Sunteți pe pagina 1din 2

LA PRINCESA ISABELLA

Erase una vez una princesa LLAMADA Isabella, ELLA vivÍa en un reino muy muy lejano, DONDE
HABIA un castillo en UNA torre MUY alta , LA CUAL ESTABA altaMENTE custodiada por un feroz Y
GRAN dragón.

Ella le tenía mucho miedo , porque EL DRAGÓN siempre estaba muy muy MALHUMORADO.

Un día la REINA, MADRE de la princesa ISABELLA — LLEVO A LA PRInCEsA a la TORRE Y LUEGO


LE dijo: Tienes que esperar aquí, PORQUE VENDRA UN GRAN PRINCIPE A CuidARTE QUE NO TE
HAGA DAÑO EL DRAGÓN----ESTE PRINCIPE ES ALTO GUAPO Y VALIENTE- LA PRINCESa DIJO MUY
TRISTE A SU MADRE: YO NO ME QUIERO QUEDAR AQUI, PORQUE TENGO MIEDO QUE EL DRAGÓN
ME HAGA DAÑO….SU MADRE INMEDIATAMENTE LE DIJO----NO TE PREOCUPES EL ´PRINCIPE TE
SALVARa….ENTONCES LA PRInCESA DIJO-----Y SI NO VIENE ….LA REINA INMEDIATAMENTE LE
DIJO…..YA VERAS….EL VENDRA

Un día que la princesa estaba ya estaba muy aburrida de estar encerrada en la torre después de
tantos años y por eso decidió ser muy valiente y asomarse por la ventana y hablarle al dragón.

PRINCESSA: Hola dragón, ¿porque siempre estás enojado?

DRAGON: RUAAAAAAARRRRRR!!!! (ruge y avienta fuego por la boca)

La princesa INMEDIATAMENTE se asustó mucho y se escondió de nuevo en la torre, pero


entonces pensó:

PRINCESA: Tal vez no me escucho, le volveré a preguntar

Entonces la princesa decidió ser muy pero muy valiente otra vez. Caminó hacia la ventana para
asomarse y preguntarle de nuevo al dragón:

PRINCESA: Hola dragón ¿Porque estas tan enojado?

Entonces el dragón volteo muy molesto con la princesa y le contestó.

DRAGON: Estoy muy enojado porque estoy amarrado aquí todo el día con esta cadena para que le
sea más difícil al príncipe el salvarte.

PRINCESA: ¿Y eso para que?

DRAGON: Para demostrar lo valiente que puede ser solo para salvarte

PRINCESA: Yo no necesito que nadie me salve yo quiero salir de torre y viajar por el mundo. Voy a
soltarte para que seas libre ¿quieres ir conmigo?

DRAGON: Claro que sí, viajemos por el mundo.

La princesa se subió a la espalda del dragón y volaron muy lejos de ahí. Volaron por encima de
montañas y mares, sobre bosques y selvas. Pero cuando ya estaba anocheciendo comenzó a tener
mucha mucha hambre la princesa.
PRINCESA: Oye dragón, tengo mucha hambre. ¿No quieres detenerte a comer unos taquitos?

DRAGON: (pensándolo con una mano bajo la barbilla) ¿De pollo?

PRINCESA: ¡Claro!

Ambos caminaron hasta donde había un puesto de taquitos de pollo y pidieron dos órdenes para
comer ahí. Pero cuando el mesero llegó a la mesa, tropezó con la cola del dragón y tiró los taquitos
de la princesa.

El dragón vio como la cara de la princesa se ponía roja roja y empezaba a gruñir:

PRINCESA: RAAAAAAWWWRRR!!!

Y entonces el dragón se dio cuenta que algo pasaba con su nueva amiga.

DRAGÓN: ¿Qué te pasa princesa?

PRINCESA: ¡No lo sé!

DRAGON: ¿Te duele algo?

PRINCESA: ¡No!

DRAGON: ¿Porque aprietas los labios y contraes las cejas?

PRINCESA: ¡Para ya no gritar!

DRAGON: Suenas a cuando yo estaba encadenado a la torre... Estas molesta, princesa.

PRINCESA: ¿Yo? ¿Molesta? (Pensándolo) tal vez tengas razón...

DRAGON: ¿Es porque tenías hambre y se cayó tu comida?

PRINCESA: ¡SÍ!, tienes razón, dragón. La culpa es de él (señalando al mesero) ¡Que mal servicio!
¡Que mal mesero!

DRAGON: Espera, princesa (la toma de los hombros) Estar molestos no nos da el derecho de tratar
mal a otros. En la torre tu me enseñaste que podíamos ser amigos si dejaba de enojarme.

PRINCESA: Tienes razón, amigo dragón. No debo tratar mal a las personas solo porque me haya
enfadado. (se dirige al mesero) Lo siento mucho, ¿podemos ser amigos?

MESERO: ¡Claro! Pero por favor... (asustado) no vuelvas a rugir que me diste mucho ¡mucho
miedo!

Y todos comieron taquitos de pollo felices

FIN