Sunteți pe pagina 1din 1

ARREBALERA

Mi casa fue un corralón


de arrabal bien proletario,
papel de diario el pañal
del cajón en que me crié
para mostrar mi blasón,
pedigree modesto y sano.
Oiga, che, presénteme.
Soy Felisa Roverano.
Tanto gusto, no hay de qué.

Arrabalera
como flor de enredadera que creció en el callejón.
Arrabalera
yo soy propia hermana entera de Chiclana y Compadrón.
Si me gano el morfi diario
qué me importa el diccionario
ni el hablar con distinción.
Llevo un sello de nobleza.
Soy porteña de una pieza.
Tengo voz de bandoneón.

Si se le da la ocasión
de bailar un tango reo
encrespe su corazón
de varón sentimental
y al revolear mi percal
muéstreme su firulete,
que en el brete musical
se conoce la gran siete,
mi prosapia de arrabal.

Arrabalera
como flor de enredadera que creció en el callejón.
Arrabalera
yo soy propia hermana entera de Chiclana y Compadrón.
Si me gano el morfi diario
qué me importa el diccionario
ni el hablar con distinción.
Llevo un sello de nobleza.
Soy porteña de una pieza.
Tengo voz de bandoneón.