Sunteți pe pagina 1din 4

Coaching empresarial

El coaching hace referencia a la configuración de una nueva forma de aprendizaje


y gestión de conocimiento que capacita a profesionales para optimizar su trabajo y
papel dentro de una empresa, además de atender a la consecución de objetivos y
mejoras en ámbitos relacionados con la vida cotidiana de los mismos, así como a
sus destrezas generales en el plano laboral.
En definitiva, podemos entender el coaching como un fenómeno que atiende tanto
a fines relativos a los RR.HH. de una organización, como al ámbito concreto laboral
y personal de quien se somete al proceso, haciendo posible la generación y
transferencia de conocimiento con el fin de alcanzar la mejor versión de una
empresa y de sus componentes.
Se trata de un proceso en el que la fijación de objetivos debe llevarse a cabo en
función de los aspectos que la organización ha determinado que la persona
sometida al coaching (coach) debe fortalecer para desempeñar sus funciones lo
más eficientemente posible.
Por su parte, el coach o mentor será el encargado de guiar al profesional en el
camino de autoanálisis, descubrimiento de sus capacidades y la implicación de las
mismas en el crecimiento de la empresa. Por lo tanto, el coach será una persona
con vasta experiencia en el ámbito en el que se inserta la actividad de la
organización, la cual se encargará de la de aconsejar, guiar y servir de ejemplo
durante este proceso.
Aunque no es estrictamente necesario, dado que un coach puede haber adquirido
amplias destrezas para desempeñar esta labor a lo largo de su trayectoria
profesional, sí es recomendable o al menos, garantiza cierto nivel de rigor en el
desempeño de esta actividad, el hecho de que el coach o mentor cuente con una
certificación oficial y sea avalado por una institución de confianza. En España
existen algunas como ICF España (Federación Internacional de Coaches por sus
siglas en inglés) o el ASESCO (Asociación Española de Coaching).
¿Qué hace un coach realmente?
El desarrollo de esta labor puede durar meses y la trayectoria que sigue,
normalmente, sigue este patrón:
Sesión de introducción: Definición del contexto y ámbitos a trabajar.
El coach o experto establece, en vías de alcanzar los objetivos previstos, qué
aspectos de la vida del coach están más vinculados o afectan en mayor medida en
las capacidades que este debe desarrollar. Los objetivos referidos deben
constituirse de forma específica y tener un alcance concreto.
Exploración de la situación desde un plano ontológico y/o práctico, o una
combinación de ambas posibilidades.
Tras conocer de forma general los antecedentes y condicionales actuales, se
procede al inicio de una labor exploratoria, profundizando en los ámbitos que el
coach considere más relevantes.
Aunque se trata de un proceso que puede llegar a durar meses, es conveniente
llevar a cabo un control de la evolución y resultados del aprendizaje.
Según algunos expertos, la eficiencia del proceso de coaching está ligada al
coaching a la relación que se constituye entre el trabajador o coachee y el coach,
con la intención de lograr una evolución de las capacidades y comportamiento
constante, es decir, que se mantenga a lo largo del tiempo, para transformar de este
modo su calidad de vida personal y profesional.
¿A quién se dirige el coaching?
Aunque en esencia esta práctica sigue una línea de funcionamiento similar en todas
sus versiones, en función del fin concreto al que se destina el proceso de
aprendizaje pueden diferenciarse (atendiendo a los tipos relacionados con la
gestión de una empresa):
Coaching Empresarial
Este tipo de coaching está orientado a fomentar el desarrollo eficiente de la
comunicación interna, optimización del rendimiento laboral, potenciación y alcance
de los objetivos de equipo, etc.
En definitiva, se trata de capacitar a los empleados para que se impliquen y
comprometan laboralmente hacia actitudes grupales y positivas, traduciéndose en
una mejor gestión de los conflictos internos.
La meta del coaching empresarial radica en incrementar el rendimiento del personal
Los beneficios del coaching empresarial abarca al conjunto completo de
trabajadores dentro de una organización, al margen de la naturaleza de sus labores
o del departamento o nivel jerárquico al que pertenezcan.
Cuáles son los instrumentos del coaching empresarial
Para lograr sus dos objetivos, empresarial y personal, el coaching empieza desde
la selección de las personas, en particular mandos y ejecutivos, que se seleccionan
no tanto por lo que saben sino por lo que son. Se estudian criterios de personalidad
y se les pone en situación para observar propiedades como la capacidad de
comunicación, las aptitudes frente a la presión o ante el riesgo, la capacidad natural
de liderazgo, a trabajar en equipo, etc.
El coaching está enfocado en permitir que las personas den lo mejor de sí mismas
y por eso utiliza la formación, tanto en habilidades concretas -como la dirección de
un equipo o la atención al cliente- como el desarrollo personal a través de la
comunicación, de la auto confianza o de la reducción del estrés emocional.
Las personas no solemos dejar de hacer las cosas porque no sabemos hacerlas,
sino porque no nos apetecen o porque existe algún freno que nos lo impide. Por eso
el factor motivación es fundamental para lograr resultados. La motivación, como la
fe, mueve montañas. El coaching justifica aquí su nombre (entrenamiento)
analizando los frenos a la motivación provocando una nueva situación basada en la
motivación personal y grupal.
Y el coaching sabe que un equipo necesita una organización en la que cada uno
conoce y asume los objetivos comunes; implica una disciplina libremente consentida
a los procedimientos y normas necesarias para la eficacia del conjunto. Y como
nadie lucha tanto por una organización como cuando ha contribuido a crearla, el
coaching ayuda a los miembros del grupo a definirla, estructurarla y a ponerla en
marcha.
El coaching es como el psicólogo del grupo, ayuda a los miembros a afirmar y
estructurar la personalidad de la empresa, pero nunca se sustituye a ella. Es
directivo en la forma, pero no en el fondo. Aporta metodología y experiencia pero su
propósito es ayudar a la empresa a madurar (en el sentido grupal) y desaparecer
después de su misión de asistencia.
En qué se diferencia el coaching del asesoramiento
El asesor es un especialista en una disciplina empresarial, como las finanzas, la
producción o el marketing. El coaching es un especialista en el funcionamiento de
los equipos y en desarrollo personal.
Dónde el asesor aporta soluciones específicas a un problema, el coach permite que
el grupo o el decisor encuentre las soluciones; sus soluciones. En materia de gestión
empresarial, nos damos cuenta que no existen tanto buenas o malas estrategias.
Existen las que uno es capaz de aplicar y las que no. Lo que puede ser un buen
planteamiento o una buena estrategia para uno puede resultar pésimo o inaplicable
para otro. El coaching evita el problema porque las soluciones siempre son
adaptadas al grupo que las ha generado.
Universidad Mariano Gálvez de Guatemala
Ingeniería en Sistemas
Proceso administrativo
Ing. María José de Urioste Caicedo

Coaching empresarial

Kevin Waldemar Flores González


Carne: 9959-18-17632
Sección “A”

Guatemala, martes 12 de marzo de 2019