Sunteți pe pagina 1din 4

Territorio y conflicto – Hagget (U4)

Territorio se utiliza en un sentido legal para indicar la tierra que pertenece a un estado soberano dado. De modo más
específico, describe áreas que todavía no poseen un estatus total otorgado, en comparación con otras zonas del estado.

Los geógrafos utilizan el término territorio en un sentido mucho más general, para indicar un área sobre la que los
derechos de propiedad son ejercidos y que puede delimitarse de algún modo.

Las fronteras pueden estar señaladas por elementos tan efímeros o triviales como los cantos de un pájaro o un grafiti, o
por límites tan fijos y controlados como el muro de Berlín.

La territorialidad es un rasgo no exclusivamente humano.

Territorios animales: datos biológicos

Para comprender el modo intrincado y formal en que organizamos nuestro territorio, necesitamos comenzar observando
el más sencillo comportamiento territorial de otros animales. Al hacerlo así, necesitaremos referirnos a los hallazgos de la
etología, rama del estudio del comportamiento animal en un medio ambiente natural.

Muchas especies animales "toman posesión" de un área específica del espacio para sus actividades. Los territorios se
defenderán con gran agresividad contra otros animales de la misma especie.

¿Por qué existen los territorios? Dos razones parecen ser las más probables. En primer lugar, los territorios ayudan a
regular la densidad de población y conservan de ese modo un equilibrio ecológico mediante un suministro de alimentos.
En segundo lugar, los territorios aseguran que los miembros más fuertes de una población son los que se reproducen y
perpetúan el grupo. Debido a que ello expulsa a los miembros más débiles de una población, La territorialidad puede ser
un importante mecanismo en el proceso de selección natural.

De este modo, podemos considerar algunos territorios humanos sencillamente como divisiones de línea media del
espacio. Cada animal, o cada pandilla, o cada agricultor, o cada nación, amplía su territorio hacia el exterior, hasta que
encuentra el de sus vecinos. El límite queda fijado en el punto situado a media distancia entre un individuo y sus vecinos.
Lamentablemente, este sencillo punto de vista geométrico de cómo se forman los territorios no tiene en cuenta dos
complicaciones importantes. En primer lugar, los animales, o las pandillas, etc. pueden no ser uniformes ' sino que
pueden variar en cuanto a potencia y agresividad. En segundo lugar, el espacio sobre el que se miden las distancias
puede no ser sencillo y uniforme sino complejo y altamente-diferenciado.

Hemos visto que la territorialidad se halla fuertemente desarrollada en ciertos animales de manera distinta respecto a los
seres humanos y que resulta importante en cuanto al control de población y a la procreación selectiva. Territorios con
una forma espacial similar se presentan en las comunidades humanas, a pesar de que si se utilizan para fines similares
continúa siendo tema de debate.

El estado como unidad geográfica

Si buscamos una sola unidad organizativa en nuestra organización del mundo actual, parecerán existir razones sencillas
y persuasivas para la utilización del estado nacional como la unidad básica. Los estados nacionales son las principales
"unidades contables" para las que se recogen regularmente datos estadísticos comparativos. Los estados son unidades
que toman decisiones, en cuanto a que sus gobiernos centrales pueden afectar a las relaciones entre la población dentro
de la frontera y el medio ambiente. Se hallan claramente definidos por fronteras que los separan de sus vecinos, y tales
fronteras forman destacadas discontinuidades en el modelo de organización humana, algunas veces evidente en el
propio paisaje. Los estados nacionales se van organizando cada vez más como unidades económicas integradas.

Fuerzas centrífugas versus fuerzas centrípetas


Desde el punto de vista geográfico, podemos pensar en un estado como algo semejante a una célula en biología. Posee
una forma característica rodeada por una frontera. Posee un núcleo, la capital. Posee una estructura interna relacionada
con las diferencias en población y desarrollo. Realiza exportaciones e importaciones a través de la frontera. Estas
visiones del estado en términos biológicos eran normales durante el siglo pasado, pero posteriormente perdieron interés
puesto que pueden utilizarse para mantener la expansión agresiva de un estado.

Los puntos de vista modernos consideran el estado como una parte de la superficie de la Tierra cuyas fronteras
territoriales se mantienen en su lugar en un estado de tensión.

Las fuerzas centrípetas operan uniendo un estado y hace que sobreviva: incluyen una lengua y una cultura comunes,
una larga historia común, buenas fronteras. Las fuerzas centrífugas actúan desmembrando un estado: incluyen
divisiones internas en cultura y lengua, una corta historia en común, unas fronteras disputadas. La existencia continua
del estado depende de que las fuerzas centrípetas superen a las centrífugas. Quizá la más importante, pero elusiva, de
las fuerzas cohesionadoras sea lo que

Jean Gottmann, denominó la iconografía nacional. Con ello quería significar la actitud psicológica de un pueblo,
producida por la combinación de acontecimientos del pasado y creencias profundamente enraizadas.

Fronteras de estado

Las fronteras pueden dividirse útilmente en tres categorías bajo la base de cuándo se originaron en comparación con el
asentamiento.

Las fronteras subsecuentes, son las que se trazan después de que una población se halle bien establecida en un área, y
el mapa básico de las diferencias económicas y sociales se haya formado.

En contraste, las fronteras antecedentes preceden al próximo asentamiento y desarrollo de la región que abarcan. Los
grupos que ocupan el área con posterioridad deben reconocer la frontera existente.

El tercer tipo, las fronteras superpuestas, es la conversión de fronteras antecedentes, en cuanto a que se han
establecido después de que un área se haya poblado fuertemente. Este tipo de frontera refleja normalmente modelos
sociales y económicos ya existentes. Los límites entre la India y Pakistán, trazados en el tratado de división de la India
británica en 1948, son un ejemplo de este tipo de frontera.

Trazado de líneas de frontera

Para clarificar el problema de la división de las áreas terrestres, supongamos que tenemos en cuenta las fronteras
internas y externas de la zona continental de Estados Unidos.

Algunas veces se utilizan también otras fronteras geométricas. También pueden existir fronteras no geométricas; estas
fronteras siguen generalmente el curso irregular de accidentes naturales.

Los estados existen en una condición permanente de tensión internacional. Puesto que la superficie territorial es finita, la
persecución de intereses independientes por parte de cada estado puede ocasionalmente producir conflictos.

Estados sin salida al mar y corredores

El primer problema radica en una posición sin salida al mar. No tiene acceso directo a los océanos del planeta y sin
embargo necesita embarcar sus materias primas desde un puerto marítimo hacia sus mercados de ultramar. Alrededor
de una quinta parte de las naciones del mundo son totalmente interiores, y deben establecer pactos de tránsito
especiales para que sus mercancías atraviesen un país extranjero.

En general, la mayoría de los países sin acceso al mar se han asegurado una salida mediante convenciones interna-
cionales que permitan el movimiento de mercancías a través de territorios intermedios sin el pago de impuestos o peajes
discriminatorios.

Conflicto con respecto a las fronteras naturales

Los siguientes cuatro puntos que pueden provocar conflictos bélicos se hallan relacionados con los ríos y con los lagos.
El problema se relaciona con la utilización de una divisoria de aguas como frontera en la definición de una línea divisoria
internacional.

Las barreras montañosas plantean frecuentemente este tipo de problemas en cuanto a la decisión de la localización
exacta de una divisoria o línea divisoria de las aguas.

La demarcación detallada de los ríos provoca problemas debido a dos razones: el curso de la parte baja de un río
cambia continuamente, y el río posee una anchura y puede poseer varios canales.

Las fronteras pueden seguir el canal navegable de las vías fluviales o, en el caso de extensos conjuntos de agua, alguna
línea media entre las dos orillas.

El quinto problema se halla relacionado con el caudal del río que penetra en Hipótesis procedente del territorio de otro
estado. El agua puede ser desviada o almacenada en la parte alta del río, lo que tiene importantes consecuencias para
los sistemas de riego río abajo. La tensión existente entre Israel y sus vecinos árabes con respecto a las aguas del río
Jordán y entre la India y Pakistán por las aguas del Indo está relacionada con este tipo de problema hidrológico.

Conflicto planteado por grupos minoritarios

Quizás los problemas más explosivos y emotivos en la tensión internacional se relacionan con la localización de grupos
minoritarios.

El elemento causante está relacionado con un grupo de minoría lingüística asentado a lo largo de sus fronteras.
El elemento causante se relaciona con un característico grupo étnico situado a medio camino entre el país y un estado
vecino

Cuando los pastores cruzan fronteras en busca de pastos estacionales para sus rebaños, pueden producirse fricciones
locales.

Las distintas minorías dentro de un estado constituyen un problema más interno que internacional.

Otras fuentes de conflicto

Los tres últimos problemas en nuestra problemática son muy variados. El problema se relaciona con si nuestro estado
contiene un recurso de importancia internacional. Ello puede ser la posesión de un recurso estratégico del que existe una
general escasez, o un importante recurso cultural.

En ese caso, nuestro estado cree que su localización es tan vital para su propia identidad y supervivencia que está
preparado para recurrir a la fuerza para protegerlo.

Un último problema se ha incluido para recordarnos que las fuentes de conflicto internacional se hallan en evolución.