Sunteți pe pagina 1din 2

1er Misterio Luminoso: El Bautismo de Jesús en el Río Jordan

Jesús nos muestra su humildad porque aun siendo el Hijo de Dios, se hace
bautizar delante de tanta gente, permitiéndonos entender con este hecho la
importancia que ha de tener el Sacramento del Bautismo en nuestras vidas.
Juan Bautista nos deja el testimonio de haber visto el Espíritu de Dios en forma
de paloma posarse sobre Jesús y haber escuchado la voz de un Padre
complacido.

En este Evangelio se nos enseña que uniéndonos a Jesús nos unimos al Padre
a través del Espíritu Santo, un misterio inexplicable de fe.

2do Misterio Luminoso: El primer milagro de Jesús en las Bodas de


Cana
Podemos imaginar a Jesus, María y a los discípulos de Jesus, entre muchos
familiares y amigos cercanos disfrutando de una boda bendecida con la
presencia de Jesus. El Señor nos muestra en este Evangelio su complacencia
en la santa unión de un hombre y una mujer, porque alli en esa Boda instituye
el sacramento del Matrimonio al realizar su primer milagro.

El Evangelio nos dice claramente que “la Madre de Jesus estaba allí”. Si, la
Madre de Jesus siempre esta alli, donde esta Jesus. Ella esta velando por las
necesidades de los demas y se preocupa por el bienestar de sus hijos. Nuestra
Virgen Maria, esta junto a Jesus para decirle, “no tienen vino”, no tienen salud,
no tienen trabajo, no tienen vida, no tienen esperanza, no tiene fe, si, allí esta
nuestra Madre procurando colaborar en los asuntos de Jesus, y con sus
palabras humildes nos pide simplemente “Hagan, lo que El les diga”, nos dice
claramente confíen, no pierdan la esperanza, entreguense a El y escuchenlo!

3er Misterio Luminoso: El Anuncio del Reino de Dios


Convertirse es emplearse como obrero del Señor, declararse peón, servidor, el menos
útil de todos. Convertirse es sentirse nada, es vaciarse de uno mismo y llenarse de
Dios. Convertirse es reconocer que nuestra conversión y las conversiones de nuestros
hermanos son méritos solamente de Dios.

4to Misterio Luminoso: La Transfiguración


En este Evangelio Jesus nos enseña que existe un lugar mucho mejor que este
lugar donde vivimos; donde muchas veces el sufrimiento nos confunde, las
desaveniencias nos llenan de desesperanza y nuestros pobres sentimientos de
envidia y egoismo nos hacen debiles a las malas tentaciones. Las tribulaciones
y el ruido humano disturba nuestros sentidos. Y muchas veces las necesidades
materiales vacian nuestro espiritu y endurecen nuestro corazon.

Asi como los apostoles, Jesus desea que nos apartemos y en el silencio
encontremos al Padre porque asi lo hacia El. Nos invita a valorar la oracion y a
vivir el mandamiento que nos dejó: “Amense los unos a los otros como Yo los
he amado”, para que? Para que cuando nos encontremos cara a cara con el
Padre podamos decirle cuanto hemos amado a nuestros hermanos.

5to Misterio Luminoso: La Institución de la Eucaristía y el Sacerdocio


Los misterios luminosos nos alumbran un camino que inicia desde el momento
en que somos bautizados, luego nos conduce a entender la debilidad de Jesus
ante el amor de su Madre; mostrandonos el poder de intercesión de María
como abogada nuestra. Mas adelante nos invita a convertirnos con sinceridad y
a creer en el Evangelio para llevarlo precisamente allí donde los sacerdotes no
pueden llegar. Pero para esto Jesus nos pide tener un corazon humilde, un
espiritu transfigurado en el Suyo y nos llama aparte para imitarlo en la oración.
Luego, los apostoles nos ilustran a Jesus en su gloria divina, nos describen un
lugar mas bello que este mundo y nos alientan a comprender que el sufrimiento
es la esperanza de nuestra salvación. Y en este ultimo misterio Jesus nos
revela que se queda con nosotros en el Pan Eucarístico y nos pide “coman y
beban de el porque este es mi Cuerpo”. Jesus nos dice claramente “Quien
come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo le resucitaré en el último
día”.

En este Evangelio Jesus tambien instituye la Orden Sacerdotal, puesto que


pide a sus Apostoles “Hagan esto en memoria mia”, que repitan lo que El hizo
en la Ultima Cena. Los Apostoles de Jesus no han dejado de cumplir este
mandato, porque sus sucesores han dejado todo para seguirlo y esos son
nuestros santos sacerdotes.