Sunteți pe pagina 1din 4

El Hombre como ser social

El ser humano es un ser social por naturaleza –Aristoteles

Como sujeto social, el ser humano requiere de la interacción y de la convivencia con otros
seres humanos para educarse, desarrollarse y hasta reproducirse. No existe ser humano que
puede vivir únicamente como individuo, aislado de los demás. De hecho, el ser humano
adquiere su condición humana a partir de su vínculo con otros.

Cada persona es un individuo, con características y motivaciones únicas. A la vez, todas las
personas necesitan de otras para desarrollarse plenamente. Esto quiere decir, por lo tanto, que
el ser humano es un sujeto social.

Puede decirse que, como sujeto social, el ser humano se define a sí mismo a partir del entorno.
No sólo los vínculos directos con otras personas influyen sobre él, sino que también las
instituciones que se crean por consenso (como la ley) determinan su conducta.
Así como la sociedad influye sobre el sujeto social, éste influye en la sociedad: la relación
que se establece es recíproca.

En función de satisfacer las exigencias físicas y espirituales, el hombre necesita vivir en


sociedad ya que el hombre racional e individual no es autosuficiente y requiere de la ayuda
y protección de los demás de su especie, formando lo que llamamos comunidades.

Un hombre aislado no puede desarrollarse como persona y de ahí nuestra tendencia a


agruparnos en vez de aislarnos. Un ejemplo es el nacimiento de las redes sociales y su rápida
expansión a pesar de que nuestros avances científicos y tecnológicos han hecho que los otros
seres humanos sean menos indispensables en nuestra vida. Es por ello que continuamos
inventando nuevas formas de comunicarnos y convivir en sociedad. Es así que el hombre
vive formando sociedades, ligadas a una determinada cultura con la ayuda de ciertos agentes
socializadores: Familia, amigos, centros de estudio, medios de comunicación entre otros.

RELACIONES HUMANAS

Según Alejandro López Flores una relación humana es cualquier interacción que se
desarrolla entre dos o más seres humanos, ya sea de forma directa o indirecta. En este
intercambio cada uno intentará satisfacer sus necesidades y se regirá por un código de
referencia. Muchas veces las necesidades no se cubren, en tal caso la interacción ha sido
deficiente.

Otra definición es la de Jesús Suárez quien se inclina a definirlas como esa interacción entre
personas que lleva intrínseco un elemento fundamental, la aceptación personal y del otro.
Se considera que las relaciones humanas son el contacto de un ser humano con otro
respetando su cultura y normas, compartiendo y conviviendo como seres de un mismo género
en una sociedad.

Una de las finalidades de las relaciones humanas es favorecer un buen ambiente y


convivencia para lograr así la comprensión de las demás personas; ponerse en el lugar de otro
ayudará a ese individuo a sentir más confianza y seguridad en momentos difíciles y de tensión
para él.

Autocomprensión

La auto comprensión, es el discernimiento del proceso del ‘yo’ con su ignorancia, sus deseos
y temores, es decir que lleva al hombre a entender y justificar el nivel de seguridad y
confianza que se tiene a si mismo, desarrollando en él, la paciencia o tolerancia ante cualquier
situación.

Comprender esta entidad compleja que es uno mismo, resulta sumamente difícil, por lo tanto
una mente cargada de valores y prejuicios, una mente que siempre juzga y compara [una
mente confusa, condicionada], no se puede comprenderse a sí misma.

Consiste en comprender la relación que uno tiene con las cosas, las personas, las ideas

Autoconocimiento

Es el paso previo y fundamental para lograr la autoestima, el auto respeto y el autocontrol.


No se puede amar, respetar ni controlar lo que no se conoce. No puede haber, autoestima sin
autoconocimiento. El autoconocimiento es el propio conocimiento, profundo y sincero. Es
conocer tanto los aspectos positivos como negativos del interior de la persona. Es un proceso
lento que lo lleva a ser consciente de sus necesidades, limitaciones, temores, alegrías.. Se
inicia cuando se toma conciencia de las propias fortalezas y debilidades y se prolonga durante
toda la vida.

El autoconocimiento, como tal, tiene varias fases:

 Autopercepción: es la capacidad de percibirnos a nosotros mismos como individuos con un


conjunto de cualidades y características diferenciadoras.
 Autoobservación: implica el reconocimiento de nosotros mismos; de nuestras conductas,
nuestras actitudes y las circunstancias que nos rodean.
 Memoria autobiográfica: es la construcción de nuestra propia historia personal.
 Autoestima: se refiere a la valoración que cada quien siente hacia sí mismo.
 Autoaceptación: supone la capacidad del propio individuo de aceptarse tal cual es.
Autodesarrollo

Capacidad para conocer, organizar y auto-regular el propio proceso de aprendizaje, y para


fomentar e incentivar el crecimiento del talento propio utilizando y adaptando diversas
tecnologías, herramientas y medios a los resultados esperados. Implica la búsqueda del
aprendizaje continuo, el mantenerse actualizado y el poder incorporar y trasladar el
aprendizaje de estos nuevos conocimientos más allá del ámbito académico, al contexto
personal y laboral para obtener mejores resultado

El autodesarrollo puede conseguirse con estudios, trabajo y la actualización de


conocimientos, e implica un importante sentido de la responsabilidad y una actitud
proactiva.

El autodesarrollo debe ser un proceso continuo a lo largo del tiempo y que se organiza en
distintas fases. La acción del sujeto se construye en base a la interacción con el medio en el
que se desenvuelve, al cual se va adaptando en forma gradual a fin de consolidar y mejorar
su posición.
La noción de autodesarrollo implica una firme creencia en el potencial de las personas y en
la capacidad para generar cambios a través de una mejora en su ser y en su hacer. El
autodesarrollo trabaja con la fuerza motora que brinda a un individuo la posibilidad de
construirse a sí mismo de manera permanente.

Percepción de los demás

Percibir es formarse una opinión acerca de una persona, esta percepción puede ser positiva
y/o negativa y esto determinará nuestra manera de comportarnos ante ellos

Percibimos a las demás personas mediante la cognición social, esto es nos comportamos con
las demás personas según cómo las percibimos, es muy común hacernos una primera
impresión de una persona que realmente no conocemos.

1. Nuestra reacción ante quien se acerca dependerá del reconocimiento de emocionesque


realicemos (diagnóstico acerca de su estado de ánimo). Este diagnóstico se elabora a partir
de la observación de su rostro y de otras señales no verbales.
2. Nos formaremos una impresión sobre ella, para lo cual, uniremos los diversos elementos
informativos que hemos ido recogiendo: aspecto físico, vestimenta, forma de hablar,
atractivo.
3. Realizaremos atribuciones causales, es decir, buscaremos alguna causa para explicar la
conducta de dicha persona. Nuestros pensamientos, sentimientos y conductas respecto a tal
persona, estarán mediatizados por el tipo de causa que atribuyamos a su conducta.

Percibimos según nuestra sociedad y lo que conocemos, es por eso que no necesariamente
nuestra primera impresión de una persona en una pequeña charla, es cierta, podemos
equivocarnos ya que estamos juzgando y seleccionando según lo que conocemos.

Es por ello que la primera impresión que recibimos de una persona no siempre es real, puede
parecer algo y ser otra cosa. Tengamos cuidado de cómo juzgamos a los demás al momento
de percibirlos que de esa misma manera nos juzgan y perciben a nosotros.