Sunteți pe pagina 1din 4

¿Qué es la bolsa de valores de New York?

Definición de Wall Street. Wall Street es una calle, una dirección en la ciudad de Nueva York, que va
exactamente desde Roosevelt Drive cerca del East River, hasta la vieja iglesia de La Trinidad. Pero
esa no es la calle a la que se refieren cuando alguien pregunta "¿Cómo funciona Wall Street?" o "¿Qué
dice Wall Street?" Wall Street es un mercado. Específicamente, es un mercado donde los
comerciantes, agentes y clientes de las finanzas se encuentran para comprar y vender acciones y
bonos. Se compone de todos los sitios individuales y de toda la comunidad de intereses que los une y
la cual es vigilada muy de cerca por la Comisión de Valores e Intercambio-Securities and Exchange
Commission-(SEC). Por tanto, el nombre de Wall Street es una forma corta y conveniente para referirse
a las bolsas donde los valores se negocian en un proceso de subasta: la Bolsa de Valores de Nueva
York —New York Stock Exchange— (NYSE), la Bolsa Americana de Valores —American Stock
Exchange— (AMEX) y las bolsas de valores regionales. También incluye la cadena nacional de
corredores/negociantes conocida como el Mercado Fuera de Bolsa —Over-The-Counter Market—
(OTC), las firmas de corredores y sus empleados, y una gran diversidad de inversionistas tanto
individuales como institucionales. Wall Street también puede definirse con mayor precisión de acuerdo
con sus dos funciones más importantes: proporcionar un mercado primario y un mercado secundario.
A través del mercado primario las empresas venden sus acciones y bonos directamente al público
obteniendo en esta forma el dinero necesario para expandirse. El proceso de llevar una acción por
primera vez al mercado se llama "venta de acciones al público" (going public).
Después que una empresa ha iniciado la venta de acciones al público, sus acciones se negocian en el
mercado secundario, el cual le proporciona al inversionista un número adecuado de propuestas de
compra y de ofertas de venta, así como también la oportunidad de vender acciones en cualquier
momento. En el mercado secundario los precios de las acciones se elevan o descienden de acuerdo
con la oferta y la demanda. Toda persona que utiliza el mercado de Wall Street tiene un objetivo: ganar
dinero. El vendedor busca obtener un retorno adecuado sobre la inversión a través de un precio alto en
la acción, a través del pago de dividendos o a través de los dos. Por otra parte, el vendedor puede
haber obtenido ya una ganancia o pérdida de capital y desea liberar el dinero para invertirlo en otro
lugar. Sus esfuerzos, en total, conforman un proceso económico fundamental que crea nuevas
industrias, nuevos empleos y un estándar de vida más alto.
El mercado primario. El proceso de inversión se inicia con un mercado primario. Su punto principal es
el "banquero de inversión", un miembro importante de Wall Street que se especializa en obtener el
capital que requieren los negocios para su crecimiento a largo plazo. Este conduce a una empresa al
mercado público y generalmente le ayuda en sus negociaciones en Wall Street. Supóngase, por
ejemplo, que una empresa ha disfrutado de varios años de prosperidad y ahora se encuentra lista para
expandirse: la gerencia de la compañía ha determinado que se requieren varios millones de dólares
para tal efecto y se pone en contacto con un banquero de inversión para explorar las alternativas de
financiación incluyendo la posibilidad de abrir sus acciones al público. Antes de recomendar un sistema
de financiación específico, el banquero de inversión tiene que considerar varios factores tales como las
condiciones económicas generales, el ambiente del mercado de Wall Street y las circunstancias
particulares de la empresa, incluyendo su situación financiera, la historia de las utilidades y los futuros
proyectos del negocio. Estos y otros factores también se utilizarán para establecer un precio de oferta.
En este caso, se decide que una oferta pública de acciones comunes podría ser lo apropiado frente a
la posibilidad de contraer una deuda. El banquero de inversión acuerda comprar todas las acciones
para revenderlas después a un precio preestablecido por cada acción, es decir, servir de "underwrite".
Si la emisión fuera mayor, el riesgo podría distribuirse invitando a otros banqueros de inversión para
que se unan en un grupo de underwriting o "sindicato". En el momento de la venta, el sindicato
generalmente invita a otros negociantes de valores para que se unan a ellos en un grupo de ventas y
en forma conjunta venden al público las nuevas acciones a un precio definido. Sin embargo, antes que
pueda venderse una nueva emisión, la empresa debe cumplir con los requisitos de la Comisión de
Valores e Intercambio (SEC). En un formato de registro que debe llenarse ante la SEC, la empresa
transcribe la información esencial de su situación financiera y de sus operaciones. Esta información
también puede imprimirse en un "folleto" que los miembros del grupo de ventas deben entregar a cada
comprador seguro o potencial. La empresa paga todos los gastos del underwriting, permitiendo que el
comprador pague la acción libre de comisiones u otros cargos. En general, esta es la única vez que se
fija el precio de una acción; cuando el banquero de inversión sostiene temporalmente el precio.
Después, las acciones se negocian como es costumbre, de acuerdo con la oferta y la demanda, en el
mercado secundario. El mercado secundario. Así como el tesorero de una empresa trabaja
conjuntamente con el banquero de inversión en el mercado primario, el principal contacto del
inversionista en el mercado secundario es el representante registrado. Este nombre significa que la
persona está "registrada" ante la SEC y "representa" los corredores y negociantes de una firma y es
quien realmente ejecuta una orden del cliente en el piso de negociación de una bolsa o en el mercado
fuera de bolsa (OTC). El representante no le compra o le vende al cliente, sino que actúa como agente
a nombre de él.
El representante registrado, también conocido como "corredor de acciones" (stockbroker) o "ejecutivo
de cuenta" (account executive), y la firma de corretaje son remunerados con una "comisión de
corretaje", la cual se cobra cada vez que se compra o se vende una acción. En el mercado fuera de
bolsa (OTC), un cliente puede pagar un "margen hacia arriba" (mark-up) o un "margen hacia abajo"
(mark-down) o una comisión, dependiendo de cómo se maneje la orden. Un margen hacia arriba es
una cantidad que el corredor/negociante del mercado OTC adiciona al precio de compra, mientras que
un margen hacia abajo es la cantidad que resta del precio de venta. El margen hacia abajo o hacia
arriba tiene que estar de acuerdo con los reglamentos de la Asociación Nacional de Negociantes de
Valores —National Association of Security Dealers— (NASD), la cual fija un límite a la cantidad que
puede cobrarse. La NASD regula el mercado OTC bajo la supervisión de la SEC. Hasta el 1 de mayo
de 1975, un inversionista podía contar con que por una transacción debía pagar una comisión mínima
predeterminada sobre cualquier acción inscrita en una bolsa, dependiendo del número de acciones
involucradas y de su precio. Este sistema de tasas fijas de comisión fue abandonado, finalizando una
práctica que se había iniciado cuando los primeros miembros de la Bolsa de Nueva York acordaron
cobrar tasas fijas en 1792. Bajo la dirección de la SEC, el cobro de comisiones de todo tipo fue
totalmente negociable. Por tanto un inversionista, que bajo la programación anterior hubiera tenido que
pagar casi US$ 65 de comisiones por 100 acciones de US$ 25 cada una, ahora puede regatear con los
corredores para lograr pagar la tasa de comisión más baja posible. Por supuesto, las grandes
instituciones financieras, tales como fondos de pensiones, bancos, compañías de seguros y fondos
mutuos, tienen el mayor poder de negociación debido a las grandes cantidades de acciones,
generalmente llamados "paquetes", involucradas en cada orden. Además de las tasas variables de
comisión, las firmas de corretaje también llamadas "casas de corretaje", se diferencian entre sí por el
tipo de servicios que ofrecen. Por ejemplo, la oficina principal de una firma miembro de la NYSE,
generalmente cuenta con departamentos comerciales para acciones inscritas en bolsa, acciones del
mercado OTC y varios tipos de bonos; un departamento de investigación donde los analistas de valores
evalúan el potencial de un papel como inversión; un departamento de underwriting para emisiones
nuevas; un departamento de financiación de empresas para la banca de inversión, y departamentos de
contabilidad y control apropiados para el mantenimiento de las cuentas y el cuidado de los valores en
depósito. Otras firmas pueden ofrecer sólo algunos de estos servicios y otras se especializan
estrictamente en la ejecución de órdenes. Sin embargo, todas las firmas deben ajustarse a los extensos
requisitos de la SEC así como también a las normas adicionales de la bolsa o del mercado OTC. El
efectivo y los valores que se tienen en custodia generalmente están asegurados por la corporación
para la Protección de los Inversionistas en Valores —Security Investors Protection Corporation— (una
corporación federal), y por otras compañías de seguros. Finalmente, una firma de corretaje puede
diferenciarse al analizar de qué bolsas es miembro y cuál es la fuente de sus ingresos por comisiones.
Solamente un miembro de la bolsa está autorizado para ejecutar órdenes en el piso de negociaciones
de ésta. Para llegar a ser miembro, una firma de corretaje debe comprar un "puesto", siendo esta una
expresión que recuerda los días en los que los corredores se sentaban durante la subasta de las
acciones. Debido a que existe un número limitado de puestos, éstos, al igual que las acciones, tienen
su propio mercado de oferta y demanda. Por primera vez en la historia, el precio de un puesto en la
NYSE alcanzó la cifra de US$ 1 millón a principios de 1987. Las firmas que no poseen puesto se
denominan "no-miembros", y sus órdenes para negociar acciones inscritas en la bolsa deben ser
procesadas a través de una firma miembro o deben ejecutarse en el llamado "Mercado Terciario"
(compra y venta de papeles inscritos en la bolsa, en el mercado fuera de ésta —OTC—). Una firma de
corretaje que tiene como principal fuente de sus comisiones a los inversionistas individuales, se conoce
como "casa detallista" (retad house), mientras que una firma que principalmente tiene negocios
institucionales debido a que presta sus servicios a los fondos mutuos, fondos de pensiones, compañías
de seguros y bancos es llamada "casa institucional". Así como las firmas de corretaje difieren entre sí,
los mercados . también se diferencian en términos tanto de requisitos de inscripción como de los
métodos de ejecución. Cuando una acción se encuentra "inscrita" (Usted) en una bolsa de valores,
significa que se ha aceptado que esta acción se negocie allí. El término recuerda la "lista" de acciones
que se leía a los corredores reunidos en las subastas diarias hace más de un siglo. Antes de inscribir
sus acciones, una empresa tiene que cumplir ciertos requisitos mínimos. Cada bolsa de valores tiene
sus propios requisitos mínimos. Por ejemplo, para que una empresa pueda encontrarse entre las casi
1.600 inscritas en la NYSE, debe tener por lo menos: utilidades de US$ 2.5 millones antes de
impuestos, un total de 1 millón de acciones en circulación entre el público, activos netos tangibles de
US$ 16 millones y por lo menos 2.000 accionistas que tengan paquetes de 100 acciones cada uno. La
NASD impone requisitos similares, pero menos exigentes, para aceptar que la cotización de las
acciones de una empresa sea incluida en el Sistema de Cotización Automática de la Asociación
Nacional de Negociantes de Valores —Association of Security Dealers Automatic Quotation System—
(abreviado NASDAQ) del mercado OTC. A una empresa le puede ser retirada su inscripción (deslisted)
si cae por debajo de otros requisitos mínimos. El efecto neto de los diferentes requisitos de inscripción
ha sido atraer a las más antiguas, grandes y conocidas empresas a la NYSE; a empresas más
pequeñas y recientes a la AMEX; y a aquellas recién creadas y que tienen menos experiencia, al
mercado OTC. Sin embargo, existen algunas excepciones importantes, ya que algunas empresas
grandes y muy conocidas, tales como Betz Laboratories, McCormick & Cía., Noxell Corporation, Yellow
Freight y otras, no han buscado ser inscritas en la NYSE. Hoy en día, muchas de las acciones de la
NYSE activamente negociadas, son cotizadas en NASDAQ y por tanto comercializadas en el Mercado
Terciario. Una empresa puede inscribirse en más de una bolsa de valores. La inscripción dual es común
en las bolsas regionales donde las transacciones de emisiones comercializadas en forma dual
generalmente se basan en los precios corrientes de la NYSE o de la AMEX. Sin embargo, muchas
empresas inscritas en las bolsas de valores regionales son negocios locales o regionales. Actualmente
existen 10 bolsas regionales de valores, nueve de ellas, incluyendo las tres más grandes (la Midwest
Stock Exchange, la Pacific Stock Exchange y la Philadelphia Stock Exchange), se encuentran
registradas en la SEC. En general, las bolsas regionales de valores incrementan la liquidez total del
mercado. Actualmente las cinco bolsas regionales más grandes (Pacific, Midwest, Philadelpbia, Boston
y Cincinnati) se encuentran conectadas por computador (I.T.S.) con la de New York y la Americana, lo
que ha conducido a una verdadera inscripción nacional para muchas empresas. Una de las diferencias
más importantes entre las bolsas de valores y el mercado OTC es el método de ejecución de las
órdenes. En una bolsa las transacciones se llevan a cabo a través de un proceso de subasta en dos
direcciones mientras que en el mercado OTC se realizan por negociación.