Sunteți pe pagina 1din 1

Introducción

Las hepatitis producidas por virus son enfermedades de gran impacto en el


mundo debido a su transmisibilidad, la muerte por estos padecimientos son
verdaderamente significativas. El cuadro clínico recurrente de la hepatitis
comienza con una inflamación aguda del hígado que causa enfermedad clínica
caracterizada por fiebre, síntomas digestivos como náusea, vómito e ictericia.
Las hepatitis virales son un conjunto de enfermedades clínicamente
semejantes entre sí, pero que difieren de la etiología, características,
mecanismo de transmisión, epidemiología y marcadores serológicos del virus
por lo que se han tenido que clasificar en 5 grupos de los cuales actualmente
solo se conocen sus características, estos son: el virus de la hepatitis A (VHA),
la hepatitis B (VHB, la hepatitis C (VHC), la hepatitis delta (VHD) u Hepatitis TT
y otras que se encuentran en estudio como la hepatitis G y GB.

Existen muchos otros virus (hepatotropos secundarios) capaces de infectar el


hígado e inducir un síndrome similar a la hepatitis, pero ello ocurre en el
contexto de una patología más generalizada. Como por ejemplo virus de
Epstein-Barr, CMV, Herpes simple. Algunos agentes infecciosos no virales
también pueden causar inflamación hepática infecciones bacterianas como la
neumonía neumocóccica y la infección por Leptospiras también. En el mundo,
la infección por VHB es la causa más frecuente de hepatitis aguda y crónica de
cirrosis y de CHP. La frecuencia de infección por VHB y los patrones de
transmisión varían considerablemente en las diferentes partes del mundo.

Las encefalopatías espongiformes transmisibles (TSE) son enfermedades


raras, neurodegenerativas, letales en humanos y otros animales, las cuales se
encuentran relacionadas con un agente infeccioso relativamente nuevo y único:
el prión. Se sabe que los priones son responsables de cuatro enfermedades
humanas: la de kuru, la de Creuztefeldt-Jakob(CJD), el síndrome de
Gerstmann Straussler-Scheinker y el insomnio familiar fatal. Los pacientes
permanecen a febriles y no presentan respuesta inflamatoria a pesar de lo
abrumador y fatal de la infección. otras enfermedades son la encefalopatía
transmisible de Mink, la enfermedad emaciante del venado y el alce, la
encefalopatía espongiforme felina y espongiforme de los bovinos. Los virus
lentos son filtrables y pueden transmitir enfermedades, pero no cumplen
ninguna otra propiedad de la definición estándar de un virus. A diferencia de los
virus convencionales, estos patógenos no parecen tener una estructura de
virion o genoma, no desencadenan ninguna respuesta inmunitaria y son
extremadamente resistentes a la inactivación por el calor, los desinfectantes y
la radiación. Tras periodos de incubación prolongados, estos agentes provocan
lesiones en el sistema nervioso central que causan encefalopatía espongiforme
subaguda. El largo periodo de incubación, que en el ser humano puede
alcanzar hasta 30 anos, ha hecho muy difícil el estudio de estos patógenos.