de esas energías; y 3) modificaciones en los ingresos (y por lo tanto en la
demanda de energía) debido a mejores condiciones de intercambio. El término
"escapes" se refiere asimismo a la situación en que una actividad de secuestro de
carbono (p.ej., la plantación de árboles) en un terreno desencadena
involuntariamente, en forma directa o indirecta, una actividad que contrarresta, total o
parcialmente, los efectos sobre el carbono de la actividad inicial.
Escenario: Descripción verosímil y a menudo simplificada de la forma en que puede
evolucionar el futuro, sobre la base de una serie homogénea e intrínsecamente
coherente de hipótesis sobre fuerzas determinantes (p.ej., el ritmo de cambio
tecnológico, los precios) y relaciones fundamentales. Adviértase que los escenarios
no son ni predicciones ni pronósticos.
Escenarios de estabilización: Véase análisis de estabilización.
Estabilización: Resultado de la estabilización de las concentraciones atmosféricas
de uno o más gases de efecto invernadero (p.ej., dióxido de carbono o un conjunto
CO2 equivalente de gases de efecto invernadero).
Evaluación integrada: Método de análisis que integra en un marco coherente los
resultados y modelos de las ciencias físicas, biológicas, económicas y sociales, y las
interacciones entre estos componentes, a fin de evaluar el estado y las
consecuencias del cambio medioambiental y las respuestas de política a dicho
cambio.
.
Factor de emisiones: Coeficiente que relaciona las emisiones reales con datos de
una actividad, como una tasa estándar de emisiones por unidad de actividad.
Fertilización por dióxido de carbono: Intensificación del crecimiento vegetal por
efecto de una mayor concentración de dióxido de carbono en la atmósfera. Según el
mecanismo de fotosíntesis que tengan, ciertos tipos de plantas son más sensibles a
los cambios en la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera. En particular,
las plantas que producen un compuesto con tres carbonos (C3) durante la
fotosíntesis, y que comprenden las mayoría de los árboles y cultivos agrícolas, como
arroz, trigo, soya, papas y hortalizas, muestran por lo general una respuesta más
amplia que las plantas que producen un compuesto con cuatro carbonos (C4)
durante la fotosíntesis; principalmente de origen tropical, estos comprenden los
pastos y cultivos agrícolas importantes, como maíz, caña de azúcar, mijo y sorgo.
Fijación de precios conforme al costo marginal: Fijación de precios de bienes y
servicios comerciales de tal modo que el precio equivale al costo adicional que surge
de la expansión de la producción en una unidad más.
Fijación de precios conforme al costo total: Fijación de precios de bienes
comerciales - como la energía eléctrica - que incluye en los precios finales que debe
pagar el usuario final no sólo los costos privados de los insumos, sino también los
costos de las externalidades generadas por su producción y utilización.
Forestación: Plantación de nuevos bosques en tierras que históricamente no han
contenido bosques31. Véase también deforestación y reforestación.
Forzamiento radiativo: Cambio en la irradiancia vertical neta (expresada en vatios
por metro cuadrado: Wm-2) en la tropopausa, a raíz de un cambio interno o de un
cambio en el forzamiento externo del sistema climático, como, por ejemplo, un
cambio en la concentración de dióxido de carbono o en la energía emitida por el Sol.
El forzamiento radiativo se calcula generalmente después de dejar un margen para
que las temperaturas de la estratosfera se reajusten a un estado de equilibrio
radiativo, pero manteniendo constantes todas las propiedades troposféricas en sus
valores no perturbados. El forzamiento radiativo se llama instantáneo si no se tienen
en cuenta cambios en la temperatura estratosférica.
Fuente: Todo proceso, actividad o mecanismo que descargue en la atmósfera un
gas de efecto invernadero, un aerosol o un precursor de un gas de efecto
invernadero o de un aerosol.
G77/China: Véase Grupo de los 77 y China.
Gas de efecto invernadero: Los gases de efecto invernadero (GEI) son los
componentes gaseosos de la atmósfera, tanto naturales como antropógenos, que
absorben y emiten radiación en determinadas longitudes de onda dentro del espectro
de radiación infrarroja emitido por la superficie de la Tierra, la atmósfera y las nubes.
Esta propiedad es la que produce el efecto invernadero. En la atmósfera de la Tierra,
los principales GEI son el vapor de agua (H2O), el dióxido de carbono, el óxido
nitroso, el metano y el ozono (O3). Hay además en la atmósfera una serie de GEI
creados íntegramente por el ser humano, como los halocarbonos y otras sustancias
con contenido de cloro y bromo, regulados por el Protocolo de Montreal. Además del
dióxido de carbono, el óxido nitroso y el metano, el Protocolo de Kioto establece
normas respecto de otros GEI, a saber, el hexafluoruro de azufre, los
hidrofluorocarbonos y los perfluorocarbonos.
Gases traza: Componentes minoritarios de la atmósfera. Los gases traza más
importantes que contribuyen al efecto de invernadero son, entre otros, el dióxido de
carbono, el ozono, el metano, el óxido nitroso, los perfluorocarbonos, los
clorofluorocarbonos, los hidrofluorocarbonos, el hexafluoruro de azufre, el cloruro de
metilo y el vapor de agua.
GEI: Véase Gases de efecto invernadero.
Geoingeniería: Esfuerzos por estabilizar el sistema climático administrando
directamente el equilibrio energético de la Tierra y superando de ese modo el efecto
de invernadero intensificado.
Gestión basada en la demanda: Políticas y programas orientados a una finalidad
específica de influir sobre la demanda de bienes y/o servicios por parte de los
consumidores. En el sector de la energía, por ejemplo, se refiere a las políticas y
programas destinados a reducir la demanda de electricidad y otras fuentes de
energía por parte de los consumidores. Contribuye a reducir las emisiones de gases
de efecto invernadero.
Grupo de los 77 y China (G77/China): Originariamente 77, ahora más de 130
países en desarrollo que actúan como un bloque negociador importante en el
proceso de la CMCC (Convención Marco sobre el Cambio Climático, de las Naciones
Unidas). El bloque G77/China es mencionado también como países no incluidos en
el Anexo I en el contexto de la Convención Marco sobre el Cambio Climático, de las
Naciones Unidas.
Grupo coordinador: Conjunto de países desarrollados, en su mayoría no europeos,
que actúan ocasionalmente como bloque negociador sobre cuestiones específicas.
HFC: Véase hidrofluorocarbonos.
Hexafluoruro de azufre (SF6): Uno de los seis gases de efecto invernadero que
deben limitarse en virtud del Protocolo de Kioto. Se emplea sobre todo en la industria
pesada para el aislamiento de equipos de alta tensión y para facilitar la fabricación de
sistemas de enfriamiento de cables. Su Potencial de Calentamiento de la Tierra es
de 23.900.
Hidrofluorocarbonos (HFC): Figuran entre los seis gases de efecto invernadero que
deben limitarse en virtud del Protocolo de Kioto. Son producidos comercialmente
como sustitutos de los clorofluorocarbonos. Los HFC se emplean sobre todo en la
refrigeración y en la fabricación de semiconductores. Sus Potenciales de
Calentamiento de la Tierra oscilan entre 1.300 y 11.700.
Implementación: Medidas (legislación o reglamentos, fallos judiciales u otras
medidas) que adoptan los gobiernos para traducir acuerdos internacionales en leyes
y políticas nacionales. Comprende los hechos y actividades que se producen
después de publicar directrices autorizadas de política pública, que incluyen los actos
de administración y las repercusiones sustanciales sobre personas y
acontecimientos. Es importante distinguir entre la implementación jurídica de los
compromisos internacionales (en la legislación nacional) y la implementación efectiva
(medidas que inducen cambios en el comportamiento de los grupos a los cuales se
dirigen). El cumplimiento es una cuestión de determinar si los países adhieren, y en
qué medida, a las disposiciones del acuerdo. El cumplimiento se concentra no sólo
en determinar si las medidas de implementación están en vigor, sino también si las
mismas se aplican. El cumplimiento mide el grado en que los actores a cuyo
comportamiento se orienta el acuerdo, ya sean dependencias de gobiernos locales,
empresas, organizaciones o individuos, acatan las medidas de implementación y sus
obligaciones.
Implementación conjunta (IC): Mecanismo de implementación (o aplicación)
basado en el mercado y definido en el Artículo 6 del Protocolo de Kioto, que permite
a los países incluidos en el Anexo I o a empresas de esos países implementar
proyectos conjuntamente con el fin de limitar o reducir las emisiones o mejorar los
sumideros, e intercambiar unidades de reducción de emisiones. También se permite
la actividad de IC en el Artículo 4.2 a) de la Convención Marco sobre el Cambio
Climático de las Naciones Unidas. Véase también actividades implementadas
conjuntamente y Mecanismos de Kioto.
Impuesto armonizado sobre las emisiones/el carbono/la energía: Compromete a
los países participantes a aplicar un impuesto con una tasa común sobre las mismas
fuentes. Cada país puede retener el ingreso de los impuestos que recauda. Un
impuesto armonizado no exigiría necesariamente a los países que apliquen un
impuesto con la misma tasa, pero imponer tasas diferentes en los distintos países no
sería rentable. Véase también impuesto sobre las emisiones.
Impuesto internacional sobre las emisiones/el carbono/ la energía: Véase
impuesto sobre las emisiones.
Impuesto sobre el carbono: Véase impuesto sobre las emisiones.
Impuesto sobre la energía: Véase impuesto sobre las emisiones.
Impuesto sobre las emisiones: Gravamen impuesto por un gobierno sobre cada
unidad de emisiones de CO2 equivalente producidas por una fuente sometida al
impuesto. Como virtualmente todo el carbono contenido en los combustibles de
origen fósil es emitido en definitiva como dióxido de carbono, un tributo sobre el
contenido de carbono de los combustibles de origen fósil --un impuesto sobre el
carbono-- es equivalente a un impuesto sobre las emisiones para las ocasionadas
por la quema de combustibles de origen fósil. Un impuesto sobre la energía --un
gravamen sobre el contenido energético de los combustibles-- reduce la demanda de
energía y de ese modo reduce las emisiones de dióxido de carbono causadas por el
uso de combustibles de origen fósil. Un ecoimpuesto está concebido con el propósito
de influir sobre el comportamiento humano (específicamente, el comportamiento
económico) para seguir una vía ecológicamente beneficiosa. El impuesto
internacional a las emisiones/ carbono/energía es un gravamen impuesto sobre
determinadas fuentes en los países participantes por un organismo internacional. Los
ingresos se distribuyen o se emplean según las especificaciones de los países
participantes o del organismo internacional.
Incentivos basados en el mercado: Medidas destinadas a usar los mecanismos de
precios (p.ej., impuestos y permisos negociables) para reducir las emisiones de
gases de efecto invernadero.
Incertidumbre: Grado de desconocimiento de un valor (p.ej., el estado futuro del
sistema climático). La incertidumbre puede derivarse de la falta de información o de
las discrepancias en cuanto a lo que se sabe o incluso lo que es posible saber.
Puede tener muy diversos orígenes, desde errores cuantificables en los datos hasta
ambigüedades en la definición de conceptos o en la terminología, o inseguridad en
las proyecciones del comportamiento humano. La incertidumbre puede
representarse, por lo tanto, con medidas cuantitativas (p.ej., una serie de valores
calculados con diversos modelos) o expresiones cualitativas (p.ej., que reflejan la
opinión de un grupo de expertos).
Industrialización: Conversión de una sociedad basada en el trabajo manual en una
sociedad basada en la aplicación de artefactos mecánicos.
Inercia: Propiedad por la cual la materia se mantiene en su estado existente de
reposo o de movimiento uniforme en línea recta, salvo que ese estado sea
modificado por una fuerza externa. En el contexto de la mitigación del cambio
climático, se asocia con diferentes formas de capital (p.ej., capital artificial físico,
capital natural y capital no físico social, que comprende instituciones, regulaciones y
normas).
Infraestructura: Instalaciones y servicios básicos de los cuales depende el
funcionamiento y crecimiento de una comunidad, tales como caminos, escuelas,
abastecimiento de electricidad, gas y agua, sistemas de transporte y
comunicaciones.
Inicial o de referencia: Escenario sin intervención utilizado como base en el análisis
de los escenarios de intervención.
Intensidad de consumo de energía: Relación entre el consumo de energía y un
producto económico o físico. En el nivel nacional, la intensidad energética es la
relación del consumo interno total de energía primaria o del consumo de energía final
con el producto interno bruto o con un producto físico.
Investigación, desarrollo y demostración: Investigación y desarrollo científicos y/o
técnicos de nuevos procesos o productos, asociados con análisis y medidas que
aportan información a los usuarios potenciales con respecto a la aplicación del nuevo
producto o proceso; pruebas de demostración y de la factibilidad de aplicar esos
productos o procesos mediante plantas piloto y otras aplicaciones precomerciales.
Línea evolutiva: Descripción de la evolución seguida por un escenario o por una
familia de escenarios que pone de relieve las principales características del
escenario, las relaciones entre las fuerzas impulsoras clave y la dinámica de los
escenarios.
MDL: Véase Mecanismo para un desarrollo limpio.
Mecanismo para un desarrollo limpio (MDL): Definido en el Artículo 12 del
Protocolo de Kioto, el mecanismo para un desarrollo limpio está destinado a
satisfacer dos objetivos: 1) ayudar a las Partes no incluidas en el Anexo I a lograr un
desarrollo sostenible y a contribuir al objetivo último de la Convención; y 2) ayudar a
las Partes incluidas en el Anexo I a alcanzar el cumplimiento de sus compromisos de
limitación y reducción cuantificadas de sus emisiones. Las reducciones de emisiones
certificadas a raíz de proyectos del mecanismo de desarrollo limpio emprendidos en
países no incluidos en el Anexo I que limiten o reduzcan las emisiones de gases de
efecto invernadero cuando estén certificadas por entidades operativas designadas
por la Conferencia de las Partes/Reunión de las Partes, podrán acumularse al
inversor (gobierno o industria) de Partes que figuren en el Anexo B. Una parte de los
réditos de las actividades certificadas del proyecto se usa para cubrir los gastos
administrativos y para ayudar a las Partes que sean países en desarrollo
particularmente vulnerables a los efectos negativos del cambio climático a satisfacer
los costos de la adaptación.
Mecanismos de flexibilidad: Véase Mecanismos de Kioto.
Mecanismos de Kioto: Mecanismos económicos basados en los principios del
mercado, que pueden utilizar las Partes en el Protocolo de Kioto con la intención de
reducir los posibles impactos económicos de los requisitos de reducción de las
emisiones de gases de efecto invernadero. Comprenden la Implementación conjunta
(Artículo 6), el Mecanismo de desarrollo limpio (Artículo 12) y el Comercio de
emisiones (Artículo 17).
Medidas reguladoras: Reglas o códigos sancionados por los gobiernos, que
imponen especificaciones sobre un producto o características de ejecución de un
proceso. Véase también normas.
Medidas voluntarias: Medidas para reducir las emisiones de gases de efecto
invernadero adoptadas por empresas o por otros actores a falta de disposiciones
gubernamentales. Las medidas voluntarias contribuyen a hacer más accesibles los
productos no perjudiciales para el clima o alientan a los consumidores a incorporar
valores ambientales en sus opciones de mercado.
Mejora de Pareto: Oportunidad de que el bienestar de una persona pueda mejorar
sin empeorar el bienestar del resto de la sociedad.
Metano (CH4): Uno de los seis gases de efecto invernadero que deben limitarse en
virtud del Protocolo de Kioto.
Mitigación: Intervención antropógena para reducir las fuentes o mejorar los
sumideros de gases de efecto invernadero. Véase también opciones biológicas,
geoingeniería.
Modelos de enfoque de lo particular a lo general (ascendente): Enfoque de
modelización que contiene detalles tecnológicos y de ingeniería en el análisis. Véase
también modelos de enfoque descendente.
Modelos de enfoque de lo general a lo particular (descendente): Las expresiones
"enfoque descendente" y "enfoque ascendente" son formas abreviadas para aludir a
los modelos totalizador y discriminador. El rótulo enfoque descendente deriva del
modo en que los modeladores aplicaban la teoría macroeconómica y las técnicas
econométricas a los datos históricos de consumo, precios, ingresos y costos de
factores para modelizar la demanda final de bienes y servicios y los suministros de
los principales sectores, como los de la energía, el transporte, la agricultura y la
industria. Por lo tanto, los modelos de enfoque descendente evalúan el sistema a
partir de variables económicas globales, mientras que los modelos de enfoque
ascendente consideran las opciones tecnológicas o los proyectos de mitigación del
cambio climático específicos de cada proyecto. Sin embargo, se han integrado
algunos datos tecnológicos en análisis de enfoque descendente, de modo que no
existe una distinción neta.
N2O: Véase óxido nitroso.
Normas: Conjunto de reglas o códigos que imponen o definen el rendimiento de un
producto (p.ej., grados, dimensiones, características, métodos de ensayo y normas
de utilización). Las normas internacionales sobre productos y/o tecnología o sobre
rendimiento establecen requisitos mínimospara los productos y/o tecnologías
afectados en los países en que se adoptan. Las normas reducen las emisiones de
gases de efecto invernadero asociadas con la fabricación o empleo de los productos
y/ola aplicación de la tecnología. Véase también normas sobre emisiones, y medidas
reguladoras.
Normas sobre emisiones: Nivel de emisiones que no puede excederse por imperio
de la ley o por acuerdo voluntario.
Normas sobre rendimiento: Véase normas.
Normas internacionales sobre productos y/o tecnología: Véase normas.
Objetivos y calendarios: Un objetivo es la reducción de un porcentaje específico de
emisiones de gases de efecto invernadero a partir de una fecha inicial (p.ej., "por
debajo de los niveles de 1990") que debe alcanzarse antes de una fecha o calendario
fijados (p.ej., de 2008 a 2012). Por ejemplo, en virtud de la fórmula del Protocolo de
Kioto, la Unión Europea ha convenido en reducir sus emisiones de gases de efecto
invernadero en un 8 % por debajo de sus niveles de 1990, antes del período de
compromiso de 2008 a 2012. Esos objetivos y calendarios son, de hecho, un tope a
las emisiones sobre la cantidad total de emisiones de gases de efecto invernadero
que puede emitir un país o una región en un período determinado. Véase también
compromisos de limitación o reducción cuantificadas de emisiones.
Obstáculo: Todo obstáculo que impida alcanzar un potencial y pueda ser superado
mediante una política, programa o medida.
OIG: Véase Organización intergubernamental.
Opciones biológicas: Las opciones biológicas para la mitigación del cambio
climático comprenden una o más de las tres estrategias siguentes: la conservación --
conservar un depósito de carbono existente y evitar de ese modo las emisiones en la
atmósfera; el secuestro o captación-- aumentar la magnitud de los depósitos de
carbono existentes y extraer de ese modo dióxido de carbono de la atmósfera; y la
sustitución --sustituir por productos biológicos los combustibles de origen fósil o
productos de gran consumo de energía, reduciendo de ese modo las emisiones de
dióxido de carbono.
Opciones sin pesar: Véase política sin pesar.
Opciones tecnológicas conocidas: Tecnologías que existen actualmente en
operación o en etapa de planta piloto. No comprenden ninguna tecnología nueva que
requiera drásticas modificaciones tecnológicas.
Oportunidad: Situación o circunstancia que permite reducir la brecha entre el
potencial de mercado de cualquier tecnología o práctica y el potencial económico, el
potencial socioeconómico o el potencial tecnológico.
Organización intergubernamental (OIG): Organizaciones constituidas por
gobiernos. Son algunos ejemplos el Banco Mundial, la Organización de Cooperación
y Desarrollo Económicos (OCDE), la Organización de Aviación Civil Internacional
(OACI), el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC)
y otras organizaciones de la ONU y regionales. La Convención sobre el Clima
permite la acreditación de estas OIG para que concurran a las sesiones de
negociación.
Óxido nitroso (N2O): Uno de los seis gases de efecto invernadero que deben
limitarse en virtud del Protocolo de Kioto.
Ozono: El ozono, la forma triatómica del oxígeno (O3), es un componente gaseoso
de la atmósfera. En la troposfera se crea naturalmente y también como consecuencia
de reacciones fotoquímicas en las que intervienen gases resultantes de actividades
humanas ("smog"). El ozono troposférico se comporta como un gas de efecto
invernadero. En la estratosfera se crea por efecto de la interacción entre la radiación
solar ultravioleta y el oxígeno molecular (O2). El ozono estratosférico desempeña un
papel fundamental en el balance radiativo de la estratosfera. Su concentración
alcanza su valor máximo en la capa de ozono.
Países/Partes incluidos en el Anexo I: Grupo de países incluidos en el Anexo I
(enmendado en 1998) de la Convención Marco sobre el Cambio Climático, de las
Naciones Unidas, que comprende todos los países desarrollados de la Organización
de Cooperación y Desarrollo Económicos y los de economías en transición. Los
demás países que no cumplen los requisitos se mencionan como países no incluidos
en el Anexo I. En virtud de los Artículos 4.2 a) y 4.2 b) de la Convención, los países
incluidos en el Anexo I se comprometen específicamente con el objetivo de volver
individual o colectivamente antes de 2000 a los niveles de emisiones de gases de
efecto invernadero de 1990. Véase también Países/Partes incluidos en el Anexo II,
Países/Partes que figuran en el AnexoB y Países/Partes que no figuran en el Anexo
B.
Países/Partes incluidos en el Anexo II: Grupo de países incluidos en el Anexo II de
la Convención Marco sobre el Cambio Climático, de las Naciones Unidas, que
comprende todos los países desarrollados de la Organización de Cooperación y
Desarrollo Económicos. En virtud del Artículo 4.2 g) de la Convención, se espera que
estos países aporten recursos financieros para ayudar a los países en desarrollo a
cumplir con sus obligaciones, tales como preparar informes nacionales. También se
espera que los países incluidos en el Anexo II promuevan la transferencia de
tecnologías racionales desde una perspectiva medioambiental a países en
desarrollo. Véanse también Países/Partes incluidos en el Anexo I, Países/Partes que
figuran en el Anexo B y Países/ Partes que no figuran en el Anexo B.
Países/Partes no incluidos en el Anexo I: Países que han ratificado o adherido a la
Convención Marco sobre el Cambio Climático, de las Naciones Unidas pero no están
incluidos en el Anexo I de la misma.
Países/Partes que figuran en el Anexo B: Grupo de países incluidos en el Anexo B
del Protocolo de Kioto, que han convenido en fijar un objetivo para sus emisiones de
gases de efecto invernadero, que comprende todos los países incluidos en el Anexo I
(enmendado en 1998), excepto Turquía y Belarús. Véanse también Países/Partes
incluidos en el Anexo II, Países/Partes no incluidos en el Anexo I y Países/Partes que
no figuran en el Anexo B.
Países/Partes que no figuran en el Anexo B.: Países que no están incluidos en el
Anexo B del Protocolo de Kioto.
Paridad de poder adquisitivo (PPA): Cálculos del producto interno bruto (PIB)
basados en el poder adquisitivo de las monedas, más que en los tipos de cambio del
día. Esos cálculos son una mezcla de cifras extrapoladas y retrospectivas, usando
los resultados del Programa de comparación internacional. Los cálculos de PPA
tienden a reducir los productos internos brutos per cápita en los países
industrializados y a aumentar los productos internos brutos en los países en
desarrollo. La sigla en inglés PPP corresponde también a "principio ' el que contamina
paga' ".
Participantes: Persona o entidad que recibe subsidios, concesiones o todo otro tipo
de valor o interés que resultaría afectado por una medida o política determinadas.
PCT: Véase Potencial de Calentamiento de la Tierra
Penetración del mercado: Participación en cierto mercado abastecido en un
momento dado por un bien o servicio determinado.
Perfluorocarbonos (PFC):Figuran entre los seis gases de efecto invernadero que
deben limitarse en virtud del Protocolo de Kioto. Son subproductos de la fundición de
aluminio y del enriquecimiento de uranio. Sustituyen también a los
clorofluorocarbonos en la fabricación de semiconductores. El potencial de
calentamiento de la Tierra de los PFC es 6.500-9.200 veces superior al del dióxido
de carbono.
Permiso de emisiones: Asignación no transferible o negociable de atribuciones
concedidas por un gobierno a una firma particular para emitir una cantidad
especificada de una sustancia.
Planes de acción nacionales: Planes presentados a la Conferencia de las Partes
por Partes que resumen las medidas que han adoptado para limitar sus emisiones
antropógenas de gases de efecto invernadero. Los países deben presentar esos
planes como condición para participar en la Convención Marco sobre el Cambio
Climático, de las Naciones Unidas y luego deben comunicar periódicamente los
progresos logrados a la Conferencia de las Partes. Los planes de acción nacionales
forman parte de las comunicaciones nacionales, que incluyen el inventario nacional
de fuentes y sumideros de gases de efecto invernadero.
Política sin pesar: Las oportunidades sin pesar para reducir las emisiones de gases
de efecto invernadero se definen como opciones cuyos beneficios, tales como la
reducción de los costos de la energía y la reducción de las emisiones de
contaminantes locales/regionales igualan o superan sus costos para la sociedad,
excluyendo los beneficios del cambio climático evitado. El potencial sin pesar se
define como la brecha entre el potencial de mercado y el potencial socioeconómico.
Políticas y medidas (PyM): En la terminología de la Convención Marco sobre el
Cambio Climático, de las Naciones Unidas, las políticas son acciones que puede
realizar y/o imponer un gobierno --a menudo, conjuntamente con el sector de
negocios y la industria dentro de su propio país, así como con otros países -- para
acelerar la aplicación y el empleo de medidas para controlar las emisiones de gases
de efecto invernadero. Las medidas son tecnologías, procesos y prácticas utilizados
para implementar las políticas, que, en caso de aplicarse, reducirían las emisiones de
gases de efecto invernadero por debajo de sus niveles futuros previstos. Entre los
ejemplos, podrían citarse los impuestos sobre el carbono o sobre otras energías, las
normas sobre eficiencia de combustible aplicables a los automotores, etc. Las
políticas "comunes y coordinadas" o "armonizadas" se refieren a las adoptadas
conjuntamente por las Partes.
Potencial de Calentamiento de la Tierra (PCT): Índice que describe las
características radiativas de los gases de efecto invernadero bien mezclados, y que
representa el efecto combinado de los distintos períodos de permanencia de estos
gases en la atmósfera y su relativa eficacia para absorber radiación infrarroja
saliente. Este índice aproxima el efecto de calentamiento integrado en el tiempo de
una masa unitaria de un determinado gas de efecto invernadero en la atmósfera
actual, en relación con la del dióxido de carbono. Adviértase que la abreviatura en
inglés (GWP) corresponde también a la de producto mundial bruto.
Potencial de mercado: Parte del potencial económico de reducciones de las
emisiones de gases de efecto invernadero o de mejoras en la eficiencia energética
que podría alcanzarse en las condiciones de mercado pronosticadas, suponiendo
que no existan nuevas políticas y medidas. Véase también potencial económico,
potencial socioeconómico y potencial tecnológico.
Potencial económico: Parte del potencial tecnológico de reducciones de las
emisiones de gases de efecto invernadero o de mejoras en la eficiencia energética
que podría lograrse de manera rentable mediante la creación de mercados, la
reducción de fallos en el mercado, el incremento de transferencias financieras y
tecnológicas. Para obtener un potencial económico se requieren otras políticas y
medidas que permitan eliminar obstáculos del mercado. Véase también potencial de
mercado, potencial socioeconómico y potencial tecnológico.
Potencial sin pesar: Véase política sin pesar.
Potencial socioeconómico: El potencial socioeconómico representa el nivel de
mitigación de gases de efecto invernadero que se alcanzaría superando los
obstáculos sociales y culturales al empleo de tecnologías rentables. Véase también
potencial económico, potencial de mercado y potencial tecnológico.
Potencial tecnológico: Cantidad en que es posible reducir las emisiones de gases
de efecto invernadero o mejorar la eficiencia energética implementando una
tecnología o práctica que ya se ha demostrado. Véase también potencial económico,
potencial de mercado y potencial socioeconómico.
Principio precautorio: Disposición que figura en el Artículo 3 de la Convención
Marco sobre el Cambio Climático, de las Naciones Unidas, en la que se estipula que
las Partes deberían tomar medidas de precaución para prever, prevenir o reducir al
mínimo las causas del cambio climático y mitigar sus efectos adversos. Cuando haya
amenaza de daño grave o irreversible, no debería utilizarse la falta de certidumbre
científica absoluta como razón para posponer tales medidas, tomando en cuenta que
las políticas y medidas para hacer frente al cambio climático deberían ser rentables
(o sea, eficaces en función de los costos) con el fin de asegurar beneficios mundiales
al menor costo posible.
Producción primaria bruta (PPB): Cantidad de carbono fijada en la atmósfera
mediante la fotosíntesis.
Producto interno bruto (PIB): Suma del valor agregado bruto, a precios de
comprador, por todos los productores residentes y no residentes en la economía,
más todo impuesto y menos todo subsidio no comprendidos en el valor de los
productos de un país o de una región geográfica en un período determinado,
normalmente un año. Se calcula sin deducciones por la depreciación de los bienes
fabricados ni por el agotamiento y la degradación de los recursos naturales.
Producto mundial bruto (PMB): Conjunto de los productos internos brutos del
mundo. Adviértase que la sigla en inglés GWP corresponde también al Potencial de
Calentamiento de la Tierra.
Producto nacional bruto (PNB): Es una medida del ingreso nacional. Mide el valor
agregado de fuentes nacionales y extranjeras que declaran los residentes. El PNB
comprende el producto interno brutomás los ingresos netos de la renta principal de
los ingresos de no residentes.
Protocolo de Kioto: El Protocolo de Kioto de la Convención Marco sobre el Cambio
Climático, de las Naciones Unidas se aprobó en el tercer período de sesiones de la
Conferencia de las Partes (CP) en la Convención Marco sobre el Cambio Climático,
de las Naciones Unidas, celebrado en 1997, en Kioto (Japón). El protocolo establece
compromisos jurídicamente vinculantes, además de los ya incluidos en la CMCC. Los
países que figuran en el Anexo B del Protocolo (la mayoría de los países miembros
de la OCDE y países con economías en transición) acordaron reducir sus emisiones
antropógenas de gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, metano, óxido
nitroso, hidrofluorocarbonos, perfluorocarbonos y hexafluoruro de azufre) a un nivel
inferior a no menos de 5 % al de 1990 en el período de compromiso comprendido
entre 2008 y 2012. El Protocolo de Kioto aún no ha entrado en vigor (a noviembre de
2000).
Protocolo de Montreal: El Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que
agotan la capa de ozono fue aprobado en Montreal en 1987 y posteriormente
ajustado y enmendado en Londres (1990), Copenhague (1992), Viena (1995),
Montreal (1997) y Beijing (1999). Controla el consumo y la producción de sustancias
químicas con contenido de cloro y bromo que destruyen el ozono estratosférico,
como los clorofluorocarbonos, el metilcloroformo, el tetracloruro de carbono y
muchas
Recuperación del metano: Método que permite captar las emisiones de metano,
por ejemplo en las minas de carbón o en los vertederos de residuos, y reutilizarlas
después como combustible o con algún otro fin económico (p.ej., la reinyección en
reservas petrolíferas o gasíferas).
Recursos: Existencias con características geológicas y/o económicas menos
definidas, pero que se consideran potencialmente recuperables con los adelantos
tecnológicos y económicos previsibles.
Reducción de emisiones certificada (REC): Equivale a 1 tonelada métrica de las
emisiones de CO2 equivalente reducidas o secuestradas mediante un proyecto de
Mecanismo de desarrollo limpio, calculada utilizando Potenciales de calentamiento
de la Tierra. Véase también unidad de reducción de emisiones.
Reforestación: Plantación de bosques en tierras que fueron boscosas en otra
época, pero que posteriormente se destinaron a un uso diferente.31 Véase también
forestación y deforestación.
Renovables: Fuentes de energía sostenibles dentro de un período breve en relación
con los ciclos naturales de la Tierra, que comprenden las tecnologías sin carbono,
como la energía solar, la energía hidráulica y el viento, así como tecnologías neutras
en cuanto a emisiones de carbono, como la biomasa.
Rentable: Criterio que especifica que una tecnología o medida ofrece un buen
servicio de costo igual o inferior a la práctica habitual, o la alternativa de menor costo
para alcanzar un objetivo determinado.
Reservas: Existencias identificadas y medidas como económica y técnicamente
recuperables con las tecnologías y los precios actuales. Véase también recursos.
Reservorio: Componente del sistema climático, excluida la atmósfera, que tiene la
capacidad de almacenar, acumular o liberar una sustancia de interés, p.ej. carbono,
un gas de efecto invernadero o un precursor. Los océanos, los suelos y los bosques
son ejemplos de reservorios de carbono. Depósito es un término equivalente
(obsérvese, sin embargo, que la definición de depósito a menudo comprende la
atmósfera). La cantidad absoluta de la sustancia de interés existente dentro de un
reservorio en un momento determinado se denomina reservas.
RP: Véase Reunión de las Partes (en el Protocolo de Kioto).
Reunión de las Partes (en el Protocolo de Kioto) (RP): La Conferencia de las
Partes en la Convención Marco sobre el Cambio Climático, de las Naciones Unidas
actúa como reunión de las Partes en el Protocolo de Kioto. Es el órgano supremo del
Protocolo de Kioto.
Secuestro (captación): Proceso de aumentar el contenido de carbono de un
reservorio de carbono, distingo de la atmósfera. Los enfoques biológicos del
secuestro comprenden la eliminación directa de dióxido de carbono de la atmósfera
mediante cambios en el uso de la tierra, forestación, reforestación y prácticas
agrícolas que aumentan el tenor de carbono en el suelo. Los enfoques físicos
comprenden la separación y eliminación de dióxido de carbono de los gases de
combustión o de los combustibles de origen fósil de procesamiento, para producir
fracciones ricas en hidrógeno (H2) y en dióxido de carbono y el acopio subterráneo a
largo plazo en yacimientos agotados de petróleo, gas y carbón, así como acuíferos
salinos agotados.
Servicio energético: Aplicación de energía útil a las tareas que desea el
consumidor, como el transporte, la calefacción de ambientes o la luz.
Sistema de cuotas negociables. Véase comercio de permisos de emisión.
Sistema de depósito-reintegro: Combina un depósito o derecho (impuesto)
aplicado a una materia prima con un reintegro o descuento (subsidio) para
implementar una medida determinada. Véase también impuesto sobre las emisiones.
Subsidio: Pago directo por el gobierno a una entidad, o reducción de impuestos a
esa entidad, para implementar una práctica que el gobierno desea alentar. Las
emisiones de gases de efecto invernadero pueden reducirse disminuyendo los
subsidios existentes que tienen por efecto el aumento de las emisiones, tales como
los subsidios al uso de combustibles de origen fósil, u otorgando subsidios a las
prácticas que reducen las emisiones o mejoran los sumideros (p.ej., para el
aislamiento de edificios o la plantación de árboles).
Sumideros: Todo proceso, actividad o mecanismo que elimine de la atmósfera un
gas de efecto invernadero, un aerosol o un precursor de un gas de efecto
invernadero o de un aerosol.
Superávit del consumidor: Medida del valor del consumo superior al precio pagado
por un bien o servicio.
Superávit del productor: Rendimiento por encima del costo de producción que
ofrece compensación a quienes poseen competencias o bienes escasos (p.ej., tierras
agrícolas productivas). Véase también superávit del consumidor.
Suplementaridad: El Protocolo de Kioto especifica que el comercio de derechos de
emisión y las actividades de implementación conjunta serán suplementarias a las
medidas nacionales (p.ej., impuestos sobre la energía, normas de eficiencia
energética, etc.) adoptadas por los países desarrollados para reducir sus emisiones
de gases de efecto invernadero. En virtud de algunas definiciones propuestas de la
suplementaridad (p.ej., un techo concreto al nivel de uso), los países desarrollados
podrían verse limitados en su utilización de los mecanismos de Kioto para alcanzar
sus objetivos de reducción. Esto está sujeto a más negociación y clarificación por las
Partes.
Sustitución de combustible: Política orientada a reducir las emisiones de dióxido
de carbono sustituyendo los combustibles con alto contenido de carbono, como la
hulla (el carbón), por otros como el gas natural.
Tecnología: Parte de equipo o técnica para ejecutar una actividad determinada.
Tope de las emisiones: Restricción impuesta, con un calendario programado, que
coloca un "límite superior" sobre la cantidad total de emisiones antropógenas de
gases de efecto invernadero que pueden descargarse en la atmósfera. El Protocolo
de Kioto impone topes sobre las emisiones de gases de efecto invernadero liberadas
por los países/Partes que figuran en el Anexo B.
Transferencia de beneficios: Aplicación de los valores monetarios de un estudio
determinado de evaluación a una determinación de política alternativa o secundaria,
a menudo en una zona geográfica distinta de aquella en que se realizó el estudio
original.
Transferencia de tecnología: Amplio conjunto de procesos que abarcan el
intercambio de conocimientos, dinero y bienes entre diferentes participantes que
conducen a la difusión de tecnología para adaptarse al cambio climático o para
mitigarlo. Como concepto general, el término se usa para abarcar tanto la difusión de
tecnologías como la cooperación tecnológica a través y dentro de los países.
Transformación de la energía: Cambio de una forma de energía, como la contenida
en los combustibles de origen fósil, a otra como la electricidad.
Unidad de cantidad atribuida (UCA): Equivale a 1 tonelada métrica de emisiones
de CO2 equivalente, calculada utilizando el Potencial de Calentamiento de la Tierra.
Unidad de reducción de emisiones (URE): Equivale a 1 tonelada métrica de
emisiones de dióxido de carbono reducidas o secuestradas (captadas) como
resultado de un proyecto de Implementación conjunta (definido en el Artículo 6 del
Protocolo de Kioto), calculada utilizando el potencial de calentamiento de la Tierra.
Véase también reducción de emisiones certificada y comercio de derechos de
emisión.
Uso de la tierra: Conjunto de métodos, actividades e insumos aplicados en un
determinado tipo de cubierta del suelo (una serie de acciones humanas). Los fines
sociales y económicos con los que se utiliza la tierra (p.ej., el pastoreo, la extracción
de madera y la conservación).
Valor: Riqueza, deseabilidad o utilidad basadas en preferencias individuales. El valor
total de cualquier recurso es la suma de los valores individuales asignados por los
que participan en el uso del recurso. Los valores, que son la base del cálculo de
costos, se miden en términos de la voluntad de pagar (VDP) por las personas que
reciben el recurso o de la voluntad de otras personas de aceptar el pago (VAP) para
desprenderse del recurso.
Valor agregado: Producto neto de un sector después de sumar todos los productos
y restar los insumos intermedios.
Vías de desarrollo alternativas: Referencia a diversos escenarios posibles sobre
valores sociales y pautas de consumo y de producción en todos los países, incluso la
continuación de las tendencias actuales, pero sin limitarse a las mismas. En este
informe, esas vías no comprenden nuevas iniciativas sobre el clima, lo cual significa
que no se incluyen escenarios que supongan explícitamente la aplicación de la
CMCC o los objetivos de emisión del Protocolo de Kioto, pero sí incluyen supuestos
acerca de otras políticas que influyen indirectamente sobre las emisiones de gases
de efecto invernadero.
Visión: Retrato de un mundo futuro, generalmente de un mundo futuro deseado.