Sunteți pe pagina 1din 178

APUNTES DE CLASES

DERECHO CIVIL I

Prof. Dr. Gonzalo Álvarez Seura


Facultad de Derecho Ucentral
(2018)
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

1
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

TABLA DE CONTENIDO
I. PRIMERA UNIDAD: Introducción al estudio del Código Civil. ............................... 7
1. Derecho Privado. .......................................................................................... 7
1.1. Noción y Evolución del Derecho Civil ........................................................................... 7
1.2. División del derecho positivo....................................................................................... 8
1.2.1.- Clasificación Derecho Público y Derecho Privado ...................................................... 8
1.2.3.- Normas de Orden Público y Normas de Orden Privado .............................................. 9
1.3. Concepto .................................................................................................................. 10
1.4. Contenido ................................................................................................................. 11
1.5. La codificación .......................................................................................................... 11
1.6. La codificación en Chile ............................................................................................. 12
1.7. Gestación y fuentes................................................................................................... 13
1.7.1.- Origen..................................................................................................................... 14
1.7.2.- Etapas..................................................................................................................... 14
1.7.3.- Los diversos proyectos de Código Civil ..................................................................... 16
1.7.4.- Fuentes del Código Civil .......................................................................................... 16
1.8. Estructura ................................................................................................................. 17
1.9. Principios y directrices que lo informan. .................................................................... 18

II. SEGUNDA UNIDAD: Persona.............................................................................. 26


1. Los sujetos del Derecho .............................................................................. 26
1.1. Persona natural......................................................................................................... 26
1.2. Existencia natural ...................................................................................................... 29
1.2.1.- Requisitos para que el nacimiento constituya un principio de existencia. ................. 29
1.2.2.- Teorías y prueba de nacimiento .............................................................................. 31
1.2.3.- Época de la concepción ........................................................................................... 32
1.2.4.- Protección de la vida del que está por nacer............................................................ 33

2. Fin de la existencia...................................................................................... 34
2.1. Muerte real o Natural. .............................................................................................. 35
2.1.1.-Situación de los comurientes.................................................................................... 37
2.2. Muerte presunta o por desaparecimiento ................................................................. 37
2.2.1.- Concepto ................................................................................................................ 37
2.2.2.- Objetivo de la declaración ....................................................................................... 39
2.2.3.- Formalidades que establece la ley Art. 81................................................................ 39
2.2.4.- Fijación del día presuntivo de la muerte .................................................................. 40
2.2.5.- Etapas de la muerte presunta (3)............................................................................. 40
A.- De Mera ausencia..................................................................................................... 40
B.- De la posesión provisoria de los bienes ..................................................................... 40
C.- De la posesión definitiva de los bienes ...................................................................... 42
2.2.6.- Rescisión del decreto de posesión definitiva (Art. 93 y 94) ....................................... 43

3.- Atributos de la personalidad ................................................................... 44


3.1.- Capacidad de Goce......................................................................................................... 44
3.2.- Nombre ......................................................................................................................... 45
3.2.1. Concepto ................................................................................................................. 45
3.2.2. Origen y características del nombre del sujeto jurídico individual ............................. 45
3.2.3. Naturaleza jurídica del nombre................................................................................. 46
2
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

3.2.4. Formación del nombre patronímico. ........................................................................ 47


3.2.5. Cambio de nombre. Ley 17.344. ............................................................................... 47
3.2.6. Otras normas sobre el nombre. ................................................................................ 48
3.3.- Estado Civil .................................................................................................................... 49
3.3.1. Características del Estado Civil.................................................................................. 49
3.3.2. Fuentes del Estado Civil ............................................................................................ 51
3.3.3. Efectos del Estado Civil ............................................................................................. 51
3.3.4. Acciones de Estado Civil ........................................................................................... 52
3.3.5. Actas del Estado Civil................................................................................................ 54
3.3.6. Prueba del Estado Civil ............................................................................................. 56
3.4.- Patrimonio..................................................................................................................... 59
3.4.1 Naturaleza jurídica .................................................................................................... 59
3.4.1.1. Teoría clásica del patrimonio............................................................................. 59
3.4.1.2 Teoría objetiva o patrimonio por afectación ....................................................... 61
3.4.1.3. Que sucede en Chile. ......................................................................................... 62
3.4.2.- Importancia del patrimonio. .................................................................................... 62
3.5. Domicilio......................................................................................................................... 63
3.5.1. Clases de domicilio ................................................................................................... 64
3.5.2. Pluralidad de domicilios ........................................................................................... 65
3.5.3.- Prueba del Domicilio ............................................................................................... 66
3.6. Nacionalidad ................................................................................................................... 66
4. Derechos de la Personalidad .......................................................................... 67
4.1.- Clasificaciones................................................................................................................ 69
4.1.1. Derecho a la protección de la propia integridad física. .............................................. 70
4.1.2. Actos de disposición sobre el propio cuerpo. ............................................................ 70
4.1.3. Disposición del propio cadáver ................................................................................. 70
4.1.4. Derecho al honor ..................................................................................................... 71
4.1.5. Derecho a la intimidad ............................................................................................. 71
4.1.6. Inviolabilidad de las comunicaciones y papeles privados ........................................... 72
4.1.7. Derecho a la imagen................................................................................................. 73

5. Persona jurídica ............................................................................................. 74


5.1.- El problema de la naturaleza jurídica ......................................................................... 74
5.2. Clasificación general. ................................................................................................. 74
5.3. Personas jurídicas de derecho público ....................................................................... 75
5.4. Personas jurídicas de Derecho Privado. ..................................................................... 77

III. TERCERA UNIDAD: Teoría general de Acto Jurídico y Negocio Jurídico ............ 82
1. Marco Conceptual....................................................................................... 82
1.1. Cuestión previa: Los hechos jurídicos ........................................................................ 82
1.2. Concepto y efectos del acto jurídico .......................................................................... 82
1.3. Clasificaciones. Legales y doctrinarias. ....................................................................... 83
1.3.1.- Acto jurídico unilateral y acto jurídico bilateral ........................................................ 83
1.3.2.- Actos jurídicos consensuales, reales y solemnes ...................................................... 84
1.3.3.- Actos jurídicos entre vivos y actos jurídicos por causa de muerte............................. 85
1.3.4.- Actos jurídicos instantáneos y actos jurídicos de tracto sucesivo.............................. 85
1.3.5.- Actos jurídicos principales y actos jurídicos accesorios............................................. 85
1.3.6.- Actos jurídicos puros y simples y actos jurídicos sujetos a modalidades ................... 86

3
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

1.3.7.- Actos jurídicos gratuitos y actos jurídicos onerosos ................................................. 86


1.3.8.- Actos jurídicos solemnes y actos jurídicos no solemnes ........................................... 86
1.3.9.- Actos jurídicos de disposición y actos jurídicos de administración ............................ 87
1.3.10.- Actos jurídicos nominados y actos jurídicos innominados. ..................................... 87
2.- Estructura ..................................................................................................... 87
2.1. Elementos ....................................................................................................................... 87
2.2. Requisitos del acto o negocio jurídico .............................................................................. 88
2.2.1.- Requisitos de existencia .......................................................................................... 88
2.2.2.- Requisitos de validez ............................................................................................... 89
3. La voluntad .................................................................................................... 89
3.1.- Requisitos de la voluntad ............................................................................................... 89
3.2.- Voluntad real y voluntad declarada ................................................................................ 90
3.3.- El valor jurídico del silencio ............................................................................................ 91
3.4. La Simulación .................................................................................................................. 92
3.4.1.- Concepto ................................................................................................................ 92
3.4.2.- Regulación .............................................................................................................. 93
3.4.3.- Clases ..................................................................................................................... 93
3.4.4.- Efectos de la simulación .......................................................................................... 94
3.4.5.- Acción y excepción de simulación............................................................................ 94
3.4.6.- Prueba de la simulación .......................................................................................... 94
3.4.7.- Prescripción de la simulación .................................................................................. 95
3.4.8.- La interposición de personas ................................................................................... 95
3.4.9.- Regulación de la interposición de personas en el Código Civil .................................. 96
3.4.10.- Fraude a la ley, actos indirectos y actos fiduciarios ................................................ 96
3.5. Formación del consentimiento ........................................................................................ 98
3.5.1.- Etapas de la formación del consentimiento ............................................................. 98
3.5.2.- Clasificación de la oferta. ........................................................................................ 99
3.5.3.- La aceptación. ......................................................................................................... 99
3.5.4.- Requisitos de la aceptación para que se forme el consentimiento.......................... 100
3.5.5. Efectos de la retractación ....................................................................................... 102
3.5.6. Formación del consentimiento entre presente ....................................................... 102
3.5.7. Formación del consentimiento entre ausentes ....................................................... 103
3.5.8.- Lugar de la formación del consentimiento ............................................................. 105
3.5.9.- Importancia del lugar en que se forma el consentimiento...................................... 105
3.6. Vicios del consentimiento ............................................................................................. 106
3.6.1. Caso de La lesión enorme en el Código Civil ............................................................ 106
3.6.2.- El Error.................................................................................................................. 108
3.6.2.1. El error de derecho ......................................................................................... 109
3.6.2.2. El error de hecho............................................................................................. 109
3.6.2.2.1.- Error esencial .......................................................................................... 110
3.6.2.2.2.- Error sustancial ....................................................................................... 112
3.6.2.2.3.- Error accidental ...................................................................................... 113
3.6.2.2.4.- Error en la persona ................................................................................. 113
3.6.3. La Fuerza................................................................................................................ 114
3.6.3.1. Clases de fuerza .............................................................................................. 115
3.6.3.2. Requisitos para que vicie el consentimiento .................................................... 116
3.6.3.2.1.- La fuerza debe ser grave. ........................................................................ 116
3.6.3.2.2.- Injusta o ilegítima. .................................................................................. 119
4
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

3.6.3.2.3.- Determinante.......................................................................................... 120


3.6.3.3. Sanción de la fuerza ........................................................................................ 124
3.6.4. El Dolo ................................................................................................................... 125
3.6.4.1. Clasificación .................................................................................................... 125
3.6.4.1.1.- Dolo bueno y dolo malo .......................................................................... 126
3.6.4.1.2.- Dolo positivo y dolo negativo .................................................................. 126
3.6.4.1.3.- Dolo principal y dolo incidental ............................................................... 126
3.6.4.2. Requisitos para que vicie el consentimiento .................................................... 127
3.6.4.3. Prueba del dolo............................................................................................... 128
4. La capacidad................................................................................................. 130
4.1. Incapacidad absoluta..................................................................................................... 131
4.2. Incapacidad relativa ...................................................................................................... 132
4.3. Incapacidades particulares ............................................................................................ 133
5. El objeto ....................................................................................................... 134
5.1. Objeto como requisito de existencia.............................................................................. 134
5.1.1. Requisitos del objeto cuando recae sobre una cosa ................................................ 134
5.1.2. Requisitos del objeto cuando recae sobre un hecho. .............................................. 136
5.2. Objeto Ilícito ................................................................................................................. 137
5.2.1. Casos de objeto ilícito en el Código Civil ................................................................. 137
5.2.1.1 Actos contrarios al derecho público chileno, art. 1462 ...................................... 138
5.2.1.2 Pactos sobre sucesiones futuras, art. 1463 ....................................................... 138
5.2.1.3. Enajenación de las cosas enumeradas en el art. 1464 ...................................... 139
Art. 1464 Nº 1 ......................................................................................................... 140
Art. 1464 Nº 2 ......................................................................................................... 140
Art. 1464 Nº 3 ......................................................................................................... 140
Art. 1464 Nº 4 ......................................................................................................... 144
5.2.1.4. Actos contrarios a la moral ............................................................................. 145
6. La Causa ....................................................................................................... 146
6.1. Teoría de la causa eficiente ........................................................................................... 146
6.2. Teoría de la causa ocasional, subjetiva o sicológica ........................................................ 147
6.3. Teoría de la causa final o teoría clásica .......................................................................... 148
6.4. Requisitos de la causa ................................................................................................... 149
6.5. Los actos abstractos ...................................................................................................... 151
7. Formalidades ............................................................................................... 152
7.1. Concepto y clases.......................................................................................................... 152
7.1.2. Solemnidades......................................................................................................... 153
7.1.3. Formalidades habilitantes ...................................................................................... 153
7.1.4. Formalidades de prueba......................................................................................... 154
7.1.5. Formalidades de publicidad.................................................................................... 154
7.1.6. Formalidades convencionales................................................................................. 155

8. Ineficacia de los actos jurídicos .................................................................... 155


8.1. Concepto y clases.......................................................................................................... 155
8.2. La inexistencia............................................................................................................... 156
8.2.1. La inexistencia como sanción de ineficacia en nuestro sistema ............................... 156
8.2.2. Diferencias entre la inexistencia y la nulidad........................................................... 158
8.3. La nulidad, concepto y clases......................................................................................... 158
5
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

8.3.1. Nulidad Absoluta.................................................................................................... 159


8.3.1.1. Causales de nulidad absoluta .......................................................................... 160
8.3.1.2 Quién puede alegar la nulidad absoluta............................................................ 161
8.3.1.3. Saneamiento de la nulidad absoluta ................................................................ 163
8.3.2. Nulidad Relativa ..................................................................................................... 164
8.3.2.1 Causales de nulidad relativa ............................................................................. 164
8.3.2.2. Quién puede alegar la nulidad relativa ............................................................ 165
8.3.2.3. Saneamiento de la nulidad relativa ...................................................................... 165
8.3.3. Diferencias entre la nulidad absoluta y la nulidad relativa ....................................... 167
8.3.4. Efectos de la nulidad .............................................................................................. 168
8.4. Otras causales de ineficacia, en su sentido restrictivo .................................................... 171
8.4.1. La suspensión......................................................................................................... 172
8.4.2. La resolución .......................................................................................................... 172
8.4.3. La revocación ......................................................................................................... 172
8.4.5. La caducidad .......................................................................................................... 172
8.4.6. La inoponibilidad.................................................................................................... 173
9. Efectos del acto jurídico ............................................................................... 175
9.1. Concepto ...................................................................................................................... 175
9.1.1. Noción de parte ..................................................................................................... 175
9.1.2. Los terceros ........................................................................................................... 175

6
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

I. PRIMERA UNIDAD: INTRODUCCIÓN AL


ESTUDIO DEL CÓDIGO CIVIL.

1. DERECHO PRIVADO.

1.1. NOCIÓN Y EVOLUCIÓN DEL DERECHO CIVIL

Entendemos por tal aquella rama del Derecho Privado formada por el conjunto de
principios y preceptos jurídicos sobre la personalidad y las relaciones patrimoniales y de
familia.1
Es el derecho común aplicable a las relaciones de los particulares entre sí, y
comprende, especialmente, a la familia, a la propiedad y a las relaciones pecuniarias de
los mismos particulares entre sí.
Para los romanos, el Derecho Civil o Ius Civile era el Derecho de su ciudad, de
Roma, de los quirites, en oposición al “ius gentium” o derecho de gentes, que
correspondía a las reglas aplicables a los demás pueblos, a quienes carecían de la
ciudadanía romana. Con todo, al fin del Imperio Romano, sólo quedaba un derecho: el
derecho de los romanos, ampliado y modificado, y que había pasado a ser la ley común
del Imperio. Durante la Edad Media, por ende, la expresión “Derecho Civil” se empleaba
para referirse al Derecho Romano, recogido en las compilaciones ordenadas por
Justiniano, y se contraponía al Derecho Canónico.
El derecho civil es, por tanto, la proyección en nuestros días del derecho romano
que, elaborado por los pretores y los jurisconsultos, se vacía finalmente en el Corpus Iuris
Civilis.2 Después del colapso del Imperio de Occidente (Siglo V), el derecho romano, como

1
VODANOVIC H., Antonio, Derecho Civil. Parte Preliminar y Parte General. Explicaciones basadas
en las versiones de los profesores de la Universidad de Chile Arturo Alessandri R. y Manuel Somarriva U.,
redactadas, ampliadas y actualizadas por Antonio Vodanovic H., Tomo primero, p. 73.
2
El Corpus Iuris Civilis, redactado por orden del Emperador Justiniano en Constantinopla, entre los
años 528 y 534, marca el punto cúlmine de la historia del Derecho Romano. Se suele decir que su inicio está en
la Ley de las Doce Tablas, del Siglo V a. C., y su cima en el Corpus, elaborado mil años después. El Corpus
Iuris Civilis, en realidad está integrado por tres libros: el Código Justiniano, que corresponde a una recopilación
de leyes imperiales; el Digesto, formado por la recopilación de la doctrina de los juristas; y las Instituciones,
estructurado como un manual para la enseñanza elemental del Derecho. Posteriormente, se agregaría un cuarto
7
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

en general la obra completa imperial, será desplazada por los derechos locales de los
pueblos de raíz germánica que se instalarán al interior de los antiguos territorios
romanos.
No desaparecerá sin embargo, y se incorporará al derecho vulgar. En el Siglo XII,
los glosadores de la Escuela de Bolonia retomarán el estudio de los antiguos textos
romanos, recogidos en la compilación de Justiniano. Serán ellos quienes aludirán a esta
obra como Corpus Iuris Civilis. Poco a poco, sin embargo, las palabras “Derecho Civil”
tomaron un sentido diverso: se acostumbró a entender por tal el Derecho Privado, en
oposición al Derecho Público. En efecto, si bien las compilaciones del Derecho Romano
comprendían tanto al derecho privado como al derecho público, tras la caída del Imperio
las normas relativas a esta última rama del Derecho carecían de utilidad.
En consecuencia, los juristas recurrían a las recopilaciones de Justiniano
únicamente en busca de reglas de derecho privado. Así, las reglas del Derecho Romano,
entendido ahora como Derecho Privado, constituirán durante la Edad Media el
denominado “Derecho Común”, en oposición a los Derechos locales o particulares de
cada reino. Al sobrevenir la Revolución de 1789 en Francia, este nuevo sentido se había
impuesto entre los juristas, de manera que al unificarse el derecho privado francés, se
habló naturalmente de Derecho Civil y de Código Civil.

1.2. DIVISIÓN DEL DERECHO POSITIVO

1.2.1.- Clasificación Derecho Público y Derecho Privado

Las normas de derecho público son aquellas que regulan la organización y actividad
del Estado y demás entes públicos menores (como las Municipalidades). En el campo de las
normas jurídicas de derecho público, los particulares actúan en un plano de subordinación

volumen, las Novelas, integrada por una colección de leyes imperiales posteriores. Como se ha dicho con
justicia, el Corpus Iuris Civilis, “… es el monumento central de la historia del Derecho. A él debemos la
conservación del Derecho Romano y su transmisión a las edades posteriores, hasta nuestros días. Es así el
libro de Derecho más célebre, más importante, más influyente y más decisivo. Se ha dicho, y con bastante
razón, que con él, la Biblia y el corpus de las obras de Aristóteles fue construida la cultura que solemos designar
como occidental”: Guzmán Brito, Alejandro, “Discurso del Profesor Alejandro Guzmán Brito, Presidente de
la Comisión Organizadora, en la ceremonia de inauguración de los actos conmemorativos del centésimo
quincuagésimo aniversario del ‘Código Civil’”, en El Código Civil de Chile (1855-2005), trabajos expuestos
en el Congreso Internacional celebrado para conmemorar su promulgación (Santiago, 3-6 de octubre de 2005),
Alejandro Guzmán Brito (editor científico), Santiago de Chile, LexisNexis, año 2007, pp. 9 a 20. Por cierto, la
denominación de Corpus Iuris Civilis, no fue empleada por los juristas del Imperio. En la Edad Media, se habló
primero de Corpus Iuris, y después se le agregó la expresión Civilis, para diferenciarlo de otro cuerpo legal que
fue llamado Corpus Iuris Canonici.

8
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

respecto a las entidades que obran en nombre de la soberanía nacional. Forman parte del
Derecho Público el Derecho Constitucional, el Derecho Administrativo, el Derecho Procesal,
el Derecho Penal, el Derecho Económico, el Derecho Tributario y el Derecho Internacional.

Las normas de derecho privado son aquellas que regulan las relaciones de los
particulares entre sí, o las de éstos con los entes estatales cuando estos últimos actúan
como particulares. En el campo de las normas jurídicas de derecho privado, los sujetos
actúan en un plano de igualdad o coordinación. Pertenecen al Derecho Privado el Derecho
Civil, el Derecho Comercial, el Derecho de Minas, el Derecho de Aguas y el Derecho Agrario.

De lo expuesto, surge una importante diferencia. En el Derecho Privado, las


personas pueden hacer todo lo que les parezca útil o conveniente a sus intereses, excepto
aquello que el ordenamiento jurídico prohíba. Esto, según veremos, se manifiesta en
algunos de los principios que informan al Derecho Civil, principalmente en el principio de
la autonomía de la voluntad y de la libertad para adquirir bienes en propiedad y luego
disponer de ellos. Distinta es la situación en el ámbito del Derecho Público. Aquí, los entes
públicos y los ciudadanos, sólo pueden hacer aquello que está expresamente permitido
por el ordenamiento jurídico. Se trata del llamado principio de juridicidad, consagrado en
los artículos 6 y 7 de la Constitución Política.

1.2.3.- Normas de Orden Público y Normas de Orden Privado

Orden Público es el conjunto de normas y principios jurídicos que se inspiran en el


supremo interés de la colectividad y son esenciales para asegurar el correcto
funcionamiento de ésta en determinado momento histórico, por lo que no pueden
“derogarse” o dejar de cumplirse por los particulares en sus relaciones jurídicas. Es el orden
general necesario para el mantenimiento del equilibrio social, la moral pública y la armonía
económica.
Son normas de orden público las de derecho público y, además, un número
importante de normas de derecho privado, como por ejemplo las que se refieren al estado
y la capacidad de las personas, la mayoría de las leyes de derecho de familia, etc.-

Las normas de Orden Privado, en cambio, miran más bien a los intereses particulares
de las personas, y éstas pueden introducirles modificaciones o “derogarlas”, al eliminarlas
en un determinado contrato o convención (por ejemplo, cuando las partes acuerdan excluir
del contrato de compraventa la obligación de saneamiento que pesa sobre el vendedor).
Obviamente que la palabra “derogación” está tomada en un sentido figurado, pues las
normas jurídicas sólo pueden derogarse por otras normas jurídicas o por una sentencia del
Tribunal Constitucional.

9
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

1.3. CONCEPTO

Hoy el derecho civil puede definirse sintéticamente como el derecho privado común
y general; en forma descriptiva, como el conjunto de normas sobre la personalidad y las
relaciones patrimoniales y de familia.
Sin embrago, la clasificación clásica en nuestro derecho señala: “El derecho civil es
una parte del derecho privado, de carácter general y supletorio, que rige las relaciones de
los particulares entre sí, o de éstos con el Estado, cuando el Estado actúa en un plano de
igualdad jurídica, desprovisto de imperio, y sobre la base de las instituciones de la
persona, la familia, el patrimonio.”

Es general, porque se aplica a todas las personas, rige las relaciones jurídicas
ordinarias y más generales.
Es común, porque se aplica a todas las relaciones jurídicas privadas que no están
disciplinadas por otra rama del Derecho, son regidas por el Derecho Civil; sus principios o
normas generales suplen las lagunas o vacíos de las demás ramas del Derecho.

Cabe advertir que el Derecho Civil no sólo es Derecho común respecto de las
demás ramas del Derecho Privado, sino que incluso de aquellas que integran el Derecho
Público. En efecto, como expresa Hernán Corral (citando al profesor José Joaquín Ugarte),
“el Derecho Civil es el Derecho de la persona natural por oposición al Derecho Público
que es el Derecho de la persona colectiva y de la sociedad civil”. Ahora bien, la sociedad
sólo puede existir en cuanto hay personas naturales. La primera es un accidente y las
segundas las substancias. “Los accidentes tienen su causa material, eficiente, ejemplar y
final en la substancia (…)
El Derecho de la persona natural es por tanto causa ejemplar y final del Derecho
de la persona colectiva. El Derecho Público debe asemejarse al Derecho Civil en la medida
en que lo permita la naturaleza de la persona colectiva, y debe tener en cuenta que en
última instancia existe para el bien de los individuos. Esta es la razón por la que el Derecho
Civiles Derecho común también para el Derecho Público, y que represente como la
cantera fecunda o el núcleo esencial del cual se nutre el entero ordenamiento jurídico.
Aquí se forjan y estudian categorías conceptuales que serán luego utilizadas por el resto
de las ramas jurídica: persona, persona jurídica, derecho subjetivo, acto jurídico,
propiedad, derecho real, crédito, servidumbre, usufructo, caución, contrato,
responsabilidad, patrimonio, y muchas más”. 3
Esto se aprecia en el propio art. 4 del Código Civil, en cuanto establece que “Las
disposiciones contenidas en los Códigos de Comercio, de Minería, del Ejército y Armada,

3
CORRAL TALCIANI, Hernán, Curso de Derecho civil. Parte General, Santiago de Chile, Thomson
Reuters, 2018, pp. 24 y 25.
10
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

y demás especiales, se aplicarán con preferencia a las de este Código”. Nótese que los
dos primeros, son códigos de que contienen normas de Derecho privado, pero el tercero
y el cuatro, hoy reemplazados por el Código de Justicia Militar, pertenecen al ámbito del
Derecho público. Es decir, el Código Civil es norma común a códigos de una y otra rama,
y no sólo de la primera.
En conclusión, con respecto al Derecho Civil, las otras ramas del derecho privado y
público constituyen normas especiales porque, en su ámbito respectivo, derogan o
modifican las reglas civiles. Pero en lo no resuelto en ellas, se debe recurrir en último
término al Derecho Civil.

1.4. CONTENIDO

Conforman el Derecho Civil las normas sobre las instituciones fundamentales del
Derecho Privado: la personalidad, la familia y el patrimonio.
• Las normas sobre la personalidad miran a la persona en sí misma y no en sus
relaciones con las demás (en este sentido, todas las normas que regulan los atributos
de la personalidad);
• Las normas sobre la familia rigen la organización de ésta y dentro de ella definen el
estado de cada uno de sus miembros;
• Las normas sobre el patrimonio (en su definición clásica, conjunto de derechos y
obligaciones avaluables en dinero) gobiernan los siguientes derechos: i) Los
derechos reales; ii) Los derechos personales; y iii) Los derechos de la sucesión por
causa de muerte.
En cuanto a su estudio, el Derecho Civil se divide en una Parte General y en varias
partes especiales.
La parte General comprende el estudio de la Teoría de la Ley, Teoría de las
personas naturales y jurídicas, Teoría de la relación jurídica, Teoría del acto jurídico y
Teoría de la prueba.
Se prosigue luego con la Teoría de los Bienes o de los Derechos Reales. Luego, con
la Teoría de las Obligaciones. Posteriormente, corresponde estudiar las fuentes de las
obligaciones, materia que comprende la Teoría General de los Contratos, los contratos
en particular, los cuasicontratos, los delitos, los cuasidelitos y la ley como fuente de
obligaciones.
Se cierra el estudio del Derecho Civil con el Derecho de Familia y con el Derecho
Sucesorio.

1.5. LA CODIFICACIÓN
11
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Código se puede entender como el “conjunto de normas ordenadas y sistemáticas


que regulan, en general y en particular, una determinada categoría de personas o de
materia”.
Un código es la recopilación metódica y lógica de leyes de una misma especie. La
codificación consiste en reunir en uno o más códigos, el Derecho o la legislación de un país.
En una recopilación de leyes cada ley conserva su propia unidad, en cambio en la
codificación se conserva "una unidad".
Como expresa el profesor Alejandro Guzmán Brito 4 , la codificación (moderna)
responde a la idea, forma y estilo de la “fijación sustitutiva”. En efecto, “las anteriores
fijaciones reemplazantes de una multitud precedente de fuentes no solían alterar su
carácter: las recopilaciones reunían leyes preexistentes, pero las leyes recogidas eran
mantenidas según su forma y sentido originales, sin perjuicio de operaciones formales de
separación de una ley en varias, de reunión de varias en una y de interpolaciones
específicas; de modo que el ordenamiento anterior, aunque no formalmente,
materialmente seguía siendo el mismo.
No fue el caso de la codificación (desde la segunda mitad del Siglo XVIII en
adelante), que creó un Derecho nuevo.” En palabras del profesor Bernardino Bravo Lira,
“El código constituyó una nueva forma de fijar el Derecho, radicalmente diferente de las
conocidas hasta entonces. En lugar de compilaciones o recopilaciones del Derecho
vigente, revisiones o consolidaciones del mismo, a la antigua usanza, destinadas a facilitar
su aplicación, fue un instrumento para transformarlo por medio de la ley. Esto equivale a
someterlo al Estado, toda vez que la fuerza obligatoria de los códigos, a diferencia de las
antiguas compilaciones, provino de su potestad y no de la autoridad de los juristas, a
quienes se cometió su redacción. Codificar pasó a ser así sinónimo de estatalizar el
Derecho y de hacer del juez –según la expresión de Montesquieu- ‘la boca que pronuncia
las palabras de la ley’”5

1.6. LA CODIFICACIÓN EN CHILE

4
Un completo estudio sobre este particular es el de Alejandro Guzmán Brito, en su trabajo “El origen
y desarrollo de la idea de codificación del Derecho”, en “El Código Civil de Chile (1855-2005)”, obra que
reúne los trabajos expuestos en el Congreso Internacional celebrado para conmemorar su promulgación
(Santiago, 3-6 de octubre de 2005), Alejandro Guzmán Brito (editor científico), Santiago de Chile, LexisNexis,
año 2007, pp. 43 a 99.
5
BRAVO LIRA, Bernardino, “Puntales de la codificación en el Viejo y en el Nuevo Mundo (1797-1855).
Tres grandes modelos: Von Martini en Austria, Portalis en Francia y Bello en Chile”, p. 101, en “El Código
Civil de Chile (1855-2005)”, Alejandro Guzmán Brito (editor científico), Santiago de Chile, LexisNexis, año
2007.

12
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Antes de nuestra emancipación política, se distinguían dos grupos de leyes; Las


dictadas para las indias en general y para Chile como Capitanía General dependiente del
Virreinato de Lima en particular, y las que regían en España, siendo numerosas éstas últimas
porque los españoles no derogaban una ley al dictarse otra nueva, lo que produjo muchos
inconvenientes para aplicarlas. Además, se trataba de una legislación muy frondosa y
confusa, en la que se sobreponían diversas disposiciones, recopilaciones y textos, sin que
existiera una codificación de orden general.

Ø El Fuero Juzgo (elaborado en Castilla en 1241 bajo el reinado de Fernando III y que
consiste en la traducción del Liber Iudiciorum creado por orden del Rey visigodo
Chindasvinto y promulgado por su hijo, el Rey Recesvinto, en el 654).
Ø El Fuero Real (promulgado en 1255 por el Rey Alfonso X de Castilla y León).
Ø Las Leyes de Estilo (que contiene comentarios al Fuero Real).
Ø Las Siete Partidas (elaboradas durante el reinado de Alfonso X de Castilla y León,
entre los años 1256 y 1265).
Ø Las Ordenanzas de Montalvo (1484).
Ø Las Leyes de Toro (promulgadas en 1505 por Fernando El Católico, en nombre de
su hija, Juana “La Loca”).
Ø La Nueva Recopilación (hecha en 1567, durante el reinado de Felipe II).
Ø La Recopilación de las leyes de los reinos de las Indias (del año 1680, durante el
reinado de Carlos II).
Ø La Novísima Recopilación (del año 1805, durante el reinado de Carlos IV, ya en las
postrimerías del dominio español en América).

Desde 1810, año en que se constituyó la Primera Junta de Gobierno, comenzaron a


dictarse leyes patrias. Versaban, aparte de las relativas a la organización política y
administrativa del país, principalmente sobre materias de procedimiento judicial, como
el decreto del año 1837 relativo a la manera de fundar las sentencias; el decreto ley del
mismo año sobre implicancia y recusación de los jueces; otro sobre el recurso de nulidad;
enseguida uno relativo al juicio ejecutivo.
También se promulgaron leyes de carácter penal y otras sobre materias civiles: ley
de 6 de septiembre de 1844 que regulaba el matrimonio de los no católicos; la ley de 14
de julio de 1852 sobre desvinculación de bienes; la ley de 24 de julio de 1834 sobre
propiedad literaria, y las leyes de 31 de octubre de 1845 sobre prelación de créditos.

1.7. GESTACIÓN Y FUENTES.

13
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

1.7.1.- Origen

Nace en Chile la idea de la codificación conjuntamente con la emancipación


política, pues además de las consideraciones filosóficas, sociales y económicas, la
legislación española que se aplicaba era anacrónica y confusa. Ya en 1822, O’Higgins
proponía adoptar en la naciente república el Código Civil francés. Pero sólo con la llegada
de don Andrés Bello al país, en el año 1829, cobra fuerza la idea de un proyecto de código
civil. El venezolano, nacido en Caracas el 29 de noviembre de 1781, estudió derecho,
filosofía y medicina, además de leer a los clásicos como Horacio y Virgilio. A los 19 años,
acompaña al naturalista alemán Von Humboldt en sus exploraciones por Iberoamérica.
Viajará a Londres como ayudante de Simón Bolívar en 1810. Se avecindaría en esa ciudad
por casi 20 años, hasta su viaje a Chile.
En su período londinense, Bello se desempeña como secretario de las legaciones
de Chile y Colombia y cultiva una sólida amistad con Mariano Egaña. Será éste quien le
proponga su viaje a Chile, para asumir como Oficial Mayor del Ministerio de Relaciones
Exteriores. Con algo menos de 50 años y con una formación humanista de primer nivel,
Bello comienza su “aventura” chilena en medio de la anarquía que enfrentaba a pipiolos
y pelucones. La instauración del Estado Portaliano posibilitaría que su aporte fuere
canalizado en la obra jurídica extraordinaria que nos dejó como legado. Pero además de
jurista, Bello es el redactor de una “Gramática de la lengua castellana” (1847) de
nombradía en toda Hispanoamérica, constituyendo esta obra la más importante de su
género durante mucho tiempo, tanto en España como en América. Según el erudito
español Menéndez Pelayo, con esta obra Bello “Fue el salvador de la integridad del
castellano en América”.
Llegado a Chile, Bello comienza a trabajar en forma privada y silenciosa. En 1835,
tenía realizado cerca de la tercera parte de un Proyecto de Código Civil y había preparado
ya un tratado completo sobre la “Sucesión por causa de muerte”.

1.7.2.- Etapas

Ø Comisión de Legislación del Congreso Nacional: en 1840, el Congreso Nacional creó una
“Comisión de Legislación del Congreso Nacional” con el objeto de que se aplicara a la
“codificación de las leyes civiles, reduciéndolas a un cuerpo ordenado y completo,
descartando lo superfluo o lo que pugne con las instituciones republicanas del Estado, y
dirimiendo los puntos controvertidos entre los intérpretes del Derecho”. La Comisión,
mixta, estaba compuesta de dos senadores y tres diputados, y entre sus miembros figuró
por el Senado el propio Andrés Bello. El trabajo de la Comisión se comenzó a publicar en
el diario “El Araucano” desde mayo de 1841, con el fin de que aquellos que así lo
desearen, formulasen sus observaciones. El primer objeto de su trabajo fue la “Sucesión

14
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

por causa de muerte”, a la cual se le dio prioridad por ser la parte más defectuosa de la
legislación civil vigente.

Ø Junta Revisora: establecida por ley de 29 de octubre de 1841, estaba compuesta de tres
diputados y dos senadores, elegidos por cada cámara. Su misión consistía en examinar
los títulos que la Comisión presentara al Congreso, y en proponer las modificaciones
pertinentes.

Ø Fusión de la Comisión y de la Junta Revisora: por ley de julio de 1845, se refundieron


ambos órganos. En noviembre de 1846 la nueva Comisión publicó un cuaderno de la
“Sucesión por causa de muerte”. En agosto de 1847 se publicó el “Libro de los contratos
y obligaciones convencionales”. En 1848 y 1849 el trabajo de la Comisión se hizo
esporádico hasta que dejó de reunirse y de hecho se extinguió.

Ø Presentación del Proyecto por A. Bello y Comisión Revisora del mismo: no obstante, lo
anterior, A. Bello continuó trabajando solo y logró presentar concluido el Proyecto en
1852.

Ø El Gobierno nombró el mismo año la Comisión Revisora del Proyecto, de la que también
formaba parte A. Bello. Integraban dicha Comisión, además, por Ramón Luis Irarrázaval,
Manuel José Cerda, Antonio García Reyes, Manuel Antonio Tocornal y Diego Arriarán,
incorporándose posteriormente José Gabriel Ocampo y José Miguel Barriga. El mismo
decreto del Gobierno que nombró la Comisión Revisora dispuso que el trabajo
presentado por Bello y conocido como “Proyecto de 1853” se imprimiese y distribuyese
a los ministros de corte, jueces letrados y miembros de la Facultad de Leyes de la
Universidad, para sus observaciones. La Comisión Revisora, dirigida por el propio
Presidente de la República Manuel Montt, celebró más de 300 sesiones e introdujo
diversas modificaciones, la mayoría de ellas propuestas por el propio A. Bello. Este
proyecto de 1853, con las innovaciones que la Comisión Revisora le introdujo, es el
llamado “Proyecto Inédito”, así llamado porque se mantuvo sin imprimir hasta que en
1890 se incorporó en las “Obras Completas” de Andres Bello.

Ø De todo este trabajo, resultó finalmente un nuevo Proyecto, con algunos cambios
formales y de fondo. Después de dos revisiones, fue presentado por el Gobierno a la
deliberación del Congreso, a fines de 1855. Es el denominado “Proyecto Definitivo”.

Ø Aprobación del Proyecto por el Congreso: el 22 de noviembre de 1855 el presidente de


la República, Manuel Montt, presentó el Proyecto Definitivo. El mensaje fue redactado
por Andrés Bello. Después de algunos trámites, el Congreso aprobó el Código en pleno.
La ley aprobatoria fue promulgada el 14 de diciembre de 1855, y su artículo final dispuso
que comenzaría a regir el 1 de enero de 1857, fecha en la que quedarían derogadas, aun
15
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

en la parte que no fueren contrarias al código, las leyes preexistentes sobre todas las
materias que en él se tratan.

Ocho años después de la entrada en vigencia del código, fallece en Santiago, el 15 de


noviembre de 1865, A. Bello, con casi 84 años, 35 de los cuales entregó a Chile, sin incluir
su servicio en la legación nacional en Londres.

1.7.3.- Los diversos proyectos de Código Civil

Hay proyectos que abarcan todas las materias del Código Civil aprobado en 1855 y
otros que sólo se limitan a algunas. Considerando todos los proyectos, distinguimos cinco
en total:
1º Proyecto de 1841-1845 (lapso durante el cual se publicó en el diario “El
Araucano”). Comprende: “Título Preliminar”, “De la sucesión por causa de muerte” y “De
los contratos y obligaciones convencionales”.
2º Proyecto de 1846-1847: se limita al libro “De la sucesión por causa de muerte”
(impreso en 1846) y al “De los contratos y obligaciones convencionales” (impreso en 1847).
3º Proyecto de 1853: llamado así por la fecha de su publicación. 4º Proyecto Inédito.
5º Proyecto Definitivo o Aprobado. (1855)

1.7.4.- Fuentes del Código Civil

El Código Civil Chileno es una creación original, en que juntamente con los principios
tradicionales del Derecho romano y canónico, se consultan la opinión de los jurisconsultos
más ilustres, los principios del Derecho inglés y las codificaciones o proyectos más recientes
que existían en la época. (Código de Baviera de 1756, Código austriaco de 1812, Código de
la Louisiana de 1822 código Sardo de 1838, código de los países bajos de 1838, Código de
las dos Cicilias, se inspiró en las 7 partidas, Código Civil Español de García Goyena).

Entre los jurisconsultos que estudió encontramos a: Pothier, Domat, Savigny, y los
comentaristas del Código civil francés de Napoleón de 1804: Delvincourt, Duranton,
Tropolong y Marcadé.
En materia de bienes, obligaciones y contratos se basa en el Código civil francés, con
la excepción de que se necesita de la tradición para adquirir el dominio (Derecho romano).
En la tradición de bienes raíces y sus gravámenes se sigue al viejo Derecho alemán
(Código de Baviera).
En materia de sucesiones se sigue la tradición española, con la excepción de los
mayorazgos, además a Bello le gustaba la libertad de testar. En materia de obligaciones y
contratos se sigue al Código Civil Francés y el tratado de las obligaciones de Pothier.

16
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

En el título preliminar del Código Civil chileno se establecen los principios del
Derecho internacional privado y se trata, también, de la interpretación de la ley, materias
que no toca el Código Civil Francés. Las normas interpretativas, aunque inspiradas en el
código de la Louisiana, crean un sistema distinto y absolutamente original.

1.8. ESTRUCTURA

1) Mensaje
En él se expone en una carta del ejecutivo al congreso, las fuentes de consulta del
Código Civil, materias que trata, etc. Fue redactado por don Andrés Bello, aunque se
encuentre firmado por el Presidente de la República de la época, don Manuel Montt y su
Ministro de Justicia, Francisco Javier Ovalle.

2) Título preliminar
Consta de 53 artículos, en ellos se trata de la ley, su concepto, su promulgación,
obligatoriedad, efecto en el tiempo y en el espacio, su duración e interpretación.
Se define las palabras de uso frecuente en las leyes; trata del parentesco y la
representación legal; define el dolo, la culpa, la fuerza mayor, la caución y las presunciones;
señala también la forma de computar los plazos. Los artículos 14 al 18 contienen las normas
fundamentales de Derecho internacional privado, de gran originalidad para su época y de
vigencia actual. Cada libro del Código Civil se divide en título, cada título en párrafos, cada
párrafo en artículos y cada artículo en números o incisos.
Los artículos más breves son los 341 y 1004, mientras los más extensos son los 1526
y 1337.
Art. 341. “Están sujetos a tutela los impúberes”.
Art. 1004. “La facultad de testar es indelegable”.

3) Cuatro libros
a) Libro Primero: trata de las personas naturales y Jurídicas, del matrimonio, de la
filiación y de la protección a los incapaces mediante las guardas. Trata de los sujetos de
Derecho, o sea, las personas, estudiando, también, las relaciones directas de persona a
persona, o sea, los derechos de familia.
b) Libro Segundo: trata de los bienes y su dominio, posesión uso y goce. De los modos
de adquirir el dominio, versa sobre los derechos patrimoniales, reales. Con los derechos
reales se estudian también las cosas, o sea; los objetos de Derecho.
c) Libro Tercero: trata de la sucesión por causa de muerte y de las donaciones entre
vivos.

17
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

d) Libro Cuarto: Trata de las obligaciones en general y de los contratos en particular.


Se refiere a los derechos personales, la teoría general de las obligaciones, los contratos, la
prelación de créditos y la prescripción.

4) Título final
Trata de la Observancia del Código y está compuesto de un solo artículo. Mantiene
vigente las leyes preexistentes sobre las pruebas de las obligaciones, sobre los
procedimientos judiciales y deberes de los ministros de fe, que sólo serán derogadas las
disposiciones contrarias del Código Civil.

1.9. PRINCIPIOS Y DIRECTRICES QUE LO INFORMAN.

Los principios que inspiran el Código Civil tienen una triple importancia que es radical
en nuestra materia:

a) No podría modificarse el Código Civil si no se respetan;


b) Para interpretar la ley hay que saber en qué principio se encuentra inspirada;
c) Las lagunas legales se integran, entre otros aspectos, a través de los principios del
Código Civil.

Teniendo en cuenta lo anterior, podemos mencionar cuáles son los principios que
inspiran nuestro Código:

1. Omnipotencia o culto a la Ley: Arts. 1, 2, 3, 8, 14, 706 inc. final y 1452. El Código Civil
al definir la ley en su artículo 1º quiere significar la importancia que ésta reviste dentro
de las materias que en él se tratan. Además, el hecho de que la definición señale que la
ley es “una” declaración de la voluntad soberana y que en base a este hecho la ley
mande, prohíba o permita, implica que nuestro Código le rinde culto a la ley en términos
de que ella, por sí sola, tiene el imperio suficiente para normar una relación jurídica. En
cuanto al artículo 2º la relación aquí es clara, ya que en materia civil se le resta toda
importancia a la costumbre como fuente del derecho si es que la ley no se remite formal,
expresa y directamente a ella. En lo relativo al artículo 3º éste viene a reafirmar la
preeminencia de la ley, por cuanto en el inciso 1º señala expresamente que la única
interpretación que tiene plena validez es la que hace el propio legislador, dejando en un
segundo plano la interpretación judicial y la doctrinal. El artículo 8º, a su turno, contiene
una norma de clausura que viene a proteger a nuestro ordenamiento jurídico en su
conjunto, ya que se contiene un mandato del legislador expreso y determinado, por el
cual se ordena que “nadie puede alegar ignorancia de la ley después de que ésta haya

18
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

entrado en vigencia”. Ahora bien, desde el punto de vista de la aplicación espacial de la


ley y reafirmando su importancia como principal fuente del derecho, el artículo 14
señala que la ley es obligatoria para todos los habitantes de la república, incluso los
extranjeros. Relacionado con el artículo 8º y como un corolario de su alcance e
importancia, el artículo 706 inc. final señala que “pero un error en materia de derecho
constituye una presunción de mala fe que no admite prueba en contrario, lo que
reafirma la idea de que nadie puede desconocer la ley. Por último, el artículo 1452
viene a coronar la trilogía de artículos que dejan el claro el conocimiento que nuestro
legislador exige de la ley al señalar que un error sobre un punto de derecho no vicia el
consentimiento.

2. Igualdad de todas las personas ante la ley: Arts. 14, 55, 57 y 997. Este principio
consagra que todos los individuos se hayan en un estado de igualdad frente a la norma.
Para aclarar esto es necesario tener presente que en una relación de derecho privado
existen, entre otros elementos, dos aspectos fundamentales: la norma jurídica que rige
esa relación y las personas que intervienen en dicha relación. Nuestro legislador
consagró la más completa igualdad desde un doble punto de vista: igualdad de la ley
en sí misma frente a las personas e igualdad de éstas ante la ley. Es así que el artículo
14 señala expresamente que la ley es obligatoria para todos los habitantes de la
república, incluso los extranjeros (se ve desde el punto de vista de la igualdad de la ley
en sí misma frente a todos los obligados). A su turno, el artículo 55 viene a definir lo que
el legislador entiende por persona natural y lo expresa en términos que dejan en claro
una igualdad casi inmanente: “Son personas todos los individuos de la especie humana,
cualquiera que sea su edad, sexo, estirpe o condición. Divídense en chilenos y
extranjeros. El artículo 57 viene a reafirmar la igualdad de las personas,
independientemente de su nacionalidad, al señalar que “la ley no reconoce diferencias
entre el chileno y el extranjero en cuanto a la adquisición y goce de los derechos civiles
que regla este Código”. Y por último, justamente en esta adquisición y goce de derechos
civiles, el artículo 997 consagra esta idea al señalar que “los extranjeros son llamados a
las sucesiones abintestato abiertas en Chile de la misma manera y según las mismas
reglas que los chilenos”.

3. Autonomía de la voluntad, libertad contractual o autonomía privada: Arts. 12, 1445,


1545, 1560, 1069. El principio de autonomía privada debe ser visto desde tres puntos
de vista para su adecuado entendimiento: El nacimiento de un acto jurídico, la
modificación de éste y la extinción del acto. Desde el primer punto de vista el artículo
1445 señala que para que una persona se obligue a otra (nacimiento de un acto jurídico)
por un acto o declaración de voluntad es necesario (...) Esto implica que ante el derecho
civil se puede realizar toda clase de actos que no estén prohibidos por la ley, pero esto
no implica que no se deban cumplir requisitos para que esa declaración de voluntad
tenga efectos jurídicos. Someramente estos requisitos son los que contempla este
19
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

artículo. Como un complemento de lo anterior, el artículo 1545 viene a establecer uno


de los pilares básicos de la autonomía privada, ya que señala que todo contrato
legalmente celebrado es una ley para las partes contratantes y no puede ser invalidado
sino por su consentimiento mutuo o por causas legales. A su turno, el artículo 1560
nuevamente viene a complementar el principio de la autonomía privada en términos de
señalar el elemento intrínseco que informa a la autonomía privada o autonomía de la
voluntad, ya que señala que “conocida claramente la intención de los contratantes debe
estarse a ella más que a lo literal de las palabras”. Lo anterior quiere decir que,
finalmente, va a ser la intención que haya tenido una persona la que va a interpretar
adecuadamente su voluntad. A su turno, el artículo 1069 inciso 2º también nos habla
de la intención como elemento rector al momento de interpretar un testamento. Y por
último, en cuanto al último aspecto que informa la autonomía privada se debe señalar
a la renuncia, vale decir, aquel acto jurídico unilateral por el cual se deja sin efecto un
derecho que importa individualmente a su titular, lo que se encuentra consagrado
específicamente en el artículo 12 del Código Civil el que señala expresamente: “Podrán
renunciarse todos los derechos conferidos por las leyes con tal que sólo miren al interés
individual del renunciante y que no esté prohibida su renuncia”.

4. Protección a la buena fe y castigo a la mala fe: Artículos 706 (buena fe subjetiva) y 1546
(buena fe objetiva). Hay que tener presente que el Código Civil menciona en 44
oportunidades a la buena fe. Los dos artículos mencionados sólo son los pilares en este
principio de la buena fe, con las salvedades que la buena fe se presume y la mala fe debe
probarse, con las excepciones que el mismo Código señala al efecto: Art. 706 inc. final,
94 regla 6ª y artículo 2510 regla 3ª. También se hace una aplicación de buena fe objetiva
y subjetiva en los artículos que explican los efectos de la resolución respecto de
terceros: 1490 (subjetiva) y 1491 (objetiva).

5. Respeto a la propiedad privada: El artículo 582 del Código Civil establece la


consagración legal del derecho de propiedad al señalar que “el dominio, que se llama
también propiedad, es el derecho real en una cosa corporal para gozar y disponer de
ella arbitrariamente, no siendo contra ley o contra derecho ajeno. La propiedad
separada del goce de la cosa se llama mera o nuda propiedad”. La consagración
constitucional se encuentra en el artículo 19 Nº 24 de la Constitución Política de la
República el que señala al efecto: “La constitución asegura a todas las personas: El
derecho de propiedad sobre toda clase de bienes, corporales e incorporales”. Hay que
tener presente que la Constitución Política de la República asegura el derecho de
propiedad y el Código Civil señala cuáles son las principales características del dominio
que debe reunir para ser considerado tal.

6. Protección a la Propiedad Raíz: Fundamentalmente está relacionado con la Teoría de la


Posesión inscrita, que sólo se aplica a los bienes raíces, estén inscritos o no. No olvidar
20
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

que, en relación al principio anterior, la propiedad se protege por la acción


reivindicatoria o de dominio, directamente, y por las acciones posesorias
indirectamente, que sólo proceden respecto de inmuebles.
Para no olvidar, los artículos claves para el estudio de la Teoría de la Posesión Inscrita
son:
Requisito de Posesión: Art. 686, 702, 724.
Prueba de Posesión: Art. 924 y 925.
Garantía de Posesión: Art. 728, 730 y 2505.

7. Enriquecimiento sin Causa: Se deriva de art. 1467. Algunos autores señalan que este
principio sería incluso una fuente de obligaciones, fuera de las enumeradas en art. 1437.
Hay una serie de instituciones que se inspiran en este principio: Pago de lo no debido;
régimen de recompensas en la sociedad conyugal; las prestaciones o restituciones
mutuas que derivan de un juicio reivindicatorio entre reivindicante y poseedor vencido,
aunque sus normas son aplicables también a la nulidad patrimonial y a la acción de
petición de herencia; la inoponibilidad; la accesión; la lesión enorme en la compraventa
de bienes raíces y en todos los otros casos en que el Código Civil hace aplicable la lesión
como vicio del consentimiento.

8. Responsabilidad Civil: La responsabilidad en materia civil puede ser de dos tipos:


contractual y extracontractual. Los artículos que informan en esta materia son dos,
fundamentalmente: Art. 1547 inc. 3º, de donde se deduce que el incumplimiento en
materia contractual se presume culpable, y el artículo 2314 donde se señala que el que
ha cometido un delito o cuasidelito que ha inferido daño a otro, es obligado a la
indemnización. Ahora bien, en materia de responsabilidad contractual, el artículo base
para entender esto es el artículo 1546, ya que en éste se encuentra el principio de
ejecución de buena fe de los contratos y si éste se vulnera entramos al área de la
responsabilidad.

9. Principio de la Conmutatividad: Se procura la equivalencia de las prestaciones, lo que


emana de los contratos oneroso-conmutativos (1441) y se demuestra esta
conmutatividad en la nulidad de la compraventa por lesión enorme y la lesión enorme
en la cláusula penal, además de todos los casos en que el Código trata la lesión. Además
hay que tener presente que este principio informa a todos los contratos, con las
excepciones o precisiones que se verán en su oportunidad.

10. Constitución Cristiana de la Familia y Matrimonio Monogámico: La ley señala


expresamente que el matrimonio es un contrato solemne, entre un hombre y una mujer
(102) y la constitución cristiana de la familia deriva de la época de dictación del Código
Civil en que el único matrimonio válido era el matrimonio religioso. Al momento de
21
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

dictarse el Código Civil se debe tener presente que aún no se dictaba la Ley de
Matrimonio Civil, por lo que se debe tener presente, además, lo que el mensaje del
Código señaló en esta materia, que a la letra señala: “Se conserva a la autoridad
eclesiástica el derecho de decisión sobre la validez del matrimonio y se reconocen como
impedimentos para contraerlo los que han sido declarados tales por la Iglesia Católica.
El matrimonio que es válido a los ojos de la Iglesia, lo es también ante la ley civil; sin que
por eso saliese de sus límites racionales el poder temporal cuando negase los efectos
civiles a un matrimonio que le pareciese de perniciosas consecuencias sociales y
domésticas, aunque la autoridad eclesiástica hubiese tenido a bien permitirlo, por
consideraciones de otro orden, relajando a su pesar las reglas ordinarias en
circunstancias excepcionales”.

11. Indisolubilidad del Matrimonio: El matrimonio, además de ser una unión monogámica,
es una unión indisoluble, ya que en Chile el divorcio perpetuo no es de carácter vincular
y sólo autoriza a la separación de cuerpos entre marido y mujer (art. 19 Ley de
Matrimonio Civil). No obstante lo anterior, el matrimonio sí puede disolverse, pero sólo
por la declaración de nulidad del mismo, fundado en el artículo 37 Nº 2 de la Ley de
Matrimonio Civil, en relación a los artículos 29 a 36 de la misma ley. No obstante lo
anterior, este principio desaparecerá como inspirador del Código Civil al momento en
que entre en vigencia la nueva ley de matrimonio civil, la que considera en su articulado
el divorcio vincular, por las causales expresamente contenidas en ese cuerpo legal que,
incluso, hablan de un divorcio unilateral, lo que atenta gravemente contra lo que es la
institución del matrimonio.

12. Principio de la Intangibilidad de los Contratos, Preservación del Contrato o


Conservación del Acto Jurídico: Consiste en que el Ordenamiento Jurídico debe cautelar
al máximo la mantención del negocio jurídico para que las partes obtengan el fin
convenido. Tiene los siguientes fundamentos legales: la aceptación de la oferta siempre
se estima oportuna, a menos que el oferente pruebe que no fue dada en tiempo útil, en
cuyo caso está obligado a dar pronto aviso de su retractación, pues de lo contrario
deberá indemnizar los daños y perjuicios causados; los vicios del consentimiento deben
ser relevantes, así el dolo, para ser un vicio del consentimiento debe ser obra de una de
las partes y aparecer claramente que sin el las partes no habrían contratado; la
confirmación del acto nulo relativamente; la conversión del acto nulo (1701 inc. 2º);
ratificación hecha por el dueño en la venta de cosa ajena (art. 1815) en que hace propio
un acto inoponible. Ahora bien, la intangibilidad de los contratos propiamente tal dice
relación con la regla que los contratos son una ley para los contratantes y no puede ser
invalidado sino por su consentimiento mutuo o por causas legales. El principio básico es
el de la autonomía privada, por lo que se aplica el aforismo que en derecho los actos se
deshacen de la misma manera en que se hacen, lo que deja en perfecta concordancia al
22
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

artículo ya citado (1545) con el 1567 inc. 1º que contempla la resciliación o mutuo
dicenso. Por ende, cuando la ley se entromete en un contrato se dice que se rompe la
intangibilidad de los contratos, lo que ocurre, por ejemplo, con la facultad que tiene el
deudor de enervar la acción deducida, en el caso del pacto comisorio calificado,
pagando en el plazo de 24 horas después de notificada legalmente la demanda que le
franquea la ley, y también en el caso del artículo 2180 Nº 2.

13. Equidad Natural: La equidad es la justicia para el caso particular o, como señalan otros
autores, el sentido intuitivo de la JUSTICIA. Diversas instituciones se basan en este
principio: la condición resolutoria tácita y la excepción de contrato no cumplido. En la
interpretación de la ley el artículo 24 señaló como último elemento de interpretación el
Espíritu General de la Legislación y la Equidad Natural, aunque no señaló la misma regla
al hablar de la interpretación sistemática de los contratos, lo que es más que curioso.

14. Libre Circulación de los Bienes: Al legislador le interesa que no se entrabe la libre
circulación de los bienes, a fin de favorecer la distribución de la riqueza y favorecer con
esto la satisfacción de necesidades sociales. Este principio tiene su consagración legal
en los arts. 1317, 738 (artículo de aplicación general según doctrina y jurisprudencia en
atención a que toda condición que tarde más de 5 años en cumplirse se tendrá por
fallida), 745, 769, plazo en el usufructo y en el fideicomiso, cláusulas de no enajenar y
posesión definitiva de los bienes del desaparecido.

15. Protección de los terceros de las partes del contrato: Por regla general, los contratos
sólo producen efecto entre quienes lo han celebrado, no alcanzando por ende a los
terceros. Excepción a esto se encuentra en la promesa de hecho ajeno y la estipulación
a favor de otro, en que los efectos de ese contrato alcanzan a terceros absolutos, es
decir, terceros ajenos al contrato mismo que se ha celebrado. El sentido de la protección
a los terceros se ve claramente en la resolución, en que ésta no alcanza a los terceros
poseedores de buena fe. También se encuentra en los casos en que la ley establece
como formalidad la publicidad de ciertos actos o contratos para que sus efectos
alcancen y sean oponibles a terceros.

16. Principio de la igualdad de los hijos: Principio agregado por la Ley de Filiación, la que
señaló expresamente que todos los hijos son iguales ante la ley, suprimiéndose la
diferencia estigmatizadora que había entre hijos legítimos e ilegítimos. Sin embargo,
debe hacerse presente que por lo que dispone el artículo 3º de la ley sobre efecto
retroactivo de las leyes hoy en día se mantienen vigentes todas las filiaciones, tanto las
antiguas como las nuevas, por lo que este principio sólo pasó a ser una declaración de
buena voluntad del legislador.

23
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

17. Principio de Interés Superior del Menor: También fue agregado por la nueva Ley de
Filiación en el sentido de propender y proteger siempre a los menores. El artículo 222
inciso 2° del Código expresa lo que se entiende por este principio: “La preocupación
fundamental de los padres es el interés superior del hijo, para lo cual procurarán su
mayor realización espiritual y material posible, y lo guiarán en el ejercicio de los
derechos esenciales que emanan de la naturaleza humana de modo conforme a la
evolución de sus facultades”.

18. Principio de la Verdadera Identidad: Agregado por la Ley de Filiación en el sentido que
todo menor tiene derecho a saber respecto de sus verdaderos orígenes y a poder
siempre determinar cuál es su verdadera filiación. Art. 195. La ley posibilita la
investigación de la paternidad o maternidad, en la forma y con los medios previstos en
los artículos que siguen. El derecho de reclamar la filiación es imprescriptible e
irrenunciable. Sin embargo, sus efectos patrimoniales quedan sometidos a las reglas
generales de prescripción y renuncia.

19. Principio de la Alternatividad: Artículos 1499 y 1489. Se establece que en el Código Civil
hay una serie de instituciones que establecen más de una facultad que ostenta y puede
realizar el titular de un derecho, no encontrándose constreñido a una actuación en
particular. El artículo 1489 establece lo que se conoce como condición resolutoria tácita
y en él se encuentra claramente enmarcado este principio: Art. 1489. En los contratos
bilaterales va envuelta la condición resolutoria de no cumplirse por uno de los
contratantes lo pactado. Otro artículo que también reconoce esto es el artículo Art.
1873. Si el comprador estuviere constituido en mora de pagar el precio en el lugar y
tiempo dichos, el vendedor tendrá derecho para exigir el precio o la resolución de la
venta, con resarcimiento de perjuicios.

20. Principio de la Seguridad Jurídica. Es quizás el principio más importante de todos ya


que en él descansan todos los demás. Esto es tan así que, en principio, ninguno de los
principios que inspiran al Código Civil tendrían aplicación si no se respetara y cumpliera
la seguridad de que los efectos de un acto celebrado van a ser amparados por el derecho
en caso de existir contravención o de existir perturbación o menoscabo por terceros de
un derecho que le corresponde a un titular. Por último, la institución que cierra este
principio es, justamente, la materia que cierra el Código Civil, es decir, la prescripción,
ya que ésta viene a consolidar las situaciones que se encuentren pendientes, como
meras expectativas o expectativas de derecho, a efecto de que se transformen en
derechos adquiridos.

21. Principio de la Apariencia (teoría de la apariencia): Esta teoría que es a la vez un


principio, sustenta un aspecto que se puede denominar de economía civil o, visto desde
otro punto de vista, de dar efectos a un acto que en estricto rigor no los tendría. En esta
24
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

materia se pueden nombrar varios ejemplos, como son el matrimonio putativo, la


habilidad putativa de los testigos, la presunción de dominio que contempla el Código
Civil que es, a todas luces, la mayor consagración de la teoría de la apariencia.

25
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

II. SEGUNDA UNIDAD: PERSONA

1. LOS SUJETOS DEL DERECHO

Según la concepción clásica, todo derecho compete a un sujeto llamado persona; la


idea de personalidad es necesaria para dar una base a los derechos y obligaciones. Desde
los tiempos de Justiniano constituyen la primera materia de estudio, “toda ley se ha
establecido por causa de ellas” (omne jus personarum causaconstitum est).
¿Qué es Persona?
Es todo ente que tiene aptitud para ser titular de derechos y deberes Jurídicos, es
decir, es todo sujeto de derecho.
¿Qué es la Personalidad?
Es la aptitud legal para ser sujeto de derechos y deberes Jurídicos, se confunde este
precepto con la capacidad de goce.
Luego, se define como sujeto de derecho o persona como todo aquel capaz de ser
titular de derechos y obligaciones de carácter jurídico.
En general, reciben el nombre de sujetos de derecho todos los seres que, conforme
al ordenamiento legal, están dotados de capacidad jurídica, llamada también capacidad de
goce, o sea, aptitud para tener derechos y obligaciones. Son de dos clases: personas
naturales o físicas y personas jurídicas o morales

Art. 54. Las personas son naturales o jurídicas.


De la personalidad jurídica y de las reglas especiales relativas a ella se trata en el título
final de este Libro.

1.1. PERSONA NATURAL.

Etimológicamente la palabra persona es una palabra que ha llegado a nosotros del


griego, específicamente del vocablo prosopón, que se refería a las máscaras o caretas que
se usaban en las representaciones teatrales de Grecia y Roma Posteriormente en Roma la
palabra persona pasó a significar el papel que cada cual denota en la vida, es decir, al propio
26
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

actor, y luego se va a referir al sui iuris, al hombre libre. Por influjos canónicos finalmente
la palabra persona pasa a hacer alusión a los individuos de la especie humana. En el
medioevo y con la edad moderna la palabra persona se va a identificar con la noción de
sujeto de derecho.
En la antigüedad clásica, en Roma, en Grecia, la condición de persona no era algo
inherente o que se reconocía en todo ser humano (no tenían noción del concepto de
dignidad humana, que se desarrolla con KANT en el siglo XVIII)
Los romanos y griegos y el mundo antiguo en general, asociaban el concepto de
persona a una cuestión política, personas eran los que pertenecen al grupo de que se trate,
en Roma eran los ciudadanos romanos y los demás no (enemigos, extranjeros, esclavos,
etc.).
También por un largo período de la humanidad se consideró persona a objetos
inanimados, inclusive animales. “Épocas hubo en que los animales y aun las cosas inertes
se estimaron como sujetos activos posibles de hechos delictuosos. Así ocurrió en Antiguo
oriente; también en el Derecho Romano y Germánico. Durante la Edad Media, e incluso en
siglos posteriores, se ha juzgado a los irracionales por delitos que les eran atribuidos.
Muchos fueros y estatutos regularon responsabilidades penales de las bestias (Fuero de
Navarra p. ej)”6
La noción de persona sólo se empieza a afinar a partir del medioevo, por influjo, entre
otras corrientes, de la teología cristiana, que comienza a reconocer en la noción evangélica
del amor al “prójimo” a la extensión de la personalidad a todo individuo de la especie
humana.
Desde este punto, luego el iusnaturalismo racionalista propondrá como fundamento
de su pensamiento que todo ser racional debe ser considerado persona, ergo, si el ser
humano se caracteriza del resto de la especie del reino animal por poseer razón, el
iusnaturalismo racionalista llega al corolario que todo ser humano es persona.
Lo anterior es desarrollado por el pensamiento igualitario de la revolución, y luego
por el liberalismo político lo que se cristaliza en distintos textos legales que comienzan a
reconocer la condición de persona a todos lo hombres. Sin embargo, el concepto de persona
por influjo de un positivismo jurídico exacerbado y malentendido, y luego por influjo de los
totalitarismos del siglo XX sufrió numerosos reveses, en el sentido de que nuevamente se
pretendió restringir el concepto de persona a miembros de una determinada raza (por
ejemplo la raza aria en el III Reich), o a una ciudadanía determinada, negándole a otros
grupos el carácter de personas.
Por estos excesos, como muy bien apunta el jurista Gustav RADBRUCH en su obra “El
hombre en el Derecho”, la ciencia jurídica no puede desentenderse del sustrato ético-social
y biológico que se encuentra detrás del concepto de persona.

6
NOVOA MONREAL, Eduardo, Curso de Derecho penal chileno, parte general, Santiago, Editorial
Jurídica de Chile, 2005, pág. 227.
27
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Hoy de todas maneras, a nivel de tratados internacionales, y en la Declaración


Universal de los derechos del hombre, se encuentra claramente identificada a la persona
con todos los individuos de la especie humana

1. División de las personas

Art. 54. Las personas son naturales o jurídicas.


De la personalidad jurídica y de las reglas especiales relativas a ella se trata en el título final
de este Libro.

Art. 55. Son personas todos los individuos de la especie humana, cualquiera que sea su
edad, sexo, estirpe o condición. Divídanse en chilenos y extranjeros.

Art. 56. Son chilenos los que la constitución del Estado declara tales. Los demás son
extranjeros.

Art. 57. La ley no reconoce diferencias entre el chileno y el extranjero en cuanto a la


adquisición y goce de los derechos civiles que regla este Código.

Art. 58. Las personas se dividen, además, en domiciliadas y transeúntes.

El artículo 55 del CC señala que: “Son personas físicas o naturales "todos los
individuos de la especie humana, cualquiera que sea su edad, sexo, estirpe o condición"
Hoy día son, pues, personas todos los seres humanos, sin excepción. No ocurría lo
mismo en tiempos pretéritos en que los individuos se clasificaban en libres y esclavos,
careciendo estos últimos de capacidad jurídica, y por lo tanto, no eran personas; se
consideraban cosas.
La ley habla de estirpe, que quiere decir raíz o tronco de una familia o linaje, y
también se refiere a la condición de los individuos, es decir, a su posición social o económica.
La alusión a la estirpe y la condición estaría de más como también a la edad y sexo; habría
bastado decir que son personas todos los individuos de la especie humana; pero el
pleonasmo se justifica por el anhelo de dejar bien sentada la personalidad jurídica de todos
los seres humanos.
Además de los seres de carne y hueso, son sujetos de derecho otros seres que no
tienen sustancia ni figura corpórea, pero que no por eso son menos reales en el plano

28
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

jurídico; se denominan personas morales o jurídicas. De ellas nos ocuparemos


ulteriormente.

1.2. EXISTENCIA NATURAL

La personalidad comienza con el nacimiento, en Argentina empieza con la


concepción. Para nosotros la existencia natural comienza con la concepción y termina con
el nacimiento, dando origen a la existencia legal, y ésta a su vez, termina con la muerte.

Existencia natural: Empieza con la concepción, es decir, al momento en que se une


la célula sexual masculina con la femenina, y se prolonga hasta el nacimiento.

Existencia legal: La existencia legal de toda persona principia al nacer, esto es, al
separarse completamente de la madre. La criatura que muere en el vientre materno o que
perece antes de ser completamente o que no haya sobrevivido a la liberación, se reputara
no haber existido jamás (artículo 74 del código civil).

Art. 74. La existencia legal de toda persona principia al nacer, esto es, al separarse
completamente de su madre.

La criatura que muere en el vientre materno, o que perece antes de estar completamente
separada de su madre, o que no haya sobrevivido a la separación un momento siquiera, se
reputará no haber existido jamás.

1.2.1.- Requisitos para que el nacimiento constituya un principio de


existencia.

1) Que la criatura sea separada de su madre (parto)


2) Que la separación sea completa
3) Que la criatura haya sobrevivido a la separación un momento siquiera (doctrina
de la vitalidad).

1) “Que la criatura sea separada de su madre”


*nota: Parto es el acto por el cual el feto viable con todos sus anexos es expulsado
de los órganos genitales de la madre, natural o mecánicamente.
29
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

2) “Que la separación sea completa”


Significa que no exista ningún vínculo entre la madre y el hijo, ni siquiera el cordón
umbilical que une al feto con la placenta. A este respecto hay opiniones:

-Tiene que estar cortado el cordón umbilical

-Si no se ha cortado, la placenta tiene que estar totalmente expulsada.


(opinión de Alessandri, Claro Solar)

-Opinión de don Alfredo Etcheberri y de la profesora María Dora Martinic:


Que la criatura se ha separado completamente del cuerpo de la madre, significa que
haya salido del vientre materno, sin que importe que el cordón umbilical se haya cortado o
no, opinión que comparte la cátedra; basta que el cuerpo íntegro de la criatura haya sido
expulsado. Esta opinión se basa en:
i) El cordón umbilical y la placenta no forman parte del cuerpo de la madre. Esta es
la razón médica, en que hoy se sabe que la criatura, una vez expulsada, no depende de su
madre para seguir viviendo. Además, por el cordón umbilical el feto se alimentaba y
respiraba; al haber nacido, estando en un ambiente aéreo, si bien requiere a su madre para
alimentarse (aunque no es un requisito sine qua non), no la requiere para respirar, porque
es un ser independiente.
ii) Dar tanta importancia al corte del cordón umbilical significaría dejar el nacimiento
bajo la voluntad de terceros, lo que implica mutar la naturaleza jurídica del nacimiento de
hecho jurídico a acto jurídico, lo que sería una aberración. Razón civil.
iii) La razón penal importa que la protección a la vida de una persona es íntegra:
desde la concepción y hasta antes del parto hay aborto. Desde el nacimiento y hasta las 48
horas posteriores hay infanticidio. De ahí en adelante, homicidio. Si se estimara que el corte
del cordón es obligatorio, el periodo de tiempo que media entre el parto y el corte del
cordón umbilical, si a la criatura la mataran, no estaría penada por delito alguno.
La opinión contraria contraargumenta afirmando que del tenor literal del artículos
74 Código Civil se desprende que la ley exige separación material a la que nada debe faltar
para que sea completa, y si el cordón umbilical une al hijo con la madre, falta que se corte
el cordón umbilical para que la separación sea completa.

3) “Que la criatura haya sobrevivido a la separación”


Significa que para ser persona basta vivir la fracción más insignificante de tiempo, o
sea, “un momento siquiera”, un instante, que es un PLAZO.
Determinar si la criatura ha nacido o no, tiene enorme importancia (particular
importancia en materia de sucesión por causa de muerte).
Por ej: Pedro deja una herencia al hijo póstumo (hijo que nace después de fallecido
el padre) de Juan, si esta criatura nace viva y muere un minuto después, hereda la madre.
30
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Ya que es persona y es capaz de adquirir el derecho. Si la criatura hubiera nacido muerta no


habría sido capaz de heredar (se reputa no haber existido jamás) y la herencia habría pasado
a otras personas. (artículo 77 inciso final.)

1.2.2.- Teorías y prueba de nacimiento

1. Teoría de la vitalidad: Se basa en un hecho real, basta con nacer vivo.


2. Teoría de la viabilidad: Se basa en una aptitud para seguir viviendo, se relaciona
con una madurez suficiente el feto.
Nuestro código civil acepta la primera teoría

La prueba de que si el recién nacido ha vivido queda entregada a los medios legales
de prueba (testimonios del médico, matrona o de otras personas que hayan participado del
parto).
Sólo se podrá acudir a estos medios de prueba cuando haya habido signos
ostensibles de vida, como gritos o llantos. Si no ha habido signos ostensibles de vida habrá
que recurrir al peritaje médico legal.
Los médicos recurrirán a las llamadas “docimasias”, consistentes en procedimientos
destinados a determinar en el cadáver de la criatura si ha vivido o no.
La principal docimasia es la “pulmonar hidroestática”, que consiste en sumergir los
pulmones de la criatura en un recipiente con agua. Si los pulmones flotan quiere decir que
ha respirado, porque el aire disminuye en su densidad; si los pulmones se van al fondo
significa que la criatura no ha respirado y por consiguiente que no ha vivido ni un momento
siquiera.
Otra prueba pericial tanatológica es la docimasia radiológica, que consiste en
someter a la criatura a una radiografía, en la que si ha respirado los pulmones no se “ven”
en la radiografía, ya que estarían con oxígeno, lo que da cuenta que la criatura respiró. Si
no hubiese respirado, los pulmones se “ven” a rayos X, aunque no igual que un hueso.
Por último, aunque existen otras, está la docimasia histológica, en que se realiza
una punción a los pulmones de la criatura, en que se extrae un trozo interno de los
pulmones que, observados bajo microscopio, determinan de manera fehaciente e
indubitable, que la criatura ha respirado o no. Esta prueba es infalible.
Corresponde probar que la criatura nació viva o muerta al que lo alega. EJ: Tendrá
interés en probar que la criatura nació viva a aquel pariente que va a heredar a la criatura.
El sistema adoptado por nuestro código en considerar persona al recién nacido, por
el hecho de haber vivido un momento siquiera a la separación completa de la madre, se
denomina sistema de la “vitalidad”, que se contrapone al sistema de la “viabilidad”.
Según el sistema de la viabilidad no basta para atribuir personalidad al recién nacido
que haya sobrevivido a la separación completa de la madre un momento siquiera, para este
sistema es necesario que la criatura tenga “aptitud para seguir viviendo fuera del claustro
31
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

materno”. De una u otro forma, esto se determina hoy en día con el test de apgar, test que
se realiza a todo recién nacido y que mide la reacción a ciertos estímulos básicos, como la
luz o el reflejo de succión.
Este sistema de la viabilidad se ha criticado porque se basa en un “pronóstico” y no
en un “hecho”.
Los códigos modernos (alemán, italiano, peruano) siguen el sistema de la vitalidad.
El sistema de la viabilidad lo siguen los códigos antiguos como el antiguo código civil
español de 1865. La novísima recopilación que regía en chile antes de la publicación del
Código Civil exigía que la criatura nazca, que viva 24 horas y que haya sido bautizada.
Este sistema se critica porque una persona puede vivir 24 horas y no ser viable, o sea,
que no tenga aptitud para seguir viviendo.

Andrés Bello optó por el sistema de la vitalidad por un tema eminentemente de


certeza y seguridad jurídica y no porque se haya adelantado a la doctrina de la época.

1.2.3.- Época de la concepción

La ley para determinar el momento en que se produjo la concepción ha debido


recurrir a una presunción, y partiendo de un hecho cierto susceptible de acreditarse
mediante pruebas directas como es el nacimiento, la ley determina el momento en que se
realiza el hecho incierto, es decir, la concepción. (art. 76 CC)

Art. 76. “De la época del nacimiento se colige la de la concepción, según la regla
siguiente:
Se presume de derecho que la concepción ha precedido al nacimiento no menos
que ciento ochenta días cabales, y no más que trescientos, contados hacia atrás, desde la
medianoche en que principie el día del nacimiento”.

El art. 76 ha sido criticado porque habla de la época del nacimiento, y el nacimiento


se produce en una fecha determinada.
Se presume de derecho que la concepción ha precedido al nacimiento no menos de
180 días cabales y no más de 300, contados hacia atrás desde la medianoche en que
principia el día del nacimiento. Al presumir de derecho no existe probabilidad de probar en
contrario, EJ: si el nacimiento se produce el 31 de enero a las 11 PM. el plazo se cuenta
desde las 12 de la noche del 30 de enero, el plazo se cuenta de 12 a 12 de la noche, es un
plazo de días, pero de días cabales.
El embarazo dura desde la concepción hasta el día del nacimiento, esto se produce
entre los 270 y 285 días posteriores a la concepción, pero puede el nacimiento ocurrir antes
de dicho plazo, en cuyo caso estamos frente a un parto prematuro, o después de dicho
plazo, caso en el cual estamos en presencia de un parto tardío.
32
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Para la ley chilena el plazo de gestación mínima es de 180 días y el de gestación


máxima de 300 días, pero no se puede acreditar que la concepción ha precedido al
nacimiento menos de 180 días cabales o más de 300. Debido a esto es muy criticado por
que se dice que no es aceptado dar a esta presunción la categoría de presunción de derecho,
por que los avances médicos, demuestran periodos de gestación inferiores a 180 días y
superiores a 300.
Por ej: Hoy es posible que una criatura nazca viable a los 5 meses de gestación,
debido a les avances de la medicina. Esto es una presunción de carácter general, se aplica
siempre que para un fin jurídico sea menester determinar la época de la concepción.

1.2.4.- Protección de la vida del que está por nacer

¿PROTEGE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LA REPÚBLICA LA VIDA DEL QUE ESTÁ


POR NACER? (naciturus)
Conforme a lo dispuesto en el artículo 19 N° 1 de nuestra carta fundamental, la
respuesta es negativa, ya que reenvía al legislador la protección de la vida del que está
por nacer. La ley considera la existencia natural para los efectos de proteger la vida del que
está por nacer y proteger los derechos del que está por nacer, en virtud del art. 19 ya citado
y del 75 del Código Civil en que el legislador expresamente señala (reitera) que la ley protege
la vida del que está por nacer.

Art. 75. “La ley protege la vida del que está por nacer. El juez, en consecuencia,
tomará, a petición de cualquiera persona o de oficio, todas las providencias que le parezcan
convenientes para proteger la existencia del no nacido, siempre que crea que de algún
modo peligra.
Todo castigo de la madre, por el cual pudiera peligrar la vida o la salud de la
criatura que tiene en su seno, deberá diferirse hasta después del nacimiento”.

RECORDAR: Artículo 75 tiene una triple importancia procesal:

a) Primer artículo que establece en el código una acción popular, es decir, aquella
que puede intentar cualquier persona;
b) Primer artículo que faculta a un Juez a actuar de oficio, cuestión de excepción ya
que en materias civiles rige el principio de la pasividad, es decir, los tribunales
actúan a petición de parte; y
c) Según doctrina, es el artículo que más atribuciones le confiere a un Juez en Chile,
ya que para la protección de la vida de una criatura se puede afectar los derechos
de cualquiera otra, en virtud del interés jurídico preponderante que ha definido el
legislador en protección de la vida del que está por nacer.
33
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

En materia laboral también se protege la vida del que está por nacer:

El código del trabajo protege a la maternidad y sus normas se traducen en los


siguientes beneficios:
a) Descanso pre y post natal de la mujer en cinta.
b) En la inamovilidad del cargo de la mujer en donde goza de fuero (no puede ser
removida de su cargo).
c) El empleador tiene la obligación de cambiar a la mujer de trabajo (cargas pesadas)

En materia penal se protege con el delito de aborto.

La ley toma también la existencia natural para proteger los derechos del que esta
por nacer en el artículos 77 del CC. “Los derechos que se deferirían a la criatura que está en
el vientre materno, si hubiese nacido y viviese, estarán suspensos hasta que el nacimiento
se efectúe. Y si el nacimiento constituye un principio de existencia, entrará el recién nacido
en el goce de dichos derechos, como si hubiese existido al tiempo en que se defirieron. En
el caso del artículo 74, inciso 2º, pasarán estos derechos a otras personas, como si la criatura
no hubiese jamás existido”.

La naturaleza jurídica de la criatura que está en el vientre materno es muy discutida,


EJ: si se deja una herencia al hijo concebido por María (la criatura no ha nacido) esos
derechos están suspensos hasta que el nacimiento se efectúe, para determinar la suerte
que corren los derechos del que está por nacer, es menester distinguir que el nacimiento
constituya un principio de existencia.
Si constituye un principio de existencia entra el recién nacido en el goce de estos
derechos como si hubiere existido en el momento en que se le defirieron.
EJ: se hace una donación al hijo concebido por María, este nace y su nacimiento
constituye un principio de existencia, entra este hijo al goce de este derecho desde el
momento en que se le dejó la donación, en virtud de art. 77 inciso 2°. Por el contrario, si la
criatura no constituye un principio de existencia estos derechos pasan a otra persona como
si la criatura jamás hubiere existido.

2. FIN DE LA EXISTENCIA

En virtud del art. 78 parte final, la existencia legal termina con la muerte. La muerte
puede ser real o presunta.

34
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Art. 78. “La persona termina en la muerte natural”.

Hasta el año 1943 existió en chile la muerte civil, que era la profesión solemne
ejecutada conforme a las leyes en los institutos monásticos reconocidos por la iglesia
católica, lo que consistía en formular votos religiosos. Su efecto principal era de marcar el
termino de personalidad en lo relativo al derecho de propiedad, este individuo no podrá
adquirir bienes ni para si, ni para terceros. El eclesiástico moría civilmente en lo relativo al
derecho de propiedad. La ley 7612 de 1943 abolió la muerte civil.

2.1. MUERTE REAL O NATURAL.

El art.78, señala el fin de la existencia de las personas naturales: “La persona termina
en la muerte natural.”
La muerte natural puede ser de dos tipos, muerte real o muerte clínica.
La muerte real o natural propiamente tal, es el estado que marca el término de la
existencia de la persona. Es aquella cuya ocurrencia nos consta, ya sea porque quedaron
testimonios médicos, o porque efectivamente se constató ella de la presencia del cuerpo
del fallecido.
Antiguamente se decía que la muerte natural se comprobaba constatando el fin de
las funciones vitales del individuo.
Hoy en día se ha introducido también el concepto de muerte clínica que es aquel
estado en el que aún conservándose algunas funciones vitales en el individuo,
especialmente vegetativas, que se mantienen por lo general en forma artificial, el individuo
en cuestión ha perdido toda conciencia o proceso intelectual, es decir, se dice que existe
silencio cerebral, no hay ninguna señal bioeléctrica en la corteza cerebral.
Este concepto de muerte clínica o cerebral ha sido aceptado por la ley N°18.173 del
15 de noviembre de 1982 que autoriza el trasplante de órganos de cadáveres con fines
terapéuticos.
Señala esta ley, para estos efectos, que el certificado de defunción se otorgará
“cuando se haya comprobado la abolición total e irreversible de todas las funciones
encefálicas, lo que se acreditará mediante la certeza diagnóstica de la causa del mal, y a lo
menos dos evidencias electroencefalográficas.”
Una ley que regula el trasplante de órganos, la ley N°19.451 definió la muerte clínica
sobre criterios neurológicos o encefálicos, estableciendo las pruebas necesarias para
constatarla. En el reglamento de la ley, en el artículo 20 se establece que “para los efectos
de la ley 19.451 sobre trasplante y donación de órganos, la muerte se acreditará mediante
la certificación unánime e inequívoca de a lo menos dos médicos cirujanos, uno de los cuales
deberá desempeñarse en el campo de la neurología o neurocirugía”. El inciso segundo

35
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

establece que estos médicos no podrán formar parte del equipo que haya de realizar el
trasplante.
El art. 22 del Reglamento exige el diagnóstico positivo de daño encefálico estructural
según parámetros clínicos. Estableciendo como condiciones que el paciente se encuentre
en coma y sin ventilación espontánea; no presentar reflejos de decorticación ni
descerebración ni convulsiones; no presentar reflejos fotomotores, corneales,
oculovestibulares, faríngeos ni traqueales; no presentar movimientos respiratorios
espontáneos durante la realización del test de apnea efectuado conforme a la metódica
determinada por el MINSAL.
Esta ley, como se ve, recoge la solución que ya había sido establecida con
anterioridad por la ley N°18.173, que reformó el art.149 del Código Sanitario.
Este hecho jurídico natural, tiene una trascendencia enorme en diversos aspectos
jurídicos y en distintas ramas del derecho.

(efectos de la muerte natural) Consecuencias:


1. Para determinar la transmisión de los bienes del fallecido.
Artículo 955. La sucesión en los bienes de una persona se abre al momento de su
muerte en su último domicilio; salvos los casos expresamente exceptuados.
La sucesión se regla por la ley del domicilio en que se abre; salvas las excepciones
legales.
2. Determina la disolución del matrimonio: la muerte de un cónyuge disuelve el
matrimonio.
3. Existen algunos contratos que se efectúan en base a la persona del contratante, es
decir, la persona es fundamental, determinante para la celebración del contrato, estos se
denominan “contratos o actos intuito personae”.
4. Existen derechos personalísimos que se extinguen en el momento de la muerte.
Ej: el derecho de alimentos, el derecho de uso, de habitación, etc.
5. En materia de formación del consentimiento, la oferta se extingue por la muerte
del oferente.
6.- En materia de familia el art. 270 establece que la muerte de uno de los padres
determina la emancipación del hijo salvo que le corresponda al otro el ejercicio de la patria
potestad.
La fecha de la muerte será la que indique la inscripción respectiva en el registro de
Defunciones del Registro civil. Dicha fecha es requisito esencial de la inscripción según el
art.50 de la ley 4.808.
Según el art. 45 “Al requerirse la inscripción de un fallecimiento deberá presentarse
un certificado expedido por el médico encargado de comprobar las defunciones o por que
haya asistido al difunto en su última enfermedad.
El art. 141 del Código Sanitario prohíbe inscribir en el Registro civil las defunciones e
inhumaciones de cadáveres si no se justifica previamente las causas del fallecimiento

36
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

mediante un certificado del médico que lo asistió en su última enfermedad o a falta de éste,
extenderá dicho certificado el Servicio Nacional de Salud.

2.1.1.-Situación de los comurientes.

El artículo 79 se pone en el caso especial de los comurientes, donde dos persona que
pueden heredarse entre si, por ejemplo marido y mujer, fallecen en un mismo
acontecimiento y no pudiere saberse el orden en que han ocurrido sus fallecimientos.
En ese caso la ley dice que se procederá como si todos hubiesen perecido en un
mismo momento y ninguna de ella hubiere sobrevivido a la otra.
Nótese que se trata de un caso donde es imposible determinar quien falleció
primero, por que si uno falleció primero y el otro después éste último es considerado
evidentemente heredero de quien murió antes, esto pasa en muchos casos como en los
incendios, terremotos, etc.
Para solucionar esta incertidumbre la ley recurre a una ficción en que presume que
las personas murieron en el mismo instante sin que una pudiera heredar a la otra.
Artículo 79. “Si por haber perecido dos o más personas en un mismo acontecimiento,
como en un naufragio, incendio, ruina o batalla, o por otra causa cualquiera, no pudiere
saberse el orden en que han ocurrido sus fallecimientos, se procederá en todos casos como
si dichas personas hubiesen perecido en un mismo momento, y ninguna de ellas hubiese
sobrevivido a las otras.”

2.2. MUERTE PRESUNTA O POR DESAPARECIMIENTO

Es una creación jurídica, una ficción que permite atribuir las consecuencias de la
muerte natural a la desaparición de una persona.
El Derecho entonces crea la institución de la muerte presunta, puesto que no
siempre quedan testimonios fidedignos que no hagan caber duda alguna de la muerte real
de una persona.

2.2.1.- Concepto

Es aquella que es declarada por el juez competente respecto de un individuo que ha


desaparecido, ignorándose si vive o no, y cumpliéndose los demás requisitos legales.”
El artículo 80 del código civil se refiere a la muerte presunta por desaparecimiento.

37
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

“Se presume muerto el individuo que ha desaparecido, ignorándose si vive, y


verificándose las condiciones que van a expresarse”
El párrafo tercero del libro primero trata del tema de la muerte presunta. Esta
regulación va del artículo 80 al 94, y combina aspectos sustantivos y procesales.
Para entender esta institución hay que proceder a contestar 4 preguntas básicas, a
saber:
a) Naturaleza jurídica de la muerte presunta, ¿qué es? à es una resolución judicial.
b) Si es una resolución judicial, es menester que se tramite conforme a un
procedimiento judicial, por lo tanto: ¿qué procedimiento judicial es el que se ocupa
para la tramitación de la muerte presunta? à es un procedimiento voluntario o no
contencioso.
c) Si se ocupa un procedimiento voluntario y éste termina en la dictación de un fallo,
fue necesario que se probare lo que se está solicitando al Juez. Por ende, ¿cuál es el
único medio de prueba que sustenta toda la institución de la muerte presunta? à
una presunción.
d) Cabe preguntarse, entonces, dos cosas: ¿qué es una presunción? Y, lo segundo, ¿qué
tipo de presunción es? Una presunción, en términos sencillo consiste en que de
hechos conocidos se deduce un hecho desconocido, conforme lo señala el artículo
47 del Código Civil. El detalle, entonces, es determinar cuál es el hecho conocido en
la muerte presunta y es uno solo: la fecha de las últimas noticias del desaparecido.
Ahora bien, según la cátedra, la presunción que sustenta toda la institución de la
muerte presunta es doble:
a. En cuanto a su configuración o establecimiento es 100% una presunción
judicial, pues es el juez que, conforme al mérito del proceso, de hechos
conocidos (fecha de las últimas noticias) más los antecedentes que obran en
el proceso, procede a deducir (presumir) que la persona está muerta
presuntivamente.
b. Una vez establecida la presunción, en cuanto a su valor probatorio,
constituye una presunción simplemente legal, toda vez que admite prueba
en contrario. Máxime lo anterior si se considera que la ley permite solicitar
la revocación del decreto de posesión definitiva.

Se le llama muerte presunta por que se deduce de acontecimientos conocidos. Estos


acontecimientos son:
1.- Que la persona desapareció. Se trata de una ausencia por regla general
prolongada de su domicilio,
2.- Que se ignora el paradero de la persona y no hay noticias de ellas. Esto descarta
las personas que salen, se ausentan, por un viaje largo, pero se comunica entonces no se
puede presumir que este muerto, pero si además de ausentarse no hay más noticias de esa
persona ya hay elementos que permiten indicar que hay probabilidades, no constancias, de
que esté muerto.
38
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Ojo: único hecho conocido à fecha de las últimas noticias del desaparecido.

2.2.2.- Objetivo de la declaración


Esencialmente es proteger los intereses de aquellos terceros que tengan derechos
supeditados a la muerte del desaparecido (Ej.: herederos presuntos). La ley pretende, como
en muchos casos, dar certeza o seguridad jurídica a estas situaciones indefinidas que se
prolongan por el tiempo.
Requisitos:
1.- Que se declare por sentencia judicial
2.- Que se siga el procedimiento regulado en la ley
3.- Que la persona se encuentre desaparecida
4.- Que no se tengan noticias de ella

¿Quién puede pedir muerte presunta?


Sujeto activo: puede pedirla cualquier persona que tenga interés en ella.
Juez competente: art.80 y siguientes: juez civil del último domicilio que el
desaparecido haya tenido en Chile, siendo esto una de las excepciones al artículo 955 del
Código Civil, que señala que la sucesión en los bienes de una persona se abre al momento
de su muerte en su último domicilio, salvo las excepciones legales (justamente la muerte
presunta).

2.2.3.- Formalidades que establece la ley Art. 81

Seis trámites o actuaciones son necesarios:


1.- Hechos en que se funda: El interesado en que se declare la muerte presunta tiene
que probar que ignora el paradero del desaparecido y que se han hecho las gestiones para
ubicarlo (cualquier medio de prueba puede ser aceptado). Art. 81 N°1.
2.- La citación del desaparecido. Se le cita publicando al menos 3 avisos con una
diferencia de dos meses entre ellos, en el diario oficial. Art. 81 N° 2.
3.- Oír al defensor de ausentes. El procedimiento judicial que da origen a la muerte
presunta es de carácter no contencioso, en el interviene el defensor de ausentes, quien es
un defensor público que debe cuidar de los intereses del desaparecido. Art. 81 N° 4
4.- El plazo legal general para pedir la declaración. Debe transcurrir entre la última
citación y la declaración de la muerte presunta, el periodo mínimo de tres meses. Art. 81
N°3.
5.- El plazo legal para declarar el día presuntivo de la muerte. Para que se declare la
muerte presunta debe haber pasado un cierto lapso de tiempo desde que se tuvo las últimas
noticias del desaparecido. Este plazo es variable, por regla general es de 5 años.

39
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

6.- Publicidad de las sentencias. Todas las sentencias que se dicten en este
procedimiento no contencioso sean definitivas o interlocutorias, deben publicarse en el
diario oficial y la que declara la muerte presunta se debe inscribir en el libro de defunciones
del registro civil. Art. 81 N° 5.

2.2.4.- Fijación del día presuntivo de la muerte


El juez debe fijar el día presuntivo de la muerte. Será el último día del primer bienio
contado desde la fecha de las últimas noticias (dos años después de las últimas noticias).

Excepciones:
La ley contempla dos excepciones:
1.- Art. 81 N° 7: “Si el desaparecido recibió una herida grave en una guerra o le
sobrevino otro peligro semejante, el día presuntivo será el día de la guerra o el peligro que
se trate”.
2. Si el individuo se encontraba en una aeronave que se reputa perdida, el día de la
muerte será el día del desaparecimiento.

2.2.5.- Etapas de la muerte presunta (3)

A.- De Mera ausencia


Esta etapa dura cinco años, desde el día de las últimas noticias, pero
excepcionalmente, si el desaparecido se encontraba en una nave o aeronave perdida, este
período va a durar seis meses.
Se inicia desde la fecha o fechas en que se tuvo del desaparecido las últimas noticias
y termina con el decreto que concede la posesión provisoria o excepcionalmente la
posesión definitiva de sus bienes.
Durante este período, en general, no se altera la posesión de los bienes y cuidan los
intereses del desaparecido sus apoderados o representantes legales y si no tiene, se le debe
nombrar un curador de ausentes (Art. 473 N° 1).
Este periodo puede terminar si se tienen noticias del desaparecido o bien si se toma
conocimiento efectivo de la muerte del desaparecido.

B.- De la posesión provisoria de los bienes


Este período se inicia con el decreto del juez que concede la posesión provisoria de
los bienes, decreto que se dicta, en general, transcurrido cinco años desde que se tuvieron
las últimas noticias y termina con el decreto que otorga la posesión definitiva de los bienes.
La dictación de este decreto solo pueden solicitarla los herederos presuntivos.
Este período dura en general cinco años.
Efectos del decreto que concede posesión provisoria (Art. 84 y 88):
40
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

1° Se abre la sucesión del desaparecido y entran en el goce de ella los herederos, en


calidad de herederos presuntivos; se produce además la apertura y publicación del
testamento si lo hubiere.
2° Se disuelve la sociedad conyugal o el régimen de partición en los gananciales, si lo
hubiere.
3° Se produce la emancipación legal de los hijos menores, salvo que corresponda
ejercer la patria potestad al otro cónyuge (Art. 270 N° 2).
4° Los poseedores provisorios deben confeccionar un inventario solemne de los
bienes del desaparecido o modificar o rectificar el que ya existiere.
5° Cada uno de los poseedores provisorios prestará caución de conservación y
restitución, y hará suyos los respectivos frutos e intereses.
6° Los poseedores provisorios representarán a la sucesión en las acciones y defensas
contra terceros.
7° En cuanto a la enajenación de los bienes, si se lee mal el artículo 88, pareciera ser
que para disponer de los bienes muebles se puede hacer “desde luego” y; para los bienes
raíces, pareciera ser que hay que esperar el decreto de posesión definitiva…
PERO…
No es así, tanto para la enajenación de los bienes muebles como de los bienes raíces
se deben cumplir tres requisitos copulativos, a saber:
1.- Autorización judicial.
2.- Se debe oír al defensor de ausentes.
3.- La venta se debe hacer en pública subasta.

¿Dónde está la Diferencia?


En lo que se le debe acreditar al Juez para que proceda a dar la autorización.
Aquí está la diferencia, el resto de los requisitos son los mismos.

Para los bienes muebles:

Se le debe acreditar al Juez que la enajenación es “conveniente”; cuestión no difícil


de acreditar.

Para los bienes raíces:

Se debe acreditar que la enajenación tiene una causa necesaria o una utilidad
evidente y, en ambos casos, la resolución que el Juez dicte al efecto se debe dictar con
conocimiento de causa. La causa necesaria se refiere a todo lo que diga relación con la
conservación del bien raíz y la utilidad evidente tiene una connotación de carácter
económico.

¿Cuándo termina este período, el de la posesión provisoria?


41
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Con el decreto que concede la posesión definitiva de los bienes.

Excepciones
Hay dos excepciones a esta regla general:
1) Si reaparece el desaparecido o
2) si se tiene conocimiento efectivo de que murió.

C.- De la posesión definitiva de los bienes


Se inicia con el decreto que concede la posesión definitiva de los bienes y no tiene
una fecha de término. En este periodo las posibilidades de muerte son mucho mayores.

Regla general: se dicta transcurrido cinco años desde la posesión provisoria (diez
años desde las últimas noticias).

Excepciones:
- La posesión definitiva de los bienes se dicta transcurrido seis meses desde la última
noticia cuando él se encontraba en una nave o aeronave desaparecida (no hay etapa de
posesión provisoria).
- Se dicta transcurridos cinco años de las últimas noticias si se probare que el
desaparecido tenía más de 70 años de edad. La mera ausencia dura cinco años y luego se
dicta posesión definitiva.
- Transcurridos cinco años desde la fecha de la batalla o peligro que se enfrenta el
desaparecido (tampoco posesión provisoria).
- Transcurrido un año desde la fecha del sismo o catástrofe en que desapareció el
ausente (tampoco segundo periodo).

Efectos del decreto de posesión definitiva


1° Se produce la apertura de la sucesión si no se había producido antes.
2° Se alzan las cauciones.
3° Cesan las restricciones para la enajenación de los bienes.
4° Se produce la disolución del matrimonio y del régimen de bienes.
5° Se produce emancipación legal de los hijos.
6° Las personas que tenían derechos subordinados a la muerte del causante los
podrán hacer valer como en el caso de la verdadera muerte, como en el caso de un
usufructo o fideicomiso.
7° Los poseedores definitivos pasan a ser dueños de los bienes del desaparecido por
lo que, a contar de este instante, pueden proceder a la partición de los bienes
“hereditarios”.

42
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

La sentencia que declara la posesión definitiva se debe inscribir en el conservador de


bienes raíces que corresponda a la comuna del último domicilio que el desaparecido tuvo
en Chile.

2.2.6.- Rescisión del decreto de posesión definitiva (Art. 93 y 94)


La ley, en este caso, emplea mal la palabra rescisión, por que en un sentido técnico,
es sinónimo de nulidad relativa. Sin embargo, en el caso de los artículos 93 y 94, no hay
vicios, no se puede hablar de rescisión, lo que ocurre es que por alguna razón deja de
producir efectos. El término exacto jurídicamente es, por lo tanto, el de revocación.

¿Cuándo se puede pedir la revocación del decreto?


En tres casos (Art. 93):
1.- Cuando se tengan noticias exactas de que el desaparecido está vivo.
2.- Cuando se tenga noticias exactas de la muerte del desaparecido.
3.- Si el desaparecido reaparece.

En favor de quien se puede revocar el decreto (quien lo puede pedir)


1.- El propio desaparecido
2.- Los legitimarios habidos durante el desaparecimiento (hijos).
3.- El cónyuge ausente, cuando se ha contraído matrimonio durante el
desaparecimiento.
Nadie más, porque a nadie más se perjudica.

¿En qué plazo se puede pedir la revocación?:


- El desaparecido lo puede pedir en cualquier momento
- Los demás dentro del plazo de prescripción (cinco o diez años la regla general),
contados desde la verdadera muerte Art. 94 N° 1 y 2

¿A quién beneficia la revocación?:


Solo a las personas que por sentencia judicial la obtuvieren.

Efectos de la revocación:
El desaparecido o sus herederos van a recobrar los bienes en el estado en que estén,
con todas las hipotecas y gravámenes que existan. Si los bienes estaban siendo poseídos
por terceros, tiene que procederse a la restitución de los mismos, considerándoseles para
todos los efectos legales como poseedores de buena fe (Art. 94 N° 5).
Ley establece uno de los pocos casos en los que se presume de derecho la mala fe.
En efecto, en el art. 94 N° 6 se señala que constituye mala fe el haber sabido y ocultado la
verdadera muerte o la existencia del desaparecido. Todos los autores están de acuerdo que
es una presunción de derecho.

43
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

3.- ATRIBUTOS DE LA PERSONALIDAD

La personalidad es la aptitud para tener la calidad de titular de derechos y


obligaciones.
Luego, la personalidad dice relación con la posibilidad de la persona de tener vínculos
jurídicos con otros individuos, en los cuales resulta de gran importancia que los sujetos
intervinientes estén perfectamente individualizados. Para ello, la ley atribuye a toda
persona, sea natural o jurídica, ciertos atributos o condiciones.
Así, los atributos de la personalidad son propiedades o características inherentes a
toda persona, que importan una serie de ventajas y prerrogativas, como también un
cúmulo de deberes, cargas y obligaciones.
Cuáles son estos atributos.
Si bien son varios, sólo estudiaremos aquellos que tienen una reglamentación mas
precisa:
Ø Nacionalidad.
Ø Nombre.
Ø Estado civil.
Ø Domicilio.
Ø Capacidad de goce.
Ø Patrimonio.
Si bien estos atributos corresponden tanto a la persona natural como a la jurídica, el
estado civil, por su naturaleza, es ajeno a estas últimas.

3.1.- CAPACIDAD DE GOCE

Se le define como la aptitud legal de toda persona para adquirir derechos y contraer
obligaciones.
En general la capacidad (goce y ejercicio) es la aptitud de toda persona para adquirir
y ejercer derechos por sí sólo, sin el ministerio o autorización de otro. Esta concepción
contiene los dos tipos de capacidad, la de goce que dice relación con la adquisición de los
derechos, y la de ejercicio que dice relación con el ejercicio de los derechos sin el ministerio
de persona o autoridad alguna.
Sólo es atributo de la personalidad la capacidad de goce, ya que la persona es sujeto
de derechos.
44
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Esta capacidad se confunde con la personalidad en si misma, pues es inherente a


toda persona la aptitud para adquirir todo tipo de derechos. No hay persona sin capacidad
de goce.
No se admiten las incapacidades generales de goce, pese a que puede haber
incapacidades de goce particulares, que implican que determinados derechos no pueden
ser adquiridos por determinadas personas. Es el caso de las incapacidades para suceder,
que según lo visto en clases, se refiere únicamente a los casos establecidos en los artículos
963, 964, 965 y 1061 del Código Civil.
La capacidad de ejercicio no es atributo de la personalidad. Es un requisito de validez
de los actos jurídicos, encontrándose su regulación en los artículos 1446 y 1447. Las
personas absoluta o relativamente incapaces sólo adquieren derechos, pero no pueden
ejercerlos. Los absolutamente incapaces sólo pueden actuar a través de sus representantes
legales, en cambio los relativamente incapaces pueden, además, actuar por medio de su
representante legal o personalmente autorizado por él.

3.2.- NOMBRE

3.2.1. Concepto

Es la apelación que sirve para designar a la persona en la vida jurídica. Es un medio


de individualización que consiste en el uso de una o más palabras, para designar a una
persona.
El nombre, en las personas naturales, está formado por varias palabras. La exigencia
de designarlas es producto de las necesidades de la vida social y, según se dice, el nombre
aparece conjuntamente con el uso de la palabra, desde un punto de vista histórico,
remontándose a los primeros tiempos de la humanidad.
El nombre en general se forma por:
- Pronombre propio o de pila, que sirve para distinguir a los individuos de una misma
familia. Por regla general se usa haciéndolo preceder al apellido o nombre de familia. Es
frecuente que las personas tengan más de un nombre individual.
- Nombre patronímico, de familia o apellido, que indica la familia a la cual se
pertenece, los orígenes de sangre. Es un nombre común a todas las personas que integran
una familia y se transmite de generación en generación.

3.2.2. Origen y características del nombre del sujeto jurídico individual

45
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Originalmente el nombre era único e individual, costumbre que perduró al cabo de


los siglos en pueblos como Grecia e Israel. El mundo romano, en cambio, conoció una
estructura de nombres más compleja.
En primer lugar estaba el nomen o gentilium, palabra que designaba a la familia, algo
similar a nuestro actual apellido; estaba también el praenomen que era el nombre propio;
se le sumaba a estos el cognomen que era una suerte de sobrenombre que algunos
individuos adoptaban para identificarse mejor.
Por último estaba el agnomen que era un apodo y que solo se transmitía a los
primogénitos. Un ejemplo de texto clásico, que citan entre otros maestros ALESSANDRI,
SOMARRIVA es el de Publio Cornelio Escipión Africano: Publio es el praenomen; Cornelius el
nomen; Escipión el cognomen y Africano el apodo. Posteriormente el nombre ha sufrido
varias modificaciones: los pueblos germánicos trajeron nuevamente la moda del nombre
único, tradición que se mantuvo aproximadamente hasta el siglo XII.

3.2.3. Naturaleza jurídica del nombre.

AUBRY Y RAU señala que existe un verdadero derecho de propiedad sobre el nombre,
criticándose esta posición por varias razones:
Ø El nombre no es enajenable, en cambio, es obvio que todo derecho de
propiedad si lo es.
Ø El dominio tiene un contenido pecuniario, patrimonial, del que el nombre
carece.
Ø El derecho de propiedad es exclusivo, dos personas no pueden ser dueños de
una misma cosa, lo que si sucede con el nombre.
Ø El nombre no se pierde ni se gana por prescripción.

CAPITANT Y COLIN estiman que el nombre constituye una marca distintiva de filiación.
Con el nombre patronímico no siempre es así, como es el caso de los adoptados expósitos.
RAE: “Dícese del recién nacido abandonado o expuesto, o confiado a un establecimiento
benéfico”.
PLANIOL señala que el nombre es una institución de policía civil, que tiene por solo
objeto identificar a las personas.
SALEILLES Y JOSSERAND son quienes establecen la concepción del nombre como atributo
de la personalidad, toda persona debe tener un nombre, un signo distintivo de la
personalidad de cada cual. Si el nombre es un atributo de la personalidad tiene las
siguientes características:
Ø No es comerciable.
Ø No se puede ceder por acto entre vivos ni transmitir por causa de muerte.
Ø Es inembargable e imprescriptible.
Ø Es uno e indivisible.

46
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Ø Es inmutable.

3.2.4. Formación del nombre patronímico.

En este punto hay que distinguir en cuanto a la filiación del individuo:

a) Tratándose de hijos de filiación determinada, la ley establece que en la inscripción deben


figurar los nombres de padre y madre.
b) Tratándose de hijos de filiación indeterminada deberá constar el nombre del padre o
madre que lo haya reconocido, pudiendo agregarse cualquier otro apellido para evitar
cualquier tipo de discriminación.

Sistemas de designación.
• Sistema español, al nombre de pila se le agrega el primer apellido del padre y primer
apellido de la madre.
• Sistema francés, es el más generalizado, sólo se agrega al nombre de pila el apellido
paterno sin alteración alguna.
• Sistemas árabes y eslavos, el nombre de pila mas la referencia al nombre del padre.

3.2.5. Cambio de nombre. Ley 17.344.

Con el nombre se presentan en ocasiones una serie de problemas, pues puede


suceder que haya personas que pudieran sentirse perjudicadas con el nombre que se les ha
dado, o haber sido conocidas con un nombre distinto por mucho tiempo.
El problema que se presenta es si puede el cambio de nombre prestarse para la
comisión de fraudes. Ha predominado la idea de que es necesario aceptar tal posibilidad,
adoptando los resguardos necesarios.

- Casos en que procede.


La ley 17.344 introdujo dos importantes modificaciones en materia de nombre:
a. Permite el cambio de nombre.
b. Impone la exigencia de no imponer a las personas nombres extravagantes,
ridículos, ajenos a la persona o al sexo.
Se permite el cambio de nombre y apellido por una sola vez.
En todo caso esta situación no debe confundirse con aquella contemplada en la Ley
de Registro Civil, que permite la rectificación judicial de las partidas del Registro Civil
(nacimiento, defunción, matrimonio). En estos casos no se trata de cambio de nombre, sino
de una rectificación de la partida respectiva, que va a incidir en el nombre de la persona.
47
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

- Causales.
Para la procedencia del cambio de nombre se requiere la concurrencia de alguna de
las siguientes causales:
a. Que el nombre o apellido sea ridículo o risible, o menoscabe moral o
materialmente a la persona.
b. Que la persona que solicite el cambio de nombre haya sido conocida por
motivos plausibles por mas de cinco años con nombre, apellido o ambos,
distintos de los propios.
c. Que se trate del caso de la filiación natural (antigua ley de filiación), es decir,
de los hijos naturales o ilegítimos que han sido inscritos con un sólo apellido,
o cuando los dos apellidos con que se inscribió sean iguales. En este caso,
esa persona tiene derecho a agregar uno o sustituir uno de los dos, cuando
sean ambos iguales.
d. Si una persona tiene varios nombres de pila, y ha sido conocida por uno o
mas de esos nombres, puede solicitar que se supriman aquellos que no ha
utilizado.
e. Aquellas personas que cuyo nombre y apellido no sean en español, pueden
solicitar autorización para traducirlos o cambiarlos, cuando su pronunciación
o escrituración es muy difícil en idioma castellano.

- Procedimiento judicial.
1) Tiene que solicitarse al juez de letras en lo civil del domicilio del solicitante.
2) Un extracto de la solicitud se publica en el Diario Oficial, en los días 1º o 15 de cada
mes.
3) La finalidad de tal publicación es la publicidad, de manera que quien tenga interés
en ello pueda oponerse a la solicitud, dentro de los 30 días contados desde la fecha
del aviso, acompañando los antecedentes que justifiquen tal oposición. El juez
procederá sin forma de juicio, apreciando la prueba en conciencia y en mérito de las
diligencias que ordene practicar.
4) Si no hay oposición el juez procederá con conocimiento de causa previa información
sumaria.
5) Autorizado el cambio de nombre, la persona que lo obtuvo sólo puede hacer uso de
los nuevos nombres y no de los antiguos.

3.2.6. Otras normas sobre el nombre.

La ley de propiedad industrial prohibe usar como marca comercial el nombre de


personas vivas sin autorización del afectado.
El decreto 110 del Ministerio de Justicia, de 1974, establece que las personas
jurídicas no pueden tener el nombre de una persona viva. art.5º.

48
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

La ley de propiedad intelectual, ley 17.336, en su art.5º letra E, señala que en las
obras intelectuales en que su autor oculta su identidad bajo un seudónimo que no lo
identifica, se presume autor de la obra al que figure en la obra como tal o a quien pertenezca
el seudónimo con que la obra se dio a la publicidad.
El art.14 del mismo cuerpo legal establece que el autor, como titular exclusivo del
derecho moral, tiene de por vida las siguientes facultades:
-Nº1, reivindicar la paternidad de la obra, asociando a la misma su nombre o
seudónimo conocido.
El nombre comercial es la denominación bajo la cual una persona ejerce el comercio.
Cuando una persona es sociedad, el nombre comercial se denomina razón social, no
debiendo confundirse el nombre comercial con el nombre del establecimiento.

3.3.- ESTADO CIVIL

Lo veremos del punto de vista de la prueba del estado civil.

Está definido en el art. 304 CC.: “Es la calidad de un individuo en cuanto le habilita
para ejercer ciertos derechos o contraer ciertas obligaciones civiles”

Esta disposición ha sido objeto de diversas críticas pues basta contrastar este texto
con el art. 1447 para constatar que la definición que allí se hace de capacidad es muy similar
a la que aquí se señala como estado civil. Por eso la doctrina elaboró un concepto de estado
civil que dice:
“Es la calidad más o menos permanente que una persona ocupa en la sociedad y
que depende principalmente de sus relaciones de familia en cuanto le habilita para
ejercer ciertos derechos y contraer ciertas obligaciones civiles”.
En conclusión, es una situación de carácter jurídico pero que se encuentra
determinada por las relaciones de carácter familiar.

3.3.1. Características del Estado Civil

Recordemos que el estado civil es un atributo de la personalidad y de ésta calidad


es que se derivan sus principales características:

Ø Es uno: significa que no se puede tener más de un estado civil surgido de la misma
fuente, así, por ejemplo: nadie puede ser soltero y casado a la vez. Pero si se puede
tener dos o más estados civiles emanados de fuentes distintas: ser casado y ser hijo,
por ejemplo.
49
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Ø Es indivisible: significa que el estado civil es eficaz, es oponible respecto de todos


los individuos. Así, la persona que ha contraído matrimonio tiene el estado civil de
casado no sólo respecto de aquel con quien concurrió a la celebración el acto
jurídico, sino que respecto de todo el mundo y todos deben reconocer y aceptar ese
estado civil sin que nadie pueda alegar que ese estado civil es ineficaz a su respecto.
Esta es una situación especial, más aun cuando el estado civil tiene su origen en un
acto voluntario, porque lo normal es que los actos jurídicos voluntarios producen
efectos respecto de quienes concurren al acto y no respecto de terceros. Esto se ve
claramente en el matrimonio, en el 102 lo define como un contrato y los contratos
por su esencia son de efectos relativos, esto es, afectan sólo a quienes concurrieron,
luego tiene eficacia solo respecto de ellos. Sin embargo, en este caso del matrimonio
genera un estado civil y produce efectos respecto de toda persona, aun cuando no
haya concurrido a su celebración y ello justamente por el carácter indivisible del
estado civil.
Ø No disponible: cuando vimos los atributos de la personalidad, dijimos que éstos eran
inherentes a la persona misma y no podía desprenderse de esos atributos, aún
voluntariamente.
Ø Es inalienable: están fuera del comercio humano. Pero eso es el estado civil en si
mismo pues veremos que el estado civil produce consecuencias de carácter
patrimonial, ejemplo: el hijo tiene derecho a la herencia, la mujer casada en
sociedad conyugal a los gananciales, etc., lo que está fuera del comercio es el estado
civil en si mismo pero los efectos patrimoniales de ese estado civil están
incorporados al comercio, no son inalienables. En relación con esta
característica de estar fuera del comercio hay que tener presente el 1464 número 1:
hay objeto ilícito en la enajenación de las cosas que no están en el comercio. Esto
implica que cualquier acto de disposición del estado civil a través de su enajenación
implica objeto ilícito y por ende nulidad absoluta
Ø Es imprescriptible: en dos sentidos; no se extingue por su no ejercicio y tampoco
se gana por haberlo poseído. Ninguna forma de prescripción opera en el estado
civil. No se debe confundir en la prueba del estado civil con la posesión notoria. Esta
no es posesión que conduce a dominio, es sólo una prueba, un medio probatorio
que acredita un estado civil. No significa que se gane el estado civil por prescripción.
Ø Es permanente: si una persona tiene un estado civil, lo mantiene durante toda la
vida, a no ser que de acuerdo a la norma legal adquiera otro estado civil que es
incompatible con aquel. Si es soltera lo será indefinidamente hasta que adquiera
uno que será incompatible con éste, casada por ejemplo.
Ø Es irrenunciable: dentro de las fuentes del estado civil está el acto voluntario de la
persona y aún cuando el estado civil se origine en un acto voluntario, una vez
establecido ese estado civil, no puede renunciarse. No se puede casar una persona
y luego renunciar a su estado civil de casado, por ejemplo.

50
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

3.3.2. Fuentes del Estado Civil

A este respecto, debemos señalar que el estado civil tiene varias fuentes:

a) La ley.
b) Un acto voluntario
c) Un hecho jurídico (la muerte, por ejemplo)
d) Sentencia judicial, en ciertos casos de excepción, como en el juicio de filiación o
la acción de reclamación de estado.

Ejemplo de un hecho voluntario que origina un estado civil está el matrimonio o el


reconocimiento voluntario de un hijo.
En relación con esto, está el problema del estado civil de soltero, el cual es inherente
a toda persona mientras no intervenga el acto voluntario que es el matrimonio y que
produce el cambio del estado civil de soltero. Algunos incluso estiman que es dudoso que
sea un estado civil propiamente tal. Para la cátedra no hay duda alguna que es un estado
civil cuya fuente es sólo la ley.
Lo que sí es sumamente difícil, es probar el estado civil de soltero. ¿Cómo se prueba
en forma fehaciente?, el estado civil de casado es fácil de probar, basta certificado de
matrimonio al día. El de viudo: certificado de matrimonio y de defunción, pero el de soltero
es complicado.
Hubo un problema hace tiempo, una persona dijo que era casado sin especificar
régimen y compró inmuebles valiosos, luego lo vendió diciendo que era soltero. Para
enajenarlo requiere autorización de la mujer. Dijo que era conviviente. No hubo forma de
probar su estado civil de soltero, tuvieron que transcurrir los plazos de prescripción (10
años) y luego alegarla.

3.3.3. Efectos del Estado Civil

Ø Da origen al parentesco.
Ø Es fuente de derechos y obligaciones.

En cuanto al primer efecto se debe considerar lo siguiente: los cónyuges no son


parientes entre si. Son parientes de los ascendientes y de sus descendientes, pero no existe
parentesco entre ambos. Es cuestión de analizar los artículos 28 y 31 del código que tratan
del parentesco por consanguinidad y afinidad respectivamente; en ninguno señala a los
cónyuges como parientes.
En cuanto al segundo. Hay una serie de derechos y obligaciones entre marido y
mujer; entre padre e hijo que emana de la patria potestad y cuando vimos el derecho de

51
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

alimentos vimos que el art. 321 en sus números 2, 3 y 4 se consagra el derecho alimentos
para los parientes

3.3.4. Acciones de Estado Civil

El estado civil está protegido por estas acciones y se van a plantear cuando una
persona tiene un estado civil pero no está en posesión de él, como también cuando se
impugna el estado civil de una persona determinada (320 CC).
Las características propias del estado civil se hacen extensivas a las acciones de
estado.
Los litigios en que se ejercen las acciones de estado civil son de competencia de los
tribunales civiles, no corresponde entrar a conocimiento de estas materias a los tribunales
penales aún en aquellas materias que digan relación con la comisión de un delito. Así, si en
un asunto de carácter penal se presenta una cuestión relativa al estado civil, debe
someterse el conocimiento de ésta al juez civil correspondiente y mientras el problema de
carácter civil no sea resuelto por el juez civil, el tribunal en lo criminal no va a poder resolver
el asunto en que la cuestión del estado civil incide, queda en suspenso, así lo dice el 409
número 4 del Código de Procedimiento Civil.
En los litigios en materia de estado civil se plantea un problema que dice relación
con las características mismas del estado civil y con los efectos de las sentencias que se
dicten en materia civil; ya vimos que el estado civil produce efectos respecto de toda
persona y en materia procesal vemos que la regla general es que las sentencias produzcan
efectos relativos, sólo afectan a las partes que intervinieron en el litigio; ¿como entonces,
se concilia esta situación? Con el efecto erga omnes o característica erga omnes del estado
civil propiamente tal.
Se señala al respecto, que en materia de sentencia las hay de dos clases:

1) Declarativas, que producen efectos relativos y que alcanzan solo a las partes del
juicio.
2) Constitutivas, que producen efectos absolutos y sólo reconocen una situación ya
existente, por ello producen efectos absolutos.

Se dice que las sentencias recaídas en materia de estado civil son constitutivas
porque producen efectos respecto de toda persona, haya intervenido o no en el juicio, lo
cual es una clara excepción al principio del articulo 3 inciso 2 del Código Civil.
El problema se plantea con que puede darse en materia de estado civil algunas
sentencias que sean declarativas, y si las son de efectos relativos ellas serian inconciliables
con la característica del estado civil de ser oponible respecto de todos, o sea, indivisible.
La doctrina dice que, tratándose de estado civil, aún cuando la sentencia sea
declarativa ella va a producir efectos absolutos, y no puede llegarse a otra conclusión por la
característica y naturaleza del estado civil.
52
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

En primer lugar el estado civil es uno e indivisible, si nosotros aceptáramos que la


sentencia recaída en un juicio sobre estado civil declarativa tiene efectos relativos se estaría
desvirtuando esta característica inherente del estado civil de ser uno e indivisible y que
emana de un atributo de la personalidad, pues ya vimos que se tiene un estado civil
respecto dé todos; entonces podría darse la absurda situación de que quien intervenga en
un litigio tendría un estado civil determinado por la sentencia respecto de su contraparte y
otro estado civil distinto respecto de terceros.
Además, si la sentencia sobre estado civil tuviera efectos relativos podría darse la
situación que en virtud de sentencias dictadas por distintos tribunales, una misma persona
que ha intervenido en distintos juicios tuviere estados civiles diferentes.
Pero hay quienes sostienen que incluso en materia de estado civil las sentencias
declarativas son de efectos relativos, porque de aceptar que sean de efectos absolutos se
estaría yendo contra un principio general del derecho cual es que las sentencias no pueden
afectar a quienes no tomaron parte en el litigio porque no fueron oídos y al no ser oídos no
pudieron hacer valer los derechos que los asisten y por ende no les afectan esas sentencias.
La razón de ser del efecto relativo es cautelar los derechos de los que no han
intervenido en el juicio.
Por otro lado, darles el carácter absoluto a las sentencias en materia civil presenta
un riesgo, cual es la posibilidad de colusión entre los litigantes, para obtener una sentencia
en determinado sentido que afecte perjudicialmente a personas que no han intervenido en
juicio. Esto si aceptamos que tiene efectos absolutos.
También hay que considerar que el estado civil genera derechos, ya sea personales
y patrimoniales, de alimentos, hereditarios etc., entonces no se ve como una sentencia
dictada en un determinado juicio va a generar un estado que origine derechos en contra de
quienes no fueron parte en juicio. Esto iría en contra de los principios fundamentales en
este aspecto judicial.

Art. 315. “El fallo judicial pronunciado en conformidad con lo dispuesto en el Título
VIII que declara verdadera o falsa la paternidad o maternidad del hijo, no sólo vale respecto
de las personas que han intervenido en el juicio, sino respecto de todos, relativamente a los
efectos que dicha paternidad o maternidad acarrea”.
Fuera de esos casos la sentencia sobre estado civil tiene efectos relativos,
aplicándose plenamente principio del art. 3 Código Civil. Luego conforme a la norma del
art. 315 si la sentencia recae en un juicio en que se discute la paternidad o maternidad de
acuerdo a las reglas del titulo VIII esa sentencia va a producir efectos absolutos, en cambio
si la sentencia se dicta en cualquier otro juicio relativo al estado civil no produce efectos
absolutos y tiene pleno efecto la regla del art. 3 en cuanto al efecto relativo de las sentencias
judiciales.

Pero para que la sentencia a que se refiere el art. 315 tenga efectos absolutos se
necesitan ciertos requisitos que son los que se indican en el art. 316, CC:
53
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

1) Que el fallo haya pasado en autoridad de cosa juzgada


2) Que se haya pronunciado contra legitimo contradictor
3) Que no haya habido colusión en el juicio

El primer requisito visto en procesal.


El segundo requisito, el legislador con la finalidad de evitar problemas de
interpretación, señaló en el art. 317 quienes son legítimos contradictores, luego, en materia
de estado civil sólo son legítimos contradictores aquellas personas que señala el art. 317 y
nadie más. Por su naturaleza la norma del art. 317 es de interpretación restrictiva, y por
consiguiente en las cuestiones de paternidad o maternidad sólo tienen la calidad de
legítimo contradictor las personas señaladas en dicha norma .
La ley en el inc. 2º del art. 317 pone fin a un problema en relación a si la calidad de
legítimo contradictor la tiene sólo la madre o padre legítimo o si se hace extensiva a los
herederos de uno u otro. La ley deja en claro que también son legítimos contradictores los
herederos del padre o madre del fallecido y también los herederos del hijo para continuar
la acción que ya había iniciado por su cuenta.
Hay un problema en el caso en que existan varios herederos: ¿ Que sucede con el
fallo dictado en favor o en contra de uno de ellos en relación con los demás coherederos?.
Hay que distinguir si los herederos han sido o no citados al juicio :
1.- Si los coherederos fueron citados al juicio la sentencia que se dicte les va a
aprovechar o a perjudicar.
2.- Si no fueron citados, la sentencia no les empece.
Tercer requisito, que no haya habido colusión en el juicio, se trata de obviar el riesgo
de que las partes del litigio se hayan puesto de acuerdo para obtener una sentencia que
establezca la paternidad o maternidad, y como la sentencia produce efectos absolutos,
pudiendo alcanzar a otras personas. El art. 319 señala el lapso para hacer valer esta
situación, y nos indica que la prueba de la colusión sólo es admisible dentro de los cinco
años subsiguientes contados desde la dictación de la sentencia.

3.3.5. Actas del Estado Civil

Las circunstancias fundamentales en la determinación del Estado civil son:


nacimiento, matrimonio y muerte.
Como son las fuentes fundamentales del Estado civil la legislación ha tenido que
diseñar un sistema para registrar los acontecimientos en forma auténtica, esto por los
importantes efectos que derivan del Estado civil. Producen diversos efectos jurídicos, y por
ello a la autoridad pública le interesa que se tenga conocimiento fehaciente del estado civil
de las personas.

54
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

En Chile, se ha creado el Registro Civil, por la ley N' 4.808. Es una oficina de carácter
administrativo en que se llevan ciertos registros sobre nacimientos, matrimonios y
defunciones.

Bases de este registro civil

Su origen hay que buscarlo en la iglesia. Antes el único matrimonio válido era el
religioso, y las personas eran sepultadas en cementerios dependientes de la iglesia, los
recién nacidos tenían que bautizarse. Los párrocos acostumbraban a llevar un registro
donde ellos dejaban constancia de estos hechos: Registro Parroquiales, en que se dejaba
constancia de los matrimonios celebrados, bautizos realizados y defunciones.
Estos registros se llevan hoy en día respecto de matrimonios y bautizos (hoy en día,
aún existen los antiguos registros).
Ante ello surgen los disidentes, que no aceptaron que hechos tan importantes se le
entreguen a la Iglesia, ante eso se produce una secularización de los registros mencionados,
que pasan a manos del Estado.
Estos registros son muy importantes pues en tomo a ellos se estructura la prueba
del estado civil. Estos registros contienen instrumentos públicos.
A veces se producen errores de los que pueden traer consecuencias jurídicas, puede
que el funcionario se equivoque al hacer las anotaciones y el problema es que una
anotación, si se comete un error, no se puede corregir.
La forma de modificarla es por resolución judicial o por disposición administrativa,
procedimiento reglamentado en la ley 4.808 art. 17 y siguientes.
El art. 17 inc. 2º, 3º, 4º y 5º, faculta al Director Nacional del Registro Civil para
ordenar por vía administrativa, la rectificación de las partidas, pero sólo de aquellas que
tengan errores u omisiones manifiestas.
Sólo pueden solicitarla las siguientes personas: (art. 18):
a) La persona a quien se refiere la partida
b) Su representante legal
c) Sus herederos.
Esta rectificación no es obligatoria ejecutarla, sino que es facultativa.

¿Cuándo el error u omisión es manifiesto? Esto el legislador no lo deja entregado al


director del Registro Civil, sino que indicó en el. art. 317 inc.4' lo que se entiende por error
u omisión manifiesto.
En estos casos, el Director del Registro Civil, "puede" disponer la rectificación. Pero
esta no es la regla general, sino la excepción. La regla general es la rectificación judicial, art.
17 inc. 1, ley 4.808.
Se exige la rectificación judicial, pues estamos ante instrumentos públicos a través
de los cuales se prueba el estado civil.

55
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Pueden pedirla las personas indicadas en el art. 18, ley 4.808. Es un acto de
jurisdicción voluntaria.
Pudiera suceder que se deduzca oposición a la rectificación de la partida por parte
del legítimo contradictor. En este caso, el asunto se tornó contencioso y queda sujeto a los
trámites que correspondan. En el caso de los procedimientos no contenciosos existe un
trámite obligatorio, de oir al Director General del Registro Civil, para lo cual, se le deben
enviar los antecedentes del caso. Esta diligencia puede obviarse en los siguientes. casos:
a) en caso de error manifiesto
b) en caso de reconocimiento de hijo
La sentencia es declarativa, pues se limita a tomar conocimiento de una situación
preexistente.

3.3.6. Prueba del Estado Civil

El estado civil produce diversos efectos jurídicos, y por ello, es necesario acreditar la
efectividad de los hechos que constituyen el estado civil. Demuestra la importancia que el
legislador le da al estado civil, el hecho de que se estructura un sistema especial de prueba
distinto al que establece para la prueba de las obligaciones y sólo se recurre a estas normas
para los aspectos que no están reglamentados específicamente para la prueba del estado
civil.
Medios de Prueba: Partidas del estado civil.

En el caso del matrimonio, a falta de partidas, pueden utilizarse otros medios


supletorios de prueba:
a) otros instrumentos auténticos
b) declaración de testigos presenciales
c) a falta de los anteriores, posesión notoria del estado civil.

Tratándose de la filiación, la falta de partida o de sub-inscripción, sólo puede


acreditarse mediante instrumento auténtico, a través de los cuales se haya determinado
legalmente la filiación. A falta de ellos la filiación deberá probarse con el correspondiente
juicio de filiación

Respecto de la prueba del estado civil y en relación a las partidas del registro civil,
el art. 305 inc. 1 del CC, reglamenta esta situación. Todavía se mantiene la referencia a las
partidas de bautismo. Respecto de ellas, hay que considerar que ellas eran instrumentos
públicos hasta la dictación de la ley 4.808. Por lo tanto, será medio de prueba respecto de
partidas anteriores ala fecha de vigencia de la ley de registro civil.

Las partidas son el asiento que consta en el libro o registro que lleva el oficial del
registro civil. Estas partidas permanecen en el libro o registro, por eso , en los litigios o en
56
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

cualquier circunstancia en que se deba probar el estado civil , se recurre a la copia o


certificado respectivo.
COPIA : Transcripción integra de la partida , se refiere a uno o más hechos contenidos
en esas partidas, artículos. 19, 20 y 21 ley 4808 .
La partida respectiva acredita que ella se extendió y su fecha. Pero en cuanto a la
veracidad de las declaraciones que en ellas se contenga, lo único que se acredita es que
ellas se formularon, pero en cuanto a su veracidad , no la acredita, pero su veracidad se
presume, pues lo normal es que su contenido corresponda a la realidad.
El problema es más bien de peso de prueba, pues quien sostiene que las partidas
son falsas, sostiene sobre sí el peso de la prueba.

Impugnación de las partidas

Por ser instrumentos públicos, se impugnan de la misma forma que los públicos :

1.-) Por falta de autenticidad (306 cc)


Ø No fueron otorgadas por el oficial del registro civil que aparece otorgándola
Ø No fueron firmadas por el que aparece firmándolas.

2.-) Por nulidad cuando hay vicio de nulidad


Ø fueron otorgadas por oficial de registro civil incompetente
Ø no fueron firmadas por oficial de registro civil.

3.-) Por falsedad de las declaraciones en el contenidas. Art. 308

4.-) Según el art.307 del C.C. Caso que la partida no corresponda a la persona que la
pretenda hacer valer.

Es preciso distinguir si el que invoca la partida está demás en posesión del estado
civil del que la partida da cuenta o no lo está:

a) Está en posesión del estado civil: el que pretende que la partida no


corresponde, tiene sobre sí el peso de la prueba.

b) Cuando no está en posesión del estado civil: deberá probar él que la partida
le corresponde

Pruebas supletorias del Estado Civil.

A partir de la vigencia de la ley 19585 sólo tiene cabida en materia de matrimonio.


1) 1.Otros documentos auténticos.
57
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

2) 2.Declaración de testigos
3) Posesión notoria del estado civil

1.Otros documentos auténticos: ¿Qué se quiere decir con esto?. La doctrina ha


concluido que se está refiriendo al sentido legal de la palabra Instrumento público. Art.20 y
1699 C.C.

2.Declaración de testigos: art.309

Los testigos de oídas no sirven.

3. Posesión notoria del estado civil

Gozar del estado de casado a vista de toda persona sin protesta ni reclamo alguno.
Elementos generales de la posesión notoria del estado civil.
a. Nombre
b. Trato
c. Fama
d.
Tratándose del matrimonio, la ley además señala los siguientes elementos:

1. Tiene que ser pública art.318


2. Tiene que ser continua, durante un lapso de 10 años art.312
3. Tiene que probarse por un conjunto de testimonios fidedignos que establezcan
de un modo irrefutable y específicamente en caso de no poder probarse la falta
de la respectiva partida.

En materia de filiación, sólo se puede probar a través de la respectiva partida.


Sólo son supletorios los instrumentos legales a través de los cuales se determina la
filiación. Art.187 y 188 C.C.
La respectiva sentencia recaída en juicio de filiación.
Si no se dispone de estos instrumentos, la única forma de probarlo, será a través del
correspondiente juicio de filiación, recurriéndose a todos los medios probatorios a que se
hiciere referencia en ese juicio.

El fallecimiento y los estados derivados de él se acreditan por la respectiva partida


art305 inc. Final

La edad no es estado civil, pero la ley se preocupa de la forma en que se determina:


a) partida de nacimiento
b) certificado de bautismo
58
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Si por ellos no se puede probar, se puede recurrir al informe médico para que fije la
edad, y esto lo hará de acuerdo con lo que dispone el art.314.

3.4.- PATRIMONIO

Patrimonio es palabra que viene del vocablo latino patrimonium: "lo que se hereda
de los padres". La voz castellana, tal como hoy se escribe, comenzó a usarse a partir del
siglo XIII.
Desde cierto punto de vista la capacidad de goce se confunde con la idea clásica de
patrimonio. Esto lleva a que no todos los autores acepten al patrimonio como un atributo
independiente de la capacidad.
Las personas tienen a su disposición diversos bienes sobre los cuales ejercen los
derechos que le son propios, así como también tienen obligaciones hacia otras personas,
de las que responden con los bienes que le pertenecen. es este conjunto de derechos y
obligaciones lo que constituyen su patrimonio.
Se acostumbra a decir que el patrimonio contiene los derechos y bienes de una
persona, lo que es impropio. Los bienes no conforman el patrimonio sino los derechos de
que se es titular. El patrimonio va a estar integrado por los derechos reales y personales de
que sea titular el individuo. De esta manera, el continente, que es el patrimonio, suma los
derechos de su titular en un todo, formando un sólo bloque, por lo que llevan una vida
común y están sometidos a un conjunto de reglas que sólo se explican por su unión.
No sólo los derechos forman el patrimonio, sino también las obligaciones. Es por esto
que en todo patrimonio distinguimos tanto un activo como un pasivo.

3.4.1 Naturaleza jurídica

El concepto de patrimonio ha generado numerosas discusiones en la doctrina,


existen variadas teorías que explican la naturaleza del patrimonio abordaremos las más
representativas.

3.4.1.1. Teoría clásica del patrimonio

El Derecho romano conoció la noción de patrimonio, pero la identificaba solo a su


parte activa. Algo parecido hizo después el célebre jurista alemán ZACHARIAE, aunque
dándole contornos más definidos. Solo a través de la obra de AUBRY Y RAU el patrimonio
adquiere las características que actualmente ostenta.
59
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Según esta teoría, el patrimonio se encuentra estrechamente vinculado con la


personalidad, sosteniendo que él constituye una emanación de la misma y del poder
jurídico de que se encuentra investida una persona.
Es por ello que la teoría clásica mas que concebir al patrimonio como un conjunto de
derechos y obligaciones lo mira como la aptitud para adquirir esos derechos y obligaciones.

Características del patrimonio.


A) Toda persona tiene un patrimonio.
B) Toda persona tiene sólo un patrimonio.
C) El patrimonio es inalienable.
D) El patrimonio es imprescriptible.
E) El patrimonio es inembargable.
F) El patrimonio es intransferible.
G) Todo patrimonio tiene un titular, pudiendo ser este una persona natural o jurídica. En
todo caso, no hay patrimonio sin titular. Como contrapartida, toda persona natural o
jurídica tiene un patrimonio, pues todas tienen la aptitud para adquirir derechos y
contraer obligaciones, aun cuando carezcan de bienes.
Es una entidad independiente de los bienes que lo integran.
H) Una persona no puede tener mas de un patrimonio. Ello constituye el principio de la
unidad o indivisibilidad del patrimonio, y conlleva a que el conjunto del activo responde
de la totalidad del pasivo del patrimonio, principio consagrado entre nosotros por el
art.2465, que contempla el principio del derecho de prenda general. En base a este
principio, el patrimonio no puede ser separado, fraccionado en masas o proporciones
distintas, en las cuales un activo particular responde sólo de ciertas obligaciones. Existen
ciertos patrimonios especiales, pero en realidad no son tales, sino que son ciertos bienes
y obligaciones sujetos a reglas especiales
I) El patrimonio va a permanecer unido a la persona mientras dure su personalidad. La
persona no se puede desprender de su patrimonio, mientras esté viva. Podrá disponer
de los bienes que son de su dominio, pero no desprenderse de la aptitud para adquirir
derechos y obligaciones. En nuestro código hay normas relativas a la enajenación de
bienes que pueden relacionarse con esta característica del patrimonio. 1811, 1407, 1409,
2050.
J) El patrimonio es imprescriptible, no se gana ni se pierde por prescripción (2498), el
patrimonio no está en el comercio humano.
K) Es inembargable, sólo los bienes que estén en el comercio humano pueden embargarse.
Se pueden embargar los bienes presentes y futuros de una persona, pero no su
patrimonio.
L) Es intransmisible. Algunos dicen que en Chile no se da esta característica, pues según el
951 y 1097 se transmite a los herederos. Tal opinión no es compartida por un sector de
la doctrina, quienes entienden que lo que se transmite son los derechos y obligaciones,
pero no el patrimonio, el que al ser inherente a la persona se extingue con ella.
60
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Críticas a la doctrina clásica.


Esta teoría ha sido fuertemente criticada, principalmente por la doctrina alemana,
pues no corresponde a la realidad.
Se señala que la vinculación que establece la doctrina clásica entre patrimonio y
personalidad es tan estrecha, tan íntima, que no es posible distinguir entre uno y otro
concepto.
Se señala que el principio de la unidad del patrimonio no se condice con la realidad,
pues hay ocasiones en que una persona aparece como titular de más de un patrimonio. Es
efectivo que son situaciones de excepción, pero no por ello pueden desconocerse.

3.4.1.2 Teoría objetiva o patrimonio por afectación

En contra de la teoría clásica del patrimonio que considera a éste como un atributo
y emanación de la personalidad, surgió la teoría objetiva del patrimonio-fin o patrimonio de
afectación. De acuerdo con ella, el patrimonio es sólo una masa de bienes y no se encuentra
indisolublemente unido a la personalidad. La cohesión y unidad de los elementos del
patrimonio no arranca de la voluntad de la persona sino del fin o destino a que está afecto
el conjunto de bienes. La afectación a determinado fin justifica la existencia y razón de ser
del patrimonio. De esta idea central se sigue la posibilidad de patrimonio sin titulares y la
de que una sola persona pueda tener varios patrimonios
Para esta teoría el patrimonio es un conjunto de bienes afectos a un fin determinado,
de tal forma que cada vez que nos encontremos ante un conjunto de bienes determinados,
afectos a un fin también determinado, estaremos ante un patrimonio.
De esto se desprenden dos consecuencias:
Ø Podrá existir patrimonio desde que haya bienes afectos a un fin específico y
determinado, por lo mismo, una persona puede tener varios patrimonios.
Ø El patrimonio es distinto de la personalidad, pues está formado por un
conjunto de bienes y deudas, en tanto que la personalidad es la aptitud para
adquirir derechos y obligaciones.

Criticas
Se critica esta teoría por encontrarse exagerada la tendencia de despersonalizar el
patrimonio hasta el extremo de concebir que las cosas agrupadas podrían tener por sí
mismas derechos y, en cierto modo, voluntad propia. Conclusión inaceptable en el mundo
jurídico. Pues todas sus instituciones y reglas están al servicio del hombre y de una voluntad
legítima del mismo.
Sin embargo, parte de la teoría objetiva resulta acogida por la doctrina moderna, y
lo ha sido con lógicas adecuaciones, según se verá al respecto con las instituciones del
patrimonio separado y del patrimonio autónomo
61
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

3.4.1.3. Que sucede en Chile.

En el CC chileno no hay una reglamentación orgánica del patrimonio, sino que hay
varias normas dispersas que hacen referencia a él. 85 Nº2, 347, 534, 549, 1170, 1172.
Del análisis de estas disposiciones no se desprende claramente cuál es la doctrina
que sigue nuestra legislación. Según algunos autores, pareciera que nuestra legislación no
se ciñe completamente a la doctrina clásica, puesto que existen disposiciones de las que
pareciera desprenderse que no se respeta el principio de la unidad e indivisibilidad del
patrimonio. Así:
A) Art.1247, establece el beneficio de inventario, el cual haría una distinción entre
el patrimonio del difunto y el de los herederos.
B) Art.1378, Establece el beneficio de separación, en el que se apreciaría el mismo
fenómeno anterior.
C) El caso del usufructo del padre sobre los bienes del hijo.
De todas estas situaciones podría concluirse que una persona puede ser titular de
dos patrimonios, lo cual no coincide con los postulados básicos de la doctrina clásica.

3.4.2.- Importancia del patrimonio.

A) El derecho sucesorio permite explicar que; al fallecer una persona, sus bienes y
deudas pasen a sus herederos en el estado en que se encuentren.
B) En lo que se denomina derecho de prenda general, 2465, derecho de los
acreedores para hacer efectivos sus créditos en todos los bienes presentes y
futuros del deudor.
C) Personas jurídicas, 549, pues claramente distingue la responsabilidad de la
persona jurídica de la de los socios y sólo pueden hacerse efectiva la
responsabilidad en el patrimonio de la primera.
D) En materia de representación, modalidad que consiste en que una persona
compromete bienes que no están en su patrimonio, autorizada para ello por la
ley o una convención, obligándose el patrimonio del mandante, no el del
mandatario. 1448, 2144.
E) En materia de autocontrato, pudiendo a la vez, una misma persona, obligar
patrimonios distintos.

Ø Cuándo se obliga el patrimonio: esto ocurre cuando una persona contrata, ya que por
el derecho de prenda general de los acreedores, al contratar uno obliga todo sus bienes,
sean presentes o futuros, al cumplimiento de las obligaciones contraídas. Art. 2465
Código Civil.

62
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Ø Desde cuándo se puede disponer de todo el patrimonio: esto sólo puede ocurrir por
causa de muerte, es decir, que las disposiciones tengan efecto a la muerte de una
persona. Por acto entre vivos no se puede disponer de todo el patrimonio, ya que este
es un atributo de la personalidad. Pero se puede disponer por acto entre vivos de todos
los bienes que conforman el patrimonio, cuestión que se hace por escritura pública e
individualizando los bienes uno a uno.

3.5. DOMICILIO
La palabra domicilio arranca del latín domicilium, de domus, que significa casa,
morada permanente. El vocablo castellano domicilio, tal como hoy lo escribimos, empezó a
usarse en el siglo XV.
Es importante para el Derecho precisar el lugar en que un individuo determinado se
considera siempre presente, aun cuando momentáneamente no se encuentre allí. Ello se
relaciona principalmente con el ejercicio de sus derechos y cumplimiento de sus
obligaciones.
El domicilio busca individualizar a las personas en sus relaciones jurídicas, desde un
punto de vista territorial. Su función no es otra que la de permitir ubicar a la persona de una
manera cierta, regular y permanente, para todos los efectos jurídicos, en un lugar
determinado del territorio de la república.
En el lenguaje corriente se utiliza el vocablo domicilio para designar la morada o
habitación de una persona. Este concepto no corresponde al jurídico. En este último juegan
diversas expresiones a las que no se les da su verdadero significado, y las que deben ser
precisadas para determinar el verdadero concepto de domicilio. Así:
Ø Habitación: asiento ocasional y esencialmente transitorio de una persona.
Ø Morada: es la casa que habita, por tener en ella el asiento de sus negocios.
Ø Residencia: lugar en que una persona está habitualmente radicada, es decir,
tiene su asiento con cierta permanencia.
Ø Domicilio: Art.59 inc.1º, consiste en la residencia acompañada, real o
presuntivamente, del ánimo de permanecer en ella.

De esta manera en el domicilio juegan dos elementos:


- De hecho, consistente en la residencia.
- De carácter jurídico, que es el ánimo de permanecer en esa residencia.

Importancia del domicilio,


1) Fija la competencia del oficial del Registro Civil que debe participar en la celebración de
un matrimonio.

63
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

2) En materia de sucesión por causa de muerte, donde es competente para conocer de


todos los trámites de la sucesión, el juez del último domicilio del causante.
3) Para la declaración de muerte presunta es juez competente el del último domicilio del
ausente o desaparecido en Chile.
4) Para conocer de la mayor parte de los asuntos judiciales contenciosos es competente el
juez del domicilio del demandado; y para conocer de los asuntos no contenciosos, el juez
del domicilio del interesado.
5) La sucesión de una persona difunta se abre en su último domicilio.
6) Para la determinación del lugar en que debe hacerse el pago. art.1588 inc.2º

Importancia de la residencia.
- De acuerdo al art.68 la mera residencia hace las veces de domicilio civil respecto de
las personas que no lo tuvieren en ninguna otra parte.

El factor domicilio.
Según el art.58, atendiendo a este factor, las personas se clasifican en:
- Domiciliadas, que son aquellas que tienen domicilio en el territorio nacional.
- Transeúntes, son las que no tienen ese domicilio.
Esta clasificación se relaciona con las clases de domicilio.

3.5.1. Clases de domicilio

1. Domicilio político y civil


a. Domicilio Político: Es el relativo al territorio del estado en general, el que lo tiene
o adquiere es o se hace miembro de la sociedad chilena, aunque conserve la
calidad de extranjero. La constitución dice que los efectos del domicilio político
pertenecen al derecho internacional, según el artículo 60 del código civil.
b. Domicilio Civil: Es el relativo a una parte determinada del territorio del Estado,
Art. 61 del código civil.
2. Domicilio general y especial
a. Domicilio General: Es aquél referido a todas las relaciones jurídicas de un sujeto.
b. Domicilio Especial: Se refiere a determinadas relaciones jurídicas de un individuo,
por ejemplo; el artículo 2.850 referido a la fianza, exige que el fiador debe estar
domiciliado dentro de la jurisdicción de la respectiva Corte de Apelaciones.
3. Domicilio legal, convencional o real (Según su origen).
a. Domicilio Legal: Es aquél que impone la ley a determinadas personas, por
ejemplo; el hijo que vive bajo Patria Potestad, tiene el domicilio legal de sus
padres, el adoptado tendrá el domicilio del adoptante, y el que vive bajo Tutela

64
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

o Curatela, tendrá el domicilio de su tutor o curador. La patria potestad se refiere


a los derechos sobre los bienes del hijo que posee el padre o la madre, o ambos
inclusive.
b. Domicilio Convencional: En un contrato las partes pueden establecer de común
acuerdo un domicilio civil especial, para los actos judiciales o extra-judiciales a
que diere lugar el mismo contrato (Artículo 69 del código civil).
c. Domicilio Real: Aquél domicilio de hecho o voluntario, constituye la regla general
y obedece a la definición legal del artículo 59 del código civil.
4. Dominios especiales: El domicilio parroquial, municipal, provincial o relativo a
cualquier otra sección del territorio, se determina principalmente por las leyes y
ordenanzas que constituyen derechos y obligaciones, especiales para objetos
particulares, de gobierno policía y administración en las respectivas parroquias,
comunidades, provincias, etc. (Artículo 70 del código civil).

3.5.2. Pluralidad de domicilios

Se refiere a este punto el art. 67. debe relacionarse esta materia con la clasificación
del domicilio en general y especial. No hay discusión en el sentido que puede haber distintos
domicilios para una persona, señalándose que esta norma se refiere precisamente a tal
situación.
Pluralidad de domicilio general.
Hay autores que opinan que esto no es posible, ya que no pueden darse los
elementos constitutivos del domicilio para dos o mas lugares distintos. Agregan que
distintas disposiciones del CC hacen referencia a un solo domicilio general. 81, 955.
Pese a esto, la opinión mayoritaria en la doctrina nacional es la contraria, en el
sentido de que es perfectamente posible que una persona tenga varios domicilios
generales.
El art.67 estaría reconociendo la pluralidad de domicilios, a condición de que en las
diversas localidades territoriales o secciones concurran, respecto de la misma persona,
todas las circunstancias constitutivas del domicilio. En todas las secciones tendrá que
concurrir residencia y animo de permanecer en ella.
Debemos considerar que, si esto es así, esta norma del art.67 seria una excepción al
principio de la unidad del domicilio, y debe, por ende, ser interpretada en forma restrictiva.

Pluralidad de domicilio especial.


Es aquel que dice relación con el ejercicio de ciertos derechos y el cumplimiento de
ciertas obligaciones. Puede ser:

65
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Ø - Voluntario, aquel que la persona fija para el ejercicio de ciertos derechos y


el cumplimiento de ciertas obligaciones. es lo que sucede con el domicilio
convencional. -
Ø Legal, aquel que la ley impone para ciertos efectos determinados, y al que se
refiere el art.70. También encontramos una norma especial en materia de
domicilio del fiador, en el art.2350.

3.5.3.- Prueba del Domicilio

Es una cuestión de hecho, El código civil sobre el particular ha establecido


presunciones, las que son positivas en el caso de los artículos 62 y 64, o negativas como la
de los artículos 63 y 65.
Art. 62. El lugar donde un individuo está de asiento, o donde ejerce habitualmente
su profesión u oficio, determina su domicilio civil o vecindad.
Art. 63. No se presume el ánimo de permanecer, ni se adquiere, consiguientemente,
domicilio civil en un lugar, por el solo hecho de habitar un individuo por algún tiempo casa
propia o ajena en él, si tiene en otra parte su hogar doméstico o por otras circunstancias
aparece que la residencia es accidental, como la del viajero, o la del que ejerce una comisión
temporal, o la del que se ocupa en algún tráfico ambulante.
Art. 64. Al contrario, se presume desde luego el ánimo de permanecer y avecindarse
en un lugar, por el hecho de abrir en él tienda, botica, fábrica, taller, posada, escuela u otro
establecimiento durable, para administrarlo en persona; por el hecho de aceptar en dicho
lugar un cargo concejil, o un empleo fijo de los que regularmente se confieren por largo
tiempo; y por otras circunstancias análogas.
Art. 65. El domicilio civil no se muda por el hecho de residir el individuo largo tiempo
en otra parte, voluntaria o forzadamente, conservando su familia y el asiento principal de
sus negocios en el domicilio anterior.
Así, confinado por decreto judicial a un paraje determinado, o desterrado de la
misma manera fuera de la República, retendrá el domicilio anterior, mientras conserve en
él su familia y el principal asiento de sus negocios.

LAS PERSONAS JURIDICAS: también tienen domicilio, que por lo regular será el que
fijen en sus estatutos.

3.6. NACIONALIDAD

66
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

En sí, esta materia corresponde al derecho público. Sin embargo, el CC contiene


normas relativas a la nacionalidad. La nacionalidad es un vínculo jurídico que une a una
persona con un estado determinado. De la nacionalidad derivan una serie de derechos y
obligaciones señaladas en los arts.22 y 23 de la Constitución. Se trata de deberes y
obligaciones recíprocos.
De conformidad al art.55, las personas se dividen en chilenos y extranjeros. El art.56
agrega que son chilenos los que la Constitución del Estado declare tales, y que los demás
son extranjeros.
A este respecto, la Constitución señala en su art.10 quienes son chilenos, y determina
en el art.11 los casos en que la nacionalidad chilena se pierde.
Agregamos a esto que, según el art.57, la ley no reconoce diferencias entre chilenos
y extranjeros.
Si bien esta es la regla general, existen varios casos en los cuales, en ciertas leyes
especiales, se hacen distinciones en razón de la nacionalidad, como por ejemplo:
- DL 1939, establece en su art.6º que sólo las personas naturales o jurídicas chilenas
pueden ocupar bienes fiscales a cualquier titulo. El art.7º agrega que determinados
extranjeros no pueden adquirir bienes raíces en zonas fronterizas y otras que determine el
Presidente de la República por motivos de seguridad nacional.
- Ley 18.892, en materia de pesca, a propósito de la tripulación de los buques que
deseen enarbolar el pabellón chileno.
- El mismo CC hace distinciones entre chilenos y extranjeros en algunas materias,
como en los arts.1012 Nº10, 1272, 497 Nº6, y el art.14 Nº6 LMC.

4. DERECHOS DE LA PERSONALIDAD

Llámense derechos primordiales o de la personalidad los que tienen por fin defender
intereses humanos ligados a la esencia de la personalidad. También se dice que son aquellos
derechos a toda persona física, en la calidad de sujeto jurídico, lleva inseparablemente
desde su origen y que no tienen otro presupuesto que la existencia de la persona.-

Polémica sobre la configuración de los derechos de la personalidad.


Muchos afirman que los llamados derechos de la personalidad no pueden
configurarse como verdaderos derechos subjetivos, porque todo derecho subjetivo entraña
como elementos distintos el sujeto y el objeto del mismo y en los derechos de la
personalidad aparecerían confundidos como un solo ente. Otros, refutando, manifiestan
que el objeto de los derechos de la personalidad es un ente distinto de la persona, aunque
tiene carácter personal: la vida, el honor, la integridad física.

67
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Sea como fuere, el hecho es que los derechos de la personalidad protegen supremos
intereses humanos y son considerados por la doctrina y las legislaciones positivas.

Protección constitucional de los derechos de la personalidad.


Muchas Constituciones Políticas dan cabida en sus textos a varios derechos de la
personalidad. De esta manera se pueden hacer valer contra los poderes públicos del Estado
que pretendan avasallarlos, y no sólo contra los particulares que intenten desconocerlos a
otros particulares. La Constitución chilena de 1980 asegura el derecho a la vida, a la
integridad física de la persona; el derecho al respeto de la vida privada y pública y a la honra
de la persona y su familia; el derecho a la inviolabilidad del hogar y de toda forma de
comunicación privada; el derecho a la libertad de trabajo y el derecho a su libre elección, y
el derecho de propiedad intelectual, artística e industrial (art. 19).-

Defensa de los derechos de la personalidad por el “recurso de protección”


Los derechos recién mencionados y otros que taxativamente señala la Constitución
pueden defenderse, en otros medios, por el llamado Recurso de Protección (art. 20).
Jurídicamente, no se trata de un recurso, sino de “una acción cautelar de ciertos derechos
fundamentales frente a los menoscabos que pueden experimentar como consecuencia de
actos u omisiones ilegales o arbitrarios de las autoridades o de los particulares”.
Esta acción se tramita a través de un procedimiento breve para restablecer
prontamente el imperio del derecho afectado, sin perjuicio de que se discuta ante la justicia
ordinaria, en forma lata, la cuestión surgida. Es competente para conocer de la acción la
Corte de Apelaciones respectiva (Constitución, art. 20).

Naturaleza y caracteres de los derechos de la personalidad.


De acuerdo con la escuela de Derecho Natural, los derechos de la personalidad
derivan de la propia naturaleza humana y son preexistentes a su reconocimiento por el
Estad. Seguramente ese es su fundamento natural, pero su efectividad emana del
reconocimiento de ése.
Como caracteres de los derechos de la personalidad se mencionan los siguientes.

1. Son generales, porque todas las personas, por el simple hecho de serlo, se constituyen
en sus titulares.
2. Son absolutos, porque su respeto puede imponerse a todos los demás sujetos, al igual
que ocurre con los derechos reales sobre las cosas y en contraste con los derechos
relativos, como los de crédito o de obligación, llamados también derechos personales
(no confundirlos con los derechos de la personalidad), que son “los que sólo pueden
reclamarse de ciertas personas, que, por un hecho suyo o la sola disposición de la Ley,
han contraído las obligaciones correlativas, como el que tiene el prestamista contra su
deudor por el dinero prestado, o el hijo contra el padre por alimentos” (C. Civil art. 578)

68
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

3. Son extrapatrimoniales, es decir, en sí mismos no son avaluables en dinero. Por ejemplo,


nadie puede decir que el derecho a la vida admite una estimación pecuniaria. Cuestión
distinta es que el daño surgido como consecuencia de la violación de un derecho de la
personalidad sea indemnizable en dinero. Pero en este caso no se valúa ese derecho
sino el daño que provoca la infracción. Cuando un automovilista culpablemente da
muerte a un peatón y es condenado a indemnizar a los hijos del difunto, no se valora la
vida de éste, sino el perjuicio que la privación de ella trae para sus hijos. Tal perjuicio
puede ser material y moral.
4. Son esenciales, porque nunca pueden faltar. El ser humano desde que nace los tiene y
sólo se extinguen con su muerte.
5. Los derechos de la personalidad son indisponibles Esto quiere decir que no pueden
renunciarse, cederse, transmitirse ni transigirse. La indisponibilidad no es sino una
consecuencia del carácter esencial y necesario de los derechos en referencia.
6. Son imprescriptibles, o sea, no se pierden por el no uso.

Los derechos de la personalidad con relación a las personas jurídicas.


Las personas jurídicas, como una corporación o una fundación, al igual que las
personas físicas, también tienen derechos de la personalidad, pero – claro está – sólo los
compatibles con su naturaleza incorpórea, como el derecho al nombre, al honor, pero no a
la inviolabilidad física, que es inconcebible respecto de seres que no se tocan.

4.1.- CLASIFICACIONES
Los autores presentan variadas clasificaciones de los derechos de la personalidad,
pero ninguna agota éstos, que son numerosos. A modo de ejemplo la siguiente:

1. Derecho a la vida
2. Derecho a la integridad física o corporal
3. Derecho de disposición del propio cuerpo y del propio cadáver
4. Derecho al libre desarrollo de la propia actividad o derecho de libertad
a) Derecho a la libertad de locomoción, de residencia o de domicilio
b) Derecho a la libertad matrimonial
c) Derecho a la libertad contractual y comercial
d) Derecho a la libertad de trabajo
5. Derecho al honor
6. Derecho a la imagen
7. Derecho moral de autor y de inventor
8. Derecho al secreto epistolar, telegráfico y telefónico

69
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

4.1.1. Derecho a la protección de la propia integridad física.

Este derecho se actúa a través de las normas penales que castigan el homicidio y las
lesiones personales, la ayuda e instigación al suicidio. Además, la legítima defensa es una
causa de justificación de los males que el agredido pueda causar al agresor.
La Constitución Política de la República asegura a todas las personas el derecho a la
vida y a la integridad física y psíquica. La Ley protege la vida del que está por nacer (art. 19,
Nº 1). Y esto hoy lo hace sin restricciones. En efecto, el Código Sanitario decía que “sólo con
fines terapéuticos podrá interrumpirse el embarazo”. Para proceder a esta intervención se
requerirá la opinión documentada de dos médicos cirujanos” (art. 119). Pero la ley Nº
18.826, de 15 de septiembre de 1989, ordenó reemplazar el citado texto por el siguiente:
“no podrá ejecutarse ninguna acción cuyo fin sea provocar el aborto”. Los autores de esta
ley estimaron que, dados los avances de la ciencia, en nuestro día, para salvar la vida de la
madre (fin a que tendía el llamado aborto terapéutico), no es necesario recurrir a esa
intervención.
El que sufre un atentado contra su integridad física o psíquica tiene el derecho de
demandar el cese de tal hecho, la sanción penal que merezca y la indemnización del daño
material y moral experimentado (CPR, art. 20; C.C, artículos. 2314 y 2329).

4.1.2. Actos de disposición sobre el propio cuerpo.

La ley autoriza que una persona, en vida, done órganos, tejidos o partes de su cuerpo
para el injerto o trasplante en otra persona. La enajenación debe ser, pues, a título gratuito,
con fines terapéuticos y realizada con una serie de requisitos que exige el Código Sanitario
en vista de la trascendencia del acto: plena capacidad del donante, información a éste de
los riesgos que corre con el trasplante, constancia escrita del generoso de su voluntad de
donar.-
Las disminuciones transitorias de la propia integridad física pueden llevarse a cabo
sin restricciones e incluso a título lucrativo. Así, hay ventas de sangre para transfusiones.
Se subentiende que no caben disposiciones del propio cuerpo cuando contrarían las
leyes, el orden público o las buenas costumbres. De ahí que no se podría exigir a una mujer
el cumplimiento de un contrato que la obliga a desempeñar como meretriz.
Las partes ya separadas del cuerpo, desde el momento mismo de la separación,
pasan a ser bienes autónomos y nada obsta a su libre disposición. Así, un diente extraído
puede venderse. No son pocos los casos en que “la muela del juicio” de un artista célebre
se remata con fines benéficos. La venta de cabelleras femeninas es masiva en algunos
pueblos.

4.1.3. Disposición del propio cadáver

70
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Toda persona legalmente capaz tiene derecho a disponer de su cadáver o de partes


de él con el objeto de que sea utilizado en investigaciones científicas, para la elaboración
de productos terapéuticos o en la realización de injertos. También puede utilizarlo para
trasplante de órganos con fines terapéuticos.

4.1.4. Derecho al honor

En la integridad moral de los individuos tiene capital importancia el derecho al honor


que, en el campo penal, es protegido con la sanción de los delitos de calumnia e injuria (C.
Penal, artículos. 412 y 416). La calumnia es la imputación de un delito determinado pero
falso y que puede actualmente perseguirse de oficio; injuria es toda expresión proferida o
acción ejecutada en deshonra, descrédito o menoscabo de otra persona.
Generalmente, todos los delitos penales, además de la sanción de este carácter que
se impone al autor, dan lugar a una indemnización pecuniaria a favor de la víctima, no sólo
por los daños materiales, sufridos por ella, sino también por los daños puramente morales
(aflicciones, penas, mortificaciones). Sin embargo, por excepción, dispone el Código Civil
que “las imputaciones injuriosas contra el honor o el crédito de una persona no dan derecho
para demandar una indemnización pecuniaria, a menos de probarse daño emergente o lucro
cesante, que pueda apreciarse en dinero” (art. 2331). De esta manera que si las
imputaciones injuriosas no traen un menoscabo patrimonial, no puede reclamarse una
indemnización en dinero, aunque la víctima haya sufrido grandes pesares a causa de dichos
ataques a su honor o su crédito. La mencionada disposición no tiene razón de ser y debería
ser barrida del Código.

4.1.5. Derecho a la intimidad

Es un principio que nadie puede interferir en la vida íntima de una persona, como
tampoco divulgarla, a menos que ella lo consienta o la ley lo autorice. La Constitución
asegura el respeto a la vida privada y pública de las personas (art. 19, Nº 4º).
El problema surge cuando se trata de conciliar la libertad de imprenta y de difusión
de noticias por los medios de comunicación social (diarios, revistas, televisión, radios, etc.)
con el derecho de cada uno a que terceros no se entrometan en la propia vida privada. La
solución exige determinar el límite entre el legítimo ejercicio del derecho de crónica y de
crítica, por una parte, y la indebida invasión de la esfera ajena, por la otra.
Para esto ha de tenerse en cuenta el interés y la concreta voluntad del particular y
el interés de la colectividad en conocer y valuar o ponderar hechos y personas que
adquieren importancia pública. La aplicación práctica de esta pauta es elástica e importa
una cuestión de tacto que los tribunales, en caso de conflicto, han de resolver considerando
las circunstancias de la especie. Véase un caso de jurisprudencia citado poco más adelante,
en las líneas encabezadas por el título lateral Derecho a la imagen.

71
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

La ley de Abusos de Publicidad sanciona al que difunde, a través de cualquiera de los


medios citados anteriormente, hechos de la vida privada de una persona que causaren o
pudieren causar daño material o moral a ella, su cónyuge, ascendientes, descendientes o
hermanos. La indemnización de perjuicios correspondiente es la misma que vimos para los
delitos de injuria y calumnia cometidos a través de los medios de publicidad y que aparece
en el artículo 34 transcrito líneas más arriba.
La ley, por cuestiones judiciales o de policía, autoriza a funcionarios competentes
para intervenir en la vida privada de las personas en la medida que sea necesario a los fines
que se persiguen.

4.1.6. Inviolabilidad de las comunicaciones y papeles privados

La Constitución garantiza la inviolabilidad de toda forma de comunicación privada


(art. 19, Nº 5º). La garantía se extiende, pues, a toda forma de comunicación privada; en
consecuencia, abarca la epistolar, la telegráfica, la telefónica, etc.
El Código Penal castiga al que abriere o registrare la correspondencia o los papeles
de otro sin su voluntad. La pena es mayor si el intruso divulga o se aprovecha de los secretos
que aquellos contienen (art. 146, inciso primero).
La anterior disposición punitiva no es aplicable entre cónyuges, ni a los padres,
guardadores o quienes hagan sus veces, en cuanto a los papeles o cartas a sus hijos menores
o que se hallen bajo su dependencia. Tampoco es aplicable a aquellas personas a quienes
por leyes o reglamentos especiales se les autoriza instruirse de la correspondencia ajena (C.
Penal, art. 146, incisos segundo y tercero).
Basta que el individuo abra la correspondencia o registre los papeles ajenos para
que cometa el delito de que se habla; no es necesario que se imponga o aproveche del
contenido, caso este último en que la pena es mayor.
El delito supone correspondencia cerrada. Por eso la Ley Orgánica del Servicio de
Correos y Telégrafos declara que no se viola el secreto cuando se trata de cartas abiertas
(decreto Nº 5.037, de 1960, del Ministerio del Interior, art. 83, inciso 22).
Nótese que la correspondencia una vez abierta pasa a formar parte de los papeles
del destinatario, y así ocurre, aunque ella se vuelva a cerrar.
Nuestro Código Civil no regula las condiciones para divulgar comunicaciones de
carácter confidencial. Planteada al respectouna cuestión, el juez deberá llenar la laguna
legal recurriendo a la equidad.

En esta materia puede servir de pauta el Derecho Comparado.


El Código Civil boliviano de 1975 dispone que “el destinatario de una carta misiva de
carácter confidencial no puede divulgar su contenido sin el asentimiento expreso del autor
o de sus herederos forzosos, pero puede presentarla en juicio si tiene un interés personal
serio y legítimo. Si fallece el destinatario, el autor o sus herederos forzosos pueden pedir al

72
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

juez ordene se restituya, o sea destruida, o se deposite la carta misiva en poder de persona
calificada, u otras medidas apropiadas” (art. 20).-
Por su parte, el Código Civil peruano de 1984 dice: “La correspondencia epistolar, las
comunicaciones de cualquier género o las grabaciones de la voz, cuando tengan carácter
confidencial o se refieran a la intimidad de la vida personal y familiar, no pueden ser
interceptadas o divulgadas sin el asentimiento del autor y, en su caso, del destinatario. La
publicación de las memorias personales o familiares, en iguales circunstancias, requiere la
autorización del autor. Muertos el autor o el destinatario, según los casos, corresponde a
los herederos el derecho de otorgar el respectivo asentimiento. Si no hubiese acuerdo entre
los herederos decidirá el juez. La prohibición de la publicación póstuma hecha por el autor
o el destinatario no puede extenderse más allá de cincuenta años a partir de su muerte”
(art. 16).

4.1.7. Derecho a la imagen

La doctrina universal y el Derecho comparado revelan que hay dos tendencias


respecto al derecho que tiene una persona sobre su imagen. De acuerdo con una de ellas,
tal derecho no existe y la persona de cuya imagen se han aprovechado otros sólo puede
reclamar si se la perjudica en su prestigio moral.
En Chile, la imagen no está regulada, aunque hay disposiciones aisladas que se
refieren a fotografías y retratos.
Algunos han deducido del artículo 34 de la Ley Nº 17.336 de 2 de octubre de 1970,
sobre propiedad intelectual, que la legislación chilena no reconoce un verdadero derecho.
Este artículo prescribe que “corresponde al fotógrafo el derecho exclusivo de exponer,
publicar y vender sus fotografías, a excepción de las realizadas en virtud de un contrato,
caso en el cual dicho derecho corresponde al que ha encargado la obra...”.
La verdad es que la disposición transcrita habla del derecho del fotógrafo para
exponer y comerciar “sus” fotografías, pero de ahí no podemos inferir que está autorizado
para fotografiar a quien se le ocurra y menos que la persona fotografiada no tiene derecho
a su propia imagen.
Consagra el derecho a la imagen la ley Nº 19.039, de 25 de enero de 1991, sobre
privilegios industriales y protección de los derechos de Propiedad Industrial, cuyo artículo
20 dice que “no pueden registrarse como marcas comerciales el nombre, el seudónimo, el
retrato de una persona natural cualquiera, salvo el caso de consentimiento expreso dado
por ella, o por sus herederos si hubiera fallecido. Sin embargo, serán susceptibles de
registrarse los nombres de los personajes históricos cuando hubieren transcurrido, a lo
menos, 50 años de su muerte, siempre que no afecte su honor”.

73
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

5. PERSONA JURÍDICA

Art. 545 CC; “Se llama persona jurídica una persona ficticia, capaz de ejercer derechos
y contraer obligaciones civiles, y de ser representada judicial y extrajudicialmente”.

No debe confundirse con personería, que es la capacidad para representar a otra persona,
por ejemplo; la abogacía.

5.1.- EL PROBLEMA DE LA NATURALEZA JURÍDICA

Teorías sobre la naturaleza jurídica


1. Teoría de la ficción: Es la que acepta nuestro código civil. Según esta teoría, no
debe desconocerse la necesidad de proteger intereses colectivos de determinadas
organizaciones. Por lo mismo, el sistema jurídico crea seres artificiales capaces de
tener un patrimonio.
2. Teoría organicista: La persona jurídica es una realidad. Es un grupo organizado en
el que se encuentran elementos esenciales de una persona física, por ejemplo;
tiene voluntad y órganos propios.
3. Teoría de la finalidad: La persona jurídica es un conjunto de relaciones jurídicas
unidas por un fin unitario.
4. Teoría de Kelsen: El concepto persona en conformidad a su teoría pura del
derecho, es una categoría jurídica. No es un hecho, ni una realidad, ya que toda
norma jurídica tiene un destinatario, sea individual o colectivo, y todo destinatario
es un sujeto de derecho, o sea, una persona.

5.2. CLASIFICACIÓN GENERAL.

De derecho público o privado.

Las personas de derecho público, Son aquellas que persiguen fines de carácter
público y general, y que en algunos casos además gozan de facultad de imperio, es decir, de

74
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

la posibilidad de dictar normas con carácter obligatorio. (EJ. Estado, Fisco; Iglesias;
Municipalidades etc.)
Las personas de derecho privado se subdividen en personas jurídicas con fines de
lucro como las sociedades, y personas jurídicas sin fines de lucro como las corporaciones y
fundaciones.
Las personas jurídicas con fines de lucro son las sociedades, y la sociedad o compañía
es un contrato en que dos o mas personas estipulan poner algo en común, con la mira de
repartir entre si los bienes que de ello provenga (Art. 2053).
Según el inciso primero del Art. 547, las sociedades industriales no se regulan por el
título treinta y tres del código civil, sino por otros títulos, y por el código de comercio.

5.3. PERSONAS JURÍDICAS DE DERECHO PÚBLICO

El inciso segundo del Art. 547 señala; “Tampoco se extienden las disposiciones de
este título a las corporaciones o fundaciones de derecho público, como la nación, el fisco,
las municipalidades, las iglesias, las comunidades religiosas, y los establecimientos que se
costean con fondos del erario: estas corporaciones y fundaciones se rigen por leyes y
reglamentos especiales”.

1. El Estado: Es la nación jurídicamente organizada, y es una persona jurídica de


derecho público, Estado como persona jurídica de Derecho público por excelencia
(art. 547 C.C.) es considerado como una persona jurídica de Derecho publico tanto
en el código civil, como en otros cuerpos legales y se entiende que el Estado en
cuanto a persona jurídica de derecho público representa la organización jurídica del
pueblo chileno. Pero puede actuar en el ámbito privado. En tal caso, se le aplican las
normas de derecho privado.

2. El Fisco: Es el estado considerado en su aspecto patrimonial, y su representante


extrajudicial es el presidente de la república, y el representante judicial es el
presidente del consejo de defensa del estado. En cada ciudad asiento de corte de
apelaciones existe un abogado procurador fiscal, quien, dentro del territorio
jurisdiccional respectivo, representa judicialmente al fisco.
3. Las municipalidades: Son corporaciones de derecho público, con patrimonio y
personalidad jurídica propia, que tienen como fin satisfacer necesidades de la
comunidad local, y asegurar su participación en el progreso económico, cultural y
social.
Artículo 1. Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades. La
administración local de cada comuna o agrupación de comunas que determine la
ley reside en una municipalidad.
75
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Las municipalidades son corporaciones autónomas de derecho público, con


personalidad jurídica y patrimonio propio, cuya finalidad es satisfacer las
necesidades de la comunidad local y asegurar su participación en el progreso
económico, social y cultural de las respectivas comunas.

4. Los establecimientos que se costean con fondos del erario: Son servicios públicos
autónomos, los cuales satisfacen necesidades específicas Tienen patrimonio y
personalidad jurídica propia, por ejemplo; la Universidad de Chile.
No deben confundirse con los establecimientos de utilidad pública, que persiguen
un interés general, y que tienen personalidad jurídica y patrimonio propio, pero son
de derecho privado, por ejemplo; el Hogar de Cristo.

5. Iglesias y comunidades religiosas: Antes de la constitución de 1925, la religión


católica era la religión oficial del estado. Con posterioridad a dicho año, se inicia un
proceso, en virtud del cual las restantes iglesias pasarán a tener también la misma
calidad.

La Iglesia Católica Gozó en Chile desde el principio de la republica de un trato


preferencial, que estaba fundado en el carácter de Estado confesional que consagró todas
las primeras constituciones que tuvo nuestro país. En este sentido no existía una separación
entre Iglesia y Estado, y hasta la ley interpretativa de la Constitución de 1833 que entro en
vigor en el año 1865 no se tolero el ejercicio de ninguna otra religión.
Solo en el año 1925, la Iglesia Católica se separó del Estado, y de facto para algunos
de iure para otros mantuvo un carácter público que nadie ha puesto seriamente en
discusión.
La Iglesia Ortodoxa. Recibió personalidad jurídica de Derecho público en Chile
durante el siglo XX por ley especial dictada para dichos efectos, por medio de la cual se le
igualó en derechos y prerrogativas a la Iglesia Católica.
Las Iglesias y/o las demás entidades religiosas constituidas conforme a la ley
19.638. La referida ley, llamada también ley de cultos, tuvo como fuente material el
aumento ascenso de los grupos Evangélicos-Protestantes del país, y en sus reivindicaciones
de un trato igualitario con la Iglesia Católica. En este sentido se aprobó la referida ley que
establece las formalidades para constituirse como Iglesia o entidad religiosa de Derecho
Público. Se entiende para todos estos efectos que estas iglesias así
formadas nacen a la vida del Derecho por la voluntad de la ley, y no por medio de
decreto supremo (como ocurre con las corporaciones), pudiendo solo ser disueltas por una
sola causal legal, a saber, que sentencia judicial que las declare asociaciones ilícitas.
Además, tanto en régimen tributario, patrimonial, respecto del trato a sus ministros de
culto y en general en cuanto a toda su regulación se entienden igualadas a la Iglesia Católica.

76
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

La regulación que hace el código civil es la misma en cuanto a cooperación y


fundación. La diferencia se traduce en las causales de disolución.

5.4. PERSONAS JURÍDICAS DE DERECHO PRIVADO.

Son aquellas que van a perseguir los fines que sus asociados determinen, sean estos
con o sin fines de lucro. Estas personas no gozan de imperio a diferencia de las personas
jurídicas de Derecho público. Dentro de las personas jurídicas de derecho privado la gran
sub clasificación es aquella que se realiza en consideración a los fines que persigue esta
colectividad. Aquí se persigue un fin lucrativo o gratuito.
Estas se dividen en personas con y sin fines de lucro.

Personas jurídicas de derecho privado sin fines de lucro:

1. Corporaciones: Es un conjunto de personas agrupadas de un modo estable para


obtener un fin común, con voluntad y patrimonio propios, distinto de los de cada
uno de sus miembros.
Se constituyen por ley o por aprobación del presidente de la república. Al respecto,
existe un reglamento sobre cada concesión de personalidad jurídica. La constitución es
solemne, se exige escritura pública y determinadas indicaciones, y los estatutos deben ser
aplicados por el presidente de la república. El estatuto es un conjunto de normas que rige
la organización, funcionamiento y disolución. Tienen fuerza obligatoria sobre los miembros,
bajo las penas que los mismos estatutos impongan (Art. 553 del código civil).
La mayoría de los miembros de una corporación que tengan, según sus estatutos,
voto deliberativo, será considerada como una sala o reunión legal, y la mayoría de la sala es
a voluntad de la corporación (Art. 55 del código civil).
Las corporaciones son representadas por las personas que señale la ley o las
ordenanzas respectivas. A falta de estas, las personas que por acuerdo asigne la
corporación.

2. Fundaciones: Son personas jurídicas de derecho privado, constituidas por un


conjunto de bienes destinados a un fin de interés general. Están reguladas por las
mismas normas que las corporaciones, pero con ciertos matices, por ejemplo; se
constituyen por la voluntad del fundador, y el presidente de la república aprueba su
existencia.

Se rigen por los estatutos del fundador, y si en ellos no se ha manifestado


completamente su voluntad, este se suple por el presidente de la república.

77
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Las fundaciones pueden crearse por una asignación modal, testamentaria, o por una
declaración unilateral de voluntad. Se trata de actos solemnes.

Paralelo entre ley y corporación

1. El elemento básico de la corporación son los individuos, mientras que, en la


fundación son los bienes. La fundación tiene beneficiarios.
2. La corporación se gobierna por su voluntad propia, mientras que, la fundación se rige
por la voluntad del fundador.
3. En la corporación el patrimonio es aportado por los miembros, mientras que, en las
fundaciones lo aporta el fundador.
4. Las corporaciones cumplen un fin propio, mientras que, en la fundación el interés es
determinado por el fundador.

Constitución de las Corporaciones y Fundaciones, después de las modificaciones


introducidas por la ley Nª ley Nº 20.500, de 16 de febrero de 2011.-

Según las nuevas normas incorporadas al Código Civil, la constitución de una


corporación (que también se llama ahora asociación) o fundación deberá hacerse por un
acto constitutivo solemne. La solemnidad puede consistir en escritura pública o en escritura
privada pero suscrita ante una autoridad que puede ser: notario, oficial del Registro Civil o
funcionario municipal autorizado por el alcalde. El contenido del acto constitutivo está
compuesto, por la expresión de voluntad de constituir una persona jurídica, el nombre de
esta (que debe hacer referencia a su naturaleza, objeto o finalidad), la aprobación de los
estatutos, la designación de las autoridades inicialmente encargadas de dirigirla, y la
individualización de los que comparecen otorgando el acto.
Otorgado este acto, copia autorizada debe presentarse en la Secretaría Municipal
correspondiente al domicilio de la persona jurídica en formación en el término de 30 días.
El plazo es de días corridos y fatal (“dentro de”). No se aplica cuando se trata de una
corporación o fundación que debe erigirse para dar cumplimiento a un testamento. Salvo
que se haya ocupado un estatuto previamente aprobado por el Ministerio de Justicia, el
secretario puede hacer objeciones en conformidad a la ley o al reglamento (como no se ha
dictado uno para la nueva ley, será aplicable el anterior contenido en el D. Sup. Nº 110, de
1979, en lo que no fuere contrario a la nueva normativa), las que deben ser subsanadas
también en el plazo de 30 días. El órgano directivo se entiende facultado para introducir las
modificaciones en los estatutos que sean requeridas. Si no se hacen observaciones, o estas
son subsanadas, en el plazo de cinco días el Secretario Municipal archivará copia de los
antecedentes y enviará los originales al Servicio del Registro Civil para que se inscriba la
nueva corporación o fundación en el Registro Nacional de Personas Jurídicas sin Fines de
Lucro. A partir de esta inscripción, el nuevo ente goza de personalidad jurídica.

78
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Causales de disolución Corporaciones y Fundaciones:

Sustitúyase el artículo 559 por el siguiente: “Artículo 559. Las asociaciones se


disolverán:
a) Por el vencimiento del plazo de su duración, si lo hubiera;
b) Por acuerdo de la asamblea general extraordinaria, cumpliendo los requisitos formales
establecidos en el artículo 558;
c) Por sentencia judicial ejecutoriada, en caso de: 1) estar prohibida por la Constitución o
la ley o infringir gravemente sus estatutos, o 2) haberse realizado íntegramente su fin o
hacerse imposible su realización,
d) Por las demás causas previstas en los estatutos y en las leyes.

La sentencia a que se refiere la letra c) precedente sólo podrá dictarse en juicio


incoado a requerimiento del Consejo de Defensa del Estado, en procedimiento breve y
sumario, el que ejercerá la acción previa petición fundada del Ministerio de Justicia. En el
caso a que se refiere el número 2 de la letra c) precedente, podrá también dictarse en juicio
promovido por la institución llamada a recibir los bienes de la asociación o fundación en
caso de extinguirse.”.

Personas jurídicas de derecho privado con fines de lucro

Entre las personas jurídicas con fines de lucro, cuando las utilidades que obtiene esta
persona jurídica tienen el fin último de ser repartida entre sus socios, estamos hablando de
lo que se denomina de forma genérica SOCIEDADES.
Podemos clasificar a las sociedades en consideración a su estructura:
a) Sociedades colectivas.
b) Sociedades de responsabilidad limitada
c) Sociedades en comandita
d) Sociedades de Capital (S.A, SpA)

¿Qué es una sociedad? Es una persona jurídica de derecho privado con fines de lucro.
Pero además nuestro legislador en el Código civil nos proporciona una definición en el Art.
2.053 “La sociedad o compañía es un contrato en que dos o más personas estipulan poner
algo en común, con la mira de repartir entre ellos los beneficios de que ello provengan”
La sociedad forma una persona jurídica distinta de los socios individualmente
considerados”.

a) Sociedad colectiva:
A su vez se puede clasificar en
Ø sociedad colectiva civil

79
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Ø sociedad colectiva comercial.

Si la sociedad colectiva tiene carácter de civil se va regir por los Art. 2053 y siguientes,
del Código civil. Y comercial será toda vez que se constituya para realizar actos que la ley
califica de comercio; en este caso se va a regir por los Art. 348 y siguientes del Código de
comercio y en forma supletoria por las normas dadas en el Código civil.
La sociedad colectiva se caracteriza en que no existe una separación absoluta entre
el patrimonio de la persona jurídica y el patrimonio de cada uno de los miembros que la
componen, careciendo de uno de los efectos más importantes que produce la personalidad
jurídica de una colectividad. Dada esta característica en que existe confusión entre el
patrimonio de la sociedad colectiva y el patrimonio de los miembros que la componen -
pudiendo incluso estos últimos tener que responder por las deudas sociales- es que este
tipo de sociedades colectivas hoy en día son utilizadas con poca frecuencia y se prefiere
otros tipos sociales en que claramente aparezca diferenciado el patrimonio de la persona
jurídica y la de los miembros que la componen.

b) Sociedad de responsabilidad limitada: La principal característica de esta sociedad es la


de limitar la responsabilidad de los socios. Sólo responde hasta el monto de sus aportes,
y distingue claramente en consecuencia el patrimonio social del patrimonio de cada uno
de sus integrantes.
Esta es la principal característica de las sociedades de responsabilidad limitada,
puesto que en lo demás no difiere de la sociedad colectiva. Por ello la sociedad de
responsabilidad limitada admite clasificarse en sociedad de responsabilidad limitada
comercial y civil.
El marco regulatorio de este tipo social lo encontramos en primer lugar en la Ley
3.918 del año 1923, que es la ley de sociedades de responsabilidad limitada y dependiendo
del objeto que persiga esta sociedad, si es una sociedad de responsabilidad limitada civil se
va regir de forma supletoria por las normas dadas para la sociedad colectiva civil en el
Código civil (Art. 2.053 y siguientes ) y si por el contrario es una sociedad de responsabilidad
limitada de carácter comercial se va regir de forma supletoria por las normas dadas en el
código de comercio y a falta de estas a su vez de forma supletoria por las normas dadas en
el código civil.

c) Sociedad anónima: Es la sociedad de capital por excelencia, ya que en este tipo social
tiene mayor importancia el capital por sobre las personas que la conforman. Las
sociedades anónimas son definidas como una persona jurídica formada por la reunión
de un fondo común administrado por accionistas responsables sólo por sus respectivos
aportes y administrada por un directorio integrado por miembros esencialmente
revocable.
Las sociedades anónimas por sus características siempre son de carácter comercial.
A su vez permiten ser clasificadas en:
80
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Ø S.A. ABIERTAS: Hace oferta pública de sus acciones


Ø S.A. CERRADA: No hace oferta pública de sus acciones
Las sociedades anónimas se rigen por un estatuto propio a través de la ley Nº 18.046
y su reglamento, y en todo aquello no regulado de forma supletoria se aplica el Código de
comercio por que son sociedades siempre comerciales.

d) Sociedades en comandita: Es un tipo social mixto y en ella encontramos dos tipos de


socios, socios que aportan un capital -que reciben el nombre de socio comanditario- y
socios que aportan su actividad empresarial y se obligan a administrar la sociedad -socios
gestores. Se dice que es mixta, porque en este tipo social se conjuga con igual relevancia
tanto el capital que aporta un sujeto, como a su vez la persona que adquiere la calidad
de socio gestor.
Este tipo social también puede ser sub clasificado en: sociedad en comandita civil y
comercial.
Se encuentra la regulación respectiva en los Art. 2.061 y siguientes del Código civil y
470 del Código de comercio.

81
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

III. TERCERA UNIDAD: TEORÍA GENERAL DE


ACTO JURÍDICO Y NEGOCIO JURÍDICO

1. MARCO CONCEPTUAL

1.1. CUESTIÓN PREVIA: LOS HECHOS JURÍDICOS


Los hechos admiten la siguiente clasificación, según producen o no consecuencias
de derecho. Hechos jurídicos; Son aquellos que producen consecuencias jurídicas. Hechos
materiales o simples; Son aquellos que no producen consecuencias de derecho.
A su vez, los hechos jurídicos se clasifican en;
Hechos jurídicos de la naturaleza o propiamente tales: Son aquellos que se originan
en la naturaleza y que producen consecuencias jurídicas, v.gr., el nacimiento, el transcurso
del tiempo, la muerte.
Hechos jurídicos del hombre; Son aquellos que producen consecuencias de derecho,
y que se originan en la actividad del hombre. Pueden ser voluntarios e involuntarios.
El hecho jurídico humano, puede ser lícito o ilícito.
Hecho lícito es aquel aprobado por el derecho, y se concreta en el acto jurídico.
Hecho ilícito es aquel no consentido por el derecho7, y se divide en ilícito contractual
y en ilícito extracontractual, el que a su vez se subdivide en delitos y cuasidelitos.

1.2. CONCEPTO Y EFECTOS DEL ACTO JURÍDICO

Por acto jurídico, podemos entender aquel acto humano consciente y voluntario,
destinado a producir un efecto jurídico predeterminado y querido por el autor8, consistente
en la creación, modificación o extinción de derechos y obligaciones. Esta definición, al igual
que otras creadas por la doctrina nacional, sigue los patrones establecidos por la doctrina
francesa, y es similar a la de CAPITANT, quien define el acto jurídico como la manifestación
de voluntad formada con la intención de producir efectos jurídicos y que causa los efectos
jurídicos queridos por su autor y previstos por el ordenamiento jurídico.

7
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA, Manuel y VODANOVIC, Antonio, Tratado de Derecho
civil, Partes preliminar y general, Editorial Jurídica de Chile, séptima edición, Santiago, 2005, Tomo II, pág.
138.
8
DUCCI, Carlos, Derecho Civil, Parte General, Editorial Jurídica de Chile, cuarta edición, Santiago,
2002, pág. 235.
82
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

1.3. CLASIFICACIONES. LEGALES Y DOCTRINARIAS.


Existen numerosas clasificaciones de los actos jurídicos, entre ellas;

a) Según el número de voluntades necesarias para su generación; unilaterales y


bilaterales.
b) Según la forma de perfeccionamiento; consensuales, reales y solemnes.
c) Según si la producción de sus efectos se sujeta o no a la muerte; entre vivos y por
causa de muerte.
d) Según si sus efectos operan o no de forma inmediata; instantáneos y de tracto
sucesivo.
e) Según si pueden o no subsistir por sí mismos; principales y accesorios.
f) Según si producen o no efectos normales; puros y simples y sujetos a
modalidades.
g) Según la utilidad que reportan a las partes; gratuitos y onerosos.
h) Según si exigen o no formalidades para su existencia; solemnes y no solemnes.
i) Según la extensión de las facultades del que los realiza; de disposición y de
administración.
j) Según si están o no reglados en la ley; nominados e innominados.

1.3.1.- Acto jurídico unilateral y acto jurídico bilateral

Acto jurídico unilateral es aquel que, para nacer a la vida jurídica requiere la
manifestación de voluntad de una parte. Son ejemplos de actos jurídicos unilaterales; el
testamento, la oferta, la aceptación, la renuncia de un derecho, el reconocimiento de un
hijo, etc.
Nótese que en la definición se habla de parte y no de persona, ello en razón de lo
establecido en el art. 1438 del C.C., norma que luego de definir contrato agrega; Cada parte
puede ser una o muchas personas. Por tanto, no debe identificarse acto jurídico unilateral
con acto unipersonal, ya que es posible que un acto jurídico unilateral sea ejecutado por la
reunión de varias personas, pero siempre existiendo una sola declaración de voluntad, v.gr.,
un acuerdo de una corporación, sociedad anónima o de comuneros.
En definitiva, si la parte del acto jurídico unilateral está compuesta por una persona,
se está en presencia de un acto simple o unipersonal, en cambio, si varias personas
constituyen la parte, el acto unilateral pasa a denominarse complejo o colectivo o
pluripersonal9.

9
BARCIA, Rodrigo, Lecciones de Derecho civil chileno, Del acto jurídico, Editorial Jurídica de Chile,
Santiago, Tomo I, pág. 22.
83
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Acto jurídico bilateral es aquel que requiere para nacer jurídicamente la


concurrencia de las declaraciones de las voluntades de dos partes. En otras palabras, nace
mediante el consentimiento. Son ejemplos de actos jurídicos bilaterales; los contratos, la
tradición, el pago, la novación.
La expresión acto jurídico bilateral equivale a convención, y ésta se define como el
acuerdo de las voluntades de dos o más partes con el objeto de crear obligaciones,
modificar o extinguir otras preexistentes10.
No debe identificarse contrato con convención. La definición legal de contrato, art.
1438 del C.C., establece que: Contrato o convención es un acto por el cual una parte se
obliga para con otra a dar, hacer o no hacer alguna cosa. Pero ello no debe llevarnos a error,
en términos sencillos, podemos decir que existe una relación de género a especie, en la que
convención es el género y contrato, la especie, es decir, el contrato es una convención que
crea derechos. Por ello todo contrato es una convención, pero no toda convención es un
contrato, piénsese, por ejemplo, en la tradición (modo de adquirir el dominio) y en el pago
(modo de extinguir las obligaciones), que son convenciones, pero no contratos.
Tampoco debe confundirse acto jurídico bilateral con contrato bilateral, ya que,
como se ha señalado, el primero apunta al número de voluntades necesarias para su
nacimiento a la vida jurídica, mientras que el segundo, es aquel que genera obligaciones
recíprocas para las partes del contrato. En definitiva, todo contrato es una convención o
acto jurídico bilateral, incluso aunque se trate de un contrato unilateral11.
Los actos jurídicos bilaterales que sean contratos además reciben la denominación
de contratos sinalagmáticos.
Los denominados actos jurídicos plurilaterales son aquellos que derivan de la
voluntad de tres o más partes.

1.3.2.- Actos jurídicos consensuales, reales y solemnes

Acto jurídico consensual es aquel que se perfecciona por la mera voluntad de las
partes. La compraventa de bienes muebles, el arrendamiento, el mandato, son ejemplos de
actos jurídicos consensuales.

Acto jurídico real es aquel que se perfecciona con la entrega o tradición de la cosa.
Son ejemplos de actos jurídicos reales: la prenda, el comodato, el depósito y el mutuo.

Acto jurídico solemne es aquel que requiere para su perfeccionamiento la


observancia de ciertas formalidades, sin las cuales no produce efecto. Ejemplos de actos

10
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA, Manuel y VODANOVIC, Antonio, ob. cit., pág. 176.
11
La definición de contrato unilateral está establecida en el artículo 1439, primera parte; El contrato es
unilateral cuando una de las partes se obliga para con otra que no contrae obligación alguna.
84
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

jurídicos solemnes; la compraventa de bienes inmuebles, la promesa, la hipoteca, el


matrimonio, las capitulaciones matrimoniales, el testamento, etc.
Todo acto jurídico, sea consensual, real o solemne, se estructura sobre la voluntad,
sucede que en el caso de los actos reales se agrega además la entrega o tradición, y respecto
de los actos solemnes, se exige el cumplimiento de determinadas formalidades.

Esta clasificación tripartita está consagrada en el art. 1443 del C.C.; El contrato es
real cuando, para que sea perfecto, es necesaria la tradición de la cosa a que se refiere; es
solemne cuando está sujeto a la observancia de ciertas formalidades especiales, de manera
que sin ellas no produce ningún efecto civil; y es consensual cuando se perfecciona por el
solo consentimiento.
La regla general, actualmente, es que los contratos sean consensuales, a diferencia
de lo que sucedía en el Derecho romano, en el que los contratos solemnes constituían la
regla general.

1.3.3.- Actos jurídicos entre vivos y actos jurídicos por causa de muerte

Acto jurídico entre vivos es aquel que para producir sus efectos no requiere la
muerte del autor o de una de las partes. Constituyen la regla general.

Acto jurídico por causa de muerte o mortis causa, es aquel que requiere para la
producción de sus efectos la muerte del autor. Estos actos son excepcionales; el testamento
y el mandato destinado a ejecutarse con posterioridad a la muerte del mandante.

1.3.4.- Actos jurídicos instantáneos y actos jurídicos de tracto sucesivo

Acto jurídico instantáneo, es aquel cuyos efectos se producen de manera inmediata.

Acto jurídico de tracto sucesivo, es aquel cuyos efectos se producen en el tiempo,


en palabras de Barcia instante a instante12, v.gr., el arrendamiento, la sociedad, el leasing
con opción de compra.

1.3.5.- Actos jurídicos principales y actos jurídicos accesorios.

Acto jurídico principal es aquel que puede subsistir por sí, sin necesidad de otro acto
jurídico. Ejemplo la compraventa.
Acto jurídico accesorio es aquel que para su subsistencia requiera de otro acto
jurídico, ejemplos; hipoteca, prenda, fianza.

12
BARCIA, Rodrigo, ob. cit., pág. 26
85
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Prescribe el art. 1442 del C.C.; El contrato es principal cuando subsiste por sí mismo
sin necesidad de otra convención, y accesorio, cuando tiene por objeto asegurar el
cumplimiento de una obligación principal, de manera que no pueda subsistir sin ella.
La importancia de esta clasificación radica en el principio lo accesorio sigue la suerte
de lo principal, en cuya virtud todo lo que afecte a lo principal, afectará a su vez a lo
accesorio.

1.3.6.- Actos jurídicos puros y simples y actos jurídicos sujetos a modalidades.

Acto jurídico puro y simple es aquel cuyos efectos se producen en forma normal y
sin alteraciones.
Acto jurídico sujeto a modalidad es aquel cuyos efectos normales son modificados
en virtud de una modalidad.
Las modalidades son cláusulas introducidas por las partes, en cuya virtud se
modifican los efectos normales del acto jurídico. En ciertos casos, las modalidades están
establecidas por ley, como sucede con la condición resolutoria tácita del art. 1489 del C.C.,
la que va envuelta en los contratos bilaterales. Son modalidades clásicas del acto jurídico la
condición, el plazo y el modo.
Condición es el hecho futuro e incierto del que depende el nacimiento o la extinción
de un derecho.
Plazo es el hecho futuro y cierto del que depende la exigibilidad o la extinción de un
derecho.
Modo es la carga que se impone a quién se efectúa una liberalidad.

1.3.7.- Actos jurídicos gratuitos y actos jurídicos onerosos

Acto jurídico gratuito es aquel celebrado en beneficio exclusivo de una parte, el


típico ejemplo es la donación.

Acto jurídico oneroso es aquel que reporta utilidad para ambas partes, ejemplo; la
compraventa, el arriendo, etc.
Establece el art. 1440; El contrato es gratuito o de beneficencia cuando sólo tiene
por objeto la utilidad de una de las partes, sufriendo la otra el gravamen; y oneroso, cuando
tiene por objeto, la utilidad de ambos contratantes, gravándose cada uno a beneficio del
otro.
1.3.8.- Actos jurídicos solemnes y actos jurídicos no solemnes.

Acto jurídico solemne es aquel que para su perfeccionamiento requiere la


observancia de determinadas formalidades.
86
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Acto jurídico no solemne es aquel que no requiere cumplir con ciertas formalidades
para su perfeccionamiento.

1.3.9.- Actos jurídicos de disposición y actos jurídicos de administración

Acto jurídico de disposición es aquel que implica la enajenación de un bien, como la


compraventa.

Acto jurídico de administración; es aquel que tiene por objeto la conservación del
patrimonio, v.gr, para el arrendador el contrato de arrendamiento es un acto de
administración, el objeto arrendado no sale de su patrimonio.

Importa esta clasificación ya que la ley es más estricta respecto de los actos de
disposición, así en la administración ordinaria de la sociedad conyugal el marido no puede
enajenar bienes raíces sociales sin el consentimiento de la mujer, pero puede arrendarlos
por sí por períodos que no superen los cinco u ocho años, según se trate de predios urbanos
o rústicos respectivamente.

1.3.10.- Actos jurídicos nominados y actos jurídicos innominados.

Actos nominados son aquellos regulados por la ley. También se les denomina
típicos.

Actos jurídicos innominados o atípicos son aquellos que carecen de regulación legal.

2.- ESTRUCTURA

2.1. ELEMENTOS
En conformidad a lo prescrito en el art. 1444 del C.C., debe distinguirse entre los
elementos esenciales, de la naturaleza y accidentales.

Elementos esenciales son aquellos sin los cuales el acto jurídico o no produce efecto
alguno, o degenera en uno diferente. A su vez pueden ser generales o particulares.
87
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Los elementos de la esencia generales son aquellos sin los cuales el acto jurídico no
produce efectos, v.gr, la voluntad, el objeto, la causa, y en los actos solemnes, las
solemnidades.
Los elementos de la esencia particulares o especiales son aquellos sin los cuales el
acto jurídico degenera en otro diverso. Si en la compraventa no existe precio el contrato
degenera en una donación, si en el arrendamiento no se pacta renta el contrato degenera
en un comodato.
Los elementos de la esencia no pueden ser modificados o dejados sin efecto por las
partes.

Elementos de la naturaleza son aquellos que no siendo de la esencia, se entienden


pertenecer al acto jurídico sin necesidad de una cláusula especial.
Son elementos de la naturaleza la condición resolutoria tácita que va envuelta en
todo contrato bilateral en conformidad al art. 1489 del C.C. y la obligación de saneamiento
de la evicción.
Los elementos de la naturaleza, a diferencia de los elementos de la esencia, sí
pueden ser modificados o dejados sin efecto por las partes.

Elementos accidentales son aquellos que no son ni de la esencia ni de la naturaleza,


pero se agregan por medio de cláusulas especiales.
Las modalidades constituyen un ejemplo de elementos accidentales.

2.2. REQUISITOS DEL ACTO O NEGOCIO JURÍDICO


Debemos distinguir entre los requisitos de existencia y los requisitos de validez.

2.2.1.- Requisitos de existencia

Los requisitos de existencia son aquellos cuya concurrencia permite que el acto
jurídico nazca a la vida jurídica, la ausencia de alguna condición de existencia no permite
vivir al acto, por la misma razón que es imposible a un ser humano vivir sin cabeza o sin
corazón13 .
Son requisitos de existencia del acto jurídico;

• La voluntad
• El objeto
• La causa

13
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA, Manuel y VODANOVIC, Antonio, ob. cit., pág. 193.
88
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

• Las solemnidades en los casos en que son requeridas por la ley

2.2.2.- Requisitos de validez

Los requisitos de validez son aquellos cuya concurrencia permite que el acto jurídico
tenga una vida sana y que produzca efectos en forma estable.
Los requisitos de validez del acto jurídico son los siguientes;

• La voluntad exenta de vicios


• El objeto lícito
• La causa lícita
• La capacidad

3. LA VOLUNTAD

Por voluntad se entiende el movimiento interior, psicológico, que determina a la


acción. Es el libre querer interno de lograr un fin determinado por medio de la acción14.
La voluntad se origina en virtud de un proceso interno en virtud del cual se crea un
15
querer , el que para producir efectos jurídicos deberá manifestarse.
En los actos jurídicos unilaterales se habla propiamente de voluntad. En los actos
jurídicos bilaterales se denomina a la voluntad consentimiento, y éste se define como el
acuerdo de voluntades que recae sobre un objeto determinado.

3.1.- REQUISITOS DE LA VOLUNTAD


Para que la voluntad sea jurídicamente relevante, es necesario que sea seria y que
se manifieste.

Seriedad de la voluntad
Una voluntad seria requiere que sea hecha por persona capaz y con el propósito de
crear un vínculo jurídico. Se opone a este requisito aquella que es expresión de una broma.

Manifestación de la voluntad

14
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA, Manuel y VODANOVIC, Antonio, ob., cit., pág. 194.
15
PESCIO, Victorio, Manual de Derecho civil, Teoría general de los actos jurídicos y teoría general
de la prueba, Editorial Jurídica de Chile, 1978, Santiago, pág. 43.
89
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

El querer interno si permanece en el interior del ser humano no producirá ningún


efecto jurídico, por ello es necesario que ese deseo sea conocido, que se exteriorice. La
voluntad puede manifestarse en forma expresa o tácita.

Voluntad expresa es aquella que se manifiesta en forma directa y explícita, por


ejemplo, la que consta en un escrito o se formula mediante una declaración verbal.

Voluntad tácita es aquella que se desprende de la ejecución de ciertos


comportamientos o de la conducta de un sujeto, lo que nos indican, inequívocamente, la
existencia de determinada voluntad, v.gr, levantar la mano para que se detenga un vehículo
de la locomoción colectiva.

Nuestro C.C. se refiere a la voluntad expresa y tácita en el art. 1241; La aceptación


de una herencia puede ser expresa o tácita. Es expresa cuando se toma el título de heredero;
y es tácita cuando el heredero ejecuta un acto que supone necesariamente su intención de
aceptar; y que no hubiera tenido derecho de ejecutar, sino en su calidad de heredero. Lo
mismo en el art. 2124, inc, 1º y 2º, El contrato de mandato se reputa perfecto por la
aceptación del mandatario. La aceptación puede ser expresa o tácita. Aceptación tácita es
todo acto en ejecución del mandato.

3.2.- VOLUNTAD REAL Y VOLUNTAD DECLARADA

Puede acontecer que la voluntad real coincida con la voluntad declarada. El


problema surge cuando existe discordancia entre la voluntad real y la declarada, es decir,
el deseo interno no coincide con la voluntad que en definitiva fue manifestada.
Lo anterior puede obedecer, ya sea a una disconformidad consciente, o a una
disconformidad inconsciente.
En el primer caso, estamos en presencia de la simulación. En el segundo caso,
sencillamente, se ha producido un error. Para resolver qué voluntad debe primar se han
creado diversas teorías; la teoría de la voluntad real, la teoría de la declaración de voluntad,
y las teorías eclécticas.
Teoría de la voluntad real; Esta teoría es defendida, entre otros, por Savigny. Lo
principal es la voluntad interna, por tanto, éste debe prevalecer por sobre la voluntad que
se ha exteriorizado. Puede criticarse a esta teoría que atenta en contra de los terceros,
quiénes no tienen posibilidad de conocer realmente cuál ha sido la auténtica voluntad. Un
tercero sólo puede conocer la voluntad que se ha declarado. En definitiva, se sostiene que
esta teoría es contraria la seguridad de las relaciones jurídicas.
Teoría de la declaración de voluntad; Esta teoría surge como consecuencia de las
críticas efectuadas a la teoría de la voluntad real. Es sostenida, entre otros, por Rover. Debe
prevalecer la voluntad declarada por sobre la voluntad real, ya que aquel a quien se dirige
90
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

una declaración cree que ésta es coincidente con la voluntad real del emisor, de otro modo,
se afecta la seguridad de las relaciones. Se critica esta teoría ya que se basa sólo en una
mera apariencia, sin importar el auténtico querer del que emite la voluntad.
Teorías eclécticas; En consideración a las críticas efectuadas a las teorías de la
voluntad real y de la declaración de voluntad, han surgido teorías que intentan conciliar
dichas teorías; la teoría de la confianza, y la teoría de la responsabilidad.
Teoría de la confianza; Debe primar la voluntad declarada por sobre la voluntad real,
si aquel que recibe la declaración tiene fundamento suficiente para considerar que ella es
coincidente con la voluntad auténtica.

Teoría de la responsabilidad, Aquel que, en forma consciente, manifiesta una


voluntad contraria a su auténtico querer, asume una responsabilidad, ya que la persona a
quien se dirige tal declaración puede considerar la declaración manifestada como auténtica.
Por tanto, hay nulidad si la parte a quien se dirige la declaración conocía o podía conocer la
disconformidad.

Teoría aceptada por el C.C., Nuestro código acepta la teoría de la voluntad real,
ninguna duda deja el art. 1560; Conocida claramente la intención de los contratantes, debe
estarse a ella más que a lo literal de las palabras, norma que debe relacionarse con el art.
1445 nº 2; Para que una persona se obligue a otra por un acto o declaración de voluntad es
necesario: 2º que consienta en dicho acto o declaración y su consentimiento no adolezca de
vicio. Finalmente, prescribe el art. 1069; Sobre las reglas dadas en este título acerca de la
inteligencia y efecto de las disposiciones testamentarias, prevalecerá la voluntad del
testador claramente manifestada, con tal que no se oponga a los requisitos o prohibiciones
legales. Para conocer la voluntad del testador se estará más a la substancia de las
disposiciones que a las palabras de que se haya servido.

3.3.- EL VALOR JURÍDICO DEL SILENCIO

Como se señaló con anterioridad, es necesario que la voluntad se exteriorice para


que se produzcan consecuencias de derecho, por tal razón, por regla general, el silencio no
produce efectos jurídicos, no implica ni aceptación ni rechazo. Sólo excepcionalmente el
silencio implica manifestación, de voluntad, ello sucede en los siguientes casos;

1) La ley atribuye expresamente valor al silencio, art. 2125, inc. 1º; Las personas que
por su profesión u oficio se encargan de negocios ajenos, están obligadas a declarar lo más
pronto posible si aceptan o no el encargo que una persona ausente les hace; y transcurrido
un término razonable, su silencio se mirará como aceptación. Art. 2195; Se entiende precario
cuando no se presta la cosa para un servicio particular ni se fija tiempo para su restitución.
91
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Constituye también precario la tenencia de una cosa ajena, sin previo contrato y por
ignorancia o mera tolerancia del dueño. (silencio positivo). Otro ejemplo, El caso del Art.
1233 que nos dice: "El asignatario constituido en mora de declarar si acepta o repudia, se
entenderá que repudia". Este caso nos explica que la ley atribuye al silencio el valor de
manifestación de voluntad, en el sentido que repudia una asignación. (silencio negativo)

2) Acuerdo de las partes; no existe ningún impedimento para que las partes, en virtud
del principio de la autonomía de la voluntad, puedan convenir que en determinados casos
el silencio tenga valor jurídico, ello es comúnmente apreciado en el ámbito contractual en
las cláusulas de renovación automática, es decir, se pacta un plazo que fija la duración de
un contrato, pero se acuerda que, si no se manifiesta voluntad contraria en orden a la
prosecución del contrato, éste se renueve por otro período equivalente de tiempo.

3) El silencio circunstanciado; El silencio debe ir acompañado de ciertas


circunstancias, de forma tal que, pueda atribuírsele valor jurídico16, Alessandri, siguiendo a
la jurisprudencia francesa, alude a la situación de aquel que solicita a su proveedor habitual
el envío de mercaderías, el silencio de éste último, puede ser considerado por el juez como
aceptación17.

3.4. LA SIMULACIÓN

3.4.1.- Concepto

Por simulación podemos entender, aquella declaración de un contenido de voluntad


no real emitida conscientemente y de acuerdo entre las partes, para producir, con fines de
engaño, la apariencia de un negocio jurídico, que no existe o es distinto de aquel que
realmente se ha llevado a cabo18.
La simulación exige que la divergencia entre la voluntad real y la voluntad declarada
sea hecha en forma consciente por las partes, ello la diferencia del error, en el que dicha
diferencia se origina en una equivocación.
Es evidente que en toda simulación existe un engaño, pero no debe confundirse dolo
con simulación, son instituciones diversas. En su debido momento, indicaremos que el dolo,

16
Vid. LEÓN HURTADO, Avelino, La voluntad y la capacidad en los actos jurídicos, Editorial
Jurídica de Chile, Santiago, pág. 62, para este autor el silencio circunstanciado es aquel que necesariamente
debe ir acompañado de antecedentes o circunstancias externas que permitan atribuir al silencio,
inequívocamente, el valor de una manifestación de voluntad.
17
ALESSANDRI, Arturo, Valor jurídico del silencio, Revista de Derecho y Jurisprudencia, tomo
XXXVIII, 1941, primera parte, pág. 137
18
FERRARA, Francesco, La simulación en los negocios jurídicos, Editorial Revista de Derecho
Privado, Madrid, 1950, pág. 56.
92
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

en los actos jurídicos bilaterales, debe provenir de una de las partes, en cambio, en la
simulación, ambas partes deben estar de acuerdo en emitir un contenido de voluntad que
no concuerda con la realidad.

3.4.2.- Regulación

Nuestro C.C., no conoce la voz simulación, a diferencia de lo que sucede en el Código


Penal y en el Derecho comparado. El primero sanciona el delito de contrato simulado en el
art. 471 Nº 2 en relación con el art. 466 inc. 2º. Expresamente se refieren a la simulación el
C.C. de Argentina, Perú, Bolivia, Italia, Alemania, entre otros.
En nuestro sistema, la doctrina y la jurisprudencia han analizado la simulación a partir
del art. 1707, Las escrituras privadas hechas por los contratantes para alterar lo pactado
en escritura pública, no producirán efecto contra terceros. Tampoco lo producirán las
contraescrituras públicas, cuando no se ha tomado razón de su contenido al margen de la
escritura matriz cuyas disposiciones se alteran en la contraescritura, y del traslado en cuya
virtud ha obrado el tercero.

La norma anterior debe relacionarse con el art. 1545, 1546 y 1560.

3.4.3.- Clases

La simulación se clasifica en absoluta y relativa, y en lícita e ilícita.

Simulación absoluta y simulación relativa

Simulación absoluta es aquella en que la intención de las partes es la no celebración


de ningún acto jurídico, se trata de un acto completamente ficticio. Dado lo anterior,
podemos preguntarnos, ¿Qué buscan las partes?, la respuesta la proporciona Ducci, las
partes no quieren el acto sino la ilusión externa del mismo19.
El acto simulado es aquel que las partes han manifestado celebrar, es el acto
público, el que en realidad es totalmente ficticio, por tanto, a su respecto procede la
inexistencia o nulidad absoluta, según la posición que se tome respecto a la regulación o no
por nuestro sistema de la inexistencia como sanción de ineficacia.

En la simulación relativa, si bien es cierto, se ha celebrado un acto, éste es diverso


al querido verdaderamente por las partes.
El típico ejemplo de simulación relativa se produce cuando en apariencia se celebra
una compraventa, pero la verdadera intención de las partes es realizar una donación.

19
DUCCI, Carlos, ob. cit., pág. 359.
93
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Puede distinguirse entre el acto simulado y el acto disimulado, el acto público o


simulado es ficticio íntegramente. El acto oculto, disimulado o encubierto, es aquel que
realmente las partes han tenido la intención de celebrar.

Simulación lícita es aquella no efectuada con el propósito de defraudar a terceros.


En ella existe un engaño, pero debido a motivos que dicen relación con la necesidad de
evitar disgustos o solicitaciones de eventuales legatarios20.
Por el contrario, en la simulación ilícita, el fin buscado por las partes es doloso.
Por regla general, las simulaciones son efectuadas con el objeto de dañar a terceros.

3.4.4.- Efectos de la simulación

Para estudiar sus efectos, debemos distinguir efectos entre las partes y respecto de
terceros.
Entre las partes, dada la ausencia de consentimiento, procede la nulidad absoluta,
por tanto, el acto aparente no produce ningún efecto. Si un contratante quisiese
aprovecharse del acto ficticio, y exigir su cumplimiento, la contraparte podrá oponer la
excepción de simulación.

Respecto de terceros, sólo si éstos están de buena fe, el acto encubierto les es
inoponible, ello en razón del texto del art. 1707. Para éstos, el único acto existente es el en
apariencia celebrado: el acto simulado.
Lo anterior es sin perjuicio de que sean los propios terceros, quienes, afectados por
los efectos del acto ficticio, puedan alegar la simulación para poner fin a tal situación.

3.4.5.- Acción y excepción de simulación

La simulación puede hacerse valer tanto como acción y como excepción. La


simulación como acción tiene por objeto determinar la voluntad real de las partes,
presentando las características de ser una acción personal y declarativa21 Además puede
oponerse como excepción, en el evento de que se intentase hacer valer el acto inexistente.

3.4.6.- Prueba de la simulación

La simulación debe probarse por todos los medios de prueba legales, incluso por
presunciones.

20
VIAL del RÍO, ob. cit., pág. 140 y 141.
21
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA, Manuel y VODANOVIC, Antonio, ob. cit., pág. 364.
94
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

El que alega la existencia de la simulación deberá soportar el peso o carga de la


prueba, ya que se presume la buena fe.

3.4.7.- Prescripción de la simulación

Se ha discutido si la acción de simulación es prescriptible.


Algunos entienden que se trata de una acción imprescriptible, consideran que la
declaración de que un acto es ficticio siempre podrá pedirse, en cualquier tiempo.
Pero la mayoría de la doctrina opina que es una acción prescriptible, debiendo
recibir aplicación las reglas generales de la sede contractual, es decir, cinco años, contados
entre las partes, desde que una de éstas pretende hacer valer el acto ficticio, y respecto de
terceros, desde que han tenido conocimiento de la existencia del acto simulado22.
Otros entienden que, por tratarse la simulación de un delito civil, debe aplicarse el
plazo general de prescripción de la responsabilidad extracontractual, es decir, cuatro años
contados desde la perpetración del hecho ilícito, en este caso, la celebración del contrato
simulado23.

3.4.8.- La interposición de personas

En la interposición de personas, un extraño, con el propósito de encubrir al auténtico


interesado, interviene en un acto jurídico. La interposición de personas se clasifica en
interposición real y simulada.
En la interposición real, aquel que oculta al verdadero interesado, es una persona
real. No necesariamente la interposición real es nula, pero en ocasiones puede utilizarse a
fin de burlar la ley, por ejemplo, la incapacidad de los cónyuges no separados judicialmente
respecto del contrato de compraventa entre sí, v.gr, el marido vende un bien a un tercero,
quien, a su turno, lo vende a la mujer. Éste es un caso de fraude a la ley. Para esta
interposición es fundamental el acuerdo entre el interesado y la persona interpuesta.
En la interposición simulada, se trata de un caso de simulación, en el cual aparece
interviniendo en un acto jurídico una persona que en realidad no ha concurrido. La persona
que facilita su nombre y persona se denomina fantoche, testaferro, hombre de paja y la
más conocida en Chile, palo blanco.
A diferencia de la interposición real, al consentimiento del que propone la
interposición, y al del fantoche, debe sumarse la voluntad del tercer contratante.

22
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA, Manuel y VODANOVIC, Antonio, ob. cit., pág. 364 y
365.
23
VIAL del RÍO, Víctor, ob. cit., pág. 154.
95
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

En definitiva, el contrato se celebra ente quien propone la interposición y el tercer


contratante, no adquiriendo el fantoche derecho alguno, sin perjuicio de que sus actos sean
válidos en relación a terceros de buena fe24.

3.4.9.- Regulación de la interposición de personas en el Código Civil

No regula en forma orgánica nuestro código la interposición de personas, tampoco


la define, pero en normas aisladas se refiere a ella;
1 Art. 966, relativo a las disposiciones testamentarias, Será nula la disposición a favor
de un incapaz, aunque se disfrace bajo la forma de un contrato oneroso o por interposición
de personas.
2 Art. 2144, No podrá el mandatario por sí, ni por interpuesta persona, comprar las
cosas que el mandante le ha ordenado vender, ni vender de lo suyo al mandante lo que éste
le ha ordenado comprar si no fuere con aprobación expresa del mandante25.
La interposición de personas debe probarse por el que la alega, se trata de otra
aplicación de la norma principal en materia de onus probandi, el artículo 1698.

3.4.10.- Fraude a la ley, actos indirectos y actos fiduciarios

Se trata de actos que presentan características semejantes con la simulación, a


continuación, brevemente, nos referiremos a ellos.

Fraudes a la ley

En el fraude a la ley, existen actos reales y queridos por su autor, los que,
individualmente considerados, son válidos, pero son relacionados de forma tal que el
resultado provocado es burlar el espíritu y fin de la ley.
Por ejemplo, es nula la compraventa entre padre e hijo sometido a patria potestad,
pero podría suceder que el hijo, representado por el padre, venda un bien a un tercero,
quien con posterioridad, a su vez, se lo venda a la madre.
Se diferencia de la simulación en que no existe ningún acto encubierto, los actos que
conforman el fraude a la ley son todos reales. Además, el fraude a la ley siempre es ilícito,
a diferencia de lo que sucede con la simulación que en ocasiones puede ser lícita,
finalmente, la violación a la ley en el caso del fraude se produce en forma indirecta, mientras
que la simulación, en los supuestos en que es ilícita, directamente viola la ley.

Acto jurídico indirecto

24
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA Manuel y VODANOVIC, Antonio, ob. cit., pág, 365-367
25
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA Manuel y VODANOVIC, Antonio, ob. cit., pág. 367.
96
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Son aquellos en los que, se realizan ciertos actos con el objeto de lograr determinado
fin diverso al propio de dichos actos.

Lo anterior sucede si el deudor en vez de pagarle a su acreedor, cede un crédito que


tiene, por la misma suma, en contra de un tercero, o si en vez de donar un bien, se confiere
a la persona a quien se desea beneficiar, un mandato para administrar y enajenar dicho
bien. Los actos indirectos no son nulos, son expresión de la autonomía de la voluntad, las
partes pueden aplicar los actos jurídicos a los fines que estimen pertinentes, en la medida
que sean lícitos.
Se diferencian de la simulación en que en el acto indirecto no existe un negocio
ficticio, al contrario, se trata de actos reales, las partes efectivamente desean el o los
negocios celebrados.
A continuación estudiaremos los actos fiduciarios, que constituyen el principal acto
indirecto.

Actos fiduciarios

Según Alessandri, hay un acto fiduciario cuando una persona (el fiduciante) traspasa
el derecho de propiedad de un bien a otra (el fiduciario), no para incrementar el patrimonio
de la última, sino para que ejercite ella el derecho con determinadas limitaciones dirigidas
a lograr ciertos fines prácticos, respecto de los cuales el acto tiene una eficacia mayor que
la necesaria para alcanzarlos26.
En opinión de Alessandri, los actos fiduciarios persiguen, entre otros, los siguientes
fines:
1 Fin de garantía, el acreedor celebra una compraventa con su deudor, y en vez de
exigirle una prenda o hipoteca, convienen las partes en que el acreedor retendrá la cosa
mientras el deudor no pague lo debido. Se obliga el acreedor a no disponer de la cosa
mientras su deudor no cumpla con su obligación.
2 Fin de administración o gestión, se transfiere la propiedad, pero el fiduciario deberá
restituir la cosa, mientras tanto, puede administrarla.
3 Fin de mandato, se cede un crédito para que con su producto el fiduciario compre
una cosa a nombre del fiduciante.
4 Fines de cobro, un familiar en mi favor ha girado una letra de cambio, cedo el título
a otro amigo para que éste lo cobre y luego me entere la suma correspondiente27.

26
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA, Manuel y VODANOVIC, Antonio, ob. cit., pág. 371.
27
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA, Manuel y VODANOVIC, Antonio, ob. cit., pág. 370 y
371.
97
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

3.5. FORMACIÓN DEL CONSENTIMIENTO


Como ya se señaló, el consentimiento es el acuerdo de voluntades sobre un objeto
determinado. En los actos jurídicos bilaterales se habla de consentimiento, y en los actos
unilaterales, voluntad. La formación del consentimiento no está regulada en el C.C., sino
que en el Código de
Comercio, cuerpo normativo que viene a llenar un sensible vacío de nuestra
legislación civil, así se indica en el mensaje del Código de Comercio.
Esta materia se encuentra regulada en el Código de Comercio, desde el art. 97 al
108.
Si bien es cierto, es el Derecho civil el derecho supletorio, no existen inconvenientes
para que estas normas relativas a la formación del consentimiento contenidas en el Código
de Comercio se apliquen en sede civil, ello en virtud de los siguientes argumentos;
Se trata de normas generales, no excepcionales. Debe considerarse que el alcance
de las disposiciones se determina no en razón del cuerpo normativo en el que están
insertas, sino por su propia naturaleza 28 , por tanto, no puede limitarse su aplicación
exclusivamente a la contratación mercantil, sino que, también debe incluirse a la
contratación civil.
Como ya se ha señalado, en el mensaje del Código de Comercio se indica que en
materia de formación del consentimiento se llena “un sensible vacío de nuestra legislación
comercial y civil”. El Código de Comercio entró en vigencia con posterioridad al Código Civil.
La Corte de Apelaciones de Temuco agregó un nuevo argumento; la analogía y la
equidad.
Sin perjuicio de lo anterior, en un fallo de 1971 la Corte Suprema estableció que el
Código de Comercio no es ley vigente para la formación del consentimiento en los contratos
civiles, y si bien sus disposiciones sobre la formación del consentimiento contienen 29 los
principios aplicables a todos los contratos, la eventual transgresión de los mismos no hace
admisible la casación en el fondo, porque ésta ha de fundarse no en la violación de principios
sino en la de leyes. Este fallo fue duramente criticado por la doctrina, no se entiende por
qué la compraventa civil no se perfeccionaría de la misma forma que la compraventa
comercial.

3.5.1.- Etapas de la formación del consentimiento

En la formación del consentimiento se distinguen dos etapas; la oferta y la


aceptación.

28
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA, Manuel y VODANOVIC, Arturo, ob. cit., pág. 204.
29
Revista de Derecho y Jurisprudencia, Tomo LXI, sección primera, pág. 217.
98
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

La oferta es un acto jurídico unilateral por el cual una persona propone a otra la
celebración de un contrato en condiciones determinadas. También se le denomina
policitación.
La persona que realiza la oferta es el oferente, solicitante o proponente.
La oferta debe ser completa, es decir, debe contener todos los elementos
necesarios, de forma tal que, si se produce la aceptación, el contrato quede de inmediato
configurado, v.gr, la oferta de comprar un bien en la que no se indique el precio, no es
completa.

3.5.2.- Clasificación de la oferta.

La oferta puede ser verbal o escrita, expresa o tácita, a personas determinadas o


indeterminadas.
Oferta verbal; es aquella que se formula por medio de la palabra.
Oferta escrita; es la que se realiza mediante la escritura.
Los artículos 97 y 98 del Código de Comercio se refieren a la oferta verbal y escrita,
según analizaremos con posterioridad al tratar la aceptación.

Oferta expresa; es aquella formulada en términos explícitos revelando de forma


directa el deseo de contratar.
Oferta tácita; es aquella en que la intención de celebrar un contrato se deduce, en
forma inequívoca, de ciertas circunstancias.

Oferta a persona determinada; es aquella que se dirige a un sujeto específico, sea


conocido o no del proponente.
Oferta a persona indeterminada; es la que se dirige al público en general y no a un
sujeto específico. Establece el art. 105, inc. 1º del Código de Comercio; Las ofertas
indeterminadas contenidas en circulares, catálogos, notas de precios corrientes, prospectos,
o en cualquiera otra especie de anuncios impresos, no son obligatorias para el que las hace.
Se trata de ofertas incompletas, más que una oferta es una información dirigida al público
en general.
En otras palabras, si la oferta se dirige al público en general no genera obligación
alguna para quien las formula, lo contrario sucede si la proposición contenida en un
catálogo se dirige a persona cierta, según el inc. 2º del art. 105 del Código de Comercio;
Dirigidos los anuncios a personas determinadas, llevan siempre la condición implícita de que
al tiempo de la demanda no hayan sido enajenados los efectos ofrecidos, de que no hayan
sufrido alteración en su precio, y de que existan en el domicilio del oferente.

3.5.3.- La aceptación.

99
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Aceptación es el acto jurídico unilateral por el cual aquel a quien se dirige una oferta
manifiesta su conformidad con ella.
Aceptante es aquel que ha aceptado la oferta.

Clases de aceptación
Ø Aceptación expresa; es aquella en que la conformidad con la oferta es
manifestada en términos explícitos.
Ø Aceptación tácita; es aquella en que la conformidad con la policitación se
desprende, en forma inequívoca, a partir de determinados comportamientos.
Ø Aceptación pura y simple; se manifiesta la conformidad con la oferta en los
mismos términos en que ésta se formuló.
Ø Aceptación sujeta a condición; aquella en que se realizan modificaciones a la
oferta. Está regulada en el art. 102 del Código de Comercio; La aceptación
condicional será considerada como una nueva propuesta.

3.5.4.- Requisitos de la aceptación para que se forme el consentimiento.

No toda aceptación tiene la cualidad necesaria para formar el consentimiento, sólo


aquella que reúna los siguientes requisitos;

1. Debe ser pura y simple


2. Debe ser oportuna
3. Debe producirse mientras la oferta está vigente

1) La aceptación debe ser pura y simple


Sobre este particular, nos remitimos a lo señalado en los párrafos anteriores, sólo
nos limitaremos a mencionar que el art. 101 del Código de Comercio establece que; dada
la contestación, si en ella se aprobare pura y simplemente la propuesta, el contrato quedará
en el acto perfeccionado y produce todos sus efectos legales, a no ser que antes de darse la
respuesta ocurra la retractación, muerte o incapacidad legal del proponente.

2) La aceptación debe ser oportuna


Que la aceptación sea oportuna significa que ella debe darse dentro de los plazos
legales o voluntarios establecidos por el proponente.
En relación a los plazos legales, debemos distinguir entre oferta verbal o escrita.

Art. 97 del Código de Comercio; Para que la propuesta verbal de un negocio imponga
al proponente la respectiva obligación, se requiere que sea aceptada en el acto de ser
conocida por la persona a quien se dirigiere, y no mediando tal aceptación, queda el
proponente libre de todo compromiso.

100
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Art. 98 del Código de Comercio; La propuesta hecha por escrito deberá ser aceptada
o desechada dentro de veinticuatro horas, si la persona a quien se ha dirigido residiere en el
mismo lugar que el proponente, o a vuelta de correo, si estuviere en otro diverso. Vencidos
los plazos indicados, la propuesta se tendrá por no hecha, aun cuando hubiere sido
aceptada.
Si la aceptación se produce una vez vencido el plazo establecido por el proponente,
o a falta de éste, el plazo legal, no forma el consentimiento, se trata de una aceptación
extemporánea, en cuyo caso el citado art. 98 exige al proponente dar pronto aviso de su
retractación, en caso contrario, deberá indemnizar los perjuicios producidos.
En caso de divergencia respecto a la existencia de la aceptación, soportará el onus
probandi la persona interesada en su existencia, ello porque la aceptación no se presume.

3) La aceptación debe producirse mientras la oferta está vigente


Existen determinados hechos cuya concurrencia acarrea como consecuencia la
pérdida de vigencia de la oferta;

• La retractación del proponente.


• La caducidad de la oferta, lo que se produce a raíz de la muerte del
proponente o en virtud de su incapacidad legal sobreviniente.

La retractación del proponente


La retractación es un acto jurídico unilateral por parte del oferente en cuya virtud
manifiesta su arrepentimiento con relación a la oferta que ha efectuado.
La retractación está regulada en el Código de Comercio en el art. 99; El proponente
puede arrepentirse en el tiempo medio entre el envío de la propuesta y la aceptación, salvo
que al hacerla se hubiere comprometido a esperar contestación o a no disponer del objeto
del contrato, sino después de desechada o de transcurrido un determinado plazo. El
arrepentimiento no se presume.
Es decir, el oferente se puede arrepentir desde que envía la propuesta hasta antes
que se produzca la aceptación, salvo que se hubiere comprometido a;
- Esperar la contestación
- No disponer del objeto del contrato, sino después de desechada o después
del transcurso de un cierto plazo.
Este es un caso en que la declaración unilateral de voluntad actúa como fuente de
las obligaciones, lo que es excepcional ya las fuentes de las obligaciones son el contrato, el
cuasicontrato, los delitos, los cuasidelitos y la ley.

Existe la retractación tempestiva y la intempestiva.

Retractación tempestiva es aquella que tiene lugar antes de producirse la


aceptación.
101
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Retractación intempestiva es aquella que se produce con posterioridad a la


aceptación.

3.5.5. Efectos
Retractación de la retractación
Intespetiva:
es aquella en la que el oferente se arrepiente después de que ha aceptado
En el caso de
el destinatario. Enlaella
retractación
el oferentetempestiva,
no puede laexonerarse
aceptación de
no cumplir
producecon
consecuencias
el
jurídicas, no dando lugar a la formación del consentimiento.
contrato propuesto, pues ya se ha formado el consentimiento.
Sin perjuicio de lo anterior, en conformidad al art. 100 del Código de Comercio, el
oferente que se retracta en forma tempestiva debe indemnizar los gastos, daños y
Intespestiva
perjuicios causados al destinatario de la oferta, pero podrá exonerarse si se allana a cumplir
el contrato propuesto.
Se ha discutido cuál es la naturaleza de la obligación de indemnizar en el supuesto
de retractación tempestiva, existiendo variadas soluciones;
Alessandri opina que la obligación de indemnizar perjuicios se fundamenta en el
abuso del derecho. Si el ejercicio del derecho a la retractación produce un daño, éste deberá
ser reparado.
Otros entienden que se trata de un supuesto de obligación legal, es decir, es la propia
ley que impone la obligación de reparar el daño causado. La ley actúa en este caso como
fuente de las obligaciones.
Finalmente, se sostiene que la obligación de reparar los daños causados se funda en
la responsabilidad precontractual, es decir, es un caso de culpa in contrahendo, así opina
Hugo Rosende.

Caducidad de la oferta
La oferta caduca en caso de muerte o incapacidad legal sobreviniente del
proponente, en conformidad a lo prescrito en el art. 101 del Código de Comercio.

3.5.6. Formación del consentimiento entre presente

En el caso de la formación del consentimiento entre presentes, el art. 97 del Código


de Comercio regula la aceptación en la oferta verbal, en tal caso, dado que la aceptación
debe darse en forma inmediata, el consentimiento también se formará inmediatamente.
Para que reciba aplicación esta norma no es necesario que oferente y aceptante se
encuentren necesariamente en el mismo lugar, aunque probablemente ello sea lo de mayor
habitualidad, pero piénsese, por ejemplo, en aquella situación en que, tanto la oferta, como
la aceptación, se realicen durante el transcurso de una conversación telefónica.

102
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

3.5.7. Formación del consentimiento entre ausentes

Respecto de la formación del consentimiento entre ausentes, es necesario acudir a


las siguientes teorías;

1) Teoría de la declaración de la voluntad


2) Teoría de la expedición Teoria de la Aceptación
3) Teoría de la recepción
4) Teoría del conocimiento

1) Teoría de la declaración de voluntad


Estaesta
Según se teoría
acepeta en Chile. Como
el consentimiento seexepcionesta el articulo
forma en el momento 1412,
en que donde se
el destinatario
pide aceptar la donacion.
de la oferta manifiesta su conformidad con ella. Es indiferente que el oferente tenga
conocimiento o ignore la aceptación, en términos de Claro Solar el vínculo contractual se
perfecciona en el momento mismo en que la aceptación de la oferta se declara de cualquier
manera30.
Se critica a esta teoría que la formación del consentimiento queda sujeta al arbitrio
del aceptante.

2) Teoría de la expedición
Con relación a la teoría de la declaración de voluntad, esta teoría agrega un requisito
extra, ya que, es necesario que la persona a quien se dirige una oferta manifieste su
conformidad con ella, pero además es necesario que envíe su aceptación, v.gr, depositando
una carta en el buzón de correo.
Se formula a esta teoría la misma crítica que a la anterior, es decir, la formación del
consentimiento se sujeta a la voluntad del aceptante, quien podría retirar una carta ya
depositada en un buzón de correo, desde luego, antes de ser despachada31.
La teoría de la expedición goza de aceptación en el Common Law, es conocida como
mail-box-rule32.

3) Teoría de la recepción
El consentimiento se forma en el momento en que la declaración de conformidad
con la oferta es recibida por el oferente.

30
CLARO SOLAR, Luis, ob. cit., pág. 77.
31
Esta dificultad no se presenta a propósito de los fax, ya que éstos dejan constancia del envío de la
aceptación.
32
Vid. BARCIA, Rodrigo, ob. cit., pág. 47. En Suiza también se acepta esta teoría, establece el art. 10.1º
del Código Suizo; El contrato entre ausentes produce sus efectos desde el momento en que la aceptación ha
sido expedida.
103
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Se exige que el documento en el que consta la manifestación llegue al domicilio del


oferente, pero nótese que no se exige que éste tome conocimiento de la aceptación, por
tanto, en conformidad a esta teoría, es perfectamente posible que el consentimiento se
haya formado y esto sea ignorado por el oferente.
Precisamente lo anterior es criticable en esta teoría, ya que se puede objetar el
hecho que no exige el conocimiento de la aceptación por parte del oferente, de este modo
llegamos a la teoría del conocimiento.

4) Teoría del conocimiento


En virtud de esta teoría, no basta con que se manifiesta por parte de la persona a
quien se dirige la oferta su conformidad con ella, tampoco es suficiente el envío seguido de
la recepción del documento en que la aceptación se contiene, sino que debe exigirse la
toma de conocimiento de la aceptación por parte del oferente, explica Claro Solar no sólo
que se haya declarado la voluntad de aceptar la oferta, sino también que la declaración de
la aceptación haya llegado a noticia del proponente. Tan sólo en ese momento, según los
sostenedores de la información, queda privado cada uno de los contratantes de la facultad
de arrepentirse de contratar; y sólo en este lugar, es decir, donde la aceptación llega a
noticia del proponente, el contrato se perfecciona a noticia del proponente, el contrato se
perfecciona para todos sus efectos legales33.
Pero esta teoría también es criticable; se señala que también debería exigirse que el
aceptante tome conocimiento que el oferente ha aprobado su aceptación, además piénsese
en los problemas que plantea una eventual aceptación tácita. Finalmente, la crítica
planteada a las anteriores teorías también puede predicarse respecto de esta teoría; la
formación del consentimiento queda sujeta al arbitrio del oferente.

Situación en nuestro sistema

Inicialmente los redactores de nuestro Código de Comercio se inclinaban por la


teoría de la expedición, pero finalmente en los art. 99 y 101, se aceptó la teoría de la
declaración;
Art. 99; El proponente puede arrepentirse entre el tiempo medio entre el envío de la
propuesta y la aceptación, salvo que al hacerla se hubiere comprometido a esperar
constestación o a no disponer del objeto del contrato, sino después de desechada o de
transcurrido un determinado plazo. El arrepentimiento no se presume.
Art. 101; Dada la contestación, si en ella se aprobare pura y simplemente la
propuesta, el contrato queda en el acto perfeccionado y produce todos sus efectos legales,
a no ser que antes de darse la respuesta ocurra la retractación, muerte o incapacidad legal
del proponente.

33
CLARO SOLAR, Luis, ob. cit., pág. 78 y 79.
104
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Por excepción el C.C., en el art. 1412 acepta la teoría del conocimiento a propósito
de las donaciones irrevocables; Mientras la donación entre vivos no ha sido aceptada, y
notificada la aceptación al donante, podrá éste revocarla a su arbitrio.

Importancia del momento en que se forma el consentimiento

El momento de formación del consentimiento es relevante para los siguientes


efectos;

1) Efectos de la ley en el tiempo; en conformidad al art. 22 de la Ley sobre Efecto


Retroactivo de las Leyes, en los contratos se entiende incorporada la legislación
vigente al momento de su celebración, para lo que debe estarse al momento de
formación del consentimiento.
2) Retractación de la oferta; el momento de formación del consentimiento pone fin al
derecho de retractarse de la oferta.
3) Prescripción; el momento de formación del consentimiento marca el inicio del
cómputo del plazo de prescripción de determinadas acciones, por ejemplo, de
conformidad al art. 1880 del C.C. el pacto comisorio prescribe en el plazo establecido
por las partes, el que no puede exceder de cuatro años, contados desde la fecha de
celebración del contrato, la acción rescisoria por lesión enorme prescribe en cuatro
años contados desde la fecha de celebración del contrato, art. 1896 del C.C.
4) Los requisitos de validez del acto jurídico, como la capacidad, se aprecian al
momento de formación del consentimiento.

3.5.8.- Lugar de la formación del consentimiento

En conformidad al art. 104 del Código de Comercio Residiendo los interesados en


distintos lugares, se entenderá celebrado el contrato, para todos sus efectos legales, en la
residencia del que hubiere aceptado la propuesta primitiva o la propuesta modificada.

3.5.9.- Importancia del lugar en que se forma el consentimiento

1) Efectos de la ley en el territorio; debe aplicarse la ley del lugar en que se ha formado
el consentimiento.
2) Interpretación: Los actos o contratos se interpretan según los usos o costumbres del
lugar en que se han celebrado, como sucede con el arrendamiento34.
3) Derecho procesal; permite determinar la competencia de los tribunales.

34
VIAL DEL RÍO, Víctor, Teoría general del acto jurídico, Editorial Jurídica de Chile, quinta edición
actualizada, 2003, Santiago, pág. 75.
105
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

3.6. VICIOS DEL CONSENTIMIENTO

Los vicios de la voluntad o del consentimiento están regulados en el art. 1451 y


siguientes del C.C., sin perjuicios de ciertas normas existentes sobre la materia respecto a
la tradición, la posesión, el matrimonio, el testamento, la transacción y la apuesta.
Por voluntad (consentimiento) viciada, debe entenderse aquella que: se ha formado
viciosamente, cuando en tal formación intervino un elemento (vicio), cuya intervención
considera el Derecho inadmisible; cosa que ocurre si se llega a querer algo porque se
intimida al sujeto para que lo quiera, o porque se le engaña dolosamente con aquel fin, o
porque quien quiere algo, lo quiere por padecer un error35.
Son vicios de la voluntad el error, la fuerza y el dolo, en efecto, establece el art.
1451; Los vicios de que puede adolecer el consentimiento, son error, fuerza y dolo.
Sin perjuicio de lo anterior, según algunos la lesión enorme también debe
considerarse un vicio del consentimiento. Es Doctrinal. No se aplica en forma general, pero en
jurídicos se acepta como acto de nulidad.
3.6.1. Caso de La lesión enorme en el Código Civil

La lesión enorme es el perjuicio producido por la desproporción existente entre las


prestaciones de las partes de un contrato oneroso conmutativo. La lesión hace procedente
la rescisión.
No es una figura de aplicación general, sino que procede en determinados casos
establecidos en la ley;
1 Compraventa: En este contrato la lesión procede sólo respecto de los bienes
inmuebles, es decir, se excluyen las ventas de bienes muebles. Además se excluyen las
ventas de bienes inmuebles realizadas por el ministerio de la justicia.
Sufre el vendedor lesión enorme, en conformidad al art. 1889 cuando el precio que
recibe es inferior a la mitad del justo precio de la cosa que vende. El comprador sufre lesión
enorme si el justo precio de la cosa que compra es inferior a la mitad del precio que paga
por ella.

35
ALBALADEJO Manuel, Derecho Civil, Introducción y Parte General, Tomo I, Volumen II, La
relación, las cosas y los hechos jurídicos, José María Bosch Editor S.A., decimocuarta edición, Barcelona,
1996, pág. 179. Otra definición, la encontramos en la obra de Rubén H. Compagnucci De Caso. El Negocio
Jurídico, Editorial Astrea, Alfredo y Ricardo Desalma, Buenos Aires, 1992, pág. 223, quien señala La voluntad,
que es un elemento indispensable de los negocios jurídicos, debe formarse sin ningún vicio que la invalide. Si
el sujeto efectúa una declaración y padece un error, o bien es engañado para que incurra en error, o bien
intimidado a fin de que declare esa manifestación, el acto debe anularse y no producirá efectos. Ello es lo que
generalmente se denomina como “voluntad viciada” o más comúnmente “vicio de la voluntad.
106
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

2 Permuta: Este contrato está regulado desde el art. 1897 hasta el art. 1900 del C.C.,
esta última norma establece que las normas de la compraventa se aplicarán a la permuta
en todo lo que no se oponga a su naturaleza.

3 Mutuo: En el mutuo o préstamo de consumo el legislador establece el interés


máximo convencional, que viene a limitar los intereses que se pueden pactar, sólo hasta un
50% por sobre el interés corriente, éste último es fijado por la Superintendencia de Bancos
e Instituciones Financieras y se obtiene por el promedio de interés que cobran los Bancos e
instituciones financieras. En caso de que el interés pactado exceda al interés máximo
convencional se produce la lesión enorme, si ello sucede deberá rebajarse al interés
corriente, art. 2206 del C.C. en relación con el art. 8 de la Ley Nº 18.010 sobre Operaciones
de Crédito de Dinero.

4 Anticresis, por este contrato una cosa inmueble es entregada al acreedor con el fin
de que se pague con sus frutos, prescribe el art. 2443 que las partes podrán estipular que
los frutos se compensen con los intereses, en su totalidad, o hasta concurrencia de valores.
Los intereses que estipularen estarán sujetos en el caso de lesión enorme a la misma
reducción que en el caso de mutuo.

5 Aceptación de una asignación hereditaria, regulada en el art. 1234, norma que en


su inc. 1º señala lo siguiente; La aceptación, una vez hecha con los requisitos legales, no
podrá rescindirse, sino en el caso de haber sido obtenida por fuerza o dolo, y en el de lesión
grave a virtud de disposiciones testamentarias de que no se tenía noticia al tiempo de
aceptarla. Se agrega en el inc. 3º; Se entiende por lesión grave la que disminuyere el valor
total de la asignación en más de la mitad.

6 Cláusula penal; el art. 1544 regula tres supuestos de lesión enorme en la cláusula
penal; contratos conmutativos, mutuo y obligaciones de valor inapreciable o
indeterminado.
En el caso de los contratos conmutativos, la cláusula penal es enorme si, tanto la
obligación del que se obligó a pagar como la pena consisten en una cantidad determinada,
en tal evento podrá pedirse que se rebaje de la pena todo lo que exceda al duplo de la
primera, incluyéndose ésta en él.
En el caso del mutuo se rebaja la pena en lo que exceda del interés máximo
convencional.
En relación a las obligaciones de valor inapreciable o indeterminado, se deja a la
prudencia del juez su moderación, si atendidas las circunstancias pareciere enorme.

7 Partición; Según el art. 1348 las particiones se anulan o se rescinden de la misma


manera y según las mismas reglas que los contratos. La rescisión por causa de lesión se
concede al que ha sido perjudicado en más de la mitad de su cuota.
107
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Razones que demuestran que la lesión enorme no es un vicio del consentimiento.


Entendemos que es un error afirmar que la lesión enorme es un vicio del
consentimiento, ello razón de las siguientes consideraciones;

1 En primer término, un argumento de texto, ninguna duda sobre el particular deja


el ya citado art. 1451 del C.C. que enuncia los vicios del consentimiento, en dicha norma no
se indica a la lesión.

2 También se opone a quienes afirman la lesión como vicio del consentimiento un


argumento histórico, Andrés Bello en un inicio incorporó a la lesión dentro del texto del art.
1451 en el proyecto de C.C. del año 1853, pero con posterioridad la eliminó de la norma, lo
que viene a demostrar su clara voluntad en orden a excluir la lesión como vicio del
consentimiento.

3 Finalmente, la lesión y los vicios de la voluntad no guardan mayor relación. Por una
parte, los vicios de la voluntad están referidos a un aspecto subjetivo, como es el
consentimiento y, por otra parte, la lesión es un vicio objetivo, tan así que para establecer
su existencia no es necesario analizar la voluntad ni aspecto subjetivo alguno, todo lo
contrario, basta con realizar una operación aritmética para descubrir la existencia de la
lesión.

3.6.2.- El Error

Por error entendemos, siguiendo a STOLFI: “la falsa representación de la realidad


determinada por la ignorancia, es decir, por no haber tenido la parte conocimiento de todas
las circunstancias que influyen en el acto concertado, o por la equivocación, es decir, por no
haber valorado exactamente la influencia de dichas circunstancias36.
De las variadas definiciones de error que se pueden consultar, en las obras de los
más renombrados autores tanto nacionales como extranjeros, hemos estimado adecuado
señalar la de STOLFI, ya que en ella, se puede apreciar la diferencia entre ignorancia y
equivocación, conceptos que jurídicamente son comprensivos de hipótesis de error, en
circunstancias que según el lenguaje corriente tienen significados diversos, así es como
ignorancia se refiere a la inexistencia de noción alguna sobre una cosa, mientras que
equivocación, necesariamente supone una noción, pero ésta es impropia.

36
STOLFI, Giuseppe, Teoría del Acto Jurídico, traducción y notas del Derecho español por Jaime
Santos Briz, Editorial Revista de Derecho Privado, Madrid, 1959, pág. 171.
108
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Por su parte, dentro de nuestra doctrina, ALESSANDRI BESA, define error como el
concepto equivocado que se tiene de una persona o cosa o de un precepto legal37.
Siguiendo la antigua división romana entre error iuris y error facti, el error se clasifica
en error de derecho y en error de hecho.

3.6.2.1. El error de derecho

Se entiende por error de derecho la ignorancia o equivocado concepto acerca de un


precepto legal, o más completamente, siguiendo a STOLFI, existe error de derecho si: se
ignora la existencia de una norma jurídica o el contenido de una norma de la que se conoce
su existencia, o el significado de una norma de la cual, en cambio, se conoce su existencia y
su contenido38.
El error de derecho, en nuestro sistema, no vicia el consentimiento, ninguna duda
sobre el particular deja la norma del artículo 1452 del Código Civil, disposición que prescribe
lo siguiente El error sobre un punto de derecho no vicia el consentimiento, lo anterior, sin
perjuicio de la excepción relativa al pago de lo no debido, regulada en los artículos 2297 y
2299. El ya aludido artículo 1452, debe concordarse con la ficción de conocimiento de la ley,
consagrada en el artículo 8 del Código Civil, la cual es expresión del antiguo aforismo
romano Nemo ius ignorare censetur y con la norma del inciso final del artículo 706, relativa
a la posesión, en virtud de la cual, el error en materia de derecho constituye una presunción
de mala fe, que no admite prueba en contrario39.

3.6.2.2. El error de hecho

Por error de hecho, se entiende: la falsa representación que se tiene de una cosa, de
un hecho o de una persona, como consecuencia de ignorancia o equivocación40.
En nuestro sistema, y siguiendo a POTHIER, el error de hecho se subclasifica en;
Solo los casos aqui descritos vician el consen
Ø Error esencial
Ø Error sustancial
Ø Error accidental
Ø Error en la persona

37
ALESSANDRI BESA, Arturo, La Nulidad y la Rescisión en el Derecho Civil Chileno, Tomo II.
Editorial Jurídica Ediar Conosur Ltda., Segunda edición, Santiago, pág. 691.
38
STOLFI, Giuseppe, op. cit., pág. 175.
39
MONDACA, Alexis, Regulación del error esencial, obstáculo u obstativo, y su sanción en nuestro
Código Civil, Revista de Ciencias Jurídicas, Universidad Católica del Norte, N º5, 2006, pág. 61.
40
VIAL DEL RÍO, ob. cit., pág. 82
109
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

3.6.2.2.1.- Error esencial

Este error también se denomina obstáculo u obstativo. DÍEZ PICAZO Y GULLÓN, lo


definen como el error que recae en la declaración de voluntad. No ha tenido ésta ningún
obstáculo para formarse libremente, pero al expresarse al exterior se da el error, la
divergencia no deseada entre lo declarado y lo querido41.
Se encuentra regulado en el art. 1453 del C.C.; El error de hecho vicia el
consentimiento cuando recae sobre la especie del acto o contrato que se ejecuta o celebra,
como si una de las partes entendiese empréstito y la otra donación; o sobre la identidad de
la cosa específica de que se trata, como si en el contrato de venta el vendedor entendiese
vender cierta cosa determinada, y el comprador entendiese comprar otra.
Es decir, la norma en comento, establece dos hipótesis de error esencial.
En la primera de ellas, el error se refiere a la naturaleza misma del acto o contrato,
de modo tal que las partes yerran, debido a que el acto que en definitiva celebran, resulta
ser diverso de aquel que pensaban celebrar, a raíz de una falsa representación del acto o
contrato v.gr., una parte entiende que la cosa se entrega a título de donación, mientras que
la otra entiende que se trata de un mutuo, o bien una parte cree que la cosa se entregó en
usufructo, pero la otra entiende que se dio en arrendamiento42.
La segunda de ellas se refiere a un error sobre la identidad de la cosa específica de
que se trata, o error in corpore, ya sea en especies de un mismo género o de géneros
distintos. La ley no distingue43. En otras palabras, el error versa sobre el objeto mismo del
acto o contrato, ya que para una parte este objeto se encuentra determinado por una cosa,
mientras que para la otra, el acto o contrato en realidad recae sobre una cosa distinta, es
decir, la representación de la cosa objeto del acto o contrato es falsa.

Sanción del error esencial

Se trata de un punto no pacífico, algunos indican que la sanción es la nulidad absoluta


o la inexistencia, ya que en virtud de este error no se formaría el consentimiento, faltaría
un requisito de existencia del acto jurídico; la voluntad, pero entendemos que la sanción
del error esencial es la nulidad relativa, para demostrar lo anterior, debemos analizar las
normas del C.C.;

1 Artículo 1451, Los vicios de que puede adolecer el consentimiento, son error, fuerza
y dolo.

41
DÍEZ PICAZO, Luis y GULLÓN, Antonio, Sistema de Derecho Civil, Volumen II, novena edición,
Editorial Tecnos S.A., Madrid, 2001, pág. 55.
42
VIAL DEl RÍO, Víctor, op. cit., pág. 89. Domínguez Águila, op. cit., pág. 65.
43
FIGUEROA YÁÑEZ, Gonzalo, Curso de Derecho civil, Tomo II, Editorial Jurídica de Chile,
segunda edición, Santiago, 1989, pág. 110.
110
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

2 Artículo 1453, El error de hecho vicia el consentimiento cuando recae sobre la


especie de acto o contrato que se ejecuta o celebra, o sobre la identidad de la cosa específica
de que se trata.
3 Artículo 1454, El error de hecho vicia asimismo el consentimiento cuando la
sustancia o calidad esencial del objeto sobre que versa el acto o contrato, es diversa de lo
que se cree
4 Artículo 1682, La nulidad producida por un objeto o causa ilícita, y la nulidad
producida por la omisión de algún requisito o formalidad que las leyes prescriben para el
valor de ciertos actos o contratos en consideración a la naturaleza de ellos, y no a la calidad
o estado de las personas que los ejecutan o acuerdan, son nulidades absolutas. Hay
asimismo nulidad absoluta en los actos y contratos de personas absolutamente incapaces.
Cualquiera otra especie de vicio produce nulidad relativa, y da derecho a la rescisión del acto
o contrato.
5 Artículo 1691 El plazo para pedir la rescisión durará cuatro años. Este cuadrienio se
contará, en el caso de violencia, desde el día en que ésta hubiere cesado; en el caso de error
o dolo, desde el día de la celebración del acto o contrato.

Es decir, entendemos que, de la sola lectura de estos artículos, se puede arribar a la


conclusión de que la sanción del error esencial, en nuestro sistema, es la nulidad relativa.
El sentido de la ley es claro, razón por la cual, no se debe desatender su tenor literal,
según lo exige el elemento gramatical de interpretación de la ley. En efecto, las causales de
nulidad absoluta se establecen en el artículo 1682, y en tal norma no existe mención alguna
al obstáculo, por su parte, los vicios del consentimiento se encuentran enumerados en el
artículo 1451, y dentro de ellos se contempla el error, sin efectuar ninguna distinción o
exclusión respecto a una categoría especial de error, y es bien sabido que la sanción que
procede en relación a un vicio de la voluntad es la nulidad relativa.
El artículo 1453 y 1454, no hacen más que corroborar lo anterior, el primero indica
que el error esencial es un vicio del consentimiento, situación reafirmada por la norma del
artículo 1454, que utiliza el adverbio asimismo44 , en relación al error sustancial, con el
objeto de expresar que sobre esta especie de error también procede como sanción la
rescisión, qué sentido tendría la utilización por parte del legislador de la palabra asimismo,
sino la de reforzar que el error esencial y el error sustancial tiene idéntica sanción, en caso
contrario, la mención a tal adverbio carecería de sentido.

No se trata de interpretar la ley en base a giros, palabras aisladas y en contra de la


idea misma de error obstáculo, como expresa DOMÍNGUEZ ÁGUILA,45sino que, por exigencias

44
LEÓN HURTADO, Avelino, La Voluntad y la Capacidad en los Actos Jurídicos, Editorial Jurídica
de Chile, tercera edición actualizada, Santiago, 1979 , pág. 168.
45
DOMÍNGUEZ, ÁGUILA, Ramón, Teoría general del negocio jurídico, Editorial Jurídica de Chile,
Santiago, 1977, pág. 60 y 61.
111
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

del elemento gramatical de interpretación de la ley, debe concluirse que la sanción al


obstáculo no puede ser, en nuestro sistema, ni la inexistencia ni la nulidad absoluta46.
Además, y como profundizaremos en su momento, la nulidad absoluta se basa en
consideraciones relativas al interés general de la sociedad, de la moral y de la ley, lo
contrario sucede en la nulidad relativa centrada en consideraciones referentes a intereses
particulares.
La nulidad absoluta no puede ratificarse, pero la nulidad relativa sí puede sanearse
por la parte afectada por el vicio, piénsese en la siguiente situación, si una parte entendiese
que, en virtud de un contrato de compraventa, debiese entregar un bien determinado, y la
otra parte, a su vez, creyese que el objeto del referido contrato es un bien diverso, no se
entiende porqué negar la posibilidad de confirmar tal contrato, es decir, qué razón
justificaría que esta última pudiese cambiar de parecer, y aceptar en definitiva, un bien
diverso del que se pensaba originalmente.
En definitiva, no apreciamos donde están las consideraciones de orden público que,
eventualmente, puedan justificar el negar la posibilidad de confirmación en el caso en
comento47.

3.6.2.2.2.- Error sustancial

El error sustancial aquel que recae sobre la sustancia o sobre una cualidad esencial
de la cosa, las que son determinantes para la formación de la voluntad.
Se encuentra regulado en el art. del C.C. 1454, en los siguientes términos; El error de
hecho vicia asimismo el consentimiento cuando la sustancia o la calidad esencial del objeto
sobre que versa el acto o contrato, es diversa de lo que se cree; como si por alguna de las
partes se supone que el objeto es una barra de plata, y realmente es una masa de algún otro
metal semejante.
El ejemplo del C.C. se basa en el que propuso Pothier; aquel que compra candelabros
de cobre plateado creyendo que son de plata.
Sustancia es la materia de que se compone el objeto sobre que recae la obligación.
Nótese que esta especie de error no recae sólo sobre la sustancia, sino además sobre
una cualidad esencial de la cosa, que determinó la manifestación de voluntad.
Cualidades esenciales son las que dan al objeto una fisonomía propia que lo
distingue de los demás48. A la época de dictación de nuestro C.C. primaba en Francia la
asociación entre este error y la sustancia de la cosa, pero Bello, siguiendo en ello a Pothier,
lo amplió al error sobre las cualidades esenciales de la cosa, v.gr, la antigüedad, el origen,

46
MONDACA, Alexis, ob. cit., pág. 68 y 69.
47
MONDACA, Alexis, ob. cit., pág. 71.
48
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA, Manuel y VODANOVIC, Antonio, ob. cit., pág. 224.
112
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

etc. En la actualidad la doctrina francesa ha puesto el centro de esta clase de error en las
cualidades esenciales de la cosa.
En virtud de las anteriores consideraciones, parte de la doctrina nacional considera
que, en una futura reforma al C.C. debiera eliminarse del texto del art. 1454 la mención a la
sustancia49.
El error sustancial, al igual que el error esencial, vicia el consentimiento, produce la
nulidad relativa.

3.6.2.2.3.- Error accidental

Este error se encuentra regulado en el art. 1454 inc. 2 º; El error acerca de otra
cualquiera calidad de la cosa no vicia el consentimiento de los que contratan, sino cuando
esa calidad es el principal motivo de una de ellas para contratar, y ese motivo ha sido
conocido de la otra parte.
Podemos definir por cualidades accidentales aquellas que, por regla general, no son
relevantes para determinar la voluntad o el consentimiento.
Esta especie de error vicia el consentimiento en la medida que la consideración de
lo accidental pasa a ser fundamental en la formación de la voluntad. Además, se exige que
ello sea conocido por la contraparte.
Por tanto, el error accidental, por regla general no vicia el consentimiento.

3.6.2.2.4.- Error en la persona

El error en la persona es aquel que recae sobre la identidad física o sobre las
cualidades esenciales de otro y que constituyen el motivo principal para la celebración del
contrato.
Prescribe el inc. 1 º del art. 1455; El error acerca de la persona con quien se tiene
intención de contratar no vicia el consentimiento, salvo que la consideración de esta
persona sea la causa principal del contrato.
Por regla general, el error que versa sobre la identidad física del otro contratante o
sobre alguna cualidad personal no vicia el consentimiento. Se trata de aspectos irrelevantes
llegado el momento de celebrar un contrato. En efecto, piénsese en el caso del vendedor
que está pronto a recibir el precio de la cosa, ¿qué importancia puede tener para él la
identidad física o una cualidad personal de su comprador, dado que lo que lo ha motivado
para la celebración de la compraventa es la consideración del precio que recibirá?

49
Vid. VIAL DEL RÍO, Víctor, ob. cit., pág. 93.
113
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Pero lo anterior es sólo la regla general. Existen determinados actos en los que la
consideración de la persona del otro contratante es fundamental para la voluntad, ya que
se celebran en consideración a la persona: estos son los actos intuito personae, y en estos
casos un error en la persona sí vicia el consentimiento. Por tanto, es necesario distinguir
entre los actos onerosos y los actos intuito personae.
En los actos patrimoniales, por regla general, el error en la persona no vicia el
consentimiento.
En los actos intuito personae, el error en la persona sí vicia el consentimiento, ello se
aprecia fácilmente en el Derecho de familia, como el matrimonio, el reconocimiento y la
adopción.
Pero incluso en los actos patrimoniales podemos encontrar actos intuito personae.
Para un mejor análisis debemos subdistinguir entre los actos gratuitos y los onerosos.
Son actos patrimoniales gratuitos por ejemplo, la donación, el depósito y el
comodato, en éstos el error en la persona vicia el consentimiento.
La consideración de la persona también es relevante en ciertos actos patrimoniales
onerosos, como el mandato (el que también puede ser gratuito, como sucede en el caso de
que el mandatario no reciba remuneración), la transacción, la sociedad civil y el
arrendamiento de obra o servicios celebrado en atención a las cualidades personales de la
contraparte. En estos casos puede apreciarse la existencia de un elemento de confianza en
el otro.
En definitiva, el error en la persona por regla general no vicia el consentimiento, salvo
que la consideración del otro contratante sea el motivo principal para celebrar el contrato.
La persona con quien se ha contratado equivocadamente, si está de buena fe, no
queda librada a su suerte por el Derecho; puede solicitar la correspondiente indemnización
de perjuicios, en conformidad al inc. 2º del art. 1455.

3.6.3. La Fuerza

Acto de obligar a uno a que dé ascenso a una cosa, o a que la haga. Esta definición
corresponde a una de las acepciones que sobre el particular acepta la Real Academia
Española de la Lengua50.
Se han creado numerosas definiciones de fuerza, o violencia, también conocida como
el defecto de la libertad51, tanto en la doctrina nacional como en la extranjera.

50
Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, Espasa Calpe, vigésima edición, Madrid,
1984, Tomo I, pág. 664.
51
POTHIER, ROBERT Tratado de las Obligaciones, Editorial Heliasta S.R.L, versión directa del Traité
des Obligations, según la edición francesa de 1824, publicada bajo la dirección de M. Dupin, corregida y
revisada por M.C. de las Cuevas, Buenos Aires, 1993, pág. 24.
114
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Clásico es el concepto que dan los juristas franceses PLANIOL Y RIPERT, quienes enseñan
que la violencia consiste en inspirar a una persona el temor de un mal considerable para ella
o para uno de sus parientes52.
En nuestro sistema, se ha definido fuerza como la presión física o moral ejercida
sobre la voluntad de una persona para determinarla a ejecutar un acto jurídico53.
En definitiva, entendemos por fuerza a la constricción ejercida sobre una persona o
sobre sus bienes, ya sea física o moral, que causa un temor que determina su voluntad a
obrar en un sentido diverso al deseado, si no hubiese existido tal presión54.

3.6.3.1. Clases de fuerza

Tradicionalmente, según el criterio de la naturaleza de la constricción o presión, se


enseña que la fuerza puede ser física o absoluta, y moral o psíquica, también denominada
esta última vis compulsiva.
Según DUCCI la presión física consistirá en actos materiales55. Fuerza física, es aquella
que se ejerce utilizando medios materiales, vías de hecho, ya sea sobre la misma persona
con quien se tiene la intención de contratar, sus bienes, o sobre la persona y los bienes de
un tercero. Es decir, a diferencia de la fuerza moral, es necesariamente actual, por lo tanto,
si se le dice a otro que se le golpeará si no consiente en la celebración de un acto jurídico
determinado, se está en presencia de una fuerza moral, es decir, se amenaza con un futuro
mal injusto y grave, el que sólo se evita, cediendo a la presión antijurídica.
Podemos señalar numerosos ejemplos de fuerza física: desde golpes, quien le mueve
la cabeza a otro para asentir, pasando por torturas,56 hasta un secuestro57.
En relación a la fuerza moral, también conocida como intimidación o violencia
psíquica, según explica VIAL DEL RÍO, existe una manifestación de voluntad en aquel acto en
el que ha incidido fuerza moral, pero ésta no ha sido libre, debido a que fue impuesta por
una amenaza actual de un mal futuro58.
En efecto, la vis compulsiva, consiste en una amenaza injusta de un mal futuro que
causa un temor, en virtud del cual, la víctima sabe que de no realizar un acto o contrato

52
PLANIOL, MARCEL y RIPERT, GEORGES, Tratado Elemental de Derecho Civil, Cardenas Editor y
Distribuidor, segunda edición, México, 1991, Tomo V pág. 59 y 60.
53
ALESSANDRI R., ARTURO, SOMARRIVA U., MANUEL, VODANOVIC H., ANTONIO, ob. cit., Tomo II,
pág. 228.
54
MONDACA, ALEXIS, Visión panorámica de la fuerza como vicio del consentimiento, Facultad de
Ciencias Jurídicas de la Universidad de Antofagasta, Anuario, 2004, pág. 78.
55
DUCCI CLARO, CARLOS, Derecho Civil, Parte General, Editorial Jurídica de Chile, cuarta edición
actualizada, Santiago, 2002, pág. 271
56
COMPAGNUCCI DE CASO, op. cit., pág. 293.
57
VODANOVIC H. ANTONIO. Manual de Derecho Civil, Parte Preliminar y General, LexisNexis, cuarta
edición, Santiago, 2003, Tomo II , pág. 95.
58
VIAL DEL RÍO, VÍCTOR, ob. cit., pág. 105
115
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

determinado, sufrirá un mal irreparable y grave, ya sea en su persona o bienes, o en la


persona y bienes de sus seres queridos.
Como enseña Compagnucci, siguiendo a Betti, se está en presencia de un juicio de
conveniencia, es decir, estamos en presencia de una situación psicológica, en virtud de la
cual la voluntad de una persona debe optar entre realizar un acto determinado o sufrir un
mal grave, en razón de ello, la víctima considera mejor someterse a la realización del acto
como un mal menor con tal de evitar la materialización de la amenaza59 .
Constituye vicio del consentimiento sólo la vis moral, ella afecta a la libertad del
agente. Existe manifestación de voluntad, pero ella no es enteramente libre, ha sido
coartada por la intimidación, por tanto, ello justifica que el acto sea anulable relativamente.
En los casos de fuerza física, no hay voluntad, el sujeto pasa a ser prácticamente un
instrumento de la voluntad del que aplica la fuerza, por lo tanto, al no estar presente un
requisito de existencia del acto jurídico, la sanción aplicable es la nulidad absoluta.

3.6.3.2. Requisitos para que vicie el consentimiento

Para que la fuerza vicie el consentimiento deben cumplirse los siguientes requisitos:

Ø Debe ser grave.


Ø Injusta o ilegítima.
Ø Determinante.

A continuación, analizaremos cada uno de estos requisitos.

3.6.3.2.1.- La fuerza debe ser grave.

Este requisito se encuentra establecido en el artículo 1.456, norma que, en su inciso


primero, parte primera, dispone: la fuerza no vicia el consentimiento, sino cuando es capaz
de producir una impresión fuerte en una persona de sano juicio, tomando en cuenta su edad,
sexo y condición.
Este es el elemento cuantitativo de la fuerza60. En su virtud se exige que, para que la
fuerza vicie el consentimiento, ésta debe tener una determinada entidad, debe tratarse de
una fuerza moral importante61, es decir, intensa62, de modo tal que pueda producir una
impresión fuerte en una persona de sano juicio, esto es, en una persona que presenta un
estado psíquico normal.

59
COMPAGNUCCI DE CASO, op. cit., pág. 295.
60
ALESSANDRI RODRÍGUEZ, ARTURO, Tratado … ,op. cit., Tomo II, pág. 230.
61
VIAL DEL RÍO, VÍCTOR, op. cit., pág. 107.
62
ALESSANDRI RODRÍGUEZ., ARTURO, Tratado … , op, cit, Tomo II pág. 230.
116
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

En virtud de este requisito, deben excluirse como hipótesis de fuerza, un temor


ridículo, baladí 63o necio.
ENNECCERUS entiende que la amenaza debe representarse como dependiente de
algún modo del poder del que amenaza 64 , si la amenaza no depende en parte del
amenazante, será un consejo o una advertencia, según el caso65. La amenaza debe tener
verosimilitud, esto es, deben existir reales posibilidades de concretar el mal anunciado.
Se ha discutido si la fuerza debe apreciarse según un criterio abstracto o concreto.
Sobre este particular VIAL DEL RÍO, siguiendo en ello a CARIOTA FERRARA, entiende que para
determinar la influencia en el ánimo de la víctima, es preciso considerar un criterio objetivo;
una persona sensata, tomando en cuenta su edad, sexo y cultura, entre otras condiciones66.
Concordamos en que la aplicación de este criterio objetivo puede entenderse en el
Derecho romano, en el cual se recurría al concepto de hombre de firme carácter (hominem
constatissimum)67, pero no en nuestro sistema.
Por nuestra parte entendemos que debe recibir aplicación un criterio concreto,
relativo. En efecto, la gravedad de la amenaza depende de una serie de circunstancias que
pueden variar, dependiendo de la clase de amenaza y de la víctima de esta, así v.gr, es
perfectamente posible que la gravedad de la fuerza moral sea diversa si una misma coacción
se aplica a un hombre y a una mujer, a un adulto y a un menor de edad 68. No debe el
derecho dejar de considerar las condiciones especiales de la víctima de la fuerza, por lo que
precisa tener en cuenta la edad, el sexo, la posición social, el grado de civilización y de
cultura69,en relación al sistema subjetivo, COMPAGNUCCI afirma pareciera ser el más correcto
para poder llegar a una más ajustada apreciación del caso. Poco interesa lo que hubiera
podido hacer otra persona, o cómo hubiera reaccionado el hombre común, o un “tipo ideal”
de sujeto; debe apreciarse el hecho de conformidad a las circunstancias personales de la
víctima70.

63
DUCCI CLARO, CARLOS, op. cit, pág. 272.
64
ENNECCERUS, LUDWIG, Tratado de Derecho Civil, Parte General, Bosch, decimoquinta revisión por
Hans Carl Nipperdey, traducción de la trigésimo novena edición alemana con estudios de comparación y
adaptación a la legislación y jurisprudencia españolas por Blas Pérez González y José Alguer, tercera edición
al cuidado de A. Hernández Moreno y M. del Carmen Gete-Alonso, Barcelona, 1981, Tomo I. Volumen II. pág.
382.
65
Op. cit., pág. 387.
66
VIAL DEL RÍO, VÍCTOR, op. cit., pág. 107.
67
ALESSANDRI RODRÍGUEZ., ARTURO, op. cit, Tomo II, pág. 230.
68
MONDACA, Alexis, Visión panorámica … ob. cit, pág. 81.
69
COVIELLO, NICOLLÁS, Doctrina General del Derecho Civil, Unión Tipográfica Editorial Hispano-
Americana, Cuarta edición italiana revisada por Leonardo Coviello, Traducción por Felipe de J. Tena,
Concordancias con el Derecho Mexicano de Raúl Berrón Mucel, México, 1938, pág 427 y 428.
70
COMPAGNUCCI DE CASSO, op. cit., pág. 299.
117
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

A nuestro entender, corrobora lo anterior, el hecho de que no es necesario que la


amenaza haya sido hecha en serio, basta que el amenazado la tomase por real71, esto es,
una idéntica amenaza para unos puede que no sea verosímil, pero para otros sí lo será, todo
depende de las particulares características del que sufre la amenaza, es decir, ella se
determina en conformidad a un criterio subjetivo.
El inciso primero, segunda parte del artículo 1456 prescribe: se mira como una fuerza
de este género todo acto que infunde a una persona un justo temor de verse expuesta ella,
su consorte o alguno de sus ascendientes a un mal irreparable y grave.
La enumeración del artículo 1456 no es taxativa, es sólo ejemplar, ello se demuestra
por el tenor literal de la norma en comento, específicamente de la frase se mira como una
fuerza de este género. Además, como se señala prácticamente en todas las obras nacionales
de la parte general del Derecho Civil, no se aprecia fundamento alguno, en virtud del cual,
no deba considerarse constitutivo de fuerza la amenaza efectuada a una persona diversa
de aquellas comprendidas en la disposición anteriormente citada, v.gr, colaterales. No
debe restringirse la aplicación de esta norma a quienes se encuentren ligados por vínculo
de parentesco o de matrimonio, no vemos cómo fundamentar racionalmente una
restricción en tal sentido, por lo tanto, también debe considerarse como fuerza grave la
presión ejercida sobre una concubina, un amigo, etc.
Considérese además que el fundamento de este vicio de la voluntad es la afección a
la libertad, y ella opera tanto si se amenaza con causar un grave mal a un consaguíneo en
primer grado como, según el caso, a un colateral, amigo o concubina, es decir, en todas
estas situaciones debe aplicarse el aforismo en virtud del cual donde existe la misma razón,
debe aplicarse la misma disposición.
Sin perjuicio de lo anterior, toda amenaza de un mal irreparable y grave ejercida
sobre alguna de las personas enumeradas en artículo 1456, tiene una gran importancia para
efectos de prueba, en efecto, constituye una presunción de gravedad de la fuerza,
presunción que es simplemente legal, por lo tanto, produce el efecto normal de éstas, es
decir, altera el onus probandi, en consecuencia, aquel que alegue que no constituye fuerza
el temor de que las personas enumeradas en la citada disposición legal estén expuestas a
un mal grave, deberá acreditarlo.
En relación al temor reverencial o metus reverentialis, esto es, aquel estado de
sujeción en el que nos encontramos por razones de obediencia, gratitud, respeto,
admiración, o devoción, frente a otros (padres, maestros, benefactor, etc.),72claramente en
nuestro sistema no vicia el consentimiento, es irrelevante para el derecho debido a que no
tiene naturaleza intimidatoria 73 . Además, nótese que en este caso no existe amenaza

71
ENNECCERUS, LUDWIG, op. cit., pág. 383.
72
CARIOTA FERRARA, LUIGi, El Negocio Jurídico, Aguilar, traducción del italiano, prólogo y notas de
Manuel Albaladejo, Madrid, 1956, pág. 457.
73
LASARTE ÁLVAREZ, CARLOS, Principios de Derecho Civil, Parte General y Derecho de la Persona,
Editorial Trivium S.A., séptima edición, Madrid, Tomo I pág. 507.
118
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

alguna, ninguna duda deja el artículo 1456, norma que en su inciso segundo prescribe: el
temor reverencial, esto es, el solo temor de desagradar a las personas a quienes se debe
sumisión y respeto, no basta para viciar el consentimiento.
Lo anterior, desde luego, no quiere decir que sea imposible que se aplique fuerza
moral por parte de un ascendiente, marido, superior jerárquico, etc, en cuyo caso, deberán
recibir aplicación las reglas generales de la intimidación como vicio de la voluntad.

3.6.3.2.2.- Injusta o ilegítima.

El segundo requisito de la fuerza no se encuentra consagrado expresamente en


nuestro Código Civil, pero basta una consideración racional para concluir que debe
exigirse74.
Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, “amenazar” es dar
a entender con actos o palabras que se quiere hacer un mal a otro.
Este es el elemento cualitativo de la fuerza75. Que la fuerza sea injusta, antijurídica o
ilegítima se refiere que el procedimiento de presión, no debe estar amparado por el
ordenamiento jurídico76, debe ser contrario a derecho77, extravagante a éste78.
Se comprenden como fuerzas injustas, todos los hechos ilícitos79.
Debe descartarse como hipótesis constitutivas de fuerza, las amenazas de recurrir a
los Tribunales de Justicia. Si bien es cierto, no hay ninguna norma en nuestro Código Civil
que lo establezca en términos explícitos, ello se explica debido a que en tales casos, se está
frente al ejercicio de un derecho80, razón por la cual, mal podría hablarse de un vicio del
consentimiento, según un antiguo aforismo: quien su derecho ejerce a nadie ofende.
Pero debe matizarse la afirmación contenida en el párrafo precedente, es decir, en
algunos casos, la amenaza de recurrir a la justicia, sí viciará el consentimiento cuando se
persiga obtener ventajas injustas81.
Debe excluirse como supuesto de defecto del consentimiento aquellos casos en que
es el propio atemorizado quien tiene el propósito de evitar un mal, para lo cual celebra un
contrato, pero sin ser coaccionado por nadie, esta situación se denomina temor ab
intrinseco incussus. Ante la falta de amenaza, necesariamente debe afirmarse que el

74
ALBALADEJO, op. cit., pág. 185.
75
ALESSANDRI, RODRÍGUEZ, ARTURO, ob. cit., pág. 229.
76
ALESSANDRI, RODRÍGUEZ, ARTURO, ob.. cit., pág. 229.
77
BETTI, EMILIO, Teoría General del Negocio Jurídico, Editorial Revista de Derecho Privado, segunda
edición, traducción y concordancias con el Derecho Español por A. Martín Pérez, Madrid, 1959, pág. 344.
78
LASARTE, CARLOS op. cit., Tomo l, Volumen I, pág. 507.
79
BORDA. A. GUILLERMO, Manual de Derecho Civil, Parte General, LexisNexis, vigésima primera
edición, actualizada por Guillermo Julio Borda, reimpresión, Buenos Aires, 2004, pág. 489.
80
DUCCI CLARO , CARLOS, ob. cit., pág. 272.
81
Vid. MONDACA, Alexis … Visión panorámica ob. cit., pág. 84 y 85.
119
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

contrato no puede ser anulado por vicio de fuerza, v.gr, el que celebra el contrato de
matrimonio por el temor de que la novia despechada, pueda recurrir al suicidio82.
Con mayor razón, en aquellos casos en que la amenaza sea fruto de la excesiva
imaginación de un sujeto, debe descartarse la intimidación.

3.6.3.2.3.- Determinante.

Este requisito se encuentra consagrado en el artículo 1457 del Código Civil, norma
que prescribe: para que la fuerza vicie el consentimiento no es necesario que la ejerza aquel
que es beneficiado por ella; basta que se haya empleado la fuerza por cualquier persona con
el objeto de obtener el consentimiento.
La acción del agente que amenaza busca un objetivo definido: obtener, en términos
gráficos, arrancar mediante la amenaza el consentimiento del otro.
Lo que se busca es que la amenaza cause un temor, el que debe ser directo y eficaz,
de modo tal que el destinatario de la coacción deba hacer o no hacer algo, en sentido
contrario a lo que libremente, es decir, en ausencia de la fuerza, hubiese deseado 83 .
Establecido que este es el objetivo de la amenaza, si lo que con ella se busca es algo diverso
a la manifestación de voluntad, no puede hablarse de vicio del consentimiento,
probablemente sí de un ilícito criminal, desde luego, en tal caso, podrán aplicarse las
sanciones correspondientes84.
Del tenor del artículo 1457 se desprende que la fuerza puede ser ejercida por
cualquier persona, no siendo indispensable que el propio beneficiado con ella la haya
empleado. No es difícil pensar en la utilización de terceros para presionar a otro, sobre este
punto no se presentan mayores dificultades.
Pero sobre lo que mucho se ha discutido, tanto en la doctrina nacional como
extranjera, es en lo relativo a la procedencia del estado de necesidad como circunstancia
constitutiva de fuerza.
Lo que siempre caracteriza al estado de necesidad es el riesgo o peligro al que se ve
expuesto un bien jurídico. En relación a la procedencia del estado de necesidad, éste puede
originarse en virtud de un evento de la naturaleza, v.gr. el capitán de un barco que se
encuentra en medio de un temporal, con grave riesgo de naufragar, ante lo cual acepta
pagar una elevada suma de dinero al capitán de otro navío para el rescate. Además, sería
posible incluir como hipótesis del estado de necesidad aquellas situaciones de peligro
originadas de un acto humano, por ejemplo, aquel sujeto cuyo hijo ha sido secuestrado por
unos bandoleros y acepta el ofrecimiento de otro que, a cambio de una elevada suma de
dinero se ofrece a rescatarlo.

82
ALBALADEJO, ob. cit., pág. 186.
83
DUCCI CLARO, CARLOS ob. cit., pág. 271 y 272..
84
DOMÍNGUEZ ÁGUILA, RAMÓN, ob. cit., pág. 102.
120
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

BETTI enseña un hecho natural o un hecho del hombre, aunque no tengan por fin
arrancar el consentimiento, puede constituir una situación psicológica similar a la violencia,
si crea un estado de necesidad85.

El estado de necesidad no vicia el consentimiento.

Los principales argumentos en apoyo de esta posición, son los siguientes:


El artículo 1457 del Código Civil exige para que la fuerza vicie el consentimiento, que
se haya empleado la fuerza por cualquier persona con el objeto de obtener el
consentimiento. A partir de una interpretación literal, aplicando el elemento gramatical de
interpretación de la ley, basada en la utilización de las palabras persona y obtener, se ha
llegado a la conclusión de que estado de necesidad, por más poderoso que pueda ser, no
puede tener por objetivo obtener el consentimiento de otro86. Además, desde luego, que
persona, claramente se referiría a un individuo de la especie humana, una violencia que se
realice por eventos naturales no es concebible. Es preciso que provenga del hombre y que
éste la ejecute para determinar la voluntad ajena87. En el mismo sentido opina ALESSANDRI
RODRÍGUEZ88.

No viciaría la voluntad un estado de necesidad que tuviese su origen en un acto del


hombre, debido a que en tal caso, tampoco la acción de que se trate tendría por objeto
obtener el consentimiento. De sostenerse que el estado de necesidad vicia el
consentimiento, bastaría acreditar su concurrencia, para solicitar, sin más, la declaración de
nulidad, exista o no aprovechamiento de circunstancias, en su opinión, se pueden llegar de
este modo a conclusiones absurdas, cualquier contrato, hasta el más justo, pactado en
estado de peligro o de necesidad pecuniaria, debería, a demanda del que sufrió el trance,
declararse nulo89.

Otros, entre ellos COMPAGNUCCI DE CASO, sostienen que la sanción aplicable es la


nulidad absoluta, debido a que existe causa ilícita, es decir, la inmoralidad del
aprovechamiento de las circunstancias que afectan a otro, fundaría la acción de
anulación90.

85
BETTI, EMILIO op. cit., pág. 345.
86
ALESSANDRI BESA, ARTURO, La Nulidad y la Rescisión en el Derecho Civil Chileno, Editorial
Jurídica Ediar Conosur Ltda., Segunda edición, Santiago, Tomo II pág. 724.
87
CARIOTA FERRARA, op. cit., pág. 456.
88
ALESSANDRI RODRÍGUEZ, ARTURO, Tratado … op. cit., Tomo II, pág. 234.
89
Op. Cit, pág. 234 y 235.
90
COMPAGNUCCI DE CASSO, op. cit., pág. 31o
121
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Finalmente, Avelino León Hurtado sugiere la aplicación del principio del


enriquecimiento sin causa, pero concluye que ello en nuestro ordenamiento jurídico no
podría sostenerse, en atención al escaso desarrollo doctrinal y al incipiente reconocimiento
jurisprudencial a este principio general del derecho91 .

El estado de necesidad es constitutivo de fuerza, por lo tanto, puede viciar el


consentimiento.

En apoyo de esta posición, que es la que compartimos, podemos señalar varias


razones:

En primer término, no estamos de acuerdo con la opinión que afirma que el temor
debe haber sido provocado, exclusivamente, a raíz de un acto del hombre. En efecto, tanta
entidad puede tener una amenaza que se origina en un acto del hombre como en un estado
de necesidad, cualquiera que sea la causa que lo origine.

Consideramos que una situación de la relevancia como la que se analiza no puede


quedar librada sólo a las conclusiones aparentes que se pueden obtener en virtud de una
interpretación meramente literal de los preceptos legales. Sin perjuicio de ello, el artículo
1457 del Código Civil, en ninguna parte, excluye la posibilidad de que la fuerza se genere a
partir de un estado de necesidad.

Cuando se intenta resolver un problema de interpretación, no debe dejarse fuera del


análisis el fundamento de la institución jurídica de que se trate. Entendemos que quienes
afirman que el estado de necesidad no puede ser constitutivo de fuerza, no aprecian
adecuadamente el fundamento que tiene la fuerza como vicio del consentimiento.

Lo que se persigue al anular los actos viciados por la intimidación, es la falta de


libertad del agente, lo que se aprecia en el tratamiento que POTHIER adopta respecto de la
fuerza, al calificarla defecto de la libertad92. El Derecho desea negar validez a aquellos actos
o contratos ejecutados o celebrados por aquel que ha obrado y aceptado convenir, sólo
ante la amenaza de un mal irreparable y grave, con prescindencia del origen específico de
ese temor. Tan atemorizado se encuentra el que contrata a raíz de una amenaza fruto de
una acción humana, como de un estado de necesidad, tenga éste su origen en un evento
de la naturaleza o en un acto del hombre93.

91
Op. cit., pág. 199.
92
Op. cit., pág. 24
93
MONDACA, Alexis, Visión panorámica … ob. cit., pág. 88 y 89.
122
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

En relación al argumento de ALESSANDRI, en orden a que, de aceptarse esta posición,


siempre que se exista un estado de necesidad, deberá declararse nulo el acto convenido,
sin importar si hubo o no una explotación de las circunstancias, llegando de este modo al
absurdo, podemos señalar que no compartimos su opinión. En efecto, concordamos en que
no siempre que concurra un estado de necesidad, necesariamente habrá que declarar nulo
el acto. Lo que produce la afectación a la libertad del agente, no se restringe exclusivamente
a la existencia del estado de necesidad, de ello no puede derivarse, de un modo
prácticamente automático la declaración de nulidad, como sostiene Alessandri, si fuese así,
evidentemente que deberíamos concordar con él y apoyar su afirmación de lo absurdo que
es tal conclusión. Ello no tiene mayor lógica y repulsa a la justicia, toda interpretación
ilógica, que conduce al ridículo, debe rechazarse. Al estado de necesidad debe agregarse
una explotación o aprovechamiento de las circunstancias, sólo en tal caso procederá la
anulación.
Por otra parte, en virtud de una interpretación sistemática, también debe aceptarse
que un estado de necesidad puede viciar el consentimiento. En materia penal, también la
fuerza tiene el mismo fundamento señalado precedentemente. En efecto, el artículo 10 nº
9 del Código Penal, establece como causal eximente de responsabilidad criminal a la fuerza
irresistible, en nuestro país, la doctrina y jurisprudencia mayoritaria entienden que dicha
fórmula se refiere a la fuerza moral94.
La sanción de un acto celebrado en virtud de un estado de necesidad no puede ser
la rescisión por lesión, por lesión se entiende el perjuicio pecuniario que sufre una de las
partes por un contrato del cual reportó un beneficio inferior al que él, a su vez proporcionó
a la otra 95 . Acabamos de afirmar, en los párrafos anteriores que el fundamento de la
sanción a la fuerza como vicio del consentimiento es la afección a la libertad de quien
manifiesta su voluntad. La fuerza, y todos los vicios del consentimiento, como se puede
desprender, sin mayores problemas, de la misma denominación de estos defectos de la
voluntad, son de naturaleza subjetiva. Mal podría hablarse de que en la especie debe
aplicarse la lesión, la cual es de índole objetiva, de hecho, para determinar su procedencia
basta realizar una simple operación aritmética, pero esta institución no puede tener su
fundamento en un defecto de libertad.
Además no existe ninguna disposición del Código Civil que permita fundamentar la
aplicación en la especie de la lesión, y bien sabido es que ella procede en los casos
expresamente determinados por el legislador, entre los que no se encuentra el estado de
necesidad96.

94
MONDACA, Alexis, Visión panorámica … ob. cit., pág. 89 y 90.
95
ALESSANDRI RODRÍGUEZ, ARTURO, De la Compraventa y de la Promesa de Venta, Editorial Jurídica
de Chile, Reedición de la primera edición, Santiago 2003, Tomo II, Volumen 2, pág. 741
96
VIAL DEL RÍO, VÍCTOR, ob. cit., pág. 114 y 115.
123
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Tampoco consideramos que sea procedente la aplicación de la causa ilícita, y por


consiguiente, que la sanción sea la nulidad absoluta. La causa ilícita, como toda causal de
nulidad tiene su propio campo de aplicación, pero no puede intentarse ampliarlo, por los
motivos precedentemente enunciados, para resolver una situación que entra en el terreno
de otra causal de nulidad, pero relativa, como lo es la fuerza, provenga o no de un estado
de necesidad.
Ello no significa que rechacemos la noción de que aquel que, aprovechándose de la
situación de necesidad en que se encuentra otro, la explota para obtener un beneficio para
sí, ha efectuado una conducta digna de calificarse como inmoral, pero ello no debe llevarnos
a concluir que necesariamente deba reconducirse dicha conducta inmoral a la causa ilícita,
la que, reiteramos, no fue prevista por el legislador para resolver problemas originados en
un vicio de la voluntad. En un acto anulable por causa ilícita, la voluntad de las partes se ha
manifestado sin ninguna alteración en la libertad de los sujetos, pero es el motivo que los
lleva a ejecutar o celebrar un acto o contrato lo censurado por el derecho, el cual es inmoral,
ilícito, esto es lo que, en definitiva, da fundamento a la procedencia de la aplicación de la
nulidad absoluta.
Desde luego, aquella sugerencia de AVELINO LEÓN, en el sentido de que podría existir
un enriquecimiento sin causa, debe ser descartada de plano. Baste para ello, el recordar
que, uno de los requisitos de procedencia de la actio de in rem verso, es que no existan en
el ordenamiento jurídico otras acciones que deducir para obtener un remedio judicial, esto
es, dicha acción presenta la característica de ser subsidiaria, razón por la cual, en la práctica,
no podrá deducirse dicha acción, basada en un estado de necesidad, con arreglo a derecho.

3.6.3.3. Sanción de la fuerza

Finalmente, la sanción de la fuerza como vicio del consentimiento es la nulidad


relativa, sobre ello ninguna duda dejan los artículos 1456 y 1457 en relación con el 1682,
inciso final.
Tal como se indicó, al inicio del presente trabajo, el vicio del consentimiento está
conformado por la fuerza moral, no por la fuerza física.
En relación a la fuerza física, ocurre que elimina la voluntad de la persona, en
consecuencia, mal podría hablarse de vicio del consentimiento si éste nunca llegó a
formarse, en los supuestos de fuerza física, podrá apreciarse una apariencia de
consentimiento, como sucede en el clásico ejemplo de aquel a quien otro, sosteniéndole la
mano, lo obliga a firmar97. Pude apreciarse que dicha fuerza excluye la voluntad98.

97
ALESSANDRI RODRÍGUEZ, ARTURO, Tratado … , pág. 229.
98
VIAL DEL RÍO, VÍCTOR op. cit., pág. 105.
124
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

En virtud de lo anterior, la sanción procedente respecto a casos de fuerza física es la


inexistencia o la nulidad absoluta, según la posición que se asuma en la ya clásica discusión
en orden a si nuestro ordenamiento jurídico acepta o no la inexistencia como causal de
ineficacia del acto jurídico99.
La fuerza moral, este defecto de la voluntad, no elimina a ésta, pero la afecta, lo que
hace procedente la anulación del acto por nulidad relativa.

3.6.4. El Dolo

El dolo se encuentra definido en el inc. final del art. 44; El dolo consiste en la
intención positiva de inferir injuria a la persona o propiedad de otro.
Pero esta definición no es la más adecuada para conceptualizar al dolo vicio del
consentimiento, por ello la doctrina lo ha definido como la maquinación fraudulenta que
tiene por objeto obtener el consentimiento de otro, lo propio del dolo vicio de la voluntad
es el engaño.
En la doctrina italiana BETTI lo define como toda forma de artificio capaz de inducir a
engaño a otros, que excede de aquel género de habilidades que se pueden considerar
permitidas a las partes en la lucha de astucia que suele desarrollarse en el curso de las
negociaciones de un contrato oneroso100.

Ámbitos de aplicación del dolo en el Derecho civil

El dolo recibe aplicación a propósito de las siguientes materias;

1) En la celebración de los actos jurídicos, como se desarrollará a continuación; el dolo


vicio del consentimiento, art. 1458 y 1459.
2) En la responsabilidad contractual; el dolo opera como un agravante de la
responsabilidad del deudor, art. 1558.
3) En la responsabilidad extracontractual; el dolo es un elemento de los delitos civiles,
art. 2284.

3.6.4.1. Clasificación

El admite las siguientes clasificaciones;

99
Para un mayor análisis, ver Pablo Rodríguez Grez, Inexistencia y Nulidad en el Código Civil Chileno.
Teoría Bimembre de la Nulidad. Editorial Jurídica de Chile, reimpresión de la primera edición, Santiago, 2004.
100
Betti
125
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Ø Dolo bueno y dolo malo


Ø Dolo positivo y dolo negativo
Ø Dolo principal y dolo incidental

3.6.4.1.1.- Dolo bueno y dolo malo

Esta diferencia ya existía en el Derecho romano y era conocida en el Derecho español.


El dolo bueno consiste en la simple exageración de las bondades de una cosa, es
propio de la actividad comercial. Es el comportamiento lícito, realizado con astucia, malicia,
halagos, jactancias, propagandas, incitaciones e insistencias que se consideran permitidas
en la vida de los negocios o, en general, en las relaciones sociales o jurídicas; para el mismo,
cualquier sujeto del mundo del derecho está preparado y habituado101.
El dolo bueno no vicia el consentimiento.
El dolo malo consiste propiamente en el engaño efectuado a fin de obtener que otro
manifieste una voluntad que sin el dolo no hubiese existido o que hubiese sido manifestada
de un modo diverso, en condiciones menos onerosas.
El dolo malo sí vicia el consentimiento.

3.6.4.1.2.- Dolo positivo y dolo negativo

Se entiende por dolo positivo aquel realizado mediante actos que conducen al
engaño de otro.
El dolo negativo es aquel que consiste en una abstención, un no hacer con objeto de
producir el engaño. También se le denomina dolo por omisión o reticencia.
Implica la ocultación de ciertos antecedentes o circunstancias, v.gr, ocultar
información sobre el estado de salud y enfermedades previas al momento de celebrar un
contrato de seguro de vida.
Tanto el dolo positivo como el negativo vician el consentimiento, en la medida que
cumplan con los requisitos del dolo vicio.

3.6.4.1.3.- Dolo principal y dolo incidental

Consiste el dolo principal en determinar la voluntad de otro en orden a celebrar un


acto jurídico que, de no existir el dolo, no se hubiese celebrado.
El dolo principal vicia el consentimiento.

101
CARIOTA FERRARA, ob. cit., pág. 459.
126
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

El dolo incidental no es determinante en la manifestación de voluntad, pero de no


mediar el dolo, la voluntad se hubiese formulado en condiciones menos onerosas.
Este dolo no vicia el consentimiento.

3.6.4.2. Requisitos para que vicie el consentimiento

Para que el dolo vicio el consentimiento es necesario que reúna los siguientes
requisitos;
Ø Debe ser inductivo, principal o determinante

Ø Debe ser obra de una de las partes.

1.- El dolo debe ser inductivo, principal o determinante.


Establece el art. 1458, inc. 1 º, segunda parte … y cuando además aparece
claramente que sin él no hubieran contratado. Por tanto, el dolo incidental no vicia el
consentimiento.
El engaño debe ser determinante, esto es, debe ser de tal entidad que, ante su
ausencia o no hubiese celebrado el contrato o se hubiese celebrado, pero en diversas
condiciones.

2.- El dolo debe ser obra de una de las partes.


Este requisito aparece consagrado en el art. 1458 inc. 1 º, primera parte; El dolo no
vicia el consentimiento sino cuando es obra de una de las partes.
Por tanto, si el dolo proviene de terceros no vicia el consentimiento, pero produce
otro efecto en conformidad al inc. 2 º del art. 1458: la obligación de indemnizar perjuicios,
para ello debe distinguirse entre quienes han fraguado el dolo y quienes se han
aprovechado de él.
Los que han fraguado el dolo deben indemnizar el total valor de los perjuicios
producidos.
Aquellos que se han aprovechado del dolo, deben indemnizar hasta concurrencia
del provecho que han reportado del dolo.
Si el dolo proviene de ambas partes no vicia el consentimiento, ya que el
ordenamiento jurídico no debe otorgar defensa a quienes han utilizado el engaño en una
contratación.
En esta parte puede apreciarse una diferencia con la fuerza, ya que para que ésta
vicie el consentimiento es indiferente si es ejercida por el beneficiado o por sus agentes,
mientras que en los actos jurídicos bilaterales, para que el dolo vicie el consentimiento debe
provenir de una de las partes.

El dolo en los actos jurídicos unilaterales.


127
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

El art. 1458 exige que, para que el dolo vicie el consentimiento, sea obra de una de
las partes. En esta norma el legislador está pensando en los actos jurídicos bilaterales
puesto que en éstos existen dos partes. Pero ello no debe provocarnos confusión y hacernos
pensar que en los actos jurídicos unilaterales no procede el dolo o que éste no vicia la
voluntad.
Si bien es cierto que el C.C. no establece una norma general aplicable al dolo vicio
de la voluntad de los actos jurídicos unilaterales, en estos actos, en los que como sabemos
sólo existe una parte, el dolo debe provenir de un tercero, y en tal evento vicia la voluntad
de la parte del acto jurídico, por ejemplo, un tercero que mediante fuerza obtiene una
disposición testamentaria. En otras palabras, en los actos jurídicos unilaterales el dolo debe
ser principal, inductivo o determinante y debe provenir de un tercero.
Nuestro C.C. se refiere al dolo en los actos jurídicos unilaterales en las siguientes
disposiciones;

1.- Indignidad para suceder: Según el art. 968 Nº 4 es indigno para suceder el que por
fuerza o dolo obtuvo alguna disposición testamentaria del difunto, o le impidió testar.

2.- Aceptación y repudio de una asignación testamentaria: En conformidad al art.


1234 inc. 1º, una vez que se produce la aceptación de una asignación testamentaria
(herencia o legado), ésta por regla general no puede revocarse, salvo en el caso de haber
sido obtenida con dolo, fuerza o lesión. El art. 1237 se refiere al repudio de la asignación en
los siguientes términos; Ninguna persona tendrá derecho para que se rescinda su
repudiación, a menos que la misma persona o su legítimo representante hayan sido
inducidas por fuerza o dolo a repudiar.

3.- Renuncia a los gananciales: En virtud de lo dispuesto en el art. 1782 una vez que
la mujer ha renunciado a los gananciales, la renuncia no podrá revocarse, salvo que se
pruebe, por ella o sus herederos, que han sido inducidos a renunciar por dolo o por un
justificable error del verdadero estado de los negocios sociales.

3.6.4.3. Prueba del dolo

La norma aplicable es el art. 1459, disposición que establece; El dolo no se presume


sino en los casos especialmente previstos por la ley. En los demás debe probarse.

128
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Lo anterior es una consecuencia de que la ley presume a buena fe102, luego por
regla general, la mala fe y el dolo deberán acreditarse por aquel que los alega.

Casos en que se presume el dolo;

1.- En materia de muerte presunta, art. 94 regla sexta; El haber sabido y ocultado la
verdadera muerte del desaparecido, o su existencia, constituye mala fe.
2.- Art. 706 inc. final relativo a la posesión; Pero el error en materia de derecho
constituye una presunción de mala fe, que no admite prueba en contrario.
3.- Indignidades para suceder; El art. 968 N º 5 para el caso de ocultación o detención
del testamento, presume el dolo por el sólo hecho de ocultar o detener el testamento.
4.- En relación a la prescripción extraordinaria, en conformidad al art. 2510 regla
tercera; Pero la existencia de un título de mera tenencia hará presumir mala fe, y no dará
lugar a la prescripción.
5 .- En el Derecho procesal, el Código de Procedimiento Civil en su art. 280 prescribe
lo siguiente; Si se concede la medida prejudicial precautoria y no se entabla la demanda
dentro de los diez primeros días siguientes a su constitución, se presume la mala fe.

Condonación del dolo

Según el art. 1465; El pacto de no pedir más en razón de una cuenta aprobada, no
vale en cuanto al dolo contenido en ella, si no se ha condonado expresamente. La
condonación del dolo futuro no vale.
Es decir, debemos distinguir entre la condonación del dolo pasado y del dolo futuro.
En relación al dolo pasado no existen inconvenientes en su renuncia, una vez
cometido, la parte afecta por él puede perdonarlo. Se trata de una aplicación de la renuncia
a los derechos, en conformidad al art. 12 del C.C.
Lo que no se acepta es la condonación del dolo futuro, ya que de permitirse, en
prácticamente todo contrato, la parte que esté en una posición de superioridad, exigiría a
la contraparte la condonación anticipada del dolo.
La condonación o renuncia del dolo futuro es un acto prohibido por las leyes, es una
causal de objeto ilícito, por tanto está sancionada con la nulidad absoluta.

El dolo del representante

Trataremos esta materia al analizar la nulidad.

102
Art. 707; La buena fe se presume, excepto en los casos en que la ley establece la presunción
contraria. En todos los otros la mala fe deberá probarse. Si bien es cierto se trata de una norma relativa a la
posesión, se ha entendido que es de general aplicación.
129
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

El dolo en el Derecho de familia y en el Derecho sucesorio

En el Derecho de familia, específicamente en el contrato de matrimonio, el dolo no


vicia la voluntad, a diferencia de lo que sucede con el error y la fuerza, según el art. 8 de la
Ley de Matrimonio Civil.
Sin perjuicio de lo anterior el dolo opera en otras materias propias del Derecho de
familia, así sucede con la sociedad conyugal respecto de aquel que con dolo ha ocultado o
distraído alguna cosa de la sociedad, en tal caso, pierde la porción sobre la misma cosa, y
se deberá restituir doblada, en conformidad al art. 1768.
En el Derecho sucesorio, el dolo constituye una causal de indignidad para suceder,
art. 968 regla 5º, y permite desheredar a un legitimario, art. 1280 regla tercera. Además en
virtud del art. 1231, se sanciona al heredero o legatario que sustrae efectos pertenecientes
a la sucesión.

Sanción del dolo

El dolo es un vicio del consentimiento, por ello está sancionado con la nulidad
relativa. Lo anterior es aplicable respecto del dolo malo, positivo y negativo, en la medida
que se cumplan los requisitos del dolo.
El dolo bueno no vicia el consentimiento, y el dolo de terceros sólo da lugar a la
obligación de indemnizar los perjuicios causados.

4. LA CAPACIDAD

En conformidad al art. 1445 del C.C., Para que una persona se obligue a otra por un
acto o declaración de voluntad es necesario: 1º que sea legalmente capaz. El inc. final de
esta norma agrega La capacidad legal de una persona consiste en poder obligarse por sí
misma, y sin el ministerio o la autorización de otra.
Basándonos y complementando la definición legal, podemos decir que la capacidad
es la idoneidad para adquirir derechos y ejercitarlos sin el ministerio o autorización de otro.
De esta definición se desprende la existencia de la capacidad de goce y de la capacidad de
ejercicio.
Capacidad de goce: Es la aptitud de un sujeto para adquirir derechos y contraer
obligaciones. Este es el atributo de la personalidad, ya que toda persona sin excepciones
tiene capacidad de goce.
130
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Capacidad de ejercicio o de obrar: Es la idoneidad de un sujeto para ejercer por sí


solo derechos y obligaciones sin el ministerio o autorización de otro.
La regla general en esta materia es la capacidad, esto es, toda persona es legalmente
capaz, excepto aquellas que la ley declara incapaces así lo establece el artículo 1.446 del
C.C.
Considerando que toda persona tiene capacidad de goce, ya que ésta es un atributo
de la personalidad, el estudio de la capacidad se restringe al análisis de las incapacidades
de ejercicio, las que se dividen en dos tipos: incapacidades absolutas o relativas. Además,
existen las incapacidades particulares, a las que se refiere el art. 1447 inc. final.

4.1. INCAPACIDAD ABSOLUTA

Es aquella que impide al sujeto el ejercitar un derecho bajo cualquier


circunstancia. Son incapaces absolutos las siguientes personas:
Ø Los dementes
Ø Los impúberes
Ø Los sordos o sordomudos que no pueden darse a entender claramente

1) Los dementes: aquellas personas privadas del uso de la razón, la demencia en


términos jurídicos no coincide con el concepto técnico propio de los psiquiatras.
No es necesaria la declaración de interdicción, es decir, que se encuentre privado de
la administración de sus bienes por resolución judicial, el demente es un incapaz absoluto
esté o no esté declarado en interdicción.
El decreto de interdicción del demente tiene importancia para efectos probatorios.
Si existe declaración de interdicción, los actos ejecutados con posterioridad a él serán nulos,
incluso si se alegase haberse ejecutados en un intervalo lúcido. Si no hay decreto de
interdicción deberá probarse la existencia de la demencia en el momento de la celebración
del acto o contrato que se intenta anular, es decir, son válidos salvo prueba en contrario,
Los actos y contratos del demente, posteriores al decreto de interdicción, serán nulos,
aunque se alegue haberse ejecutado o celebrado en un intervalo de lúcido. Y por el contrario,
los actos y contratos ejecutados o celebrados sin previa interdicción, serán válidos; a menos
de probarse que el que los ejecutó o celebró estaba entonces demente, así lo dispone el
artículo 465 del C.C.
La nulidad absoluta sanciona los actos y contratos ejecutados o celebrados por los
dementes.

131
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

La norma en comento se refiere a los intervalos lúcidos, éstos son períodos en que
el demente recobraría la cordura. La moderna psiquiatría desconoce la existencia de los
intervalos lúcidos y entiende que éstos no existen, y que se trataría sólo de períodos de
tiempo en los cuales la demencia no presentaría síntomas, pero no desaparece. Sin perjuicio
de lo anterior, la doctrina aún afirma la existencia de los intervalos lúcidos.
La incapacidad del demente obedece a una causa física, el demente puede ser
rehabilitado para la administración de sus bienes si pareciere que ha recobrado
permanentemente la razón, y podrá también ser inhabilitado de nuevo con justa causa,
según el artículo 468 de C.C.

2) El impúber: Esta incapacidad obedece, al igual que en el caso anterior, a causas


físicas, el varón que no ha cumplido 14 años y la mujer menor de 12 años. Establece el art.
26 del C.C.; Llámase infante o niño todo el que no ha cumplido siete años; impúber, el varón
que no ha cumplido catorce años y la mujer que no ha cumplido doce; adulto, el que ha
dejado de ser impúber, mayor de edad, o simplemente mayor, el que ha cumplido dieciocho
años; y menor de edad, o simplemente menor, el que no ha llegado a cumplirlos.

3) El sordo o sordomudo que no pueden darse a entender claramente: es un incapaz


absoluto, ya que aquel que puede manifestar su voluntad mediante un lenguaje de señas
determinado, no está afecto a incapacidad. En esta materia el C.C. se modificó por la Ley Nº
19.904 de 3 de octubre de 2003, ya que con anterioridad la incapacidad estaba dada por el
sordomudo que no puede darse a entender por escrito.

4.2. INCAPACIDAD RELATIVA

Es aquella en que, en ciertas circunstancias y bajo ciertos respectos, se pueden por


sí ejecutar y celebrar actos y contratos. Este concepto se desprende del inc. 2º del art. 1447.
Son incapaces relativos:
Ø Los menores adultos
Ø Los disipadores que se hallen bajo interdicción de administrar lo suyo

1)Los menores adultos: Es menor adulto el varón mayor de 14 años y menor de 18,
y la mujer de 12 años pero menor de 18.

2) Los disipadores que se hallen bajo interdicción de administrar lo suyo: A


diferencia del demente, necesariamente debe encontrarse en prohibición de administrar
sus bienes. El disipador también es conocido como pródigo.

132
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

La disipación deberá probarse por hechos repetidos de dilapidación que manifiesten


una total falta de prudencia. El juego habitual en que se arriesguen porciones considerables
del patrimonio, donaciones cuantiosas sin causa adecuada, gastos ruinosos; autorizan la
interdicción, en conformidad al art. 445 del C.C., y en virtud del art. 454 El disipador será
rehabilitado para administrar lo suyo, si se juzgare que puede ejercer la administración sin
inconvenientes, y rehabilitado podrá renovarse la interdicción si ocurriere motivo.

Situación de la mujer casada en el régimen de sociedad conyugal

Con anterioridad a la ley 18.802, la mujer casada bajo el régimen de sociedad


conyugal era una incapaz relativa. Si bien es cierto, la reforma es loable, ella ha demostrado
ser insuficiente, y en esta materia nuestro C.C reclama una urgente reforma, ya que la mujer
casada en sociedad conyugal pasó a ser plenamente capaz, pero se le mantuvieron los
efectos propios de su situación de incapaz relativa. En efecto, podemos preguntarnos qué
fundamenta que actualmente la mujer casada en sociedad conyugal no administre sus
bienes propios y que dicha administración corresponda al marido, por qué se suspende la
prescripción a favor de la mujer colocándola de este modo en el mismo plano de aquellos
no aptos para defender sus propios derechos, como el demente.

Formas de actuar jurídicamente por parte de los incapaces

En la vida del derecho, para establecer las formas en que válidamente pueden actuar
los incapaces, debemos distinguir entre el incapaz absoluto y el incapaz relativo.
El incapaz absoluto sólo puede actuar representado por su representante legal. En
caso contrario la sanción procedente es la nulidad absoluta.
El incapaz relativo, puede actuar autorizado o representado por su representante
legal. En caso de contravención, procede la nulidad relativa.
Son representantes legales de una persona; el padre o la madre, el adoptante y el
tutor o curador, art. 43 del C.C.

4.3. INCAPACIDADES PARTICULARES

Además de las incapacidades absolutas o relativas, hay otras particulares o


incapacidades especiales, a ellas se refiere el inciso final del artículo 1.447: Además de estas
incapacidades hay otras particulares que consisten en la prohibición que la ley ha impuesto
a ciertas personas para ejecutar ciertos actos.

133
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Estas incapacidades consisten en prohibiciones que la ley impone a ciertas personas


para ejecutar ciertos actos, por ejemplo; en la compraventa es nulo el contrato celebrado
entre el padre o la madre y el hijo sujeto a patria potestad o la compraventa entre cónyuges
no separados judicialmente, art. 1796. El art. 1797 regula la incapacidad de los
administradores de establecimientos públicos, art. 1798 relativo al empleado público, art.
1799 relativo a los guardadores y finalmente el art. 1800 aplicable a los mandatarios,
síndicos de los concursos y albaceas, esta última norma debe relacionarse con el art. 2144,
norma referente al mandato.

5. EL OBJETO

5.1. OBJETO COMO REQUISITO DE EXISTENCIA

El objeto es un requisito de existencia del acto jurídico. La definición del objeto no


ha sido un asunto pacífico, se ha hablado de objeto del acto y contrato y objeto de la
obligación.
El objeto del acto o contrato está referido a los derechos y obligaciones que el acto
jurídico crea, modifica o extingue.
El objeto de la obligación está constituido por la prestación, esto es, por los hechos
y por las cosas sobre las que recae dicha prestación.
El C.C. al referirse al objeto se refiere al objeto de la obligación, es decir, identifica
objeto con prestación, así se aprecie en lo siguientes artículos;
Art. 1445; Para que una persona se obligue a otra por un acto o declaración de
voluntad es necesario: 3º que recaiga sobre un objeto lícito.
Art. 1460: Toda declaración de voluntad debe tener por objeto una o más cosas que
se trata de dar, hacer o no hacer. El mero uso de la cosa o su tenencia puede ser objeto de
la declaración.
Para estudiar los requisitos del objeto, debe diferenciarse entre los hechos y las
cosas.

5.1.1. Requisitos del objeto cuando recae sobre una cosa

Son requisitos del objeto, cuando recae sobre una cosa;

134
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

1) 1 Que la cosa sea real, esto es, que tenga existencia


2) 2 Debe ser comerciable
3) 3 Debe ser determinado o determinable

1) Que la cosa sea real, esto es, que tenga existencia


La cosa debe tener existencia al momento de la declaración de voluntad, ya sea
actual, o futura. Establece el art. 1461 inc. 1º, primera parte No sólo las cosas que existen
pueden ser objeto de una declaración de voluntad, sino las que se espera que existan.
Por tanto, un acto o contrato puede recaer no sólo sobre una cosa que tenga
existencia actual sino futura. Un contrato sobre una cosa que no existe, pero que se espera
que exista puede celebrarse bajo dos modalidades: contrato condicional y contrato
aleatorio.
El contrato sobre cosa futura puede revestir la forma de un contrato sujeto a
condición, en el cual el evento futuro e incierto consiste, precisamente, en que la cosa llegue
a existir, v.gr, la compraventa de una cosecha.
Además el contrato sobre cosa futura puede ser aleatorio, es decir, se contrata la
contingencia incierta de ganancia o pérdida, se trata de un contrato puro y simple.
Prescribe el art. 1813; La venta de cosas que no existen, pero se espera que existan,
se entenderá hecha bajo la condición de existir, salvo que se exprese lo contrario, o que por
la naturaleza del contrato aparezca que se compró la suerte. De esta norma se desprende
que en la compraventa de cosas futuras la regla general es que el contrato sea condicional,
salvo que se pacte lo contrario, que se recurra a la figura del contrato aleatorio.

2) Debe ser comerciable

Que la cosa sea comerciable significa que pueda ser susceptible de dominio o
posesión privada.
La regla general es que las cosas sean comerciables, siendo la incomerciabilidad la
excepción.

Causas de incomerciabilidad.
La incomerciabilidad puede obedecer a dos motivos; la naturaleza de las cosas y su
destino.
Cosas incomerciables por su naturaleza
Son cosas incomerciables según su naturaleza, las cosas comunes a todos los
hombres como el aire y la alta mar, a ellas se refiere el art. 585, norma que en su inc. 1º
establece; Las cosas que la naturaleza ha hecho comunes a todos los hombres, como la alta
mar, no son susceptibles de dominio, y ninguna nación, corporación o individuo tiene
derecho de apropiárselas.

135
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Cosas incomerciables en razón de su destino


Se trata de cosas respecto de las cuales nada según su naturaleza se opone a la
posibilidad de ser apropiada por privados, pero por su particular destino quedan excluidas
del comercio, tal es el caso de los bienes nacionales de uso público, como las calles, plazas,
etc., según el art. 589, Se llaman bienes nacionales aquellos cuyo dominio pertenece a la
nación toda. Si además su uso pertenece a todos los habitantes de la nación, como el de
calles, plazas, puentes y caminos, el mar adyacente y sus playas, se llaman bienes nacionales
de uso público o bienes públicos. Los bienes nacionales cuyo uso no pertenece generalmente
a los habitantes, se llaman bienes del Estado o bienes fiscales.

3) Debe ser determinado o determinable

Exige el art. 1461 que la cosa sea determinada, a lo menos en cuanto al género.
La determinación de una cosa puede realizarse como género o como especie o
cuerpo cierto.
Una cosa es determinada según el género si se ha descrito según las características
propias de los individuos de su género, por ejemplo, un caballo. La determinación en
especie o cuerpo cierto es más precisa, ya que el individuo puede diferenciarse de los otros
de su mismo género, v.gr., el caballo Rocinante.
La cosa puede ser determinable, esto es, que sea susceptible de una posterior
determinación. En conformidad al inc. 2º del art. 1461, la cantidad puede ser incierta con
tal que el acto o contrato fije reglas o contenga datos que sirvan para determinarla, es decir,
no es necesario que se indique exactamente una cantidad, sino que en el contrato pueden
indicarse reglas o contenerse datos que permitan su determinación, por ejemplo, mediante
operaciones aritméticas, como sucede cuando la cantidad se expresa en U.F. , U.T.M, U.T.A.,
etc.

5.1.2. Requisitos del objeto cuando recae sobre un hecho.

El objeto al recaer sobre un hecho debe presentar los siguientes requisitos;

1) Debe ser determinado


2) Debe ser física y moralmente posible

1) Debe ser determinado


El objeto del acto o contrato debe estar determinado, es decir, debe saberse en qué
consiste. Puede tratarse de un hecho positivo, como construir un muro, o puede ser un
hecho negativo o abstención: no instalar un negocio en cierto lugar.

136
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

2) Debe ser física y moralmente posible


Este requisito está establecido en el inc. final del art. 1461; Si el objeto es un hecho,
es necesario que sea física y moralmente posible. Debemos distinguir entre la imposibilidad
física y la imposibilidad moral.
Es físicamente imposible el contrario a la naturaleza, v.gr., obligarse a violar la ley de
gravedad. Debe tratarse de una imposibilidad absoluta esto es, imposible de realizar por
toda persona.
La imposibilidad moral está referida a lo prohibido por las leyes, o contrario a las
buenas costumbres o al orden público, por ejemplo, si lo pactado es que A transite desnudo
por el centro de la ciudad. En opinión de VODANOVIC Un ejemplo de objeto ilícito es todo
intento de clonación humana establecido en un acto jurídico, pues tal clonación atenta
contra las normas bioéticas y, por ende de la moral103.
La falta de objeto tiene como sanción la nulidad absoluta.

5.2. OBJETO ILÍCITO

Nuestro C.C. no contiene una definición de objeto ilícito, se limita a regular los casos
de objeto ilícito, por ello debemos recurrir a la doctrina, la que ha definido tanto el objeto
lícito como el objeto ilícito.
Avelino LEÓN HURTADO define objeto ilícito como aquel que versa sobre cosas
incomerciables o sobre hechos o contratos prohibidos por las leyes o sobre hechos contrarios
a las buenas costumbres o al orden público, Eugenio VELASCO entiende que objeto lícito es
aquel que está conforme con la ley, o sea, que cumple con todas las cualidades por ella
determinadas: realidad, comerciabilidad, determinación, y si se trata de un hecho, éste debe
ser física y moralmente posible.

El objeto ilícito está sancionado con la nulidad absoluta

5.2.1. Casos de objeto ilícito en el Código Civil

En nuestro C.C. existen los siguientes casos de objeto ilícito:


1) Actos contrarios al derecho público chileno, art. 1462
2) Pactos sobre sucesiones futuras, art. 1463
3) Enajenación de las cosas enumeradas en el art. 1464

103
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA, Manuel y VODANOCIS, Antonio, ob. cit., pág. 258.
137
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

4) Actos contrarios a la ley, a la moral y a las buenas costumbres.

5.2.1.1 Actos contrarios al derecho público chileno, art. 1462

Prescribe el art. 1462: Hay objeto ilícito en todo lo que contraviene al derecho
público chileno. Así la promesa de someterse en Chile a una jurisdicción no reconocida por
las leyes chilenas, es nula por vicio del objeto.
El derecho público es el conjunto de normas jurídicas que regula la organización del
Estado y las relaciones entre los particulares y el Estado, cuando éste actúa en un plano de
superioridad, como soberano.
Son ramas del derecho público; El Derecho constitucional, el Derecho
administrativo, el Derecho penal, el Derecho tributario, etc.
Por tanto, en virtud del citado artículo, si las partes pactasen algo en contravención
al derecho público, ello sería nulo de nulidad absoluta.

5.2.1.2 Pactos sobre sucesiones futuras, art. 1463

En conformidad al art. 1463, El derecho de suceder por causa de muerte a una


persona viva no puede ser objeto de una donación o contrato, aun cuando intervenga el
consentimiento de la misma persona. Las convenciones entre la persona que debe una
legítima y el legitimario, relativas a la misma legítima o a mejoras, están sujetas a las reglas
especiales contenidas en el título De las asignaciones forzosas.
El fundamento de esta norma radica en la protección del causante respecto de
aquellos herederos inescrupulosos, quienes ante la eventualidad de obtener ganancias
mediante pactos relativos a una sucesión futura pudiesen verse tentados en orden a atentar
en contra de un posible causante. Nótese que la norma establece la ilicitud del objeto sólo
respecto de las sucesiones futuras, por tanto, si la sucesión ya está abierta, lo que se
produce al instante mismo del fallecimiento del causante, no existe ninguna ilicitud en
celebrar pactos sobre dicha sucesión, v.gr. un heredero podría ceder su cuota.
La norma se refiere a donación o contrato, pero la donación es un contrato, lo
anterior se explica señalando que el derecho a suceder por causa de muerte a una persona
viva no puede ser objeto de una convención sea gratuita u onerosa.
Establece el art. 1204 Si el difunto hubiere prometido por escritura pública entre
vivos a su cónyuge o a alguno de sus descendientes o ascendientes, que a la sazón era
legitimario, no donar, ni asignar por testamento parte alguna de la cuarta de mejoras, y
después contraviniere a su promesa, el favorecido con ésta tendrá derecho a que los
asignatarios de esa cuarta le enteren lo que le habría valido el cumplimiento de la promesa,
a prorrata de lo que su infracción les aprovechare. Cualesquiera otras estipulaciones sobre
la sucesión futura, entre un legitimario y el que le debe una legítima, serán nulas y de ningún
valor.

138
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

La importancia de este artículo es que regula el único pacto sobre sucesiones futuras
permitido; el pacto de no disponer de la cuarta de mejoras.
El pacto del art. 1204 presenta las características que a continuación se indican:

Ø Se trata de un pacto solemne, la solemnidad está constituida por la escritura


pública.

Ø Partes, el pacto es celebrado por el futuro causante y por ciertos herederos


denominados legitimarios (cónyuge, ascendientes y descendientes).

Ø Objeto del pacto, el futuro causante se obliga a una abstención: no disponer


de la cuarta de mejoras.

Ø Efecto de la contravención a lo prometido, si el futuro causante contraviene


y asigna la cuarta de mejoras a favor de un legitimario, éste deberá enterar
lo que habría valido el cumplimiento de la promesa al favorecido con ésta.

5.2.1.3. Enajenación de las cosas enumeradas en el art. 1464

Establece la norma del art. 1464; Hay un objeto ilícito en la enajenación:


1) De las cosas que no están en el comercio;
2) De los derechos o privilegios que no pueden transferirse a otra persona;
3) De las cosas embargadas por decreto judicial, a menos que el juez lo autorice
o el acreedor consienta en ello;
4) De especies cuya propiedad se litiga, sin permiso del juez que conoce en el
litigio.

La causal de objeto ilícito está constituida por la enajenación de las cosas y derechos
enumerados en el art. 1464. Previo al análisis de los diversos casos que configuran esta
causal, necesario es aclarar en qué sentido ha utilizado el legislador la palabra enajenación.
Existen un sentido amplio y otro restringido de enajenación.
En un sentido restringido, enajenación significa la transferencia del dominio, es
decir, la cosa o el derecho salen del patrimonio de una persona e ingresan en el patrimonio
de otro.
La enajenación en sentido amplio, además de la transferencia de dominio, implica
la constitución de un derecho sobre la cosa que limita el existente derecho propio.
En opinión de CLARO SOLAR, el término enajenación en el art. 1464 está tomado en
sentido restringido. En contra opinan ALESSANDRI Y SOMARRIVA, para quienes enajenación en
el art. 1464 debe entenderse en sentido amplio.

139
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

La jurisprudencia ha establecido que la voz enajenación en el art. 1464 se ha


utilizado en sentido amplio.

Art. 1464 Nº 1

Caso de la enajenación de las cosas que no están en el comercio


Este numeral se refiere a la enajenación de las cosas incomerciables. Como ya
analizamos, la incomerciabilidad puede obedecer a dos motivos: la propia naturaleza de las
cosas, como la alta mar, y el destino de un bien, como los bienes nacionales de uso público.
Este primer numeral ha sido objeto de críticas por parte de la doctrina. En opinión
de CLARO SOLAR si el acto o contrato recae sobre una cosa incomerciable, no es que el objeto
sea ilícito, sino que, derechamente, no hay objeto. Además se discute cuál es la sanción
ante la ausencia de objeto, la doctrina se divide, para algunos la sanción es la inexistencia,
para otros, la nulidad absoluta.

Art. 1464 Nº 2

Caso de la enajenación de los derechos o privilegios que no pueden transferirse a


otra persona
La enajenación versa sobre los derechos personalísimos, como el derecho de
alimentos, según el art. 334, El derecho de pedir alimentos no puede transmitirse por causa
de muerte ni venderse o cederse de modo alguno ni renunciarse; los derechos de uso y
habitación, inc. 1º del art. 819, Los derechos de uso y habitación son intransmisibles a los
herederos, y no pueden cederse a ningún título, prestarse ni arrendarse; el derecho que
emana del pacto de retroventa, en conformidad al art. 1884 El derecho que nace del pacto
de retroventa no puede cederse.
En opinión de Eugenio VELASCO, considerando que los derechos personalísimos son
intransferibles, este Nº está de más, ya que se encuentra comprendido dentro del Nº 1.

Art. 1464 Nº 3

Caso de la enajenación de las cosas embargadas por decreto judicial, a menos que el
juez lo autorice o el acreedor consienta en ello.
Probablemente este sea el caso más complicado de objeto ilícito de los tratados en
el art. 1464. Debemos precisar los siguientes puntos:
Ø Concepto de embargo en el art. 1464
Ø Validez de la compraventa de cosa embargada por decreto judicial
Ø Inclusión dentro del nº 3 del art. 1464 de las enajenaciones voluntarias y
forzosas

140
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Ø Inclusión dentro del N º 3 del art. 1464 de las prohibiciones convencionales


de enajenar

Concepto de embargo en el art. 1464


El embargo es una institución regulada en el CPC a propósito del juicio ejecutivo, y
en estricto sentido consiste en la aprehensión compulsiva de los bienes de los bienes del
deudor a causa de la petición de un acreedor, por el embargo el deudor pierde la facultad
de administrar sus bienes. Éste es el sentido típico del embargo.
Pero algunos también consideran que debe entenderse incluido dentro del concepto
embargo otras medidas tendientes a asegurar las resultas del juicio: ello sucede con las
medidas precautorias, como la prohibición de enajenar y gravar ciertos bienes, esto es,
definen embargo en un sentido amplio, comprensivo tanto del embargo propio del juicio
ejecutivo como de las medidas precautorias y la prohibición judicial de celebrar actos y
contratos sobre determinados bienes.
La mayoría de la doctrina y la jurisprudencia sostienen que el art. 1464 Nº 3 ha
utilizado la expresión embargo en términos amplios.

Validez de la compraventa de cosa embargada por decreto judicial

Para entender adecuadamente este punto, debemos explicar cómo opera en


nuestro sistema la adquisición del dominio.
Existen dos grandes sistemas que explican la adquisición del dominio; el sistema
romano y el francés.
Según el sistema romano para que opere la adquisición del dominio es necesaria la
concurrencia de dos requisitos copulativos; el título y el modo de adquirir.
Se entiende por título el hecho o acto jurídico que sirve de antecedente para la
adquisición del dominio. El título es la causa remota o lejana de adquisición del dominio.
Modo es el hecho o acto jurídico que produce efectivamente la adquisición del
dominio. El modo es la causa próxima de la adquisición del dominio
En virtud del sistema francés, sólo es necesario para adquirir el dominio, la presencia
del título. En este sistema, basta el mero contrato, por ello una persona con la pura
celebración de la compraventa adquiere el dominio, a esto se le denomina efectos reales
de los contratos.
Es decir, en Chile, para que se produzca la enajenación se requiere del título y del
modo, considerando que la compraventa es sólo el título, la mera compraventa de cosa
embargada por decreto judicial no se encuentra comprendida dentro de la causal de objeto
ilícito en comento, ya que no implica enajenación.
Pero en opinión de ALESSANDRI lo anterior no es correcto, ya que en virtud del art.
1810 Pueden venderse todas las cosas cuya enajenación no esté prohibida por la ley,
basándose en esta norma, concluye el autor que la compraventa de cosa embargada por

141
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

decreto judicial es nula de nulidad absoluta por objeto ilícito. El art. 1464 Nº 3 sería una
norma prohibitiva.
En contra opina Eugenio VELASCO, para quien el art. 1464 nº 3 no es una norma
prohibitiva, ya que regula los casos en que es válida la enajenación de cosas embargadas
por decreto judicial, se trata de una norma más bien de índole permisiva. La sólo
compraventa de cosa embargada no es enajenación, luego es válida, en el mismo sentido
opina Avelino León Hurtado.

Inclusión dentro del nº 3 del art. 1464 de las enajenaciones voluntarias y forzosas.

Se ha discutido si la norma incluye sólo a las enajenaciones voluntarias o si, además


está referida a las enajenaciones forzosas.
Enajenaciones voluntarias son aquellas que nacen de la voluntad de las partes,
enajenaciones forzosas son aquellas realizadas por el ministerio de la justicia en pública
subasta a pedido de un acreedor.
El problema que se plantea es el siguiente; Supóngase que un deudor tiene varios
acreedores, un primer acreedor se adelanta a los otros y solicita el embargo de un bien,
luego otro acreedor presenta una nueva demanda y obtiene un embargo que recae sobre
el mismo bien que ya fue embargado con anterioridad, ahora bien, en el caso de que el
segundo juicio avance con mayor rapidez y la cosa embargada sea rematada en pública
subasta, el tercero que adquiera el bien rematado se ve o no afectado por el Nº 3 del art.
1464.
En opinión de CLARO SOLAR, la norma se refiere exclusivamente a las enajenaciones
voluntarias, ya que la intención del legislador es evitar el fraude a los acreedores, y si la
enajenación ha sido autorizada por un juez, dicha posibilidad desaparece.

En contra opinan VELASCO Y SOMARRIVA, para quienes el Nº 3 del art. 1464 incluye tanto
las enajenaciones voluntarias como las forzosas, porque la norma no distingue, y sabemos
que donde el legislador no distingue, no es lícito al intérprete distinguir.
La jurisprudencia se encuentra dividida, pero la más reciente señala que la norma
no se aplica a las enajenaciones forzosas ya que, si el juicio de un acreedor avanza con
mayor rapidez, y la cosa es enajenada, no sufren daño los otros acreedores que han
obtenido el embargo sobre la cosa, porque podrán defender sus derechos conforme a los
art. 529 y siguientes del CPC, podrán deducir las correspondientes tercerías.

Inclusión dentro del N º 3 del art. 1464 de las prohibiciones convencionales de


enajenar.

El problema se presenta respecto a la violación de las cláusulas de no enajenar de


origen convencional, en el entendido de que sean válidas puesto que ello es muy discutido.
En este caso no hay objeto ilícito ya que la prohibición de enajenar no tiene un origen
142
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

judicial como exige la norma, sino convencional, luego no se ha cumplido con una obligación
emanada de un contrato, por tanto, se trata de un supuesto de responsabilidad contractual
que hace procedente la correspondiente indemnización de perjuicios.

Una situación diversa causa las prohibiciones de enajenar de origen legal, como
sucede con las viviendas que entrega el Serviu, o la Ley General de Bancos que autoriza las
cláusulas de no enajenar, de violarse estas prohibiciones la enajenación es nula por objeto
ilícito, pero no por la causal del art. 1464 Nº 3, sino por el art. 1466: por tratarse de un acto
prohibido por las leyes.

Relación del Nº3 del art. 1464 con el art. 453 del CPC

En conformidad al art.453 Código de Procedimiento Civil: Si el embargo recae sobre


bienes raíces o derechos reales constituidos en ellos, no producirá efecto alguno legal
respecto de terceros sino desde la fecha en que se inscriba en el respectivo registro
conservatorio en donde estén situados los inmuebles. El ministro de fe que practique el
embargo requerirá inmediatamente su inscripción y firmará con el conservador respectivo y
retirará la diligencia en el plazo de 24 horas.
Lo anterior significa que para que un embargo sobre un bien raíz afecte a terceros
debe inscribirse en el Registro de Prohibiciones e Interdicciones del Conservador de Bienes
Raíces, en caso contrario, no afecta a terceros el art. 1464 Nº 3.
Mediante esta inscripción se persigue un fin de publicidad: otorgar a los terceros la
posibilidad de conocer que una cosa se encuentra embargada, para ello bastará con solicitar
un certificado de gravámenes y prohibición, si el embargo del bien raíz no está inscrito, los
terceros estarán de buena fe, por tanto, el embargo les será inoponible, es decir, en esta
materia el CC ha sido complementado por el CPC.
En el caso de los bienes muebles que no tienen un sistema de registro, para que el
embargo afecte a terceros deberá probarse que éstos tenían conocimiento del embargo, es
decir hay que acreditar la mala fe, si el tercero está de buena fe, si no tenía conocimiento
del embargo, no se verá afectado por ese embargo, lo que se prueba por todos los medios
de prueba porque se trata de acreditar un hecho.

Formas de enajenar válidamente las cosas embargadas por decreto judicial

El art. 1464 Nº 3 señala dos maneras de enajenar en forma válida las cosas
embargadas por decreto judicial;

1) Autorización judicial, debe tratarse del mismo juez que decretó el embargo. Si
varios jueces han embargado la misma cosa, se necesitará la autorización de todos.

143
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

2) Consentimiento del acreedor, se trata de otra de las tantas aplicaciones del art. 12
del C.C., la voluntad del acreedor puede manifestarse según las reglas generales, es decir,
en forma expresa y tácita, Habría esta última clase de consentimiento, por ejemplo, si el
comprador es el propio acreedor embargante, o si el acreedor que tiene embargo pendiente
toma conocimiento del remate a efectuarse en otro juicio ejecutivo y no aduce oposición104.

Art. 1464 Nº 4

Enajenación de especies cuya propiedad se litiga, sin permiso del juez que conoce
en el litigio.
Norma relativa a la enajenación de aquellas cosas objeto de un litigio, cosas litigiosas,
que son aquellas sobre cuyo dominio discuten las partes de un juicio.
Se ha discutido desde qué momento una cosa debe entenderse como litigiosa. Sobre
el particular existen dos posibilidades, desde la notificación de la demanda o desde la
contestación.
En apoyo de la primera posición se cita el texto del art. 1911, norma que en su inc.
2º prescribe que; Se entiende litigioso un derecho, para los efectos de los siguientes
artículos, desde que se notifica judicialmente la demanda.
Pero se ha observado que la cosa debe entenderse litigiosa desde que se ha
contestado la demanda, en razón de que la litis se traba sólo en tal momento, ya que se
conocen tanto las acciones del demandante como las excepciones y defensas del
demandado.
El fundamento de este caso de objeto ilícito es similar al del Nº anterior; evitar la
burla de los derechos del acreedor, o en este caso del sujeto activo, del demandante.
Las cosas litigiosas pueden enajenarse válidamente con permiso del juez que conoce
el litigio.

Este Nº 4 del art. 1464 debe ser complementado con el art. 296 inc. 2º y con el art.
297 del CPC.
La primera de estas normas establece que para que los objetos que son materia del
juicio se consideren comprendidos en el Nº 4 del artículo 1464 del Código Civil será
necesario que el tribunal decrete prohibición respecto de ellos.
La segunda norma prescribe, cuando la prohibición recaiga sobre bienes raíces se
inscribirá en el registro del Conservador respectivo, y sin este requisito no producirá efectos
respecto de terceros. Cuando verse sobre cosas muebles, sólo producirá efecto respecto de
los terceros que tengan conocimiento de ella al tiempo del contrato; pero el demandado
será en todo caso responsable de fraude, si ha procedido a sabiendas.

104
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA, Manuel y VODANOVIC, Antonio, ob. cit, pág. 273.
144
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

En síntesis, para que una cosa litigiosa se entienda comprendida dentro del caso de
objeto ilícito del Nº 4 del art. 1464 del C.C., es necesario que el juez decrete prohibición de
enajenar y que se cumpla con la medida de publicidad exigida por el CPC, de forma tal que
se ha concluido que con ello el Nº 4 está de más, ya que las cosas litigiosas estarían
comprendidas dentro del Nº 3 del mismo artículo, esto es, en la noción amplia de embargo.

5.2.1.4. Actos contrarios a la moral

Bajo esta denominación se estudian dos casos de objeto ilícito, la condonación del
dolo futuro y la venta de libros prohibidos y de objetos inmorales.
Según el art. 1465 El pacto de no pedir más en razón de una cuenta aprobada, no
vale en cuanto al dolo contenido en ella, si no se ha condonado expresamente. La
condonación del dolo futuro no vale.
Un perdón anticipado del dolo implica proteger una inmoralidad, de ahí que esté
sancionado con la nulidad absoluta. Como ya señalamos al estudiar el dolo vicio del
consentimiento, la prohibición se refiere sólo al dolo futuro, mas no al pasado, nos
remitimos a lo expresado en dicha oportunidad.
En conformidad al art. 1466 Hay asimismo objeto ilícito en las deudas contraídas en
juegos de azar, en la venta de libros cuya circulación es prohibida por autoridad competente,
de láminas, pinturas y estatuas obscenas, y de impresos condenados como abusivos de la
libertad de prensa; y generalmente en todo contrato prohibido por las leyes.
Difícil resulta el análisis de lo que es moral e inmoral, no pretendemos tratar la
discusión en orden a si los preceptos morales son permanentemente pétreos y no admiten
variación alguna o si, por el contrario, recurriendo a un peligroso relativismo, pueden existir
tantos sistemas morales como sociedades que vivan en un momento determinado. Sólo
diremos que, a lo menos en un aspecto periférico, es claro que lo que en centurias pasadas
era considerado inmoral, quizás para nuestros contemporáneos ojos ya no lo sea.
Lo anterior recibió aplicación en nuestro país en 1969, cuando se discutió si una obra
del célebre Marqués de Sade, Justine y la Filosofía en el Tocador, fue catalogada por un
agente de aduana como mera pornografía, el juez del caso estimó que la obra no era
inmoral, y que sólo retrataba la corrupción existente en su época. Desde luego, podrá
comprenderse que el tema generó posiciones encontradas, pero en la actualidad nadie
discutiría que es posible vender lícitamente todo el trabajo de Sade y de otros autores que
traten temas semejantes.
Analizaremos el caso de objeto ilícito constituido por las deudas contraídas en
juegos de azar del citado art. 1466.
No todo juego está prohibido, aquellos juegos en los que lo que prima es la destreza
física o la inteligencia no están comprendidos dentro de la causal. Ésta apunta a los juegos
en los que lo decisivo pasa a ser la casualidad, como los diversos juegos de naipes, tómbolas,
lotas, etc.

145
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

El fundamento de la prohibición obedece a la consideración de que los juegos de


azar fomentan el vicio y las pasiones, y constituyen un desincentivo al trabajo, el hombre
débil sucumbe ante la ilusión del dinero fácil, y puede comprometer y arruinar su hacienda.
Desde luego que, existen algunos juegos de azar lícitos autorizados por la ley, como
los organizados por la Polla Chilena de Beneficencia, y las diversas leyes de casino. En estos
casos, algunos han sostenido que las deudas contraídas en estos juegos de azar constituyen
objeto ilícito, porque los preceptos legales que han autorizado su funcionamiento sólo se
preocuparon por derogar las normas penales que los sancionaban, pero no las civiles, pero
no puede compartirse lo anterior ya que una actividad autorizada en términos expresos por
la propia ley no puede considerarse contraria a ésta.
Finalmente, la parte última del art. 1466 alude a los contratos prohibidos por la ley.
Ejemplo de esta causal son las incapacidades particulares que estudiamos en su momento,
relativas a la compraventa.
La doctrina ha criticado esta causal, ya que se precisa que en ciertos casos el objeto
de un contrato prohibido por la ley nada tiene de ilícito105.

6. LA CAUSA

La causa es un requisito de existencia del acto jurídico, en conformidad al art. 1445


del C.C., Para que una persona se obligue a otra por un acto o declaración de voluntad es
necesario, 4º que tenga una causa lícita.

Se le define en el art. 1467 inc. 2º como el motivo que induce al acto o contrato.

Uno de los principales problemas de la causa radica en la dificultad de determinar su


naturaleza, para lo cual se han creado diversas teorías:

Ø Teoría de la causa eficiente


Ø Teoría de la causa ocasional
Ø Teoría de la causa final

6.1. TEORÍA DE LA CAUSA EFICIENTE

105
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA, Manuel y VODANOVIC, Antonio, ob. cit., pág. 278.
146
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

El origen de esta teoría se encuentra en el Derecho Romano, para los romanos la


causa del acto a contrato era el elemento generador del efecto, la fuente de donde emana
el acto o contrato, es decir, la causa coincide con las fuentes de las obligaciones. Por tanto,
para esta teoría la causa de la obligación del comprador de pagar el precio en la
compraventa es el propio contrato de venta.
Las fuentes de las obligaciones de los romanos coinciden con la clasificación de las
fuentes de las obligaciones establecida en el art. 1437 del C.C.: contratos, cuasicontratos,
delitos, cuasidelitos y la Ley.
Pero debemos precisar que esta teoría no logra explicar acertadamente qué es la
causa, ya que una misma institución jurídica no puede ser causa y efecto a la vez.

6.2. TEORÍA DE LA CAUSA OCASIONAL, SUBJETIVA O SICOLÓGICA


Según esta segunda teoría, la causa del acto o contrato es aquel fin lejano y variable
de carácter personal y psicológico que lleva a una persona a contratar, el cual es variable
según cada individuo. De acuerdo a esta teoría los contratos pueden tener múltiples causas
como sean los motivos que inducen a las partes a contratar, por esto se le denomina del
motivo psicológico o simplemente motivo. Por ejemplo, en la compraventa y respecto a la
obligación del comprador de pagar el precio, según esta teoría la causa variará de individuo
en individuo en conformidad a los personales motivos que los hayan determinado a
contratar, en algún caso podrá ser para adquirir el dominio de la especie comprada, y en
otros, para donarla a un tercero; realizar un regalo de cumpleaños.

Manuel SOMARRIVA fue uno de los primeros en sostener que esta teoría era la
aceptada por nuestro código, ello en base al tenor literal del art. 1467 inc. 2º, norma en la
que se define causa como el motivo que induce al acto o contrato. Además, esta teoría ha
sido sostenida en nuestro país por Carlos DUCCI, para quien en el código se establece
claramente que causa es el “motivo”. Ya antes el artículo 1445 había empleado los
conceptos de intención o motivo y causa al decir que el error de la persona con quien se tiene
la “intención” de contratar no vicia el consentimiento, salvo que la consideración de esta
persona sea la “causa” principal del contrato. El inciso 1º del artículo 2456 dice que “la
transacción se presume haberse aceptado por consideración a la persona con quien se
transige”106.
Si la causa puede ir variando según el motivo personal de cada contratante, la causa
puede desempeñar un papel moralizador en las relaciones contractuales. Ello se puede
apreciar en la jurisprudencia judicial española y francesa, la que ha tenido la oportunidad
de pronunciarse sobre la causa en el contrato de donación.

106
DUCCI, Carlos, ob. cit., pág. 309.
147
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Se ha establecido que un contrato de donación en virtud del cual un hombre casado


dona una gran cantidad de dinero a una mujer con el objeto de continuar una relación
adúltera sería nulo, en razón de que la causa, el motivo que lleva a celebrar el contrato, en
este caso, es inmoral.
En el supuesto que la donación se lleve a cabo con la intención de terminar una
relación de concubinato, es decir, como una suerte de indemnización de perjuicios para la
mujer adúltera, considerando que el motivo del contrato es moral, el contrato sería
perfectamente válido, por tanto, no habría nulidad.
Una situación similar a la planteada en el párrafo precedente puede plantearse en
relación con el contrato de arrendamiento, en el supuesto de que se arriende un bien
inmueble para destinarlo a casa de tolerancia, si entendemos que dicho fin es inmoral, el
contrato adolecería de un vicio de nulidad absoluta por ilicitud de la causa.

6.3. TEORÍA DE LA CAUSA FINAL O TEORÍA CLÁSICA


La causa de todo acto o contrato es el fin próximo que determina la voluntad a obrar
y que siempre se encuentra en la estructura del contrato y que, por lo tanto, es siempre
idéntica en todos los actos o contratos que pertenecen a una determinada categoría o
especie, es decir los contratos pertenecientes a una misma categoría tendrían todos la
misma causa, puede apreciarse que esta teoría sostiene lo contrario a la teoría de la causa
ocasional o psicológica.
En el ejemplo que hemos estado analizando, la causa de la obligación del comprador
de pagar el precio en la compraventa, según esta teoría, todos los compradores
contratarían por la misma causa; adquirir el dominio de la cosa objeto del contrato.
Esta teoría clásica de la causa fue desarrollada por el jurista francés DOMAT, y
perfeccionada por POTHIER, en conformidad a ella para determinar la causa de un contrato
debemos distinguir entre categorías contractuales; contratos bilaterales, reales y gratuitos

La causa en los contratos bilaterales


Contrato bilateral es aquel en que ambas partes se obligan recíprocamente, como la
compraventa y el arrendamiento. En estos contratos se entiende que la causa es la
obligación correlativa de la contraparte, ambas obligaciones se sirven mutuamente y
recíprocamente de causa, dejándose de lado, por tanto, las motivaciones personales que
pudiesen haber tenido los contratantes, v.gr., en el contrato de compraventa, la causa de
la obligación del vendedor de dar la cosa, es la obligación del comprador, esto es, contrata
porque le interesa el pago del precio, y en relación al comprador, la causa de la obligación
de pagar el precio, es le entrega la cosa, la que a su vez es la obligación del vendedor.

148
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

La causa en los contratos reales


Contrato real es aquel que se perfecciona por la entrega o tradición de la cosa, como
el comodato, el depósito, la prenda y el mutuo, por regla general estos contratos son
unilaterales, es decir, sólo resulta obligada una de las partes, y su obligación consiste en
restituir la cosa. En estos contratos se entiende que causa es la entrega que ha hecho el
acreedor al deudor. A falta de entrega, se entiende que la obligación de restituir carece de
causa.
Así por ejemplo, en el comodato o préstamo de uso la causa de la obligación del
comodatario de restituir la cosa prestada, es la entrega previa efectuada por el comodante.

La causa en los contratos gratuitos


Prescribe el art. 1440 el contrato es gratuito o de beneficio cuando tiene por objeto
la utilidad de una de las partes sufriendo la otra el gravamen.
Ello sucede, por ejemplo, en el contrato de donación, por el cual una parte se obliga
a dar una cosa sin recibir nada a cambio, la causa en los actos gratuitos es la mera
liberalidad, que consiste en el sólo interés de conceder un beneficio al otro contratante,
esto último es un aporte de POTHIER.
En definitiva, en nuestra doctrina, la mayoría de los autores se inclina por la teoría
de la causa final, así opinan, entre otros, Alessandri y Velasco, la posición minoritaria está
representada por SOMARRIVA, DUCCI Y HEVIA. La tesis mayoritaria se funda en los siguientes
argumentos:
1) Una primera razón tiene que ver con un argumento histórico, ya que, a la época
de dictación del C.C., imperaba la teoría clásica de la causa, teoría recogida por el Code,
modelo de nuestro código, además el Código Civil francés siguió en esta materia a DOMAT Y
POTHIER.
2) El Art. 1467 inciso 1º parte final, señala que la pura liberalidad o beneficencia es
causa suficiente. Para la teoría de la causa final, la causa en los actos gratuitos, como las
donaciones, es la mera liberalidad.
3) Los ejemplos del art. 1467 inciso 3º son propios de la teoría de la causa final; la
promesa de dar algo en pago de una deuda que no existe o la recompensa o pago por un
hecho inmoral tiene una causa ilícita.

6.4. REQUISITOS DE LA CAUSA

Los requisitos de la causa son dos;


1) Debe ser real
2) Debe ser lícita

149
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

1) La causa debe ser real.


Así lo establece el art. 1467: “No puede haber obligación sin una causa real, pero no
es necesario expresarla”, es decir, la causa se podrá deducir de la naturaleza del contrato,
no siendo necesario mencionarla. Se ha concluido que en virtud de la norma citada, se
presume la existencia de la causa en los contratos, por tanto aquel que alegue que no existe
la causa en un contrato determinado, deberá soportar el onus probandi.
Que la causa sea real significa que la causa exista, la compraventa de cosa propia es
un contrato que carece de causa, lo mismo sucede en la transacción sobre un pleito ya
fenecido o si el mutuante no entrega la cantidad de dinero al mutuario107.

La causa real se opone a la causa simulada y a la causa falsa.

Causa simulada; en la simulación, es decir, si las partes acuerdan encubrir su


auténtica voluntad, bajo un contrato aparente no existe causa real. El acuerdo que tiene
por objeto esconder la verdadera voluntad de las partes tiene por causa el engaño de
terceros, pero en relación al contrato simulado debemos distinguir entre simulación
absoluta y relativa.
En el caso de la simulación absoluta, esto es, verdaderamente las partes no han
celebrado contrato alguno, no existe causa.
En relación a la simulación relativa, esto es, las partes han celebrado un contrato,
pero diverso al que han aparentado celebrar, por ejemplo, celebran una compraventa, pero
en realidad la intención es realizar una donación, no existe causa respecto del contrato
simulado, pero sí lo habrá respecto al contrato disimulado o encubierto108.

Causa falsa; el error en los motivos que llevan a celebrar un acto o contrato es
considerado por el C.C., así se desprende del texto del art. 1467, inc. final.
Ello sucederá si una persona se obliga para con otro merced a la errónea creencia de
la existencia de encontrarse jurídicamente vinculado a ello109, por ejemplo, en el pago de lo
no debido, el que tiene su fundamento en la teoría del enriquecimiento sin causa, una
persona por un error puede pagar a otra, en circunstancias de no encontrarse obligada con
ella, esto lo reconoce el art. 1467 Inciso 3º, Así la promesa de dar algo en pago de una
deuda que no existe, carece de causa..

La sanción a la falta de causa es la nulidad absoluta.

107
DUCCI, Carlos, ob. cit., pág. 312.
108
VIAL del RÍO, Víctor, ob. cit., pág. 208.
109
VIAL del RÍO, Víctor, ob. cit., pág. 209n y 210.
150
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

2) La causa debe ser lícita.

El Art. 1467 exige este requisito, No puede haber obligación sin una causa real y lícita,
pero no es necesario expresarla. La pura liberalidad o beneficencia son causa suficiente. En
el inciso 2º se define causa ilícita, Se entiende por causa el motivo que induce al acto o
contrato; y por causa ilícita la prohibida por ley, o contraria a las buenas costumbres o al
orden público, y el mismo artículo da un ejemplo de causa ilícita; La promesa de dar algo
en recompensa de un crimen o de un hecho inmoral tiene una causa ilícita.

La sanción de la causa ilícita es la nulidad absoluta, art. 1682.

6.5. LOS ACTOS ABSTRACTOS

Los actos jurídicos abstractos también reciben la denominación de formales: actos


que carecen de causa, actos inmotivados.
Se ha indicado como casos de actos formales la fianza y los títulos de crédito, como
la letra de cambio, el pagaré y el cheque. Pero en realidad, sí existe causa en tales actos. En
el caso de la fianza, si ésta es gratuita, causa será la mera liberalidad, si es onerosa, esto es,
si se paga al fiador, la causa será la consideración del precio a pagarse. En los títulos de
créditos, ellos son el resultado de una negociación previa, en la que podemos encontrar la
causa.
Lo anterior no implica que se desconozca la realidad, en el sentido de reconocer que
en las transacciones de los títulos de crédito se requiere facilitar su tráfico y evitar la
posibilidad de que puedan ser impugnados en razón de su causa una vez que estén en poder
de terceros, pero ello es algo muy distinto a sostener que carecen de causa.
En síntesis, no existen los actos inmotivados en sí, pero para facilitar su circulación
se consideran abstractos respecto de terceros a quienes no interesan los vicios de la causa
que puedan verificarse en dichos actos110.

El anticausalismo

Para los anticausalistas la noción de causa es inútil falsa y artificial, así opinan entre
otros PLANIOL, quien analiza las diversas categorías contractuales señaladas por DOMAT en la
teoría clásica de la causa. A mayor abundamiento, según PLANIOL en los contratos bilateral
lo que se dice que es la causa en realidad es el objeto de la obligación de la contraparte, es
decir, la causa se confunde con el objeto.

110
DUCCI, Carlos, ob. cit., pág.
151
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Agrega que, en los contratos reales, la causa no puede ser la entrega de la cosa,
porque la entrega es un requisito para que el contrato real se perfeccione.
Finalmente respecto a los contratos gratuitos, según PLANIOL la causa no puede ser
la mera liberalidad, ya que si no existe tal liberalidad, en realidad no hay consentimiento.
Otros autores anticausalistas son GIORGI, LAURENT Y DABIN, para este último la causa
queda absorbida por el consentimiento.
Pero son muchos los partidarios de la existencia y utilidad de la causa, entre los que
podemos mencionar, entre los franceses, además de DOMAT Y POTHIER, RIPERT, JOSSERAND Y
CAPITANT, en Italia SANTORO Y BETTI, y en nuestra doctrina DUCCI Y ALESSANDRI.
Para DUCCI la existencia de la causa, el principio de causalidad, es un principio de
lógica y algo común a todas las disciplinas, una realidad universal. Sería absurdo pretender
que esto no se aplica al derecho, que en él las cosas no tienen causa111, mismo sendero
recorre ALESSANDRI.

7. FORMALIDADES

7.1. CONCEPTO Y CLASES


Las formalidades son los requisitos externos que deben observarse en la ejecución
o celebración de determinados actos y contratos.

En esta materia existen dos reglas generales:

1) Por regla general los actos jurídicos son puros y simples, para que exista una
modalidad ésta debe ser creada por las partes o establecida por el legislador.

2) Todo acto jurídico admite modalidad, salvo casos excepcionales como el


matrimonio.

Podemos distinguir las siguientes clases de formalidades;


Ø Solemnidades
Ø Formalidades habilitantes
Ø Formalidades de prueba
Ø Formalidades de publicidad
Ø Formalidades convencionales

111
DUCCI, Carlos, ob. cit., pág. 307.
152
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

7.1.2. Solemnidades

Las solemnidades son requisitos externos exigidos por la ley para la existencia de
ciertos actos o contratos. Su omisión es sancionada con la inexistencia o con la nulidad
absoluta, según la posición que se adopte en relación a la procedencia en nuestro sistema
de la inexistencia como sanción de ineficacia.

Algunos ejemplos de solemnidades;

1) En la compraventa de bienes inmuebles: la escritura pública.

2) En la hipoteca: la escritura pública y la inscripción en el Registro


Conservatorio, aunque según algunos, la inscripción no sería solemnidad de
la hipoteca.

3) En la constitución del usufructo y del fideicomiso sobre bienes raíces, es


necesario instrumento público inscrito.

4) En el matrimonio civil se exige la presencia del oficial del Registro Civil y dos
testigos.

5) El testamento es un acto más o menos solemne, así parte la definición legal


de testamento del art. 999, los testamentos abiertos y los cerrados están
sujetos a mayores solemnidades que los testamentos privilegiados.

Como estudiamos en su momento, distinguiendo si el acto jurídico exige o no


determinadas solemnidades, se clasifican en actos solemnes y actos no solemnes.

7.1.3. Formalidades habilitantes

Se trata de requisitos establecidos por la ley para la eficacia de los actos jurídicos
que afectan a incapaces y que integran la voluntad de éstos.
Tradicionalmente se distinguen tres especies de formalidades habitantes; la
autorización, la asistencia y la homologación.

La autorización implica el permiso otorgado por el representante legal o por el juez


para que el incapaz ejecute o celebre un acto o contrato.
153
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

La asistencia es la concurrencia del representante legal al acto o contrato ejecutado


o celebrado por el incapaz, a ella se refiere el art. 413 del C.C.

La homologación es la aprobación por la autoridad judicial de un acto ya celebrado,


previo control de su legitimidad112, un ejemplo de ella se encuentra en la partición, en virtud
del cual, la partición en que tienen interés personas ausentes que no han designado
apoderados o personas sujetas a tutela o curatela, debe someterse a aprobación judicial.

La infracción de las formalidades habilitantes está sancionada con la nulidad relativa.

7.1.4. Formalidades de prueba

Son aquellas constituidas por determinadas formas que deben observarse, en caso
contrario, se sanciona con la privación de un medio probatorio.
Ejemplo de lo anterior es la limitación a la prueba testimonial, regulada en el art.
1709, por la cual debe constar por escrito toda obligación que contenga la entrega o
promesa de una cosa que valga más de dos UTM, si no se cumple con ello, es inadmisible
la prueba de testigos.

7.1.5. Formalidades de publicidad

Podemos distinguir entre las formalidades de simple noticia y formalidades


substanciales.
Formalidades de simple noticia son aquellas que tienen por objeto dar a conocer a
terceros la celebración de determinadas relaciones jurídicas, como sucede con las tres
publicaciones que deben realizarse en relación a la interdicción del disipador, art. 447.
La omisión de esta formalidad acarrea como sanción la indemnización de perjuicios
respecto de aquel que ha sufrido un daño, su fundamento se encuentra en el art. 2314 del
C.C.
Formalidades substanciales son aquellas que tienen por objeto, además de
informar de ciertas relaciones jurídicas, precaver a los terceros interesados, que son
aquellos que están o que estarán en relaciones jurídicas con las partes del acto jurídico.
La omisión de las formalidades substanciales se sanciona con la ineficacia del acto
jurídico respecto de terceros, es decir, con la inoponibilidad, v.gr, si no se notifica al deudor
cedido la cesión de créditos, art. 1902.

112
ALESSANDRI, Arturo, SOMARRIVA, Manuel y VODANOVIC, Antonio, ob. cit., pág. 313.
154
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

7.1.6. Formalidades convencionales

Son aquellas libremente pactadas por las partes en virtud del principio de la
autonomía de la voluntad.
Las partes, pueden transformar un acto no solemne en uno revestido de
determinadas formas externas.
La sanción en caso de omisión de las solemnidades pactadas por las partes, y
considerando que se trata de un incumplimiento contractual, es la indemnización de
perjuicios.

8. INEFICACIA DE LOS ACTOS JURÍDICOS

8.1. CONCEPTO Y CLASES

Por ineficacia podemos entender aquella en cuya virtud el acto jurídico no llega a
producir sus efectos propios, o deja de producirlos.
Los factores que pueden provocar la ineficacia pueden ser tanto intrínsecos como
extrínsecos. En razón de lo anterior, se distingue entre ineficacia en sentido amplio e
ineficacia en sentido restringido.

Ineficacia en sentido amplio

La ineficacia en sentido amplio acontece cuando el acto jurídico no genera sus


efectos propios o deja de producirlos por determinadas causas, sean éstas intrínsecas o
inherentes a la estructura del acto mismo, o sean extrínsecas o ajenas al acto jurídico.
La ineficacia en sentido amplio comprende la inexistencia, la nulidad y las diversas
causas de ineficacia en sentido restringido.

Ineficacia en sentido restringido

La ineficacia en sentido restringido opera cuando el acto jurídico no genera sus


efectos propios o deja de producirlos por determinadas causas, extrínsecas o ajenas y
posteriores al acto jurídico.

155
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Son causales de ineficacia en sentido restringido, la suspensión, la resolución, la


revocación, la caducidad y la inoponibilidad.

8.2. LA INEXISTENCIA

Se entiende por inexistencia aquella sanción de ineficacia que opera en caso de


ejecutarse un acto o de celebrarse un contrato con omisión de los requisitos exigidos por la
ley para la existencia del acto o contrato.
La inexistencia fue creada por el jurista alemán ZACHARIAE en relación con el
matrimonio entre personas de un mismo sexo, ante ello se entendió que no se trataba de
un matrimonio nulo, sino de un caso de inexistencia.
Las causales de inexistencia serían; falta de voluntad o consentimiento, ausencia de
objeto, falta de causa y falta de solemnidades exigidas en consideración a la naturaleza del
acto o contrato.
Una de las discusiones más apasionantes de la teoría del acto jurídico es la que tiene
por objeto determinar si en nuestro sistema la inexistencia es una sanción de ineficacia.
Sobre este particular la doctrina se encuentra dividida.

8.2.1. La inexistencia como sanción de ineficacia en nuestro sistema

Sobre el particular, existen dos posiciones.

Primera posición; La inexistencia no es una sanción de ineficacia reconocida en


nuestro ordenamiento

La máxima sanción de ineficacia establecida en nuestro sistema es la nulidad


absoluta, exponente de esta posición es ALESSANDRI, sus argumentos son los siguientes:

1) El C.C. no distingue entre nulidad e inexistencia, los casos de inexistencia son


sancionados con la nulidad absoluta, lo anterior estaría demostrado por el tenor del inc. 1º
del art. 1682, La nulidad producida por un objeto o causa ilícita, y la nulidad producida por
la omisión de algún requisito o formalidad que las leyes prescriben para el valor de ciertos
actos o contratos en consideración a la naturaleza de ellos, y no a la calidad o estado de las
personas que los ejecutan o acuerdan, son nulidades absolutas.

2) Si la intención del legislador hubiese sido que la inexistencia sea una causal de
ineficacia, entonces debió de haberla regulado. Una materia de la importancia de la
156
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

inexistencia debió ser establecida en el C.C., pero no lo está, por tanto se concluye que no
es una sanción de ineficacia en nuestro sistema.

3) El C.C. sanciona con nulidad absoluta la causal más propia de la inexistencia; la


falta de voluntad. En efecto, el art. 1682 inc. 2º sanciona los actos de los absolutamente
incapaces, como los dementes, con la nulidad absoluta y no realiza mención alguna sobre
la inexistencia.

También sostienen esta posición ALFREDO BARROS ERRÁZURIZ Y JOSÉ CLEMENTE FABRES.

Segunda posición; La inexistencia es una sanción de ineficacia reconocida en


nuestro ordenamiento

Su exponente más representativo es Luis Claro Solar, los argumentos en los que se
basa esta posición son los que a continuación se indican:

1) El C.C. se refiere a la inexistencia en el art. 1444 y 1701, según la primera norma,


al referirse a los elementos de la esencia del acto jurídico señala que sin ellos el acto no
produce efecto alguno, y resulta que un acto que tiene un vicio de nulidad produce todos
sus efectos en forma normal hasta que se declara la nulidad. Por su parte, el art. 1701 inc.
1º prescribe que, La falta de instrumento público no puede suplirse por otra prueba en los
actos y contratos en que la ley requiere esa solemnidad; y se mirarán como no ejecutados o
celebrados aun cuando en ellos se prometa reducirlos a instrumento público dentro de cierto
plazo, bajo una cláusula penal; esta cláusula no tendrá efecto alguno.
Lo mismo en el art. 1809, por el cual si en la compraventa no hay precio, no habrá
venta. Otros artículos indicados como normas en las que se regularía la inexistencia son el
1814, 2025 y 2055.

2) Se reconoce que el C.C. no se refiere en forma expresa a la inexistencia, pero ello


es lógico porque ésta es la nada, y la nada no puede regularse.

3) Reconoce que el C.C. en su art. 1682 sanciona con la nulidad absoluta los actos de
los absolutamente incapaces no ejecutados en la forma prescrita por la ley para que
produzcan efectos. Pero ello se explica ya que un incapaz aparentemente puede consentir
y por tanto, dar origen a actos válidos en apariencia, respecto de los cuales luego deba
declararse su nulidad para privarlos de efecto.

Esta posición además es compartida, entre otros, por ENRIQUE ROSSEL Y VIAL DEL RÍO.

157
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Por nuestra parte, adherimos completamente a la posición que entiende que la


máxima sanción de ineficacia en nuestro ordenamiento es la nulidad absoluta, por tanto,
nuestro sistema no conoce la sanción de inexistencia.

8.2.2. Diferencias entre la inexistencia y la nulidad

Finalizaremos nuestro estudio de la inexistencia precisando sus diferencias con la


nulidad;

1) El acto jurídico inexistente no puede producir efecto alguno, pero el acto anulable
sí produce todos sus efectos en forma completamente normal, dejará de producirlos con la
correspondiente declaración judicial de la nulidad.

2) Para la procedencia de la inexistencia no se necesita declaración judicial alguna, y


respecto de la nulidad, como ya se indicó, ésta produce sus efectos desde que es declarada
por sentencia judicial.

3) El acto inexistente no puede sanearse, en el caso de la nulidad, y dependiendo si


se trata de nulidad absoluta o relativa, las formas de saneamiento varían. La nulidad
absoluta y la nulidad relativa se sanean por el transcurso del tiempo. Sólo la nulidad relativa
se sanea por la ratificación de la parte afectada por el vicio de la nulidad, no sucede lo mismo
con la nulidad absoluta, como tendremos oportunidad de apreciar cuando se analice el
fundamento de las especies de nulidades.

4) Desde un punto de vista procesal, el art. 464 del CPC establece a la nulidad como
una excepción del juicio ejecutivo, y no menciona a la inexistencia.

Finalmente, en relación a la inexistencia, y dentro de la doctrina moderna, debemos


mencionar la opinión de PABLO RODRÍGUEZ GREZ, este autor escribió un libro titulado
Inexistencia y nulidad en el Código Civil chileno, teoría bimembre de la nulidad, en el que
analiza la problemática en análisis. En su opinión en nuestro ordenamiento sí existe la
sanción de inexistencia.

8.3. LA NULIDAD, CONCEPTO Y CLASES

Nos corresponde estudiar la máxima sanción de ineficacia en materia civil: la


nulidad.
158
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Por nulidad podemos entender aquella sanción legal de ineficacia prescrita para
aquellos actos ejecutados o contratos celebrados con omisión de algunos de los requisitos
y formalidades exigidos en razón de la especie del acto o contrato o del estado o calidad
de las partes.
Prescribe el inc. 1º del art. 1681, Es nulo todo acto o contrato a que falta alguno de
los requisitos que la ley prescribe para el valor del mismo acto o contrato, según su especie
y la calidad o estado de las partes. Debemos relacionar esta norma con el art. 10, Los actos
que prohíbe la Ley son nulos y de ningún valor; salvo en cuanto designe expresamente otro
efecto que el de nulidad para el caso de contravención.

Clases de nulidad

De la definición de los párrafos precedentes, se desprende la clasificación de la


nulidad que distingue entre nulidad absoluta y nulidad relativa, así lo establece el inc. final
del art. 1681, La nulidad puede ser absoluta o relativa.
Además existen otras clasificaciones de la nulidad;
Ø Expresa y tácita
Ø Total y parcial

Nulidad expresa es aquella que es establecida directamente por el legislador, en


términos explícitos.
Nulidad tácita es aquella que deriva de la aplicación de los principios que se
establecen en los art. 10 y 1681 del C.C.

Nulidad total está referida al acto o contrato en su integridad.


Nulidad parcial es aquella que afecta sólo a determinadas partes del acto o contrato,
así por ejemplo, en un contrato que tiene veintiocho cláusulas, sólo la cláusula novena
puede verse afectada por un vicio de nulidad, y ello no acarreará la nulidad de toda la
convención.

En materia de nulidad, la regla general está constituida por la nulidad relativa, ello
en conformidad al tenor del inc. final del art. 1682, Cualquiera otra especie de vicio produce
nulidad relativa, y da derecho a la rescisión del acto o contrato.

8.3.1. Nulidad Absoluta

Por nulidad absoluta podemos entender aquella sanción legal de ineficacia prescrita
para aquellos actos ejecutados o contratos celebrados con omisión de algunos de los
requisitos y formalidades exigidos en razón de la especie del acto o contrato.
159
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Fundamento

La nulidad absoluta se encuentra establecida por consideraciones que miran al


interés general de la sociedad, de la moral y de la ley, es decir, se encuentra directamente
relacionada con el orden público, partiendo de tal base, se pueden entender los caracteres
propios de la nulidad absoluta, v.gr., quiénes la pueden alegar, en especial el ministerio
público en el sólo interés de la moral o de la ley, la imposibilidad de ratificación, el
saneamiento por el transcurso de diez años, el deber del sentenciador de aplicarla de oficio
cuando aparezca de manifiesto en el acto o contrato.
Éstas son, según ALESSANDRI BESA “manifestaciones del carácter de sanción a las
infracciones del orden público que tiene esta nulidad, porque las normas que la rigen y que
han sido establecidas para asegurar el mantenimiento de la buena fe y de la justicia y
equidad en las transacciones que aseguren el orden social y económico entre los individuos,
exige una protección más eficaz.”113

8.3.1.1. Causales de nulidad absoluta

1) Falta de voluntad o de consentimiento


2) Falta objeto
3) Falta de causa
4) Objeto ilícito
5) Causa ilícita
6) Omisión de requisitos y formalidades exigidos en consideración a la
naturaleza del acto o contrato
7) La incapacidad absoluta

Podrá apreciar el lector, que, siendo coherentes con lo señalado precedentemente


en orden a que entendemos que la inexistencia no es una sanción de ineficacia reconocida
en nuestro Derecho civil, sus causales deben entenderse comprendidas dentro de la nulidad
absoluta. Para los partidarios de la inexistencia, deberá distinguirse entre causales de
nulidad absoluta y de inexistencia.

113
ALESSANDRI BESA, Arturo. La Nulidad y la Rescisión en el Derecho Civil Chileno. Tomo II.
Editorial Jurídica Ediar Conosur Ltda.. Segunda edición, Santiago, pág. 548 y 549.
160
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

8.3.1.2 Quién puede alegar la nulidad absoluta

Puede alegar la nulidad absoluta todo el que tenga interés en su declaración, el


ministerio público, incluso en determinado supuesto, puede ser declarada de oficio por el
juez.
Puede alegar la nulidad absoluta todo el que tenga interés en su declaración

Esta regla hunde sus raíces en el Derecho romano: sin interés no hay acción. Así lo
establece el art. 1683 inc. 1º … puede alegarse por todo el que tenga interés en ello … Este
interés debe presentar dos características, debe ser pecuniario y actual.
El interés debe ser pecuniario, esto es, susceptible de avaluación en dinero. Esta
característica del interés no se encuentra consagrada expresamente en nuestro Código,
pero así lo ha resuelto la jurisprudencia, concordando en ello la doctrina. En consecuencia,
se exige que alegue la nulidad absoluta una persona a quien los efectos del acto nulo causen
perjuicios, los que se pretenden evitar mediante la declaración de nulidad
Como ya se indicó, puede solicitar la declaración de nulidad absoluta todo el que
tenga un interés en ello, esto significa que aquel que alega la nulidad debe tener algún
interés avaluable en dinero sujeto a la declaratoria de nulidad, por ejemplo, un acreedor
que solicite la nulidad de las enajenaciones efectuadas por su deudor.
El interés debe ser actual, esto es, debe tener existencia al momento de solicitarse
la declaración de nulidad. Por consiguiente, no debe tratarse de una mera expectativa o de
esperanzas, no basta con un interés puramente moral.

Pero esta regla de que puede alegar la nulidad absoluta todo el que tenga interés en
ello, reconoce una importante limitación; no puede alegar la nulidad el que ejecutó o
celebró el acto o contrato sabiendo o debiendo saber el vicio que o invalidaba, éste es el
nemo auditor, nadie debe ser oído cuando alega su propia torpeza o dolo, se priva de
solicitar la nulidad aquel que, no obstante conocer o deber conocer el vicio, de todas
maneras contrató, luego no podría él alegar la nulidad de lo que contribuyó a generar, así
lo establece el inc 1º del art. 1683, excepto el que ha ejecutado el acto o celebrado el
contrato, sabiendo o debiendo saber el vicio que lo invalidaba.

¿Qué debe entenderse por sabiendo o debiendo saber el vicio que lo invalidaba?

Sabiendo el vicio se refiere a un conocimiento personal, efectivo y directo del vicio.


Debiendo saber el vicio, no se refiere al conocimiento presunto de la ley que
establece el art. 8 del C.C., en efecto puede entenderse que si así fuese, nunca nadie podría
alegar la nulidad absoluta porque la ley se entiende conocida por todos, sino que está
referido a que dadas las peculiares circunstancias del caso, podamos colegir que no es

161
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

verosímil haber podido desconocer el vicio cometido, por ejemplo, si se contrata con un
impúber.
En relación con el nemo auditor debemos analizar dos problemáticas;

1) Puede alegar la nulidad absoluta el sucesor del que ejecutó o celebró el acto o
contrato sabiendo o debiendo saber el vicio que lo invalidaba.
El supuesto es el siguiente, supóngase que un padre celebra un contrato a sabiendas
de que el objeto es ilícito, luego fallece, pueden sus herederos solicitar la nulidad absoluta.
El punto no es pacífico.
Una primera jurisprudencia sostuvo que no, en el Derecho sucesorio existe el
principio de la continuidad del causante en sus herederos, esto es, los asignatarios suceden
en todos los derechos y obligaciones transmisibles del causante, ocupan el mismo lugar que
éste, y si el derecho de alegar la nulidad absoluta no se encontraba en el patrimonio del
causante, mal podría, entonces, pasar a sus herederos.
Pero la jurisprudencia evolucionó, y sostiene que los herederos del causante sí
pueden alegar la nulidad absoluta, ya que la norma del art. 1683, en la parte referida al
nemo auditor, es una norma excepcional, restrictiva, no cabe la analogía, por tanto no
puede pretenderse su ampliación, por ello se concluye que afecta sólo al que celebró
sabiendo o debiendo saber el vicio, pero no a sus herederos. Ello sin perjuicio de que, si la
causal de nulidad absoluta aparece de manifiesto en el acto o contrato, el juez pueda
declararla de oficio.

2) Si el representante conoció o debió conocer el vicio, puede pedir la nulidad el


representado.
Sobre este punto también se aprecia una evolución jurisprudencial.
Al igual que en el caso anterior, la jurisprudencia se inclinaba por la negativa, hacía
aplicación del art. 1448, norma por la cual los efectos de los actos realizados por el
representante se radican en el patrimonio del representado.
Luego evolucionó la jurisprudencia y permitió a los representados alegar la nulidad
de los actos de sus representantes, se considera que el mandato o la representación se
confieren para fines lícitos, y si el representante se excede de los marcos establecidos en la
representación, en ello no representa al representado. Además influyó la consideración de
que el dolo es personalísimo y no se puede traspasar a otro, en este caso, al representado.

Puede alegar la nulidad absoluta el Ministerio Público

Antes que todo, el alumno no debe confundirse y pensar que hacemos referencia a
los fiscales que operan en el procedimiento criminal. Aquellos que pueden solicitar la
declaración de nulidad absoluta son los fiscales de las Cortes de Apelaciones y el fiscal de la
Corte Suprema.

162
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Es importante destacar que en este caso, y a diferencia del anterior, no se exige un


interés pecuniario, basta al Ministerio Público el sólo interés de la moral o de la Ley, así lo
dispone el art. 1683.

El juez debe declarar de oficio la nulidad absoluta cuando ésta aparece de manifiesto
en el acto o contrato

En materia procesal civil rige el principio formativo del procedimiento denominado


dispositivo, en su virtud, el impulso procesal recae en las partes de la litis, por tanto la
responsabilidad en el avance y prosecución del juicio depende de éstas y no del juez, quien
asume un rol pasivo. De este modo progresa el juicio a medida que las partes presentan
solicitudes, la que deben ser resueltas por el juez mediante resoluciones, en síntesis, por
regla general, el juez no actúa en forma oficiosa, sin petición de parte, salvo casos
excepcionales, como el que estamos analizando.

Establece el art. 1683, La nulidad absoluta puede y debe ser declarada por el juez,
aún sin petición de parte, cuando aparece de manifiesto en el acto o contrato.

Se entiende que la nulidad aparece de manifiesto en el acto o contrato cuando el


vicio se desprende en forma evidente de la sola lectura del acto o contrato, pero a tal
conclusión debe poder arribarse en forma inequívoca, es decir, no debe ser necesario acudir
a ningún tipo de pruebas, porque si ello es necesario, la nulidad no aparece de manifiesto
en el acto contrato, v.gr, compraventa de bien inmueble que no consta en escritura pública.

8.3.1.3. Saneamiento de la nulidad absoluta

Debemos distinguir entre el saneamiento por el transcurso del tiempo y el


saneamiento por ratificación de la parte afectada por el vicio de nulidad, según el art. 1683,
parte final, la nulidad absoluta no puede sanearse por ratificación de las partes, ni por un
lapso de tiempo que no exceda de diez años.

Saneamiento por el transcurso del tiempo

La nulidad absoluta sí puede sanearse por el transcurso del tiempo, el plazo exigido
es de diez años, contados desde la celebración del acto o contrato. A los diez años se
consolidan las situaciones jurídicas.
En otras palabras, el derecho para alegar la nulidad absoluta prescribe en diez años,
contados desde la celebración del acto o contrato.
Transcurridos los diez años, el acto pasa a ser inatacable por el vicio de nulidad, se
entiende que el vicio desaparece, el acto continuará produciendo sus efectos en forma
normal.
163
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Saneamiento por ratificación de la parte afectada por el vicio de nulidad

No se sanea la nulidad absoluta en virtud de la ratificación del afectado con el


vicio, ello en razón del fundamento de esta especie de nulidad, al cual ya nos hemos
referido.

8.3.2. Nulidad Relativa

La nulidad relativa es aquella sanción legal de ineficacia prescrita para aquellos actos
ejecutados o contratos celebrados con omisión de algunos de los requisitos y formalidades
exigidos en razón del estado o calidad de las partes.
Esta es la regla general en materia de nulidades. También se le denomina rescisión a
la nulidad relativa, así se desprende de los art. 1348, 1888 y 2456.

Fundamento

La nulidad relativa se encuentra establecida en interés particular de determinadas


personas, esto es, es un beneficio jurídico establecido en favor de ciertas personas, a fin de
que no sean perjudicadas por los efectos de un acto o contrato celebrado con un vicio que
dice relación con el sólo interés de esas personas 114 , por lo tanto, sólo determinadas
personas la pueden alegar, no puede solicitarse su declaración por el ministerio público en
el sólo interés de la ley o de la moral, se regula su ratificación, se sanea por el transcurso de
cuatro años, y en caso alguno el juez la puede declara de oficio, inclusive en el evento de
que aparezca de manifiesto en el acto o contrato

8.3.2.1 Causales de nulidad relativa

Son causales de nulidad relativa;

1) Los vicios del consentimiento


2) Omisión de requisitos o formalidades exigidas por la ley en razón del estado
o calidad de las partes.
3) Los actos de los relativamente incapaces
4) La lesión, en los casos que así lo establece la Ley

114
Alessandri Besa, tomo II, op. cit., pág. 675.
164
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

8.3.2.2. Quién puede alegar la nulidad relativa

El Ministerio Público no puede pedir la declaración de nulidad relativa, tampoco


cualquier persona que tenga interés en ello, la rescisión no puede ser declarada de oficio
por el juez, aunque aparezca de manifiesto en el acto o contrato, art. 1684.
Pueden alegar la nulidad relativa todos aquellos en cuyo beneficio la han
establecido las leyes, sus herederos o cesionarios. Así lo prescribe el art. 1684. Es decir, la
víctima del error, fuerza o dolo, los relativamente incapaces, por sí en el evento de haber
alcanzado la plena capacidad o mediante sus representantes legales, en caso contrario, la
persona por cuya consideración se estableció un requisito o formalidad, el que sufrió la
lesión, y finalmente los herederos de estas personas y sus cesionarios. Cesionario es aquel
que en virtud de una transferencia ha adquirido los derechos que emana del acto anulable.
Establece el art. 1685, Si de parte del incapaz ha habido dolo para inducir al acto o
contrato, ni él ni sus herederos o cesionarios podrán alegar la nulidad. Sin embargo, la
aserción de mayor edad, o de no haber existido la interdicción u otra causa de incapacidad,
no inhabilitará al incapaz para obtener el pronunciamiento de nulidad. En virtud de esta
norma, se priva al incapaz de su derecho para alegar la nulidad relativa en caso de obrar
con dolo para inducir el acto o contrato.
Pero debe tratarse de maquinaciones fraudulentas destinadas a obtener la voluntad
de la contraparte, por ello la mera aserción de mayor edad o de no existir interdicción o
causal de incapacidad no se sanciona en el 1685, v.gr, el incapaz sólo miente respecto a su
edad o incapacidad, pero si traspasa este límite y exhibe una cédula de identidad falsa, no
podrá alegar la nulidad relativa115.

8.3.2.3. Saneamiento de la nulidad relativa

La nulidad relativa se sanea tanto por el transcurso del tiempo como por ratificación
de parte afectada.

Saneamiento por el transcurso del tiempo

La rescisión se sanea por el transcurso de cuatro años, así lo dispone el art.1691,


para determinar desde cuándo se cuenta este plazo, debemos distinguir;

Ø En el caso de la fuerza, desde el día en que ésta ha cesado.

115
VIAL del Río, ob. cit., pág. 259 y 260.
165
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Ø En el caso del error y del dolo, el plazo se cuenta desde la celebración del acto
o contrato.

Ø En relación a los actos de los relativamente incapaces, el cuadrienio se cuenta


desde el día en que cesa su incapacidad, es decir, en el caso del menor adulto,
desde que cumple los dieciocho años, y en relación al disipador interdicto,
desde el día en que es rehabilitado.

Ø En el caso de la lesión, el plazo se cuenta desde la celebración del contrato.

Según el art. 1692, inc. 1º, Los herederos mayores de edad gozarán del cuadrienio
entero si no hubiere principiado a correr, y gozarán del residuo en caso contrario. Si fallece
siendo menor adulto el afectado por el vicio de nulidad, sus herederos mayores de edad,
como sus padres o hermanos, dispondrán de los cuatro años, recuérdese que en su caso el
plazo se cuenta desde que alcanza la mayoría de edad, pero si fallece una vez alcanzada la
mayoría de edad, el plazo para alegar la nulidad ya empezó a correr, por tanto, sus
herederos disponen sólo del residuo.

Agrega el inc. 2º de la norma, A los herederos menores empieza a correr el cuadrienio


o su residuo, desde que hubiesen llegado a mayor edad. Es decir, la prescripción del derecho
para alegar la nulidad relativa se suspende, lo que doctrinariamente es muy interesante, ya
que se trata de una prescripción especial de corto tiempo, las que, por regla general, no se
suspenden.
Finalmente, dispone el inc. 3º, Pero en este caso no se podrá pedir la declaración de
nulidad pasados diez años desde la celebración del acto o contrato, otro motivo para afirmar
que en nuestro sistema las situaciones jurídicas deben consolidarse a los diez años.

Saneamiento por ratificación de la parte afectada por el vicio de nulidad.

Si bien es cierto que el art. 1684, parte final, establece que la nulidad relativa se sanea
por ratificación de las partes, ello es erróneo, ya que sólo podrá ratificar aquella parte
afectada con el vicio de nulidad.
Debemos hacer una breve precisión terminológica, la ratificación implica la
aprobación del mandante de lo obrado por su mandatario, sin poder suficiente o
excediéndose de los límites del mandato. Por ello, más preciso sería hablare de
confirmación, pero esta expresión no es utilizada en el C.C.
Por ratificación o confirmación entendemos aquel acto jurídico unilateral por el cual
la parte afectada con el vicio de nulidad renuncia a su derecho de solicitar la rescisión. Es
una de las tantas aplicaciones del principio de la renuncia a los derechos establecido en el
art. 12 del C.C.
166
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

El efecto de la ratificación es que el acto anulable pasa a considerarse válido, como


si nunca hubiese existido el vicio, es decir, la confirmación tiene efecto retroactivo. Prueba
de ello es que la ratificación es irrevocable.
La confirmación puede ser expresa o tácita. Confirmación expresa es aquella en que
el deseo de no solicitar la nulidad se manifiesta en forma directa y explícita. El art. 1695
define la ratificación tácita como la ejecución voluntaria de la obligación contratada, lo que
significa que dicha ejecución debe realizarse en forma libre, sin la existencia de vicios y con
conocimiento del motivo de anulabilidad.

Requisitos de la ratificación

Para que opere la ratificación, deben darse los siguientes requisitos;

1) Debe tratarse de un supuesto de nulidad relativa, como ya sabemos, la nulidad


absoluta sólo se sanea por el transcurso del tiempo.

2) En virtud del art. 1696, sólo podrá ratificar la parte afectada por el vicio, Ni la
ratificación expresa ni la tácita serán validas, si no emanan de la parte o partes que tienen
derecho de alegar la nulidad.

3) Se exige capacidad de contratar, ello según el tenor del art. 1697, No vale la
ratificación expresa o tácita del que no es capaz de contratar. Es decir, los incapaces no
pueden ratificar, sino es conformidad a los mecanismos legales previstos para su válida
actuación.

4) Se exige un requisito adicional para la ratificación expresa: el cumplimiento de las


solemnidades que la Ley exige en relación con el acto o contrato que se ratifica, asó lo
expresa el art. 1694.

8.3.3. Diferencias entre la nulidad absoluta y la nulidad relativa

1) Procede la nulidad absoluta ante la omisión de requisitos exigidos según la especie


de acto o contrato, en la rescisión los requisitos se prescriben en razón del estado o calidad
de las partes.
2) Puede alegar la nulidad absoluta todo el que tenga interés en ello, en cambio la
nulidad relativa sólo puede alegarse por aquellas personas en cuyo beneficio la han
establecido las leyes, sus herederos o cesionarios.

167
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

3) El Ministerio Público puede pedir la declaración de nulidad absoluta, pero no la de


la rescisión.
4) Sólo la nulidad absoluta puede ser declarada de oficio por el juez, si aparece de
manifiesto en el acto o contrato.
5) La nulidad absoluta se sanea por el transcurso de diez años, y la relativa, por
cuatro.
6) La Rescisión se sanea por ratificación de la parte, no ocurre ello en la nulidad
absoluta.

En definitiva, estas diferencias se explican en razón del diverso fundamento de la


nulidad absoluta y relativa, la primera se basa en consideraciones que interesan a toda la
sociedad, la segunda sólo protege intereses de índole particular.

8.3.4. Efectos de la nulidad

La nulidad absoluta y la nulidad relativa producen los mismos efectos, bajo este
respecto, no existen diferencias.
Los efectos de la nulidad requieren que ésta haya sido declarada judicialmente por
sentencia firme y ejecutoriada, es decir, no operan de pleno derecho o ipso iure. Si nunca
se produce la declaratoria de nulidad, el acto anulable continuará produciendo sus efectos
propios, de forma tal que, si transcurren diez o cuatro años, según se trate de la nulidad
absoluta o relativa, el vicio se saneará y se entenderá que nunca existió, pasando el acto de
anulable a completamente válido.

Lo anterior lo reconoce el art. 1687, La nulidad pronunciada en sentencia que la tiene


fuerza de cosa juzgada … , la misma idea está en el art. 1689, norma que habla de la nulidad
judicialmente declarada, esta idea también aparece en el art. 1567 Nº 8.
La sentencia que declara la nulidad afecta sólo a las partes del juicio, así se desprende
del art. 1687 y del 1690, según este último; Cuando dos o más personas han contratado con
un tercero, la nulidad declarada a favor de una de ellas no aprovechará a las otras. En otras
palabras si A y B, en calidad de vendedores contratan con C, y si sólo A deduce demanda y
obtiene la declaración de nulidad, el acto respecto de éste será nulo, pero seguirá siendo
válido en relación a B que no fue parte de la litis. Este artículo hace aplicación del principio
del efecto relativo de las sentencias establecido en el inc. 2º del art. 3 de nuestro Código.

Para estudiar los efectos de la nulidad debemos distinguir efectos entre las partes y
efectos respecto de terceros

EFECTOS DE LA NULIDAD DEBEMOS ENTRE LAS PARTES


168
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

A su vez, debemos subdistinguir si se han cumplido o no las obligaciones.

Si se han cumplido las obligaciones, se produce el efecto propio de la nulidad. Las


partes tienen derecho a volver al estado anterior a contratar, se trata de un efecto
retroactivo, por ejemplo, una vez decretada la nulidad de un contrato de compraventa, el
vendedor deberá restituir el precio recibido, por su parte, el comprador deberá devolver la
cosa, así lo dispone el art. 1687, inc. 1º, La nulidad pronunciada en sentencia que tiene la
fuerza de cosa juzgada, da a las partes derecho para ser restituidas al mismo estado en que
se hallarían si no hubiese existido el acto o contrato nulo; sin perjuicio de lo prevenido sobre
el objeto o causa ilícita.

Si las partes deben volver al estado anterior a contratar, deben realizarse


restituciones, a ellas se refiere el inc. 2º del mismo art., En las restituciones mutuas que
hayan de hacerse los contratantes en virtud de este pronunciamiento, será cada cual
responsable de la pérdida de las especies o de su deterioro, de los intereses y frutos, y del
abono de las mejoras necesarias, útiles o voluptuarias, tomándose en consideración los
casos fortuitos y la posesión de buena o mala fe de las partes; todo ello según las reglas
generales y sin perjuicio de lo dispuesto en el siguiente artículo. Es decir siempre se debe
restituir la cosa, además de los frutos naturales y civiles, resultando importante si se está
de buena o mala fe, ello dependerá si se estaba o no en conocimiento del vicio que anulaba
el acto o contrato.

Las reglas generales a las que se refiere la norma, son las reglas de las prestaciones
mutuas, contenidas desde el art. 904 al 915 del C.C.

Pero existen excepciones a este efecto retroactivo;

Ø Objeto o causa ilícita a sabiendas, según el art. 1468, No podrá repetirse lo


que se haya dado o pagado por un objeto o causa ilícita a sabiendas, es una
sanción para aquel que ejecuta un acto o contrato a sabiendas del objeto o
causa ilícita, entiéndase que de ello resulta que el sancionado se vea obligado
a restituir lo que recibió, pero él no recibirá nada.

Ø Situación del art. 1688, Si se declara nulo el contrato celebrado con una
persona incapaz sin los requisitos que la ley exige; el que contrató con ella no
puede pedir restitución o reembolso de lo que gastó o pagó en virtud del
contrato, sino en cuanto probare haberse hecho más rica con ello la persona
incapaz. Se entenderá haberse hecho ésta más rica, en cuanto las cosas
pagadas o las adquiridas por medio de ellas, les hubieren sido necesarias; o
en cuanto las cosas pagadas o las adquiridas por medio de ellas, que no le
169
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

hubieren sido necesarias, subsistan y se quisiere retenerlas. Vial del Río indica
algunos ejemplos en que se entiende haberse hecho más rico el incapaz; si
pagó una deuda, si adquirió una casa o si depósito en un banco el dinero116.

Ø El poseedor de buena fe no está obligado a restituir los frutos percibidos


antes de la contestación de la demanda, art. 907 inc. 3º.

Si no se han cumplido las obligaciones, éstas ya no se podrán cumplir, debido a que


la nulidad actúa como un modo de extinguir las obligaciones, y como tal se encuentra
enumerada en el art. 1567 Nº 8.

EFECTOS DE LA NULIDAD RESPECTO DE TERCEROS

En relación a los terceros, la nulidad judicialmente declarada, otorga acción


reivindicatoria en contra de terceros, estén de buena o mala fe. Lo anterior es muy
importante dado que por regla general siempre el Derecho civil distingue la situación del
que se encuentra de buena fe y del que está de mala fe, dando un trato más benigno al
primero, pero, v.gr, si el comprador que actuó con causa ilícita a su vez enajenó la cosa
objeto del contrato de compraventa, una vez declarada la nulidad, la parte afectada con el
vicio, el vendedor, podrá dirigirse en contra del tercero adquirente de la cosa, deduciendo
su acción reivindicatoria, que es la acción que protege al derecho de dominio.

En determinadas situaciones, existen excepciones a este efecto:

Ø El que ha adquirido el dominio de la cosa por prescripción, ésta es el límite


del ejercicio de la acción reivindicatoria y determina su extinción.

Ø En la rescisión por lesión enorme, subsisten las hipotecas y derechos reales


constituidos sobre la cosa, art. 1895 del C.C., el comprador deberá purificar
la cosa de tales gravámenes.

Ø En la revocación de la muerte presunta, se recobran los bienes en el estado


en que se hallaren, subsistiendo las hipotecas y demás derechos reales
constituidos sobre ellos, art. 94, regla cuarta.

Ø En las donaciones entre vivos, la rescisión sólo otorga acción contra terceros
en los casos que contempla el art. 1432 del C.C.

116
Ob. cit., pág. 283.
170
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

Acciones que emanan de la nulidad

De la nulidad emanan dos acciones, una personal y una real.

La acción personal debe dirigirse en contra de la persona que ejecutó o celebró el


acto o contrato nulo, dentro de cuatro o diez años, según se trate de nulidad relativa o
absoluta.

La acción real que emana de la nulidad es la acción reivindicatoria o de dominio, que


se dirige en contra del tercero que está en posesión de la cosa, para que éste sea condenado
a restituirla.

Ambas acciones pueden deducirse en forma conjunta en un mismo juicio, se trata


de una aplicación del art. 18 del CPC, el requisito de la norma es que se traten de acciones
que emanen directa e inmediatamente de un mismo hecho.

Eventualmente, de la nulidad emanará una acción de indemnización de perjuicios:

1) A favor de aquel con quien se ha contratado equivocadamente, art. 1455, inc. 2º,
relativo al error en la persona.

2) Art. 1814, a favor del comprador de buena fe si la venta se declara nula por falta
de objeto.

Conversión del acto nulo

Está regulada en el art. 1444 en relación con el art. 1701, inc. 2º, sobre el particular
véanse nuestros apuntes sobre teoría de la prueba.

8.4. OTRAS CAUSALES DE INEFICACIA, EN SU SENTIDO RESTRICTIVO


Como indicamos en su momento, la ineficacia en sentido restringido acontece
cuando el acto jurídico no genera sus efectos propios o deja de producirlos por
determinadas causas, extrínsecas o ajenas y posteriores al acto jurídico.

Son causales de ineficacia en sentido restringido, la suspensión, la resolución, la


revocación, la caducidad y la inoponibilidad.

171
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

8.4.1. La suspensión
La suspensión es una causal de ineficacia por la cual los efectos del acto jurídico no
se producirán mientras esté pendiente el cumplimiento de una condición. Las condiciones
que generan este efecto se denominan suspensivas.
Por ejemplo, se celebra un contrato sujeto a condición suspensiva, en tal evento, los
derechos que derivan de tal contrato podrán hacerse valer sólo si se cumple la condición.

8.4.2. La resolución

La resolución es una causal de ineficacia por la cual, en el evento de cumplirse una


condición, ello producirá la extinción de un derecho.
El art. 1489 regula la condición resolutoria tácita, en cuya virtud si una de las partes
de un contrato bilateral no cumple con su obligación nacida del contrato, en tal caso la
contraparte podrá solicitar la resolución del contrato, por tanto, el contrato quedará sin
efecto.

8.4.3. La revocación

La revocación es un acto jurídico unilateral por el cual la o una de las partes deja sin
efecto un acto jurídico. Respecto de los actos unilaterales, la regla general es que estos
puedan ser dejados sin efecto mediante la revocación, así sucede con el testamento, el que
siempre puede revocarse.
En relación con los contratos, por regla general, estos no pueden ser objeto de
revocación, por el contrario, todo contrato legalmente celebrado es una ley para las partes
y no puede ser dejado sin efecto sino por el mutuo acuerdo o por causal legal.
Por excepción el mandato puede ser objeto de revocación por parte del mandante.

8.4.5. La caducidad

Consiste en la ineficacia de un acto jurídico que acontece por el solo ministerio de la


ley a causa de hechos sobrevinientes que le restan eficacia al acto jurídico.
Así sucede, por ejemplo, con los testamentos privilegiados, los que no son tan
solemnes como otras clases de testamento, v.gr., el testamento verbal que tiene lugar en
casos de inminente peligro de la vida del testador, situaciones en las que no puede
cumplirse con las solemnidades propias de los testamentos, si el testador no fallece dentro
de los treinta días siguientes al otorgamiento, caducará el testamento.
El plazo caduca legalmente en los casos del art. 1496, El pago de la obligación no
puede exigirse antes de expirar el plazo, si no es: 1º Al deudor constituido en quiebra o que
se halla en notoria insolvencia; 2º Al deudor cuyas cauciones, por hecho o culpa suya, se han
172
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

extinguido o han disminuido considerablemente de valor”. Si caduca el plazo, las


obligaciones se hacen exigibles de inmediato.
Lo mismo en las donaciones revocables, que se hacen por vía del testamento, la
caducidad opera cuando el donatario muere antes que el testador, así lo establece el
art.1143, las donaciones revocables caducan por el solo mero de morir el donatario antes
que el donante.

8.4.6. La inoponibilidad

La inoponibilidad es la ineficacia de un acto jurídico o su nulidad respecto de terceros,


los que no podrán verse afectados por ese acto jurídico, ello en razón de que las partes no
cumplieron un requisito externo de eficacia establecido para proteger a terceros.
En la inoponibilidad, y a diferencia de lo que ocurre con la nulidad, el acto es válido,
pero no produce sus efectos respecto de terceros, es decir, es ineficaz a su respecto.
Nuestro Código no trata en forma sistemática la inoponibilidad, sin embargo, existen
disposiciones aisladas que se refieren a ella, así el art. 1749, relativo a la administración
ordinaria de la sociedad conyugal, establece que el marido podrá arrendar bienes raíces
sociales urbanos por cinco años, y rústicos por ocho, si desea arrendar por más de estos
plazos, necesita autorización de la mujer, en caso de que el marido celebra contrato de
arrendamiento que excede los plazos permitidos sin autorización de ésta, la sanción es la
inoponibilidad.
La inoponibilidad tiene causales de forma, de fondo o puede derivar de la nulidad
del acto.

Ø Inoponiblidad de forma
Causales de inoponibilidad de forma;

1) Inoponibilidad por falta de publicidad, en determinados actos la ley exige el


cumplimiento de determinadas formalidades con el objeto de dar conocimiento a terceros,
como notificaciones, publicaciones, etc.
Ello se aprecia en los art. 447, 455 y 468 del C.C., que exigen la inscripción de las
interdicciones, lo mismo en el art. 1902 relativo a la cesión de crédito, el acreedor debe
notificar al deudor la cesión o ésta debe ser aceptada por el deudor cedido, lo anterior con
el objeto de que ya no se pague al primitivo acreedor, sino al tercero que adquiere el
crédito. Se produce la inoponibilidad si no se notifica al deudor de la cesión, art. 1707, inc.
2º, relativo a las contraescrituras, Tampoco lo producirán las contraescrituras públicas,
cuando no se ha tomado razón de su contenido al margen de la escritura matriz cuyas
disposiciones se alteran en la contraescritura, y del traslado en cuya virtud ha obrado el
tercero.
2) Inoponibilidad por falta de fecha cierta, por ejemplo, el art. 1703 establece que el
instrumento privado adquiere fecha cierta desde que se producen las circunstancias que en
173
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

él se indican. Este art. es complementado por el art. 419 del COT que agrega un caso más,
la protocolización.

Ø Existen varias causales de inoponibilidad de fondo;

1) Inoponibilidad por falta de concurrencia o de consentimiento: un caso muy


importante es el regulado en el art. 1815, la venta de cosa ajena es válida, pero inoponible
al verdadero dueño, mientras sus derechos no se extingan por la prescripción, lo mismo en
la prenda de cosa ajena, art. 2390 y en el arriendo de cosa ajena, art. 1916.
2) Inoponibilidad por clandestinidad, art.1707 inc. 1º del C.C., relativo a las
contraescrituras, Las escrituras privadas hechas por los contratantes para alterar lo pactado
en escritura pública, no producirán efecto contra terceros.
3) Inoponibilidad por fraude, art. 2468 relativo a la acción pauliana, si el deudor ha
realizado enajenaciones en fraude a los derechos de los acreedores, éstos podrán solicitar
la rescisión de dichas enajenaciones. Lo mismo en el art. 1578 Nº 3 relativo al pago hecho
en fraude a los acreedores. En la Ley de Quiebras, art. 74 y 76 se establecen casos de este
tipo de inoponibilidad.
4) La buena fe en los casos de la condición resolutoria, ésta afecta a los terceros que
se encuentren de mala fe, pero no a los de buena fe, en conformidad a los art. 1490 y 1491.
5) Inoponibilidad por lesión de derechos adquiridos, ella opera en el caso del art. 94
regla cuarta del C.C., norma por la cual se recobran los bienes del que fue declarado muerto
presuntivamente, en el estado en que se encuentren.
6) Lesión de las asignaciones forzosas, se concede la acción de reforma del
testamento en favor de aquellos legitimarios ha quienes el testador ha pretendido burlar
sus cuotas hereditarias, art. 1216.

Ø Inoponibilidad derivada de la nulidad


En su virtud, una vez declarada la nulidad, la propia nulidad no producirá efectos
respecto de terceros de buena fe, quienes no podrán verse afectados por ella.
Lo anterior no es la situación normal ya que sabemos que la nulidad judicialmente
declarada da acción reivindicatoria contra terceros poseedores de buena o mala fe, pero en
determinadas situaciones el fin de la ley es la protección de terceros.
Ello se puede apreciar en la sociedad comercial, que es un contrato que debe cumplir
una serie de formalidades, debe otorgarse por escritura pública, inscribirse y publicarse.
En caso de no publicarse, la sociedad sería nula, pero esta nulidad no puede oponerse
a terceros, ya que nadie puede aprovechar su propia negligencia.
Prescribe el art. 2058 CC, La nulidad del contrato de sociedad no perjudica a las
acciones que corresponden a terceros de buena fe contra todos y cada uno de los asociados
por las operaciones de la sociedad, si existiere de hecho.

174
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

9. EFECTOS DEL ACTO JURÍDICO

9.1. CONCEPTO

Como ya sabemos, los efectos del acto jurídico consisten en crear, modificar o
extinguir un derecho, por tanto, podemos entender por efectos del acto jurídico a la
relación jurídica que engendra, y desde este punto de vista cada categoría de actos jurídicos
tiene un efecto determinado117.
El principio que inspira esta materia se denomina del efecto relativo de los actos
jurídicos: éstos producen sus efectos sólo para las partes y no respecto de terceros, se aplica
el aforismo res inter allias acta.
Lo anterior se aprecia en el texto del art. 1545, todo contrato legalmente celebrado
es una ley para las partes, señala la norma, es decir, los derechos y obligaciones que de él
nacen están referidas a las partes y no a los terceros.

Por tanto, debemos precisar los conceptos de parte y de terceros.

9.1.1. Noción de parte

Parte es aquella persona que, ya sea por sí o representada, concurre con su voluntad
a la formación del acto jurídico.
Son partes, por tanto, no sólo el que comparece o contrata por sí, sino el mandante
que celebra un contrato representado por su mandatario, el pupilo representado por el
guardador, el hijo sujeto a patria potestad representado por su padre o madre, etc.
La doctrina precisa que es más correcto hablar de parte en los contratos bilaterales,
y reserva la expresión autor para los actos jurídicos unilaterales118.

9.1.2. Los terceros

117
DUCCI, Carlos, ob. cit., pág. 326.
118
DUCCI, Carlos, ob. cit., pág. 326.
175
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

El concepto de terceros es opuesto al de partes, son aquellas personas que ni


personal, ni representados, concurren con su voluntad a la formación del acto jurídico. Los
terceros se dividen en terceros absolutos y terceros relativos.

Terceros absolutos

Son aquellos que no están ni estarán afectados por el acto jurídico.

Terceros relativos.

Son quienes podrán verse afectados por el acto jurídico.

Casos de terceros relativos

Podemos mencionar los siguientes casos de terceros relativos:

1. Sucesores o causahabientes a título universal


2. Sucesores o causahabientes a título singular
3. Los acreedores de las partes
4. Contrato colectivo de trabajo

1) Sucesores o causahabientes a título universal

El concepto de causahabiente se refiere a aquel que recibe un bien. Se trata de los


herederos, quienes son los asignatarios a título universal, ya que suceden en todos los
bienes del causante o en una cuota.

Los herederos representan la persona del causante y le suceden en todos sus


derechos y obligaciones transmisibles. Se sucede tanto en el activo como en el pasivo del
patrimonio del causante, por tanto el heredero recibirá bienes, pero también quedará
obligado a pagar las deudas contraídas por su causante, se aplica el aforismo quien contrata
para sí, lo hace también para sus herederos.

2) Sucesores o causahabientes a título singular

El legatario es un sucesor a título singular, sucede en bienes específicos, por ello los
actos ejecutados por su causante lo afectarán sólo en la medida que estén referidos al bien
específico en que le sucede.
Lo mismo en el caso del comprador, donatario, arrendatario, en relación, desde
luego, a la cosa comprada, donada o arrendada.

176
Apuntes Derecho Civil I, Prof. Gonzalo Álvarez Seura, Facultad de Derecho UCEN 2018

3) Los acreedores de las partes

Los actos ejecutados por un deudor no son siempre indiferentes para su acreedor,
ya que de dichos actos se pueden derivar perjuicios para sus pretensiones de obtener el
pago de las deudas.
Piénsese, por ejemplo, en el caso del deudor que empieza a enajenar sus bienes, ello
trae como consecuencia la disminución de los bienes en contra de los cuales podrá dirigirse
el acreedor, es decir, se disminuye su derecho de prenda general.

4) El caso del contrato colectivo de trabajo

Esta situación ha sido estudiada, entre otros, por el profesor JORGE LÓPEZ SANTA MARÍA,
quien enseña que si un trabajador ingresa a una empresa, se le puede aplicar el contrato
colectivo de trabajo, y puede suceder que dicho contrato se haya celebrado con
anterioridad al ingreso del trabajador a la empresa, por ello, se entiende que no ha
concurrido con su voluntad a su formación, pero no obstante ello, se verá afectado por
dicho contrato.

***************************Fin************************************

177