Sunteți pe pagina 1din 13

FACULTAD DE DERECHO

ESCUELA ACADEMICO PROFESIONAL DE DERECHO

Ensayo

CALIFICACIÓN DE LA DEMANDA EN EL PROCESO CIVIL.

AUTOR:

QUINTANA TUESTA MARCO ANTONIO

TRUJILLO – PERÚ

2018
Contenido
I. INTRODUCCIÓN ......................................................................................................................... 3
II. ARGUMENTOS ........................................................................................................................... 4
III. CONCLUSIONES .................................................................................................................... 12
IV. BIBLIOGRAFIA ...................................................................................................................... 13
I. INTRODUCCIÓN

Hoy en día las demandas son uno de las principales fuentes de defensa de los derechos
de las personas, derechos de las diferentes ramas, pues es mediante una demanda que
se acciona ante el poder judicial para reclamar un derecho, un claro ejemplo es que
tras la ruptura del vínculo laboral existente entre el empleador y el empleado, y el
primero no le pago los beneficios legales ese último puede accionar al poder judicial a
reclamarlos mediante una demanda dirigida al juez especializado en lo laboral, en
busca de que se cumpla con abonarle sus beneficios sociales el cual estará
contemplada en una sentencia.
La teoría de los presupuestos procesales fue propuesta por von bulow en el año de
1868 en el libro llamado Die Lehre Von Prozesseinreden und, presupuestos procesales,
entendiéndose como presupuestos de echo y de derecho sin los cuales el proceso no
tiene existencia jurídica no validez formal.
En tal sentido existen condiciones que se van a necesitar para que se pueda producir la
relación jurídica procesal y esta culmine con una sentencia favorable hacia una de las
partes es la que se conoce como presupuestos procesales.
Los presupuestos procesales son los requisitos necesarios para que pueda constituirse
un proceso valido o una relación procesal valida, también se dice que son las
condiciones que deben de existir a fin de que pueda tenerse un pronunciamiento
cualquiera, favorable o desfavorable, sobre la demanda esto es a fin de que se concrete
el poder, deber del juez de proveer sobre el mérito. (calamandrey, 2015)
Si cumple con las condiciones procesales el legítimo poseedor de derechos puede
accionar ante la rama jurisdiccional de tutela efectiva de sus derechos a través del acto
procesal de la demanda que trae consigo una serie de actos procesales que van
engranados en busca de una verdad de índole procesal o jurídica. Siendo esta en pro
de la justicia consagrada en al constitución política del Perú.
Es por ello que en este ensayo se va a desarrollar la interpretación de la misma desde
el preciso instante en que se presenta ante el poder judicial.
II. ARGUMENTOS

La demanda es un acto jurídico procesal por el cual el demandante si dirige al órgano


jurisdiccional a fin de solicitar la tutela jurisdiccional para que se le solucione un
conflicto de intereses o se le elimine una incertidumbre jurídica y a través del juez se le
obligue al demandado para que cumpla su obligación frente al demandante.
Es un acto jurídico procesal de iniciación que consiste en la materialización objetiva de
la acción ya sea en forma escrita u oral.
(GALVEZ, 2012) Manifiesta que el derecho de acción es el medio que permite esta
transformación de pretensión material a procesal. Sin embargo este medio por ser
abstracto necesita de una expresión concreta de allí que se instrumenté a través de un
acto jurídico procesal llamado demanda que es una declaración de voluntad a través
de la cual el pretensor expresa su pedido de tutela jurídica al estado y a su vez
manifiesta si exigencia al pretendido.

(Quisbert, 2018)La demanda es la presentación de esos tres aspectos -acción,


pretensión y petición-ante órgano jurisdiccional. Nadie está obligado a demandar,
excepto, luego de una medida precautoria, el actor tiene la obligación en 5 días de
formalizar demanda en proceso principal bajo sanción de pago de daños y perjuicios al
sujeto pasivo del proceso. En materia penal se llama querella.
En principio la demanda se caracteriza por ser un acto jurídico procesal por que supone
realizar una acción, un hecho o simplemente hacer un pedido en un escrito, es jurídico
porque ese accionar ósea el pedido debe de estar amparado o realizado dentro del
margen legal permitido es procesal porque que el acto jurídico se manifiesta dentro de
un proceso judicial en trámite.

También es un acto de iniciación procesal porque solo con la demanda se da inicio a un


proceso provocado la actividad del órgano jurisdiccional. No hay otra institución
procesal con la que se pueda iniciar un proceso judicial pueden realizarse antes de la
iniciación de un proceso las pruebas anticipadas mediante un proceso no contencioso.

La demanda se inicia por un conflicto de intereses e incertidumbre, es a raíz de ello que


surge la necesidad de buscar la tutela jurisdiccional efectiva.
Pues si se inició con el conflicto de interés prosigue la demanda la cual tiene requisitos
ojo no se debe de confundir con el contenido ya que ninguna norma ni procesal ni
ninguna otra hace alusión al contenido solo a los requisitos. Estos últimos los
encontramos en el artículo 424 y 425 del código procesal civil en el cual se establece
la desimanación del juez a quien se dirige la demanda o interpone, nombres y datos de
identidad del demandante, nombres y dirección del apoderado. Nombre y dirección
del o los demandados. Luego continua el petitorio en cual se expresa que es lo que
quereos solicitar de manera clara y precisa. Y sobre todo entendible. Luego los
fundamentos de echo en el cual se contempla los motivos por los cuales se está
accionando o interponiendo la demanda estos deben de ser detallados de manera
cronológica. La fundamentación jurídica aquí se contempla todos los artículos leyes etc
en la que se fundamenta el petitorio. El cual tiene un monto establecido.
Lo que no se debe de olvidar de acompañar son los medios probatorios ya que el
sustento de por qué el señor juez debe de emitir el fallo a nuestro favor y la forma en
cómo se sustenta que nuestro petitorio tiene carga probatoria y no queda solo en
palabras o letras.
Luego se debe de acoplar los anexos en el cual se encontraran todos los medios
probatorios ofrecidos. Se culmina el escrito con la indicación del lugar y la fecha en la
que fue redactado el escrito y la firma del abogado y de la parte accionante o
demandante.
La demanda que se menciona líneas arriba tiene partes específicamente cuanta con 3
partes importantes el exordio el cuerpo y el petitorio. El exordio es el encabezado del
escrito en el cual va la sumilla designación del juez nombre y datos del accionante del
demandando. En el petitorio esta la precisión principal en el cual se pide el ejercicio de
un derecho, esta petición puede ser una sola o de forma acumulada. Y en el cuerpo
está el fundamento de hecho de derecho medios probatorios anexos y la firma del
abogado y del patrocinado.
Existen diferentes tipos de demanda tenemos las demandas escritas la cual se
redactan en forma expresa escrita o tipeado a papel A4 ante los órganos
jurisdiccionales del poder judicial. Luego encontramos a las verbal se realiza narrando
los hechos que justifican su pedido ante el juzgado de paz no letrado y este lo
materializa en un acta.
Las demandas patrimoniales son aquellas valorables económicamente como por
ejemplo demanda de cobro de soles cobro de pensión de alientos daños y perjuicios
etc.
Por otro lado están las extramatrimoniales y las mixtas, las primeras son aquellas que
no son apreciables económicamente o en dinero es decir en el proceso no se discute
dinero alguno dentro de estas calificación están las demandas de filiación
extramatrimonial, demanda de nulidad de matrimonio sucesión etc. La segunda son
aquellas en las que se litigan asuntos patrimoniales así como también
extramatrimoniales por ejemplo la demanda de divorcio por causales.
Tras haber presentado la demanda esta puede ser calificada de manear positiva o
negativa. Ya que se puede declarar admisible, inadmisible, improcedente.
Si la demanda es positiva el juez emite el auto admisorio el cual quiere decir que la
demanda cumple con todos los requisitos exigiros por el código civil. Y se emite el auto
emisario de la demanda mediante este primer acto jurídico procesal el juez da trámite
a la demanda interpuesta dando por ofrecidos los medios probatorios y confiriendo
traslado al demandado para que comparezca al proceso. La admisión de la demanda o
la expedición del auto de admisión a trámite del mismo nace en virtud de que la
demanda ha reunido todos y cada uno de los requisitos que la ley exige califique el Juez
para dar inicio al proceso.
En el auto admisorio el Juez ha de tomar las providencias necesarias del caso para poder
encaminar el nuevo proceso que tiene en sus manos, constituye el primer acto de
saneamiento del proceso toda vez que ha de verificar la existencia y cumplimiento de
determinados requisitos para adecuar el proceso.
El auto admisorio tiene como característica principal que promueve o inicia un proceso
y fija el canal procesal que se inicia cuando la parte demandante, conocida como parte
activa en el proceso, interpone su demanda contra la parte demandada, conocida como
parte pasiva, trayendo como consecuencia una controversia jurídica cuya resolución es
la finalidad inmediata del órgano jurisdiccional.

Caso contrario de ser declarado negativamente puede ser declarada inadmisible ello
pasa cuando el escrito de demanda no contenga todos los requisitos legales exigidos,
o cuando no se acompañen los anexos exigidos también por ley, o el petitorio sea
incompleto o impreciso de ahí recordemos que líneas anteriores se recomendó realizar
un petitorio claro y preciso. Y en último de los casos la vía procedimental propuesta no
es el correcto o no corresponda. Pero no debemos de asustarnos ya que en este caso,
se nos concede un plazo razonable para que se subsane las observaciones que se
vierten en la resolución del señor legislador. En el caso que el Juez advierta que la
demanda no satisface las exigencias de orden formal el juez la declara así mediante
auto, indicando en él la omisión u omisiones existentes que han impedido sea admitida
a trámite. Esta resolución tiene un carácter temporal en tanto y en cuanto concede un
plazo a fin de que subsane las deficiencias que señala el magistrado, vencido el mismo
y no habiendo cumplido con el mandato contenido se dispone el rechazo de la misma.
Otra calificación de la demanda puede ser improcedente y la declaración de
improcedencia debe darse al momento de la calificación de la demanda. Pasada dicha
etapa, será en el saneamiento donde se emitirá el pronunciamiento sobre la validez de
la relación procesal y excepcionalmente podrá efectuarse en la sentencia.
La declaración liminar de improcedencia de una demanda es perfectamente legal y
constitucional en la medida que el acto no cumpla con los requisitos establecidos para
su procedencia. El acto jurídico celebrado por el representante excediendo los límites
de las facultades conferidas resulta ineficaz con relación al representado. Sin embargo
dado que el acto jurídico puede ser ratificado por el representado dicho acto comporta
la sanción de nulidad relativa o anulabilidad, cosa que no es posible en un caso de
nulidad en donde el vicio no puede ser subsanado con la confirmación. Por ello si en la
demanda se peticiona la nulidad del acto y no su ineficacia se incumple con el requisito
de procedencia relativo a la falta de conexión lógica entre los hechos y el petitorio,
establecido en el artículo 427 inciso 5 del Código Procesal Civil.
Debe tenerse en cuenta aquellos principios sobre las que reposan las facultades del
juez de rechazo liminar de la demanda, tales como: El principio de legalidad o
especificidad, en virtud del cual la causal de improcedencia sólo se declara cuando la
ley expresamente o implícitamente la establece, esto es, solo se pueden invocar las
reguladas; El principio de favorecimiento del proceso, que constituye un régimen
interpretativo en función del derecho a la tutela jurisdiccional efectiva en virtud del
cual, ante cualquier duda en el momento de calificar la demanda, se debe dar trámite
al proceso. El principio de la relación jurídica procesal, esto es, la existencia de la
relación jurídica procesal se origina con la demanda dirigida al Juez, a la que luego se
integra el emplazado, por lo que constituye un error hablar que al declararse
liminarmente improcedente la demanda, no se califica lo actuado como un proceso
judicial, haciendo referencia a “seudo procedimiento”, lo que por el contrario afectaría
el acceso a los recursos dentro del contenido del derecho a la tutela jurisdiccional
efectiva, al poderse sostener que se trataría de un auto que no pone fin al proceso,
impidiendo la calificación del recurso de Casación dentro de los alcances del inciso
segundo artículo 385 del Código Procesal Civil.

Los magistrados de mérito no han señalado en forma expresa la causal para desestimar,
liminarmente, la demanda afectando el derecho del recurrente a un debido proceso,
en el que puede controvertir los argumentos esgrimidos por los magistrados; que, en
consecuencia, los agravios denunciados por el recurrente se encuentran configurados
deviniendo en nulas las resoluciones expedida.
Establecido expresamente por la norma procesal y por ende el proceso no puede dar
inicio o prosperar ante el surgimiento de una de las casuales previstas en la norma, lo
que no le impide plantearla nuevamente ante el mismo juzgado o ante otro que sea
competente, por ello se ha establecido que: La declaración de improcedencia al ser
inhibitoria no afecta el derecho del recurrente a solicitar nuevamente tutela
jurisdiccional respecto a las mismas peticiones de su demanda.
Se declarara improcedente cuando el demandante carezca evidentemente de
legitimidad para obrar; El demandante carezca manifiestamente de interés para obrar;
Advierta la caducidad del derecho; No exista conexión lógica entre los hechos y el
petitorio; El petitorio fuese jurídica o físicamente imposible; También en el caso que el
Juez estimara que la demanda es manifiestamente improcedente, declarándola así de
plano expresando los fundamentos de su decisión, es decir motivando dicha decisión y
devolviendo los anexos.
La improcedencia de la demanda se da en el caso de que falle algún requisito de fondo
o cuando éste apareciera defectuoso, razón por la cual el juez rechaza la demanda.
Si la demanda es admitida y el accionante desea modificar o ampliar su demanda este
tiene la facultad de acero pero con algunas limitaciones inclusive puede retirar la
demanda.
Lo que se debe de recalcar es que la calificación de la demanda debe de realizarse de
una manera responsable ya que una calificación defectuosa traería consigo algunos
problemas o inconvenientes los cuales se deben de evitar a toda costa. Como por
ejemplo el incremento de la carga procesal este incremento si es por una calificación
defectuosa sería un aumento en la carga procesal innecesaria.
Por carga procesal entenderemos como una situación jurídica instituida en la ley
consistente en el requerimiento de una conducta de realización facultativa,
normalmente establecida en interés del propio sujeto, y cuya omisión trae aparejada
una consecuencia gravosa para él.
En este sentido, la noción de carga se diferencia claramente de la de derecho
En tanto que el derecho a realizar un acto de procedimiento es una facultad que la ley
otorga al litigante en su beneficio (facultad de contestar la demanda, de producir
prueba, de alegar de bien probado), la carga es una conminación o compulsión a ejercer
el derecho.
Desde este punto de vista, la carga funciona, diríamos, a doble fase; por un lado el
litigante tiene la facultad de contestar, de probar, de alegar; en ese sentido es una
conducta de realización facultativa; pero tiene al mismo tiempo algo así como el riesgo
de no contestar, de no probar y de no alegar. El riesgo consiste en que, si no lo hace
oportunamente, se halla el juicio sin escuchar sus defensas, sin recibir sus pruebas o
sin saber sus conclusiones.
Así configuraba, la carga es un imperativo del propio interés.
La diferencia sustancial con la obligación radica en que, mientras en la obligación el
vínculo está impuesto por un interés ajeno (el de acreedor), en la carga el vínculo está
impuesto por un interés
propio.
La oposición entre obligación y carga no reside, pues, en la sujeción de la voluntad, que
es un elemento común a ambos fenómenos. Reside en las consecuencias derivadas de
la omisión.
Esas consecuencias opuestas son:
Que la obligación insatisfecha crea un derecho en favor del acreedor; en la carga
insatisfecha solo nace un perjuicio del que debe asumir la conducta establecida en la
ley b) que a la obligación insatisfecha corresponde la responsabilidad subjetiva o
voluntaria; en tanto que a la carga insatisfecha corresponde, normalmente, la
responsabilidad objetiva derivada de la inactividad. Como se advierte, estas
distinciones dentro del elemento común de vínculo de la voluntad, más que
oposiciones son variadas de un mismo género.
La relación del concepto de carga con el impulso procesal radica en que el juicio avanza
también mediante cargas impuestas a las partes.
A través de la enumeración de las cargas más importantes (carga de la contestación,
carga de la prueba, carga de la conclusión, carga de concurrir al tribunal a notificarse),
se percibe que la ley insta a la parte a realizar los actos, bajo la conminación de seguir
adelante en caso de omisión. La carga funciona impeliendo a comparecer, contestar,
probar, concluir, asistir, bajo la amenaza de no ser escuchado y de seguir adelante.
El actor puede retirar la demanda hasta antes de la contestación. Si ya contestó, sólo
puede desistir. El actor puede modificar y/o ampliar su demanda antes de que conteste
la demanda (CPC, 332, 345, 350).
Cuando hablamos de las resoluciones judiciales, nos estamos refiriendo en específico
al estudio de los actos procesales del órgano jurisdiccional, pues es la forma como se
expresan dentro del proceso ante un pedido o situación; lo genérico son los actos
jurídicos procesales dentro del proceso judicial.
Ello por una parte por otra el trabajo inoficioso de todos los actores del proceso.
Sumemos a ello que las partes pueden realizar gastos innecesarios, es decir en el pago
de los servicios del abogado pasajes diligencias, seguimientos. Y lo más importante el
tiempo invertido en ello, el cual sería considerado como un tiempo perdido. Todo ello
generaría un malestar o molestia, por ello es que se recomienda que se realice una
interpretación adecuada de la demanda verificando si esta cumple con los requisitos
legales exigidos caso contrario observar si se tiene que subsanar o en todo caso no
admitir a traite.
En síntesis lo que se busca con la interposición de una demanda es obtener una
resolución la cual pone fin a la controversia. Y en ella se plasma la decisión tomada por
el juez en base de las pruebas y actuaciones realizadas durante el juicio.
En general la resolución es una decisión fundamentada sobre una expectativa, lo que
en algunos casos se produce, previo debate o deliberación. La resolución no es privativa
de los jueces, ya que todos los órganos públicos se expresan mediante resoluciones,
Las resoluciones, cualquiera que sea el órgano del que provengan debe tener
legitimidad interna y externa, es decir, deben ser conformes con el ordenamiento
jurídico positivo y con la justicia, de lo contrario son el producto de la arbitrariedad del
emisor
LOS DECRETOS son providencias de impulso del trámite del proceso, LOS AUTOS son
los que dictan los jueces durante la sustanciación de un proceso y procedimientos. LA
SENTENCIA, que son las que deciden el fondo de la controversia judicial.
se utiliza el termino sentencia exclusivamente para la decisión definitiva de la instancia,
respecto a la demanda y las excepciones de mérito o fondo contra las pretensiones
contenidas en aquellas (con algunas salvedades), o de los recursos extraordinarios de
casación y revisión; las demás providencias se denominan autos y se distinguen éstos
en interlocutorios y de mera sustanciación, según se refieran a cuestiones incidentales
o accesorias relacionadas con el fondo del asunto (los primeros) o simplemente con el
gobierno del proceso (los últimos). En estos sistemas los actos decisorios de
composición procesal se dividen entre nosotros en sentencias y autos interlocutorios;
y los actos de gobierno procesal se denominan autos de sustanciación. Todos son
especies del género providencias
III. CONCLUSIONES
 La calificación de la demanda constituye el inicio o no del proceso, es un
acto meramente formal ya que el magistrado se limita a verificar el
cumplimiento de los requisitos mínimos que señala la norma procesal para
que el demandante pueda acceder al órgano jurisdiccional.
 Cuando el Juez advierta que la demanda no satisface las exigencias de orden
formal el juez la declara así mediante auto, indicando en él la omisión u
omisiones existentes que han impedido sea admitida a trámite.
 En el caso que el Juez advierte que la demanda no cumple con un requisito
de fondo establecido expresamente por la norma procesal y por ende el
proceso no puede dar inicio o prosperar ante el surgimiento de una de las
casuales previstas en la norma por lo que declarar su improcedencia.
IV. BIBLIOGRAFIA

calamandrey. (2015). introduccion al proceso civil. lima: gaceta juridica.

GALVEZ, J. M. (2012). DERECHO PROCESAL CIVIL. LIMA: GACETA JURIDICA.

Quisbert, E. (2018). LA DEMANDA . APUNTES JURIDICOS, 10.

Nelson Lozano Alvarado.(2018). CALIFICACIÓN DE LA DEMANDA EN EL PROCESO


CIVIL.SAP.ucv